PREPÁRENSE PARA UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

La crisis catalana, que según el CIS se ha convertido en el segundo problema para los españoles, después del paro, parece conducirnos a una reforma constitucional.

El PSOE condicionó su apoyo al Gobierno en la aplicación del inédito artículo 155 a que aceptara abrir el melón de dicha reforma. Los demás partidos también parecen estar de acuerdo en la necesidad de renovar los pactos de 1978, que se dicen agotados (PSOE) o directamente rotos (Podemos).

Ante la explosión del problema catalán cada formación política tiene una idea distinta de la reforma que necesita España. Podemos y el PSOE, a rebufo de los socialistas catalanes, hablan de federalismo. Ciudadanos propone una reforma técnica del modelo autonómico que clarifique el reparto competencial y el PP va a remolque.

Gracias a Dios, la Constitución del 78 es de las conocidas como rígidas, dado que establece un procedimiento complicado de reforma que requiere de consensos, sin que un solo partido pueda imponer una modificación a los demás. Así, el procedimiento ordinario de reforma exige su aprobación por mayoría de 3/5 del Congreso de los Diputados y 3/5 del Senado. Es decir, para esta reforma simple de la Constitución serían necesarios 210 votos en el Congreso, con lo que, con el actual reparto de escaños, sería preciso el voto favorable del PP y del PSOE o, sin el PP, del PSOE unido a todas las demás fuerzas políticas (incluidos Ciudadanos y los partidos catalanes independentistas).

Si se quisiera abordar una reforma de las partes esenciales de la Constitución, como serían, entre otros, los artículos referidos a los derechos fundamentales, a la monarquía o a la soberanía nacional, el procedimiento es todavía más complejo: exigiría mayoría de 2/3 de cada Cámara que apruebe la necesidad de la reforma constitucional, la disolución de las Cortes, nuevas elecciones, la aprobación de la reforma por mayoría de 2/3 de las nuevas Cámaras y su ratificación por referéndum de todos los españoles.

En cualquier caso, la expresión manoseada como solución al problema catalán es la de Estado federal, como si su sola mención fuera a resolver mágicamente el encaje de Cataluña en España.

¿Qué es eso de un Estado federal? Entre las formas de Estado clásicas se suelen distinguir Estados centralizados (como Francia), regionales (como Italia) o federales (como EE.UU). Es obvio decir que todas estas formas de Estado son igualmente democráticas: no son más democráticos los EE.UU que Francia por estar más descentralizados. Son simples formas de distribución de un poder, siempre democrático.

La forma de Estado de la Constitución española del 78 tiene algunos rasgos de un Estado regional y otros federales, habiendo seguido el modelo autonomista de la Constitución republicana de 1931.

En el federalismo clásico, las partes (esto es los Estados) preceden al todo (la Federación). Por esta razón, los Estados participan en la aprobación y la reforma de la Constitución de la Federación, ya que esta nace del pacto entre instancias territoriales preexistentes que actúan en plano de igualdad. Por ejemplo, la Constitución de los EE.UU de 1787 debía ser ratificada por 9 Estados para que entrara en vigor “en los Estados que la ratifiquen”. De igual modo las enmiendas a la Constitución americana deben aprobarse por 3/4 partes de los Estados.

Ninguna Constitución española -tampoco la republicana de 1931 ni la vigente de 1978- fue resultado del pacto entre instancias territoriales preexistentes, sino obra del único poder soberano: el pueblo español o la nación española. Por esta razón, los padres de la Constitución de 1931 rechazaron la propuesta federalista del independentismo catalán. También por todo ello, las Comunidades Autónomas no son soberanas y sus Estatutos no son Constituciones, sino que las Comunidades deben su existencia y legitimidad a la Constitución española a la que están totalmente subordinadas. El pueblo español, en ejercicio de su soberanía, podría decidir, mediante una reforma constitucional, suprimir las Comunidades y establecer un Estado unitario; lo cual no es posible en los Estados federales, sin consentimiento de los territorios.

Como consecuencia de su diferencia de origen, la técnica de distribución de competencias es distinta en los Estados federales y en los regionales. En los primeros se hace un listado cerrado de las competencias que los Estados ceden a la Federación, reteniendo aquellos todas las demás funciones. En los Estados regionales es al revés: se hace una enumeración de las competencias que el Estado cede a las Regiones, correspondiendo a aquel todas las restantes.

Nuestra Constitución de 1978 estableció un sistema complicado de reparto del poder, que ha producido no pocas fricciones. El artículo 149 recoge un listado de las competencias exclusivas del Estado, propia de un Estado federal. Sin embargo, el resto de competencias no corresponden automáticamente a las Comunidades, sino solo las que se enumeren en el listado de cada Estatuto de Autonomía (con lo que nos acercamos a un Estado regional). Las competencias no asumidas por las Comunidades en los Estatutos son del Estado en virtud del artículo 149.3 (volvemos a inclinarnos hacia un Estado regional). Sin embargo, en la práctica y tras los dos grandes procesos de reformas estatutarias que se han llevado a cabo en estos 40 años, todas las Comunidades Autónomas han llegado al techo competencial. De forma que puede decirse que hemos evolucionado hacia lo federal, en cuanto hay un solo listado verdaderamente relevante de competencias -las reservadas en exclusiva al Estado por el artículo 149-, correspondiendo los restantes poderes a las Comunidades Autónomas.

Podríamos pensar entonces, si naturalmente nos hemos ido inclinando hacia lo federal y podemos solucionar el problema catalán ¿qué más da que en la Constitución pasemos a llamarnos Estado federal, las Comunidades se denominen Estados y los Estatutos de Autonomía se llamen Constituciones? Pues tiene enorme importancia, si tenemos en cuenta que las palabras van moldeando la realidad, dando nacimiento a entidades antes inexistentes. Ya hemos visto como la errónea utilización en la Constitución del 78 de la palabra “nacionalidades” para referirse a las autonomías ha sido utilizada para dar cuerpo a realidades nacionales internas. Pues bien, si las Comunidades pasasen a ser Estados ¿por qué no van a participar como tales en una reforma constitucional? ¿Por qué no van a tener la facultad de independizarse del todo? Y en pocos años nos veríamos abocados a referéndums de secesión en distintos territorios.

Es cierto que parte de la doctrina hoy habla de la posibilidad de un federalismo no solo de integración de realidades preexistentes (concepción clásica), sino de descentralización a partir de la unidad. Pero no nos dejemos confundir, el federalismo del que se está hablando en España es el clásico. Así, Caamaño -ex Ministro de Justicia socialista y Catedrático de Derecho Constitucional, que tuvo un papel relevante en la aprobación del Estatuto Autonomía catalán de 2006- propone refundar España mediante un pacto entre territorios (soberanos), evitando en la Constitución afirmaciones “unitarias” (como las de la soberanía del pueblo español y la consideración de la nación española como única e indisoluble) y reconociendo la plurinacionalidad del Estado. A esto es a lo que nos enfrentamos.

Pero es que, además, el federalismo descentralizador va contra el signo de los tiempos. Como escribía hace tiempo el administrativista Santamaría Pastor “la práctica totalidad de los regímenes federales del mundo ha experimentado una evolución nítidamente centralizadora: la creciente ampliación del ámbito de incidencia de problemas originariamente locales o regionales, el incremento de los costes de los servicios públicos y la necesidad de una planificación cada vez más extensa e intensa de las actuaciones públicas son factores que han venido a determinar una progresiva intervención de los poderes centrales en sectores de competencia que el texto constitucional reservada a los Estados miembros o los entes locales”.

En fin, todo Estado federal se basa en el principio esencial de la lealtad de las partes al todo. Sin una auténtica asunción de este principio, cualquier Federación está condenada al más absoluto desastre. En la experiencia de estos 40 años no puede decirse que los partidos nacionalistas que han gobernado regiones importantes de España hayan mostrado la más mínima lealtad constitucional. Azaña despertó a esa realidad ante la profunda deslealtad a la República del nacionalismo catalán en la Guerra Civil española. Por tanto, cualquier reforma constitucional que ahora abordemos debe partir de esa constatación. Una mayor federalización conducirá a agravar al enfermo, en cuanto los nuevos poderes regionales serán utilizados como fuerzas centrífugas que acaben por desmembrarnos.

Ahora que ha iniciado sus trabajos la Comisión para la Reforma constitucional, no está de más que, para aproximarnos al sentido de esa reforma, tengamos en cuenta el último barómetro del CIS, en el que el 39,2% de los españoles se muestra partidario de que nuestro modelo autonómico siga como está y el 28,2% de que cambie para recentralizar competencias en el Estado. Esto supone que más del 67% querrían que o nos quedemos como estamos o que recentralicemos, pero, desde luego, no parecen muy partidarios de Federaciones.

Abrir el melón de una reforma constitucional sin tener claro ni siquiera el sentido hacia donde se quiere orientar parece una irresponsabilidad de dimensiones históricas. Cada palabra de una Constitución tiene una potencialidad creadora difícilmente previsible, en cuanto recoge el ADN de la sociedad y, por tanto, el código de su evolución futura. La situación de shock postraumático en la que se encuentra el país, tras una crisis tan brutal como la vivida, no es el momento ideal para abordar una reforma de este calibre. Pero es que tampoco parece razonable que una reforma constitucional se utilice como alivio temporal de la fiebre, aun a costa de inocular al paciente un virus letal.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre Isaac Salama Salama

Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia Comillas (ICADE, E-3). En 1996 ingresa en el cuerpo de Abogados del Estado y, desde entonces, ha desempeñado diversos puestos como Abogado del Estado: la Delegación del Gobierno de Madrid, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los diversos Comités de Naciones Unidas para la protección de los derechos humanos. En el período 2000-2004 formó parte del gabinete del Presidente del Gobierno. En situación de excedencia voluntaria desde octubre de 2013.

, , , ,

17 Respuestas a PREPÁRENSE PARA UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

  1. O,farrill 12 noviembre, 2017 at 2:49 #

    No pasa nada Isaac. Igual que en momentos más graves se escribió la actual, se puede y se debe reformar y actualizar el texto constitucional. El problema está en que debería primero analizarse artículo por artículo los errores, contradicciones y hasta su forma literaria (las palabras, como bien dices, condicionan) que, a pesar de sus buenas intenciones, han producido no pocos conflictos jurídicos y administrativos. Que se lo pregunten al TC. Nosotros lo hemos hecho y hemos quedado asombrados de la torpeza jurídica en forma y fondo del texto constitucional. También hemos visto las alternativas posibles para mejorarla y vivificarla (si es a eso a lo que se llama “abrir el melón”) reduciendo su complejidad (una constitución debe ser entendida por todos) y concretando sus preceptos dejando escaso margen a la “interpretación” interesada.
    El problema es si esto se deja de nuevo en manos de los partidos políticos, en lugar de que sea la sociedad civil la que promueva tales reformas. Espero y deseo que foros como “Otras Politicas” puedan colaborar en ello. Un cordial saludo.

  2. pasmao 12 noviembre, 2017 at 11:18 #

    Apreciado Isaac

    Extraordinario y muy didáctico artículo. Usted esboza al final su “sorpresa” de por qué esa reforma y por qué en el sentido que le quieren dar los poderes actuales cuando la realidad y las tendencias de futuro nos indican otra cosa.

    Y ahí lo tomo yo y continuo, a mi manera, no soy jurista ni licenciado en Derecho.. simplemente aplico la lógica, aunque a algunos (no creo que a usted) les pueda resultar incómodo.

    Usted ha obviado una posibilidad derivada de una reforma por el procedimiento ordinario, la de los 3/5 = 210 escaños, y es que se puede “paralizar” la reforma por 35 diputados que digan que NO y soliciten un referendum. Tras el cual y en caso de ser aprobada se celebrarían nuevas elecciones que lo tendrían que volver a ratificar por los 3/5. Corríjame si me equivoco.

    Volvamos la vista atrás, ¿Cuando fue la última vez que se modificó la Constitución?
    El 3/9/2011, con lo del techo de gasto. No entro a valorar si fue bueno o malo.. para gustos los colores.

    Si quiero remarcar que fue la última vez que se pudo hacer con “tranquilidad”, porque entonces no había 35 escaños para decir NO, independientemente de lo que dijeran los CiU de turno..

    PSOE +PP = 169 +154 = 323 escaños; quedan 27 ergo no hay manera de llegar a 35.

    Sabían ellos que pasara lo que pasara en Noviembre 2011 iban a perder dicha posibilidad, SI. No sabrían la suma exacta pero si sabían que no sumaba. Al final tuvimos:

    PP+PSOE = 186 +110 = 296 quedan 54 escaños de los que entresacar 35, podía ser factible y todo se iba a la “miércoles”, adiós a las reformas de tapadillo. Porque lo importante, LO QUE SE BUSCA ES LA REFORMA DE TAPADILLO.

    Curioso que se repitieran las elecciones del 20D 2015 donde Ciudadanos sacó mas de 35 escaños, 40 si mal no recuerdo, y que después en Junio sacara 32. Le faltan 3, vaya casualidad.

    Porque el PROBLEMA DE FONDO NO ES CATALUÑA, es nuestro modelo territorial, y cómo se represente en una Constitución , por llamarla de alguna manera, como usted tan bien nos ha explicado.

    Esa representación en un modelo trasnochado que responde a modelos del XIX e intereses muy presentes de robo y expolio por parte de nuestra oligarquía de partidos (todos los 350 diputados/partidos responden a ese modelo, unos mas, otros menos pero todos. En otro momento abría excluido a UPyD, ahora por no tener representación no es posible, lo mismo pasa con VOX).

    PP + PSOE tienen el Poder absoluto en 15 de las 17 Taifas y un Poder relativo en las otras 2. Ese Poder, del que se deriva la quiebra de nuestro modelo social y económico es lo que dijo Rajoy con mayoría absoluta que “no se toca”.

    El reconocimiento de que ese modelo ha fracasado, si ha fracasado en Cataluña ha fracaso en las demás Taifas, aunque sea de marea intuitiva ha calado en los ciudadanos españoles. Y si les acaba el chollo.

    Por ello la necesidad de reformar la Constitución no deriva de dar algo a los separatistas para que sean menos separatistas, si no de blindar el modelo para que no se puedan devolver competencias al estado central, ahora si es posible, y haber de que vive tanto vago y cómo financian esas estructuras de partidos imposibles.

    LO DE CATALUÑA ES LA EXCUSA

    No se que nos tendrán preparado, pero la piedra en el zapato, lo que puede hacer descarrilar el proyecto es el REFERENDUM.

    Si nos lo quieren colar vía tapadillo, evitando cómo sea, que haya 35 Noes activos. Y se tratará de que el Tribuna Constitucional, no importa cómo, bendiga que dicha reforma se puede hace a las 3/5..

    Si al final toca hacerlo de la otra manera, porque fuera “esencial” y se necesitar referendum, le puedo asegurar que la campaña sería bestial.

    En la hoja de ruta de los “malos” han aparecido dos factores que les preocupan, no contaban con ellos, y pueden hacer descarrilar el proyecto, de ahí sus prisas.

    1/ La reacción de los “españolistas” en Cataluña, saliendo del “armario” y sin intenciones de volver a entrar.

    2/ La reacción del resto de los españoles con el BOICOT, y el cierre de cuentas.. , algo que tiene muy preocupado a poderes diversos, también en Uropa. Porque si se pone de moda en Uropa hemos fastidiado el mercado único.

    Que unidas al discurso del Rey, que ha estado listo, han puesto las cosas muy difíciles.

    Respecto a si abrir el melón fue idea de los otros y no de Rajoy/PP, no estoy muy seguro. Yo creo que ahí lo que hay es un reparto de papeles de cara a la galería, pero ganas de abrir el melón para blindar competencias las tienen todos y desde hace tiempo.

    un my cordial saludo y disculpe la extensión de mi post

  3. EB 12 noviembre, 2017 at 12:03 #

    Hola Isaac: bueno, interesante y oportuno su post. Incompleto, sin embargo, porque ignora tres factores esenciales que todavía escapan a lo que hemos aprendido de las muchas experiencias históricas.

    Primero, usted ignora la existencia de la Unión Europea. Aunque usted no crea que es un proyecto fracasado, la UE existe y le impone una restricción grande a cualquier definición de soberanía nacional en una nueva constitución. Yo estoy a favor de disolver la UE y me gustaría suponer que su ignorancia refleja esa misma preferencia, pero apuesto a que usted es uno de los muchos españoles orgullosos de pertenecer a la UE y por lo tanto me parece un error grave que no enfrente el problema. Nota adicional: la UE nació mal porque es fruto de un proceso antidemocrático en toda Europa y no se puede “insertar” fácilmente en ninguna constitución nacional presente o futura. Segunda nota adicional: más allá de la UE, una nueva constitución no puede ignorar las graves deficiencias de las normas actuales sobre futuros tratados que impliquen cesión de soberanía a entes supranacionales.

    Segundo, usted ignora las graves dificultades para un proceso serio y exitoso de reforma constitucional. Usted se refugia en lo que dice la Constitución vigente pero eso se aprobó bajo circunstancias muy distintas y hoy haría imposible cualquier reforma. Si tiene dudas lea sobre lo que pasó estos últimos años en Chile donde la Sra. Bachelet había prometido una reforma constitucional (asumió en marzo 2014 y termina en marzo 2018) y se tuvo que inventar un proceso ad hoc que ha fracasado porque reflejaba la profunda podredumbre de socialistas mentirosos e hipócritas (de la misma calaña que los socialistas españoles). Si alguien propusiera reformar la Constitución, en Chile o España o cualquier otro país, hoy lo primero sería proponer un proceso serio, aunque no tenga éxito en formular un proyecto para ser aprobado por una mayoría calificada de la población, no por una simple mayoría. Y no le quepa duda que si no se tiene la capacidad para acordar un proceso serio, la incertidumbre política se volverá insoportable.

    Tercero, usted ignora que la experiencia de los últimos años en España y en todo el mundo, requiere que una nueva constitución determine las reglas del juego para la competencia entre partidos políticos. Como usted bien sabe, el problema más grave de los partidos políticos es su financiamiento (la corrupción de que tanto se habla es consecuencia directa de este problema, aunque no sea su única causa). Lea hoy sobre cómo los bancos perdonaron la deuda de 50 millones de euros del PSOE y ríase de la falsedad de los socialistas que reclaman a Rajoy sobre cómo financió sus campañas.

    Le podría agregar otros temas sustantivos pero ya están (mal)tratados en las constituciones vigentes.

    Por último, aprovecho para despedirme. Gracias por sus posts, pero hoy voto con los pies.

  4. José María Bravo 12 noviembre, 2017 at 12:35 #

    Un magnífico y razonado artículo. El asunto abre también la posibilidad de discrepar

    En el argumentarlo considera que una Reforma Constitucional, en este momento, agravaría el problema. En este momento, en mi parecer, es tan grave. Es tan virulento el agravio institucional, llegando a temerse, incluso, que se hayan cometido excesos en el ámbito del Derecho Penal, que es necesario abordar el asunto sin tantas aristas partidistas.

    Como usted, muy bien dice, este asunto es de larga data. El centralismo no es muy propio del devenir “íntimo”de las Comunidades españolas. Ha sido un quebradero de cabeza insoluble en siglos.

    Quizás, es, más bien el momento para abordar la reforma y sentarse en la mesa “común” a discernir el asunto.

    Muchas gracias por su , muy serio, artículo

  5. Manu Oquendo 12 noviembre, 2017 at 13:55 #

    Acabo de ver el artículo y los tres comentarios, O’Farrill, Pasmao y EB. Los cuatro son muy de peso.

    Volveré con tiempo pero el Modelo Territorial y la UE son dos Losas que merecen mucho más análisis que la propia Constitución hoy vigente y cuyo modelo territorial –en boca de sus padres como no hace tanto escuchó el mismo O’Farrll de la boca de uno de ellos–ha salido “rematadamente mal”.

    Problemas cruciales son las estructuras de poder Partidario en las “Autonosuyas”. Ídem de ídem en la UE –Incluso en el nivel imperial por encima de la UE hay mucha tela que cortar.

    Lo que salga de esta será sin la menor duda un bodrio destructivo. Por una razón: Donde No hay Mata no hay Patata.
    Y en los partidos ya no quedan ni mata ni la menor capacidad de Pensamiento y Liderazgo Estratégico. Les viene grande.

    Saludos

    • José María Bravo 12 noviembre, 2017 at 16:56 #

      Estimado Manu:

      Yo siempre he dicho que Las Meninas ,de Velázquez, si se ven desde El Centro no se ve la perspectiva.

      El centralismo tiene ese problema y se agudiza en España, el país de Velázquez. La política, hoy en día, está muy lejos de la cultura.

      España es un país con perspectivas diferenciales. Es un país maravilloso que los políticos “desconocen”. Basta ir a Baleares, a Valencia, a Galicia, a Navara, etc. Un País multicultural. Porque se reniega de esos múltiples ancestros. País a a dos pasos de Africa, a mar a la vista de América, tocando el mar del Norte, a golpe de “miedo y de complejo, del otro lado de los Pirineos.

      Un país de “estirpe” diferencial. Por qué Racine? Por qué el racionalismo. Siempre se ha perseguído a su arte, a Lorca, a Cervantes .a Picasso, a Dalí, a Buñuel. Es país de los tambores de Calanda.

      No, no somos franceses, no no somos Borbones, no no somos centralistas. Que le vamos a hacer?

      Un abrazo

  6. pasmao 12 noviembre, 2017 at 20:51 #

    Hola Isaac, Manu, EB, O,farrill y demás

    Yo no tengo mucho tiempo para zascandilear en la prensa extranjera, y mas para ver que dicen sobre Cataluña. Lo poco que he visto no aporta nada, suelen ser refritos de cosas ya comentadas en España.. Lo habitual además es que como los separatistas tengan mejor marketing y que el Estado vaya a remolque el mensaje separatista tenga (o haya tenido) unas simpatías (a veces mercenarias) cansinas.

    Lo digo porque ustedes o bien porque viven fuera, o porque están acostumbrado a manejar otros medios. Y es por un tema “curioso” y es el BOICOT.

    En mi opinión lo de la reforma de la Constitución, en plan hechos consumados y para sellar cualquier posibilidad de marcha atrás en todo el tema de transferencias.. es algo que se tiene planeado desde tiempo atrás. Se ha medio “malogrado” precisamente por el acelerón que le quiso dar Puigdemont + CUP y lo que quiere Rajoy (PPSOE) es reconducirlo a lo de antes y seguir con la hoja de ruta vieja.

    Pero hay dos variables que se han emergido sin avisar y les están complicando la vida.

    1/ La salida del “armario” del españolismo en Cataluña, que algo si ha sido reflejadlo por los medios extranjeros

    2/ El BOICOT, sobre el que supongo se habrá echado el mismo manto de censura que aquí. Al menos yo no he visto nada al respecto.

    Quien si lo vio, les va el puesto en ello, fue la Casa Real. De ahí el mensaje del Rey.

    El BOICOT (incluyo de lo del cierre de cuentas..) está pesando mucho, supongo que mucho mas de lo que se atreven a reconocer.

    No se hasta que punto en la diáspora de empresas haya pesado mas que la inseguridad jurídica de operar desde Cataluña, asunto que no entiendo, porque presupone por parte de las empresas que la independencia se va (o iba) a dar, si no las garantías, a amparar por el Estado español deberían de ser las mismas en Barcelona que en Cuenca. Pero en fin, uno que es de ciencias y se pierde en esos asuntos.

    Hemos asistido estos días a apoyos incondicionales desde la UE (contraponiéndolos a esa fantasía conspiranoica de hackers rusos y venezolanos) al Estad español, incluso a veces irradiaba cierto cabreo (sobre todo en los franceses) que no entendía a que se debía tanta melindrez por parte de Rajoy.

    Algo que se contradice con la teoría de que desde Bruselas lo que quieren son Naciones Estado débiles para poder moldearas al gusto de ellos y que no creen problemas. Es posible que las quieran débiles pero no de mantequilla, que es lo que tenemos aquí, pero es posible también que lo del BOICOT y su éxito les esté preocupando mas de lo que pensamos.

    La CEE, UE.. se construyeron sobre la idea de que con la promoción de libre intercambio de mercancías y personas se lograría crear un excedente de prosperidad que evitaría caer en los nacionalismos que tanto daño nos habían hecho con las dos G.M.

    Un BOICOT exitoso, dentro de la UE, de una nación contra parte de su territorio, debido (en mi opinión) a que el Estado que debía de defender los derechos de sus ciudadanos se había inhibido en favor de una minoría (los separatistas) y los ciudadanos habían usado la única arma que les quedaba, la cartera, dado la también deficiente “democracia” que os representaba, podía suponer a medio plazo un serio problema para la UE.

    Imaginemos por un momento en que los PIGS los ciudadanos cabreados con Alemania dejaran de comprar productos alemanes, etc..

    Por eso les ruego a los que lean medios extranjeros que pongan atención cuando hablen de lo de Cataluña, en lo del BOICOT.

    No hace falta que cuelguen todas las referencias que vean, simplemente quédense con ese run-run de por donde quieren que vayamos, que nos cuentan y que nos callan y cuando haya oportunidad lo comentan.

    un muy cordial saludo y disculpen las molestias

  7. Manu Oquendo 13 noviembre, 2017 at 10:32 #

    En otro momento responderé al tema de fondo que suscita JM Bravo y que interpreto como Diversidad/Uniformidad y Centralización/Descentralización.

    Pasmao ha vuelto a traer un asunto sustancial: el boicot y antes de regresar a las cuestiones suscitadas por nuestro compañero, Sr. Bravo, quisiera comentar ahora y lo hago en las líneas que siguen.
    ———————-

    A estas alturas no creo que la solución sea “el diálogo” ni conozco ningún empresario — ni representante de empresarios o de círculos empresariales– que no haya superado la etapa de decir aquello de “hablando se entiende la gente” que hoy viene a ser un “motherhood statement” que ya sabemos que no funciona porque la abuela se escapó con el conductor después de dejar a la familia arruinada.

    Basta, por ejemplo, recordar las palabras de Javier Vega (Círculo de Empresarios de Madrid) en Informe Semanal de hace unos días. Por supuesto que cuando Anton Costas estaba al frente del Círculo de Barcelona se hablaba de “diálogo”. Los dos lo hacían, Javier y Antón. Todo el mundo está siempre a favor del Diálogo.

    Pero aquel tiempo pasó. Se permitieron infecciones que hoy son septicemias. En la vida es muy difícil saber cuándo es momento de hablar y cuándo de hacer. Saber cuándo toca es un regalo.

    Hace unos diez días estuve en una cena de un grupo de empresarios entre los que estaban varios catalanes importantes. El invitado era un conocido empresario de Barcelona y el resumen de las conclusiones que comento no es otro que…………..La etapa del “dialoguemos y ya veremos quiénes pagáis la factura” ya ha pasado porque en el fondo de lo que hay que hablar no es para hablarlo en público si queremos que el sistema sostenga un poco su apariencia.

    Esto resultó evidentísimo en la cena que comento: Ni una sola vez entre las intervenciones salió el tema del “hablemos” que para cualquier empresario es un axioma elemental. Todos nos quejamos de que no se había hablado hace muchos años pero hoy esto ya es un introito de pura urbanidad.

    No se habla porque tu interlocutor solo habla para ganar.

    Esa fase ya ha sido desechada por los asistentes porque sería más de lo mismo. Una cesión de los de siempre, un agravamiento de la situación interior que es insostenible desde hace mucho y un deterioro de nuestras dificultades como país que son mucho más serias de las que conocemos por los medios.

    Esta es la sensación de un grupo como aquel que conoce como nadie, –porque las sufre–, las condiciones reales de funcionamiento de la sociedad catalana y del resto de España.

    Estamos asistiendo a un éxodo de empresas.

    El Viernes pasado se reconocía públicamente que el 23% de los españoles no compra nada producido en Cataluña y esta cifra no incluye a quienes se están pensando que son otro veintitantos.

    Desde una empresa esto es un Grave Problema. Gravísimo. No es accesorio, es MORTAL.

    Comenzando porque los clientes cuelgan cuando llaman por teléfono y no se les responde en su idioma.
    Con lo que cuesta conseguir un cliente y…………………….. los tiramos a la basura cuando llaman o tenemos que enfrentarnos a un personal educado para la confrontación y la fragmentación. Esto no es diversidad es Idiotez criminal.

    La desbandada de Empresas no se ha producido por la DUI.

    La desbandada, simplemente, ha Aprovechado la Ocasión que brindaba la DUI.
    Con la DUI se caen las caretas y sale a la luz la realidad cotidiana que es insostenible.

    ¿Qué sensación transmitió el invitado a nuestra cena?

    Pues que vamos a tener que ir abordando con firmeza y “cariño hacia las personas” –refiriéndose a nuestros contactos cotidianos no a los líderes políticos– los graves problemas de fondo que son ……………..problemas morales y problemas sociales –como la educación en lo sectario.

    Lo que viene por delante según esta persona es que o nos planteamos la resolución a plazo de los problemas básicos morales o caemos en un abismo que muchos de los asistentes recuerdan y que los jóvenes –de menos de sesenta años– desconocen.

    La huelga política de la semana pasada fue convocada por un sindicato a cuyo frente está un asesino amnistiado.

    ¿Con qué sensación se quedaron los asistentes a la cena?

    Pues con la sensación de que el invitado — en un entorno de Chatam House rules– no se atrevió a sacar a la luz las razones de fondo que han exacerbado esta situación y que no son otras que librar de la cárcel a gente que ha robado y delinquido lo indecible, que quiere seguir haciéndolo en total impunidad y que para ello se ha echado en brazos de los nietos de quienes remataron a los hombres de su familia de un tiro en la cabeza hace casi 80 años.

    Tal cual. Esto también subyace al problema del Boicot que cita el compañero Pasmao. Y es “muy fuerte”, pero “es”.

    Un saludo cordial.

    • José María Bravo 13 noviembre, 2017 at 17:02 #

      Manu, te agradezco mucho tu amable respuesta y se, además , que como siempre es educada y hecha a conciencia. Desgraciadamente no sólo en Cataluña hay un ambiente político y empresarial con síntomas decadentes. La ética ha perdido espacio en los vínculos sociales y la propaganda esta intoxicando la vida diaria. La cultura no tiene peso ni espacio. Es vergonzoso como ex-presidentes de Gobierno alteran la agenda del Presidente en ejercicio. Los mismos que han sido favorecidos por este “rio revuelto ” ponen leña al fuego para fagotizar cualquier entendimiento. Mi pregunta es esta: todo este empeño de encumbrar a un partido político y poner un presidente de turno va a arreglar este problema? O por lo contrario lo va enquistar más?. Un cordial saludo

  8. Carlos López 14 noviembre, 2017 at 14:03 #

    Muy buen artículo. Muchas gracias.

    Me gustaría recalcar el papel de ERC y PSC en este asunto.

    1- Todo el Procés empuja hacia aquí en realidad. CiU se ha autoengañado pero ERC iba a por el voto de CiU para poder formar un nuevo tripartito ERC-PSC-CSQP.

    “El Procés: la trama al desnudo”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2017/11/el-proces-la-trama-al-desnudo.html

    2- El PSOE-PSC también apunta desde hace tiempo en esta dirección. De hecho es en parte el origen de la rebelión del aparato contra Sánchez (la otra parte era el peligro, ya menor, que suponía Podemos). Y ganó Sánchez por el PSC.

    “Reforma de la Constitución: el PSOE en su laberinto”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2017/10/reforma-de-la-constitucion-el-psoe-en.html

    Así que preparémonos para afrontar el nuevo envite del [filo]nacionalismo. El intento de debilitar la Constitución desde dentro.

    • pasmao 14 noviembre, 2017 at 15:12 #

      Apreciado Pablo

      respecto su primer link simplemente incidir en que no fue una simple idea de Arturo Astuto.

      La deriva cobró empuje cuando muchos, de los que ahora han salido corriendo con sus empresas de allí, es decir gentes con poder e influencia, decidieron en la primavera del 2012 (recuerde donde estaba nuestra prima de riesgo y cómo se mascaba un aterrizaje a lo bestia de los hombres de negro en España) que sus intereses (su cartera, su buchaca, ..) estaban mas protegidos por una Cataluña lo mas separada posible de España que compartiendo miserias con los ejpañolitos.

      Sin ese apoyo, sin ese aval, Arturo Astuto no se habría lanzado al Proces, con esa Diada 2012 (recuerden a Duran Y Lleida con muletas)..

      Cierto que para la Diada 2012 Dragui ya nos había salvado con su whatever.. pero ya era muy tarde para parar algo que había estado calentando motores desde la primavera y verano del 2012 y tenía mucha inercia.

      En el resto estoy de acuerdo, y ya es historia.

      un cordial saludo

      • Carlos López 14 noviembre, 2017 at 15:37 #

        Hola pasmao,

        Entiendo que se refiere a mi enlace, aunque me llamo Carlos 😉

        Y comparto el que Artur Mas estuvo acompañado a la hora de arrancar el Procés. Es un error de CiU, no sólo suyo.

        Pero para mí lo importante es que ERC jugó de tapado. Aparentando apoyar para en realidad buscar hacerse con el electorado de ciU.

        Un saludo cordial,

  9. Julio 14 noviembre, 2017 at 15:19 #

    Considero que en este momento, referido a la reforma constitucional,sería oportuno para entender si es necesaria esta reforma. Hacerse una serie de preguntas.
    -¿Quién propone una reforma constitucional?.
    -¿Qué motivos los impulsan a cada uno de ellos?.
    Desde mi punto de vista, la respuesta a la primera pregunta es:
    Los partidos políticos PSOE, Podemos y Ciudadanos.
    En cuánto a la segunda pregunta, cada uno si no aduce, sí tiene argumentos para propiciarla, y éstos de forma simplificada en mi opinión son :
    El PSOE, ganancia electoral en las comunidades llamadas históricas, y fundamentalmente facilitar mayorías parlamentarias junto a populismo y nacionalismo. Lamentable.
    Podemos, romper con la estructura del Estado con la que no sienten identificados.
    Ciudadanos, una reforma técnica en la que esté incluida una reforma de la ley electoral, seguramente necesaria.
    Opino que la postura mantenida por PSOE y Podemos,son nefastas para el conjunto de la población y la necesaria cohesión estatal.
    Considero que sí es necesaria una reforma de la constitución, pero no en este momento, y de hacerlo, sería oportuno en el sentido opuesto al que se propone cómo una concesión más frente al nacionalismo independentista.
    Estoy convencido que un factor determinante para “salvar los muebles” en esta crisis, ha sido la pertenencia a la Unión Europea. Por lo que me reafirmo en pensar que es necesario el lema de más, mucho más Europa.
    Así mismo, soy de la opinión, que el mayor problema que tiene este País desde hace bastantes años es el PSOE.
    un saludo,

  10. José María Bravo 14 noviembre, 2017 at 17:26 #

    Salama escribe un artículo de exquisito rigor jurídico en el que, para mi, lo que vale, más allá del partidismo es la reflexión sobre el modelo de organización territorial. Estr es el problema de fondo. Llevar esto a considerar si tal partido u otro lo que quiere es una cosa u otra al rebufo de las publicaciones periodísticas pierde alcance.

    Salama ha dado argumentos de peso, a lo largo de todos sus artículos en esta web, el asunto es serio.. El, Salama, ha escrito ,por ejemplo, del gasto de mantener tantos Parlamentos Autonómicos, etc. Esto es ajeno a que si tal partido o cuál va a romper el Estado. Estamos hablando de un Estado en , el que hasta ahora, no ha tenido esa incidencia tal partido o cual.

    El asunto es jurídico, administrativo, Constitucional.

    Cuál es el mejor modelo para que se acomoden todas las sensibilidades que ahora, y ya hace tiempo, están en controversia.

    Un cordial saludo

  11. O,farrill 16 noviembre, 2017 at 14:11 #

    Como ya he comentado en alguna ocasión, las llamadas “autonomías” era una simple regionalización de la gestión que ase “acercaba a los ciudadanos”. Esta era la teoría inicial subvertida después por el “conchaveo” político y los intereses de los partidos. Los “estatutos” que deberían haber sido supervisados y autorizados como leyes orgánicas en el Parlamento, en realidad fueron un coladero de “acuerdos” competenciales que para nada tuvieron en cuenta el interés general del Estado, sino los propios ombligos. Por eso la representación en el Parlamento Nacional no consiste en que cada “autonomía” tire para su lado, sino en abordar los problemas nacionales, del conjunto del estado. De eso, ni se habla, ni se toca.
    Por eso, cuanto antes abordemos el problema constitucional desde la ciudadanía, antes evitaremos que los “políticos” lo enfoquen desde sus intereses que, muy raras veces, serán los del Estado. Si seguimos prefiriendo estar “tutelados” por personajes como los que vamos conociendo, mereceremos las consecuencias de sus actos.
    Un saludo.

Deja un comentario