EL HOMBRE QUE SALVÓ AL MUNDO (Y NADIE SABE QUIÉN ES…)

El 26 de septiembre de 1983 yo era aún muy pequeño.

Todos los recuerdos que guardo desde entonces se los debo a un señor llamado Stanislav Petrov: no sé si llegaremos a encontrarnos, señor Petrov, pero quiero darle a usted las gracias. Por mantener la calma, por saber no obedecer órdenes; por salvarnos a todos.

Corrían los años más duros de la Guerra Fría, cuando las grandes superpotencias jugaban al Gran Juego del poder en campos alejados del patio de casa. Estados Unidos ponía y quitaba gobiernos a lo largo y ancho del mundo tratando de parar el avance del odiado Comunismo, que a su vez patrocinaba guerrillas y exportaba Kalashnikovs como si no hubiera mañana, con la sana intención de llevar el Paraíso del Proletariado a todos los confines del planeta, y convirtiendo de paso el mortal AK-47 en el objeto más representativo del siglo XX, por delante incluso del avión, la minifalda o el balón de futbol.

La doctrina imperante durante la Guerra Fría a nivel estratégico estaba condicionada por la posesión por parte de las dos superpotencias de la denominada “Triada nuclear”, que está compuesta básicamente por tres elementos: los misiles balísticos intercontinentales instalados en silos o en lanzacohetes, los misiles instalados en los submarinos nucleares y por último los bombarderos estratégicos. Sin una de estas tres patas una potencia nuclear podría permitirse el lujo de creer que puede atacar a otra con alguna posibilidad de que el atacado no respondiese destruyendo por completo al atacante. No obstante, cuando tu rival tiene los tres elementos de la Triada suponer que se puede ganar en una guerra de estas características con unas perdidas aceptables es una locura (si no lo es ya el mero hecho de gastar ingentes cantidades de dinero en desarrollar armas atómicas…).

Por eso Corea del Norte no tiene ninguna posibilidad en una contienda contra los Estados Unidos; porque, aunque pudiese desarrollar misiles balísticos intercontinentales le faltan dos de las tres cabezas de la Triada nuclear. Aunque pudiese lanzar alguno de sus misiles, e incluso suponiendo que pudiese alcanzar a su enemigo, el daño que causaría sería limitado, mientras que la respuesta de la otra parte sería devastadora: aniquiladora. Hoy en día hay muchas potencias nucleares, pero solo tres países disponen de los tres elementos que, según la doctrina estratégica, permiten a un país garantizar que nadie tratará nunca de atacarles con armas atómicas sin exponerse a su destrucción total: los Estados Unidos, Rusia y China (aunque hay quien dice que también Israel ha desarrollado aviones y submarinos capaces de transportar cabezas nucleares).

Un ataque preventivo por parte de los Estados Unidos contra, por ejemplo, la URSS podía acabar con la mayor parte de los silos de misiles, pero los bombarderos en el aire o los submarinos podrían devolver el golpe. Por eso durante los años de la Guerra Fría las superpotencias se enfrentaban en guerras sordas en lugares lejanos, porque como dice un dicho americano “no hay que ir con una navaja a una pelea de pistolas”, y ambos sabían que en caso de una guerra abierta entre las dos superpotencias ambos tendrían que poner en juego su armamento nuclear. El mundo sobrevivió a la Guerra Fría porque todos sabían que si uno de los dos contendientes atacaba, al otro no le quedaría más remedio que responder con todo su poder, y eso acabaría posiblemente con la especie humana, o en el mejor de los casos devolvería al medievo a los pocos que lograsen sobrevivir.

Por eso y porque en un bunker en algún lugar a las afueras de Moscú, en un nublado amanecer que podía haber sido el último, Stanislav Petrov supo mantener la cabeza tranquila, cuando cualquier otro podía habernos enviado de cabeza al apocalipsis.

Era, como ya he mencionado, el 26 de septiembre de 1983, y acababa de amanecer en Moscú cuando los sistemas de alerta temprana de la antigua URSS avisaron de un ataque con varios misiles nucleares desde los Estados Unidos. El protocolo indicaba que Petrov tenía que haber avisado inmediatamente a sus superiores del “ataque”, para que estos pudiesen desatar la Triada, pero el oficial soviético, en una clara violación de sus tareas, no hizo nada. Se quedó sentado, descartando lo que le decía el ordenador, considerándolo como lo que a la postre fue: como una falsa alarma. Su sentido común le decía que un ataque como ese no era lógico, que no venía a cuento, y por otro lado sabía que en caso de dar la alarma la URSS desataría el Armagedón al sentirse atacada, con motivo o sin él.

Cuenta que se quedó pegado a la silla. Sin poder moverse; apenas podía respirar, aplastado por el peso de la responsabilidad: el peso de la humanidad sobre sus hombros, nada menos. Dice que estimó que había un 50% de posibilidades de que el ataque fuera cierto, pero que prefirió no apostar a la especie humana a cara o cruz. Prefirió no cumplir las ordenes a rajatabla. Gracias otra vez, Petrov.

Y hoy, casi treinta y cuatro años después, parece que el peligro ha pasado, pero lo cierto es que en el mundo aún hay armas nucleares para arrasarlo por completo cientos, si no miles, de veces. Si bien el peligro no parece tan latente como en la Crisis de los Misiles de Cuba, aún dejamos el botón nuclear en manos de gente tan “sensata” como Trump, y aunque las tensiones internacionales han descendido, lo cierto es que la posibilidad de una hecatombe nuclear no es despreciable.

Y el verdadero peligro para la humanidad no son las bombas atómicas en sí mismas; no cabe duda de que se contarían por cientos de millones las muertes, pero el colapso de la civilización vendría provocado por las consecuencias del Invierno Nuclear: contaminación, radiación en el aire y en el agua que acabaría con los recursos hídricos y haría imposible cultivar los campos…

Personalmente me considero optimista con el género humano: creo que estamos en el mejor momento de la historia, y creo que podemos ser lo bastante inteligentes como para avanzar hacia un mundo mejor para los que lo pueblen; pero una sociedad que mantiene un arma cargada en el armario de su casa, y que deja el arma al alcance de los niños, aún tiene mucho que mejorar.

No soy un iluso: en el estado actual en que nos encontramos el ser humano es violento y a veces se hace necesario el uso de la violencia para defender un “orden” que nos hemos inventado, pero que creemos que funciona mejor que otros ordenes inventados. Dicho esto, cada vez me resultan más ilógicas las carreras militares, sobre todo llegados a un punto en que el menor error puede llevarnos al Apocalipsis, y quizás ese día, frente al ordenador, haya alguien educado para obedecer órdenes.

Y las obedezca.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre Raúl Pérez Ponce

Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid y Licenciado en Economía por la UNED. Ha desarrollado su carrera profesional en el ámbito de la Consultoría Estratégica y de Negocio, habiendo trabajado para diversas empresas multinacionales y para la Administración Pública como consultor externo.

, , , , ,

24 Respuestas a EL HOMBRE QUE SALVÓ AL MUNDO (Y NADIE SABE QUIÉN ES…)

  1. Manu Oquendo 26 julio, 2017 at 7:40 #

    Desde los tiempos del presidente Carter los gobiernos de EEUU tienen leyes que exigen planes civiles concretos ante una guerra nuclear masiva.

    Dichos planes –algo hay en Internet y en obras especializadas– prevén que sobreviva un 80% de la población y establecen la absoluta prioridad de que haya un Gobierno y una Administración capaz de ejercer sus funciones.
    El “Gobierno” debe seguir y algunos informes señalan que desde hace tiempo existe una cadena de mando alternativa en reserva permanente. Un gobierno –no elegido– a la espera, en “back-up”.

    Esto por el lado USA. Se supone, como veremos, que algo parecido existe por el otro lado.

    Hace unos años Bush hijo rompió alguno de los tratados de no desarrollo de tecnologías de reentrada relacionadas con los ICBMs y desde entonces estamos en una carrera de mejoras técnicas destinadas, según podemos deducir, a asegurar que las defensas antimisiles no sean capaces de impedir el “éxito” de un ataque nuclear.

    Toda la teoría de Destrucción Mutua Asegurada –base de la Paz nuclear porque la otra no existe ya que llevamos 65 guerras desde los años 50– se va viniendo lentamente abajo y es muy plausible que algunas élites estén convencidas de que sobrevivirían y que el mundo podría permitirse perder un par de miles de millones de personas. Tras esta masacre se abriría un largo período de Reconstrucción y Progreso.

    Como sucedió tras la Segunda Guerra mundial pero a lo grande y en una situación Hegemónica clara para el vencedor de este holocausto “controlado”.

    Hace unas semanas USA ordenó a sus agencias de Inteligencia que estimen la tasa de supervivencia de las Jerarquías Políticas y Administrativas rusas en la hipótesis de un ataque nuclear masivo. En gran detalle y persona a persona. Es decir, revisan la situación de los mismos planes que suponemos tiene Rusia.

    Desde el final del muro de Berlín la OTAN y la UE se van expandiendo hacia el Este. Rusia lo percibe como una amenaza creciente a lo largo de 20 años y la cosa revienta en el golpe de estado de Maidan que hace huir a Yakunovich –pro ruso–, y de momento resulta en la recuperación rusa de Crimea, la sublevación del Donetsk y una zona europea de conflicto para muchas décadas. del cual alguien va a vivir muy bien. Esa población es predominantemente rusa, al contrario que al oeste de Ucrania.

    Por estas y otras informaciones –poco frecuentes en la prensa normal– es prudente pensar que USA está activamente buscando la forma de luchar una guerra nuclear y ganarla mientras Rusia –con un presupuesto militar que no llega al 10% del Norteamericano y mucho menos si se incluye espionaje– hace lo propio para evitar perderla o al menos mantener el estatus quo destructivo.

    Mientras esto sucede, UK –una de las dos fuerzas nucleares europeas ambas insostenibles– se marcha de la UE y se hace más “Atlántica” si cabe.

    Nuestra posición subordinada se acentúa y nuestro gasto militar va a exigir incrementos muy notables. En cualquier hipótesis, creo. De momento todos los ·”chief indians” europeos se han puesto plumas de guerra y juran que van a gastar más.

    El mundo entra así en una fase más peligrosa para la cual la UE no está materialmente preparada pero tampoco lo está mentalmente.

    Es curioso que la Izquierda, normalmente activa en estas cuestiones, parece totalmente sometida a la geopolítica del poder militar vigente. Tanto que se podría pensar que la presencia de un ex JMAD en Podemos es una especie de acuerdo con el poder geopolítico real.

    El caso es que estos temas hace años que la izquierda europea ni los menciona e incluso es más sumisa que la derecha o el centro que por lo menos intentan tener una política más autónoma. Caso Merkel.

    Es muy oportuno que surjan artículos como el que hoy nos trae Raúl.

    Un saludo y gracias.

    • EB 26 julio, 2017 at 10:55 #

      Hola Manu, hoy deploro sus fantasías sobre la lucha de poder a nivel mundial. Entiendo que a algunos la posibilidad de que esa lucha se transforme en una gran guerra nuclear los motive a fantasear, pero no deja de ser un ejemplo más de un “grupo de interés” que pretende justificar una concentración de poder en “salvadores” (otros grupos de interés similares pretenden justificarla en el cambio climático o en la desigualdad o en la ignorancia de las masas). Esas fantasías divierten a unos pocos, pero no agregan absolutamente nada a entender qué está pasando. Como le decía a Isaac días atrás, unos buscan huir de la realidad en lugar de entenderla (y por cierto que las fantasías ayudan y además divierten) y otros buscan cambiar la realidad mintiendo (algo que no divierte).

      • EB 26 julio, 2017 at 23:08 #

        Manu, ya antes de la elección de Trump estábamos saturados de “opiniones” en que por cualquier motivo se terminaba pronosticando y anunciando y abrazando “el fin del mundo” (o por lo menos de la civilización occidental o de la caída de la UE o de España o de Cataluña o del Barcelona FC). Desde la elección de Trump, ese tipo de “opiniones” se ha multiplicado varias veces y se puede apostar que hoy a nivel mundial se deben publicar o circular varios cientos por día (para que no quepa duda el autor en algún momento hace referencia Trump). Por supuesto, sus autores creen que ayudan a movilizar apoyo para sus causas, aunque a estas alturas seguramente se conforman con mantener la ansiedad de los pocos o muchos sumisos que todavía los aplauden (sí, la ansiedad porque los sumisos demandan la tranquilidad de la rutina fácil).

        Si antes de Trump, uno podía considerar que la lectura diaria del sitio Zerohedge era suficiente para estar al tanto de esas “opiniones”, hoy uno debe por lo menos echar un vistazo a los medios tradicionales. Sí, estos medios se han convertido en propagadores de estupideces que pasan por opinión. Vea usted lo que ha pasado con El País: desde que cedió espacio a politólogos académicos jóvenes –incluyendo algunos relacionados con Politikon– su nivel de podredumbre ha aumentado. No dicen nada porque no tienen nada que decir ya que la “Ciencia Política” no tiene nada de “Ciencia” y si mucho de charlatanería (cualquier duda vuelva a revisar lo escrito por IGL en su post
        http://hayderecho.com/2017/07/24/regeneracionismo-y-ciencia-politica-las-administraciones-publicas/
        pero desde la perspectiva científica, prestando atención a lo que IGL dice en respuesta al comentario de Víctor).

        No cabe duda que sabemos poco y que lloramos como niños chicos por nuestra ignorancia. Para saber más hay que trabajar duro y reconocer que nunca sabremos lo suficiente y por lo tanto debemos tener cuidado en lo que proponemos hacer y especialmente en lo que decidimos hacer. Pero lo peor es reaccionar como niño chico: llorar para luego conformarse con lo que algún político proponga para ser elegido el nuevo “Salvador”.

        • Loli 3 agosto, 2017 at 9:26 #

          Ayer estuve viendo un programa sobre la catástrofe de Chernobil.

          Treinta años después ya salen…y se permite… hablar a a los protagonistas del desesperado intento de blindaje de los restos del reactor: “ los liquidadores”.

          Miles de personas, se habla de cientos de miles, fueron “llamados”, más bien “reclutados”, en esa tarea.

          Desde soldados en la reserva, hasta lugareños de poblaciones cercanas, y no tanto, hasta mineros de regiones más alejadas.

          Parece que se le informó de manera muy deficiente del peligro al que se exponían, incluso algunas veces se les mintió descaradamente.

          Los medios de protección era rudimentarios, escasos, insuficientes…cuando no inexistentes, la situación era desesperada, no se había previsto algo así….y tuvieron que actuar sin prácticamente protección alguna.

          Algunos si eran conscientes de que aquella tarea ponía en peligro sus vidas, y que si sobrevivían, lo harían con secuelas de por vida…, otros muchos no…, algunos intuían el riesgo, y aún así sabían que si no lo hacían, el peligro se extendería a mucha más gente, otros iban obligados.

          Aún así, ese “peligro” no se pudo evitar más que en un porcentaje extremadamente pequeño para el esfuerzo y el coste en vidas humanas que supuso.

          Eran hombres con edades comprendidas entre veinte y treinta años.

          Los cálculos de los que perecieron a causa de esa tarea son escalofriantes, unas veinte mil personas, pero la cifra es seguramente mayor.

          El relato de lo que ocurrió en las poblaciones más cercanas…llamando cerca a trescientos kilómetros…, es también terrorífico, pues la radiación hizo estragos entonces y hace estragos ahora.

          La nube radioactiva que se originó llegó hasta los Pirineos, y era muy peligrosa.

          Se intentó silenciar sistemáticamente los niveles de contaminación radioactiva, y relativizar sus consecuencias, tratando de desvincular las posteriores estadísticas de morbi-mortalidad de determinados cánceres vinculados a exposiciones radioactivas, de ese contexto, eso solo aquí, en Europa.

          Médicos, científicos y periodistas, fueron encarcelados y represaliados en la antigua URSS por denunciar y hacer estudios sobre lo que estaba ocurriendo y las consecuencias que estaban trayendo ya, y que traerían…hasta siglos futuros.

          Pero las autoridades, tomaron en cierto modo en serio estas advertencias…..era evidente y además lo estaban sufriendo en sus propias carnes.

          Se dio orden de desmantelar las “cabezas nucleares” de los cohetes que apuntaban a países como EEUU, o de la OTAN, al parecer, y se establecieron contactos a altos niveles para poner de manifiesto el peligro que suponía una escalada bélica con material nuclear.

          La vida media de un elemento radiactivo puede ser de unos doscientos mil años.

          Su penetración y filtración a través de la tierra, su acceso a acuíferos y posterior diseminación….es algo inabarcable en su control por el ser humano.

          Sin contar con la contaminación por el aire y las distintas capas gaseosas que rodean nuestro planeta.

          Algo que nos supera….., lo de Chernobil, no ha acabado, igual lo de Hirosima y Nagasaki…tampoco.

          Y me pregunto:

          Esos informes que se realizan, parece, de la población que sobreviviría y la que no, de la que podría vivir bien…y la de la que lo haría con secuelas, es decir, poniendo en una balanza los “pros” y los “contras”, con el criterio referente de unos intereses determinados, claro, de una hipotética guerra nuclear: ¿tienen en cuenta lo inabarcable de las consecuencias de la “radioactividad”?…o….¿también mandan represaliar, encarcelar o silenciar a los científicos que seguro también les dicen algo al respecto?.

          ¿Pasa algo parecido con el resto de hipótesis, además de la oficial, con respecto al estudio de lo que verdaderamente pueda estar ocurriendo, con el denominado “cambio climático”?.

          La verdad, es muy posible que tentaciones “conspiratorias”, existan a “gran escala”, y se hagan estudios y realicen acciones en esa línea.

          El tema es que, quien lo hace y lo lleva a cabo, visto lo visto, por muchos medios y poder que utilice en ello, si siguen siendo unos “descerebrados”, que solamente quieren tomar y oir aquello que piensan sirve a lo que tienen predeterminado…, pues….tenemos que rezar…., y mucho.., como señala Raúl en su artículo, porque proliferen los “funcionarios” , (esos que hacen “funcionar la maquinaria)….., “desobedientes”.

          Por eso y por una ciudadanía que haga el esfuerzo de empezar a pensar por sí misma.

          • EB 3 agosto, 2017 at 22:57 #

            Loli, este agosto le recomiendo leer

            http://www.economist.com/node/21725768#print

            Sí, es bueno enterarse de lo que está ocurriendo (lo siento pero los medios españoles son una porquería). Aunque considero The Economist otro medio que poco o nada dice –incluso sobre economía– y claramente con un sesgo contra Trump, por lo menos reconoce que hay un problema serio. Quienes hemos estado siguiendo la situación de Corea del Norte por muchos años, y en particular desde 1994, siempre hemos estado esperando el día en que un presidente de EEUU deba decir “Hasta aquí llegamos” por la sencilla razón de que los sucesivos dictadores de CN han estado extorsionando a Corea del Sur y en menor medida al resto del mundo para que los mantengan en el poder y bien gorditos.

            El artículo de The Economist, sin embargo, me causa risa porque sugiere que la única opción de evitar una guerra nuclear es que el presidente de EEUU deje claro, clarísimo, que cualquier agresión llevará a la destrucción total de CN. Yo me río porque el gordito de turno bien sabe eso pero apuesta a que llegado el caso, China –con la complicidad de los muchos podridos del resto del mundo, en particular europeos hoy encabezados por San Jorge Bergoglio– rogará a EEUU que perdone al gordito. Como siempre en la vida, no importa cuánto uno prometa, lo que importa es cuánto uno resiste las presiones de otros para no hacer lo que prometió. Cualquier duda, recuerde las promesas “bélicas” de Obama.

            En esa situación –muy diferente a la enfrentada por Truman en 1945– la única alternativa pasa por eliminar al gordito extorsionador sorpresivamente, antes de que apriete el botón. Por eso, estos días yo recomiendo entretenerse en cómo eso podría ocurrir. Para sus especulaciones la lectura de los comentarios al artículo

            ver http://www.economist.com/node/21725768/comments#comments

            le pueden servir algo, aunque no mucho.

          • EB 3 agosto, 2017 at 23:42 #

            Lola, en caso que no encuentre interesante la posibilidad de una guerra nuclear, le recomiendo leer

            http://legalinsurrection.com/2017/08/the-slow-motion-coup-detat-picks-up-steam/

            para entretenerse con la posibilidad de un golpe de estado en EEUU. Quienes hemos vivido muchos años en países donde los golpes de estado han sido amenazas continuas, nos hemos tenido que “especializar” en el tema para entender qué está pasando. Sí, no importa cuánto algunos digan que defienden la democracia constitucional, más temprano que tarde encuentran una excusa para justificar o medidas extraordinarias (no necesariamente inconstitucionales) por parte del gobierno o acciones extraordinarias por parte de la oposición (con o sin la participación de militares, pero preferiblemente con ella). Pero quienes hemos seguido por décadas la política interna de EEUU jamás pensamos que llegaría el día en que la posibilidad de un golpe de estado —no importa cómo se lo disfrace— sería tema de conversación y debate. Basta sólo pensar que meses atrás nadie mencionó esa posibilidad —claro, muchos pensaban que Trump no ganaría la elección. Entonces uno puede entretenerse especulando primero por qué Trump podría servir de excusa para ese golpe y segundo qué consecuencias tendría. El artículo referido sirve algo para la primera pregunta pero la segunda pocos se han detenido en considerarla (los opositores a Trump tratan de alimentar la idea de que el vicepresidente Pence asumiría la presidencia y que por lo tanto la remoción de Trump sería una cuestión menor, pero hay que ser tonto para suponer que los golpistas se conformarán con la cabeza de Trump).

  2. pasmao 27 julio, 2017 at 9:45 #

    Excelente Raúl y Manu

    Yo si creo en las conspiraciones. O simplemente no creo que ciertas cosas, acontecimientos.. ocurran por casualidad y que sean simplemente productos de un ciertos caos general.

    Antes quizá. Pero cada día que pasa el Poder está menos fragmentado, esa es una de las consecuencias de la Globalización, y no se si sólo es una de las consecuencias si no también uno de sus motivos/causas.

    Recuerdo una película de Kubrick, “Teléfono rojo volamos hacia Moscú” (Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb​). En ella se daba lo opuesto a lo que pasó con nuestro ángel Petrov, pues era un loco quien por libre, ponía en maracha el Armagedón sin que ningún funcionario pudira hacer nada por impedirlo.

    Y tanto por lo que se deducía de esa política como de lo que se deduce de nuestro ángel salvador el Poder, cada vez mas concentrado y menos fragmentado quiere evitarse intermediarios que puedan llevar al traste sus planes.

    Y eso es temible.

    Porque yo creo que nuestros mandamases son crecientente cínicos y opacos. Y que el peligro/tentación de que quieran solucionar sus errores (entre ellos la crisis de deudad que antes o después estallará) con un “reseteo” global es creciente.

    Francamente a mi Trump me preocupa poco, precisamente porque cómo está tan alejado del establishmente está alajado de opciones de poder “defintivas”. Pero una Hillary Clinton o quien le pueda suceder me dan pánico.

    Toda la pelea que hay y el riesgo derivado de ello, en el asunto de Crimea/Ucrania y la filosofía de apoyo a la expansión del know how de UK en los paises del Este, ese dar por saco y hacerse los locos (mientars pague otro) no puede traer nada bueno.

    Cuando el riesgo real de Uropa se llama el Islam de raiz sunita/wahabita/salafista, de las monarquias del Golfo.

    Respecto a la inactividad de la Izquierda que también menciona MANU:

    Simplemente recordar su actitud el 11M. Que de islámico no tuvo nada, y cuya verdad juducial es una farsa, pero que aceptan religiosamente porque les ayudo a derrocar un gobierno (que también mentia al respecto) por la vía populista.

    El aceptar la doble esquizofrenia de tragar con un la hístoria falsa de un atentado terrorista falso mas luego que el moro es bueno aunque nos mate sin ningún rubor es abracadabrante.

    De la misma manera que aceptaron el resultado del referedum OTAN del 86, en el que me huelo que hubo un pucherazo que ni con Romanones.

    un cordial saludo

  3. Manu Oquendo 27 julio, 2017 at 12:55 #

    En este asunto lamento discrepar de su postura, estimado EB.

    Lo hago por varios motivos y entre ellos no está que la información que manejo desde hace años proviene de circuitos que no suelen estar a disposición del público y es objeto de discusión frecuente en el mundo militar y diplomático europeo que casi nunca llegan a los medios.

    Basta con seguir, por ejemplo, Reuters y otros medios sobre las nuevas sanciones del Congreso a Rusia y la respuesta –relativamente tímida– de Alemania y de la UE para ver que el Congreso USA está promoviendo agresivamente los intereses de sus aliados del Golfo y haciendo todo lo posible por perjudicar– y si es posible borrar del mapa– el proyecto Nordstream para que Rusia se someta al diseño del Deep State.

    Si seguimos revisando el historial del Congreso USA llegaremos a la semioculta ley que en los 90 restringió abusivamente la financiación de Yugoeslavia y dio origen a su sangrienta partición para acomodarse a los intereses que así lo exigían.

    Los militares que participaron en aquellos bombardeos, varios de ellos personas muy cercanas, ya están pasando al retiro definitivo y pueden comenzar a hablar y a escribir libremente. De este destrozo se va a saber la verdad porque fue criminal por nuestra parte.

    Lo mismo ha venido sucediendo desde entonces con la expansión al Este de la OTAN hasta el golpe de estado de Maidan –con intento de asesinato de Yakunovich incluido– o con la estrategia oficial del de los EEUU –“Contain and cooperate”– acerca del proyecto Euro Asiático One Belt One Road que sin duda es de interés de todos los europeos y de todos los asiáticos pero no de los EEUU.

    Sucede que estas cosas van despacio pero terminan por salir a la luz y destrozan cualquier credibilidad y cualquier alianza porque, cuando se divulgan, lo que emerge no es un “Partnership”; es un “Vasallaje” por utilizar la misma palabra que con profusión usaba Brzezinski en sus clases a militares y diplomáticos y puede aún leerse en su obra.

    http://www.takeoverworld.info/Grand_Chessboard.pdf

    El análisis que he resumido comentando el artículo de Raúl es moneda de curso legal en circuitos restringidos europeos (también en los Atlantistas militares, diplomáticos y civiles) y algún participe de este foro ha sido testigo presencial de este hecho hace ya, al menos, dos años en reuniones oficiales y semioficiales.

    Por cierto que nada me agradaría más que estar equivocado. Pero los planes USA para garantizar supervivencia y gobierno así como las recientes instrucciones del Pentágono a la CIA para informar en detalle sobre la “Survivability” de las jerarquías rusas, incluyendo sus probables ubicaciones físicas durante un ataque nuclear son ciertas.

    Todo apunta, cada día a una confrontación de esta naturaleza o a una retirada estratégica rusa y china que extienda la hegemonía norteamericana.

    Y si lo piensa en términos de dominio global tiene sentido. Por mucho que nos repugne es una obligación moral exponer esta forma de gestionar el poder global.

    Un saludo cordial

    • pasmao 27 julio, 2017 at 13:37 #

      Apreciado Manu

      Hay cosas que sólo se pueden leer aquí y otras parejas en 4 sitios mas. No manejo la información de ato nivel que usted tiene. Pero muchas piezas inconexas de la actualidad global a la que los vulgares mortales si tenemos acceso, si queremos informarnos, casan perfectamente cuando se cotejan con sus explicaciones.

      Antes o después se dará una alianza chino-rusa, y a saber que pasa. Porque San Petesburgo o Minsk (Bieolorusia = Rusia) están en Europa a las claras, y mas si visto desde China, guste o disguste a quien sea.

      Un cordial saludo

  4. Manu Oquendo 27 julio, 2017 at 13:37 #

    PS.

    La relevancia de Zbigniew Brzezinski en la acción exterior y geopolítica de los EEUU durante los últimos 45 áños puede deducirse de las 2,300 palabras que el NY Times ha dedicado a su reciente obituario.

    https://www.nytimes.com/2017/05/26/us/zbigniew-brzezinski-dead-national-security-adviser-to-carter.html?_r=0
    Descanse en paz.

    • EB 27 julio, 2017 at 22:55 #

      Hola Manu, ya en comentarios al post de Enrique

      http://www.otraspoliticas.com/politica/quien-manda-en-el-mundo/

      intercambiamos opiniones sobre los temas que usted ahora trata, incluyendo las ideas de ZB que murió justamente cuando escribíamos esas opiniones en mayo pasado (en uno de mis comentarios hago referencia a la nota del NYT que usted ahora cita para dar una opinión sobre la supuesta contribución de ZB).

      Para no repetirme en lo que ya dije en mayo pasado en comentarios a ese post, me permito insistir en algo fundamental en toda discusión de decisiones de gobierno, incluyendo políticas públicas. Me refiero a nuestra profunda ignorancia sobre cómo se tomaron esas decisiones y también sobre cómo se ejecutan. Creemos que los dictadores toman decisiones que son fáciles de explicar porque –por definición– se trata de una única persona capaz de “procesar” las “influencias” de su esposa y otros familiares y también de sus asesores. Pero ni siquiera en una dictadura las decisiones del dictador son sencillas de explicar y su ejecución no siempre parece seguirse del lenguaje y el espíritu de la decisión. En democracias constitucionales, raramente tenemos un grado razonable de certeza sobre cómo se tomó y se ejecutó una decisión de gobierno –cuando en 1971 se publicó Essence of Decision, el libro de G. Allison sobre la crisis de los misiles en Cuba, muchos pensamos que sería el punto de partida para investigaciones profundas sobre otras decisiones críticas pero no lo fue. Sí, los historiadores nos han contado muchos cuentos sobre decisiones importantes, pero en el mejor de los casos su trabajo ha consistido en recopilar y revisar evidencia que podría servir de base a teorías sobre esas decisiones, jamás para explicar la experiencia particular estudiada por los historiadores.

      Esa realidad sobre nuestros conocimientos no sorprende a quienes hemos sido asesores de quienes tomaron y ejecutaron las decisiones. Sí, siempre parece pretencioso que un asesor diga que tuvo influencia decisiva en una decisión. Cuanto más puede hacer referencia a algún documento donde planteaba ideas básicas de la decisión, y si es una persona razonable sabe que su influencia difícilmente llegó a los detalles y mucho menos a la ejecución. En asuntos complejos por las consecuencias previsibles y más importante por las imprevisibles, todo gobernante toma en cuenta las opiniones de varias personas y el producto final es resultado de un “compromiso” que luego es difícil atribuir a esas personas (si la decisión es tomada por un comité, además de los “compromisos” individuales de cada uno de los miembros, se deben considerar los “compromisos” entre los miembros, todo agravado porque siempre es más difícil ejercer control sobre la ejecución de la decisión de un comité).

      Por lo tanto, si bien los debates previos a la toma de una decisión nunca deben ignorarse, tampoco debemos darle un peso decisivo en la decisión que finalmente se tome y menos en su ejecución ya que generalmente es responsabilidad de personas que no están “bien controladas” por quienes tomaron la decisión. Desde la perspectiva de las ciencias sociales, esa realidad implica que no puede hablarse de decisiones racionales como si se trataran de las decisiones individuales de quienes sí asumen las consecuencias positivas y negativas de sus decisiones.

      • EB 28 julio, 2017 at 11:42 #

        Manu, un punto particular que discrepo profundamente en sus comentarios es el referido a la partición de Yugoslavia. Algún día los políticos europeos que propiciaron esa partición tendrán que asumir sus consecuencias y darle las gracias a Clinton de que los salvó de algo muchísimo peor. Lamentablemente algunos políticos europeos –por siglos, no sólo en los años 90– han favorecido, intencionalmente o no, guerras que han marcado la historia de la humanidad.

      • EB 28 julio, 2017 at 13:54 #

        Manu, nos guste o no, debemos reírnos de nuestra ignorancia y de las muchas especulaciones que se hacen por culpa de nuestra ignorancia. Supongo que nadie revisará todas las tonteras que se dijeron y publicaron en los últimos 24 meses sobre lo que sería un gobierno de Trump. Anoche el Senado de EEUU volvió a rechazar un proyecto de ley sobre Obamacare, un proyecto tan diluido en relación a lo que muchos republicanos habían dicho desde que se aprobó Obamacare en marzo 2010. Trump estaba y está dispuesto a aceptar cualquier propuesta que la mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso aprueben, pero los varios intentos en cada una de las cámaras no ha conseguido la simple mayoría necesaria para su aprobación.

        Todas las especulaciones negativas sobre un gobierno de Trump, intencionalmente o no, ignoraron y siguen ignorando lo poco que sabemos sobre cómo se toman las decisiones del gobierno federal de EEUU (y no hablemos de la ignorancia casi total sobre la ejecución de las leyes). Las porquerías que se escriben en El País y otros medios españoles ni siquiera merecen ser llamadas especulaciones porque la mayoría son mentiras (es decir, ignorancia intencional) y el resto son delirios de siervos.

        Y no le quepa duda que mi punto es válido muy especialmente en todo lo que se refiere a política exterior del gobierno de EEUU.

  5. Manu Oquendo 28 julio, 2017 at 21:13 #

    Estimado EB.

    En el caso Yugoslavo me refería a la “Bill” 101, 503 del Congreso USA de 1990.

    La glosan aquí unos colegas con memoria y vivencias de primera mano.

    http://dengalnaserben.weebly.com/history-1990-to-1999/1990-us-congress-law-101-513-destroy-jugoslavia

    Un cordial saludo

    PS. Esto nos puede pasar a cualquier vasallo y, francamente, no es “virtuoso”

    • EB 28 julio, 2017 at 23:50 #

      Hola Manu, usted me ha sorprendido. Por favor explíqueme que quiso decir cuando caracterizó al autor (o autores) del post referido como “unos colegas”. Aparentemente el autor es Dan Galna Serben, único editor del blog, de origen serbio y cuyo único propósito en reivindicar a la vieja Yugoslavia (¿colega suyo?).

      Yendo al post referido no me sorprende que el autor se limite a varias afirmaciones sin evidencia alguna. O peor, haciendo creer que existe evidencia. Por ejemplo, la referencia a un artículo del NYT contradice abiertamente lo que se dice en el post, algo que usted puede comprobar leyendo el artículo

      http://www.nytimes.com/1990/11/28/world/evolution-in-europe-yugoslavia-seen-breaking-up-soon.html

      y en que se hace referencia a la ley sólo en los dos últimos párrafos:

      Late last month, the House and Senate passed an amendment to the Foreign Operations Appropriation law that bars any United States loans or credits for Yugoslavia unless the assistance is directed to a republic “which has held free and fair elections and which is not engaged in systematic abuse of human rights.”

      The legislation was fueled mainly by members of Congress who desire to penalize Serbia for its repression of the Kosovo Albanians.

      Si lee el resto del artículo del NYT y este otro artículo del mismo autor de 1987

      http://www.nytimes.com/1987/11/01/world/in-yugoslavia-rising-ethnic-strife-brings-fears-of-worse-civil-conflict.html?pagewanted=all

      se dará cuenta que el autor de ambos artículos jamás le atribuye importancia alguna a la ley de fines de 1990. Ambos artículos detallan los varios factores que habrían estado contribuyendo a la difícil situación política y económica de la Yugoslavia después de la muerte de Tito.

      Se puede quedar tranquilo porque no va a encontrar ninguna referencia en internet a un supuesto impacto de la ley de ayuda externa de noviembre 1990 en la situación de Yugoslavia. Peor, como asesor de la administración de la ayuda externa de los países desarrollados entre 1991 y 1993, le puedo asegurar que esta ayuda externa no tuvo ningún efecto sobre Yugoslavia y sobre ningún otro país por más que algunos griten su supuesta importancia. En particular, mi experiencia personal en el año 1991 fue extraordinaria porque me dejó claro la gran mentira que era esa ayuda externa –sea en Africa, sea en los países que se libraron del comunismo.

      Entre los críticos de la intervención de EEUU y Europa en la partición de Yugoslavia usted puede encontrar a varios “intelectuales” socialistas o comunistas tipo Noam Chomski. Yo me río cuando los leo porque conocí a algunos de ellos diciendo lo mismo en otras denuncias de esa intervención. Lea

      https://www.globalpolicy.org/component/content/article/173/30482.html

      http://www.globalresearch.ca/economic-war-crimes-dismantling-former-yugoslavia-recolonizing-bosnia-herzegovina/5598971

      http://www.hartford-hwp.com/archives/62/022.html

      Verá que ninguno de ellos hace referencia a la ley de noviembre 1990 a pesar de su odio a EEUU. Por supuesto, no comparto lo que dicen esos autores sobre la partición de Yugoslavia.

  6. Manu Oquendo 29 julio, 2017 at 14:41 #

    Estimado EB.

    Doy por sentado que ni usted ni yo incardinamos esta discusión en los parámetros izquierda/derecha.

    Desde luego yo no lo hago porque entiendo que las dinámicas de las élites occidentales en ambas bases de poder operan con criterios convergentes muy distantes de los intereses de la ciudadanía.
    Usted mismo se sorprenderá de los clamorosos silencios y complicidades de toda la izquierda europea en esta coyuntura. Silencios inexplicables en ausencia de pacto tácito o expreso.

    En ese contexto lo que diga o deje de decir Chomsky no lo encuentro relevante porque a estas alturas supongo que todos sabemos distinguir lo razonable de lo hiperbólico y sectario en su obra.

    Tomemos los hechos tal como suceden, y vayamos observando que todos los “árboles caen en la misma dirección”.
    Que hechos aparentemente inconexos terminan siendo los que encienden la mecha de bombas de acción retardada y siempre en el mismo sentido. Incluso a través de complejos procesos legislativos. Nota 1.

    Las conclusiones son inevitables. Por mucho que nos pese y le garantizo que a mi me pesa porque yo soy de donde soy y no del otro lado.

    Pero no estoy dispuesto a cargar con complicidades morales que no solo me son ajenas sino que cultural y vitalmente me repugnan.

    Un saludo cordial

    Nota 1.

    Un ejemplo menor de lo anterior es el análisis que “los expertos” y los “sabios” vienen haciendo de la Corrupción política en España.

    Es curioso que todos ellos olvidan el minucioso destrozo legislativo de los Controles Internos, Presupuestarios y de Inspección (Derecho Administrativo construido penosamente durante casi un siglo) que llevó a cabo el PSOE entre 1983 y 1996.

    Y ello a pesar de estar perfectamente documentado en las actas del Congreso de los Diputados de la época.

    En algún momento la ciudadanía occidental debería revisar la legislación promulgada en su nombre y los efectos de la misma.

    Desvincular estos efectos de la verdadera intención del legislador viola directamente un principio cibernético: Los objetivos reales de un sistema se deducen de sus resultados. Es decir, ingeniería inversa.

    • EB 30 julio, 2017 at 0:11 #

      Hola Manu, mi comentario anterior se refería sólo a su afirmación de que “Si seguimos revisando el historial del Congreso USA llegaremos a la semioculta ley que en los 90 restringió abusivamente la financiación de Yugoeslavia y dio origen a su sangrienta partición para acomodarse a los intereses que así lo exigían.”. En comentario posterior usted agregó como referencia para sostener esa afirmación el post de Den Galna Serben. En mi respuesta yo alego (1) que ese post no presenta evidencia alguna y manipula un artículo del NYT, y (2) que en internet nadie ha hecho referencia a su afirmación, ni siquiera quienes por su odio a EEUU podrían tener mayor interés en que esa afirmación fuera cierta. En su respuesta usted parece creer que yo lo asocié a N. Chomski, interpretación equivocada porque (3) yo uso referencias de intelectuales parecidos a Chomski pero que saben de economía (a Chomski lo uso como caricatura del intelectual hipócrita abrazado al socialismo y muy conocido), y (4) yo jamás lo asociaría a usted con socialistas, comunistas, nacionalistas, u otras especies políticas por la simple razón de que trato de no etiquetar a las personas (yo uso la etiqueta que cada uno ha elegido para darse a conocer, si es que ha dado alguna).

      Sobre (1), le recomiendo no perder tiempo porque ese post no aporta ninguna evidencia (copiado de algo circulado en 1995 por el International Action Center — http://iacenter.org — cuya actividad principal es el activismo político contra EEUU). La ley no es semioculta porque cualquiera la puede consultar fácilmente y puede acceder a todo lo que se dijo cuando fue aprobada. Además se trata de un tipo ley que es regularmente discutida y aprobada porque asigna fondos públicos a muchos programas de asistencia externa. El cuento de Yugoslavia es algo enteramente menor en la ley y su debate, sin ninguna importancia para lo que estaba ocurriendo. Su supuesta importancia es fruto de gente predispuesta a decir cualquier cosa para defender sus posiciones y atacar a sus enemigos. No he revisado la ayuda externa de EEUU a Yugoslavia en los últimos 50 años pero sospecho que es pequeña en términos absolutos y relativos a los aportes de otros países (dejando bien claro que todos los montos declarados son falsos, en particular los montos de los países europeos).

      Sobre (2), le recomiendo buscar en internet referencias a lo ocurrido en Yugoslavia para que entienda lo tremendamente equivocado de su afirmación. Por ejemplo, puede leer

      http://www.bezbednost.org/upload/document/the_violent_dissolution_of_yug.pdf

      https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2258084

      donde se citan otros documentos de investigación. Además, puede leer documentos de investigación referidos a la situación económica de Yugoslavia y en particular a la horrible hiperinflación de 1992-94, por ejemplo

      http://yaroslavvb.com/papers/petrovic-yugoslavian.pdf

      algo esencial porque todas las hiperinflaciones han sido causadas por aumentos extraordinarios en la emisión monetaria para financiar un gran déficit fiscal. Si lee ese y otros artículos sobre hiperinflación las preguntas que debe hacerse son por qué aumento fuerte el déficit fiscal y por qué no se pudo recurrir a fuentes distintas de la emisión monetaria.

      Sobre (3), le recomiendo leer las referencias que di en mi comentario. La primera es de Edward S. Herman y Dan Peterson y la segunda de Michel Chossudovsky. En Wikipedia puede leer sobre Herman y Chossudovsky y verá que más allá de su formación en finanzas y economía y de su relación con Chomski, ambos “académicos” tienen una larga lista de publicaciones “serias” con denuncias contra EEUU. No estoy hablando de activistas políticos en el sentido de Ramsey Clark (fundador del International Action Center), pero no le quepa duda que su activismo político hace ruido.

      Sobre (4), le recomiendo no etiquetarse porque no hay etiqueta que pueda dar una buena descripción de lo que una persona es. Sí, de igual manera que la etiqueta Made In USA ya no significa lo que originariamente se intentó, hoy todas las etiquetas políticas y sociales han quedado obsoletas.

    • EB 30 julio, 2017 at 15:15 #

      No, Manu. Los árboles caen en muchas, muchísimas direcciones, y nosotros nos perdemos porque con suerte sólo entendemos unas pocas direcciones y porque muchos nos quieren hacer creer que el viento sopla en la misma dirección. Nos asusta no entender lo que pasa, pero o hacemos como la masa e ignoramos lo que no sabemos. O intentamos tranquilizarnos siguiendo alguna moda de turno y dando por cierto lo que su “líder” nos filtra y cuenta. O reconocemos nuestras limitaciones y seguimos nuestra búsqueda aunque nos inquiete lo que podamos descubrir. En todo caso, es nuestra decisión –por fuerte que haya sido la herencia recibida y por mala que haya sido la escuela donde se suponía que nos haría mejor que nuestros ancestros. Sí, nuestra decisión porque esa es la historia de nuestra libertad y nuestra diversidad contra la inclusión obligatoria.

      • Juan Teruel 31 julio, 2017 at 12:07 #

        ¡¡¡¿¿¿¿¿?????!!!

  7. Rosae 30 julio, 2017 at 18:51 #

    Vaya, que dilema con el papel de aluminio cuando lo tiro a la basura: en qué contenedor va?.. Por que cómo es Aluminio- es metal?..

    Y vaya, tengo otro problema, ese trozo de pan no sé si comerlo o no?, no vaya a ser que me “engorde” y lo de la entrevista de trabajo no se me de bien.. Que hay que ir muy “mona”…
    Y vaya, cómo estos.. Tengo más problemas que no comentaré…

    Pero me pregunto: por qué me preocupa la ECOLÓGICA tanto cuando explosionan brutalmente con toda clase de “productos” gentuza variopinta por ahí?…

    Por qué esas armas/ invencibles o inservibles masacrando por doquier?,
    Los pueblo prefieren vivir en Paz, (si les dejan)..
    Y el planeta está sumamente deteriorado con tanto chalado suelto..

    Me pregunto, a qué tanta educación y control cuando todo o casi todo es un “jodido negocio”..
    Demasiada gente sin nada, cada vez más, Mayores de 55 años si prestaciones… Y a esa edad_todo es más complicado..
    Demasiadas guerras abiertas… Demasiados desbarajustes y Recortes…demasiada politiqueria de Salón y demasiado desahuciad@…
    Sí PREGUNTO?… DONDE ESTÁN LAS POLÍTICAS PARA LA GENTE?….

    A ya!!! Que la pregunta No Es Pertinente!!!

    Por mi parte, yo no apruebo a esta Europa.. Y ojalá todo cambie algún día, ojalá!!
    A mejor.. Para tod@s..
    Buen Verano..

  8. Rosae 1 agosto, 2017 at 23:46 #

    Pues sí Juan Teruel, esos signos de?? Vayan por mi comentario quizás?..

    Pues sí, sucede que nos están metiendo el neoliberalismo en vena cómo lo más de lo más, y al que no Le “alcanza” será que es tonto..

    No comparto esta ideología ni de lejos.. Y no todo el mundo parte de iguales oportunidades..

    Y me adhiero a esa famosa frase de uno que ya partió a otro espacio y otro tiempo: “están los que quieren hacer más ricos a los que ya mucho tienen y los que quieren hacer menos pobres a los pobres”
    Algún problema?? –
    Pues eso….sigamos con la demopetrocracia venezolana…
    Agur!

  9. Loli 4 agosto, 2017 at 15:55 #

    Hace poco escuché decir a un amigo, físico teórico él, que, pese a lo que pudiésemos pensar desde fuera, el pueblo norcoreano no tenía miedo a las consecuencias de un ataque nuclear sobre ellos.

    Y tenía razón, porque es tal el estado hipnótico al que se le ha llevado, desde la doctrinalización llevada al extremo del absurdo y el esperpento, el pensamiento único en la misma dirección, y el terror de ser sus propios “vigilantes”, trabajado con ahínco y con la complicidad del “mirar para otro lado” del resto del mundo, que realmente son el ejemplo terrorífico de cómo se puede direccionar a todo una población, bloqueando hasta límite insospechados hasta el propio mecanismo biológico de supervivencia.

    Pero Corea del Norte, su gente, le importa a muy pocos.

    Son una pequeña península que sirve para medir fuerzas, tejer tensiones o aflojarlas, según convenga, y mantener, seguramente, distracciones necesarias de otras estrategias.

    Una pequeña península a merced de todos los gigantes, el primero China, posiblemente
    y sus habitantes…los rehenes.

    Sin embargo, quizás, o al menos en igual medida, que el posible arsenal militar nuclear que el gobierno norcoreano “arbola”, deberíamos temer que, como seres humanos, sigamos siendo tan vulnerables a las doctrinas y a homogeneizar nuestra capacidad de pensar. enterrando todo lo relacionado con la capacidad de sentir y de pensar.

    Por otro lado, igual ponemos demasiada confianza en que los sistemas democráticos funcionen, a pesar de la llegada, a través de cauces “ídem”, de personas sobre las que merece que recaigan serias dudas sobre su preparación cultural o moral….., no se apure Sr. EB, entiendo que tan destructora es la carencia en un sentido u otro, tan dañino fue, seguramente el paso del “políticamente correcto y supuestamente avanzado democráta” del Sr. Obama, que, el del también “supuestamente” verdadero y “sin tapujos, del Sr. Trump, el único que “no miente”, menos cuando lo hace…claro.

    Porque de ambos, y quizás ese sea también el perfil inquietante del resto de magnatarios de los países más influyentes, o eso aparenta, del mundo, es que tienen demasiado poder en sus manos, un poder que entiendo, se lo estamos otorgando, y casi rogando que lo cojan, al menos, en los modelos democráticos, nosotros los ciudadanos, con la falta de responsabilidad que supone el aculturizarnos y alejarnos cada vez más de nuestra realidad política, social y económica.

    Un poder que les podría permitir rodearse de los mejores asesores en todos los campos, pero que sin embargo, da la impresión, de que si lo hacen, es para luego, pasar por el filtro de “oscuros intereses”, la información y los consejos recibidos.

    La valoración de las consecuencias reales de una escalada bélica nuclear, de forma integrada, y global, lleva a tocar muchos campos, y a considerar, (y es que, por favor, eso lo hago hasta yo, que soy una ignorante), que elementos tóxicos, letales, invisibles….por su pequeñez…., con capacidad de filtración e interacciones prácticamente incontrolables, y que además, a razón de la vida media del hombre, y de la mayoría de la naturaleza de lo que rodea, la de esos “elementos radioactivos”, es “eterna”, hace tiempo ya que no debería ser ni siquiera objeto de “especulación conspirativa”, pues es una conspiración contra el Globo Terráqueo mismo, con “conspiradores y sus descendientes incluídos en él”.

    Pero parece que no es así, y si eso no se hace con algo tan serio, qué otros tejemanejes no se estarán dando en otras tantas cosas, y qué poco importarán, entonces, meter en las frías estadísticas de la especulación, la vida y muerte de poblaciones enteras, de cómo se moverán y hasta donde se quiere que se muevan…, otra cosa es que eso ocurra cómo se impone…, qué fichas mover y a quién sacrificar o a quién “encumbrar”, para conseguir los mapas deseados…¿por quién?.

    Es posible que las decisiones, o los pronunciamientos del actual Papa no serán causa de que sea nombrado como San Jorge Bergoglio, en realidad tampoco debería, creo, ser ese el objetivo de su mandato….seguramente no lo es.

    Es posible, también, que sus pronunciamentos o acciones públicas, no sea lo más importante o lo más trascendente de su “pontificado”, quizás sea lo que no se vea, lo que más esté influyendo.

    Como debió ocurrir antes con su antecesor en el cargo, Juan Pablo II, sin cuya actuación, no hubiera sido posible la aceleración en el desbaratamiento de la antigua URSS.

    Juan Pablo II….sí está en los altares (con milagros incluidos).

    Igual otros…no aspiran a tanto.

  10. O'farrill 10 agosto, 2017 at 13:30 #

    Estupendos comentarios sobre una cuestión muy importante y felicidades al autor del artículo por haberlos provocado. Cada uno de los comentaristas piensa y opina desde diferentes experiencias y conocimiento del tema, lo que hace que se enriquezca en su contenido inicial.
    Como es natural, no existe una “verdad” incontestable. Ya es suficiente con que cada uno intente buscarla, tanto por separado como conjuntamente. Para eso están los “hechos” y su extraña concatenación en conflictos “montados” por intereses geopolíticos, geoestratégicos o simplemente económicos, donde lo de menos es el sufrimiento de las personas.
    Otro “hecho” parece ser la pérdida absoluta del concepto de “democracia”. Algo tan simple como el respeto de unos hacia otros. Para eso se lo reviste de adjetivaciones falsas, de organizaciones manipuladoras del mismo, que solo buscan el sometimiento incondicional de la población tomando la “seguridad” (falsa seguridad) como justificación.
    Otro “hecho” es la captura de la inteligencia, por unos motivos u otros. La rendición de los llamados “intelectuales” al poder del dinero o de la reputación construida “ex profeso” con abundancia de cargos y privilegios que repartir a los dóciles.
    Otro “hecho” es el desnortamiento social. La falta de referencias y de incentivos que no se midan en dinero ha llevado al infantilismo social, a la falta de criterios propios y a la comodidad del “desempoderamiento” como ciudadanos o a la cobardía hipócrita de las convenciones sociales paralizantes.
    Otro “hecho” es la ignorancia provocada por la desinformación deliberada, llenando de tópicos huecos el mundo de la comunicación.
    Otro “hecho” es la hipocresía política basada en la conveniencia de sus dirigentes. Nunca un político de verdad aceptaría la “disciplina de partido” contraria a su propia conciencia. Nunca un juez de verdad aceptaría leyes notoriamente injustas o ilegítimas por su injusticia. Nunca un empresario de verdad pondría los beneficios por encima de la dignidad del trabajador….
    Como vemos hay mucho camino que andar, mucha “mitología” por desenmascarar y cuestionar y, sobre todo, mucho que aprender, discernir, criticar, proponer, construir… entre todos y para todos.
    Un saludo.

  11. Paz guerrera sinrifle. 30 agosto, 2017 at 18:36 #

    El hombre que salvó al mundo?…

    Abro el TV: misil norcoreano surca el cielo japonés.. Y, misiles surcoreanos son disparados al mar.. (disuasión)..

    El medio oriente, sumamente doliente en guerras y matanzas.. Y en progresión..

    El mediterráneo.. Ya sabemos cómo anda el percal..

    Los desajustes de Sudamérica.. Y sus preparativos..

    Precariedad, crisis y una inflación “solapada” por esa moneda llamada euro.. (su moneda_su riqueza_sus guerras)… Y el largo etc que queda..

    Desertizacion, planeta esquilmado, plastificado, bombardeado… Y, todavía nos querrán ver “bien”.. Sanos- fuertes- bienpensantes- disponibles- vitales…

    No es el hombre… Sino cada un@ de nosotr@s.. Qué estamos haciendo?- con qué derecho o excusas..
    Quienes somos para “cargar con todo” de esta manera y estigmatizar a pueblos enteros ETCC..

    En cada un@ está la respuesta, qué estamos eligiendo?, y cómo queremos o desearíamos vivir- o sentir/nos…

    En cada uno/a está su conciencia con la que obrar y decidir.. Y nada de lo que ocurre Es Aceptable..

    Mi repudio más absoluto a quienes justifican las guerras en el nombre que sea.. Cualquier guerra…
    Tod@s en Conjunto.. Pudiéramos hacerlo mejor: probamos??…

    Erratas?… El corrector?.

Deja un comentario