Coronavirus: ¿se podía haber evitado?

Durante esta etapa de confinamiento forzado tuve el “valor” de ver la película estadounidense “Contagio” realizada en 2011 por Steven Soderbergh. En ella se relata la ficción de una pandemia vírica que, partiendo de China, va extendiéndose por todo el mundo de manera exponencial, causando gran cantidad de pérdidas humanas así como graves perturbaciones sociales y perjuicios a la economía.

Las similitudes con la actual epidemia del COVID-19 son sorprendentes. Además de las ya mencionadas, están el origen del virus por medio de un murciélago, lo altamente contagioso del patógeno, su elevada letalidad, la escasez de suministros, las noticias falsas, el uso de medicamentos no probados, las ciudades desiertas, etc. La ficción avanza hacia escenarios que todavía no hemos experimentado aquí, como las revueltas sociales, el racionamiento y las huelgas. Para el que esté interesado le dejo aquí el enlace al tráiler y a la película.

En cualquier caso, las semejanzas con la actual situación de un film estrenado hace 9 años ponen los pelos de punta. Nos llevan a la conclusión de que este tipo de escenarios estaba ya contemplado en la mente de mucha gente, que esto se sabía que podría ocurrir.

En estos días se ha difundido mucho el vídeo de una conferencia de Bill Gates en marzo de 2015 titulada “¿La próxima epidemia? No estamos listos”. En ella el fundador de Microsoft toma como ejemplo la epidemia de ébola de ese año para advertirnos que la próxima amenaza para la humanidad no vendrá de un conflicto nuclear, sino de un virus, indicándonos que debíamos hacer algo pronto para evitarlo si no queríamos padecer las consecuencias. De nuevo parece que no se le hizo mucho caso.

Numerosos artículos científicos han venido advirtiendo a lo largo de los últimos años de los peligros de una posible epidemia, como el publicado en 2007 por la American Society of Microbiology titulado “Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus as an Agent of Emerging and Reemerging Infection” en el que señalaban que la presencia de grandes reservorios de coronavirus en los murciélagos, así como la costumbre en algunos países asiáticos de comer estos animales, era una bomba de relojería.

En los últimos años hemos asistido a varias epidemias víricas. Entre ellas estuvo el SARS, que empezó en Cantón (China) en 2002 y produjo 770 fallecimientos; la gripe A (H1N1) de 2009 con entre 150.000 y 575.000 muertes, el ébola en 2014 con 11.000 víctimas y el MERS en 2015 con 850. En el caso del COVID-19 en el momento de escribir estas líneas ya superamos los 59.000 fallecidos en todo el mundo, según algunas fuentes.

¿Se ha aprendido algo de estas epidemias de los últimos años? ¿Se han tomado las medidas necesarias para evitar o mitigar sus efectos? Parece que no lo suficiente.

Tanto los países europeos como los Estados Unidos han incluido el riesgo de pandemias en los planes de seguridad nacional elaborados durante el último decenio. No obstante, todo indica que estos planes se han quedado, en gran medida, en poco más que declaraciones de intenciones.

Sin embargo los países asiáticos, que son los que han sufrido con mayor intensidad esas crisis, sí que aprendieron la lección, por lo que se puede deducir de la rápida recuperación que, frente a la actual pandemia, están teniendo países como China, Corea del Sur, Taiwan y Singapur. ¿Ha habido quizás un cierto sentimiento de superioridad por parte de los países occidentales, que han pensado que estas cosas no nos podían pasar en nuestro caso con sistemas de salud avanzados?

En el título de este artículo se preguntaba: ¿Se podía haber evitado la crisis del coronavirus? La respuesta es que no se pueden evitar pandemias, pero sí se puede hacer mucho por prevenirlas y mitigarlas.

¿Es el momento ahora de hacernos esta pregunta? Obviamente la prioridad en este momento es la sanidad, seguido de cómo solventar la crisis económica y social que se nos avecina; pero esto no quita para que podamos ir reflexionando sobre qué deberíamos hacer para paliar los efectos de la próxima pandemia.

La instalación en el recinto ferial de IFEMA del mayor hospital de España (a pesar de los problemas organizativos que lógicamente ha arrastrado en sus comienzos) da una muestra loable una vez más de nuestra creatividad y capacidad de improvisación, pero lo que tendríamos que plantearnos es una estrategia seria para el futuro que minimice las futuras pandemias que, inevitablemente, vendrán.

A continuación expongo algunas ideas que deberían ser contempladas dentro de dicha estrategia:

Lo primero sería revisar los documentos del plan de emergencia sanitaria nacional de manera que recojan la importante experiencia de esta crisis del coronavirus COVID-19.

En cuanto a las prioridades de actuación parece demostrado que los países que más éxito han tenido en la lucha contra el virus, como Corea del Sur, se han basado en la realización de test masivos para detectar dónde estaban los contagiados y priorizar la acción sobre ellos. En esto hemos estado muy por detrás incluso de otros países europeos como Alemania y debería considerarse de forma preferente en un futuro.

Una de las lecciones que han quedado claras en estos días es la importancia del sistema público de sanidad para atajar una pandemia. En España tenemos una excelente sanidad pública, pero que se ha quedado corta ante una situación como la actual. Algunas de las acciones a tomar serían:

— Mejorar los medios de que disponen, incluyendo los humanos. Disponer de una “reserva estratégica” de personal sanitario del que se pueda echar mano en caso necesario.
— Aumentar la formación para enfermedades de este tipo. Esta formación no sólo debería abarcar al personal sanitario, sino al resto de instituciones y la sociedad civil.
— Como medida de prevención, realizar ejercicios de simulación con el ejército, fuerzas de seguridad y sociedad civil.
— Mejorar la coordinación con el sistema sanitario privado.
— Financiar la investigación en este área.

Con respecto a los medios es notoria la escasez de material sanitario básico para estos casos (mascarillas, respiradores, etc.) que se ha manifestado no sólo en España sino a nivel mundial. Algunas ideas a considerar son:

— Disponer de un almacenamiento estratégico de este tipo de elementos
Propiciar acuerdos a largo plazo de suministro comprometido en caso de necesidad.
— Cuando una pandemia se expande de forma exponencial y en todo el mundo, como es el caso, pueden fallar los suministros externos. Por ello se debería prever una fabricación nacional que sea fácilmente ampliable en su capacidad en caso necesario.
— Tener previsto la reconversión de fábricas para la producción de material sanitario. Ha habido ejemplos meritorios en estos días debido a la iniciativa privada. Debería estar previsto en un plan estratégico.

En estas semanas ha destacado la participación del ejército y fuerzas de seguridad. Ante circunstancias tan adversas como estas, la sociedad se ha refugiado en las instituciones que más seguridad le ofrecen. Además han demostrado una capacidad de organización y movilización que son imprescindibles en estos casos. Cuando vengan los días de calma, no olvidemos que hay que seguir financiando y manteniendo estos servicios.

Dentro de este ámbito también hay que resaltar la necesidad de prevenir la guerra biológica y el bioterrorismo. Viendo la experiencia de estos momentos, hay que echarse a temblar ante posibles ataques deliberados con intenciones terroristas.

También sería fundamental incluir en este plan estratégico el análisis de las repercusiones económicas y sociales que pueden suponer una pandemia y cómo se debe reaccionar para atenuar sus efectos, así como la manera de reactivar la economía posteriormente.

Finalmente quiero hacer referencia a la necesidad de coordinar la prevención y respuesta a las pandemias a nivel internacional con especial atención a los países menos desarrollados, en los que encontramos en general sistemas sanitarios deficientes, que, además de efecto letal que pueden tener estas enfermedades en la población, pueden ser foco de pandemias que afecten globalmente.

Se debería trabajar en una estrategia europea y mundial que contemple el problema a nivel global y que dé pautas e instrumentos para luchar contra este tipo de problemas y sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales.

Un punto especialmente importante es la prevención del origen de estas enfermedades. Parece demostrado que muchas de estas gripes provienen de mutaciones víricas producidas en animales como murciélagos o pangolines. Se debería presionar internacionalmente para evitar la ingesta humana de estos animales salvajes y mejorar el control sanitario de la ganadería, así como revisar las condiciones de higiene de los mercados locales. Evitar el foco de la pandemia puede ahorrarnos muchos disgustos posteriores.

21 comentarios

21 Respuestas a “Coronavirus: ¿se podía haber evitado?”

  1. Sedente dice:

    Y otra pregunta mucho más preocupante, ¿En realidad se quiere o quería evitar?

    Hace referencia en el artículo a una película que cuenta con muchas similaridades a lo que actualmente ocurre, pero lo grave no es solo esa película, si no la abultadísima cultura existente sobre distopías de todo tipo a la que los humanos se han entregado.

    Toda una extensa cultura sobre futuros catastróficos son imaginados, creados y popularizados por todo el globo terráqueo como si fuera el único y posible destino de la humanidad.

    Películas, libros, y ahora videojuegos en los que se participa de forma inmersiva. Todos ellos hechos, pensados y popularizados como el único futuro posible.

    Incluso se escucha a esos, denominados líderes, hablar sobre las distopías y popularizarlas en su lenguaje por si a alguien se le hubiera pasado por alto el término.
    Ayer, sin ir más lejos, lo escuché.

    ¿Dónde están todas las utopías primeras a las posibles distopías?
    ¿Quién se ocupa de ellas?
    ¿Quién las proyecta o populariza o se empeña en ponerlas en práctica?
    ¿Quién futuriza sobre lo perfecto e idóneo?
    ¿Donde están las ideas de lo bueno?¿Lo mejor?
    ¿Lo perfecto?

    ¿Por qué no se enseña a nuestros hijos a pensar sobre ellas? ¿A crearlas y llevarlas a cabo?
    ¿A imaginarlas para así poder hacerlas?
    Las utopías, digo. La imaginación del buen futuro.

    Por el contrario, todos los pequeños ejemplos de estas posibles utopías son un mero decorado de algunas historias distópicas, simplemente y en el mejor de los casos pues, además, las utopías son tratadas como elementos indeseables futuros de gentes como robotizadas y/o con seres carentes de individualidad e ilusión. Como aburridos todos ellos.

    Nunca estos son proyectos pensados para ser realizados por y para la entera humanidad como resultado o proyección futura del ser humano en su mejor versión.

    Nunca se alcanza la felicidad o se proyecta o se imagina.
    De nuevo se le arrebata a la infancia y al futuro el popular «fueron felices y comieron perdices» final de los cuentos.

    Entonces, volviendo a la pregunta de su artículo de si se podría haber evitado.

    En mi modo de ver las cosas si en lugar de imaginar, crear y popularizar toda serie de distopías se inculcara la necesidad de crear utopías cada vez mejores, la respuesta sería que sí, sí se podría haber evitado.

    En verdad esa es la tendencia humana, pero males tales como la avaricia o el pesimismo lo impiden.

    ¿Dónde están las utopías de nuestra imaginación?
    ¿Dónde están esas utopías que hacen al mundo entero mejor?

    1. Hola Sedente.
      La verdad es que, en estos momentos en que cunde un cierto pesimismo (quizá producido, entre otros, por el reciente anuncio de que el confinamiento se va a prolongar), el planteamiento que haces es positivo y reconfortante.

      1. Sedente dice:

        Mire. Pasé mala noche pues no sirvió para dormir y sí pera pensar. Cosa que suele ocurrir cuando tales circunstancias se juntan.

        Imagine que durante el desvelo se le ocurre una forma para poder salvar vidas. Imagine que sabe y es consciente de que tal forma es una idea en bruto y tiene montones de defectos y necesita ser pulida y que, además, para llevarla a cabo no solo su idea es suficiente si no que necesita la colaboración de más gente con más ideas y conocimientos.

        Tu, como concebidor de tal idea en los desvelos de esta pasada noche, decides darla simplemente o proponerla para que otros, con esa semilla comiencen a pensar en ella y así poderla realizar de algún u otro modo. Para poder salvar vidas. ¿Una?¿Dos?¿Cientos?

        ¿Cree que en alguno de estos pasos alguien intentará decir o pensar algo como: «de aquí podríamos sacar dinero»?

        ¿Dónde queda entonces esa idea? La idea de salvar vidas, digo.
        En una especie de negocio, por suavizarlo de algún modo.

        Una especie de negocio en el que a poco se piense en él será origen de rencillas, envidias, avaricias y sucias competiciones en donde al final lo menos importante o no lo máximo de todo ello será el salvar vidas.
        Patentes, conversaciones, terceros en competencia, salarios injustos o mal pagados, precios, tasas, impuestos…

        Un yo qué se de impedimentos y trabas.
        Impedimentos y trabas a la idea de salvar vidas.
        Ponga como ejemplo la bombilla.
        Ponga como ejemplo la vacuna.

        ¿Quién gozará de ella?
        ¿A qué precio?
        ¿Podrán todos pagarla?
        ¿Tendrán que hacerlo?
        Aquí quizás no pero, ¿Y allí?

        Imagine de nuevo, que yo durante esta noche tuve una idea para salvar vidas. En verdad la tuve. Quizás ridícula pero la tuve.

        Imagine que la proyecto como buenamente puedo, la expongo y la lanzo al mundo.
        O quizás, mejor, a un lugar creado para tales efectos. Algo así como un registro de ideas para el bien común.

        Allí habría gente en un primer filtro que adecuaría y canalizaría las ideas por sus características. Gente que por ejemplo, en lugar de estar llamando a horas intempestivas a otras personas para venderles no se sabe qué, estarían ocupadas en tales cosas. O gentes sin mucho que hacer o poco que saber hacer. O gente voluntaria. O qué sé yo.
        ¡Todos ellos útiles!
        ¡Con un nuevo trabajo!¡Útil para la sociedad!

        Serían filtros de tales propuestas, que pasarían a departamentos con personas dedicadas a analizar la viabilidad de los proyectos y su repercusión.
        Más gente útil.

        Finalmente los proyectos pulidos y estudiados se podrían llevar a cabo serían creados experimentalmente mejorándolos a cada paso.
        Todo un acúmulo de personas trabajando ya en un bien futuro y común.
        Para todos o unos pocos según sea el caso.

        Su puesta en práctica beneficiaría finalmente a la totalidad o parcialidad de la población haciendo que todo funcionara mejor.

        ¿Utopía?

        ¿Dónde aparecería la distopía?
        Seguro que en el infravalorar la idea, el esfuerzo y/o trabajo de cualquiera de las partes.

  2. Sedente dice:

    Es que no puedo evitarlo. Mire o miren por favor esta otra visión de todo esto.

    Sobre todo esto que ocurre.

    Pasé otra noche con desvelos. Ya menos. El cansancio y la falta de sueño acumulado me permitió alguna hora de descanso.

    Aún así, notaba la falta de energía por el poco reposar.

    Durante estos días pensé en aquello que quedó sin publicar hace tiempo. Durante estos días pensé en aquel artículo. Yo también. Claro que pensé en el quién manda.

    No fui el único.

    A modo de invitación volvía a la primera linea aquel artículo sobre quién manda en el mundo.

    Al fin y al cabo, ¿por qué no iban a pensar otros en aquello que ahora volvía a estar en auge dadas las actuales circunstancias?

    Publíquelo, pensaba yo en mis adentros. Claro que sí. Publíquelo.

    El mundo se había como parado a nivel humano.

    Me dio por pensar hace un rato que todo esto visto a nivel planetario podía ser como algo realmente extraño. Casual o causal.

    En verdad pensélo ya ayer o antes de ayer o antes de antes de ayer o yo que sé cuando.

    Aquella imagen de la evolución del entero planeta donde la vida humana apenas era un suspiro de todo ello.

    ¿Qué era entonces o qué suponía este confinamiento?

    Imaginen hace poco todo el auge industrial, todo el auge y aumento de la población, el derretimiento de los polos, el todo moverse de todas las personas en viajes de todo tipo por el mundo. La agitación humana, la creación de aparatos de televisión y comunicación. Las vídeo conferencias. La posibilidad de comunicación al alcance de la mano. Mirando la mano como en una metáfora inmensa sobre el ¿qué hemos hecho con estas manos, las nuestras?

    ¡Las de todos!

    Todo este parón repentino. El empecinamiento sanitario de estos días. Los servicios mínimos.

    Aquellos que siempre habían trabajado desde el principio de la civilización seguían trabajando.

    Cosechando campos, recogiendo frutos. Distribuyendo comida.

    Todo aquello, fuera de la consciencia humana y visto por un pájaro, por un ser de esos que solo eran como testigos vivientes de lo que ocurría y nosotros hacíamos.

    ¿Cómo se vería?

    ¿A o de qué momento aquellos ciervos o corzos que se asomaban a las ciudades estaban siendo testigos?

    ¿A qué nueva parte del hacer humano se acercaban?

    ¿Acaso no pensarían si pudieran o hiciesen un qué ocurre?

    ¿Qué hacen?

    ¿Qué van a hacer ahora?

    ¿Qué harán ahora estos humanos que de repente todos a una se sientan y como que se esconden y permanecen todos atentos a esos puntos de luz y comunicación que han fabricado?

    ¿Qué se dicen?
    ¿De que están pendientes?

    ¿En qué momento histórico estamos después de que hace nada los árboles fueran testigos de todas esas guerras y bombas?

    ¿Acaso no parece todo ello visto a nivel astronómico como si un gran juez hubiera cogido su gran maza y hubiera golpeado con toda su saña la mesa para hacer callar al mundo entero?

    ¡Pom. pom. pom, silencio en la sala!

    Y en ese momento, mientras todos intentaban recuperar sus sillas y puestos, mientras se intentaba que todo aquello recobrase un mínimo o un máximo de silencio y cordura perdida de toda la algarabía creada, no solo los seres humanos sino todos los seres vivos del entero planeta estuvieran como a la expectativa de lo que surgiera de allí.

    En ese silencio. En ese hipo mundial.

    ¿Qué se dirá?¿Quién hablará?

    Entre los susurros de la sala.

    Qué todo este momento.

    Menudo todo este entero momento.

    Y nosotros allí. Mirando.

  3. O'farrill dice:

    La respuesta a la pregunta del artículo está en la prevención. Tenemos una cantidad considerable de organismos dedicados a la investigación de epidemias, incluso en el ámbito militar y de la inteligencia, donde están incluidas en el concepto de «seguridad nacional». La pregunta que parece más procedente es: ¿que han estado haciendo o en qué han estado trabajando todos ellos? Como se reconoce en el propio artículo, hace años que se viene planteando esta posibilidad y no parecen haber tenido éxito las advertencias. ¿Donde está el problema entonces? No voy a entrar en los muy diferentes gobiernos, culturas y países, sino en el que nos ha tocado donde hoy mismo nos enteramos: «Pajín asesora a Sánchez en el Covid desde un think tank subvencionado por el gobierno». Sí señores, al parecer desde el año 2014 se formó la entidad Instituto de Salud Global (IGSGlobal) en la época de Zapatero, con el respaldo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, con una subvención conocida de 30 millones de euros (más las que tenga por otras vías) que, según parece, ha sido la entidad científica asesora (y por tanto responsable) de la gestión de la crisis junto al televisivo Sr. Simón («El Confidencial» 6/4/2020).
    La cuestión es si dicho Instituto ha hecho llegar al gobierno informes serios, rigurosos, objetivos y contundentes sobre todo este asunto, en qué fechas, con qué firmas responsables y a qué órganos de la Administración del Estado o de las autonomías. Si los responsables gubernamentales están preparados humana, intelectual y profesionalmente para una gestión que claramente les excede o si tal gestión ha estado supeditada a intereses partidarios jugando con la salud de los ciudadanos. En el horizonte no se ven ceses y dimisiones. Menos aún autocríticas. Es el gobierno (o los gobiernos) en los que cómodamente hemos confiado, los que nos han fallado como escopetas de feria. Es el Parlamento que nos representa y debería controlar tal gestión, el que permanece cerrado prácticamente, con las iniciativas parlamentarias en «stand bay». Es la Jefatura del Estado quien, ante la incapacidad o negligencia de la situación, debería tomar cartas en el asunto como primer responsable de la nación. Es la Fiscalía del Estado quien debería estar trabajando ya en la investigación de lo ocurrido y pedir las responsabilidades oportunas (tipificación hay más que suficiente).
    En las medidas que propone el autor del «post» habría que introducir plazos. A corto es indudable la necesidad de prescindir de los expertos asesores o, en su caso, de los responsables específicos de gobierno, así como de los ideólogos del «juego de tronos» que están a lo «suyo». Es imprescindible que todos los partidos se mojen con sus primeras figuras (si las tienen) para formar un gobierno provisional de emergencia nacional, para afrontar la crisis en la situación actual o futura y para convocar nuevas elecciones cuando haya pasado la tormenta. Es deseable que todo ello nos haga repensar en nuestra responsabilidad como sociedad en las elecciones de nuestros representantes y en los gobiernos resultantes, así como nuestra concepción del Estado, de sus recursos y de sus estructuras, eliminando la mucha «paja» (de Pajín) que cobran de nuestros impuestos.
    Lo que no podemos aceptar es seguir «parcheando» y distrayendo al personal con cuestiones de procedimientos, ya que éstos existen desde siempre y el problema es que no han funcionado. Por cierto ¿quien está controlando lo que se viene haciendo en los muchos laboratorios del mundo en este terreno? ¿Donde han estado los servicios de inteligencia? ¿Donde la OMS y la propia ONU?
    Un saludo.

    1. Hola O’farrill.
      Aunque en este momento la prioridad está en contener la pandemia, coincido contigo en que, antes o después, hay que revisar si todo lo que se ha hecho era lo correcto, aunque solo sea para que sirva de aprendizaje para el futuro.
      Esta crisis nos ha pillado desprevenidos, esto es bastante claro. No obstante me sorprende que también ha pillado desprevenidos a la mayor parte de países occidentales, entre ellos a muchos de los que consideramos más organizados y previsores que nosotros. Hay ejemplos claros de países (EE.UU., R.U.) en que sus dirigentes han estado incluso minimizando la importancia del virus hasta hace muy poco.
      Me recuerda un poco a lo que pasó en la crisis de hace una década. Todo el mundo dio explicaciones muy razonables a posteriori, pero ninguna de los países ni de las grandes instituciones económicas fueron capaces de prever el desastre.

      1. O'farrill dice:

        Muchas gracias por la respuesta. Quizás es que confiamos excesivamente en todo el conjunto de órganos y agencias internacionales y nacionales manejadas siempre por políticos con intereses diversos (que no se nos olvide). En la medida que estos intereses estén al servicio de los demás ciudadanos en lugar de al servicio de quien designa, nombra y retribuye, habremos logrado aproximarnos un poco al sentido de la democracia. Un cordial saludo.

  4. Raf dice:

    Es dificil contestar a la pregunta que formulas en tu acertado artículo Paco, sutrayéndose al clima de politización que está invadiendo esta crisis social, sanitaria y económica.

    Evitar el brote de este coronavirus parece que por la misma naturaleza de los virus cuya misión es la de reproducirse en el mayor número de casos, hubiera sido practicamente imposible.

    Pero como tu apuntas coincidiendo con artículos científicos y algunos virólogos y epidemiologos muy prestigiosos, podrían haberse tomado otro tipo de medidas no solo para evitar la tan masiva propagación del virus, sino la virulencia en el corto espacio de tiempo con que se esta produciendo y sobre las consecuencias sociales y económicas que se preveen.

    Intentando ser lo mas aséptico posible en el tratamiento de la información, creo que había antecedentes suficientes para haber afrontado mejor desde un temprano momento la pandemia.

    Ciñéndome al caso de nuestro pais que es la referencia mas cercana para mí, y obviando ya las reuniones masivas que se autorizaron ( manifestación del 8M, mitin de VOX, etc, al principio de la crisis teniendo ya noticias de lo que se estaba cociendo ), creo que:

    Por los medios de comunicación hay una saturación de datos estadísticos, pero la opinión de verdaderos expertos reconocidos internacionalmente como Pablo Goldshmidt o Elkin Patarroyo, no se han tenido en cuenta, además del caso que tu citas de Bill Gates, que ya lo anunciaba.

    Seguir las directrices de la OMS (cuyas actuaciones pueden ser cuestionables) al pie de la letra aunque se le den un poder omnímodo, no son suficientes.

    La creencia de que tenemos una sanidad pública excelente para mí es una opinión equivocada ( no así la preparación y entrega de los sanitarios y médicos, incluidos los que han tenido que emigrar por motivos económicos),.

    En los últimos años los recortes en inversion sanitaria, sin entrar en que gobiernos los han producido; nos han colocado en el puesto 23 de paises en gasto sanitario por detrás de Francia, Italia o Alemania, eso sin contar con que han suscrito un seguro de sanidad privado 8,5 millones de españoles. Esto nos situa en una postura dificil para afrontar o tomar medidas para preveer cualquier crisis.

    En cuanto a la carencia de material, hay que decir que aunque tristemente existen corporaciones, particulares y gobiernos que las apoyan, que monopolizan la fabricación y distribución de determinado material sanitario, en la compra por parte de nuestro gobierno de estos elementos se están cometiendo errores, pues no se está canalizando a través de las empresas adecuadas, ni por los profesionales conocedores del mercado de este tipo de productos.

    En cualquier caso, la mejor prevención de un pais en este aspecto es la capacidad de fabricación rápida en caso de necesidad y en esto tambien hemos fallado; entiendo que sobre los artículos de los que oimos hablar a diario, puede que los respiradores sean de dificil fabricación, pero mascarillas guantes y geles, se estan produciendo a través de la iniciativa privada, empresas que están reconvirtiendo su fabricación afortunadamente .

    El caso de los tests rápidos es mas flagrante aún, pues los paises que los llevan a cabo tienen la oporunidad de aislar a la población infectada con lo que el contagio es menor, y no se ven abocados a un confinamiento tan estricto, al que ahora no nos queda mas remedio, con graves consecuencias sobre la población de tipo anímico, psicologico y económico

    Creo que si se deteriora la capacidad industrial de una nación, aunque se potencien otros sectores ( hosteleria, turismo, etc,), nos situa en una posición peligrosa en caso de cualquier crisis y tener un pais con esta capacidad es tener previsión sobre lo que pueda venir.

    En fín que en un momento como el que nos esta tocando vivir, es cuando se notan las carencias y los errores cometidos, pero afortunadamente también la solidaridad y la creatividad de las gentes.

    Un abrazo

    1. Hola Raf.

      Totalmente de acuerdo con lo que indicas.
      Me parece especialmente importante la escasez de test rápidos. El gobierno dice que se hacen 20.000 test diarios y me gustaría que alguien confirmara que esto es así. Conozco a gente cercana que está pasando el virus, afortunadamente con síntomas leves, y a los que no hay posibilidad de hacer el test para comprobar si lo que tienen es efectivamente el Covid-19. Me surge la duda de si estas personas (a las que el médico de la Seguridad Social le diagnostica como coronavirus) están entrando en las estadísticas de contagiados. ¿No será que el número real de contagiados es enormemente superior a las cifras oficiales?
      En algunos países en que están gestionando con mayor éxito que nosotros la epidemia se han hecho, y se están haciendo, test masivos a la población, lo que permite detectar a los asintomáticos que pueden seguir contagiando el virus, pero que, con las medidas de aislamiento apropiadas, pueden ayudar a evitar la propagación.

      1. pasmao dice:

        Apreciado Don Francisco

        En mi opinión, y visto desde afuera, el problema de los test es el siguiente:

        1/Son caros. Y no hay dinero. Hay que financiar separatismos e ideologías variopintas. Para eso se han ganado unas elecciones. Y si no hay dinero para guantes, mascarillas, equipos de protección..

        2/Es obvio: A mas análisis mas infectados.
        – Puede que muchos asintomáticos que habrían pasado desapercibidos, aunque puedan infectara aterceros.
        – Puede que además nos dieran información real de la extensión de la epidemia que permitieran medidas de aislamiento mucho mas inteligentes y eficaces.+

        Pero el dato de infectados aumentaría; y cómo de lo que se trata es mantener el tipo ante una campaña de publicidad, de marketing político; una prolongación de los errores que llevaron al 8M (otra campaña de marketing político).

        Importa el dato que nos pasan por la tele, sea falso, verdadero o mediopensionista.

        3/ Es obvio, también y de todos modos, que antes o después se tendrña que salir de éste aislamiento y para ello será necesario contar cin una brújula fiable que nos diga (o que les diga); ergo antes o después se tendrán que poner a hacer test masivos. (Previa localización de los recursos con que pagarlos, que para eso está la UE)

        4/ Ello será cuando la cifra de fallecidos (al menos los oficiales) decrezca de manera clara y meridana. De los fallecidos reales..

        Se tratará de otra campaña de marketing político.

        Cuando se puedan colgar el cartelito de ahora hay menos fallecidos porque lo hemos hecho muy bien, durante al menos una semana sin expectativas de que rebrote, y poner el acento en todos los medios oficiales, es decir los públicos y los recpetores de los 15M (para eso si hubo pasta).. entonces no se tendrán que preocupar de que la cifra de contagiados suba cómo consecuencia de la realiazción de test masivos.

        5/El problema añadido es que cómo todo lo hacen mal y cada vez se les ven los trucos del trilero, al final es posible que pase cualquier cosa.

        Es conocido el video de un programa de Ana Rosa donde entrevista a un importador catalán, ahora dicen que no es cierto, a saber.

        Les pongo un link de un reportaje a un fabricante español de test PCR en Zaragoza, que dice que los está exportando porque en España (pese a ofrecerlos) no se los compran porque los hospitales (en general) españoles no tienen los medios (técnicos) suficiente.

        https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2020/04/08/aragon-sigue-exportando-test-ante-la-falta-de-medios-de-analisis-en-los-hospitales-espanoles-1368619.html

        Problema, que posiblemente se «solvente» cuando sea necesario que todos esos tests que ahora no se hacen se hagan. Llamenme malvado, pero es lo que temo.

        Un muy cordial saludo

        PS Leo todos los artículos y comentarios de «Otras Políticas» otra cosa es que pueda sacar tiempo para comentar.

        Aunque a uno, visto el nivel general, le de cierto respeto.

        espero de corazón que no tengan a ningún familiar afectado, y que tampoco lo estén de manera directa.

  5. Manu Oquendo dice:

    Acabo de ver este video que me ha referido un amigo editor recluido en Buenos Aires.
    https://www.youtube.com/watch?v=_O9YyvAQuik

    Es un típico producto de esa Argentina –esposa, novia, hermana o hija–, tan española, tan querida y tan nuestra que hasta sus problemas vivimos como vivimos los nurestros.

    Pero mientras escuchaba los aparentemente familiares «lugares comunes» de la arenga, caí en la cuenta de que el actual gobierno de España es incapaz de decir las mismas cosas.
    Comenzando por pronunciar la palabra España o la palabra Nación.

    Un gobierno incapaz de lo más sencillo y natural, un gobierno que va a lo «suyo» que en caso alguno es lo «nuestro» es incapaz de manejar cualquier cosa que exija pensar porque solo están habituados a pensar en ellos. Esto lo hacen bien.

    Aquí, un conocido personaje da su versión de lo que pasa.
    https://www.youtube.com/watch?v=bf7jIYadw1U&feature=youtu.be

    Saludos cordiales

    1. Sedente dice:

      Mire, yo le admiro por sus conocimientos, por su capacidad de lectura y por todo lo que en general sabe.
      Pero, no sé si comparto este tanto amor por lo mal llamado patrio y todo lo que de eso se deriva. Con todo mi afecto intento decirlo y no sé si me equivoco, quizás sí.

      Lo patrio y el patrimonio y todas esas cosas relacionadas, para mi, se conjugan en un todo global. Mundial. Quizás seguro que también a usted se lo puede parecer.
      Yo me siento heredero de las sequoias americanas y de las estepas de Mongolia. De los desiertos de arena y de las playas paradisíacas. Todo eso me pertenece y forma parte de mi y considero que de todos. Es lo que vamos a dejar a nuestros hijos además de nuestra casa y un sin fin de peculiaridades, por englobarlo todo un poco.

      De Sócrates, de Leonardo o de Shakespeare. De Mozart o de Gaugin.
      Todo es patrimonio de todos. Es nuestra gran casa.

      Nos equivocamos en pensar en lo regional continuamente para según qué cosas, y todo esto del Covid-19 es una de ellas.
      Nos equivocamos con los incendios, con las inundaciones, con los terremotos y el calentamiento o el deshielo. Nos equivocamos con el hambre y la desforestación. Nos equivocamos con las fronteras y las terribles desigualdades sociales. Nos estamos equivocando con el planeta y estamos dejando de lado a unos estamentos que se nombran muy a menudo pero que tienen un nulo poder.
      La ONU es uno de ellos, por ejemplo.

      No nos cansamos de decir que vivimos en un Mundo globalizado y no tenemos nada que piense directamente en y para lo global.
      Es mero ruido de fondo.
      Vamos demasiado poco a poco en este sentido.

      Somos conscientes de que el mal de allí nos afecta aquí pero no ponemos remedio alguno.

      El allí y el aquí.
      El allí es un aquí pero un poco solo más para allá.
      Todo es aquí ya.

      Los gobiernos de las naciones han pasado a ser gobiernos de zonas o regiones.

      Hasta que no pensemos como una sola cabeza en todo el planeta, siempre tendremos males que nos aquejen sin poder solucionarlos.

      Necesitamos a cada una de las partes y todas las partes forman un todo en el que somos y vivimos.

      No se si me entiende.
      A mi también me gusta el pescaito frito, pero me maravillan las auroras boreales.

      De suerte que salgamos poniendo remedio a esta carencia.
      De suerte que haya gente sensata dispuesta.

  6. Manu Oquendo dice:

    La pregunta es interesante. ¿Se podría haber evitado? Probablemente no por completo.

    Pero, como dice el autor del artículo, hay mucho que mejorar y responsabilidades clamorosas por parte del Gobierno.
    Basta ver la curva de muertes a partir de las manifestaciones y otros eventos públicos que el Ejecutivo se negó a cancelar desde las Delegaciones Autonómicas del Gobierno como desde numerosas instancias se les aconsejó. Cómo olvidar los reproches al cierre del Mobile de Barcelona o el cese, en el Ministerio de Marlaska, del funcionario que avisó reiteradamente de las carencias de seguridad que afectaban a GC y Policía.

    Otros países nos están mostrando cómo podría haberse reducido la mortandad y parte de unos desastrosos efectos económicos difíciles de imaginar para quienes no tengan un «feeling» de por dónde circula el torrente sanguíneo de nuestra economía. Si puedo me extenderé un poco sobre esto al final. O quizás en otro momento.

    Una mortalidad que ayer –decía El Mundo– está muy infra-reportada porque desde el Ministerio (alegando reglas OMS) se ha restringido la atribución a solo aquellos a los que se hizo una prueba positiva tengan o no sintomatología.

    Dado que todavía hay carencia de tests –y de muchas más cosas– esto significa que aquellos casos de fallecidos con síntomas pero sin prueba realizada se reportan solo como «Posible Coronavirus». De estos y en la semana pasada supe de dos casos muertos en Urgencias en la F. J, Díaz y Clínico respectivamente. El Mundo hablaba de Comunidades cuyas autoridades creen que el número de muertos atribuibles al virus es un 50% más alto o superior.

    Son decenas de miles los enfermos con síntomas a los que no se hizo prueba y se les recomendó «pasar la evolución en casa». Por ejemplo, dos personas a cien metros de mi casa, una familia de 5 personas a 200 o un matrimonio amigo de médicos que se lo tuvieron que pasar tres semanas en su casa y que, como los síntomas ya no se dan al final, tampoco se les hizo prueba alguna. Total 9 que conozco directamente.

    Al final va a tener razón Merkel que ya a principios de Febrero hizo titulares por decir que el 70% de la población iba a terminare contagiándose. Es decir, la OMS tampoco ha hecho nada importante. Solo avisar de lo que venía y tomar nota de los datos para su Informe Diario que sale con un par de días de retraso al menos en el caso de España. Aquí. https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/situation-reports
    La Información detallada sobre los muertos por virus no reportados viene en El Mundo de ayer. Versión en papel.

    Hay dos países importantes que han mostrado que se puede tratar este virus de una forma más prudente y eficaz reduciendo mucho el número de muertos.
    Son Corea del Sur, –con unas cifras que son OCHO veces mejores que las Chinas sin que nadie les acuse de fraude alguno– y Alemania que se tomó la cuestión en serio desde el 6 de Enero y tuvo algunas semanas para estudiar no solo los aspectos sanitarios. Una de las características de este país es que, tal como hemos comentado arriba, no se reporta sin ratificación vía prueba. Alemania, –que ha debido pensarse muy minuciosamente las implicaciones dos meses antes que nuestro gobierno o el italiano–, optó así por «infra-reportar» atribución al virus con lo cual la alarma, los muertos oficiales, los aprovisionamientos y el impacto económico se suavizan en alguna medida. Según los informes de la OMS (36 horas de retraso) , ayer Alemania llevaba 2,107 muertos. Italia 17,669 y España 14,555. Corea 204. Alemania son 90 Millones de personas.

    Conviene hacer notar que, como tantas veces sucede, la Estrategia Coreana, o Alemana, solo es posible si la reacción es inmediata. Si los avisos se toman a la ligera y pasan las semanas esta Estrategia deja de ser Aplicable porque el País se encuentra ya en Modo Reactivo, improvisando bajo una montaña de muertos y sin haberse aprovisionado de recursos materiales y físicos. Esto es lo que parece que nos ha pasado a nosotros.

    En este momento creo que el silencio ya no procede ni es bueno porque no va a resolver ni ayudar a resolver ni las muertes ni el desastre económico –incluso con cambio de paradigma porque la globalización conceptualmente ya está muerta– . Al contrario. Hoy ya es evidente que Moncloa no está interesada en «pactos» porque su agenda de «coalición» se mantiene incluso con arrogancia poco fundamentada. Es decir, tampoco parece que sepan por donde van a venir los golpes. Si lo supieran estarían siguiendo paso a paso a Merkel.

    De esto, de cómo la Globalización ha hecho un inmenso daño a países como el nuestro –realmente solo la han aplaudido las huestes de la Post-Izquierda de Laclau y Mouffe así como las Directrices Imperiales del NWO mientras convino– ya tendremos tiempo de volver a hablar. Recordemos que de esto ya se había advertido desde la Academia antes incluso del reventón de la anterior burbuja.

    Saludos y gracias

    1. pasmao dice:

      Apreciado MANU

      Hay otros dos paises, muy cercanos en aspecto de ser considerados «mediterráneos», que han gestionado mucho mejor la crisis y además lo han hecho con mucho menos recursos.

      Portugal. Gobierno de izquierdas

      Grecia. Gobierno de derechas

      Puede que sus estadísticas no sean muy fiables.. pero por mucho que yerren sus datos siempre serán mejores que los nuestros «oficiales».

      La diferencia estriba, por lo visto, en lo mismo que Alemania o Corea, es decir: SE LO TOMARON EN SERIO

      Es obvio que en España no se tomó en serio porque no convenía políticamente.

      No se podía tomar en serio y al mismo tiempo alentar las movilizaciones del 8M. Movilizaciones que necesitaban de un estado de «normalidad» que permitiera partidos de futbol, mítines (aunque fueran de VOX), metros a tope, misas/eucaristías donde además el personal (mayormente viejitos) comulgara a la vieja usanza, etc..

      Es obvio vista la comparación, con sistemas sanitarios mucho menos potentes en Grecia y Portugal, QUE SI SE PODÍA HABER EVITADO GRAN PARTE DEL DAÑO, no al 100% como es obvio.

      Y que el problema no deviene de una privatización de servicios sanitarios, si no de aplicar criterios políticos (los mismos que han aplicado Bolsonaro en Brasil o AMLO en México; ambos de ideología muy dispar) a un tema técnico.

      Lo que debería hacernos reflexionar es

      1/¿desde cuando estamos en esta dinámica? y

      2/¿a qué se debe semejante «error» que es posible que deje a Sánchez y al Coletas&partners a los pies de los caballos (aunque la publicidad institucional ayude mucho)?

      La respuesta es que desde hace tiempo esa apuesta les ha ido muy bien, hasta que el cántaro (con el COVID) se rompió:

      – No existía un problema territorial real. Ellos se inventaron uno ficticio (ése Estatut del 2003…) y les ha ido muy bien con él.

      – No existe un problema de cambio climático antropogénico debido al CO2, si existe uno de contaminación (que no tiene nada que ver con el invento del CO2) , pero de la promoción de un problema ficticio les ha ido muy bien

      – No existe un problema de violencia machista. Existen problemas de violencia intrafamilar.. pero del desarrollo e implantación de las LIVG, promocionando problemas ficticios les ha ido muy bien.

      – No existe un problema LGTBI.. Existe una discriminación de personas (individuos) no colectivos, que si es necesario afrontar de manera radical, sobre todo en los colegios; pero promocionando un problema ficticio les ha ido muy bien.

      – No existe un problema de memoria histórica. Bien lo sabían los padres de los que ahora están eutanasiando, y algunos de los que están eutanasiando. Si existía un dolor en algunos que querían encontrar a sus deudos fallecidos durante o posteriormente a la Guerra Civil y que no sabían donde se localizaban, pero promocionado un problema ficticio (lo de sacar a Franco del Valle fue la apoteosis) les ha ido muy bien

      Podría seguir mas, pero para qué.

      El tema es que de la promoción de problemas ficticios que tapan los reales, problema amplificado por los recursos presupuestarios ad hoc puestos a disposición de cada problema ficticio de los enumerados, desde cada una de las 17 Taifas.. se ha perdido el norte de tal manera que era imposible percibir el peligro real que si percibieron portugueses (izquierda) y griegos (derecha)

      Norte, que de haberlo tenido, si nos habría evitado gran parte de éste mal.

      Un muy cordial saludo

  7. O'farrill dice:

    Un par de noticias de «El Confidencial»:
    1.- «Pajín (Leire) asesora a Sánchez en el Covid, desde un think tank subvencionado por el gobierno» (6/4/2020) La subvención parece ser de unos treinta millones de euros a una organización llamada Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona, desde la época de Zapatero.
    2.- «Los científicos de «atrezzo» del gobierno: (dicen) que les achacan decisiones sin ellos saberlo.» (10/4/2020). «El presidente del gobierno desde su intervención del 10 de marzo, tras el Consejo Europeo extraordinario, optó por utilizar a la Ciencia como un parapeto para justificar decisiones políticas».
    Si vamos conociendo quien firmó dictámenes, su contenido y la responsabilidad del mismo, así como la fecha en que fueron transmitidos, conoceremos algo más de la trama gestora, sacaremos consecuencias y pediremos responsabilidades. El parapeto del gobierno va resquebrajándose por unos lados y otros porque la verdad se abrirá paso por donde pueda en medio del cúmulo de desinformaciones a los ciudadanos. Y los medios de comunicación cómplices quedarán al descubierto.
    Un saludo.

  8. LITIO dice:

    Cuando nos enfrentamos a un problema que es completamente nuevo para nosotros, la pregunta más importante que podemos hacernos es, ¿el problema tiene solución?
    Preguntarse si se podría haber evitado no tiene sentido, pues eso supondría adivinar el futuro y, ciencia y dotes adivinatorias no pueden ir en la misma frase.

    Ante esta nueva pandemia, la cuestión más relevante es si se podrían haber minimizado las consecuencias de la misma. La respuesta la deberíamos encontrar analizando lo que sabemos.
    Si no nos engañan y la información que se da es verídica y derivada de datos contrastados y no sesgados, parece bastante claro que, a fecha de hoy, las consecuencias podrían haberse disminuido en gran medida.
    El 30-01-2020, el Comité de Emergencias de la OMS llega a un consenso y recomienda al Director General que el brote constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII).(https://www.who.int/es/news-room/detail/08-04-2020-who-timeline—covid-19).
    El 31-01-2020 se detecta el primer caso en España (Canarias) y el 24-02-2020 aparecen los primeros casos en la península. El 9-03-2020 los contagios empiezan a dispararse en toda España y, el 14-03-2020 se declara el estado de alarma en todo el país.( https://gacetamedica.com/investigacion/las-cifras-del-coronavirus-en-espana/).
    Si el Comité de Emergencias de la OMS considera que el covid-19 supone una emergencia de salud pública de importancia internacional, cabría pensar que las autoridades sanitarias de los diferentes países en los que iba apareciendo la enfermedad, se tomaran la situación con más interés. Pero parece que eso solo lo hicieron en Corea del Sur, China, Taiwán y Singapur, y les funcionó.
    Llegados a este punto, las preguntas que podemos hacernos son desalentadoras. No entraré en analizarlas, pues habría que contrastar muchos datos y entrar en consideraciones éticas, morales, sociales, culturales, económicas, etc.., que sobrepasan el propósito de este comentario. Pero si me gustaría dejar formuladas algunas:
     ¿En manos de quiénes estamos?
     ¿La prioridad de los estados son sus ciudadanos y los intereses generales de los mismos, o priorizan por el contrario los intereses de unas élites minoritarias?
     ¿Para qué sirven los comités técnicos de expertos que se encargan de vigilar todo lo relacionado con posibles desastres que afectan a la salud y bienestar de las personas, si sus conclusiones se ignoran y ningunean de forma alarmante?
    Un saludo.

    1. Hola Litio. Gracias por tu interesante comentario.

      El hecho de que ahora prioricemos la solución del problema sanitario no debería impedir efectivamente que tengamos una visión crítica de lo que se ha hecho y de las medidas tomadas.

      Personalmente considero que se pecó en España de un exceso de optimismo, de pensar que aquí no iba a tener las consecuencias que ha tenido. Siendo los primeros casos confirmados en la península el 24 de febrero es de suponer que hubiera sido difícil que el gobierno anulase las concentraciones masivas de los siguientes días, como la manifestación del día de la mujer, el congreso de Vox, etc. Si hubiesen cancelado éstos y otros actos (cosa que hubiera evitado seguramente miles de contagiados y muchos muertos) se les habría echado encima parte de la población y del estamento político tildándoles de antifeministas, de dictadores, etc. ¿Había alguien en esos momentos realmente mentalizado para medidas tan drásticas?

      O sea que hubo exceso de optimismo y conveniencia política.

      La nota de optimismo aquí es que, al igual que ha pasado en los países asiáticos, que reaccionaron rápido porque tenían la experiencia reciente del SARS, MERS, Gripe A, etc, la próxima vez que tengamos un virus de este tipo (que la habrá) tanto la clase política como la población estará mentalizada a adoptar medidas drásticas a tiempo.

      1. O'farrill dice:

        ¿Porqué hablamos de la «clase política» como una clase aparte, si es sólo consecuencia de una sociedad? ¿O nos referimos a la «casta» política como «elementos esenciales» (según el Sr. Sánchez) para el Estado de «castas» en que vivimos? ¿Porqué brindamos comprensión a lo que no lo tiene y nos toma por idiotas a quienes se puede manipular? ¿No somos la «soberanía nacional» de la que dependen los poderes del Estado? ¿De verdad vemos «clase política» en los partidos y sus representaciones (salvo alguno)? ¿No es más cierto que la gestión de la crisis sanitaria está presidida por otros intereses aparte de la incompetencia y la irresponsabilidad? ¿Tanto miedo nos da el «poder» cómo para no llamar a las cosas por su nombre?
        La mayor cifra de muertos (entre las conocidas y publicadas) por millón de habitantes no da lugar para esperar una segunda vuelta que nos coja «aprendidos», sino escarmentados en las responsabilidades respectivas (tanto científicas como políticas). No podemos permitirnos el «lujo» de esperar a que escampe mientras quienes recibieron la confianza de gobierno no han sabido honrarla con sus actos y tergiversaciones. Es hora de conocer, analizar, debatir y criticar sobre los hechos reales (no sobre los mediáticos) y el papel de cada uno de los responsables para, en su caso, que rindan cuentas ante los ciudadanos o ante los tribunales.
        Un saludo.

  9. Litio dice:

    Hola Francisco.
    Gracias por leerme. No soy tan compresivo como tú. No cuando hay y habrá tantas muertes de por medio, no cuando la vida de millones de personas en España y en todo el mundo se va a ver abocada a unas condiciones de supervivencia terribles durante no se sabe cuánto tiempo.
    Tú mismo das una de las claves cuando me contestas. “O sea que hubo exceso de optimismo y conveniencia política”. Y desde este, copia/pega, retomo mi reflexión y la enlazo con 2 de las preguntas que dejé planteadas: ¿En manos de quiénes estamos y cuáles deberían ser las prioridades del Estado?
    Y hablo de Estado, no de partido político en el gobierno. Desgraciadamente, para una gran mayoría de personas los conceptos Estado y partido político en el gobierno son sinónimos, y así nos luce el pelo. Pero a mi entender, son, o deberían ser, conceptos muy diferentes.
    Es obvio que una formación política debe regirse por los ideales políticos que considere oportunos, y que trate de hacerse con el mayor número posible de seguidores usando un determinado discurso.
    Pero el Estado debería estar por encima de cualquier discurso político. No tendría que actuar pensando en los seguidores que podrá ganar o perder. Debería priorizar siempre el interés general sobre cualquier consideración partidista. Asegurarse de tomar las decisiones adecuadas, aunque en un primer momento puedan resultar impopulares.
    Y para poder actuar de esa manera, el Estado ha de estar formado por estadistas, no por “políticos profesionales”, que hacen de su cargo político la forma de vida, lo cual desvirtúa por completo el significado de “conceptos/valores” como: interés general, altitud de miras, compromiso, sacrificio, generosidad, empatía, altruismo, etc. Imprescindibles para poder establecer sociedades justas.
    Y estas son las manos en las que estamos. Si hubieran sido manos de estadistas, el exceso de optimismo se habría convertido en medidas sanitarias responsables, y la conveniencia política, en incorrección política que, a día de hoy, habría salvado miles de vidas, y nadie se acordaría ahora del cabreo que nos habríamos cogido por limitar un poco nuestras libertades.

  10. Sedente dice:

    No quisiera generar un estado de alarma innecesario o falso pero, por curiosidad y con el ánimo de calmar distintos pensamientos, me he puesto a investigar un poquitín.
    Poco conocimiento, tiempo libre y una poderosa herramienta de búsqueda. Un brebaje o cóctel común en estos días.

    Busco.
    Las principales infecciones virales respiratorias aquí: https://twitter.com/yomirita13/status/1239128544812425216/photo/1 o aquí https://www.catastrofesmundiales.com/wp-content/uploads/2020/03/clic.jpg

    El virus de la gripe se identifica entre 1918 y 1919 coincidiendo en escaso margen de tiempo histórico, por ejemplo, con los primeros vuelos con aviones de combate entre 1914 y 1918 (antes, los vuelos, habían sido meros levantamientos de cometas de papel). También coincide en el tiempo con los primeros y efectivos sistemas de artillería pesada con el lanzamiento de proyectiles a altas velocidades y distancias.
    Otros hablan de la coincidencia con las primeras señales de radio.

    Curiosamente la gripe desapareció entre 1957 y 1977 (¿periodo de readaptación?) según leo aquí: https://www.rtve.es/noticias/20090815/virus-circula-desde-1918/289093.shtml

    Parecidos y diferencias entre la gripe y el actual coronavirus https://www.salud.mapfre.es/enfermedades/infecciosas/diferencia-coronavirus-gripe/

    La carrera espacial comenzó a finales de la década de 1950 el 4-oct-1957 con el lanzamiento del Sputnik 1 y durante la década de 1960 se lanzaron los primeros satélites de comunicaciones (1961 Telstar 1 de Estados unidos, 1963 Syncom 2 y 1965 Molniya 1-1) . El 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin, es el primer humano en orbitar la Tierra.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Carrera_espacial#Sat%C3%A9lites_de_comunicaciones

    Según leo aquí https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200320/474266599253/coronavirus-virus-enfermedades-sars-mers.html el primer coronavirus fue detectado en la decada de 1960, poco despues del principio de las primeras orbitaciones terrestres con aparatos y comunicaciones entre ellos y la superficie de la tierra.

    Existen multitud de bulos, comparaciones y relaciones falsas o veraces sobre cómo el pensamiento humano intenta relacionar hechos con hechos en distintos periodos de la historia.
    Casualidades o causalidades de las cosas.
    Aquí busqueda sobre el coronavirus y el 5G: https://www.google.com/search?q=coronavirus+y+5G&rlz=1C1CHBF_esES883ES883&oq=coronavirus+y+5G&aqs=chrome..69i57.19885j0j8&sourceid=chrome&ie=UTF-8
    Informaciones e ideas desmentidas y desacreditadas como meras ficciones propagandísticas creadas por divulgadores ingénuos y cercanos a la locura.
    Pienso: Dinero, dinerooo…

    Vamos a ver.

    Hecho: Lanzas una piedra a un estanque de agua y produce ondas.
    Conclusión: La piedra contiene ondas en su interior y al contacto con el agua deja salir esas ondas que contiene, extendiéndolas por la superficie del agua de forma visible.

    Parece falso.

    Busco. Hecho. El agua, la piedra y todo objeto contiene energía en su estructura atómica y movimiento puesto que el cero absoluto es una temperatura teórica, según la ciencia. Es decir, todo objeto material contiene, de algún modo, energía que se materializa a nivel atómico como un movimiento.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Cero_absoluto
    https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/2011/06/06/que-es-el-cero-absoluto

    La ciencia decía entre otras cosas hasta hace nada, que nada escapaba de un agujero negro y que engullía todo como una especie de gran sumidero. Ahora parece que los agujeros negros expulsan también un montón de cosas.

    https://www.csic.es/es/actualidad-del-csic/obtenida-la-pelicula-completa-de-como-un-agujero-negro-expulsa-materia-e
    https://www.20minutos.es/noticia/4172247/0/un-grupo-internacional-de-astronomos-observa-como-un-agujero-negro-expulsa-materia-e-interactua-con-el-medio/

    La ciencia.

    ¿Es cierto que las ondas internas de la piedra pasan al agua a su contacto?
    Pues la verdad, en base al nivel atómico de las cosas, no sé qué decir. Esas ondas que vemos en la superficie del agua deben ser ondas aparecidas también en cualquier otra superficie sobre cualquier otro material.
    Su aparición parece estar más relacionada con la velocidad de los objetos que colisionan entre sí, así como con su dureza o quietud estructural a nivel molecular.
    Es decir, la piedra también experimentará una muy ínfima actividad estructural a nivel atómico en esa supuesta colisión.

    Y sigo buscando.
    Imágen al microscopio del SARS-COV-2
    https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/fotografias-reales-coronavirus-bajo-microscopio_15335/1

    Imágenes del Covid-19
    https://fotografias-compromiso.atresmedia.com/clipping/cmsimages01/2020/04/06/E9579346-C989-4C10-9121-BA9829A27E69//58.jpg
    https://fotografias-compromiso.atresmedia.com/clipping/cmsimages01/2020/04/06/94EE74FC-387D-4777-970C-EDAD14263265//58.jpg

    de aquí: https://compromiso.atresmedia.com/levanta-la-cabeza/actualidad/microscopios-electronicos-poner-cara-coronavirus_202004065e8ae16a8188850001d8560d.html

    Busco imágenes en tiempo real sobre satélites artificiales y demás mandangas flotando alrededor de la tierra:

    https://keeptrack.space/
    http://www.gisandbeers.com/imagenes-aereas-satelites-y-basura-espacial/
    o http://www.gisandbeers.com/wp-content/uploads/2015/12/Basuragoogleprojecto.gif

    Mmmm…todo muy casual.

    Entre todo esto, el ser humano confinado «celularmente», relegado como ser infeccioso, contagiador y contagiado por diminutas esferas rodeadas de estructuras altamente enlazantes a sus células.

    https://dle.rae.es/c%C3%A9lula

    ¿Es todo esto científico y ajustado a la ciencia?
    No lo sé.
    Según Richard Feynman el método científico sigue las siguientes pautas: https://www.youtube.com/watch?v=3m-j1xs2mS0
    Los experimentos podrían compararse a los periodos relatados durante esta particular búsqueda y ya a grandes rasgos relatada.
    Teniendo en cuenta que debe existir un periodo razonable entre la creación de los distintos elementos de los experimentos y sus consecuencias, podría decirse que sí, que existe algún indicio de causalidad entre ellos.

    Los científicos y expertos ahora nos dicen que habrá más coronavirus y más pandemias. ¿Cómo pueden afirmarlo y estar seguros de ello?
    ¿Acaso tienen un instinto sobrenatural desconocido por haber estudiado la carrera de ciencias para adivinar el futuro?
    ¿En qué basan sus afirmaciones?
    ¿Qué experimentos les avalan?
    ¿Qué intereses les respaldan y por qué se han propagado esas afirmaciones como verdaderas e indubitables?
    ¿Los científicos también especulan?
    https://dle.rae.es/especular

    Como ven, todo parece un poco coincidente y extraño.

    Quizás la piedra no deje sus ondas interiores en la superficie del agua pero sí que parece que hay un extraño asunto de ondas, de cosas y de movimientos en todo esto.
    Objetos similares, objetos que se entrelazan, objetos que conectan entre sí…

    ¿Estamos todos, o una suficiente mayoría, dispuestos a admitir que algo así pudiera ser la consecuencia de los coronavirus y su propagación, renunciando a todo el sistema de satélites y la forma de vida que tenemos?
    ¿Es entendible que digan que vendrán más y son entendibles los intentos de crear una «inmunidad de grupo» como dicen, aún perdiendo vidas?
    ¿Estamos dispuestos al sacrificio que exige esta metamorfosis celular humana?
    ¿A dónde nos lleva todo esto?
    ¿Hacia dónde vamos?
    ¿Qué intereses nos guían?

    ¿Se podría haber evitado?
    ¿Se va a evitar aunque todo esto sea cierto?

    Una lluviosa mañana de abril.

  11. Walter dice:

    Desde mi perspectiva, si se podría haber prevenido puesto que cuando surgió en China era primordial la suma comunicación con la OMS, y esta organización hubiese evitado que no se expandiera a través de no permitir la migración de las personas. Para el caso los chinos que trabajan en MIlán, Italia.

    Ahora bien, en tal escenario se presenta un sistema que está vinculado con los aspectos: biológico, económico, social, psicológico y político, que de alguna manera cada país lo ha manejado. Entonces repercutan ciertas consecuencias que tienen a la gente confundida como atemorizada, aunado con diversos comentaristas que expresan: unos dicen una cosa otras otra y no se termina, de tal forma que estamos desinformados en todo sentido. De allí que, la situación económica de la gente está siendo sumamente afectada, ya que no tienen cómo hacer frente a las necesidades básicas por estar confinados, luego el efecto que se avecina a una inestabilidad social sin precedentes, además que se ven afectadas las emociones de las personas con un miedo desenfrenado, por consiguiente los políticos aprovechan para ganar popularidad a efecto de ganar prosélitos.

    Asi dejo mi punto de vista que hasta la fecha no se ha dado una explicación de lo que depara el futuro puesto que como ya manifesté solo se expanden rumores, comentarios de cualquier índole y otros que no apuntan a ser veraces para estar preparados a los acontecimientos que nos vienen en razón de ser serios.

    Lo importante que es un problema de dimensiones sistemicas que habra que ser analizadas por las causas y definir bien el problema como sus consecuencias.

    Cordialmente,

    Walter

Responder a LITIO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies