Marina Abramovic

(Premio Princesa de Asturias de las Artes. 2021)

Considerada como la artista más representativa del “performance” o arte del espectáculo artístico trascendente, ésta mujer serbia nacida en Belgrado en el año 1946, recibía hace poco el premio de referencia, como reconocimiento -según el jurado- “a su valentía en la entrega al arte absoluto y su adhesión a la vanguardia”, algo que es indiscutible tras haber pasado a lo largo de su vida por situaciones que la colocaron casi a punto de morir.

Lo que queda por dilucidar en este mundo de “ismos” y espectáculo, es si la obra de Abramovic, sus “performances” atrevidas y arriesgadas, surgían de la sinceridad de la artista o eran la deriva hacia la “originalidad” del espectáculo para un público bobalicón que aplaudía y compraba (eso es básico) en directo o en grabación cada una de sus actuaciones que (como en otros muchos casos bendecidos por el dinero), ha ido derivando desde la negación de la belleza hasta lo repulsivo, lo soez y, como en este caso, el riesgo gratuito.

Es el “progreso” dirán los muchos vividores que se alimentan de ello, pero no podrán nunca aclarar (como en política) a qué progreso se refieren en concreto, dejando el término en esa nebulosa que cada cual entiende como prefiere. De esta forma todo cabe en ese “cajón de sastre” que llamamos “modernidad”, donde nadie quiere que se le tilde de retrógrado o antiguo y donde todo vale desde la simpleza de la definición de “arte” que hacía Warhol: “Arte es todo aquello que el artista dice que es arte”.

Si Abramovic es la sacerdotisa del “performance” en la comunidad artística del pasado siglo XX, hubo otros que rivalizaron con ella en este tipo de “monólogos gestuales” con los que -al parecer- se trata de transmitir mensajes áulicos de especial gravedad e importancia para la Humanidad, pero que la mayoría de las veces no pasan de ser un exhibicionismo personal.

Por esas fechas (década de los 70) un joven vestido de camarero recibía a los visitantes en la galería Hanson Fuller de San Francisco, ofreciendo café que servía en una taza de color blanco. Ninguno de los visitantes se dieron cuenta de que eran utilizados en una “performance” del artista conceptual Chris Burden, donde la taza en cuestión llegó a venderse por la cifra de 24.000 dólares al haber sido divinizada por la mano del artista. El crítico de arte James Gadner decía en su libro “”¿Cultura o basura?” lo siguiente referido a la obra de Burden: “Y sin embargo, bien debido a un exasperante masoquismo o bien debido a inestabilidad mental, Burden en sus performances se ha infligido tanto daños físicos como psicológicos en nombre de su arte”.  Ya en 1974 su obra “Atravesado” consistía en ser crucificado sobre un coche Wolkswagen. En 1971 se encerró en una taquilla del vestuario de la Universidad de California, permaneciendo allí durante cinco días. . En 1974 se tumbó sobre una escalera de cemento en la feria de Basilea, que bajó rodando a base de recibir patadas. En 1973 se aplicaba al pecho dos cables eléctricos que le hicieron quemaduras…. Su “obra” más conocida es el disparo que un amigo suyo le hizo en la galería “F.Space” de Santa Ana (California).

¿Arte o exhibicionismo masoquista para asombrar a un público ignorante? Otro ejemplo nos lo brinda el austríaco Hermann Nitchs que, hacia fines de los años 60 empezó a colaborar con los artistas de “Aktionen” pioneros el llamado “body art” o arte del cuerpo, cuyas “performances” en su castillo de Prinzendorf, consistían en ceremonias y rituales que incluían el sacrificio de algún animal y un baño de sangre en el que sumergirse entre los desechos del mismo. Las fotos de estas excentricidades, se vendían hasta hace poco en Nueva York al precio de 2.000 dólares.

La galería Ronald Feldman en 1989 mostraba la cruda realidad de estas exhibiciones con una dedicada a Joseph Beuys, líder del movimiento “Fluxus”, consistente en varias vitrinas llenas de objetos variados: un periódico viejo, unas botas viejas, huesos de venado, algunas piedras, pedazos de cuerda y hasta dos recortes de uñas del dedo gordo del pie. Este conjunto de objetos se vendía por 3.000.000 de dólares al incauto más disponible. Quizás algún museo… Ya tenemos otra motivación artística: dinero puro y duro justificado por el hecho de haberse ungido tales banalidades por la mano del mesiánico artista. Hay una amplia nómina de casos parecidos como la recientemente galardonada Marina Abramovic, cuyo historial sintetizamos a continuación.

Sus primeras “performances” recibían el título de “Ritmos” debidamente numerados como el “número 10 (1973)” consistente en ir clavando un cuchillo en forma rápida entre los dedos de sus manos; el “nº 5 (1974)” era una estrella de fuego en el suelo, en la que ardían las uñas (¡que manía!) y el cabello que previamente se había cortado la artista colocada en el centro de la hoguera; en  “Ritmo 2” consume psicofármacos que la convulsionan o la inmovilizan…. El más conocido quizás sea “Ritmo 0” que cierra esta serie, consistente en permanecer inmóvil durante seis horas expuesta a las acciones que el público asistente deseara hacer con ella, utilizando hasta 72 objetos previamente preparados: látigo, cuchillo, hacha, tijeras, martillo, clavos o pistola junto a libro, pan, zapatos, vino, peine, periódico, sal, etc. Dice ella misma que se sintió violada.

Durante su residencia en Amsterdam, estuvo unida a otro artista del mismo género -Uwe Laysiepen- con el que compartió “performances” a duo, como correr alrededor de una sala de exposición “Relation in Space” o conducir un automóvil dentro de un museo hasta completar 365 vueltas, mientras echaban una especie de alquitrán para formar una escultura “Relation in movement”. En “Death self”, unieron sus labios respirando el aire expedido por el otro hasta perder el conocimiento por falta de oxígeno a los 17 minutos… (¡ojo a las mascarillas!). El final se consumó en la Gran Muralla de China caminando cada uno desde un extremo hasta encontrarse en el centro (lo mismo hubiera sido si lo hubieran hecho por cualquier otro camino o carretera, pero faltaría el aura de lo artístico).

En el año 2013 la cantante Lady Gaga se retiró a la casa de la artista para un retiro físico y espiritual de tres días, meditando, gritando hasta perder la respiración, sin comer apenas… La venta del vídeo resultante sirvió para financiar el centro dedicado a Abramovic (“Marina Abramovic Institute”). Asimismo, correos de WikiLeaks, desvelaban que otros invitados a su casa para una cena llamada “Spirit Cooking”, (acciones de magia negra con recetas del “satanista” Aleister Crowly), eran los hermanos Podesta, uno de los cuales (John) fue asesor de Clinton y Obama  así como jefe de campaña de Hillary (según revela la historiadora Pilar Baselga: “Arte, profanación y magia negra “). Todo ello a la mayor gloria del mundo del arte que, según James Gadner: “Es todo lo que tiene que ver con el arte, exceptuando el arte mismo. Es la empresa que patrocina la muestra que causa sensación, el crítico que le echa incienso, el experto que autentifica, los ricos que la compran (incluidas instituciones públicas y privadas), la empresa que la asegura, la empresa que hace el montaje….También hay sitio para las “groupies” y los colgados, para los snobs y los filisteos, para intelectuales y sus imitaciones….” 

Estos son los hechos. Que cada cual saque sus conclusiones.

6 comentarios

6 Respuestas a “Marina Abramovic”

  1. R. Estévez dice:

    Enhorabuena, D. Juan. Gran artículo.
    La Cultura emana del Poder Social. Y lo que asciende con las modas lo hace porque entre el conglomerado de intereses que las impulsan, el Poder y sus conveniencias ocupan un lugar predominante.
    A pesar de todo, la belleza y el esperpento existen.
    En el primer caso como un milagro, en el segundo como una advertencia. Lo importante es distinguir entre ambos.
    Saludos

    1. Juan Laguna dice:

      Muchas gracias a R.Estévez por su amable comentario que comparto: la belleza y el esperpento coexisten (si los dejan fluir libremente). Otra cosa es cuando se imponen desde ese «poder» que mueve las piezas de la Cultura.
      En estos días, en el Palacio de Cristal de El Retiro, se exhiben unas obras de un escultor filipino Kidlat Tahimik en forma de moderna «performance» presentada por el autor en taparrabos para reivindicar lo que fue el colonialismo de su país. El proyecto avalado por el Museo Reina Sofía, parece que ha costado 235.950 euros, sólo en lo que concierne a los trabajos de montaje/desmontaje y transporte de las obras a lo que debe añadirse los honorarios del artista (desconocidos).
      El problema es que todo eso sale de unos impuestos cobrados a los ciudadanos, no para fomentar la Cultura, sino para pagar caprichos de quienes en cada momento tienen capacidad de gastar. Ya lo dije en otro artículo sobre una obra enviada a la Bienal de Venecia, consistente en un montón de escombros vertidos por un camión en la sala correspondiente: «Con mi dinero, no». Gracias.

  2. pasmao dice:

    Excelente artículo D. Juan

    Convendría saber quien estaba en el jurado que concedió el premio, que motivaciones expuso cada uno, y que otras personas se presentaron (posiblemente, espero, con mas méritos) y se las desechó.

    Posiblemente sean personas (el jurado) con una trayectoria en el mundo del «arte» apabullante. No se hará, pero una película o serie, que tratara el tema: la vida de un jurado de uno de esos premios, de sus miembros y de cómo al final se decide premiar a fulanita en vez de a zutanito, con un enfoque tal que fuera un mix de la serie «Crematorio» y «Los Soprano» por ejemplo, podría ser «aleccionador».

    Ese «arte», su concepto cómo espectáculo, su trasfondo masoquista … serían imposibles sin aval exterior, con mucho poder detrás, que le diera carta de naturaleza. Y es ahí donde en mi opinión también merece la pena excavar.

    Un cordial saludo

    1. Juan Laguna dice:

      Muchas gracias también a Pasmao por su comentario. Tengo delante los nombres del «jurado» presidido por un ex director del Museo de El Prado. Entre ellos hay de todo (ya se sabe como se montan los jurados políticamente para que salga lo más conveniente). Lo que no se dice o se publica es cuantos «artistas»y obras optaban por el premio y si esa opción ya ha pasado por los filtros anteriores correspondientes, con lo que el «jurado» sólo es quien confirma lo ya sabido (tengo alguna experiencia personal).
      Lo que es más sorprendente es cómo la Casa real y sus asesores o la propia Fundación, caen en la trampa decidida por otros. Un saludo.

  3. Loli dice:

    A raíz de lo aquí expuesto, y dado que es muy prudente dudar de la objetividad en la elección de personas integrantes de órganos decisorios de relevancia, me pregunto si esa arbitrariedad, que responde a fuerzas mediáticas capaces de imponerse en cualquier campo, en este caso lo “sufrimos” en el arte, es la misma que preside la palabra “experto”, cada vez que de una decisión trascendental para la vida ciudadana y también particular de las personas que la componen, se produce, o amaga con producirse, “versus” amenaza con ello.

    Sería interesante ser más selectivos, por nuestra parte, a la hora de acudir en masa a toda manifestación artística…demasiado publicitada en base a su novedad-excentricidad, demasiado “cargada de tintas” por ello, y muy adulada en circuitos oficiales, hacer el esfuerzo de bucear en los autores, sus méritos, su obra….

    Como un ejercicio que nos posibilitara ser también discriminativos en todo los demás mensajes, noticias….temores, nacidos de “expertos” fantasmas, o simplemente “nominales” por la gracia de….quien les pone ahí.

  4. Juan Laguna dice:

    Efectivamente Loli. Se ha sacralizado artificiosamente la palabra «experto» para encubrir muchas veces carencias profesionales reales y para impresionar a los ignorantes. Basta rascar un poco en la piel para encontrarnos con la verdad oculta.
    A lo largo de mis años me he encontrado con bastantes en diferentes materias. En la del arte -muy subjetiva por cierto- hay verdaderos conocedores desconocidos para el público y otros en cambio demasiado conocidos.
    Gadner lo explica perfectamente cuando describe lo que es el «mundo del arte».
    Un saludo y gracias por el comentario.

Responder a pasmao Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies