LA INMIGRACIÓN: UN PROBLEMA QUE TENEMOS QUE RESOLVER

Donald Trump se ha estrenado en la Casa Blanca con la inmigración como uno de sus temas estrella. En realidad, es un tema muy complejo y que viene de lejos, además de que afecta a casi todo el mundo y no solo a Estados Unidos o a Europa.

Abordamos este asunto en este vídeo.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre Manuel Bautista Pérez

Ingeniero Aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid. En la Administración Pública ha sido Director General de Aviación Civil (2004-2009), Director General del Instituto Nacional de Meteorología (actual Agencia Estatal de Meteorología) (1986-1996) y Asesor del Ministro de Transportes, entre otros puestos. En el sector privado ha trabajado en el Grupo Anaya, como Director General de la División de empresas multimedia, y en la empresa Multimedia Resources como Director General. En el ámbito internacional ha sido Vicepresidente de la Organización Meteorológica Mundial, miembro del consejo de administración de organismos como el IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático), Eumetsat, Eurocontrol, etc., y ha trabajado para varios Gobiernos de América Latina como consultor del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, en temas de desarrollo estratégico.

, , , ,

29 Respuestas a LA INMIGRACIÓN: UN PROBLEMA QUE TENEMOS QUE RESOLVER

  1. EB 12 febrero, 2017 at 11:28 #

    Manuel, su planteo no es equivocado pero tampoco es correcto por la simple razón de que han pasado 40 y tantos años en que se hizo el mismo diagnóstico y se dieron las mismas recomendaciones que luego probaron ser ineficaces, groseramente ineficaces. Antes de plantearse si las circunstancias actuales son tan distintas como para proponer que esas recomendaciones podrían ser eficaces en los próximos 40 años, hay que entender por qué fueron ineficaces. Eso si, mucho se ha pensado y discutido el problema como lo prueban las cientos (¿miles?) de conferencias internacionales de los últimos 40 años, y si bien uno debe estar abierto a discutir nuevas ideas yo apuesto que no vamos a encontrar “nuevas soluciones”, es decir, que cualquier cosa que se siga proponiendo ya se ha propuesto –y seguramente ejecutado en alguna parte (mi apuesta se basa en 25 años de experiencia profesional en asistencia para el desarrollo económico de varios países de América y Africa y también de China, caso muy especial que mucho le ayudaría a entender el problema de las migraciones internas e internacionales).

    Lamento que usted, como antes Isaac y muchos otros, haga referencia a Trump como si fuera el malo de la película. Le quita seriedad a su planteo porque usted ignora lo que ha ocurrido en los últimos 50 años en EEUU y especialmente después de la gran reforma de 1986. Peor, usted caricaturiza la posición de Trump diciendo que es contrario a la inmigración cuando sus preocupaciones principales son la inmigración ilegal –recuerde, lo que Trump trata de hacer ya lo hicieron los demócratas antes por eso uno se ríe de los hipócritas y mentirosos– y los refugiados (algo distinto a la inmigración y que los españoles bien deberían conocer). Mucho peor: usted y muchos otros ignoran lo que está ocurriendo hoy en Europa donde la mayoría absoluta de la población está a favor de restringir la inmigración legal y poner condiciones serias a la aceptación de refugiados.

    Hoy los progres buscan desesperadamente excusas para recuperar el poder perdido, pero no tienen ideas nuevas y sólo ofrecen las mismas políticas fracasadas de ayer. Saben que su salvación está –como siempre– en excitar a la juventud con su falsa preocupación por “los demás”, por los oprimidos. Ya lo hicieron muchas veces antes, pero ahora la juventud no es suficiente para recuperar el poder en los países desarrollados.

    • Manuel Bautista 12 febrero, 2017 at 13:24 #

      EB, dice usted que “mis recomendaciones” ya se hicieron en el pasado y han sido ineficaces. Habría sido interesante que nos explicara por qué fueron ineficaces y qué es lo que, en su opinión (y con su dilatada experiencia), habría que hacer.

      Pero, en cambio,usted ha preferido dedicar parte de su comentario a advertirnos una vez más contra los “progres” y los “hipócritas”, lo cual era innecesario porque, al margen de que las compartamos o no, la mayoría de los participantes en este blog conocemos de sobra sus opiniones sobre estas “gentes”.

      Dice usted que caricaturizo la política de Trump porque él no tiene nada contra la inmigración legal y sólo contra la ilegal. Obviamente, el problema de todo Occidente (incluido EEUU) es qué hacer con la inmigración ilegal. Creí que se sobreentendía. Pero sigo sin entender por qué dice que la caricaturizo. Discrepo de él, eso sí.

      Finalmente, no entiendo en qué se basa usted para afirmar que yo ignoro lo que está ocurriendo hoy en Europa con los inmigrantes y los refugiados. Sinceramente, me parece una afirmación gratuita (y hasta diría prepotente) por su parte.

      Un saludo

      • EB 12 febrero, 2017 at 14:33 #

        Manuel, usted es el autor del post y yo soy un simple comentarista que me limito a recordarle que lo que usted dice ya decía a principios de los años 70. Mucho se ha discutido y escrito sobre el tema para que se ignore y usted lo ignora desde el momento en que repite algo ya dicho tantas veces. Si tiene dudas vaya a los documentos iniciales de la Alianza para el Progreso de John Kennedy, que aunque limitada a América Latina como respuesta a Fidel, puso las primeras ideas que luego tomarían cuerpo entero con Robert McNamara en el Banco Mundial. Y si quiere saber por qué fracasó lea a Bill Easterly. Y si quiere leer sobre los mil intentos de repetirlo siga la pista de Jeffrey Sachs.

        No, no es claro para nada que usted se refiriera a la inmigración ilegal porque las políticas que determinan lo legal o ilegal varían mucho entre países y en un mismo país han variado mucho. El caso de EEUU es bien notorio y HOY mismo está variando porque el grado de cumplimiento de las leyes varía mucho según sea la Administración que las debe hacer cumplir. Muchos progres ignoran lo que pasó bajo Obama en materia de cumplimiento de las leyes de inmigración y usted haría bien –antes de hablar de Trump– tomar en cuenta esos “pequeños” detalles. Peor, si además se confunda el problema de la inmigración ilegal con el problema de los refugiados –y si tiene dudas vea lo que pasa en toda Europa, empezando por España. Precisamente, su denuncia de Trump ignorando a Europa es lo que justifica lo que yo dije. Y también –antes de centrarse en Trump– debería tomar nota de lo que ocurre en todo el mundo hoy día. Pero en fin siempre es más fácil subirse a la moda del día.

        Y por supuesto que recuerdo a los progres. Sí, reconozco a los progres como una de las fuerzas políticas de nuestros días, y a su profunda falsedad como el principal instrumento para alcanza el poder, algo probado por las campañas grotescas de muchos medios de comunicación. Sería muy estúpido si ignoro la fuerza de los progres en su lucha por recuperar el poder perdido y en particular su disposición infinita a engañar a la masa.

  2. Sedente 12 febrero, 2017 at 12:01 #

    Urbanismo

    Urbanismo=trabajo=mejora=avance=confortabilidad=sociabilidad=educación=integración=intercambio=felicidad=futuro

    • Sedente 12 febrero, 2017 at 12:15 #

      Y no aquí, sino allí.
      Allí que es AQUÍ.

    • Sedente 15 febrero, 2017 at 11:13 #

      Voy a intentar condimentar estos ingredientes de la forma más breve posible con la intención de hacerles concebir una solución real y factible. (Entenderé cualquier decisión que tomen respecto a su publicación dado el tamaño de la misma).

      Supongamos que el gobierno de una nación “avanzada” hace saber que va a reunirse con el gobierno de otra nación donde sus habitantes sufren todo tipo de penurias.

      La intención de ésta reunión es solucionar, de verdad, estas desigualdades entre unos y otros con un afán reconciliador para fomentar un futuro esperanzador en un Mundo en paz y armonía.
      La nación con recursos limitados, claro está, está dispuesta, aún así, a ayudar de la mejor forma posible y en sus pequeñas posibilidades a subsanar esta gran injusticia mundial en su posible medida.

      Para ello hace público que quiere comenzar esta labor poniendo en práctica y a ello, la multitudinaria fuerza voluntariosa de las personas de su país que estén dispuestas a esta labor. Y, que además, cuenta con el respaldo y la iniciativa real de las fuerzas gubernamentales y de toda la nación, pues ellos con semejante iniciativa harán que pueda llevarse a cabo con éxito y todo el afán necesario para conseguirlo.

      Se promulga una convocatoria general en todos los sectores de la sociedad que quieran participar en tal labor para conseguir el éxito.
      Se establece la necesidad de las personas y las voluntades necesarias. En este caso, se requiere la colaboración de sectores energéticos, agroalimentarios, empresas especializadas en la obtención de recursos acuíferos en zonas de escasez, se predispone una parte de las fuerzas armadas especializadas en trabajos y ordenamientos civiles y de ingeniería. Se convoca así mismo a toda persona con posibles capacidades y voluntad para construir estructuras urbanísticas y de recursos alimentarios como granjas, sembrados, frutales y todo lo necesario para abastecer una pequeña población.
      Se requiere de diseñadores y arquitectos especializados en la creación de estructuras energéticamente sostenibles dadas las condiciones del lugar escogido. Se planean y diseñan en base a la población destinataria previendo el futuro crecimiento y sus necesidades.
      Se requiere de maestros e instructores capaces de poder llevar a cabo tal labor. Se promulga y alienta a las personas conocedoras del idioma a la que se va a destinar la ayuda y colaboración para establecerlos como puentes entre una y otra cultura haciendo que sirvan de mediadores y unión entre unos y otros.

      Una vez determinado el proyecto y las personas necesarias para llevarlo a cabo comienza la aventura de ponerlo en práctica y comienzan estableciéndose como prioritarias las primeras necesidades de los destinatarios. Así los especializados en la lengua autóctona, así como los capacitadores para la obtención de recursos naturales comienzan su labor.

      Se construyen los primeros edificios, como escuelas, zonas de reunión y dormitorios para integrar a los distintos integrantes de ambas culturas.
      Se construyen granjas y, gracias a la obtención de forma sostenible y estudiada para no dañar los recursos futuros de la zona, se construyen sembrados apropiados a la zona de bajo coste mediante la reutilización de las zonas acuíferas.
      Maquinaria prestada o no utilizada del país de origen sirve para tal fin.

      Se elige la ubicación apropiada para todo ello y se tiene en cuenta la distribución futura y necesidades que la población podrá tener.
      Haciendo uso de toda la tecnología y capacidad moderna en la obtención y generación de recursos se establece una zona de abastecimiento cercana para la obtención y creación de los materiales necesarios para construir y llevar a cabo tal labor.

      Con todo ello se potencia la integración de personas desempleadas pero con capacidades de todo tipo que tengan la voluntad de vivir tal acontecimiento de integración y ayuda mutua.

      En un breve periodo de tiempo, las estructuras comienzan a levantarse gracias a la voluntad y buen afán de la fuerzas y éxito puestas en ello.
      La población necesitada comienza a saborear los beneficios de la ayuda y gracias al periodo desde el comienzo hasta el momento se ven integrados realmente en la idea de que algo está cambiando para bien.

      Sus casas son mejores que las de ningún otro pues en ello se ponen todos los recursos que la sabiduría y habilidades de los cooperantes son capaces de realizar.
      Es así que tienen estructuras sostenibles, fácilmente reparables y reciclables. Han aprendido y colaborado en hacerlo. Todo se construye teniendo en cuenta las necesidades de la población destinataria. Las mejores ideas y el mejor proyecto se a puesto a su servicio.

      Una vez finalizado el proyecto los lazos de unión entre ambas culturas están aseguradas.
      Personas de uno u otro sitio deciden establecerse o continuar prestando su ayuda y colaboración.
      Un nuevo y más ambicioso proyecto se pone en marcha.
      La experiencia tenida hace mejorar el nuevo proyecto.

      Ahora supongamos que dada la iniciativa de el gobierno en cuestión, otros países deciden también colaborar de igual forma aunando esfuerzos y recursos humanos, tecnológicos y materiales para tal fin.

      Un nuevo orden mundial tiene comienzo.

      La colaboración entre diferentes culturas y regiones en el planeta comienza a tener una base sólida puesto que en ello no existe afán especulativo sino una verdadera intención de subsanar errores en favor de un futuro mejor entre todos.

      Algunas guerras latentes comienzan a cesar ante el alcance de tal iniciativa.
      La necesidad de gastos ingentes en defensa comienza a disminuir en favor de la creación de grupos de personas capaces de incluir iniciativas saludables en todo el proyecto.
      El gasto en recursos innecesarios es ahora utilizado en la creación de ideas, tecnologías e integración de todas las sabidurías que el hombre ha cosechado durante toda su Historia para el beneficio común.

      El avance en la cultura global es palpable y visible puesto que las ideas de unos son utilizadas por otros con la idea de un afán de mejora continua.
      Este es un futuro factible y necesario. Imprescindible.

      La idea de un Mundo unido se ha formado.

  3. Loli 12 febrero, 2017 at 17:43 #

    El tema de la inmigración nos puede parecer que no es algo nuevo.

    Siempre solemos describir la historia desde los perfiles más próximos en el el tiempo.

    Creo que adolecemos, en general, de ser capaces de analizar la realidad, o realidades, con perspectivas más amplias.

    Europa y en general los países desarrollados han vivido el tema de la emigración desde muchos matices y estados.

    No es lo mismo hablar, por ejemplo, de cómo eran sentidas estas migraciones en una Europa en “pleno auge” de crecimiento económico, a como son vividas ahora.

    Por no ir más lejos, no es lo mismo, ni siquiera para aquellos países considerados de segunda velocidad en ese crecimiento, como los del sur de Europa, y quizás Irlanda también, donde a pesar de todo, había un factor que invitaba a expectativas de despliegue dentro de un horizonte de rápido desarrollo económico.

    Ese factor era una pirámide de población ancha en su base, y en crecimiento.

    Otro factor, era, también quizás, el desbarajuste territorial, y por tanto también económico y social, al que se sometió a países menos desarrollados, como en Africa, forzando el nacimiento de naciones que nada tenían que ver con el comportamiento ancestral de sus poblaciones, y arancelando, como indica Manolo, los productos de los países “en vías de desarrollo” de otros continentes.

    El tema es que no hemos sido capaces de mirar, de dirigir nuestra atención a una buena parte del mundo, si no era para determinar sus economías, o interferir, que no ayudar, en su desarrollo natural, y bloquear su posible competitividad en nuestros mercados.

    Pero….resulta que hemos dejado de mirar tanto, que nos vemos sorprendidos por poblaciones que sí se han desplegado, después de todo, y en donde las políticas intervencionistas para que su desarrollo siguiera supeditado a nuestras necesidades, han generado situaciones de guerra y conflictos, insostenibles.

    Y nos encontramos con sociedades jóvenes, cosa que aquí no se está dando, y además preparadas….esos pueblos, ciudades extendidas en el desierto de antiguas civilizaciones, resulta que no son gentes nómadas y pastores, son profesores, ingenieros, abogados, físicos, informáticos y…también pastorean y se dedican a la agricultura, como aquí.

    Resulta que esas personas que atraviesan en continente africano, vienen, muchos, además de con un bagaje cultural a cuestas, con una fuerza que aquí, en los países de la Vieja Europa, nos está fallando, y ¡cuidado!, porque EEUU, es un país joven, gracias a que es un país de emigrantes, pero …¿qué ocurre en esa América Profunda, tremendamente dañada económicamente, es cierto, por las políticas económica de sus diferentes gobiernos?, que el nivel cultural, quizás esté también dañado, que las poblaciones se endogamizan ante los mensajes xenófobos, y esa América que no vemos en las grandes ciudades costeras, también se degrada.

    Nuestras sociedades necesitarían de un rápido cambio de sus conceptos de bienestar y desarrollo, para abordar lo planteado por Manuel en su vídeo.

    Cambio que se podría dar, pues la apuesta por ayudar de verdad a las economías de los países en vías de desarrollo, pasaría por renunciar a nuestra forma de mercado, y con ello, a nuestra forma de financiación y con ello, a replantearnos nuestro modelo social.

    Pero, me temo, que, ni estamos en condiciones de plantearnos renuncia alguna, y los cambios catastróficos a los que, de algún modo, todo esta manera de no abordar las realidades de los pueblos, se han producido en muchos de ellos, está llevando a un punto crítico el tema de las migraciones.

    Y los puntos críticos implican cambios sustanciales, sin referencias en el pasado.

    Y nos va a pillar, mirándonos, aún sorprendidos, al…tendido.

  4. Mª del Mar 12 febrero, 2017 at 21:14 #

    Manolo nos expone la situación actual y el problema que se plantea a un futuro inmediato, pero yo creo que no debemos olvidar el pasado.

    “Aquellos polvos traen estos lodos”. Gran parte de las economías europeas se han fortalecido a costa del expolio que se ha llevado a cabo en las colonias. África está por ver si hubiera tenido el progreso y el desarrollo que ha podido tener Europa, en cualquier caso no han tenido la oportunidad, y aún hoy se busca una mejora relativa, comedida e impidiendo que pueda llegar a ser una economía competitiva: lleve un pobre a su mesa; pero el pobre es él y yo soy quien invito. A ver si se van a cambiar los roles.

    Lo que sí está claro es que Europa, como otras grandes potencias, tiene una deuda histórica de la que no podemos desvincularnos y que posiblemente haya que responder en algún momento de ello.

  5. Loli 13 febrero, 2017 at 9:59 #

    Hola Mª del Mar:

    Lo que quería decir respecto al “pasado” en el tema de la migraciones, era que nos hemos acostumbrado a mirarlas bajo la referencia única y exclusiva de lo que consideramos nuestra “Propia Historia”.

    No solemos tener en cuenta que esa “Historia” se ha desarrollado en interrelación de la del resto de pueblos que habitan el mundo.

    Tampoco parece, en general, que por parte de los gobiernos de los países “desarrollados”, se haya cultivado demasiado el interés por conocer, siquiera, la existencia de otros pueblos, a no ser en función de intereses económicos o exóticos y fomentando “la curiosidad anecdótica”, nunca de forma profunda.

    No se ha incentivado el interés por conocer y preguntarnos cómo estaba diseñada la financiación de nuestros modernos Estados del Bienestar, al menos en cuanto a lo que nivel divulgativo y oficialista se refiere.

    Todo venía de nuestro trabajo y méritos, ¿cómo se estructuraban esos conceptos en la realidad?, no importaba…no parece importar.

    Por ejemplo; siempre me ha producido enfado el enterarme del alto desconocimiento que parece haber en buena parte de la población norteamericana (al menos aparentemente), respecto a la ubicación geográfica de la Península Ibérica, y su continua confusión con la de Países Latinoamericanos de su entorno…y de su influencia también.

    Pues bien, últimamente me he sorprendido desagradablemente a mí misma, por la inmensa ignorancia que poseo sobre los países, estructuras y poblaciones de Oriente Medio y Asia Menor, a raíz de los crueles acontecimientos que azotan esas zonas, y de las que ya nos preocupamos todos, porque nos están afectando también….que sí no…pues ahí está el continente Africano, Corea del Norte, Afganistán, los intrigantes pueblos de las montañas pakistaníes, las islas olvidadas del archipiélago filipino…y tanto otros lugares.

    Reconozco que no tenía ninguna idea conformada sobre la existencia de grandes y desarrolladas concentraciones urbanas, como las de las martirizadas Homs y Alepo, cuyos esqueletos arquitectónicos de lo que fueron edificios y avenidas, dan idea de ese desarrollo.

    Ni idea tampoco de cómo son sus gentes, cómo vivian, cómo eran sus trabajos, estudios y pasiones, cómo pensaban, cómo piensan y cómo sienten., ni idea de sus universidades, industrias, patrimonio cultural actual, sus escritores, músicos o pintores,…y resulta que existen…a montones.

    Ciudades en zonas amplísima de territorios de grandes movimientos de pueblos, como Kobanne, añorada en su prosperidad y cultura por su habitantes kurdos.

    Una envergadura tal de pueblos e historias, que sin embargo…no las conocemos, hasta ahora.

    Con ello me estoy refiriendo a que la ignorancia, a nivel de sociedad civil, nos hace hacer diágnosticos equivocados respecto al momento en que vivimos, pero también, y eso es lo peor, juicios de valor generalizados y groseros.

    Y, a lo mejor, es esa ceguera, o ese “mirar para otro lado”, para no ver la existencia de muchas más realidades que las nuestras propias,es una de las causas que provocan, finalmente, que otros sí decidan “mirarnos de frente”…y cuando no hay un sitio donde volver…se avanza hacia adelante…no queda otra.

  6. O'farrill 13 febrero, 2017 at 13:29 #

    En primer lugar deseo felicitar al autor por su exposición audiovisual de un tema muy poliédrico y, por ello, sujeto a múltiples interpretaciones y opiniones como es el de las migraciones humanas. Unas impuestas por necesidades y coerciones (como los conflictos bélicos) y otras por la propia naturaleza humana de querer conocer y aprender. De ahí que sea muy pertinente el distinguir ambas figuras.
    Desde la Prehistoria los humanos se han movido a lo largo y ancho del planeta. En unos casos para cubrir necesidades básicas o por el mero hecho de descubrir nuevas tierras. En nuestros días sigue existiendo el modelo, pero agravado por quienes realizan de forma simultánea el efecto llamada (exhibición grosera de unas formas de vida cómodas en el mundo occidental) y el efecto intimidación a través de conflictos bélicos “precocinados”por intereses geoestratégicos o económicos. Ese es el grave problema que nadie es capaz de denunciar ante la ONU porque… ¿serviría de algo?
    Hemos explotado recursos naturales de países para beneficio de occidente, les hemos dicho que sus culturas y tradiciones son primitivas y poco prácticas y les hemos impuesto “modelos” que nos convenían con la globalización. La colonización cultural y social denunciada por la periodista Frances Stonor en su obra “La CIA y la guerra fría cultural” era el complemento ideal para otras “intervenciones” imperiales en todo el mundo, siguiendo los pasos de otros imperios desde la antigüedad hasta nuestros días.
    Como muy bien se sabe (pero se oculta) son precisamente esas intervenciones y operaciones encubiertas las que al final obligan a los desplazamientos de millones de personas fuera de sus hogares y de de sus tierras al romperles no sólo sus raíces culturales y económicas (por muy básicas que fueran) sino sus relaciones humanas y familiares de coexistencia pacífica.
    Estamos ante unos “aprendices de brujo” que ha ido generando situaciones monstruosas que luego han sido incapaces de controlar (y, cuando lo han hecho, han acabado por empeorar la situación). Eso es lo que parece ha colmado el vaso de una gran parte de ciudadanos que empiezan a rebelarse contra los muchos despropósitos de sus gobiernos. Una gran parte de ciudadanos que se conforman con vivir cada día en paz con sus vecinos y consigo mismos en lugar de ir a hurgar en las esencias de otros pueblos y otras tierras. Si llega ese día en que cada cual se conforme con resolver sus problemas domésticos en lugar de imponer su “fundamentalismo” (Galtung) y hegemonía social, políitico y económico, el mundo por sí mismo, encontrará su propio camino en paz y libertad.
    Un saludo.

    • EB 14 febrero, 2017 at 2:22 #

      O’farrill: Poco o nada sirve denunciar algo a la ONU porque es una cueva de parásitos bien pagados al servicio de gobiernos nacionales, muchos vulgares dictaduras con excusas celestiales o terrenales. En todo caso mi visión del orden mundial es distinta a la suya y jamás esperaría que la humanidad cambie tanto como para generar un nuevo orden en que todos podamos ser felices y comer perdices en un ambiente bucólico.

      Sí, el orden mundial sigue dependiendo de los intereses de los estados-nación, legado histórico de Europa. El hecho de que una Europa envejecida pueda pelearse sólo los días de Champions League no implica que el resto del mundo acepte la falsa paz de los europeos. Siempre ha habido y habrá intereses de todo tipo tratando de sacar provecho de sus supuestas fortalezas y de las aparentes debilidades de los otros, algo que muy bien saben los europeos luego de haber practicado este juego por dos mil años. Esos intereses hoy están fuera de Europa (aunque todavía algunos europeos pillos buscan como aprovechar algo de su pasado) y por supuesto eso molesta e irrita a los europeos. Sí, ya nada pueden hacer por un nuevo orden mundial y deben conformarse con ser espectadores de lo que ocurre en el resto del mundo; para peor echaron a sus dioses y ahora no pueden rezar para pedir protección divina. Sólo les queda hacer lo mismo que tantos pueblos pequeños de Europa hicieron por siglos, esto es, intentar apaciguar a las bestias de turno para que no traspasen las murallas, pero hoy esa tarea es mucho más difícil que antes y los viejos no parecen tener la capacidad para identificar sus bestias. Peor, lo mucho o poco conseguido en los últimos 50 años también está amenazado por una fuerza interna: la gran mayoría de sus propios políticos prometen proteger el estatus quo pero negando que esté amenazado y para que no quepa duda “comprando” soluciones mágicas (a propósito ayer me reí leyendo este excelente artículo
      http://www.libremercado.com/2017-02-12/domingo-soriano-pensiones-el-discurso-mas-peligroso-jamas-realizado-81375/ ).

      Para el resto del mundo, Europa se ha convertido en el abuelo al que todos dicen respetar pero al que sacrificarán pronto si así les conviene. Por el momento, Europa sobrevive gracias a que los principales conflictos en el resto del mundo siguen estando “bastante” contenidos dentro de límites regionales, esto a pesar de que su contención se ha estado debilitando porque la Administración Obama dejó clara su poca disposición a incurrir en el costo de una contención eficaz y hay dudas sobre si la nueva Administración Trump estará dispuesta a hacerlo. La mentira de que los conflictos nacionales y regionales se pueden contener dentro de sus límites territoriales a un costo bajo es de mucha utilidad para los políticos en general y para los políticos progres en particular porque así tienen más fondos públicos para su beneficio personal y tribal (este beneficio se “justifica” como pago por prestar servicios útiles aunque de baja calidad a la masa electoral y por redistribuir ingresos en favor de algunos clientes). No importa cuantos abogados, filósofos y charlatanes europeos prediquen la universalización de los derechos fundamentales, a nivel internacional el respeto de esos derechos sigue supeditado a las decisiones de los gobiernos nacionales y por lo tanto el orden mundial sigue dependiendo de la capacidad para contener la violencia. Aunque la expansión de los conflictos nacionales y regionales sean contenidos “en medida importante”, se puede esperar que sigan causando olas de migrantes y refugiados. Y como tantas veces antes, las olas se “gestionarán” por los países receptores de acuerdo a las circunstancias y no a los principios éticos de una minoría iluminada.

      • Sedente 14 febrero, 2017 at 9:02 #

        Todo esto lleva su parte de razón, como todo lo que Usted dice pero ,¿Qué ocurrirá cuando esas olas sean tsunamis?
        ¿Cómo gestionara un tsunami de 1.500 millones de personas que hartas en su condición humana por ser saqueadas y ninguneadas decidan levantarse y ponerse a caminar?
        ¿Y que hará cuando sean 3.000 millones de personas las que se levanten?
        ¿Y qué les dirá cuando necesite de esos miles de millones algún metal que esté bajo sus pies?
        ¿Los seguirá moviendo y colocándolos en tiendas de campaña manteniéndoles hambrientos o algo peor, para poder recoger los minerales con los que construir su exclusivo futuro y bienestar?
        ¿Cree Usted que podrá “gestionar” esa situación sin incidencias en las conciencias de todo el resto del mundo capacitado como humanos en su juicio para poder distinguir la podredumbre moral de una existencia inmunda?
        ¿Cómo gestionará Usted la abominación de la desolación que genera esta forma de vida insostenible en un planeta que tiende a desbordarse por nuestro desigual modo de vida?

        Mejor que comience a pensar en algo pronto.

        http://countrymeters.info/es/World

        • EB 14 febrero, 2017 at 10:35 #

          Sedente, disculpe pero mis comentarios son cortos y no permiten transmitir el contexto histórico de la larga evolución de la humanidad en que debe situarse lo que hoy sucede. Por el contrario sus comentarios reflejan ignorancia de esa historia y en particular de la historia de los últimos 100 años (recuerde que este año recordamos el centenario de la Unión Soviética, una de las bestias más grandes que haya conocido la humanidad), lo que no me permite darle una respuesta buena y corta. Si usted es joven, deje la ficción, lea historia y aprenda lo poco sabemos sobre Ciencias Sociales, en particular sobre Economía.

          • Sedente 14 febrero, 2017 at 11:06 #

            Excusas.

            Usted se vuelve a referir al pasado.

            ¿Economía?

            Economía:
            1. f. Administración eficaz y razonable de los bienes.

            Bien:
            1. m. Aquello que en sí mismo tiene el complemento de la perfección en su propio género, o lo que es objeto de la voluntad, la cual ni se mueve ni puede moverse sino por el bien, sea verdadero o aprehendido falsamente como tal.

            4. m. Econ. Todo aquello que es apto para satisfacer, directa o indirectamente, una necesidad humana.

            Y si prefiere el plural:

            6. m. pl. Der. Cosas materiales o inmateriales en cuanto objetos de derecho.

            Si el concepto de eficacia y razonabilidad se refiere solo a unos pocos, es evidente que ni es eficaz ni es razonable en términos absolutos.

            ¿Se da cuenta que entre las definiciones de economía aparece la palabra “Bien” y ella está sujeta a la “Voluntad”?

            ¿Cual es entonces su “voluntad” en solucionar las cosas?

          • EB 14 febrero, 2017 at 12:26 #

            Mi voluntad y mi capacidad de ayudar a quienes me contrataron como asesor económico durante 50 años de carrera profesional quedaron probadas por los buenos honorarios que me pagaron.

            Me alegro que haya comenzado leyendo el diccionario. El camino es largo pero es un buen comienzo. En China tuve un ayudante que para aprobar el TOEFL con la máxima nota se leyó un diccionario de inglés lo que le permitía, según él, ampliar su pobre vocabulario. Y sí sacó la máxima nota.

          • Sedente 14 febrero, 2017 at 15:42 #

            Sí, y una de mis abuelas se refería a un “joven” cuando hablaba de alguien con ochenta y tantos años. Ella tenía por aquel entonces algunos más.

            Todo es relativo.

            Pero eso ya lo debe Usted saber, por supuesto, puesto que a veces parece que mira con sus ojos a las estrellas.

            Qué utópico suena eso de vivir en otros planetas, casi más que intentar hacerle ver a Usted que podría contribuir de forma más amable y cordial en favor de un bien común.

            Yo le propondría una nueva prueba que demostrase la valía de la que tanto presume. Una prueba como esas a las que se veían sometidos los grandes héroes de la literatura clásica. ¿Sabe Usted?
            Seguro que sí. ¡Qué tontería!

            Mire, en lugar de adjetivar peyorativamente a quienes le acompañan en esta vida, o además de eso si es que no puede contenerse, la prueba que podría usted realizar sería el ser igual de productivo y eficiente que fue en su trabajo gracias a su voluntad (si es que todavía tiene, que parece ser que sí, faltaría más), en contribuir en el bien común actual y futuro, ya que aparentemente no trabaja ahora para nadie más que para Usted y sus vanaglorias.

            La prueba consiste en hacer del Mundo un sitio mejor.

            Mire que fácil.
            Seguro que sus amplios conocimientos y experiencias son válidos para tal tarea.
            Los requisitos, como Usted sabe, los cumple sobradamente.

            ¿La remuneración?
            La remuneración es materialmente nula. Usted no la necesita.
            Su remuneración, si consigue alcanzar el éxito en la tarea encomendada, será el reconocimiento por parte de todos a su labor impagable.
            Como si fuera Usted un verdadero héroe.
            ¿Qué le parece?

            Le parezca bien o le parezca mal esa es su tarea asignada.
            Será evaluado, como todos, al final de su vida.

            Le recuerdo que el reloj sigue contando. El reloj no para.
            El reloj no para nunca.

            http://countrymeters.info/es/World

    • Loli 15 febrero, 2017 at 8:00 #

      “La violencia, el miedo, la huida, la pérdida de la infancia y la esperanza de una vida mejor…..”, leo en el periódico el Mundo de hoy respecto a un documental que al parecer se está produciendo por la cadena “Mediaset”.

      Habla sobre dos historias de “refugiados”, la de la propia directora, que tuvo de huir de su Chile natal, y la de una adolescente siria que “espera” en una isla griega.

      El miedo…ese es quizás, el principal escollo para permitir, primero, para que los países encuentren sus propios caminos de evolución y desarrollo, no somos capaces de consentírselo, segundo, para no entrar nosotros mismos en pánico, ante la posibilidad de ningún tipo de cambio, algo, por otro lado, fuera de nuestro control, por más que nos empeñemos, y que se produce sí o sí, porque los factores que actúan en una crisis, igual, ni los más próximos a áreas de poder, los conocen del todo.

      Por eso, puede que empiece a ser muy importante, que otros elementos de nuestra capacidad como seres humanos, se pongan en marcha.

      Saber que como tales, compartimos sensaciones, sentimientos, anhelos…., con gentes desconocidas…., es el gran reto, que igual nos falta, para antagonizar buena parte del miedo.

      Eso daría pie a querer conocer más, e igual, entonces, lo que parece que tenemos, a lo que nos parece imposible renunciar….no aparentaría tan dramático, no sería tan imposible reconocer que existen “necesidades” que no son del todo reales, que son más dúctiles de lo que se nos vende.

      ¿Alguien sabe de un “orden mundial establecido” que sea real?….No poseemos un conocimiento, creo, de la realidad, y eso sí es científico, ni de sus Leyes, como para aseverar que ese “supuesto orden”, existe, por más que así se manifieste desde unos cuantos estamentos basados en el puro “mercado”….la Economía no es una ciencia.

  7. Andrés 14 febrero, 2017 at 8:39 #

    Estimado Manuel,

    Muchas gracias por tan buen planteamiento de la situación. Me parece que ha ayudado a evidenciar que no estamos haciendo mucho para solucionar la situación. Parece que tanto este como muchos otros temas (cambio climático, sobrepoblación, etc.), son parte de una crónica de una muerte anunciada.

    Aunque se puede ampliar a muchos temas y regiones, a modo de ejemplo, continuemos en el tema de la inmigración.

    Parece que no se encuentran soluciones, porque de partida esperamos que desde nuestra posición privilegiada (industrial, cultura, económica), podamos solucionar la inmigración ilegal que se avecina, pero sin que cambie nada que nos haga perder esas posiciones privilegiadas. Es decir, contradictoriamente buscamos una solución que cambie de forma radical toda la situación, pero que en nosotros no cambie prácticamente nada (país, privilegios, fortalezas, etc.).

    Estamos tan apegados al status quo (en infinidad de niveles), que no vemos ni queremos ver que las soluciones pasan por impulsar cambios fundamentales en aquello que más valoramos, en aquello que consideramos que nos hace ser el llamado primer mundo.

    ¿Queremos combatir la inmigración ilegal, permitiendo que los demás trabajen de forma marginal en una labor de apoyo a nuestro status quo? La solución definitiva no puede ser simplemente que ellos nos siembren los tomates y las lechugas para nuestras lujosas ensaladas. En un principio, sí puede ser parte de los pasos iniciales a corto plazo, pero sin duda eso está extremadamente lejos de una solución sistémica y radical, sin parches ni remiendos.

    ¿Por qué la desigualdad? ¿Acaso no tiene algo que ver aquí? ¿De dónde viene la desigualdad? ¿Es consecuencia de algunos pocos corruptos o es intrínseco al sistema económico?, en dicho caso ¿Podemos cambiarlo?

    Parece que es posible cambiarlo, pero no sólo requiere de cambios organizativos ni de directrices económico/políticas. También es necesario un cambio en la forma de interpretar el mundo de manera personal. Una manera en que no nos guiemos tanto por los fines, y valoremos más los medios. Sin duda, ello pasa por un cambio educativo, dentro y fuera del aula, en donde se enseñe más a actuar desde la propia inteligencia y menos sobre las ideas previamente establecidas. Enseñar a ser irreverente ante las ideas previas, cuestionándolas inteligentemente, no alabándolas.

    Pero todo eso probablemente parezca más complejo que ponerlos a sembrar.
    Sin embargo a la solución correcta a un problema, no le importa si ella misma nos parece compleja o no.
    La solución a un problema, no siempre es la que nos gusta, ni la que esperamos. En ocasiones, es la que es.

    Un saludo.

    • Manuel Bautista 15 febrero, 2017 at 19:46 #

      Estimado Andrés,

      Estoy completamente de acuerdo en que no vamos a llegar a una solución “definitiva” con medidas de simple parcheo. Será necesario impulsar cambios fundamentales que, casi seguro, implicarán modificaciones sustanciales en nuestro statu quo.

      Desde esta perspectiva, dejar que sean ellos los que siembren las lechugas o los tomates que nos comemos es muy probable que solo fuera el primer paso. Y que después esto llevaría a otro y a otro más.

      Pero así sería un proceso de transformación progresivo que haría posible que, paralelamente, se fuera dando un cambio de mentalidad en Occidente y una adaptación de las estructuras productivas y socioeconómicas. Esta sería la componente más efectiva del cambio educacional del que hablas y que, desde luego, es fundamental.

      El problema es que tampoco podemos ignorar que este fenómeno de la inmigración se sitúa dentro del mismo contexto en el que también se contempla, por ejemplo, el proceso de robotización y su consiguiente eliminación de empleos, el del envejecimiento de las poblaciones de Occidente (y su consiguiente pérdida de vigor físico y psicológico) y, en definitiva, el de la propia crisis económica que amenaza la sostenibilidad de nuestros Estados de Bienestar.

      En este contexto, es completamente lógico que el miedo atenace a las sociedades occidentales y se mire, como alternativa, la de la bunkerización. Pero quienes están obligados a mirar más allá y a pensar a largo plazo, tanto en España como en Europa, deberían pensar en la “solución correcta” y en la aplicación más suave posible de la misma.

      Un cordial saludo

  8. EB 14 febrero, 2017 at 13:16 #

    Los viejos quejosos y los jóvenes ignorantes deberían prestar más atención a la posibilidad de que en los próximos 100 años los humanos nos integremos en algún orden universal, sea porque viajemos a otras planetas o porque extraterrestres nos visiten. La primera posibilidad parece más interesante porque podemos aprovechar nuestra larga historia en conquistar la Tierra hasta haber cubierto prácticamente todo el planeta. Por supuesto, los viejos quejosos se beneficiarán sólo si muchos terráqueos deciden emigrar a otros planetas y les envían buenas remesas de “roca-dólares”. A su vez, los jóvenes ignorantes se beneficiarán si son forzados a trabajar limpiando a los viejos quejosos (en comparación con cavar pozos para luego volver a taparlos como proponían los keynesianos, hoy este uso de su tiempo parece productivo). Sí, la teoría del chorreo funciona aunque duela mucho a los progres porque es un argumento contra sus promesas falsas de redistribución.

    • Sedente 14 febrero, 2017 at 15:43 #

      Ha quedado Usted muy bien en esta foto.

      Bien a la derecha como a Usted le gusta. Se le ve ahí en una esquinita. Ahí abajo a la derecha. ¿No se ve?

      Si quiere ya le saco yo otra foto dentro de unos días para que pueda Usted centrarse un poquito más. A ver si así se le ve con mejor compostura gracias a la tarea encomendada.

      Y por cierto, no vale hacer trampas. ¿No se lo han dicho?
      Eso de enviarnos a los demás a otros planetas o ponernos a fregar y limpiar es hacer trampas. Sí.

      Su anterior jefe seguro que le hubiera por lo menos regañado si le dice que a la competencia la iba a mandar a Alfa Centauri. Un hombre tan serio como Usted y con los pies en el suelo. ¡Por favor!

  9. pasmao 15 febrero, 2017 at 0:00 #

    Buenas noches

    Echo en falta en todo este problema de la emigración un factor que en mi opinión ha contribuido a acenturla hasta el paroxismo: EL ISLAM

    Es mas, yo diría que es sobretodo el islam de origen whabita, financiado con los petrodólares de las monarquías del golfo.

    Antes de que cayera el muro de Berlín y acabara la guerra fría en muchos paises africanos mandaba o tenía mucha influencia la URSS. Me refiero a Maritania, Argelia, Tunez (menos), Libia, Egipto, Sudan, paises del cuerno de África, así como otros del africa negra como Mozambique (Cuba..).

    También en otras partes donde el islamismo es ahora un problema. Siria, Irak, Afganistan.. incluso Bosnia.

    Fue caer el muro y empezar a fomentarse desde USA/Monarquias del Golfo un Islam (via subevenciones a Madrassas y mezquitas) en todos esos paises, con el corolario final de esa primavera árabe made in Obama/Hilary que tantos “réditos” nos hadejado.

    Nunca se comenta en todo este tema de las emigraciones la responsabilidad de los bomberos pirómanos (que no son sólo los rescoldos de la política colonial de UK y Francia) promocionando caos y políticas de natalidad delirantes de las monarquías del golfo.

    Mucho criticar a Europa pero no veo yo mucho interés de emigrar precisamente a esas monarquías, donde las afinidades culturales derivadas de tener una misma religión y una base cultural (idiomática) deberían de facilitarla. Y recursos visto el panorama de rascacielos, AVEs, Mundiales de futbol, circuitos de f´rmula 1.. no faltan.

    Un cordial saludo

    • Manuel Bautista 15 febrero, 2017 at 19:54 #

      Estimado Pasmao,

      Es cierto que, al hablar de inmigrantes, se plantea un problema especial con los de cultura islámica. Y esto no se puede obviar porque salta a la vista. Por razones históricas, culturales, políticas, policiales y de todo tipo, en Europa existe un recelo especial hacia la inmigración islámica.

      Por otra parte, si nos remitimos a la historia reciente es evidente que Estados Unidos y Europa han actuado con bastante torpeza en relación con el mundo islámico. Siria, Irak y Afganistán son solo algunos ejemplos de ello.

      Y, por supuesto, si nos fijamos en el “juego” de los países árabes ricos, empezando por Arabia Saudí, solo cabe concluir que es de lo más sospechoso e inquietante.

      Pero, llegados al punto en el que estamos, no es nada fácil decir qué es lo que hay que hacer. Y en mi opinión sería un error mayúsculo meter a todos los musulmanes en el mismo saco, desde el punto de vista de sus posibilidades de establecer una convivencia armoniosa con los occidentales.

      Pero, en todo caso, esto constituye un tema en sí mismo.

      Y tampoco creo que podamos pensar que si no hubiera inmigrantes islámicos el problema de la inmigración sería mucho más fácil de afrontar.

      Un cordial saludo,

      • pasmao 17 febrero, 2017 at 14:16 #

        Apreciado Don Manuel

        Precisamente por lo que usted dice “sería un error mayúsculo meter a todos los musulmanes en el mismo saco, desde el punto de vista de sus posibilidades de establecer una convivencia armoniosa con los occidentales.” Me parece indignante el que se haga la vista gorda con estos “amigos” (de nuestras clases dirigentes) incómodos.

        Y me refiero, cómo usted supondrá al Islam “Made in Monarquías del Golfo”, Wahabí, o cómo se lo quiera denominar.

        Hace tres telediarios el gobierno Trump (nuevo jefe de la CIA) ha condecorado a uno de los jefes de la familia Saud por su lucha contra el terrorismo. Cómo si aquí se nos ocurriera condecorar a Otegui..

        Insisto en que la presión migratoria no sólo sería menor, si no que sería mucho mas manejable si esa gente que ha destrozado la herencia soviética de una cierta laicidad allí e infestado mezquitas y madrasas también aquí, no hubiera tenido el apoyo que ha tenido.

        A su lado alguien como Jomeiny y el régimen de los ayatolas son ursulinas.

        Con el corolario, igual era también algo que se buscaba per se, de convertir el problema árabe – israelí (territorios) en uno religioso, donde como sabemos es mucho mas difícil llegar a acuerdos civilizados.

        un cordial saludo

  10. EB 15 febrero, 2017 at 20:11 #

    Manuel, la historia de los estados-nación de gran tamaño territorial nos ayuda a entender los problemas de migraciones y excepcionalmente de refugiados (caso del huracán Katrina en EEUU). Mis primeros trabajos de asesoría económica tuvieron que ver precisamente con esos problemas en Argentina cuando todavía había interés en disminuir la migración del campo al Gran Buenos Aires y el gobierno nacional daba incentivos fuertes para aumentar la producción en las provincias más lejanas (esos primeros trabajos coincidieron con el anuncio y el comienzo de la Alianza para el Progreso). Hoy leo este artículo

    http://www.livemint.com/Opinion/ba1tQUh11aS1O4W340xNnO/The-pathologies-of-redistributive-resource-transfers.html

    sobre lo que está ocurriendo en India y en que sus autores (economistas no periodistas) hacen la comparación con la ayuda externa. Aunque las situaciones de India hoy y Argentina ayer son distintas en aspectos importantes, no me sorprende que los resultados de las ayudas de los gobiernos nacionales sean poco eficaces. Sí, décadas atrás se podía pensar que esas ayudas y también las ayudas externas fueran eficaces como lo sugerían las evaluaciones que entonces se hacía del Plan Marshall para la reconstrucción de Europa, pero luego aprendimos que la eficacia de este Plan de reconstrucción poco nos enseñaba sobre los desafíos de desarrollar zonas donde nunca se había construido algo.

  11. Rafa 16 febrero, 2017 at 11:09 #

    Independientemente de las soluciones que Manuel Bautista propone, y las preguntas que nos formula, que me parecen acertadas, creo que son insuficientes, porque en el problema de la inmigración, subyace otro a mi modo de ver, de enfoque mas global.

    La inmigración, que es histórica, se acentúa a partir de las expansiones coloniales de las potencias occidentales.
    En aquel momento, con la prepotencia que caracterizó la colonización, entramos a saco en territorios para nosotros sin desarrollar, llevandoles nuestra cultura y nuestra civilización.

    Pues bien, en este momento seguimos en la misma tónica (enfoque solo occidental), para solucionar el problema que ellos nos plantean ahora.

    Está bien el intento de desarrollar, el nivel económico de estos paises, pero la primera fase, sería no empobrecerlos más.

    Todavía seguimos sin preguntarles, si quieren que les exportemos nuestras guerras, y estructuras económicas, provocándoles hambrunas y catastrofes humanitarias.

    Ahora queremos solucionar, nuestro problema, sin solucionar realmente los que les hemos creado a ellos, por lo que cualquier decisión tomada al respecto sería un parcheo.

    El enfoque nuevo, teniendo en cuenta sus puntos de vista, ayudaría también a solucionar nuestro problemas.

    No se trataría de hacer (situación utópica ), de Sudan del Sur una nueva Francia, si nó de hacer de verdad, un mundo global, y no solo un mundo occidentalizado.

    Un abrazo

  12. M.A 19 febrero, 2017 at 18:23 #

    Si creo y estoy de acuerdo con Manuel Bautista, en que hay que extirpar el tumor de raíz, pero reconociendo su dificultad. Se está diferenciando las distintas migraciones;pueblos que huyen del terrorismo y otros que huyen del hambre. En el fondo da lo mismo. Se están levantando una inmensidad de gentes que no pueden vivir en la tierra en que nacieron, para buscar otra de acogida que resuelva sus problemas. Pero si hurgamos en el origen de esta catástrofe podemos ver la mano de los antiguos colonizadores y, posteriormente, la de los servicios de inteligencia occidentales. Irak, Bin Laden, las Primaveras Árabes… Belgas, franceses, alemanes, ingleses, todos repartiéndose el pastel, sin preparar ni posibilitar algún relevo. En el Congo, cuando se independizó, no había universitarios. Es indecente. Como es indecente la corrupción desorbitada, convenientemente engrasada por gobiernos occidentales. Es dificil el desarrollo de estos países, pero imprescindible, porque nadie quiere quedarse en su tierra, si esta tierra le va a devorar y le niega el pan y la sal. Es cierto lo que se ha comentado: tenemos una deuda que saldar. No se si es posible simultanear políticas d microeconomía — alumbrar pozos de agua potable, impulsar artesanías familiares,pequeña agricultura, ganadería, escuelas y hospitales comunales— que ya existen, con la gestión de grandes recursos naturales y macroindustrias en manos de multinacionales y que en el futuro pudiesen responsabilizarse las élites de estos países cada vez mejor preparadas. Difícil, si. Pero no imposible. Son interesantes los comentarios. En su día leer ” Corazón de las tinieblas” de Conrad, me sobrecogió. Posteriormente Vargas Llosa también se acerca al tema. En resumen, Buen articulo y buenos comentarios.

Deja un comentario