Artículos del autor | Enrique Sánchez Ludeña

Educar para la automatización

Solo es posible la automatización donde hay repetición, en aquellas tareas en las que se ejecutan una y otra vez las mismas operaciones y no se esperan imprevistos. Solo se automatizan las rutinas, aunque no parezca que lo sean. Y resulta que hay muchas más situaciones automatizables de las que nos imaginábamos. Primero en el […]

Metáforas, espejos y phrasal verbs

Es evidente que no vivimos en una sociedad artística. Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor, donde predomina lo funcional y lo feo; o simplemente basta con que analicemos nuestro sistema educativo y sus currículos. Por ejemplo, en los mal llamados colegios bilingües de la Comunidad de Madrid, la enseñanza del inglés, junto con las […]

Románticos y rebeldes

Poeta, aristócrata, viajero, extravagante, despilfarrador, licencioso y apasionado, Lord Byron es uno de los iconos del Romanticismo. Murió joven, consumido por unas fiebres extrañas y sangrado por los médicos, en un pueblo perdido de Grecia, mientras participaba en la guerra de independencia de este país contra el Imperio Otomano. Una muerte trágica, como la de […]

Entrelazamiento y encantamiento

Aunque tiene más de un siglo de existencia y sus predicciones han sido confirmadas una y otra vez por los resultados experimentales, todavía sigue sin comprenderse en su totalidad. Algunas de sus conclusiones van tan en contra de la experiencia corriente, tan en contra de lo que parecen decirnos nuestras construcciones mentales y nuestros sentidos, […]

Hay  un momento del día, el sueño, que es indispensable para que todo se recomponga; para que podamos asimilar, con menos filtros, prejuicios o distracciones, todo aquello que no pudimos procesar durante la vigilia. Es un momento que requiere del silencio, de la ausencia de ruido. También es necesario el silencio cuando no dormimos. Si no hubiera silencio no sería posible la percepción.  En cada instante recibimos  múltiples estímulos que provocan incontables sensaciones, todas al tiempo. Son los silencios, las ausencias, los que nos permiten distinguir entre unos estímulos y otros, los que hacen posible apreciar la diferencia. Son los…
Un bebedor es alguien que bebe pero un comedor no es alguien que come, sino el lugar donde se come; porque el que come es un comensal o un comilón, según las circunstancias. Dejándonos llevar por la lógica del lenguaje, los comedores deberían llamarse comederos, pero esto solo vale para los animales y no es adecuado para las personas. Así es como se van tergiversando las palabras y como el lenguaje va poblándose de excepciones. Por ejemplo, en el latín, magister, el que más, era lo contrario de minister, el que menos. El magister era el más sabio, hábil o…
Una de las prácticas habituales de psicólogos y pedagogos es la de asignar adjetivos a la inteligencia. Así, por ejemplo, se distingue entre la inteligencia analítica, la creativa y la práctica; se confronta la inteligencia emocional con la inteligencia racional o se compara la inteligencia artificial con la inteligencia humana. Pero todas estas distinciones y clasificaciones no dejan de ser artificios para referirse a aspectos distintos de una misma facultad. Una de estas clasificaciones, muy extendida actualmente en el ámbito educativo, es la de las llamadas inteligencias múltiples, propuesta por el psicólogo estadounidense Howard Gardner en 1983. Según este investigador,…
En 1859 se produjo la mayor tormenta solar de la que se tienen registros. Se observaron auroras boreales en lugares tan insólitos como Madrid, la Habana o Colombia y fallaron las líneas de telégrafo en toda Europa y América del Norte. Si esta tormenta hubiera ocurrido hoy sus consecuencias habrían sido catastróficas. La tormenta solar de marzo de 1989, mucho menos intensa que la de 1859, provocó el colapso de la red eléctrica de Quebec y dejó sin suministro eléctrico a 6 millones de personas durante 9 horas. La que ocurrió en 1994 dañó dos satélites de comunicaciones, afectando a…
La fatalidad y la casualidad

Desde nuestra infancia, a medida que adquirimos el lenguaje y nuestro pensamiento mágico se va transformando en racional, sabemos que ocurren cosas inesperadas, acontecimientos que nos afectan pero que no podemos evitar. Aunque también creemos que, de alguna manera, podemos influir en ellos, evitando que sucedan o provocándolos. En otros tiempos, nuestra forma de tratar […]