NASA-Apollo8-Dec24-Earthrise

Eratóstenes sabía que un camello tardaba cincuenta días en recorrer la distancia entre Siena y Alejandría y que recorría unos cien estadios cada día, y ese dato le sirvió para calcular con una precisión asombrosa el diámetro de la Tierra. Porque que la Tierra era redonda a él nadie se lo tenía que explicar; lo tenía clarísimo: en Siena, el día del solsticio de verano, los rayos caían perpendicularmente sobre un pozo, y se veía claramente el disco solar en el fondo, mientras que en Alejandría, en el mismo momento, incidían inclinados y un palo hacía sombra, y esa combinación de acontecimientos solo es posible si nuestro planeta es redondo.

Sabiendo esto, lo de las sombras, Eratóstenes envió a un sirviente a medir el largo de la sombra que proyectaba una vara de longitud conocida en el solsticio de verano en Alejandría y a otro sirviente (tendría muchos; casi todos los hombres sabios del mundo occidental han tenido posibles a lo largo de la historia; porque hay que tener tiempo para pensar y si estás preocupado en dar de comer a tu familia, medir el diámetro de la Tierra deja de ser prioritario) a medir, contando sus pasos, no se fiaba del camello, la distancia entre las dos ciudades. Con estos datos y algo de trigonometría básica el sabio alejandrino fue capaz de determinar con una exactitud admirable la longitud de circunferencia de nuestro planeta: 39.750 km para el sabio griego, 40.075 para las mediciones más exactas de las que disponemos en la actualidad.

A Eratóstenes le bastaban el poder de su pensamiento, el de las matemáticas que conocía y el conocimiento empírico, ya que él había visto las sombras que proyectaba el Sol en Alejandría y en Siena y no temía que ninguna conspiración hubiera intervenido en ello, para deducir el tamaño de esta Tierra en la que vivimos, que parece plana hasta que te fijas un poco y cualquiera que crea en la Ley de la Gravedad se da cuenta de que en realidad no lo es, porque no puede serlo.

Aún así, en pleno siglo XXI, casi dos mil trescientos años después, escribes “terraplanismo” en internet (que, por cierto, funciona gracias a satélites que giran sobre nosotros en orbitas geoestacionarias, lo que solo es posible si la Tierra es una esfera que gira sobre si misma) y te aparecen cientos de miles de entradas de cientos de miles de personas que de verdad se lo creen: si amigo, ¡se lo creen de verdad! Han visto la maravillosa fotografía que el Apolo 8 tomó de la Tierra la nochebuena de 1968 desde la órbita lunar y no les vale (tampoco se creen que el hombre llegase a la Luna, así que ¡cómo van a creer que la foto es real!). Tampoco les vale que muchos de ellos viajan en avión, y supongo que mirarán por las ventanillas: desde un avión a 8.000 metros ya se puede percibir la curvatura de la Tierra, pero entiendo que ellos creerán que es otro complot de las compañías aéreas; que, mientras nos riegan con sus estelas con gases para lo que quiera que piensen que hacen esas estelas, proyectan películas en las ventanillas para mantener la ilusión de una Tierra redonda: un complot mundial, con cientos de miles de científicos, pensadores y falsos astronautas durante dos mil años para engañarnos a todos, no tengo muy claro con que oscuro objetivo…

Si quieres leer un buen artículo desmontando las falacias de los terraplanistas te remito a este completo (y divertido) post . Y ahora dejo un poco de lado esta teoría tan divertida y voy a otras conspiraciones, porque conspiracionistas, según como se mire, somos todos.

Yo, por ejemplo, entro en la categoría de los que creen (como miles de científicos manipulados por Greta Thunberg incluso antes de que esta naciera) que el hombre y las actividades ligadas a la acción del ser humano en el planeta lo están destruyendo (ojo: destruyéndolo para la raza humana y las especies con las que lo cohabitamos; porque el planeta seguirá rebosante de nuevas formas de vida cientos de miles de años después de que desaparezca nuestra especie), y que posiblemente tengamos que ver en el cambio climático. No voy a repetir mi tesis más de lo necesario, que luego me fríen a comentarios, pero básicamente es que el cambio climático existe y que si hay una posibilidad de que sea culpa nuestra, como el poderoso lobby de los cambioclimatistas defendemos (un lobby, parece ser, mucho más poderoso que los de las industrias petroleras, agroalimentarias, mineras y eléctricas juntas) tampoco pasa nada por intentar poner medidas, y también entro en el grupo de los que creen que las vacunas (con sus peligros y posibles contraindicaciones, sobre todo cuando quieres desarrollarlas en un par de meses) han salvado muchísimos más millones de vidas que los que han quitado y, por último, soy de los conspiracionistas que creen que la única verdadera conspiración es la de aquellos que nos quieren hacer creer que estas existen.

Me hace muchísima gracia, por ejemplo, cuando muchos de los que han demostrado su incompetencia al combatir la epidemia (empezando por Trump, que fue el primero en decirlo, aunque le están siguiendo muchos otros) intenten tapar sus lamentables errores echando la culpa a “un virus desarrollado genéticamente por China en colaboración con Bill Gates” (lo de Gates, hasta donde sé, aún no lo dice Trump, pero llegará) y que la gente les escuche.

A mi Bill Gates me parece un personaje fascinante: para bien o para mal cambió el mundo, se hizo asquerosamente rico y luego decidió hacer el bien (con sus criterios: si no te gustan las vacunas, el control de natalidad o la energía nuclear entiendo que no te caiga bien), pero, aunque no lo hiciera, la simple idea de que toda la epidemia sea parte de un plan para hacerse rico (¿más? ¿para qué?) me parece tan irrisoria como el terraplanismo. Púes lo creas o no la gente sale a la calle, pero no para echar a sus políticos, causantes por inacción o simple estupidez de miles de muertes, sino para pedir la cabeza de un tío que posiblemente lo único que quiera es ayudar, de la manera que él cree que ayuda… ¡alucinante!

Naturalmente que existen o han existido los Pitagóricos, los Masones, la Sociedad Teosófica, el Club Bilderberg, la Sociedad Thule, la Logia P9 y el Consejo Sionista Mundial y que tienen o han tenido su propia agenda para defender sus intereses, unos más filosóficos y otros más materiales. También me creo que los fundadores de Google se junten con Elon Musk y se dediquen a rediseñar el futuro mientras toman un vino; aunque me cuesta pensar que, por otro lado, alguno de sus archienemigos, puede que el dueño de Amazon reunido con algún oscuro traficante de drogas mejicano, o el mismo Gates, con su amigo Warren Buffet, ambos dirigidos por Soros, estén planeando solo unas mansiones más allá cómo hacerse con el control de las armas atómicas de los submarinos nucleares en los que han instalado su propio software y que sean esos grupos, peleando entre ellos o en colusión, los que marquen la historia del mundo.

Porque si algo nos enseña la historia es que da igual lo poderoso que se crea un grupo que busque el control mundial, ya que otros grupos, intereses, o simplemente el devenir de la historia se lo han impedido. Posiblemente porque las “diabólicas mentes maestras” que dirigen estos grupos tampoco sean tan maestras y porque alguien lo suficientemente inteligente para conseguir el control mundial mediante una conspiración habría llegado antes a la conclusión de que no tiene sentido hacerlo.

Yo, por mi parte, que al único club que pertenezco es al Grupo Alpino de mi antigua Escuela y que no conozco ni a Bill Gates ni a George Soros, ni a ningún Illuminati, cada vez tengo más claro que la única conjura en la que creo es en la de los necios, que somos casi todos, y que con nuestras pequeñas acciones casposas no hacemos más que poner piedras debajo de la rueda de lo que debería ser la verdadera evolución del ser humano.

8 comentarios

8 Respuestas a “Conspiraciones dentro de las conspiraciones”

  1. Sedente dice:

    ¡Bravo!

    Las mentiras. Son las mentiras primero pequeñas y luego cada vez más grandes. Lo ensucian todo.
    Son causantes de toda desconfianza y generadoras de toda conspiración a la larga.
    La mentira y el silencio sobre la verdad.
    Mentiras absurdas y sin sentido alguno de los que creen que el decirlas les salva de algo, mientras los demás, les creemos porque somos imbéciles incapaces de reconocer una mentira.
    Mienten a hijos, a padres y a amantes o a seres amados. Mienten porque menosprecian al prójimo.
    Mienten a vecinos, mienten en el trabajo o en el bar, mienten por aparentar.
    Otros creen que ese es un camino válido y les siguen. Todo se convierte entonces en púas que desgarran y arañan a cada paso haciendo que las heridas sean cada vez más grandes.

  2. Manu Oquendo dice:

    Muy apreciado Raúl:

    Desde el faro de mi pueblo se ve que la Tierra muestra la curvatura de una esfera. Creo que se observa lo mismo desde todos los pueblos a la orilla del mar que ven desaparecer los barcos de vela al llegar al horizonte. Primero el casco, luego el castillo de popa cuando lo había y finalmente la cofa. Si en vez de al faro subimos al campo de golf municipal –a unos doscientos cincuenta metros de altura sobre la playa– entonces ya no hace falta ni barco de vela. Desde el green del hoyo dos y del cinco se ve la curvatura de este maravilloso planeta desde el Este al Oeste mirando al Norte. Por eso en la costa es difícil encontrar terraplanistas. El mismo ejercicio en Kansas exigiría pruebas más sofisticadas aunque quizás bastaría mirar al sol y a la luna para preguntarse a simple vista por qué nosotros seríamos diferentes. Lo que si le digo es que los de la costa no entendíamos por qué el mar no se caía por los bordes descendentes de la esfera,

    Lo que vemos no solo está influenciado por el observador sino que es parte de una realidad ondulatoria que apenas comenzamos a entender y que, de momento, se procura no llevar al sistema educativo salvo para especialidades muy raras.

    Quizás, y perdón por el atrevimiento, las cosas no siempre fueron así y las formas, mutantes ellas en función de tantas circunstancias, se manifestaban de otros modos gracias a la maravillosa plasticidad de los campos de fuerzas celestiales. Podríamos por tanto decir que lo creemos esférico en las actuales circunstancias pero que si estas cambian muy probablemente cambiarían las formas que percibimos con nuestros limitados sentidos.

    Dicen que tras el Big Bang vino la gran Expansión y que tras ella se fue haciendo eficaz la fuerza de Gravedad que concentró primero los metales pesados en los núcleos y luego el resto de los cuerpos celestes se curvó en torno al centro centro de gravedad de todos los astros que de este modo se hicieron aproximadamente esféricos.

    Supongamos ahora que el sistema solar se acerca a un agujero negro de tamaño medio y que lo hace en el momento en el cual el sol entra en su fase terminal vaporizando Mercurio, Venus, La Tierra y la Luna, Marte, etc. En ese momento las cenizas de estos, antes planetas esféricos, volverían a dirigirse aceleradamente hacia el horizonte de eventos al cual llegarían no solamente aplanaditas sino filamentosas.

    La forma no es intrínseca, es circunstancial.

    Ahora bien, que estemos de acuerdo en la esfericidad actual de los cuerpos celestes destinados a ser vaporizados por sus estrellas al morir no quiere decir que no veamos claramente el inmenso montaje del cambio climático antes calentamiento que nunca debemos confundir con lo que Los Gobiernos han legislado en términos de destrucción del medio ambiente. Me refiero, por poner dos casos de evidente responsabilidad de los Gobiernos Europeos, a la promoción del Diésel y la homologación del Plástico como material de almacenamiento temporal.

    Nunca en un paradigma agonizante sufrió tanto la verdad ni fue tan fuerte el sesgo como ahora en Occidente. A través de sus principales medios de comunicación. El verdadero territorio comanche de lo «Fake», del «Silencio» y de la «Ocultación» son los Mass Media que nos circundan sostenidos por el sistema de poder directa o indirectamente.

    El Sistema hace mucho tiempo que descubrió que “… las articulaciones políticas y hegemónicas crean retroactivamente los Intereses que dicen representar” (Nota 1) y hoy se ha refinado al nivel de ciencia neuronal.

    En España lo hemos visto, por ejemplo, en Andalucía donde con unos 2,000 municipios nos encontramos con 5,000 asociaciones de «género» que reciben desde 5,000 euros a 300,000 al año.

    Lo mismo ha sucedido con todas las subvenciones pagadas por los consumidores –y la industria destruida o deslocalizada– para aplicar la «Destrucción no Creativa», mala copia de Schumpeter, a los procesos productivos globales a través del mito del CO2 por una pseudociencia burocrática subvencionada hasta la náusea y a la que se niega una carrera académica si no se pliega al diseño. Zanahoria y Palo.

    A este respecto la UE, principal palanca de apoyo de ambos Modelos de Sovietización Social, ya ha reconocido públicamente haber perdido la primera ola tecnológica del «verdismo» a manos de China, hoy líder en todas sus tecnologías y mercados.

    Ahora se trataría de no perder una segunda ola –que sería la que quiere iniciar la UE con la lluvia de millones que está imprimiendo el BCE como remedio temporal de un modelo incapaz de proveer de empleos de rendimientos crecientes a su menguante población cada vez más subvencionada.

    La UE es menos del 7% de la Población Global –y bajando– menos del 21% del PIB global –y bajando– y más del 50% del Gasto Asistencial Global –y subiendo. Algo hay que hacer ¿no?

    Ante esta marea hay numerosas estrategias. Desde la Integración entusiasta en la Red Clientelar a la Fuga.

    Un amigo militar europeo de alta graduación, al presentar un libro sobre estrategias de defensa y cambio climático, en una Institución Oficial abarrotada, abrió su turno con estas palabras: «Esto del cambio climático es una cuestión muy controvertida pero hay un hecho innegable: las Leyes nos caen encima como piedras y los ejércitos deben cumplirlas».

    Me pareció una forma muy digna de no engañar a nadie.

    Saludos

    Nota 1. La cita es de la página 16 de la obra «Hegemonía y estrategia socialista», Laclau y Mouffe, publicada en Inglaterra en 1985 y disponible hoy en buenas librerías. En España por Editorial siglo XXI.

  3. O'farrill dice:

    Estimado Raul: mis disculpas por haber participado en la «fritura» de comentarios que, al parecer, te agobian, pero supongo que un blog como «O.P.» es lo que busca: el debate de otros sobre el tema propuesto por el autor del artículo. En todo caso siempre se pueden censurar y o publicar tales comentarios molestos, depende de los editores. De vosotros mismos.
    Dicho esto, cada uno es muy suyo (por supuesto) de alinearse en cualquier grupo social, político o cultural… o simplemente ser «hincha» de fútbol. Todos mis respetos desde mi «necedad» conspiratoria o desde mis modestos conocimientos personales. La frase aludiendo a los que piensan en forma diferente (conspiranoicos) como «necios» entiendo que no es muy afortunada. Hay veces que el pesimismo nace del optimismo informado.
    Por lo demás no voy a entrar de nuevo en el debate sobre el «cambio climático» que, por supuesto existe desde que existe el planeta Tierra. Otras cosa es aprovecharlo para manipular interesadamente a los supuestos ignorantes (eso sí que es ofensivo).
    Lo mismo digo en cuanto al papel de la «filantropía» encarnada ahora en personajes como el Sr. Gates o el Sr. Soros. Tanto uno como otro han engrasado suficientemente sus redes extendidas por casi todo el mundo. Alabo su habilidad para ganar dinero, pero es que el dinero no significa para mí el fin de una vida. Menos si se usa de forma torticera para quebrar economías y someter gobiernos (algunos, los más dignos, no le pliegan).
    Un cordial saludo con el deseo de molestar lo menos posible.

  4. pasmao dice:

    Apreciado Raúl

    Se agradece el tono desenfadado de su escrito. A veces nos ponemos muy serios entre nosotros, los vulgares mortales que carecemos de capital suficiente para no poder aventurar a que dedican su tiempo libre (si es que lo tienen), los Soros, Gates, y similares del mundo mundial.

    Hay varias cosas claras:

    1/ No son tontos. Y hasta saben que antes o después la espicharán y se irán para el otro lado (o lo que sea) con lo mismo que llegaron a éste, sin nada. Por muchos inventos de congelarse, copias de recuerdos en supercomputadores… y demás teorías, también conspiranoicas, que corran por ahí.

    2/ El dinero no es un problema para ellos. Tengo la intuición, uno es de los de abajo, de que a partir de cierta «masa crítica» monetaria la necesidad de ser el TOP1 de la lista Forbes deja de tener sentido. Si es que debemos de creernos lo que dice Forbes.

    Pero que el dinero haya dejado de ser una prioridad no significa que tengan otras prioridades, y cuando la acumulación de dinero es secundaria me temo que lo es la acumulación de Poder. Por supuesto nunca de forma democrática (el caso de Trump no vale); siempre a través de testaferros variados.

    Poder despótico para hacer lo que ellos (que se consideran superiores) creen que es lo correcto, aunque a los vulgares mortales nos pueda parecer extraño; pero ¿que somos los vulgares mortales al lado de esos seres de luz que nos quieren salvar de nuestro propio egoísmo?

    Obviamente para moverse en esos niveles de Poder el dinero propio es insuficiente, y además ¿conoce usted a algún rico que ponga de su propio dinero y lo ARRIESGUE en promocionar esos cambios despóticos en las estructuras de Poder? sobre todo si hay un pastizal en los estados, organismos internacionales varios, con los que jugar a ser dios.

    Bill Gates será muy rico, pero los que le acabamos de donar 120 millones de €, vía Sánchez, somos los españolitos. Y eso es la parte confesada, si algún día es invitado a las Marismillas (es un suponer), y sin notarios y taquígrafos (es un suponer), pero con foto(es un suponer). Que manía tiene esa gente con la foto, cuando quieren que haya foto. No sabremos nada de la agenda que de verdad se trate, pero sobre la que tengo la absoluta seguridad que pivotará una ingente cantidad de dinero público de los españolitos, cantidad ante la cual los dineros oficiales de la Fundación Gates parezcan incluso ridículos.

    Y le pongo Gates por poner uno a quien podemos poner cara y ojos.

    Porque los de las otras fundaciones, Ford, Rockefeller, … que haberlos hailos, son mucho mas difíciles de ubicar. Pero a uno le da cierta sensación de que dichas fundaciones, que tienen un largo recorrido, muy largo, mandan mucho mas que la de ese señor al que le reconozco un ojo de águila a la hora saber por donde irían los tiros del software. Si además defiende la generación nuclear, cómo usted dice, habrá que tomarle mas en serio.

    3/ Ellos per se no se consideran esos malvados Dr NO, que usted nos ha descrito. Pero usted sabe perfectamente que a ese tipo de personas, sean buenos o malos, se consideran por encima del bien y del mal. Y los controles a los que tenemos que someternos los vulgares mortales y que han procurado ese medio ambiente social y económico donde ellos han podido prosperar, se la bufan.

    Para ellos que el vulgo lanar tenga un amparo en el que refugiarse de sus bondadosos proyectos (para ellos somos como esos campesinos que huían de la vacuna) es un serio inconveniente. Sobran la familia y el estado nación donde ese lanar tenga unos representantes mas pendientes del futuro de ese estado nación de que de ese mundo ideal que sólo ellos saben.

    Estados nación donde si vemos que parte del PIB global pasaba por estados democráticos en 1980 y cuanto en el 2020 podremos ver cómo la cosa democrática va muy a la baja. Ligada «casualmente» a la propia destrucción de esos mismos estados nación así cómo de la estructura familiar que en ellos existía.

    Asimismo también hay un retroceso evidente en las libertades y en los niveles académicos (los de verdad) en esos mismos países, mientras el grado de intervención del Estado se ha disparado, dedicándose mientras tanto de manera creciente mas presupuesto (público) a esos temas que tanto «preocupan» a nuestras élites.

    Sumados 1/ + 2 / +3/ mas otros muchos puntos que se podrían añadir, pero con esos es suficiente, no me parece tan descabellado pensar en conspiraciones.

    Un cordial saludo

  5. Manu Oquendo dice:

    Ha salido la cuestión de Bill Gates hoy magnánima figura del altruismo globalista.

    Lo que sigue son hechos que he vivido en directo.

    Durante unos años trabajé llevando varios territorios de Digital Equipment Corporation que en su tiempo fue líder mundial en Ordenadores de tipo medio. Algunos de ustedes recordarán los Vax y la computación de todo tipo de automatismos basados en el sistema operativo VMS.

    A principios de los 90, la compañía lanza un procesador de 64 bits –el primero del mundo– y lo utiliza en sus productos de gama alta que pasan a convertirse en muy grandes ordenadores capaces, por ejemplo, de soportar la infraestructura física del corazón de Internet.
    Este procesador fue también la causa de su eventual absorción por Compaq –que no pudo digerirla– y finalmente se integra en Hewlett Packard que así obtiene sus productos actuales de alta computación corporativa y científica.
    El desarrollo de semiconductores exige inmensos volúmenes –solo disponibles a través de cientos de millones de pequeños ordenadores– y el procesador Alpha de 64 bits aplicado a grandes máquinas no producía el volumen necesario para amortizar las inversiones de su producción y desarrollo. Al mismo tiempo los pequeños ordenadores siguieron quince o veinte años usando los procesadores de 32 bit soportados por Intel y Microsoft y reservando dicho volumen para los líderes del mercado de 32 bits: Intel y Microsoft. Digital deja de existir de modo independiente en 1998/99

    A mediados de los 90 Digital se querella con el Microsoft de Bill Gates porque sus laboratorios descubren sospechosas semejanzas entre el Sistema Operativo de Microsoft y el VMS de Digital. Esta demanda no llega a Juicio porque Microsoft paga 1,400 millones de $ de entonces por un Acuerdo Prejudicial. El Microsoft de Bill Gates en plenitud.

    Casualidad, al año siguiente, Intel nos paga otros 1,400 millones porque sus procesadores comenzaban a mostrar un sospechoso parecido con los Alpha de 64 bits. Son cifras de hace casi 25 años.

    Más recientemente Bill Gates sale en este vídeo del Parlamento Italiano. Es interesante ver cómo se va desarrollando la Historia y lo difícil que resulta Discernir si solo usamos la Información que se nos dedica.. https://www.youtube.com/watch?v=pdL6IXPsNMI

    Saludos Cordiales y que no decaiga el ánimo.

    1. O'farrill dice:

      Como siempre muchas gracias a Manu Oquendo sobre sus aportaciones. Siento una enorme envidia por ese parlamento italiano donde se habla de problemas reales de la gente. Pero aquí estamos a otras cosas….. a los cuentos con que nos adormecen. Un saludo.

  6. dani dice:

    Ahora están de moda los conspiratorios y demás tipos de personas así , la verdad que da bastante miedo que sus opiniones se vuelvan mayoritarias. Los antivacunas con sus teorias de los chips 5G en las vacunas etc… Nos tocan tiempos extraños que vivir

    1. O'farrill dice:

      Estimado Dani. No es una «moda» sino las constatación y el conocimiento de hechos que se vienen desarrollando desde hace hace ya bastantes años. Lo que sí está de moda es esconder la cabeza como el avestruz y no querer enterarse o informarse. Todo depende de quienes dejan su albedrío a otros y quienes estamos empeñados en mantenerlo a toda costa. Un saludo.

Responder a pasmao Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies