La Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha tomado la decisión de cerrar Madrid al tráfico de vehículos a motor, para hacer de la capital una ciudad de transporte público, bicicletas y peatones.

No me voy a meter en la decisión de fondo, que, seguramente, desde la información que maneja el Ayuntamiento, resulte defendible. Pero parece muy discutible el procedimiento por el cual se está llevando a cabo tan importante decisión para la vida de una ciudad y de sus habitantes.

La señora Carmena está ejecutando a hurtadillas tan relevante proyecto. No nos ha dicho cuál es su visión de futuro de la ciudad, pero va ejecutando obras que poco a poco van haciendo imposible transitar. Es decir, su plan viene a ser vamos a dificultar la circulación en Madrid, de forma que los conductores, ante los gigantescos atascos que vamos a crear, opten naturalmente por no sacar el coche. Conviene recordar que, antes de las decisiones de la Alcaldesa, el tráfico en Madrid era de los más fluidos entre las capitales de países desarrollados.

En fin, esta es una forma de hacer política por desgracia muy habitual (ni mucho menos exclusiva de la Alcaldesa de Madrid) y muy criticable. Supone despreciar al ciudadano.

En un mundo ideal, ¿qué hubiera sido deseable? La Alcaldesa debería habernos explicado en campaña electoral cuál era su proyecto de ciudad, de forma que quienes la votasen lo hicieran con conocimiento de causa. Antes de empezar a ejecutar su plan de cargarse el tráfico en Madrid, podía haber abierto un debate público planteando el fin del camino que nos proponía recorrer y cada una de sus etapas. Explicando las alternativas que se habían barajado, el porqué de la decisión final y los beneficios que traería para los habitantes de Madrid. También podría contarnos las medidas que iban a adoptarse para que los ciudadanos que, por sus circunstancias personales, necesiten usar el coche tengan otras alternativas razonables. Y, finalmente, cabría haber planteado una consulta a la ciudadanía. Precisamente el ámbito local es donde sí puede tener sentido dar pasos hacia una mayor participación popular.

Es cierto que la Alcaldesa ha convocado consultas, por ejemplo, para la reforma de algunas plazas de Madrid, con una escasa participación ciudadana. Pero estas consultas se referían a cuestiones técnicas que no eran susceptibles de un debate público como el que sin duda plantearía el tema que da lugar a esta reflexión.

Abrir un debate serio sobre cuestiones que realmente afectan a los habitantes de la ciudad supondría tener respeto real a la ciudadanía y hacerle partícipe de las decisiones políticas. Es decir, democracia en su sentido profundo. Un partido que hace bandera del “devolver el poder al pueblo”, debería tratar de aplicarlo con seriedad en su ámbito de toma de decisiones.

5 comentarios

5 Respuestas a “Carmena y la participación ciudadana”

  1. O,farrill dice:

    El Ayuntamiento de Madrid está en manos de “ocurrentes” que, según se despiertan por la mañana, deciden que aquello es suyo y pueden hacer lo que quieran. Es decir, la “casta” más castiza. A ellos hay que añadir los que son de “ideología fija” o particular y eso de los intereses de todos no lo pueden digerir. Son los “protofacistas” (que ellos mismos dirían de otros) autoritarios dispuestos a imponer sus gustos o ideas personales (por muy “cutres” que sean) como me confesaron en un momento determinado: “A la gente hay que educarla”. Entre todos ellos una respetable Sra. Carmena que tuvo que pedir ayuda externa para neutralizar en lo posible tales “ocurrencias” y que no ve el momento de escapar de todo ello.
    La “ocurrencia” de Gran Vía, como la de ir impidiendo a las personas más modestas el uso del coche y favorecer a quienes pueden disponer de modelos de alta gama, les retrata. Confunden el “medio ambiente” con sus pretensiones y en vez de buscar fórmulas alternativas a la polución (como sería la exigencia de sistemas de catalizadores eficaces en los vehículos) sólo saben prohibir y constreñir la libertad de movimientos de los ciudadanos con excusas falaces. La Sra. Sabanés sabrá porqué lo hace y la Sra. Carmena sabrá porqué no la ha cesado ante el ridículo de los “carriles” adicionales sin gente y el caos que supone a diario la circulación.
    No. No hay más “proyecto municipal” que el mantener el sillón y el cargo y demostrar que el ayuntamiento es suyo. Que Madrid es suya. Un saludo.

  2. Alicia dice:

    A pesar de todo no deja de haber quienes aplaudan estas medidas y otras tan descabelladas alegando que si es por el bien de la ciudadanía bien está.
    Y así, de a poquito a poco y sibilinamente, van metiendo en la cabeza de las gentes que lo verdaderamente nocivo para el Hombre es la Libertad.
    1984 y Un mundo feliz van a quedar reducidos ― al paso que vamos y lo que se atisba en el horizonte ― a un apenas bosquejo de qué nos espera.
    Me pregunto que pasa en los humanos, por qué esta especie de deseo de involución, de renuncia al derecho y a la obligación de alcanzar a ser la “imagen y semejanza” de no sé qué Dios que no es (de eso sí estoy segura) el que ― a instancias de las religiones que nos cuentan que nos creo “a su imagen y semejanza” ― hemos creado a imagen y semejanza nuestra.
    No sé si estaré confundida, que puede ser, pero en alguna parte leí o escuché que todo en el universo ― los planetas y las galaxias y esas cosejas ― gira no en el sentido de las agujas del reloj sino en el contrario. Véase como ejemplo el Juego de la Oca.
    A ver si por culpa de haber inventado los relojes (y el sentido que le dan a la vida) vamos a estar siendo Kamikazes sin saberlo.
    Que, por cierto, busco la palabra en la Wikipedia y, si su significado original es en verdad el “viento divino” que leo, también lo tenemos entendido al revés.
    Sigo leyendo y pone que los traductores estadounidenses lo tradujeron mal y así se quedó.
    Anda que, entre unas cosas y otras, qué sinvivir y que desasosiego. De verdad.
    Y qué Sindiós.

  3. pasmao dice:

    Simlememte recuerdo las ocurrencias de Leguina/Tierno-Barranco hace no tanto tiempo.

    Leguina, que ahora se nos vende cómo adalid de la sensatez, y que para cólmo de males era demógrafo de profesión; se comió el cuento separatista (que ya existía a comienzo de los 80/finales de los 70) que partía que toda la prosperidad/acumulación de personal en Madrid era culpa de Franco.

    Así que una vez muerto el “padrecito” y dado el estado de las Autonomías (o Taifas) que tan a bien nos habían encasquetado lo lógico es que toda esa población llevada poco mas o menos que a la fuerza a la capital y aledaños, saliera (saliéramos; ya que como en el caso de muchos mis padres no son de Madrid) poco mas o menos que en estampida hacia su correspondiente Taifa de origen.

    Por ello no era necesario hacer infraestructuras en la capital, dado que en poco tiempo iba a perder poco mas o menos que la 1/2 de su población.

    Ello, que no se creía nadie, ni el equipo que hizo lo de la “Vaguada es nuestra” donde ya andaba el marido de Carmena, vino muy bien para castigar a la capital y aledaños y no dedicarnos ni un duro.

    Los que entonces lo vivimos aún recordamos las infrestructuras de ese Madrid (también provincia) de los 80 y principios de los 90 y si conocíamos Barcelona (con todo lo que se hizo allí para las olimpiadas, ..) etc alucinábamos.

    Así que si lo que hace esta señora nos vacuna frente a delirios futuros durante otros 20 años no habrá mal que por bien no venga.

    Todo es bueno para esos campeones de la sensatez que confunden la velocidad con el tocino y que jamás se han puesto a mirar porque en verano no se da el problema de la contaminación pero si en invierno y si las calefacciones de gasoil tendrán algo que ver en ello.

    Curioso que quienes mas hacen por gentrificar las ciudades promoviendo el vehículo privado mas caro que hay, el eléctrico (ni hablar del GLP, que es de pobres), sean precisamente los que reclaman para si ser representantes de los mas humildes.

    Un cordial saludo
    En Londres acabaron con el smog cuando dejaron de usar carbón.

  4. Loli dice:

    Resulta coherente la reflexión de Isaac al respecto de la medidas que se debieran haber tomado desde el Ayuntamiento, para ir desgranando, informando y consultando al pueblo de Madrid los proyectos ideados para, parece que en principio, luchar y disminuir la contaminación en la capital.

    Partiendo de esta base, me acechan varias interrogantes:

    La primera es que, a pesar de que como se apunta en el artículo, el tráfico era mucho más fluido en Madrid, antes de las medidas consistoriales…(bueno, menos cuando no lo era tanto), lo cierto es que la famosa “boina marrón y negra” que nos cubre hace ya tiempo, no nos abandona, ni en invierno, ni en verano, verificando con ello el elevado nivel de contaminación en el que estamos inmersos.

    La segunda es que, entiendo, que alguna medida habría que tomar, no desde la ocurrencia, desde luego, pero sí desde la puesta en manifiesto de que si algo hay que hacer, “algo” debe cambiar….

    ¿Qué debe cambiar o qué no?….el “quid” de la cuestión radica, pienso, muchas veces en este tipo de decisiones, en lo que se esté dispuesto a renunciar, que es el sentido que la mayoría solemos dar a algún tipo de transformación o cambio que nos altere nuestras “rutinas”.

    Claro, eso por un lado, por otro, la ineptitud de las autoridades, que temen mucho más las consecuencias en réditos electorales, que el tiempo y el trabajo, que ante medidas que influyan de manera tan contundente en la vida ciudadana, y de una capital europea, supone el explicar, exponer y comunicar adecuadamente y sin miedo, a la ciudadanía, la situación en la que nos encontramos, y las diversas medidas que al respecto se deberían tomar.

    Yo entiendo que, además, , hay miedo a los ciudadanos, miedo a perder sus votos, y miedo también a que no “entendamos”, por eso hablan, quizás, de educarnos, de “conducirnos”.

    Porque, es cierto, al menos tengo esa percepción, de que existe muy poca cultura ciudadana al respecto de la política en general, y eso incluye la forma en que podría organizarse la circulación a través de una ciudad, contemplando todos los intereses, superando el “yo primero”, y priorizando necesidades y superando los individualismos.

    Entiendo, por otro lado, que es ésta una ardua tarea, en la que ningún grupo político parece estar dispuesto a participar, si con ello pierde rentabilidad electoral.

    Porque, en mi ignorante y modesta opinión, que esto no es algo a abordar por los que gobiernan el Consistorio, solamente, sino responsabilidad de todos los grupos políticos que lo componen, abordarlo con un programa amplio, y desde la perspectiva del tiempo que debe llevar el querer, verdaderamente, que se sepa, se tome conciencia, y la ciudadanía conozca las situaciones a las que nos enfrentamos, las diferentes alternativas que se podrían poner en marcha, y la mejor manera de hacerlo.

    Eso, parece, hoy por hoy, imposible….nuestro modelo político es un modelo de competitividad, doctrinario, o estás conmigo…o contra mí…y esa absurda posición es la que cada grupo político parece querer trasladar a la población….es es su forma de “educar”, de “conducir”.

    También me asaltan otras cuestiones…muchas ciudades y capitales europeas, se encuentran en una situación parecida respecto al tráfico y la contaminación, también hay un problema que parece se aborda hace tiempo en ciudades como Londres, no sé si también en París o Berlín.., pero imagino que todas las grandes ciudades se están enfrentando al problema de la “contaminación”, por la propia dinámica de su funcionamiento…y es algo que no parece que vaya a menos.

    ¿No hay comunicación entre los consistorios europeos al respecto?, ¿no hay intercambio de trabajos, sobre este problema, entre ellos?….¿porqué no se trasladan esas soluciones, esos trabajos, también a la ciudadanía?…ese intercambio de experiencias, es también de gran interés para la ciudadanía.

    En fin, creo que sí que tenemos un problema medioambiental en Madrid, problema al que habrá que ir buscando soluciones, pero quizás todo ello pase primero por superar los partidismos….pero, a lo mejor, sobretodo, porque los ciudadanos seamos los primeros en querer saber y comprender la realidad de lo que ocurre.

  5. RBCJ dice:

    En Alemania
    The Federal Government is considering the introduction of a free local transport.
    • The measure could help against the bad air in German cities. It will first be tested in five model municipalities.
    • In addition, countries and cities should be able to set emission limits for new taxis and buses.
    http://www.sueddeutsche.de/wirtschaft/oepnv-pro-gratis-nahverkehr-eine-ueberfaellige-revolution-1.3867180

    En Alemania se plantean una prueba piloto en 5 ciudades ofreciendo transporte público gratuito para reducir la contaminación.Para tomar en serio. Los alemanes pueden tardar en decidir pero son muy contundentes , por ejemplo en el cierre y abandono de la energía nuclear. Es cierto que en fabricar coches son líderes pero en centrales nucleares no y el lobby automovilístico es superior al eléctrico en Alemania.
    Desde una perspectiva económica parece claro que las inversiones públicas en transporte parten de una necesidad social donde como todos individualmente no podemos organizarnos para satisfacerlas las administraciones lo hacen.. nos piden los 12000 millones de Alemania y a funcionar. A veces la iniciativa es público privada y las administraciones subvencionan parte vía impuestos a todos y los usuarios reales otra parte . En última o primera instancia nos encontramos los ferrocarriles americanos que nacieron de iniciativa totalmente privada y así como los de pasajeros con Ford y GM se hundieron. La gente prefería la comodidad de sus coche, los de mercancías siguen siendo grandes monstruos. El tema es si ese tte público gratuito, esos 12000 millones se pueden ahorrar en gastos derivados de contaminación , de residuos , de energía , de tratamientos sanitarios de forma que el balance resultara neutro o casi. Y claro, como se estimularía la demanda gratuita y esos 12000 millones nos acabaran resultando 50000 y ya no tendríamos valor añadido económico real. Por pensar y probar a pequeña escala… la iniciativa alemana como tal está bien dé resultado o no.Lo malo es aquí Madrid donde no se analiza con datos, no se hacen números y el gobierno municipal decide por todos.Hasta que llegue el siguiente que tampoco tendrá datos.Mucha voluntad y mucho riesgo de equivocarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *