Tattoo withchild

La ignorancia generalizada suele entender el machismo como una ideología, o lo que es lo mismo, una forma de pensar, cuando en realidad es un patrón emocional rígido, dominador (supremacista) y egoísta. Como suele suceder en las cuestiones más propiamente internas de todo ser humano, lo que precede al pensamiento son las emociones, que luego aquel se encargará de hacerlas valer con sucesivos argumentos exculpatorios, incriminatorios y justificadores, que envolverán adecuadamente esas emociones para hacerlas ajustadas a la realidad, adaptativas, exentas de culpa y amparadas por la inocencia.

Los que hemos trabajado a lo largo de nuestro desarrollo profesional con maltratadores y maltratadas, y centrándonos en los primeros, sabemos que algo les funciona muy mal en el terreno emocional, y detectamos deficiencias graves en la gestión de áreas fundamentales y altamente complejas como pueden ser la gestión del placer exógeno, los deseos de satisfacción o el manejo de los vínculos de dependencia. Es decir, unos ámbitos intrínsecamente unidos al desarrollo como personas en los planos emocionales. Tanto es así, que otros elementos definitorios como pueden ser los cognitivos racionales referidos, por poner ejemplos entendibles, a los niveles académicos, profesionales y de estatus social, no nos sirven absolutamente nada respecto a las vivencias en los planos afectivo-sexuales en cuanto tenemos que hacer diagnósticos, y aún mucho menos parámetros predictivos.

Por hacerlo suficientemente comprensible, sería algo parecido a las tradicionales características morales de la bondad y la maldad. No se observa que los más “educados”, mejor considerados, o que ocupen más altos rangos en la pirámide social sean necesariamente más bondadosos, y que los que menos sean más malvados. Se pueden dar numerosos ejemplos que podrían aseverar exactamente lo contrario. Se trata de algo independiente de esas esferas, aunque interactúe con ellas de diferentes maneras. De hecho, lo que diferencia a unas capas sociales de otras, en lo relacionado con este patrón emocional llamado machismo, será lo grotesco o sutil de su manifestación, nunca su objetivo esencial de dominación y sometimiento del género femenino.

Tiene sustancial importancia, y se olvida con demasiada facilidad, que los procesos de sexuación adquieren su auténtica y definitiva expansión en la adolescencia, siendo clave para el posterior desenvolvimiento de los comportamientos afectivos-sexuales, los patrones emocionales que se fijan en esta decisiva etapa. Si los estilos represivos propios de momentos anteriores, no eran positivos para un natural y saludable desarrollo en este terreno, deberíamos cuestionar si la actual promiscuidad y el entorno hipersexuado en el que nos encontramos, no estará disparando un sinfín de anomalías que no auguran un futuro muy prometedor. Los datos que van ofreciendo los estudios al respecto del comportamiento adolescente, parecen avalar esta visión.

Los patrones emocionales son productos culturales establecidos en los colectivos humanos, que resuelven de una forma determinada sus más importantes dilemas existenciales, y se han dado siempre desde los más remotos tiempos del hombre, siendo los actuales una etapa más de un continuo que no va a parar. Como característica, se establecen en los campos que antiguamente se denominaban los instintos, aunque esta definición haya quedado ya desfasada. Así, por ejemplo, los podemos encontrar en ámbitos relativos a la supervivencia como es la propiedad, los bienes económicos, el patrimonio, o la alimentación; también se dan en los aspectos adaptativos de conservación como son las conductas sociales, tales como el gregarismo, la participación e integración, o el sentido de pertenencia.

En lo que nos trae, referido a los procesos de sexuación, se ha confundido con frecuencia el supuesto instinto de reproducción con la esfera afectiva, en cuestiones tales como la necesidad de amar y la de ser amado. Por aclarar, el de reproducción se observa más contundentemente en el mundo animal, cuando en los humanos el amplio espectro de los comportamientos personales y mutuos entre géneros hace referencia a unos hechos mucho más complejos que podríamos denominar el mundo afectivo.

Lo importante respecto al machismo, como cualquier otro patrón emocional respecto a lo afectivo, por muy instalado que esté y por muy sanguinario que resulte, contiene un discurso emocional de dominación y sometimiento de lo femenino encarnado en la mujer. En su germen está el mal trato y el abuso, y también la violación, el asesinato, en su grado más obtuso. El sufrimiento que hay detrás de las cifras que se ofrecen como punta del iceberg, vienen a decir que los sujetos que componemos las prepotentes y arrogantes sociedades occidentales, estamos muy lejos del nivel de desarrollo emocional mínimo para ser capaces de canalizar nuestras necesidades afectivas, pasando por encima o dejando a un lado, el deseo de dominación y sometimiento del otro.

De poco sirven los minutos de silencio o el sonrojo momentáneo por las muertes y las violaciones convertidas en mediáticas, si todo un conjunto no se conjura para una tarea que va más allá de las noticias, las leyes y la política. Bien está que a los patrones emocionales establecidos se los combata desde diferentes flancos, pero aún quedarán dos responsabilidades básicas que construir, el del nuevo modelo estético a partir de las más genuinas emociones femeninas, y el de su liderazgo colectivo.

En lo cotidiano hay un sinfín de momentos desde los cuales es posible ir identificando ese impulso de dominación, para ir transformándolo y que no contamine la afectividad intrínseca que toda relación humana contiene, sin que necesariamente se trate de una relación de género, ni sea un vínculo abiertamente sexual, pues esos patrones emocionales de los que hablamos actúan transversalmente en todas las acciones y ámbitos personales.

Mientras andaremos sobreviviendo a esta forma criminal de resolver los asuntos del amor, que hace ya un par de milenios que llevamos intentando digerir.

30 comentarios

30 Respuestas a “Machismo”

  1. Alicia dice:

    Si el machismo es el reflejo de un patrón social, y la sociedad está compuesta por hombres y por mujeres, igualmente sujetos al patrón estaremos hombres y mujeres. Por tanto, si existen hombres que encajan en el patrón de maltratadores cabe suponer, utilizando el mismo criterio, que encajan en el patrón de maltratadas. Vamos, que tanto las responsabilidades como las culpas van a medias. Es más, ni siquiera a medias; la mayor responsabilidad es de las mujeres que – empujadas tal vez por entender que ser hombre implicaba ser más libre – eligieron masculinizarse, en sus comportamientos y en sus emociones. Y los hombres buscan mujeres, y no las encuentran.

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      Hola Alicia. Gracias por comentar sobre el artículo.

      Respecto a lo que comentas, es evidente que si hay hombres maltratadores en las relaciones de género es porque, al otro lado, hay mujeres que están siendo maltratadas. Por experiencia, puedo decirte que a ambos se los puede ver como culpables e inocentes según el prisma que se quiera aplicar, y responsables en última instancia de lo que les sucede, pero, y esto es válido especialmente cuando el maltrato alcanza altos niveles, no se les puede ver a ambos sino como verdugos y víctimas, y por tanto es importante no confundirse con ello. Explicarse emocionalmente el maltrato nunca debe suponer justificarlo.

      Ya sé que no pretendes decir eso, y que has querido decir que para abordar un problema hay que contemplar por lo menos las dos partes implicadas en una realidad relacional, pero conviene aclararlo para que dar lugar a malos entendidos.

      Al hilo de lo que comentas, en el trabajo con las parejas siempre me he preguntado los motivos por que los hombres sienten tanta inseguridad en las relaciones con sus parejas, una inseguridad que intentan compensar de múltiples maneras siendo el espejismo de la superioridad de su género una de las más habituales, muy similar a la que se identifica con la discriminación racial. También me llama mucho la atención en ciertos casos, la importancia que otorga la mujer al curso de la relación y al manejo y el control que establece sobre ella (la relación). Por eso lo parámetros con los que se contemplan habitualmente estos problemas, y más el que ofrecen los medios de comunicación, se quedan muy lejos de facilitar el entendimiento de estas dinámicas, cuando no contribuyen involuntariamente a que haya más lio.

      La generalización de la problemática afectivo-emocional del maltrato al resto de relaciones de género, suele conllevar una simplificación y sesgo importantes en la manera de entender la forma en la que los hombres y mujeres nos relacionamos, soslayando el factor que creo que es más importante que es el de “dominación sobre el otro”, un elemento siempre muy presente, activo y destructor de la manera en la que se viven las relaciones afectivas.

      El tema da para mucho.

      Cordiales saludos.

  2. Alicia dice:

    Me he comido un trozo de frase, quería escribir “si existen hombres que encajan en el patrón de maltratadores cabe suponer, utilizando el mismo criterio, que existen mujeres que encajan en el patrón de maltratadas”.

  3. Alicia dice:

    Hola Carlos. Es de agradecer que un hombre aborde en un artículo el tema del machismo y del maltrato. Tal y como están las cosas vuestra situación (la de todos los hombres) es muy delicada y entiendo que os tenéis que mover con pies de plomo y no cometer ningún desliz en qué decís y en cómo lo decís.
    Yo, tal vez valiéndome de mi condición de mujer y al amparo de qué privilegios conlleva tal circunstancia, me permito ser un poco no del todo correcta. Lo cual no implica, en absoluto, que justifique ningún tipo de maltrato, ni de hombres a mujeres ni de mujeres a hombres – y no me negarás, aunque es lógico que no escribas una palabra dándome aunque nada más sea un puntito de razón, que las mujeres también saben maltratar, aunque lo hacen de formas más sutiles que no dejan herida ni huella física, y muchos hombres que bien se guardarán de confesarlo lo saben muy bien –, lo que digo es que hay mujeres que por las circunstancias que sea se sienten atraídas por el tipo de hombre que termina siendo maltratador; y que me cuesta creer que el maltratador no apunte ya maneras aun en los comienzos más idílicos de una relación; y que esas maneras que ya apunta son acogidas, por parte de la enamorada, con un algo de agrado, de vanidad tal vez porque se sienten halagadas, o, al menos, con una conformidad muy difícil de entender.
    Es por eso que digo que también ellas son responsables. Y sí, admito que son víctimas, pero más que del hombre lo son del patrón social que ellas mismas han fomentado y aqueja tanto a hombres como a mujeres.
    Es posible que no haya arreglado con éste mi comentario anterior; pero sólo veo sentido a expresarme si lo que expreso es mi opinión. Para no salirme del patrón de la corrección socialmente establecida lo que debería quizás hacer es callarme siempre y a todo. Pero existo, y eso sí que no es mi culpa.

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      Alicia, en mi comentario en ningún momento he exculpado a la mujer de la problemática, muy por el contrario también la hago responsable de las dinámicas destructivas que pueden darse en la relaciones de pareja.

      Decía, que interpretar y valorar estas relaciones afectivas solo desde aquellas que han conducido a una relación patológica y enferma, y desde los puntos de vista judiciales (agresor/culpable vs víctima/inocente), a veces no nos permite ver el germen de un problema básico no resuelto culturalmente, y solo valorar como negativo, que para mi lo es, el patrón emocional establecido en nuestras sociedades como es la superioridad de uno sobre la otra al que llamamos machismo.

      Yo he atendido en los despachos a parejas en las que ella era maltratadora y él maltratado, y sin duda supone un problema importante para ambos, pero además de ser mucho menos frecuente, no suele alcanzar las cotas de criminalidad que se dan en algunos casos contrarios. Para ver la globalidad es mejor utilizar el telescopio, pues si se utiliza el microscopio, que debe servir para lo micro, no se verá nada.

      El problema social lo tenemos sin duda con el machismo, pues es el patrón emocional instalado, continuado y amparado en nuestra sociedad, y que en diferente grado sirve de referencia emocional para las relaciones de género afectivas.

      Por ser hombre también he tenido que trabajármelo desde muy pronto, para que ese paradigma interno del machismo no limite ni manche las relaciones que en diferentes ámbitos tengo con las mujeres, y creo que todos debemos estar legitimados para ofrecer nuestra opinión, aunque muchas veces no sean excesivamente válidas.

      Insisto en que el tema es bastante más complejo de lo que a simple vista pueda parecer.

      Nuevos saludos,

      1. Carlos Peiró Ripoll dice:

        Los que hemos dedicado parte de nuestra actividad profesional a esto, sabemos que hay dos escollos importantes por resolver de antemano, en lo que al abordaje emocional se refiere.

        Los maltratadores que tienen una cierta consciencia de que sus comportamientos y reacciones -algo más de la mitad de los casos tratados-, suelen entrar en estados de mucha confusión mental, al tener que compaginar un cierto orden interno con un ánimo salvaje y primitivo en lo que tiene que ver con su relación de pareja. En esas tesituras casi siempre echan mano de justificaciones y excusas que amparen su conductas emocionales, es decir, inician una búsqueda desesperada del sentimiento de inocencia, huyendo despavoridos del de culpa. Forma parte del juego emocional que se establece en su interior (machismo elaborado)

        Las maltratadas, víctimas no solo de la violencia y agresividad del varón, sino también del patrón emocional en el que se han criado y han asumido en profundidad (machismo subrogado), también les cuesta admitir, y no digamos asumir, que su pareja la maltrata, llegando para evitarlo, a justificar frecuentamente el comportamiento del maltratador en la imperfección por naturaleza de todo ser humano, otorgándole voluntaria o involuntariamente, una vía de escape que impida salir del “bucle” maltratador, en el que realmente participan ambos y ambos son responsables.

        Por tanto los dos escollos a salvar son, en primer lugar, los relativos al juego de culpa/inocencia, auténtico baluarte desde el cual se impide cualquier opción de cambio, perpetuando un estatus quo tóxico en la relación, con un argumentario compartido que relativiza el fenómeno repartiendo las culpas. Y, en segundo lugar, el muro de silencio con el que se blinda el fenómeno, cuya mínima fisura es entendida como ruptura del pacto de lealtad intrínseco con el que amparar y proteger esa forma de relación insalubre.

        Por ello las probabilidades de escalada en el conflicto aumentan considerablemente (y sus consecuencia mortales también), si se denuncia el hecho sin que previamente la relación haya cambiado un mínimo, y los dispositivos de atención no estén actuando en ambos polos de esa relación. La policía es necesaria para protegerla de daños mayores, pero se debe adecuar a los “tiempos de la relación” y acompañada de una intervención social en ella y en él.

        Son muchas muertas, y ya con una sola víctima es demasiado.

  4. Anónima dice:

    Interesantísimo artículo que hay que leer (y estudiar, más a fondo)…

    Estoy en desacuerdo total con Alicia y explicaría el por qué… En otro momento (una vez tuviera claro conceptos e ideas) ;

    Entre lo emocional, cultural, dominación, supremacismos, egoísmos y etc…
    ando pérdida… (las conclusiones siempre son propias acerca de lo que se lee o estudia, o así lo veo yo)…

    Es curioso cómo si un hombre tiene varias o las que sean, mujeres, es un don Juan, un tipo interesante, un mujeriego etc.. (connotaciones en positivo, por lo general)…
    En el caso de la mujer!… Directamente es una “puta”… Cómo suena, tal cual!!
    Ya… Ya… Claro, que se puede quedar preñada y.. Joer que problema.. A ver, a quien se le carga el retoño, fruto de una superalocada” noche”……

    Ya, ellos… Organizando todo, en su beneficio /o menor perjuicio…

    Hace poco murió una joven de 20años, al dejar la relación de novios, la agarró del pelo/ la metió en el coche/ y.. Se estrellaron, muriendo, creo, los dos…

    Aparte de todos Aquellos conceptos: hay una palabra que no aparece por ninguna parte: LIBERTAD..
    aunque parezca increíble las personas somos Libres de hacer o no hacer en nuestra Vida, sin tener que pedir permiso o el visto bueno del Acompañante (o pareja, o novi@ etc..), y detrás de esa palabra, está la palabra RESPETO, se ha de respetar al otr@ en su “libertad de decidir”..
    Así lo creo, al menos, y es e nivel muy general..
    Cuando, se busca someter/ dominar etc.. Superioridad etc… Bueno, hay está pasando de todo excepto una relación Sana.

    Y Aquí es donde no estoy de acuerdo con Alicia, no siempre se sabe que la relación es de maltrato, inicialmente, (y si puedo, en otra entrada expondría mi opinión)… Inicialmente, vuelvo a decir, y cuando se da, o va dando esas relaciones de maltrato, en algunas ocasiones, es muy- pero que muy difícil, salir de ellas…….

    Las sociedades, van cambiando y las “sensibilidades”, también…
    Ver por la calle a hombres con sus retoños, se les debe mover muchas cosas por dentro.. Son otras experiencias…

    Tengo poco tiempo, no puedo extenderme;
    Buen artículo, digno de “estudio”..

    Por imaginar, imaginemos a una persona anoréxica de pareja con un ” cocinero”__si la relación es de maltrato, quien tiene el poder absoluto sobre esa “piltrafa anoréxica y empobrecida” incapaz de salir adelante con su vida?,___(es sólo un ejemplo… Relaciones hay en todas sus formas y compensaciones)…

    Erratas?…. El corrector?…

  5. Manu Oquendo dice:

    En relación al comentario de Alicia hay que recordar a la psicóloga especializada en la cuestión de esta psicopatía, Marie France Hirigoyen
    Aquí https://es.wikipedia.org/wiki/Marie-France_Hirigoyen )

    Marie France –en su famosa obra “El acoso moral” expone lo que plantea Alicia. Esas son normalmente relaciones enfermizas en las que incluso se produce una atracción recíproca perversa.

    No es de extrañar que con la alianza entre el Poder y las Ideologías “generistas” Marie France junto a otras ilustres autoras estén un tanto olvidadas.

    Indirectamente relacionado con este asunto estoy leyendo estos días y muy lentamente un librito ya viejo. Se titula “A critique of pure tolerance” de tres filósofos sociales muy activos en los 60.

    Se trata de Robert P. Wolf , Barrington Moore, Jr y Herbert Marcuse. El librito fue publicado en USA en 1965.

    Es un breve opúsculo con tres “papers”.
    El primero, de Wolf, se titula “Beyond tolerance”.
    El segundo, de Moore, titulado “Tolerance and the Scientific Outlook”
    y el tercero, del más conocido Marcuse, “Repressive Tolerance”.

    Estos tres artículos sembraron el argumentario estratégico necesario para el destrozo de los arquetipos clásicos de hombre y mujer como paso fundamental para romper el vigor de la familia clásica de nuestra cultura.

    El por qué era necesario hacerlo la explica Wolf en la página 18 del librito: Viene a decir que……. el aprendizaje en el seno de la familia es indeleble porque nace de la mímesis y que los modelos de comportamiento aprendidos por los niños en el hogar no los va a poder cambiar el Estado. Por lo tanto, si queremos crear arquetipos humanos nuevos hemos de comenzar por romper el molde.

    Y la verdad es que lo han roto a conciencia.

    Un saludo y enhorabuena a Alicia por su comentario y a Carlos por el trabajo de hoy.

  6. O,farrill dice:

    Hace unos días hablaba con una amiga a la que, en su trabajo diario, le llegan “piropos” del entorno masculino e incluso algún comentario grosero indirecto (a través de sus compañeras que, a su vez, la animan porque el “tío está como un queso”). Para ella los “piropos” eran una prueba de admiración y por eso le gustaban. Incluso el comentario grosero que le transmitían sus compañeras parecía reforzar su “ego” femenino. Cuando le comenté que, al aceptar esos piropos estaba aceptando el “machismo” contra el que se pronuncia a diario, se negaba aceptar esa contradicción. No entendía que el respeto a su dignidad como persona trabajadora o profesional debía impedir ciertos comentarios y “aproximaciones” (tan frecuentes en todos los ámbitos) de los “machos” sobre las mujeres. Lo mismo ocurre cuando se utilizan “armas de mujer” para la seducción del “macho” con intereses determinados (no pocas veces la promoción laboral profesional). Sólo hay que asomarse a esa “fiestas” organizadas por las empresas con fines de “confraternización”, para darse cuenta de las diferentes formas de maniobrar. En unos casos para someter, en otros casos para obtener algún beneficio y en la mayoría de ellos, para propiciar cualquier “aventura” externa al ámbito familiar. En fin, como ha quedado claro, no parecen existir dos casos iguales y no hay posibilidad de entender desde fuera los patrones de conducta de cada persona. Un trabajo del psicólogo francés Massil Benbouriche de la Universidad de Rennes, realizado sobre 130 hombres jóvenes sobre la “cultura de la violación” arrojaba los siguientes resultados: el 50% dijo que emplearía medidas coercitivas como amenazas, manipulación o intoxicación para tener sexo con una compañera que no rechazara claramente sus “avances” y el 30% llegaría a forzar el acto sexual si estuviesen seguros de que la víctima no lo denunciaría. Como vemos, es muy importante impedir o rechazar contundentemente esos “avances” que nunca se sabe cómo pueden terminar. Pero eso depende de ellas. Un saludo.

  7. Manu Oquendo dice:

    Cuando aceptamos usar una determinada semántica comenzamos a ser cautivos de sus fundamentos ideológicos. Por eso nos resulta conveniente analizar las palabras despacio porque dentro de poco hará un siglo que el estructuralismo estableció en la semántica la punta de lanza de los procesos de destrucción y dominación social.

    He leído con mucho interés –no exento de alguna alarma ocasional– tanto el artículo como los comentarios y me he encontrado con párrafos tremendos porque reflejan una colonización ideológica importante y en buena medida perversa.

    Desde luego lo que es claro es que ya se ha criminalizado a prácticamente el 50% de los varones, Todos violadores potenciales según el “profe” citado por el amigo O’Farrill.

    Pero, vamos a ver ¿Dónde estamos? ¿En una repetición del holocausto nazi en sus primeras etapas difamadoras pero solo con los varones blancos occidentales de raíces culturales cristianas?

    No es coña, el resto está exento.

    Para entender el grado de penetración social de estas ideologías –la de “género” es una de las dos o tres– quisiera traer una noticia reciente.

    https://www.elconfidencial.com/espana/madrid/2017-05-15/boadilla-tsjm-plan-urbanismo-impacto-genero_1382081/

    Resumen: “El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha tumbado el plan urbanístico de Boadilla del Monte, que ya estaba aprobado por la Comunidad de Madrid, porque la Dirección General de la Mujer (dependiente del Ejecutivo autonómico) no realizó un informe de impacto de género que garantice la igualdad entre hombres y mujeres en el desarrollo de ese plan”.

    Imaginen ustedes lo que ha crecido ante nuestras narices el Lobby del Género y su red clientelar. Además se lanzan justo donde está la pasta de verdad: la Construcción.
    Hoy todos los ayuntamientos tienen varios “empleados” ocupándose de este asunto y que provienen ¿de qué ideologías?

    Por lo tanto vamos a tener que hacer un mínimo esfuerzo para escuchar cosas e ideas que no forman parte de la poderosísima red de los Ideólogos de género.

    Quien no comulga pasa a ser excluido. Caso de Alicia Rubio en Madrid. ¿Libertad de pensamiento? ¿Libertad de Expresión? ¿Libertad de enseñanza? ¿Libertad de Cátedra?

    Aquí: https://okdiario.com/espana/madrid/2017/03/16/fascismo-podemita-logra-purga-profesora-leganes-escrache-833731

    ¿Qué ha hecho la profesora Alicia Rubio? Para comenzar escribir un libro de éxito vetado por Podemos, PSOE y CNT.
    Este, publicado por Amazon porque en España ya no quedan editoriales capaces de enfrentarse a determinados lobbies. A pesar de ello un gran éxito.

    https://www.amazon.es/Cuando-prohibieron-mujeres-persiguieron-hombres-ebook/dp/B01MZIQQO0/ref=la_B01MQ4NPZ5_1_1/261-6704687-2306250?s=books&ie=UTF8&qid=1515479285&sr=1-1

    Es decir, no solo estamos en una situación que deja en pañales a la censura franquista y al célebre baul escondido en las librerías, sino que le está pasando con Alicia lo mismo que con la profesora francesa Hirigoyen que cité anteriormente. La Wiki en su biografía oculta su obra más importante con muchos cientos de miles de ejemplares vendidos.

    ¿Libertad de expresión cuando enfrente tenemos al Lobby del género ayudado por el Poder agónico de nuestras sociedades?

    No estamos en una situación de “Business as Usual”.

    Vivimos un momento de:

    1. Claro empobrecimiento masivo y en consecuencia….
    2. Prioridad absoluta a la reingeniería social para mantener las estructuras de poder.

    Saludos cordiales.

    Aquí un video para los menos lectores. Es interesante desde el inicio pero Alicia entra, más o menos, el minuto 7.

    https://www.bing.com/videos/search?q=Alicia+Rubio&view=detail&mid=56BBFF0715697537F9F656BBFF0715697537F9F6&FORM=VIRE

    Seguro que lo van a disfrutar porque cada vez se ven menos intelectuales valientes y la realidad es espeluznante.

    Entre estos intelectuales, cómo no, abundan las grandes mujeres.

    Un saludo cordial

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      Hola Manu, gracias por tu extenso, documentado y acertado comentario.

      Al respecto, indicarte que el problema del machismo se ha convertido en las últimas décadas en uno de los generadores del lobby feminista y de otros colectivos, como forma de instrumentar una realidad en favor de imponer una determinada visión del mundo. Como casi siempre, aquellos que lo adoptan como bandera, se convierten por si mismos en focos de poder e intereses, amparados por subvenciones y ayudas de múltiple procedencia, que acaban dificultando contemplar el problema de origen en sus adecuadas circunstancias. De ahí que, por ejemplo, si la concepción emocional machista parte de una supuesta superioridad de los hombres sobre las mujeres, legitimando el uso de la fuerza para doblegar a estas a los deseos de los primeros, se acabe con la criminalización de todos los hombres como potenciales asesinos, por la forma en que esos colectivos quieren presentarnos esa realidad que, sin duda, buscan legitimar su presencia, su intervención y las ayudas que reciben.

      La perversión está en la forma en que estos problemas -y otros, como la homosexualidad y el lesbianismo, la prostitución, los refugiados, o los temas de vivienda social-, son canalizados por grupos políticos y mediáticos para favorecer un adoctrinamiento social, y avalan a la luz pública la necesidad de su propia existencia, y la imposición de su forma de ver el mundo. Al final acaba siendo más importante su presencia que el problema en si, que en este caso, no es ni pequeño ni leve.

      El estructuralismo, con Chomsky a la cabeza, efectivamente es una disciplina que pretende actuar sobre la forma en que se organiza del pensamiento, desde la evidencia de que muchas de sus estructuras tienen un sustrato semántico, y por tanto, linguístico. Como desgraciadamente en nuestro mundo no puede ser de otra manera, esto ha sido utilizado desde los grupos de influencia mediática para insistir en la imposición de un modelo social determinado a través del lenguaje, desde mi punto de vista, alejado de las auténticas necesidades individuales de libertad personal. Esta pugna entre modelo social e individuo será una de las claves a resolver en el presente siglo.

      El polémico término de “género” ha sido uno de los conceptos que se han utilizado para esta dinámica impositiva de las cosmogonías del socialismo más mediocre, que en su incultura lo han acabado llevando también al “todos y todas”, confundiendo sin rubor y despiadadamente lo genérico con el género. La alta autoestima que exhiben el burro y la burra.

      Cuando hago mención al género, y no tengo inconveniente en utilizar cualquier otro, me refiero a las diferentes consecuencias de ser hombre en Valencia o en Pekín, a ser mujer en Estocolmo o en Addis-Abeba; es decir, que lo sexual tiene que ver con lo biológico, y los demás (género) es lo que significa ser hombre o mujer en las diferentes culturas y sociedades, que atribuyen muy distintos roles, derechos, posibilidades, recursos, legalidades, etc. a cada uno de los dos, y que son evidencias palmarias.

      Sirva decir para terminar, que las sociedades que más han admitido lo femenino en su seno, y consecuentemente a la mujer en el entramado social, han sido las del norte del Mediterráneo, mucho más respetuosas con ello que las del centro y norte del continente, y con tasas de “siniestralidad” claramente menores, aún quedando camino por recorrer. Pero esta Europa calviniana no quiere ni oir hablar de esto porque le salen los colores por todos los lados. De las islamistas y asiáticas mejor no hablamos porque directamente es de llorar y no parar.

      Suscribo las teorías que vinculan las dictaduras como fórmulas reactivas de “femeninofobia”, y las democracias colectivistas como hiperpatriarcados. Pero esto ya es otro cantar, y tema para posteriores conversaciones.

      Saludos cordiales.

    2. O,farrill dice:

      Querido Manu: sólo una precisión sobre los datos del estudio que comento. El 50% no son “violadores” (como pareces interpretar) sino que “utilizarían medidas coercitivas, no necesariamente violentas como amenazas, manipulación o intoxicación para tener sexo con una compañera femenina”. El 30% sí forzarían el acto sexual “si estuviesen seguros de que la víctima no lo denunciaría” (cobardía).
      De todas formas, sigo pensando que son sólo ellas las que pueden hacer algo al respecto. Un saludo.

  8. Xema dice:

    Hola, excelente atículo que da tema para debatir.
    Quiero abrir una vía de reflexión sobre el tema peliagudo; una vía que quizás me califique del “malo de la película”. Pero es importante abordarlo por que creo es una pieza importante para su resolución.
    Cierto es que la lucha contra el machismo ha cogido fuerza en los últimos tiempos por una sociedad que se esfuerza en la igualdad de género. Y eso es debido a que el resultado de la actitud machista trae consecuencias fatales, sobre todo violencia física con resultado en muchos casos de asesinato. Y eso es intolerable y por supuesto no debe ser consentido.
    Las muertes causadas por la violencia de género abren las puertas a los medios de comunicación y estos a la vez mueven a organismos y entidades que se retroalimentan de las noticias y divulgación de los hechos. Quiero decir que se vuelve una parte importante para la sociedad para la lucha en la desigualdad. además al ser una masa importante de la sociedad la que está afectada coge mas importancia.
    Pero no menos importante es la desigualdad en otros colectivos (racismo, clases sociales, ciegos o disminuidos físicos o mentales) que como las consecuencias no son tan letales no se les da tanta importancia. Pero ahora toca hablar de machismo.
    Creo que una parte importante de la resolución del problema se encalla cuando se hace al “hombre” como único responsable, y es que el problema, que si, es del hombre, por que actua con consecuencias desastrosas; pero la actitud de la mujer en la educación es primordial.
    Tod@s hemos tenido una madre y como tal ha ejercido su parte responsable en la educación de los hijos/as, la ignorancia, la desinformación, la manipulación hacen mal a una ya delicada situación. La violencia no conoce sexo, categoría, lugar de nacimiento o edad.
    Hay una parte de violencia encubierta causada por la mujer en la relación de pareja, en su mayor medida psicológica y de manipulación. Y esa parte la obviamos por que carece de valor al no producir heridas físicas o daños irreversibles. Pero es parte importante de la resolución del problema.
    Abordemos el problema dando importancia a todas y cada una de las causas que lo producen y sólo así resolveremos esta desigualdad.
    Atentamente
    Xema

    pd. https://elpais.com/internacional/2018/01/08/mundo_global/1515405865_441324.html

  9. Anónima dice:

    De nuevo por aquí, y leído artículo y comentarios, algunos muy interesantes y otros de una profundidad aplastante;

    Yo quiero señalar al margen de “ideologías” que hay algo básico en las relaciones humanas, o suceden libremente o suelen ser insanas, cómo poco o lo que ahora llaman relaciones tóxicas;

    Y bueno, en las sociedades en las que estamos, de titulados, títulitis, grados, máster etc..
    Donde alguien es “un grado más”.. Y Algo ha de decir..” sobre el otr@”, esto de la “acción libre” aparte de raro, es cómo inexistente..
    Y esto sucede en general, en las relaciones de pareja casi más…
    Hay alguien por encima…. De lo que sea… Y alguien por debajo… Para lo que sea; Esto en sí no tiene por qué violentar, si eso dado “funciona”.. Va!!

    Cuando, hay sufrimiento en las vivencias, y claro maltrato, (en quien sea)… Ahy que hacer mucho análisis y, salir- salir de esa situación, cómo sea.. (por la propia Integridad personal en cualquier nivel : físico, psicológico etc..),
    De no ser así, las consecuencias a corto-largo plazo, son nefastas… (en mi opinión).

    Que se vive en una sociedad machista?, yo pienso que sí; aunque las cosas van cambiando….
    Que la “mujer” favorece el machismo, pueda ser, pero, acaso no es el Ambiente? – lo que se da?
    De eso, a tener culpa de los Actos de Violencia del otro!! Pues, mira no!!

    La mujer, por el hecho de serlo: no está “demandando” nada al varón, por muchas curvas que meneeee….
    Y si el varón se hace lío en su cab….o lo que fuere, que se deslíe, que no es tan difícil.
    Que vivimos en un mundo muy varonil, donde la mujer pareciera que es ese OBJETO oscuro de Deseo, no hay más que ver, los anuncios de tv..
    Y cómo de un “objeto” se trata, así lo tratamos.. De cualquier manera..

    Así que, ahora los animales son “sujetos con derechos”, a ver si las personas en general, entendemos que tenemos derechos, sobre todo a nuestra libertad (muy general), y a ser tratados cómo lo que somos, con Respeto, al menos.

    Igual me extendí ; es mi opinión, nada más.

  10. Alicia dice:

    Hace pocos días hemos podido ver la ceremonia de entrega de los globos de oro en Hollywood. Las actrices vistiendo todas de negro en señal de protesta por el acoso sexual que han sufrido.
    Bastantes de ellas maduritas y consagradas, no principiantes.
    Lo sufrirían, no lo dudo, pero hace tiempo…
    Si se le preguntase por qué no lo denunciaron en su momento – que se les ha preguntado – esgrimirían – y han esgrimido – diferentes razones.
    Razones que, por qué no, podrían tener el suficiente peso (o la bastante inconsistencia) como que para saltárselas o por el contrario tragar con ellas mereciera la pena, o no, elegir entre dignidad y éxito profesional con lo que este último conlleva de fama y de gloria y de dinero.
    Y, eso, que algunas maduritas ya, y ya consagradas.
    Me pregunto algunas cosas.
    Si no echaron cuentas en su momento de que, como dijo aquel rey, París bien vale una misa”.
    Si su fama y éxito no se debieron (en algunos casos, que tampoco pretendo que en todos) a que sí echaron esas cuentas.
    Si ni utilizaron las… Corto y pego la frase de O,farrill – que me ha gustado mucho, escrita con tanta elegancia y sin dejar por ello de ser enormemente representativa de una realidad – “ “armas de mujer” para la seducción del “macho” con intereses determinados (no pocas veces la promoción laboral profesional).”
    Existe un adjetivo para calificar a determinado tipo de mujer que utiliza un arma muy concreta. Una palabra muy fea, muy grosera, bastante larga… La acabo de contar con los dedos y son catorce letras.
    Y luego se quejan. A toro pasado y cuando ya no hay nada que arriesgar.
    De lo que no dicen palabra es de qué actitud adoptaron ellas en el juego.

  11. Anónima dice:

    Por mi parte, yo quiero aclarar que, en el fondo y no tanto, está muy en juego, esto: la libertad con la que se obra…

    Todo son intereses, en el mundo en general, y en las relaciones también y en las de pareja.. Más intereses.. Incluido eso que llaman “amor o afectos”…

    En las relaciones” machistas”, desde luego la mujer lo lleva crudo…
    Nula libertad para vivir Su vida, se va minando la autoEstima, y todo se va cómo “cerrando” en un callejón casi sin salida..
    Por que el que violenta (o maltrata) sí acabe que está haciendo….

    Cuanto más violento el/los actos contra ella: más groseros los intereses que median…

    Y resulta que en planos muy amplios: mientras Ellos Hacen y ejecutan las guerras…
    Ellas (más o menos), amasan el pan con que dar de comer a la prole…

    Y todo está de actualidad, se va viendo..

  12. Carlos Peiró Ripoll dice:

    Adjunto un enlace interesante muy de actualidad sobre el debate que estamos teniendo:

    https://politica.elpais.com/politica/2018/01/01/actualidad/1514801354_510396.html?id_externo_rsoc

    Saludos,

  13. Remedios dice:

    Y ¿qué?, Alicia.

    ¿Eso las convierte en culpables al mismo nivel que los acosadores y abusadores? En todo caso, mientras estuvieron calladas, habrán sido solo cómplices por un silencio impuesto o autoimpuesto. Me niego a aceptar esa velada acusación de ¡tú te lo has buscado!

  14. Paz dice:

    Lo que dice Alicia no es “tu te lo has buscado” es “asume tu parte de responsabilidad”. Auna mujer le pueden gustar los malotes, pero debe entender si le convienen o no y actuar en consecuencia.
    Ante un chantaje sexual debe saber lo que se juega y asumir su decision, sea cual fuere.
    Eso es el verdadero “emponderamiento”. Eso es Libertad de verdad.
    Las mujeres deben ser tratadas como adultas, por ellas mismas en primer lugar.

    1. Alicia dice:

      Exactamente. Paz, gracias.

      1. Remedios dice:

        Alicia y Paz, no se trata de que quien haya decidido “pasar por el aro” tenga que asumir su parte de responsabilidad, el valor de los que se está desvelando es el de que salga a la luz la manera en que funcionan las cosas para que no se sigan produciendo.

        Si alguna que lo ha hecho cree que haciéndose la víctima limpia su conciencia está muy equivocada, pero delatando como son las cosas, desde luego, ayuda a muchas otras a cambiarlo.

        Autoreferenciarse en las cosas, en una forma muy torpe de entender el mundo desde el empoderamiento autoreivindicativo. Y muy pobre.

  15. Carlos Peiró Ripoll dice:

    No se hace bien en mezclar diferentes casuísticas en los casos relacionados con el machismo. No tiene nada que ver el maltrato -casi siempre encuadrado en una relación prolongada de pareja-, con el abuso -que puede ser permanente, intermitente u ocasional-. Los primeros se resuelven con el largo, difícil y esforzado propósito de buscar una forma de sana de entender la dependencia afectiva.

    Al ser el machismo un patrón emocional generalizado, no solo afecta a los hombres, sino también a la mujeres, que con cierta facilidad asumen el rol afectivo-emocional devengado del patrón mayor. Muchas se pueden aprovechar de ello para lograr sus objetivos, y tienen que asumir su responsabilidad, pero en muchos casos hay una línea muy fina entre lo que has aceptado y lo que luego has vivido, y al contemplar los efectos se dan cuenta del error y el horror de sus viviencias, como por ejemplo caer en manos de un depredador sexual insaciable.

    Cuando hablamos de un maltrato, se está hablando de temas mayores, que requieren de un análisis y tratamiento con mucha seriedad, pues hay toda una enfermedad, y quienes participan de ello están padeciéndolo, bastante por encima de su voluntad.

    Hablar de estas cosas metiéndolas todas en el mismo saco, y juzgándolas desde fuera al hilo del ruido mediático, no solo contribuye a una confusión mayor, sino también a hacer juicios de valor duros e injustos.

    Gracias a todos por el debate generado.

  16. Anónima dice:

    Ya está cerrado el debate?
    Qué pronto….

    Yo quería mostrar mi desacuerdo con Paz y Alicia.. Y en consonancia con lo último dicho, para mí que hay personas que se encuentran en algún tipo de indefension que abusadores y maltratadores Usan a su conveniencia hasta unos límites excesivos…

    Hay muchas formas de violencia y por ello infinidad de formas de maltratar..
    Algunas muy sutiles…
    Hay violencia sexual, económica, cultural, racial, religiosa etc…
    Que la persona maltratada debe empoderarse y salir de situaciones de “indefension”, pues sí..
    Que no es tan fácil, también..

    En general se vive en Ambientación muy masculina, creo.. Y siendo la mujer una parte importante de la humanidad se nos debería tener en cuenta, no por nada especial.. Pero, muchas veces vamos tejiendo silenciosamente los hilos de la vida, una y otra y otra vez, casi siempre sin, apenas descanso..
    Y…. Algunas, la verdad… Ya están muy al límite!!

    Gracias Carlos, por tu artículo, interesante y esclarecedor en algunas cosas!..

    Espero no haya erratas… Que yo no reviso texto.

  17. Paz dice:

    Al final es un problema de respeto: a uno mismo y a los demas.
    Y esta sociedad donde todos saben pedir sin dar nada a cambio, donde al parecer todo debe ser facil y automatico, donde el esfuerzo propio para mejorar cada uno es algo inaudito porque son los demas los que deben satisfacer mis deseos, donde los individuos se afanan en no ser adultos y responsables, donde renta mas pedir que aportar pues tampoco ayuda.
    Mesarse los cabellos a estas alturas por las “denuncias” que eran vox populi, desde hace años en el caso del productor hollywoodiense, es ser como minimo hipocritas

  18. Paz dice:

    P.S. Catherine Deneuve y compañia lo ha explicado de maravilla.

  19. Remedios dice:

    No Paz, el problema no es de respeto a uno mismo y a los demás, ese es en todo caso el problema del machista, no mayormente de quienes lo han sufrido, obtengan o no algo a cambio. Claro, claro, conozco a muy pocas que lo tengan. Si consiguen algo a cambio es peor para ellas, pero si con su confesión estos energúmenos campan menos a sus anchas, no me digas que no está pero que muy bien.

    Digo que no es un problema de respeto en muchos casos, porque a mi me parece que en general se autoengañan, y queriendo creer que es una cosa en realidad luego es otra mucho más simple. Algo que nos sucede demasiado a menudo a todas, que nos acabamos disparando nosotras mismas en nuestro propio pie.

  20. Juana dice:

    Está muy bien la respuesta de la Chaterine Deneuve para que se vayan cribando en los movimientos feministas las que quieren proteger a la mujer de quienes no las respetan, de aquellas que encuentran en ellos una manera de dar rienda suelta a su fobia y mala hostia contra los hombres. Esta tarea es nuestra, no de ellos.

  21. Anónima dice:

    En las relaciones de pareja muchas funcionan por compensaciones, una mujer ya traída de malas experiencias que “compensa algo” en la nueva relación, que, resulta con el tiempo, que es un “maltratador”…

    Esa persona aparte de ‘indefensa’ entra cómo en un bucle cuesta abajo, casi sin darse cuenta, (el que maltrata, sí sabe que está haciendo y conlleva algún beneficio), hasta que pueda desencadenarse…

    situaciones Peores…

    El tú te lo buscaste, para mí sobra..
    La “mujer” debe empoderarse, y concienciarse de lo Que Ocurre…
    Y tomar las decisiones que le “ayuden” a salir de donde está… Nada fácil..
    No es que la víctima sea víctima de sí misma, es que… La anulación personal es de tal calibre.. Que la persona que sufre maltrato, no sabe ni por donde Empezar.

    Opino que no sólo en un asunto de Ellas, es poner en la misma balanza lo que hacen unos y otras..
    Y considerarlo igualmente…

    resulta que Ella es negra-tizón, pero él es hombre de color, resulta que por igual trabajo el sueldo de ella es muy inferior, resulta que los medios minimizan lo malo del hombre.. Pero lo que hace la mujer es “malísimo”…
    Y un largo etc//

    La mujer debe empoderarse, los maltratadores hacen-deshacen con personas débiles, en general…
    Pero, yo creo que en el 95%de las mujeres que deciden” denunciar”..
    Todas!! Necesitan ayuda para poder Ver el Mundo sin el que Maltrata..

    Yo creo, que son procesos complicados.. Y en más de una ocasión, la propia mujer decidiría suicidarse..
    Igual exagero, pero así lo considero yo, al menos.

  22. Anónima dice:

    Cómo me gustó el artículo, yo sigo, y quizás lo que comente no se publique..
    Todo me parece tan light… Que, hace falta morderse la boca para callar…

    Una vez leí : las heridas son tuyas, no del que te las hizo!! – – qué verdad!
    Y… Por qué ocurrió? – –
    Por qué pasó aquello? – – donde estaba yo, y donde la otra parte?
    PATRIARCADO= una forma de organización o estructura social? Que beneficia principalmente al hombre?

    Por las rendijas pendientes se va colando el frío!!
    Por qué se permiten las bodas con niñas pobres?, por la dote.. Que necesita una familia?, y lo paga la niña..
    Por qué hay mayor analfabetismo en Mujeres?, es casualidad?,
    Por qué los salarios por igual trabajo en la mujer es claramente la mitad de él?,
    Esto del supremacismo- dominio etc.. Va ligado a lo económico principalmente? – –

    Cuando manejo eso llamado “dinero” siempre pienso, que varonil me resulta esto… (No Consigo ver algo bueno en este artilugio, que lo es, aunque su valor es, cómo dicen Inmenso)… Ellos saben…

    Quiero decir: Es un mundo inventado por ellos que impregna todas las esferas o ámbitos de la vida de unos y otras..
    Incluso la religión se mete en TU cama..
    Lo de las guerras y sus impresentables consecuencias, es que No Tiene Nombre..
    Y cómo no!! Nosotras- quizás porque somos la nave de transporte del terrícola a la tierra, (es decir: Parimos), somos las Culpables- responsables de todo esto…
    Pues nada: me sumo a ese manifiesto de “ante la duda/tú la viuda”, así me encarcelaran intemporemEternum..
    Adeu!

  23. Alicia dice:

    Me venía llamando la atención de un tiempo a esta parte el cruzarme por la calle con señoritas que, muy escotadas, muestran el sujetador, pero hace unos días escuchando la radio lo entendí, que la última tendencia de la moda, lo más cool de lo cool es enseñarlo (continente y contenido).
    Me parece bien, porque como rezaba un antiguo proverbio o algo así “lo que se van a comer los gusanos que lo vean antes los cristianos”.
    Por otra parte, que también lo he escuchado en la radio ayer mismito sin ir más lejos, el piropo pasa a ser delito.
    Vale.
    Ocurre, empero y por ejemplo, que están siendo los sanfermines, y me pregunto qué puede suceder si una señorita, ataviada de tal guisa y “de copas hasta el culo” – que es literal, de entre unas cuantas entrevistadas al azar en la calle (a cuenta de ese juicio tan célebre y tan comentado) una de ellas lo decía “¿por qué no me puedo poner de copas hasta el culo sin que nadie me moleste?” – es abordada por un joven caballero que, de copas hasta el mismo lugar (o equivalente) la aborda en términos tales como “señorita, tiene usted unos ojos preciosos”.
    Podría yo entender que, por razones obvias, la señorita se sintiese ofendida.
    Pero voy a entender que la señorita se sentirá halagada y, si el joven es de su agrado, accederá a tomar en su compañía alguna que otra copa más.
    La velada avanza y llegado el momento – porque el momento llega – el joven da un paso más y… “señorita, ¿me concedería usted un revolcón?”. Que lo podría decir en forma más poética, pero y si la señorita no lo entiende qué.
    Si la señorita no le puso ya la correspondiente denuncia por lo de los ojos, concederá o no concederá.
    Si no concede, pone la denuncia que antes no puso y asunto resuelto.
    Si sí concede, echan mano de móvil y buscan un notario de guardia, acuden presurosos para legalizarlo (el revolcón), y una vez firmado el consentimiento de la dama…
    Ah, que se me olvidaba plantearme qué pasa si es a la inversa, si la que requiebra y propone es la señorita, y el joven, por las razones que fuere (que los hay muy raros) va y no acepta.
    Pienso que es muy libre de no aceptar, sí; pero yo le recomendaría que se lo pensase dos veces, que tal y como están las cosas (y más chungas que van a ponerse) puede verse ante los tribunales acusado de maltrato psicológico “porque por qué no me puedo yo poner de copas hasta el culo sin que ningún gilipollas me rechace”.
    Nota: En el ejemplo considero un solo joven y una sola señorita, pero sirve también si en uno o en otro o en ambos bandos hay más implicados o intervinientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies