EL CAPITAL

Inversamente a lo que relatan los cuentacuentos actuales, fantaseaban los antiguos trovadores que un buen día de invierno una madre se pinchó la yema de un dedo con la aguja con la que estaba cosiendo. Tres gotas de sangre cayeron en la nieve el día en que a su hija le sobrevino la menstruación por vez primera. La inicial era la gota que venía con el rocío, la segunda la que traía el viento del oeste, y la tercera la dejó caer el tiempo. El ángel de la sangre le susurró al azogue del espejo en el que ambas se contemplaban y acicalaban, que la ingenua belleza infantil de la niña había terminado, y que había llegado la hora del destino de lo femenino.

Impertérrito, cuando la hija se contemplaba en el espejo este le respondía que la belleza adulta la estaba esperando. Ella, temerosa del vértigo que la metamorfosis iba operando en su seno, se rebeló contra los mensajes que le llegaban desde el interior, y quiso esquivar al destino manteniéndose en la infancia que estaba dejando atrás. La madre le insistió proponiendo ayudarla en el trance de hacerse mayor, y aún así la niña se negaba a aceptar los cambios sobrevenidos, llegando incluso a acusarla de tenerle envidia de su exultante belleza infantil.

Impávidamente, una noche, presa la muchacha de la blanca nieve virginal de un arrebato, decidió escaparse del castillo paternal, huyendo de los mensajes que el azogue y la madre insistían en que obedeciera. Perdida y desorientada en el bosque entre tinieblas, halló una trémula luz en la lejanía, a la que decidió dirigir sus temblorosos pasos. Era una diminuta casa que parecía habitada por seres de pequeña estatura, pues todos los enseres que en ella se encontraban eran de minúsculas dimensiones. Agotada por la aventura se reclinó sobre una de las siete camas que en ella se encontraban, quedándose dormida de inmediato.

Irremisiblemente habría de encontrarse con los habitantes de la vivienda. Siete enanos, que dedicaban su tiempo a arrancar del seno de la madre tierra sus más valiosos minerales, se toparon con la sorpresa de la presencia de la chica dormida. Como no podía ser de otra manera y tras una corta deliberación, esperaron a la mañana a que se despertara y, tras escuchar su historia, le espetaron que si quería quedarse a vivir allí debería servirles a todos ellos en las labores domésticas propias de la casa.

Inevitablemente, no le quedaba otra opción que aceptar la esclavitud de la servidumbre a los enanos, o volver al tenebroso bosque. ¡A fregar!, Le gritó el gruñón de la Ira. ¡A barrer! Le dijo el listo de la Soberbia. ¡A cocinar! Le ordenó el gordinflón de la Gula. ¡A limpiar! Le bramó el cascarrabias de la Envidia. ¡A ahorrar! Le planteó el codicioso con el saco de la Avaricia. ¡A organizar! Le susurró entre bostezos el desidioso de la Pereza. Y aún, en estos tiempos, se desconoce con claridad la orden que le dio el enanito más joven de la mirada brillante y deseosa, que escondía sus manos sospechosamente entre los bolsillos…

Hasta aquí esta primera parte de la historia, pero no vamos a entrar en por qué a esta dramática y aleccionadora narración se le invirtió el sentido para que los buenos fueran malos, y los malos fueran buenos, hasta convertirlos en dulces y entrañables criaturas dignas de las engominadas películas de Disney, aunque es un buen ejemplo de cómo pueden ser pervertidos los arquetipos, descargándolos de su profundidad y de su sentido de referentes esenciales para el ser humano.

En nuestro tiempo, diferentes formas de perversión de los arquetipos se han instalado como fórmula a través de los medios de comunicación, pues estos son los que tienen la facultad y recursos para hacerse con los contenidos de la “mente pública”. Chonis convertidas en princesas, criminales transformados en víctimas, gamberros en héroes, fascistas en libertadores, brutos en eruditos, bocazas en poetas, beatas y ocurrentes en artistas, o psicópatas en líderes. Una ceremonia de la confusión en la que son pocos que se dan cuenta de su auténtica gravedad, mientras continua la buena cosecha del “marketing social” al que estamos completamente sometidos.

Pero es muy posible que el mayor impacto de esta inversión del cuento venga determinado por el encubrimiento de los aspectos esenciales a tener en cuenta en el desarrollo evolutivo. A lo largo de la vida, hay trances en los que hay que dar un salto cualitativo para avanzar en el despliegue de todas las potencialidades que almacenamos, y que significan procesos de cambio personal muy importantes. En la historia descrita, se hace referencia a los cambios de la infancia hacia el desarrollo adulto, un proceso sobrevenido de forma natural, entreviendo que los más importantes son los relativos al proceso de sexuación, que nos convierte en seres plenos y conscientes, pues significa dotarnos de identidad personal, identidad de género, identidad social e identidad corporal.

La advertencia, al respecto, es tan clara como sorprendente: o asumes la llegada de todas estas nuevas identidades como un destino indudable, o si la rehúsas y rechazas caes preso de un proceso de enfermedad psicopatológico representado por los siete males magníficamente simbolizados por los susodichos enanos, aún más subrayados con su diminutivo calificativo. Que es como decir que la etiología del mal está en la “involución”, la negativa al cambio o la estaticidad vital. Sin duda, es una severa sentencia.

En las campañas de secularización sucesivas que hemos contemplado a lo largo de los últimos doscientos años, muchas veces más caracterizadas por el odio a lo clerical que por otra cosa, se han perdido algunos de los importantes valores implícitos de la religión cristiana. Los pecados capitales, que deberían reformularse con el nombre de “Errores esenciales”, tal y como devienen del acervo cultural previo al cristianismo, están indicando los laberintos habituales en los que se puede enredar la individualidad a lo largo del desarrollo vital.

Estos errores condenatorios, que vistos desde una óptica psicológica, indican los grandes nudos y trabas con los que un individuo se puede encontrar en su proceso evolutivo en el sentido ascendente de los desarrollos. Cada uno de ellos, aún en la versión simplificada que nos ofrece la doctrina religiosa, representan los más importantes laberintos emocionales en los que es posible caer en estos cambios, haciendo simultáneamente referencia a los aspectos esenciales en los que el hombre se ha de desenvolver. Así mencionan nada menos que al sexo, a la alimentación, al dinero, al deseo impulsivo, a las relaciones con los demás,  a la frustración y al endiosamiento. Es de temer que si con esta plantilla contempláramos la realidad social actual, se nos caiga el alma a los pies.

Si tratamos de desproveerlos del sentido moral con el que han sido envueltos, para solo quedarnos con su sentido primigenio intrínseco, suponen un excepcional retrato de los peligros a los que el hombre debe enfrentarse en su recorrido evolutivo, enormemente más amplio y completo que los actuales referentes relativos a la inteligencia emocional, pues ahonda en las interacciones insoslayables que toda persona ha de establecer con la vida: las íntimas como el sustento y el sexo, las mundanas como el poder y el patrimonio, las sociales como los afectos y su posesión, y las superiores como la racionalidad.

Ahora, eso sí, nada de esto es sustancial si la concepción de partida sobre el ser humano es simple o plana, o se remite a los otros, o se categoriza como estática. No se entiende nada de todo ello, es decir no se entiende nada de nada, sin que se afirme con contundencia que el hombre es el único ser sobre la Tierra con posibilidad de transcenderse, de sobredimensionarse o de transformarse. Mientras tanto estaremos condenados a padecer esta laberíntica economía psíquica capitalista en la que estamos establecidos.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre Carlos Peiró Ripoll

Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Fue director del IMFEF, y ha ocupado distintos puestos de responsabilidad en áreas dedicadas a la salud mental y la Psicología como Director de Psicologías y Terapias del Centro Asistencial Santa Teresa de Arévalo, del Gabinete de Psicología de la Empresa CTO, y de la Unidad de Orientación Familiar de la Comunidad de Madrid. Coordina programas de formación en las que destaca el de “Redes Familiares para la prevención” del Plan Nacional de Drogas. Mediador Social y Familiar.

, , , , ,

31 Respuestas a EL CAPITAL

  1. EB 29 Marzo, 2017 at 0:16 #

    Carlos, por favor explíqueme qué quiso decir en su párrafo final. No estoy seguro de entenderlo, y tampoco quiero arriesgar una opinión antes de estar seguro.

    • Carlos Peiró Ripoll 29 Marzo, 2017 at 14:20 #

      EB, lo he escrito premeditadamente críptico para que los lectores también participen de la reflexión, y aporten lo que con su esfuerzo ellos elucubren. Evidentemente se lo quiero decir, pero una adecuada respuesta requiere que en la pregunta haya por lo menos la mitad de la contestación. ¿Crowdfunding pensante blogero?… Quizás.

      • EB 29 Marzo, 2017 at 21:11 #

        Muchos párrafos para llegar al último. Ninguna sorpresa sobre nuestra perversión, sobre nuestra inmensa capacidad para sacar provecho de nuestro lado oscuro: pero la historia de la humanidad nos recuerda que la minoría de perversos extremos —una constante de la historia— siempre ha sido contenida por la gran mayoría que en su intento de sacar provecho de su lado brillante ignora el canto de las sirenas. Hoy como ayer y siempre, si Jesús el de la Cruz (no el pobre Bergoglio) juzgara a esa gran mayoría de humanos, lamentaría que no hubieran sacado mayor provecho de su lado brillante, pero estoy seguro que distinguiría entre aquellos que han intentado superarse y aquellos que han vivido lamentándose de que los demás no son perfectos. Por eso, desde mi perspectiva, la oración final del último párrafo no tiene sentido alguno.

        • Juan Teruel 29 Marzo, 2017 at 22:54 #

          ¡Ya nos lo temíamos!

        • EB 31 Marzo, 2017 at 14:03 #

          Carlos, sigo pensando que su último párrafo no tiene sentido como conclusión de su largo post. Su intención de centrarse en dos posiciones extremas (la primera oración rechaza una de estas posiciones, la segunda aprueba la posición “moralmente buena”) no puede servir de base a ninguna conclusión de lo dicho antes en su post. Y por supuesto la tercera y última oración no se puede fundamentar en su aprobación de la posición “moralmente buena” porque las pocas palabras que dice no son suficientes para siquiera describir adecuadamente lo que estaría en juego. No creo que los acertijos faciliten el diálogo y por eso sería bueno que fuera más claro en lo que quiere decir.

          • Carlos Peiró Ripoll 31 Marzo, 2017 at 23:06 #

            EB, tampoco me he querido extender con el último párrafo para no hacer excesivamente largo el post, y simplemente he dejado unas breves palabras de lo que creo que sucede, en mi opinión.

            Manu lo ha entendido bastante bien en lo relativo a la transcendencia, pues por ahí estaba dirigida la frase en cuestión.

            En la idea, conceptualización, entendimiento o como queramos llamarlo, del hombre, se hace implícita la vocación del ser más versatil -y probablemente incabado- de todo el mundo biológico, que es el ser humano.

            Las tres ideas que sobre el hombre prevalecen en la actualidad se refieren a su simpleza (conductismo), donde se le desprovee de intención y voluntad y por tanto de su misteriosa complejidad; también se le contextualiza en relación con los demás apoyándose en un premeditado y exagerado sentido de pertenencia, desproveyéndole de su única y característica identidad individual; y por último se le categoriza en exceso catalogando una secuencia como la totalidad de la película, como hacen todas las corrientes de origen psicológico, que tan profundamente han jalonado y dejado huella en los últimos siglos.

            En absoluto es un tema menor, pues ya es sobradamente conocido que el hombre elige sus dioses de entre las cualidades de las que se va haciendo consciente, y el arcano del lenguaje y posterior escritura, es decir, de su estructuración cerebral, y consecuentemente mental, es uno de los últimos en haberse desvelado.

            Lo dicho, una laberíntica economía psíquica capitalista.

            Saludos y gracias a todos por sus comentarios.

          • EB 1 Abril, 2017 at 1:45 #

            Carlos, por cierto nadie alega que se trate de un tema menor. Precisamente porque muchos han dedicado y dedican sus vidas a entender a la humanidad me preocupa que se hagan afirmaciones que no describen esos esfuerzos ni sus resultados siempre tentativos.

            En cuanto a la trascedencia, las muchas posiciones sobre el sentido de esa trascendencia no pueden ser ignoradas. Muchos cuando jóvenes dedicamos buen tiempo a buscar ese sentido –en mi caso a través del análisis exhaustivo de la obra de Emmanuel Mounier, pero admito que pronto dejé atrás a los humanistas. La búsqueda sigue por otros caminos.

  2. Carlos López 29 Marzo, 2017 at 10:00 #

    ¡Excelente!
    Da gusto leer un artículo tan bien escrito y con tanto y buen contenido.

    Desmontar el fundamento en la fe de las religiones no tiene porqué implicar desaprovechar toda la experiencia humana acumulada alrededor. Mucho mejor reformularla de acuerdo con los criterios actuales de la inteligencia emocional.

    Y ya puestos, podían reformular también la política. Padece los mismos vicios de cortoplacismo y superficialidad efectista:
    Emociologías, un enfoque cognitivo de la vida política en democracia
    http://pajobvios.blogspot.fr/2016/12/emociologias-el-libro.html

    • EB 29 Marzo, 2017 at 10:46 #

      Carlos, suerte la suya que cree haber entendido lo que el autor escribió. Yo todavía no lo puedo entender. Le agradezco la referencia a su libro que luego leeré.

      • EB 29 Marzo, 2017 at 11:53 #

        Mi comentario de las 10.46 no se entiende porque mi comentario de las 0.16 todavía no se aprobado.

        • Carlos López 29 Marzo, 2017 at 15:39 #

          Vale, vale, ahora que veo la línea inicial de comentarios (de las 0:16), entraré al juego, al acertijo:

          Ligo:
          “han perdido algunos de los importantes valores implícitos de la religión cristiana”
          “si con esta plantilla contempláramos la realidad social actual, se nos caiga el alma a los pies”

          con:
          “si la concepción de partida sobre el ser humano es simple … el hombre es el único ser sobre la Tierra con posibilidad de transcenderse, de sobredimensionarse o de transformarse. Mientras tanto estaremos condenados a padecer esta laberíntica economía psíquica capitalista en la que estamos establecidos”

          Y llego a la conclusión de que hace un llamamiento a recuperar los valores de la religión y su visión del hombre más allá de lo inmediato (psicológicamente económico).
          Si es así, me gustaba más mi conclusión, de mera reformulación. Pero claro, es que es la mía 😉

      • Carlos López 29 Marzo, 2017 at 14:05 #

        Gracias, EB, espero que al menos lo que he creído ver, esté presente.

        Aunque reconozco que también siento cierta oscuridad al releer el último párrafo, con la referencia a la “laberíntica economía psíquica capitalista”.

        Un saludo cordial,

  3. Loli 29 Marzo, 2017 at 18:36 #

    Una empresa de seguros se lleva anunciando desde hace tiempo a través de los tiempos publicitarios de la televisión.

    En el transcurso del “spot”, una niña desciende aferrada a un globo que simula un “sol”, sobre el centro de un laberinto: “el laberinto de la vida”, luego varias imágenes van describiendo cómo la vida de los personajes dentro del laberinto, se van deslizando, despreocupadamente, felices….arropados por el “sol de la tranquilidad”…su “seguro” de vida.

    Finalmente, unas personas ya ancianas, nos miran desde uno de los lados del laberinto, en el …ocaso de sus vidas…, sin salir de él.

    Entiendo que el marketing publicitario utiliza interesantes esquemas y mitos, para recrear un mensaje que, visualmente, es atractivo….atrae.

    Solo que se olvida de que los mitos, los símbolos, como los cuentos, tienen orígenes y significados profundos, y a veces redondos, y la mayoría, creo, que aún en espera de ser descifrados, o descubiertos.

    Los ancianos que nos contemplan desde el laberinto….parecen satisfechos…¿por qué?….¿porque se quedan para siempre atrapados allí?…

    ¿Ese, es el objetivo de la vida del ser humano, mirar lo que rodea desde una esquina de un laberinto, supuestamente confortable y controlado…arropado por un sol artificial de seguridad aparente?.

    Entonces….

    ¿Cómo llega la niña….., descendiendo de un cielo,… a un espacio laberíntico,….si el objetivo de su recorrido por él, es quedarse allí para siempre?.

    No lo explica el anuncio.

  4. Manu Oquendo 29 Marzo, 2017 at 19:18 #

    El último párrafo del artículo es esencial.

    No se si somos los únicos con capacidad de trascendernos –creo que no, que este deseo en grados diferentes está en la esencia del todo– pero desde luego sí que contamos con estar destinados a trascender nuestros estrechos límites sin sentido. El ser humano, el ser, no tiene sentido sin trascendencia .

    Hoy estamos en un paradigma incapaz de explicarse a si mismo porque es incapaz de definir al ser humano, al ser. Mucho menos de asumir su trascendencia.

    Ayer, un amigo, –de aquellos catedráticos de filosofía hoy olvidados porque nunca quisieron servir al sistema ni del él servirse– dijo durante un coloquio tras una de sus ponencias lo siguiente.

    “El conocimiento de la totalidad es pretensión vana. También lo es pretender conocer totalmente lo mínimo. Porque el conocimiento de lo mínimo implica el conocimiento del todo y esto es patrimonio de Dios” dijo más cosas pero tomé nota de esta frase porque me trajo a la memoria otra muy parecida de un gran físico moderno muerto a finales del siglo XX. David Bohm.

    Dejó escrito lo siguiente en uno de sus libros redactados en torno a una serie de ecuaciones y funciones de campo. Funciones que, de momento, son lo que nosotros somos más allá de las apariencias.

    “Todo está relacionado con todo. Y en cada región del todo, está todo”

    Apenas tenemos una señal de “hacia dónde la luz” y esa dirección nos marca un camino armónico por toda la eternidad.
    El resto de los detalles es muy secundario y muy breve.

    Gran artículo, D. Carlos

  5. EB 30 Marzo, 2017 at 22:12 #

    Recomiendo leer el libro “Nuestro Lado Oscuro – Una Historia de los Perversos” de Elisabeth Roudinesco. Nos recuerda la importancia de nuestro lado oscuro en su formas más extremas. Al mismo, sin embargo, cualquier lector razonable se da cuenta que esas formas extremas son excepcionales y que si queremos entender nuestra naturaleza tenemos que prestar atención a nuestros dos lados, reconocer los extremos en ambos lados, y sobre todo reconocer que esos extremos —por importantes que puedan haber sido en algunos momentos de nuestra historia o lo sean en el futuro— no sirven como puntos de partida o llegada para esa tarea.

    http://www.anagrama-ed.es/libro/argumentos/nuestro-lado-oscuro/9788433962850/A_390

    También hay varias reseñas críticas interesantes en español e inglés (además de las que puede haber en francés, el idioma original).

  6. Gabriel 31 Marzo, 2017 at 18:19 #

    Aquí, EB avala lo no avalado por la ciencia; la existencia de la oscuridad, el lado oscuro, o como queramos llamar.
    Y le doy la razón, está claro que existe, y su existencia lo recogen diversos estudios y ciencias empíricas, por supuesto, no recogidas por la ciencia oficial, como la Bioenergética, la Kinesilogía o la Radiestésia; eso sin entrar en otro tipo de disciplinas mucho más empíricas que las descritas.

    Está claro Manu, todo está relacionado con todo, desde el dedo pulgar, en el que se refleja todo el cerebro; el iris de un ojo, donde está reflejado todo el funcionamiento y estado del organismo; la piel, donde cada arruga nos está halando de toda una vida pasada presente y futura; hasta la célula, donde está recogida la información de toda la humanidad.

    Muy buen artículo Carlos; quiero, a colación de Blanca Nieves, apostillar un texto del libro, 49 Respuestas a la Aventura del Pensamiento, de Eduardo Pérez de Carrera.

    Hay que ver con los putos enanos (del cuento), que además de representar los 7 pecados, y a la oscuridad misma, estaban forrados de diamantes y vivían como pobres y déspotas.

    … Parece que por ti no haya pasado el tiempo,
    es una frase coloquial de uso común;
    se emplea como favor o como requiebro,
    pero en realidad está escondiendo la parte más confusa de la miseria del sistema,
    es hacer de la vida el cuento de las princesas dormidas,
    pero ningún príncipe va a despertarte con un beso,
    y seguirás esperando a la voluntad de haber nacido hasta que una luz atraviese un muro mal cerrado y conmueva a las hadas narcotizadas, y al despertar sorprendidas se desaten en forma de crisis gritando bajito a tus oídos:
    ¿que has hecho de tu vida?
    ¿en que has gastado los latidos de tu corazón?
    ¿de que ha servido la información de los miles de litros de aire que pasan por tus pulmones?

    Desde la posibilidad de seleccionar millones de mensajes, ¿por que hiciste lo mismo?

    Feliz Shabat

  7. EB 1 Abril, 2017 at 20:11 #

    Tenemos suerte, mucha suerte. Días atrás OUP publicó este libro

    https://global.oup.com/academic/product/exemplarist-moral-theory-9780190655846?cc=cl&lang=en&

    cuya autora, la profesora Linda Zagzebski, nos presenta una revisión de casos extremos de nuestro lado brillante. Sí, el extremo opuesto al presentado por E. Roudinesco en su libro referido en comentario anterior. Además, en su libro LZ desarrolla una nueva teoría moral a partir de esa revisión y por supuesto como toda teoría moral supone la trascendencia del ser humano. Información adicional puede encontrarse en

    http://philosophy.ou.edu/linda-zagzebski

    https://play.google.com/books/reader?id=AuQwDgAAQBAJ&printsec=frontcover&output=reader&hl=en&pg=GBS.PR3

    Dado el gran número de académicos dedicados a la investigación sobre nuestra humanidad es imposible saber los nuevos caminos que se están abriendo en la búsqueda del sentido de la vida y la trascendencia del ser humano. No debe extrañar que nos encontremos con nuevas teorías.

  8. J. L. 1 Abril, 2017 at 22:21 #

    Magnifico artículo Sr. Peiró tanto por su ingenio como por su pulcritud en su redacción.

    Es cierto que las campañas, hoy se podría hablar de guerra, contra lo clerical son cada vez más duras, bien por odio o por rebeldía a la opresión y el miedo que durante siglos mantuvo la iglesia católica con el personal.

    A mí me gusta distinguir a la iglesia, entre católica, cristiana, por hacer referencia a las que menciona en su artículo. Pero es cierto que todas las religiones han bebido de culturas anteriores y los teólogos cristianos también. Ellos decían, que había siete puntos o centros de energía en nuestra estructura energética, y al movimiento de energía que se generaba en cada uno de esos puntos para unirse al siguiente lo definieron como Virtud, por ese motivo establecieron las sietes virtudes relacionadas con cada centro energético, pero definieron también sus contrarios a los que llamaron pecados capitales, es decir, los siete enanos que nos relata el articulo y a ellos los relacionaron con aquello que detenía ese movimiento de impulso en la energía.

    Y llegando a su último párrafo, estoy totalmente de acuerdo que si el ser humano quiere, porque posibilidades tiene, de transcenderse, deberíamos estar más cerca de las virtudes que de los enanos.

    Saludos y enhorabuena de nuevo por su articulo.

  9. Inés 2 Abril, 2017 at 12:57 #

    Podríamos rigurosamente asociar, el subsconsciente, el consciente y “eso que llaman supraconsciente” y que el autor subraya como nuestra obligación o posibilidad de transcendencia, con lo que ha ocurrido, está ocurriendo y ocurrirá, en la materia – indisolublemente asociada- con la energía de la que bebemos, respiramos y transmitimos. No nos disociamos con otros seres vivos en nada. Pues nuestros cuerpos y los de los otros, están compuestos por millones de células que no son humanas. De millones de trocitos integrados en nuestro genoma que vienen de microorganismos y además, la activación de la expresión de nuestras proteínas, en un milisegundo dado, depende a la vez de dentro- de lo que nuestro cuerpo perfecto considera homeostasis, o desequilibrio y que está uncido a los estímulos que recibimos desde fuera.
    Así que no somos tan independientes. No es posible. No te puedes bajar del mundo. Somos seres frágiles e interdependientes. Algo que si reflexionamos sólo un minuto, o si escuchamos y ya, nos lo cuenta el paisaje integrado de lo que vamos siendo con lo que pretenden que seamos. No hay arte ni poesía sin naturaleza, en ella está inspirada toda nuestra transcendencia. Y la naturaleza es todo, también una emoción y una pasión y un drama y una risa, pero guiada, guiada al unísono con las otras vidas de lo vivo y también de las otras muertes transitorias.
    Por eso, coincido con el autor en la tergivesación del cuento de los Grimm- que recopilaron en esas épocas alemanas – de las propias mujeres aborígenes de entonces, en sus bosques aún no acidificados por la química y la masiva combustión de los emprendedores.
    Coincido con el relato Disney capitalista. Y sin embargo, mucho más peligroso me parecen los relatos en que la “mátrix” se tergiversa. Pues la realidad virtual, hologramas, robots y mundos de yupies, no deberían dar ningún pavor y sin embargo, deberíamos temblar por lo que ya, aquí y ahora y desde hace 200 años están haciendo con la realidad los “enanos” que en el lenguaje poético alguien los llamó e identificó como Pitucos, que los hay de muchos tipos, pero que no dejan de ser enanos ignorantes y medio ahogados, representantes del título de tu artículo y por ello llevándose por delante en su agonía a esas tres partes de esta tierra aquí y ahora.
    https://www.youtube.com/watch?v=4GAjFwur9Wc ( el amor de Benedetti y sus versos, no sólo era de un tipo).
    Pues bien, nuestro subsconsciente: (acuíferos, minerales, energía fósil.. volcanes, fallas, rajas a la tierra y su materia interior están agotados. Ejemplo de un Nature de hace nada:
    http://www.nature.com/nature/journal/v543/n7647/full/nature21403.html

    En el que sabemos,y se demuestra, que de forma salvajemente inhumana, somos tan estúpidos que se gastan 70 litros de agua por kilo de cereal. Supone que el pan que nos llega ( quitado el trabajo humano, la cáscara, el horneado y el vendido) es económicamente inviable y por eso necesitamos millones de exclavas que ya no son tan blancas pero a las que se sigue presionando en la parte femenina- de hombres y mujeres, da lo mismo- en el delirio de la nueva religión que no es de dioses precisamente- y que se impone.
    En la parte consciente, estamos los humanos, obviamente perdidos. Los más frágiles, quitados del medio con la nueva droga más fuerte que la guerra del opio, que abduce a nuestros hijos, sensibles y desencantados, sólos y desnortados que se distraen con esa maquinita absorbe sesos. Y cuando digo hijos, también digo padres y abuelos. El relato, coincido, tiene que cambiarse.
    ¿y el supraconsciente? en él está la profunda capacidad de restauración conjunta que tenemos todos los seres. No hay ninguno completo, ni ninguno menos transcendente. Asombra la inteligencia de las plantas, de las cabras, de los gatos y de las abejas.
    Asombra la inteligencia de los atardeceres y los amaneceres de todos nosotros.
    Aunque ellas y ellos también tienen las hormonas despistadas y no llegan, no llegan porque los invasores exponencialmente han cambiado un planeta de agua y vida y sólo saben comerciar con la muerte.
    No sólo el humano, los héroes siempre han estado en la mitología de los “aborígenes” en el más estricto sentido del término. Por eso los caminos de la alegría y el compromiso aún están abiertos, y cada día florecen en las partes pluripotentes de cada semilla.
    PD: para los de la parte oscura. Aquí alguna ve sólo sombras necesarias para darle belleza y constraste a las luces. No hay parte oscura, hay muchos zombies que ya no están vivos y vegetan. Y otros que no quieren sacar esa luz que tenemos dentro, todo el universo, porque la pela, es la pela. Y porque ya ni son m-alfa, ni gustan de los omegas.
    ( me costó el ejercicio, pero se lo debo, querido autor, porque se que si las blancanieves se siguen juntando con los enanitos continuará el extractivismo salvaje y la asunción de roles. muchas, juntas con los muchos que aún se reconocen de roja sangre – oxigenada- vamos a intentar que así siga siendo mientras podamos. Escribo ésto entre aromas y plantones de un vivero cercano en una mañana inmensa de domingo en común con los que amamos los respiros del aire y los ritmos del aroma. Las medicinas al alcance de todos y gratis).

    • Carlos Peiró Ripoll 3 Abril, 2017 at 19:16 #

      En tu amplio y abierto comentario, tocas Inés un buen montón de temas asociándolos con lo referido al artículo. Permíteme unas líneas para poder reflexionar sobre ello.

      Subrayas la relación en el organismo humano con microorganismos de procedencia no humana, de forma que sin ellos sería imposible su existencia, para indicar el carácter interdependiente del hombre con la naturaleza. No solo es que necesitemos de otros seres vivos para subsistir, sino que “somos” también ellos, al tener en nuestro organismo otros seres vivos operando.

      Esa imprescindible relación no solo del hombre, sino de los seres vivos entre si, además de la interdependencia refleja el caracter “natural” como esencia de los organismos, pero no nos dice sobre la dirección y el objetivo de la vida en si. Aunque, en todo caso, nos advierte del espejismo con el que la razón nos engaña, al hacernos superiores y ajenos a la naturaleza y a la materia.

      Igualmente, la composición de los organismos, de un genio y un tonto son similares, si bien lo que han hecho ambos con él es muy distinto. Por eso, siendo la naturaleza el sustrato del que estamos compuestos, parecería que su potencial es muy amplio, desplegándose de formas muy diversas. Es decir, que ni mucho menos se ha llegado a sus máximos potenciales.

      Lo consciente y lo inconsciente, con distinta presencia, siempre ha existido en la esencia humana, si bien, en épocas muy antiguas la relación del hombre con una naturaleza divinizada y animista, característico de religiones matriarcales, en las que el raciocinio estaba muy poco desarrollado, no era frecuente que la razón manejara la consciencia de manera que se bloquearan de entrada muchas de las percepciones cotidianas creándose un buen cúmulo de sensaciones por debajo de la consciencia (subconsciencia), como sucede actualmente en nuestro mundo racional.

      No creo que haya una relación jerárquica entre esas tres instancias, sino una simple organización operativa de la mente, en la que la disociación sería uno de los fenómenos posibles por el dominio de una de ellas sobre las otras dos. La jerarquía sí se produce por contra, y en ese orden, entre la infraconsciencia, la consciencia y la supraconsciencia, en la cual no cabe la disociación como posibilidad, pues cada paso inevitablemente se produce por la integración de las primeras en la última, por lo que solo se podría hablar de asimilación e integración.

      Respecto a los “juegos mentales” naturales relativos a los hombres y las mujeres, no hay tanta diferencia como en los que se dan entre lo masculino y lo femenino. La diferencia de género no lo explica, porque ambos somos orgánicos, emocionales, racionales, intuitivos y místicos. Sí creo que caben caminos y trayectorias diferentes a partir del manejo diverso de las fuerzas psíquicas, aunque en un fin compartido.

      Agradeciendo tu comentario al artículo, un cordial saludo,

      • Inés 3 Abril, 2017 at 22:48 #

        Gracias Carlos,
        sólo una apreciación, con risa, pero comprobable: La simbiosis ente el microbioma y el metaboloma de los individuos listos y menos..jjaja( no en términos absolutos).está demostrada que no es la misma.
        Hay que atreverse a entender profundamente lo que significa la epígenética, y en ésto se incluye todo, desde lo que comemos, el tiempo que dormimos, y con quienes nos movemos en este tiempo maravilloso de vida real y finita que tenemos para construirnos.
        Y sólos, sólos también,conscientes de nuestra responsabilidad tanto en el silencio como en la palabra, para con nostros mismos y para aquello en lo qe podamos ser más útiles, vengan los tiempos como vengan. Estar dispuestos al cambio y a la lucha bien entendida, siempre.
        En cuanto a los tres niveles claro que no son jerárquicos, hacía un símil de nuestro subsconsciente, consciente y el supraconsciente con los niveles de la materia desde el subsuelo, suelo y vuelo, que nos afectan,psicológicamente, mucho más de lo que pensamos,
        Gracias a tí por el artículo tan valiente que has escrito.
        Ya sabes que lo que escribo lo escribo a brotes, casi sin meditarlo, un poco de sopetón. Y sin embargo, para algunos de los comentaristas-lástima que no os pueda mandar el nature full -es obvio el negacionismo o el reaccionismo – sentenciando sin datos lo que desconocen y quieren seguir desconociendo y por tanto, tuteando a alguien que no conocen y además…con el tú deberías saberlo …que me produce un poco de sonrojo ( shame).

        Me gusta mucho Bergoglio…estoy gratmente sorprendida por su “laudato si”. Espero que podamos reflexionar algún día sobre el gran texto -que me leí enterito.- Saludos.

  10. Gabriel 2 Abril, 2017 at 16:45 #

    Inés; dices que el humano no se disocia de el resto de seres vivos en nada.
    Es tu creencia, está claro que todos nos alimentamos de otros seres vivos, que respiramos el mismo oxígeno, que integramos infinidad de vidas a niveles microscópicos, subatómicos, que todos compartimos una esfera energética común.

    En psicología y psiquiatría contemplan diversos tipos de patologías y que solamente el ser humano padece, y no las plantas ni animales. Trastornos de identidad disociativa, fugas disociativas, amnesias disociativas, etc.

    Solo el ser humano tiene algo que ya los antiguos denominaban alma y es esa chispa que anima a la vida y a la espiritualidad.

    El cereal es el único alimento “plantable” que no necesita, como dices 70 litros de agua por kilo recogido, es decir, el cereal necesita 0 litros de agua por que es de secano y para su crecimiento solo necesita agua de lluvia.
    Y a las esclavas a las que te refieres , sabemos que en ciertos países, por desgracia,existe aún la esclavitud y que todos nosotros somos responsables de ello, y que ciertos grupos desnortados y criminales como el isis, daes, reclutan esclavas para todo tipo de menesteres; ¿a estos no los nombras?, ¿solo a las “esclavas” de los países capitalistas?.

    Creo que las plantas y animales tienen otro tipo y distintas conexiones más desarrolladas que el ser humano, no me atrevería decir que sea inteligencia, y menos, a lo que ahora está de moda en llamar … inteligencia emocional.

    Y volviendo a la la oscuridad, aquí nadie ha hablado de zombis ni vampiros ni nada que se te pueda ocurrir. Cuando se hablo de oscuridad , es en referencia a la energía densa y obstaculizadora de la que casi nadie está libre; solo hace falta ver los comportamientos, actitudes, maldades y los 7 pecados capitales de los putos enanos que no nos quieren abandonar, o que nosotros, en distintos momentos de nuestras vidas abrazamos. Eso si, ¿de manera inconsciente?

    Y tu, todo esto tendrías que saberlo, pues hablas del supraconsciente …

    • Inés 4 Abril, 2017 at 10:41 #

      Mire Gabriel, pues como admito sus disculpas, permítame que le aclare todas mis afirmaciones- que no creencias- que usted ha utilizado para su propio discurso e ideología:

      -En cuanto a mi creencia de que el humano no se disocia, ya creo lo ha dejado escrito el autor. Pero es que si los humanos conociéramos nuestro cuerpo por dentro, como el resto de los animales se conocen, evitaríamos venenos, gracias al olfato y el gusto, diarreas, gracias a saber restaurar el equilibrio intestinal con nuestras bacterias y si supiéramos qué alimentos nos producen inflamación o intolerancia por malabsorción, podríamos oscultarnos y observarnos nosotros mismos en bastantes enfermedades transitorias y no graves en las que no precisaríamos nada más que nuestra sabiduría.
      -Lo de los cereales de secano o regadío, el artículo compara la agricultura global, con unas gráficas hechas por todo el planeta. Nosotros tenemos cereles de secano en esa Castilla…pero por ejemplo, según datos del magrama es cereal forrajero o trigo duro, es decir que el pan que nos comemos no lo plantamos aquí y lo importamos, de los tres o cuatro países en los que se imponen los cereales de regadío que además son transportados miles de kilómetros en un trasiego de mercancías loco, que gasta petróleo y contamina mares.
      El tema relevante es la pérdida de casi el 70 % de las aguas subterráneas y por tanto de las más puras. Pero los Pitucos siguen talando encinas por miles a la vez que juegan al golf en nuestros campos y pronto esos gobiernos tan patriotas e ilegales que hacen los pactos…empezarán a vender el agua de nuestros embalses.
      Por ejemplo, el capital que no tiene moral ninguna, vende agua del deshielo ártico a 90 euros la botellita, agua de glaciar, como si bebiendo esa agua, los que seguro que la beben y la compran, se les va a limpiar nada.
      – Las exclavas a las que me refiero son éstas: retenidas en la cueva de uno de los enanitos, porque claro, dónde iban a estar ellas mejor que allí? al menos allí no tienen que ser secuestradas o vendidas para carne- idéntico el consejo que se refleja en el cuento: ( quédate aquí con nostros que te protegeremos mientras te explotemos- y recuerdo una gran obra de teatro de Pinter.., pues hay para todos)

      http://www.paralelo36andalucia.com/las-lagrimas-de-las-ninas-esclavas-de-amancio-ortega/

      A las que usted se refiere, terriblemente son secuestradas a la fuerza y niños y niñas secuestrados en las guerras no son más que las consecuencias de los gobiernos que hacen negocio con las armas para provocar la dirección de la guerra en los países que quieren desestabilizar. Capital- caníbal.
      Y le digo algo muy importante al Sr Oquendo el perro que le miraba seguro que no estaba interesado en la mantequilla si no esperándole para el paseo. Kant…fué el que cambió drásticamente el concepto de ética por el de moral…y con su filosofía transformó el concepto que se tenía de cómo aplicar las leyes: la frase : “El origen de la obligación moral (das Sollen) es la razón, y no la experiencia” lo dice todo.

  11. Gabriel 4 Abril, 2017 at 0:33 #

    Hola Inés, la pido disculpas por la vergüenza que ha sentido ante mi respuesta a su respuesta al artículo de Carlos. No ha sido mi intención hacerla sentir así, la pido disculpas.
    Lo siento, perdón, la considero, gracias.

  12. Manu Oquendo 4 Abril, 2017 at 6:40 #

    Acabo de leer un periódico de ayer tomando un café en la cocina y al ver los ojos de Sam, el perro de la casa, me acordé de los muy interesantes comentarios de Inés y alguna de las también interesantes respuestas de Gabriel.

    Sam me mira de un modo especial, creo que de alguna forma me sugiere principios morales y me insta a la virtud. Por ejemplo la virtud de compartir tostada con mantequilla por la mañana temprano.
    Para mi que Kant se quedó corto al restringir el universo de lo moral a una pequeña parte de la vida.

  13. Victoria 4 Abril, 2017 at 12:35 #

    FELICIDADES, Carlos.

    Muchas gracias por facilitarnos el aprendizaje.

  14. Victoria 4 Abril, 2017 at 12:36 #

    FELICIDADES, Carlos.

    Muchas gracias por facilitarnos el aprendizaje.

  15. Gabriel 4 Abril, 2017 at 19:33 #

    Inés, gracias por aceptarlas.
    Está claro y coincido con Ud. en varias de las argumentaciones que expone.

    – Que el ser humano no tiene “olfato” suficiente para detectar si un alimento le puede convenir o no. En una de las anteriores contestaciones que expuse; el invento televisivo de programas de cocina, chefs en todas sus versiones, canales y programas de cocina.
    Están consiguiendo confundir al personal con esas recetas casi nocivas diría yo, por la mezcolanza de componentes que utilizan para hacer un plato, una bomba de relojería, a veces con retardo. También le aseguro, que a un lobo con hambre, en su habitat, le colocan una carne con un poco de estricnina, y se la zampa tan ricamente.

    No es de extrañar, que cada vez existan más personas con patologías digestivas, alergias, disfunciones, y me atrevería a decir, de comportamiento, por el consumo, no ya de harinas de importación, (harinas procedentes de zonas donde la radiación escapó en su día de centrales nucleares y enriquecieron ese cereal), si no de alimentos enriquecidos de otras “sustancias” de marca nacional, u otros elementos alimentarios que se han comido toda la vida, y sin saber realmente por que, desde hace bastante tiempo, están empezando a ser poco o nada digeribles y que su consumo está provocando diversas disfunciones de más o menos gravedad.

    También estoy con Ud. en que la barrera intestinal con todas sus tribus bacterianas, virus y hongos están para y por algo; desde la temida B. escherichia colli, que tubo su función benéfica en los primeros meses del niño, y que en el adulto actúa como principal bacteria inmunosupresora, hasta todas las bacterias que recibe el nacido, cuando pasa por todo el conducto vaginal en su nacimiento e inoculadas por la madre. De ahí, que un niño nacido por cesárea, pueda presentar casi seguro algún tipo de disfunción intestinal o respiratoria. (subsanable posteriormente por el amamantamiento y saliva de la madre).

    Y en mi opinión, creo que Sam estaba en su presente, como no podía ser de otra manera en un animal; estaba deseando que Manu le diese pan con mantequilla y mermelada; antes la comida que el paseo.

    Saludos

  16. Gabriel 4 Abril, 2017 at 21:57 #

    Quiero dejar algo claro;

    Denoto en algún participante, un tono más que ofensivo al descalificar los comentarios que aquí se vierten.
    “Tonteras, Charlatanes, falsa moralidad y mucha ignorancia”

    He de decir en lo que a mi respecta, que soy ignorante por que ignoro, también se que esa ignorancia me puede servir para dar otros pasos y adquirir algo más de conocimiento. Lo que también se, es que no soy ni falso ni charlatán.

    Inmoral, bueno, si, tengo asumido mi grado de inmoralidad; todos somos inmorales de una u otra forma. Y ahora no voy a disertar por que. Cada uno lo sabe.

    Osease, recomiendo que se hable de frente, como Inés.
    Podemos tener nuestras diferencias dialécticas, de conocimientos, maneras de expresión distintas, como ha sido mi caso, pero he podido subsanarlo, y agradezco la posibilidad de haberlo enmendado.

    Buenas noches

  17. Rosae. 13 Abril, 2017 at 19:45 #

    Reza un aforismo humanista así: “si persigues el “placer” te encadenas al sufrimiento, pero en tanto no perjudiques tu salud, puedes disfrutar cuando la oportunidad se presente”; es algo así más o menos…

    Y me quedo con la versión antigua, la que tiene encima la pobre “adolescente”(más o menos), para sentirse cuestionada..y “perdida”…
    Menos mal!! Que consiguió descansar en una de las camas de un enano, ( que ya es difícil!!!- descansar ahí…); cuenta la versión Disney que descansó plácidamente ocupando las 7camas de los 7enanos!—
    Y menos mal que “consensuaron” que la dejaban “dormir” por-que la que le venía encima era…..buena!!!-….
    De criada esclava para todo el día!!!
    Y, que no lo hiciera..que pudiera sentirse muy culpable (de ser mala), o pudiera estar pecando…casi ganando el infierno con ello…
    después..que era….la bruja/tierna de la manzana…y el principe/amoroso?-…
    O aquí, el príncipe no!!!- ….ay! Menos mal!!
    Y ya si me lo cuenta un hombre: me creo el cuento enterito, de cabo a rabo…

    Crecer?- Evolucionar?-…
    Pues sí, cada cual a su ritmo y según su Proceso vital?-….

    Y ya puestos sres, sí udts con tanto Organismo mundial, y tanta reunión y Deliberaciones y Convenciones de todo tipo, económicas- ecuménicas- y etc…

    por un casual? – se pueden dejar de guerras y destrozos varios?-
    Por qué lo que ocurre: Ya No Se Aguanta. …y el planeta y todos sus seres están demasiados dañados!!
    demasié pal body el pedazo de mundo que se está dejando a los “venideros”…
    Y quizás/ojalá..esto si que fuera: un cuento..un mal cuento..
    si hubiera erratas….el corrector?..

Deja un comentario