ALIEN Y EL NACIONALISMO

Con el separatismo catalán está ocurriendo como con Alien: en las sucesivas secuelas, al espectador el monstruo nunca le dio tanto miedo como en la primera.

Me he perdido ya en qué nuevo episodio del Alien nos encontramos, con la reciente filtración en El País del borrador de la llamada Ley de Transitoriedad Jurídica, que pretende conducir a la creación de la República Independiente de Cataluña en poco tiempo.

Tras la enorme preocupación que causó esa filtración, el mismo medio de comunicación publicó una encuesta según la cual “el 61% de los catalanes rechaza la independencia unilateral”.

Y en esta absurda vorágine de lo inmediato, da la sensación de que con la encuesta llega un suspiro de alivio que hace que todo vuelva a la pacífica normalidad.

Tengo malas noticias: nuestro Alien está aquí para quedarse y por mucho que el avestruz tenga tendencia a hundir la cabeza en la tierra por miedo a ver lo que ocurre a su alrededor, como no espabile, el Alien terminará engulléndolo.

Lo primero que habría que decir es que la encuesta del alivio, si la revisamos en la letra pequeña, parece hecha precipitadamente, destacando lo que le interesa destacar y prescindiendo de lo que conviene menos a la conclusión.

Hay datos importantes que pasan inadvertidos. Por ejemplo, el 94% de los votantes de ERC, el partido que supuestamente ganaría las próximas elecciones autonómicas, son partidarios de la independencia y el 88% seguirían votando independencia aun cuando Cataluña quedara por ello fuera de la Unión Europea. Estos porcentajes son muy similares en los votantes de los otros dos partidos que hoy sostienen a la mayoría separatista, esto es, el antiguo Convergencia (ahora Partido Demócrata Europeo Catalán, PDeCAT) y la CUP. Mientras que en los votantes de PP, PSC y Ciudadanos los porcentajes son absolutamente inversos, como en una imagen de espejo.

Es decir, lo que sigue reflejando la encuesta es una sociedad absolutamente partida entre dos opciones completamente opuestas, con la particularidad de que una de esas opciones supone un cataclismo irreparable y de tal calibre como la propagación del primer Alien por el planeta Tierra.

Lo segundo es que no se entiende muy bien de qué nos sorprendemos con esta Ley de Transitoriedad, cuando el camino que han trazado los separatistas y que están llevando a cabo punto por punto está anunciado al menos desde 2014 en el llamado Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña, que figura en la web del Consejo Asesor para la Transición Nacional, dependiente de la Consejería de Presidencia de la Generalidad catalana.

Este es un texto extenso, que analiza todos los escenarios posibles para llegar a la independencia, es decir, el de colaboración con el Estado español y el de la oposición de este, y que ha sido dirigido por un ex Magistrado del Tribunal Constitucional, Carles Viver Pi Sunyer (presidente del Consejo Asesor hasta 2015 y ahora miembro del mismo) que, además de separatista, es uno de los mejores constitucionalistas de España.

Por tanto, no olvidemos la primera regla en cualquier partido: no menospreciar al contrincante. El separatismo está poniendo sus mejores medios para conseguir algo que saben que es muy difícil, nada menos que la independencia de Cataluña, pero a lo que no van a renunciar.

Desde la aprobación de la Constitución de 1978, los nacionalistas que la negociaron e intervinieron en su redacción, tenían muy claros dos principios de Gellner, uno de los autores que mejor ha estudiado los nacionalismos:

A la pregunta de quién fue antes si el huevo o la gallina, Gellner contesta que son los nacionalistas quienes crean las naciones y no al contrario. Y el separatismo nacionalista es una forma de integrismo que no se para ante nada y que no atiende a razones. Os doy dos muestras de esta fe: Cambó, uno de los padres del nacionalismo catalán, dijo algo así como “quiero más una Cataluña sin ninguna libertad, hablando en catalán y sintiendo en catalán, que eso les dará la libertad, que una Cataluña con los mayores atributos de soberanía política, pero teniendo amortecida su conciencia nacional”. En la misma línea Junqueras, líder de ERC, afirmaba, “aunque el Estado español fuese el más democrático, el más próspero, el más justo y el más simpático del mundo, seguiría pidiendo la independencia por una cuestión de dignidad”.

La segunda regla de Gellner es que la herramienta para crear y mantener naciones es la educación obligatoria universal. En las modernas sociedades “el símbolo y principal herramienta del poder del Estado” ha pasado de ser la guillotina a ser la educación universal. Es tan importante o más el poder que otorga la legítima educación como la legítima violencia.

Por estas razones, la auténtica obsesión de los separatistas ha sido siempre tener el control de la educación para, a través de este poder, crear una nación. Y en ello llevan casi 40 años, en los que han conseguido que el porcentaje de catalanes partidarios de la independencia pase de ser absolutamente irrelevante a ser casi mayoría.

Y ahora además de la educación, cuentan con un instrumento de poder tan fabuloso que jamás pudo imaginar el bueno de Gellner, como es la caja tonta a través de la cual se cuela en nuestras aletargadas consciencias una ingente cantidad de doctrina. Esto también lo saben los separatistas: la Generalidad catalana, estando al borde de la quiebra, mantiene 6 canales públicos de televisión y 3 canales de radio, en una de las mayores operaciones de propaganda institucional conocidas en nuestro entorno. Su gasto en esta partida duplica el de la siguiente Comunidad que más gasta en estas atenciones (Andalucía).

No os quepa duda de que en otros cuantos años de guillotina y propaganda el porcentaje de partidarios de la independencia alcanzará la mayoría absoluta. ¿Y entonces qué? Seguiremos con el discurso estatal del continuo recurso al Tribunal Constitucional para que declare lo que todos sabemos: la inconstitucionalidad de un proceso que pretende directamente romper un orden constitucional basado en la unidad de la nación española. Eso ya está claro. En todos los procesos de creación de un nuevo Estado que se separa de otro, se está rompiendo con el ordenamiento anterior para crear una nueva realidad y un nuevo orden.

Por lo tanto, aquí hay cuestiones que trascienden lo jurídico y lo constitucional. Y es ¿qué hacemos para evitar que se consume algo que es Malo para Cataluña, para España y para Europa?

Y me da la sensación de que el avestruz anda muy despistado.

Así, continuamos con el discurso de que hay que reformar la Constitución para buscar lo que se ha denominado eufemísticamente un mejor encaje de Cataluña en nuestro modelo constitucional. Lo que significa, hablando en plata, aumentar las competencias de las Comunidades Autónomas. En la situación en la que estamos, esta solución es una auténtica locura. ¿Qué creemos que van hacer con ese mayor poder separatistas cuyo primer y casi único objetivo es lograr la independencia de Cataluña? ¿Realmente creemos que eso les a convencer de lo maravilloso que es seguir formando parte de España?

No señores. O el Estado hace una reforma constitucional seria en la que, entre otras cosas, se recupere la competencia sobre la educación o sólo será cuestión de tiempo que una mayoría imparable de catalanes desee fervientemente la independencia. Probablemente, en paralelo deba revisarse el sistema de financiación autonómica. Está bien que quien más tiene más contribuya, pero también convendría establecer mecanismos que garanticen que las ayudas sirvan al desarrollo de las Comunidades perceptoras, de forma que aquellas sean provisionales. Es absurdo que las mismas Comunidades lleven 40 años recibiendo dinero de las demás y no se hayan igualado en renta y crecimiento.

Si todo el que ha pensado mínimamente sobre esta cuestión llega a la conclusión expuesta, entonces ¿a qué esperamos? ¿Qué nos da tanto miedo? ¿Es que no nos damos cuenta de que, si no hacemos nada, dejamos todo el terreno a los separatistas? Y entonces volveremos a la primera versión de Alien. La que sí daba miedo.

Print Friendly

Sobre Isaac Salama Salama

Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia Comillas (ICADE, E-3). En 1996 ingresa en el cuerpo de Abogados del Estado y, desde entonces, ha desempeñado diversos puestos como Abogado del Estado: la Delegación del Gobierno de Madrid, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los diversos Comités de Naciones Unidas para la protección de los derechos humanos. En el período 2000-2004 formó parte del gabinete del Presidente del Gobierno. En situación de excedencia voluntaria desde octubre de 2013.

, , , , ,

14 Respuestas a ALIEN Y EL NACIONALISMO

  1. Inés 28 Mayo, 2017 at 11:07 #

    De lo que estoy segura, Señor Salama, es del porqué de la negativa, incluso con amenazas explícitas muy graves, de soltar a la tropa, de que la gente vote en una urna. Hay muchos nacionaistas madrileños y andaluces, y de otras zonas, que dicen abiertamente que ellos si los catalanes se quieren ir que se vayan…
    Lo de está detrás de la negativa de comprobar realmente, cuántos independentistas hay aquí, en este feudo gobernado por corruptos y con la injusticia aplicando castigos por respirar, es que después de ese referendum del que coincido con usted, ya sabemos el resultado, el gobierno corrupto en el poder y quienes lo sostienen y azuzan, tendrían que dimitir y soltar los cargos y las fiestas que se traen unos y otros.
    La gente que vivimos fuera de las banderas, seguiremos juntas.
    Son los fascistas de uno y otro lado y los que colaboran con ellos, los que quieren la guerra para salvaguardar sus intereses.
    ¿ Europa? esa UE que se han inventado y que dicta sentencias que se inventan cuatro, ya se ha retratado para la historia, una vez más. Reconocerían a ese nuevo estado independiente sin ningún problema.

  2. Alicia 28 Mayo, 2017 at 13:01 #

    Vamos a ver, por favor; que alguien me lo explique en fácil y para torpes.
    Cataluña declara su independencia de forma unilateral.
    La independencia de Cataluña es “algo que es Malo para Cataluña, para España y para Europa”.
    Pues, como en pura lógica ni Europa ni España le consentirán algo que les perjudica, Cataluña se quedará ahí, sola, aislada como un trocillo absurdo de tierra perdida en el mapa de un mundo que no le concede ningún reconocimiento.
    Pero, si es lo que quiere, pues, oye, que lo tenga.
    Y de todo cuanto tenga que abastecerse que nos lo compre, a España y a los españoles y a Europa y a los europeos. Y que NOS lo pague con SU dinero… que a ver de dónde lo saca.
    ¿Dónde está el problema?
    Pero a estos planteamientos míos nunca me contestáis. Muy posiblemente porque os parecen (y que lo serán) infantiles.
    Pero no más infantiles que los de los separatistas tontainas y, míralos, ahí andan dando guerra y dando de qué hablar.

    • Inés 29 Mayo, 2017 at 20:54 #

      Ya me conoces. No coincidimos en nada, ideológicamente, pero en algunas cosas nos entendemos. Y estoy de acuerdo absolutamente contigo, Ya sabes que soy de ciencias, entonces, todo lo que pueda decirte de letras o historia,,, no tiene nada más que mi humilde opinión de ignorante. pero yo creo que esa españa del que todo el mundo quiere tener la bandera, está compuesta de identidades plurinacionales que no restan, si no que suman.
      Como en un jardín en el que asocias plantas diferentes, unas aportan nitrógeno, otras atraen a depredadores, las aromáticas y si las pones cerca del alimento – coles, tomates- las protegen.. etc.. ´
      Creo que ésto es lo mismo con los pueblos. A mi me gusta oir hablar catalán a mis amigos catalanes y oirles el español con ese acento tan gracioso. me gustan su arte y su cultura y sus montañas volcánicas y sus costas tan rocosas, y jamás querría que se segregaran y tuviera que usar pasaporte para irme allí. creo que la biodiversidad de lenguas y su arte y su cultura yJordi Savall y su única viola de gamba y el infinito Pau Casals…
      pero, si desde la derecha nacionalista que – de acuerdo con ese señor- quiere que Cataluña sea una Suiza o una Andorra- yo no diría Mónaco- y desde la izquierda que quiere un proceso des- constituyente y la afrenta al nacionalismo fascista que – en democracia- debería dejar el derecho a decidir – democráticamente en una urna. En el fondo, Alicia, creo, e igual me equivoco, que exactamente por los mismos motivos que el Sr Salama, – pero con opinión opuesta. pienso que sería genial que pacíficamente les dejaran decidir. Pues todos sabemos que es un acto meramente simbólico, si saliera el sí, no podrían irse- ya se ataron las leyes de antemano. Pero eso sería un desafío imbatible y los del gobierno – que por un lado instigan al separatismo- y por el otro amenazan con los fusiles- no les quedaría más remedio que dimitir y por eso no lo permiten. Y entonces todo el aparato de la tragicomedia de lo que llaman justicia y es un paripé, pues hoy sacan en el BOE una ley, y mañana la cambian y no se entera ni dios..pero cuando vas a darte cuenta te aplican el artículo nosecuantitos.. de la reforma de la contrareforma..jajja y te quedás planchá..
      Enfín que no quiero liarla, sólo decirte que la Isabel la católica y su fernando hicieron una españa artificial que amañaron con casamientos dramáticos de un país de países que podría ser un territorio común si se fuera el único que sobra. El gobierno central que quiere decidir el destino, la lengua y la cultura de sitios bellos y con mucho paisaje que ahora cuatro quieren poner en venta. Y los ríos y valles y arcoiris no se venden, estimada contertulia. ( y que el autor se de por enterado, y se acuerde de Muti que tanto le gusta y en eso coincidimos).

      • Alicia 30 Mayo, 2017 at 15:55 #

        Efectivamente, Inés, no coincidimos. Y en cuanto a entendernos creo que también bastante poco.
        De cualquier modo, por lo que me paso la vida clamando – al cielo, pero no me oye – es por una explicación, concreta y concisa pero impecablemente argumentada de en qué saldrían malparadas España ni Europa con la secesión de Cataluña.
        Opiniones, la tuya y cualquier otra, por supuesto que las admito y me merecen respeto. Faltaría más.
        Pero no me merecen más fiabilidad de la que puedan ofrecerme las mías y que es, a decir verdad, tirando a poquita porque me reconozco anegadita no ya de lagunas sino de pantanos grandíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimos.

        • Loli 30 Mayo, 2017 at 17:48 #

          Pues Alicia, así a “bote pronto”, y reconociendo mis limitadísimo conocimientos al respecto, entiendo que esa “desconexión”, tan alegre y “democráticamente” pregonada por el “independentismo catalán”, ellos mismo saben que no es posible realizarla sin mantener un “corredor financiero” con el Estado Español.

          Es decir, que les parece muy democrático jugarse el futuro de siete millones de personas a una votación bajo muy incierto conocimiento real de las cosas, aún a sabiendas de que es un planteamiento engañoso para el propio pueblo de Cataluña.

          Porque, entre otras muchas, existen importantes cuestiones, como por ejemplo el de las pensiones, que nos es posible mantener, ni siquiera estructurar a corto, medio o largo plazo, sin la intervención del Estado Central.

          Y parecen que existe ya un intento de ir estructurando argumentos sobre agravios financieros y fiscales, atribuidos supuestamente al Estado Español, acumulado a lo largo de los años, y engordado además por una especie de “impuesto a pagar por dicho Estado”, es decir, por el resto de las gentes que componen la sociedad española bajo un concepto “indemnizatorio”,e “histórico” por todo lo “agraviado”, y supuestamente “expoliado, económica y emocionalmente, a Cataluña.

          Todo esto no está explicado ni comunicado a la sociedad catalana, como bien se expone en un librito muy poco nombrado, pero muy clarificador al respecto, con argumentos, datos, y bajo la descripción de lo que suponen la financiación de las autonomías, las balanzas fiscales al respecto y….la deuda pública, la deuda con la que se “equilibra” esa balanza, y en la está implicado el denominado “gasto público”, ese que atañe a todos los que vivimos en el territorio, hoy por hoy, bajo la gestión administrativa reconocida como tal a nivel internacional: España, el libro se titula: “Las cuentas y los cuentos de la independencia” de Josep Borrell y Joan Llorach, y se lee muy bien, aunque no se tenga formación en economía o estructuras financieras.

          Y es que, el Gobierno central que también representa a la población ce Cataluña, tampoco se puede desentender de ella, que está bajo su administración y protección.

          No puede hacerlo desde el punto de vista económico, ni tampoco desde el de la propia Constitución.

          Menos de la mitad de la población que votó en la últimas elecciones al Parlamento Catalán, lo hizo por un proyecto de “independencia” y “nacionalista”.

          Y hay que tener en cuenta que votó la gente que se censó, cosa que no abarca, ni mucho menos, a toda la población al completo.

          Ante una imposición, por tanto, de una minoría, respecto a algo que incidiría de manera tan radical en vida de toda una población que están bajo las leyes de un país, el Gobierno de ese país no tiene más remedio que actuar para protegerla.

          El tema es que todos los Gobiernos que han pasado por el Parlamento Español, han hecho una importante dejación didáctica o de alerta en este sentido…porque ha interesado más el mantener el monopolio del poder, y utilizar este tema de los nacionalismos, como moneda de cambio o comodines para pactos políticos.

          Pero se veía venir…., y lo que no podemos, el resto de la sociedad, los pueblos, las gentes, es conformarnos con que “si se quieren ir que se vayan” y les ponemos “fronteras”, porque eso implica a mucha gente que no se quiere ir, que no quiere barreras, que quiere futuro….y no podemos ser independientes de ellos.

          Desde luego la Administración Central, el Gobierno Español, no puede hacerlo, o no debe…., ¿cómo hacerlo a estas alturas, sin tomar medidas….indebidas, o extremas?…Pues se tienen que poner a ello y abandonar la postura de “perfil”, supongo.

  3. Loli 28 Mayo, 2017 at 16:53 #

    Quizás uno de los elementos principales que ha propiciado el actual estado de opinión, y creo que anímico, independentista en Cataluña, no haya sido la “postura cabeza de avestruz”, de gobierno central actual, o al menos no sólo eso, sino una actitud mantenida en el tiempo hundiendo la cabeza en tierra también, de las diferentes administraciones locales y centrales a lo largo de todos estos años, ante una financiación no pública, sino soterrada y prácticamente consentida, a base de hábitos y modos lejos de las leyes y conculcando éstas.

    O si no, ¿de verdad nadie, a nivel de las diferentes administraciones centrales, conocía nada del ese “¡vuestro problema es el 3%!, que Pascual Maragall espetó en el Parlamento Catalán próximo a finalizar su mandato como “President”.

    Esa expresión, pareció caer en aquel foro como una bomba, pues lo innombrable ….. se estaba poniendo sobre la cabeza de sus señorías.

    Señorías…todas….. pues el “haberse puesto de perfil”, “haber hincado la cabeza bajo tierra”, o simplemente, haber “mirado para otro lado, había posibilitado, pactos, alianzas, concesiones bajo la mesa…(la más importantes probablemente), que han mantenido…o ayudado a su desalojo…, a los diferentes Gobiernos de este país.

    Así pues, me parece muy difícil, el querer ahora hacer como que nada de eso ha ocurrido, y echar mano de elementos de la Constitución que, aunque su normativa lo legitime, a estas alturas sería prácticamente inoperante, su puesta en marcha, acarrearía, a mi modo de ver, costos sociales y emocionales mucho más graves que a los que ahora se enfrentan.

    Me refiero, primero, al tema que toca Isaac, el de la Educación.

    Sinceramente, veo muy complicado, después de más de cuarenta años de una educación “delegada” y “transferida”, aún siendo conscientes y habiendo asistido todas y cada una de las diferentes administraciones centrales al uso ideológico que ha ido acaparando, en una determinada dirección, esta “competencia transferida”, se pueda, a golpe de “decreto”, desposeer al gobierno autonómico catalán de ella.

    Porque el daño ya está hecho, y lo único que supondría sería, creo, dar más argumentos emocionales respecto a un “sentimiento de agravio”, cuyo campo de cultivo está ya más que sembrado…y parece que creciendo, con razones….o sin ellas…, pero eso es algo que nadie se ha preocupado en abordar, y esa cultura ,la de explicación, profundización en las cosas, querer conocer de verdad, y no bajo el tutelaje y control de ninguna ideología, aunque sea vestida de “raíces sin solución de continuidad más allá del terruño”…, no tiene semillas…ya no parece que haya mucho terreno para poder sembrar, ¡ojalá me equivoque¡.

    De esta manera, las voces que antes y entonces, se han intentado levantar, para denunciar, por ejemplo, la tergiversación de hechos históricos, las geografía incompletas, las explicaciones lingüísticas parceladas, por parte de nacionalistas catalanes y españolistas también….se han desoído, arrinconado…cuando no ya directamente perseguido…todo en función de esos cuatro años que hay que mantener la Legislatura Central.

    Y segundo, las opciones que desde el actual Gabinete de Gobierno Español, aún sin nombrarlas, parecen inferirse como amenazantes, aunque hoy por hoy también legitimadas por la Constitución, no parecen sean muy “plausibles”.

    Además de suponer un gran enigma, el tipo de medida coercitiva de la clase que se podría tomar, al respecto de saber cuánto tiempo se podría mantener, a dónde nos llevaría, supondría, además, un tremendo impacto sicológico y emocional no solo a la sociedad catalana, sino también al resto de la sociedad española.

    No creo, sinceramente, que ningún Gobierno, de cualquier signo o ámbito territorial se arriesgue a asumir estos costos.

    Las cosas no se han hecho bien desde el principio, quizás desde el mismo momento en que se supeditó la existencia de un modelo democrático de sociedad en España a la demarcación de diecisiete ámbitos territoriales- administrativos distintos, para atraerse y sumar a importantes oligopolios nacionalistas, pensando, más bien poco, en las poblaciones que luego se entregaría a esos oligopolios, para ser gestionadas y “dirigidas” por ellos.

    No Alicia, las cosas no son tan sencillas como…¡pues si no quiere estar con nosotros…que se vayan!,….y ya no existen..ni ellos para nosotros ni nosotros para ellos.

    Pues lo que ocurre, es que una cosa es el “articulado artificioso”, que un poder quiera imponer sobre la vida y la historia de las gentes, y otra, muchas veces muy distinta, es la realidad de la historia, de las raíces, y de los entramados de los pueblos.

    Estamos unidos e interrelacionados por lazos que van mucho más allá de sentimientos partidistas e ideológicos, por más que éstos se empeñen en circunscribirse a un “pedacito de tierra”, o peor de “ideas”, aunque las vistan de “lagarteranas”.

    Pero el obviar, o el haber querido castigar, por otro lado, el conocimiento y mantenimiento de singularidades, peculiaridades, lengua…. y en definitiva, riqueza cultural en todas sus manifestaciones, el haber intentado negar a los pueblos el estudio y cultivo de una herencia ligada al territorio, también es una forma opresiva de querer manipular a las gentes.

    No sé cuál podría ser el cauce o la solución por la podría discurrir una manera distinta de tratar el tema del “separatismo catalán”, y de “otros”.

    Todo lo que venga forzado y propiciado desde instancias de poder (Generalitat o Gobierno Central), creo que no va a contribuir en nada a clarificar las cosas, más bien al contrario.

    Pero algo, aunque sea a nivel individual, o socialmente…como se pueda, quizás si se podría intentar hacer.

    Profundizar más en todo….intentando discernir cuando son las ideologías las que guían nuestras reflexiones, y plantearnos que hay muchas fuentes de las que beber…y no solo las oficiales, sean del signo, lugar o poder mediático que imperen o quieran imperar a la hora de ganar “adeptos” para sus no muy claras “causas”.

    Pero claro, al mismo tiempo, entiendo que hay que querer pensar libremente….y también querer aceptar realizar el esfuerzo de hacerlo..y no parece que eso sea algo que nos despierte mucho interés, para nuestra desgracia.

  4. jesús Martínez 29 Mayo, 2017 at 17:40 #

    Estimada Alicia ¿la independencia es mala para Cataluña?.Creo que esto para nada es así, teniendo en cuenta que en mi opinión todo este ”soberanismo” es la ocultación de una secesión económica que permita a las próximas generaciones de catalanes disfrutar de un nuevo Mónaco en todos los sentidos…

    Saludo

    • Isaac Salama Salama 29 Mayo, 2017 at 18:21 #

      Jesús, muchas gracias por el comentario.
      No creo que la secesión sea buena para Cataluña. Ahora mismo el bono de Cataluña está calificado como basura y la Comunidad se financia a través del FLA. En una eventual secesión, el nuevo Estado catalán debería asumir la parte de la deuda española proporcional a su PIB, con el efecto que eso tendría sobre la calificación de su deuda. Además, el nuevo Estado quedaría automáticamente fuera de la UE y del euro y debería decidir si emitir moneda o seguir usando el euro de forma alegal y sin presencia en el Banco Central Europeo. La incertidumbre que esto generaría sobre la supervivencia del nuevo Estado sería de tal calibre que quedaría fuera de los mercados internacionales durante bastantes años. Además, una eventual independencia unilateral provocaría una verdadera estampida de capitales y empresas. La mayoría de las empresas ahora domiciliadas en Cataluña, ya tiene previsto su cambio de domicilio social para el caso de una secesión.
      Por otro lado, el modelo de Mónaco se basa en bajos impuestos y un entramado institucional estable que favorece las inversiones garantizando la seguridad jurídica. Nada de esto sería posible en una Cataluña independiente durante varios decenios. Además, no parece que el modelo de los partidos nacionalistas más votados (ERC) sea el de bajar los impuestos a los ricos para atraer inversión, sino todo lo contrario.
      En fin, sí creo que sería malísimo para Cataluña.
      Saludos

    • Alicia 29 Mayo, 2017 at 22:24 #

      Jesús, he escrito la frase entrecomillado porque la he tomado literal de un párrafo del artículo de Isaac.
      Sí es cierto sin embargo que me creo que para los catalanes la independencia sería mala porque no pienso que – no teniendo el reconocimiento de España ni de Europa – fueran a ser un nuevo Mónaco porque… ¿como se financiarán estando fuera del euro y de la unión europea, y sin tener al gobierno central – que según ello tanto les roba – que les da dinero constantemente para tenerlos contentos.
      Ellos lo que quieren es vivir eternamente del chantajear con sus amenazas de independencia. No creo que de verdad la quieran.
      Lo que no entiendo es porqué sería malo para España y para Europa.
      ¿Por qué malo verse libres de semejante rémora.
      ¡¡¡¡¡Pero eso es lo que nadie me Explica!!!!

  5. pasmao 29 Mayo, 2017 at 18:35 #

    Buenas tardes Don Isaac y demás foreros

    Pues no estoy muy seguro de su argumentación, en una primera vuelta, aunque es posible que ahondando en él, fuera de las interpretaciones habituales, si esté mas de acuerdo.

    Empezando por el ejemplo de Alien. Desconozco, o no recuerdo muy bien, los detalles de la saga, pero me parece recordar que (no se precuelas o secuelas mediante) el “bicho” no aparece por casualidad.

    Hay intereses de terceros (ahora toca ponerse conspiranoicos) que jugando a aprendices de brujos envían a unos pringados a la casa del coco, sin saber donde se meten, para luego poder sacar partido de la bicha, por eso siempre, antes o después, cuando nuestra buena sargento Ripley está a punto de acabar con él, la bicha se salva.

    Pues con el “problema” catalán, el vascongado, .. etc, etc.. pasa lo mismo.

    Evidentemente existe un problema nazionalista, existen unas gentes poco recomendables, unos ladrones narZisistas, de las de honda raigambre burguesa de derechas de toda la vida y de al cielo iremos los de siempre, que son una pandilla de ladrones a los que viene muy bien envolverse en una bandera para ocultar sus delitos y existen también personas que de buena fe creen que con la independencia de Cataluña serían mas altos, mas rubios, mas guapos .. mezclados los unos con los otros en una complicada melange.

    Eso alimentado con el tema educativo que usted ha detallado es un formidable problema.

    Pero es un problema soluble, si hay voluntad de solucionarlo, reduciéndolo a sus términos iniciales. Por ejemplo a los de 1975 cuando Cataluña tenía el 25% del PIB en vez del 18% de ahora.

    El problema complicado, el difícil de arreglar es otro. Es el del resto de España, el poder del Estado y el cómo se ha llegado a esa situación.

    Recuerdo por ejemplo con esta misma cochambrosa Constitución y su deplorable título VIII se podría haber acotado la situación hace mucho tiempo si entre PP y PSOE (o UCD y PSOE) hubieran pactado, para no depender de los escaños nazionalistas en las Cortes, que cualquiera de los dos partidos (al que le tocara estar en la oposición) prestaba los escaños suficientes (los que sumaran Convergencia +PNV) al otro para aprobar lo que fuera menester y así no depender de minorías extractivas que no tenían/tienen otro ánimo que el de dar por “saco”. Dicho a lo bestia.

    Pero el problema es que PPSOE está encantado con la situación y la evolución en Cataluña/Vascongadas/Navarra, etc. Aunque pongan cara de otra cosa.

    Porque seamos claros, sin la excusa de del invento de la Taifa Catalana y la Vascongada, ¿Cómo narices justificar la existencia de las otras 15 Taifas en la que ellos hacen y deshacen a su antojo?

    Es que las otras 15 Taifas han venido de perlas para asentar esta casta que nos roba y saquea día si y día también.

    Es que incluso gran parte del problema financiero, las Cajas, deriva de la voluntad de tener un aparato financiero, lleno de enchufados, que hiciera y deshiciera sin dar razón a nadie, por que ellos lo valían.

    A que vienen tantos parlamentos, tantas normativas, tantos consejeros, viceconsejeros, directores generales, subdirectores.. empresas públicas.. ONGs.. ¿Como justificar su existencia si Cataluña o Vascongadas no estuvieran tirando del carro, o siendo los que van en cabeza de pelotón y los otros en su rebufo presupuestario?

    Si se quisiera:

    -cortando y controlando la pasta. Y se puede.
    -haciendo depender la educación y la sanidad del gobierno central
    -y metiendo en vereda a los medios de comunicación, simplemente con que dijeran la verdad valdría.

    En 10 años de run, run diario el tema catalán y el vascongado estarían perfectamente controlados. El problema vendría cuando los ciudadanos dijeran que entonces las otras 15 Taifas para qué.

    Y eso si que no se puede tolerar.

    Un cordial saludo

    • O'farrill 31 Mayo, 2017 at 0:13 #

      Reconozco que estoy muy de acuerdo con el comentario anterior de “Pasmao” y me he perdido en cambio con los anteriores al suyo. Lo siento.
      Vamos a ver. El “teatro” o mejor dicho “la representación escénica soberanista” es una huida hacia adelante de quienes han tenido responsabilidades de gobierno en Cataluña ¡COMO REPRESENTANTES DEL ESTADO ESPAÑOL!
      La “autonomía” es un subproducto administrativo de la organización política del Estado, pero la “lamentable” y contradictoria C.E. (que tuvo su sentido en origen) ha permitido, alentado y “garantizado” el funcionamiento de estos mini-estados o reinos de taifas previstos ya por el PSOE en Suresnes (ver actas) cuando se cargaron el “socialismo” de verdad existente para estar en la OTAN. A ver de donde venían los “fondos” (la caja B) para montar el PSOE desde el grupo de “coleguis” de la tortilla sevillana (los Castellanos o Gómez Llorente sabían mucho del asunto y por eso los echaron). Todo eso coincidiendo con las “preautonomías” donde, poniendo el carro delante de los bueyes, ya se fue cediendo nada menos que la Educación y sus “orientaciones” respectivas….
      Luego vinieron los “Estatutos” aprobados teóricamente en el Parlamento Español. ¿Es que nadie sabía lo que suponían?
      Todas las claudicaciones del PP y del PSOE en cuanto a competencias, fondos y demás clientelismo parlamentario (lo hemos visto con los presupuestos, pero también con las concesiones del Sr. Montoro), lo único que han buscado es seguir en el poder a costa de lo que sea. Unos y otros.
      Como dice “Pasmao” el texto de la C.E. ya no resiste tantas incongruencias jurídicas y precisa de una “enmienda” (actualización) casi en su totalidad para que no sigan crujiendo y desmoronándose las vigas del Estado Español. Pero, por desgracia, eso no es “políticamente correcto”… ¡Qué le vamos a hacer! Un saludo.

      • EB 31 Mayo, 2017 at 15:20 #

        Hola O’farrill, no importa cuantas observaciones sobre lo que está sucediendo uno haga, si no hay una idea clara de la historia de las naciones y el nacionalismo, esas observaciones nada aportan. Le recomiendo leer este artículo recién publicado

        http://journalofdemocracy.org/sites/default/files/01_28.2_Nodia%20%28web%29.pdf

        para tener una visión de esa historia. Aunque yo no comparto buena parte de esa visión, sí aprecio que el autor haya hecho un gran esfuerzo de plantearla.

        Como alternativa a esa visión con buenos argumentos lógicos pero poca evidencia histórica, uno puede revisar las varias investigaciones académicas sobre cómo se habrían formado los estados-nacion sobre la base de promover el nacionalismo. El último documento circulado es muy interesante

        https://dl.dropboxusercontent.com/u/1090854/nationalism%20050517.pdf

        Aunque el documento se limita a desarrollar el análisis teórico, sus autores hacen referencia directa a varias investigaciones históricas.

        Recuerde: sabemos poco, pero no ignoremos ese poco.

      • pasmao 31 Mayo, 2017 at 16:36 #

        Pues si O’farrill

        El problema es que el sistema viciado de delegación (o abdicación) del Poder del Estado en las Taifas ha sido admitido e interioririzado por todos los partidos.

        Del PSOE ya nos ha ilustrado pero los otros.

        El primero el PP, que sin las Taifas cómo podría colocar a tanto inutil en tantos sitios. Ha superado al PSOE en ser capaz de usar ese modelo de captación de rentas y llevarlo a donde nadie que se supusiera de derechas y partidario de un cierta unidad nacional jamás habría imaginado. Ni la derecha liberal (si existe en España) ni la mas tradicional y agraria. Y además ahormandolo con la unidad de Partido y su Rey Sol particular, Mariano Rajoy.

        Por Ciudadanos, que nació curiosmanente para luchar por los derechos de los ciudadanos de 2ª en Cataluña y que poco a poco se ido reconvirtiendo a adimitir el modelo de hoz y coz, olvidando defender a los agraviados por disparates cómo lo de la lengua, la rotulación de los comercios.. y ahora es un firme defensor de este dislate, confundiéndolo (en su beneficio) con la lucha contra la corrupción, cuando la corrupción mas perversa es la que emana de este sistema.

        Por Podemos. Aquí el grado de enajenación es fastuoso. Que en vez de apostar por un Estado jacobino, donde un Poder centralizado garantizara un estado de bienestar homogéneo a todos los ciudanos independientemente de si vivían en la deep Andalucía o el Paseo de la Bonanova en la Barcelona mas burguesa tenía que ser una prioridad. Va y nos monta una red de franquicias de Pancho Villa mas interesadas en proteger a la mas rancia burguesía de la española que en una verdadera distribución de la riqueza.

        Pero estoy seguro de que si con todo se hiciera un referendum sobre si se quiere mas estado central o menos, partiendo de donde estamos ahora, muchos, no si si un 30%, 40% .. dirían que mas centralización y menos Taifas..

        Pero no encontrará, para el caso de menos apoyo, supongamos un 20% o sea 70 escaños que defiendan dicha posibilidad.

        Pena que no nos hubieran intervenido a sangre y fuego desde la UE hace 5-6 años. Es posible que entonces pudiéramos haber comenzado a librarnos de esta losa.

        Un cordial saludo

  6. Vicente Bou Ayllón 30 Mayo, 2017 at 20:03 #

    1) Aldeas, pueblos, ciudades y áreas metropolitanas/rurales existen realmente. Por el contrario mancomunidades, comarcas, provincias, ccaa, naciones, uniones de estados, ONU’s, etc. no existen objetivamente aunque les asociemos bandera, mapa, fronteras, estatutos, habitantes, territorio, idioma, tradiciones, himno, currículo, ejército, academia de la lengua, tv, estadísticas, etc. Del mismo modo ningún dios existe aunque se le asocie libro sagrado, templos, doctrina, sacerdotes, milagros, emisora de radio, etc. Naciones y dioses sólo existen en la imaginación de sus creyentes: podemos ahora de nuevo inventarnos uno nuevo fácilmente y envolverlo material e inmaterialmente (escrituras, arquitecturas,…), pero seguirán sin existir realmente; O también podemos olvidarnos de los ahora todavía “existentes” como ya hemos hecho muchas veces los homo sapiens anteriormente.

    2) Cuando un gobierno decide en representación de un número demasiado grande de habitantes sus decisiones se basan sólo en cifras frías y grandes, estadísticas impersonales, generalizaciones simples. Por el contrario al decidir para un grupo suficientemente pequeño se basa en realidades conocidas, vivencias cercanas, con nombres y apellidos, en contacto los vecinos y la complejidad del terreno. La calidad de la información de la que disponen los gobernantes condiciona la efectividad de sus procesos de decisión.

    3) Más allá de la independencia/dependencia, en la edad adulta, hay una tercera posibilidad: la interdependencia. Esto es, relacionarnos de igual a igual, con autonomía (gobiernos sin obediencia al monólogo de gobiernos superiores) y al mismo tiempo con cooperación (al no haber coacción para la obediencia queda espacio para la corresponsabilidad multilateral y el diálogo transversal).

    1+2+3 = solamente ayuntamientos que gobiernan su realidad local y además participan activamente en múltiples asambleas (de alcaldes de poblaciones y/o representantes de áreas urbanas/rurales) de carácter consultivo con las que desarrollan programas multilaterales voluntarios (de ciencia, de arte, de comercio, de “Erasmus”, etc.).

    Ejemplo: Málaga ciudad puede vincularse omnidireccionalmente a asambleas próximas (Mar de Alborán –junto a Tetuán, Orán, Almería,…-, Ciudades del Mediterráneo –junto a Beirut, Marsella,…-, Península Ibérica –junto a Lisboa, Zaragoza,…-, etc.) y a globales (OPU Org. de Poblaciones Unidas, etc. en las que conciliar acuerdos en temas tipo cambio climático).

    Y con el tiempo los balcones de los ayuntamientos estarán llenos con muchísimas banderas –de todas las ciudades hermanas- ¿o quizás sólo un gran holograma del globo terráqueo en movimiento?

    Política “internetizada”, con peer to peer, empoderamiento, descentralización: de la jerarquía a la redarquía.

Deja un comentario