La genitalización de la infancia

La Psicología como disciplina puede decirse que comienza en Centroeuropa a finales del siglo XIX y principios del XX, a partir de los estudios sobre la histeria de conversión realizados por Charcot, Breuer y, sobre todo, S. Freud. Los trabajos previos fueron solo balbuceos derivados de la práctica médica sobre fenómenos anormales de la actividad de los sentidos.

Desde el mismo momento del despegue como campo de conocimiento relacionado con la mente, puso su mirada sobre los aspectos sexuales y su efecto sobre la consciencia, determinando que una buena parte de ellos quedaban en su trastienda (inconsciente), lo que supuso establecer un nexo de unión entre conductas inexplicables para la razón y una lógica interna que las hizo comprensibles.

“…la sexualidad se entendía cosmológicamente, limitando las cuestiones de la genitalidad a un apartado más y a una fase determinada.”

A pesar del rechazo inicial, el impacto de los primeros trabajos de los psicoanalistas sobre la cultura y la sociedad fue haciéndose cada vez más importante, hasta el punto de provocar reacciones en masa directamente relacionadas con ello, como La belle epoque, el surrealismo o, por contra, La ley seca como reacción puritanista ante la pérdida de valores tradicionales, o lo que es lo mismo, el retorno de lo sexual al terreno de lo prohibido. Como apunte, sería interesante analizar el efecto de esta “sexuación social” sobre el curso de las políticas totalitarias del primer medio siglo pasado.

Pero la visión de la primera Psicología sobre la sexualidad la entendía cosmológicamente, limitando las cuestiones de la genitalidad a un apartado más y a una fase determinada, inclinándose por considerarla como una cuestión más amplia mucho más relacionada con los vínculos afectivos o los “juegos de género”. Tanto es así, que la considerada primera psicoanalista femenina (y feminista), la americana de origen alemán Karen Horney, centró todos sus trabajos en analizar la influencia de dichos vínculos en la conformación de la personalidad. Se podría decir que, más que de sexualidad estaríamos hablando de “amorosidad”, como centro de la actividad puramente psíquica.

“…el proceso de sexuación completa de los individuos se produce desde la pubertad a la adolescencia.”

Como un axioma totalmente aceptado en el mundo de los niños y los jóvenes, avalado por amplios, completos y extensos estudios, evidencias y pruebas científicas, el proceso de sexuación completa de los individuos se produce desde la pubertad a la adolescencia, con cambios muy significativos en todas las partes orgánicas y funcionales; que van desde el crecimiento de todo el cuerpo, el aumento de las características sexuales “secundarias” –donde los genitales ahora sí tienen importancia– , la modificación intensa progresiva y completa de todo el cerebro como órgano rector en cuanto a áreas, conexión neuronal, hasta nuevas funcionalidades y cobertura mielínica, etc. No digamos en cuanto al funcionamiento endocrino y las corrientes hormonales que empiezan a regar insistentemente sus “mensajes” hasta dominar el funcionamiento global de los individuos.

“Este sí es un momento clave en la conformación de la “identidad sexual”, pues con esta etapa se inician las primeras experiencias complejas”.

Este sí es un momento clave en la conformación de la complejidad que supone la “identidad sexual”, pues con esta etapa se inician las primeras experiencias globales –compartidas o no– de contenido y trasfondo abiertamente sexual pese a que aún son muy variables. La definición como tal de la sexualidad y los aspectos de género que suponen (modelos de feminidad y masculinidad, intensidad de los vínculos afectivos, estados de enamoramiento o desencuentro, aceptación o rechazo de los cambios y del cuerpo, experimentos y aventuras…), aún tardará un tiempo en que se fijen y se integren en la totalidad que supone un adulto como tal.  

En el ámbito educativo con los niños, hace tiempo que de forma general está normalizado hablar y referirse a los genitales de unas y otros, habiéndose roto el tabú que antes lo rodeaba. Al igual que en la enseñanza comúnmente conviven millones de chicos y de chicas cotidianamente de forma sana, y sin que las situaciones discriminatorias sean más que excepciones a recoger y tratar.

“Cuando se dan comportamientos sintomáticos, llamémoslos anómalos… …son interpretadas en la clínica como indicadores de disfuncionalidades”.

Cuando se dan comportamientos, llamémoslos anómalos, en los que hay hábitos en torno a los genitales, como frecuentes rozamientos, fricciones con objetos, búsqueda impulsiva de las zonas erógenas, e incluso estimulaciones reiteradas buscando la excitación, son interpretadas en la clínica como indicadores de disfuncionalidades que requieren de exploración, análisis y diagnóstico adecuado para subsanarlo, pues son signos de qué algo relevante pueda estar pasando en su terreno emocional-afectivo y/o orgánico.

Desde estos parámetros completamente aceptados en el mundo científico, no se entiende en absoluto estos grupos que están apareciendo desde hace años planteando actividades socio-educativas entre los menores aleccionando sobre estos aspectos relacionados de uno u otro modo con la sexualidad. Pero, lo que ya raya con lo surrealista, es que además se centren en las cuestiones genitales y lo relacionen con los géneros, cuando son aspectos absolutamente alejados del terreno de sus necesidades vitales o educativas, y por tanto, supone un adoctrinamiento puro y duro.

“…no es ni de lejos suficiente con las conclusiones de un foro limitado que se reduce a grupos alineados en torno a la forma en la que ven la sexualidad, ni con ensayos profusos sobre la materia que no han pasado los filtros de dicha comunidad internacional que las somete a críticas de todo tipo antes de darles su apoyo…”

Y convendría preguntarse con qué aval científico, desde qué tribuna internacional mínimamente sólida y consolidada, a partir de qué estudios corroborados por prestigiosos expertos, en qué congresos o actos representativos del interés general en la infancia, y con qué caudal de experimentos ajustados a los patrones de la ciencia, compartidos por toda la comunidad científica se llevan a cabo tales iniciativas socio-educativas. Tratándose de estas cosas, no es ni de lejos suficiente con las conclusiones de un foro limitado que se reduce a grupos alineados entorno a la forma en la que ven la sexualidad, ni con ensayos profusos sobre la materia que no han pasado los filtros de dicha comunidad internacional que las somete a críticas de todo tipo antes de darles su apoyo, ni con la supuesta buena intención de sus próceres y animadores.

Y si, como parece, en las nuevas políticas se pretende no solo generalizar estas actuaciones sino convertirlas además en obligatorias, por encima de la voluntad de sus padres, tutores y educadores que la libertad constitucional de elección de la enseñanza ampara, cincuenta años después asistiremos estupefactos al resurgimiento de la F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional), en formato postmoderno y por el flanco de la izquierda, encubierta a una supuesta necesidad infantil que ningún especialista en la materia avalaría.

¿Catequesis marxista-genitalista?

6 comentarios

6 Respuestas a “La genitalización de la infancia”

  1. pasmao dice:

    Excelente columna Don Carlos

    Por empezar por el final, alejemos a Marx de todo esto. Si ha habido sociedades «tradicionales» en occidente han sido las comunistas, incluidas las de la URSS y China (en el aspecto mas occidental de ellas). Y hasta hace poco Cuba, hasta que no le ha quedado mas remedio que claudicar ante el lobby por excelencia, buscando comprar un poco mas de tiempo.

    Para ellos éstos temas son desviaciones burguesas..

    Lo mas aberrante es que estamos hablando de niños. Lo peor es lo que usted comenta acerca de que no hay criterios científicos que validen semejante dislate. Me temo que los ideólogos de estas locuras pretenden que en la espiral de locura que ellos están induciendo, la perturbación desatada en la sociedad sea tal, que se lleve por delante cualquier referencia que pueda indicar a posteriori que ahí hubo un error y muy grave.

    Súmelo al ansia totalitaria con que se intenta imponer, necesaria para que nadie ose ponerlo en duda.

    Me gustaría saber si el personal que está en está cosas tiene hijos. O si todo su «conocimiento» es prestado. Me parece imposible que un % suficientemente amplio de personas con hijos puedan tener un pensamiento con semejante común denominador.

    Lo compara con la FEN. Por fortuna la FEN tuvo muy poco recorrido. Tengo la sensación de que en general se la consideraba una imposición del régimen contra la que no merecía la pena revelarse porque tampoco desde el Poder iban a hacer causa mayor de ella. Ése Poder, por mucha dictadura que fuera, era mucho menos Poder que el de la Administración y los medios de comunicación actuales, y ese si es un peligro a tener muy en cuenta.

    Por lo demás comentar que las columnas de esta página desbordan actualidad y tocan temas de verdadero interés. Aun le estoy dando vueltas a la anterior de Don Enrique sobre los «trabajos aparentes».

    Yo creo que incluso ambos temas están, en cierta manera, conectados. En esa sociedad distópica que nos presenta Don Enrique en la columna anterior, muy en el enfoque del ENTETANIMIENTO (sobre el que también nos comentó Don Enrique)

    Una herramienta para conseguir dicha sociedad es aplicando «políticas educativas» cómo las expuestas en la columna actual, implantadas desde la infancia, de tal manera que afecten profundamente a los valores que orientarían el crecimiento demográfico y con él el social.

    https://www.otraspoliticas.com/educacion/entetanimiento/

    Un cordial saludo

    PS Si Wilhelm Reich levantara la cabeza..

  2. O'farrill dice:

    Lo que acertadamente denuncia Carlos es una forma más de «adoctrinamiento» interesado donde, en muchos casos, la opinión de la «comunidad científica» estará en función de quien paga los informes que lo justifiquen (algo parecido al «cambio climático» o a la payasada de que «los humanos roban la leche a las vacas en perjuicio de los terneros» o lo de que «los hijos no son de los padres» o que «el dinero no es de nadie» o «el lenguaje inclusivo….). Algo muy grave que se presenta como imposiciones en el lenguaje y en la práctica al ser convertidas en nuevas «religiones» orientadas al enfrentamiento social buscado.
    Si nos damos cuenta, durante muchos años se han estado instalando en los sectores administrativos y sociales un montón de «expertos» o «expertas» con una clara orientación que, como dice «Pasmao» ya no responde a ideologías determinadas, sino a una forma de ingeniería social en la que se distinguen y enfrentan a los géneros (he vivido directamente algunas actuaciones que me lo demuestran) tal como está previsto en el mundo de la «corrección política»impuesta. El daño que pueden hacer con sus informes y dictámenes contaminados de sus experiencias personales (no profesionales) es inmenso y no podemos rebelarnos (el espíritu corporativo prevalece a menudo). Como el daño de someter a los niños a unas charlas con una clara intencionalidad distorsionadora de su realidad personal y ajena al sentido formativo.
    Lo totalitario no es de «derechas» o «izquierdas», sino una aberración mesiánica de quienes quieren «asaltar cielos» o «destruir estados» para imponer sus leyes. Ni siquiera tienen que ver con ideologías históricas ya que pretenden sustituirlas por las nuevas. La prueba más evidente es que los pretendidos gobiernos de «izquierdas» están trabajando al servicio de ese nuevo orden diseñado desde el «capitalismo» más salvaje. Tontos útiles o listos pragmáticos han existido siempre pero, lo más importante, es saber distinguirlos y evitar sus acciones.
    Un saludo.

  3. Manu Oquendo dice:

    Por complementar un excelente artículo.

    1. Hay que recordar a Adler y su cuestionamiento de la sexualidad como fundamento casi exclusivo del desarrollo psicológico personal. Adler se centra más en la búsqueda innata de Poder y Autoestima como fuerza motriz del desarrollo humano. En su contexto el sexo sería, quizás y como mucho, un campo importante en el establecimiento de relaciones de Poder y de Supervivencia.

    2. También es Imperativo, en mi opinión, no olvidar a Maslow y su concepción del ser humano como entre con capacidad de crecimiento personal desde las etapas vitales más básicas y primarias hasta las más altruistas y elevadas. No somos animales y crecemos.

    Es curioso que los tres –y otros análogos– Freud, Adler y Maslow prácticamente han desaparecido del escenario académico actual que ha relegado la psicología INTROSPECTIVA y HUMANISTA al baúl de la historia para ser sustituida por un Conductismo que propugna la Ingeniería Psíquica en manos del Poder Dominante. Algo claramente discernible en la actualidad tanto en la Pedagogía implantada como en el enfoque terapéutico.

    Sobre el tema concreto de la Infancia vemos que se ha convertido en un campo minado ideológico por parte de los Totalitarios hoy dominantes que siguen al pie de la Letra los Manuales de Laclau y Mouffe.

    Para una visión rápida ver:

    «El Libro Negro de la Nueva Izquierda». De Márquez y Laje. Unión Editorial. 2016.

    Un saludo cordial y gracias a D. Carlos y los dos comentaristas que me preceden. Pasmao y O’Farrill.

    1. pasmao dice:

      Muchas gracias MANU

      Sus aportaciones son realmente significativas y «densas».

      Respecto a lo que comenta sobre los silencios y la evolución de los estudios de psicología donde el enfoque cognitivo es el dominante se da algo curioso.

      La psicología es considerada una carrera de «letras», pero luego no se por qué razón (éso lo tendrían que explicar ellos) los enfoques empiristas son los que arrasan, les encanta lo de ver la «foto» del cerebro y ver que se «enciende» cuando A o B.. Sin embargo son al final los psiquiatras (que son de ciencias y se han chupado una muy laaaaarga carrera llena de evidencias empíricas) los que le acaban quitando el polvo a Freud, Jung, Lacan y demás..

      Evidentemente no pasa ni con todos los psicólogos ni con todos los psiquiatras, pero es algo que me ha llando la atención.

      Es terrible la ignorancia que hay del componente simbólico y la condena profesional que se puede sufrir si se asoma la patita.

      Hay un psiquiatra que tiene dos páginas webs muy curiosas, se llama Don Francisco Traver, no se si lo conoce. Ya es mayor (tampoco mucho) y por lo que se deduce de sus posts también es un estudioso de la antropología y la sociología. Todo ello bajo el paraguas (sin fanatismos de acólito, algo muy de agradecer) de los Freud, Lacan, Jung.. mezclado con antropológía, y los temores de cómo se estén usando de manera discreta para conformar nuevas mitologías ..

      le dejo los links:

      https://carmesi.wordpress.com/

      (ésta es la menos científica y donde se permite mas licencias)

      https://pacotraver.wordpress.com/

      (ésta es mas «profesoral»)

      Yo no soy experto en psicología, mas bien lo que llega es por «ósmosis» familiar, pero tengo la sensación de que mucho de lo que comenta éste señor coincide bastante con lo que dice usted en los suyos, cada uno desde enfoques divergentes.

      También leo a veces los posts de Doña Tania Gálvez en su página

      https://www.lasinterferencias.com/

      Por lo que se deduce de sus posts, muy documentados, debe de ser mucho mas jóven que nosotros y en cierta manera autodidacta. Y parece que es una persona que desde la izquierda radical anarquista ha ido aterrizando en la realidad de tal manera que aún conservando algunas de sus ideas hace unos análisis de lo que pasa por el mundo y por España, que al final también acaban «coincidiendo» en muchos aspectos con los de usted. Obviamente no en todos.

      Le he comentado acerca de estas dos personas, porque es curioso que desde posiciones tan diferentes y después de no quedarse en la corteza de los acontecimeintos se acabe llegando a conclusiones tan convergentes.

      Algunos dirán que es un sesgo que inconscientemente he usado para confirmarme en mis propias paranoias. Alguna vez el psiquiatra ha bromeado en alguno de sus posts al respecto.

      Pero por desgracia me parece que de paranoia poco.

      Un muy cordial saludo

      1. Carlos Peiró Ripoll dice:

        Interesantes y curiosas sus aportaciones Pasmao. Pese a que su respuesta se ha dirigido a nuestro contertulio Manu, me veo en la obligación de intervenir -mis disculpas de antemano si me entrometo- por las alusiones directas al campo de la Psicología.

        Esta disciplina apareció en su momento segregada de la Filosofía, pero los que la pusieron realmente en pie fueron los médicos psiquiatras primero (Charcot, Freud y Breuer, etc.) y los fisiólogos después (Pavlov, Wundt, Luria, etc. -cuando aún no existía ni la neurología ni la neurofisiología-). Ellos desde evidencias empríricas se lanzaron a explicaciones sobre el funcionamiento de la mente, psique y psicología humanas, dando lugar al nuevo terreno de trabajo llamado Psicología.

        Fueron las hipótesis lanzadas por el psicoanálisis y por los psico-neuro-fisiólogos desde sus observaciones científicas y experimentales, las que le dieron un carácter mixto entre lo técnicamente científico y lo especulativo (en términos no peyorativos). A raíz de lo enormemente aplicables e interesantes de sus deducciones el mundo entorno al «Poder», rápidamente se interesó por los resultados y sus aplicaciones, creciendo como campo de conocimiento exponencialmente muy rápido. Como botón de muestra valgan la maniobras emocionales subliminales propagandísticas de Goebbels a partir de 1926, o la utilización de perros rusos «condicionados» buscando comida bajo los tanques alemanes en la II Guerra Mundial a los que hacían estallar en el momento en el que llegaban a ellos.

        La fascinación que produjo, sobretodo el condicionamiento -clásico y operante-, y su aplicación a la educación, la estructura social, la publicidad, la imagen de los políticos, la simbología pública, el mundo del comercio, etc. fue realmente impresionante y dura hasta ahora mismo… y lo que le queda.

        Soy de los que piensan que la Psicología, que arduamente se abrió camino entre la Medicina, la Sociología y la Filosofía, es un ámbito que está en los cimientos o poco mas allá, y que, igual que sus postulados iniciales han sido superados, los actuales lo serán a no mucho tardar. Todo aquél profesional de estos ámbitos que piense que ha llegado a una conclusión certera, solo puede ser alguna de estas tres cosas, un iluminado, un incauto… (la tercera me la guardo para mí).

        Por tanto, el cognitivismo actual no deja de ser otra aproximación parcial y transitoria, a una síntesis sobre la psíquica humana que está aún muy lejos de llegar.

        Saludos y gracias por los comentarios.

        1. pasmao dice:

          Muchas gracias Don Carlos

          Lo primero es que no tiene que disculparse por nada. Si no ¿para y por qué leemos/escribimos aquí?

          Yo soy de ciencias puras y además del mundo de la técnica, el mundo de la Psicología siempre ha pillado de refilón, primero a través de amigos cuyos padres huían de la Argentina mas terrible, o familiares en la misma situación. Dio la coincidencia de que todos ellos eran del club Lacan/Freud.. no había cognitivos; por lo que erróneamente pensé que allí eran todos así.

          Después me enteré de esa lucha feroz que hay entre facciones varias; no me extrañaría que haya llegado incluso a haber crímenes. Ni en los encuentros de futbol entre equipos rivales (de allí) he llegado a ver tanta animadversión.

          Pasado el tiempo he visto, también por circunstancias familiares, cómo el mundo de la psicología invadía mi vida y al ojear temarios, lecturas.. he visto extrañado cómo la facción cogintiva se había impuesto de manera abrumadora.

          Lo que mas me ha llamado la atención es que, mientras tanto, muchas de las grandes ideas desarrolladas por los «perdedores»; perdedores por que su modelo «no resolvía» los problemas con la celeridad y eficacia de los otros, algo que es difícil de demostrar porque «juegan» a cosas diferentes (por decirlo mal y pronto); muchas de sus grandes ideas si encontraban aplicación (de manera muy discreta) en los institutos sociológicos dedicados al estudio y manipulación de las masas.

          O sea que si «funciona». Y no acaba de casar (con mi mentalidad empírica) que lo que funciona en lo «macro» (la sociología de masas) no pueda hacerlo en lo «micro» (la psicología). Cómo esas leyes de la física que sirven para el universo pero no para el átomo (y viceversa).

          Y perdone mi paranoia, pero no se hasta que punto su retirada de ese frente de batalla se deba a que realmente no interese su divulgación, cómo tampoco interesa la de la filosofía.. no vaya a ser que a algunos no seleccionados se les ocurra pensar y la liemos.

          Todo el tema de la genitalización de la infancia, que no ha llegado por casualidad, es imposible de entender y enfrentar si no se tiene en cuenta la psicología no cognitiva.

          Tiene usted toda la razón al apuntar que la Psicología está en mantillas, y lo que nos queda. Pero me preocupa cómo se margina en los planes de estudio sus orígenes y quede relegado a un mero anecdotario, para saber de que van las películas de Woody Allen y poco mas.

          Obviamente nada de ello es explícito, pero si no te publican, no te llevan a congresos, … y si te llevan son de 2ª, antes o después quienes intentan encontrar su hueco y quieren tener una vida sin demasiados sobresaltos sabes por debes tirar. Existe internet, existen las redes..

          Un muy cordial saludo

          PS Y disculpe si he cometido graves equivocaciones. Pero si hay algo que he visto robustecerse con los años es la intución. Hay una lógica en las cosas, incluso en el caos.. y el mundo que se nos cuenta en los media (sólo hay que ver lo entretenidos que nos han tenido con el avioncito canadiense, todos mirando el dedo y nadie la Luna) es una película ya no cuela.

Responder a Manu Oquendo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies