Nacionalismos

31 diciembre, 2017 /Isaac Salama Salama

Podíamos preguntarnos cuál fue antes: el huevo o la gallina. ¿Son las naciones una creación espontánea que emana del ser humano o más bien una creación de grupos de poder a quienes les interesa contar con masas uniformes y fácilmente manipulables? Al poder le gusta la homogeneidad, la uniformidad, el pensamiento único. Un conjunto de […]

Sin una divina Providencia a la que confiar nuestro destino y sin un Estado capaz de asegurar nuestro bienestar y nuestro porvenir, ¿en qué podremos basar nuestra confianza en el futuro?   En el mundo del Medievo el orden establecido giraba en torno a Dios. Era una sociedad rural y la vida, muy dependiente de las incertidumbres del clima y la naturaleza, que influían decisivamente sobre sus cosechas o su ganado, estimulaba una entrega a la divina Providencia. Las personas de entonces no veían ninguna posibilidad de configurar su propia vida y encontraban natural poner su destino…
Probablemente uno de los encuentros más desagradables que podamos tener es con el temido Inspector de Hacienda. Cuando te cruzas con él, pocas cosas buenas pueden ocurrir. Aunque pienses eso de yo soy un buen ciudadano que cumple con la ley y con sus obligaciones… sabes que no te puedes confiar. No las tienes todas contigo. Si eres un asalariado o pensionista y sólo percibes rentas del trabajo, normalmente es difícil que te pillen en un requiebro, dado que tus obligaciones tributarias están bastante tasadas. Mayores problemas se plantean si eres autónomo o has tenido la osadía de crear una empresa….
Inicialmente el Estado de Derecho surgió por oposición al Estado absolutista, donde el poder del Rey no tenía ninguna limitación, salvo la de la ley divina. Posteriormente fue evolucionando con la maduración de las democracias constitucionales, la división de poderes (Legislativo, Judicial y Ejecutivo) y el desarrollo de un ordenamiento jurídico capaz de asegurar que toda persona sería tratada por igual ante la justicia. Fue, por tanto, un avance histórico que protegió los derechos de los ciudadanos frente a las arbitrariedades del gobierno. Desde este punto de vista pocos peros habría que ponerle al Estado de Derecho.
El esquema básico de un sistema educativo diseñado desde el Estado consiste en un itinerario común que progresivamente se va diversificando, cerrando unas puertas y dejando abiertas otras, según los resultados que vayan obteniendo los estudiantes. Tradicionalmente, la primera encrucijada de caminos es la que separa los alumnos que van a recibir enseñanzas de tipo práctico, de formación profesional, de aquellos que van a continuar con una educación de corte académico, que conduce a los estudios universitarios. Entre unas enseñanzas y otras existen algunas pasarelas, como el examen de acceso a la universidad para mayores de 25 años, pero…
“La ilusión política en su sentido más amplio, proviene del juicio erróneo de las masas sociales en cuanto a los fines del Estado y los efectos de su actividad.” Estas palabras de Amilcare Puviani, recogidas en la obra a que me referí en un artículo anterior (“Teoria della ilusione finanziaria”), creo que resultan oportunas en un período como el que vivimos en España, donde las “ilusiones” políticas que se exhiben ante los ciudadanos por unos y otros, nos convierten en “ilusos” pasivos. La cuestión sería: ¿para qué sirve el Estado? o, dicho de otra forma, ¿qué se entiende desde la ciudadanía…
Calvino tenía una profunda desconfianza hacia la música. Entre otras lindezas afirmó: “Al igual que el vino se vierte con el embudo en el barril, con la melodía se filtran el veneno y la corrupción hasta las mayores profundidades del corazón. ¿Qué hemos de hacer, entonces? Tendremos que conseguir canciones que sean no solo rectas, sino santas, que nos inciten a rezar a Dios y alabarlo, meditar sobre sus obras, temerlo, honrarlo y glorificarlo”. Sin embargo, para Lutero, la música tenía la máxima importancia. La consideraba un regalo de Dios y, por ello, todos los que fueran ordenados debían saber…
En ocasiones, los planteamientos libertarios o anarquistas y los planteamientos liberales pueden llegar a ser tan similares que se podría llegar a pensar que el anarquismo es una forma de liberalismo sin propiedad privada. Aunque el liberal no solo vela por sus posesiones, sino también por su intimidad, su pensamiento y cualquier otro ámbito de su individualidad. Pero esto es una simplificación y hay diferencias significativas. Mientras que el liberalismo no niega la necesidad del Estado, aunque sí cuestiona algunas de sus funciones y pretende limitarlas, el anarquismo postula que el Estado no se necesita y rechaza cualquier forma de…
De forma simplista, la vida de una persona se suele dividir en tres etapas: una etapa de preparación para la vida adulta, una etapa productiva y una etapa final de descanso, jubilación o retiro. Un esquema mental construido en torno al trabajo, entendiendo como tal aquel que produce bienes y servicios y recibe una remuneración a cambio. La duración de cada una de estas etapas varía considerablemente de unas sociedades a otras. En este momento de la historia y en sociedades desarrolladas, como la nuestra, cada una de ellas llega a abarcar casi un tercio de nuestras vidas; es decir,…
Imaginemos que un colectivo, profundamente insatisfecho con la oferta educativa actual, quisiera montar su propio colegio. Un colegio diferente, con otra forma de educar, que no sea una réplica hecha a la medida de lo que ya existe. Sería un colegio pequeño, con pocos alumnos y que no precisara de muchos medios. Los requisitos mínimos que debería cumplir este centro para que obtuviera los permisos necesarios y fuera legalmente reconocido vienen fijados por Real Decreto. Allí se establecen las titulaciones que debe tener el profesorado, la relación numérica entre alumnos y profesores, las características de las…
Es posible aprobarlo todo, incluso con buena nota y, sin embargo, tener que volver a estudiar (y a aprobar) lo mismo en el curso siguiente. Basta con cambiarse de comunidad autónoma, por ejemplo de Galicia a Madrid, o de Andalucía a Murcia. Aunque hay un currículo común para todo el Estado, cada autonomía tiene un amplio margen para secuenciarlo como le parezca. Puede, además, incorporar asignaturas propias y dedicarle más o menos horas a las materias de oferta obligada. También puede decidir si la enseñanza es o no bilingüe, o trilingüe si es que tiene lengua propia. Así, por ejemplo, dependiendo…