Nos vigilan

13 agosto, 2017 /Raúl Pérez Ponce

Sé que en este momento tengo al menos dos lectores: tú y alguna máquina de la CIA, del Mossad o del FSB (el heredero de la KGB). Si quiero ganar lectores lo único que tengo que hacer es escribir seguidas las palabras “matar” (mejor en inglés: kill) y “Obama” y casi con total seguridad esa […]

Inicialmente el Estado de Derecho surgió por oposición al Estado absolutista, donde el poder del Rey no tenía ninguna limitación, salvo la de la ley divina. Posteriormente fue evolucionando con la maduración de las democracias constitucionales, la división de poderes (Legislativo, Judicial y Ejecutivo) y el desarrollo de un ordenamiento jurídico capaz de asegurar que toda persona sería tratada por igual ante la justicia. Fue, por tanto, un avance histórico que protegió los derechos de los ciudadanos frente a las arbitrariedades del gobierno. Desde este punto de vista pocos peros habría que ponerle al Estado de Derecho.
Es de agradecer a las organizaciones caritativas y benéficas de antaño, que la sociedad en general haya determinado que las personas y colectivos desfavorecidos estén especialmente protegidos en la actualidad, pues con sus actuaciones y recursos no solo han conseguido que la intervención que les es necesaria se llevara a cabo, sino también que la haya asumido el Estado. Por sus manos han pasado a lo largo de los siglos los desheredados y pobres de solemnidad, tullidos e impedidos, enfermos mentales y crónicos, solitarios desamparados y población marginada, desarraigados e inmigrantes, dependientes…
A primera vista parece que solo hay un tipo de democracia: la nuestra; pero no es así. Que nos hayamos acostumbrado a esta no significa que no pueda haber otras y, desde luego, según cuál elijamos la clase de sociedad hacia la que nos dirigiremos puede variar mucho. La democracia consiste, básicamente, en que los políticos hagan lo que esperan de ellos los ciudadanos que les han votado. ¿Y qué es lo que estos esperan? Las demandas pueden ser muy diversas, pero podrían resumirse en una: que el Estado les proteja eficazmente. Protección en muchos sentidos. Por ejemplo, en el…
En el Génesis se lee que, tras crear Yahvé a la primera pareja, les bendijo diciendo: Procread y multiplicaos, henchid la Tierra, sometedla, y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, y sobre los ganados y sobre todo cuanto vive y se mueve sobre la Tierra. La interpretación literal de este mandamiento divino explica algunas de las perversiones de nuestro modelo. No olvidemos que, por la fuerza homogeneizadora de la globalización, hoy la mayor parte del mundo vive en el modelo Occidental, que hunde sus raíces en la tradición judeocristiana. Los mandamientos de la Biblia han…
La situación es insostenible. Tenemos que hacer algo. Sin ir más lejos, hoy me ha despertado de la siesta un violento incidente que no estoy dispuesto a que se repita: mi cama temblaba con una furia incontrolable. Aterrorizado, he saltado del lecho como si hubiesen conectado mi somier a una corriente de 500 voltios. Lo primero que pensé, indignadísimo, fue que mis nuevos vecinos del piso de arriba habían puesto en marcha una aspiradora atómica o que se habían comprado cuatro lavadoras centrifugadoras de tamaño industrial, o ambas cosas a la vez, y me he levantado dispuesto a subir…
En las Cartas de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se reconocen una serie ilimitada de derechos. Tenemos la Declaración Universal de Derechos Humanos que proclama: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad (artículo 25). El…
A lo largo de la historia de las democracias ha habido diferentes modelos de participación de la ciudadanía en las elecciones; desde sufragios restrictivos, como el masculino o el censitario, hasta el universal, el más común y frecuente en nuestros días. Tras décadas en las que impera la idea de “un hombre, un voto” en las consultas, elecciones o censos, se puede hacer una valoración global de los efectos que ha producido en el mundo de la política este sistema de organización. En términos generales se aprecian de forma generalizada tres fenómenos que sería importante analizar: uno, el carácter populista,…
Los hemos llamado derechos cuando en su vertiente individual en realidad son deseos. Los hemos cubierto de un barniz de legalidad, y lo que en realidad esconden son el ánimo de satisfacción. Los hemos colocado en el centro de nuestras vidas y nuestros discursos, y lo que hemos logrado con ello es simplemente que sean la tarjeta de presentación de los anhelos personales y de la forma de posicionarme en relación con el mundo en el que vivo. Esto multiplicado por “n” es un colectivo que pide y desea mucho, sin que se sepa que hace…
Cada dos por tres nos desayunamos con la noticia de un nuevo recorte en derechos que creíamos poco menos que sagrados. Un día nos dicen que hay que pagar más por los medicamentos, otro día son las tasas judiciales, otro las universitarias, otro el paro o las pensiones… y así suma y sigue. Es lógico, por tanto, que cada vez haya más gente indignada y que no esté el patio para muchas bromas.  Sin embargo es precisamente ahora, cuando hay señales de que nuestro modelo se está derrumbando y es, por tanto, el momento de repensarlo, cuando nos conviene alzar…
Los derechos humanos son un hito indiscutible del pensamiento moderno occidental. Nacidos por la iniciativa de la viuda del presidente americano Franklin Roosvelt, Eleanor Roosvelt, cuando, tras las atrocidades de la segunda guerra mundial, se crea una comisión de estudio sobre una declaración respecto al hombre que pudiera incluir los valores de la vida humana y la persona. Uno de los objetivos que tiene el deporte de crear comisiones, que debería de ser declarado olímpico, es pringar a todo el que pase por allí en lo que se trata de conseguir. Este caso no fue diferente, pues los únicos no…