Esto es un choteo

Choteo: coloquialmente, burla, pitorreo. La palabra que mejor define la actitud de nuestras autoridades ante la crisis sanitaria que nos asola.

Empecemos con un caso paradigmático: hace solo unos días abrieron en una Comunidad Autónoma, de cuyo nombre no quiero acordarme, los parques infantiles después de un año cerrados. Hasta ese momento,  los niños salían del colegio, de clases cerradas y no podían ir a jugar a los columpios que se veían desde el pupitre que comparten con otro niño dentro de una sala en la que hay más de 20 niños y una profesora, porque era peligroso. Un ejemplo claro del tipo de lógica que impera en la lucha contra el covid.

Vaya por delante que en lo referente a toda la historia esta del coronavirus siempre, desde el primer momento, me he posicionado en la línea dura: creo que no hay mayor problema en ceder, ante circunstancias excepcionales, parte de nuestras libertades y cambiar algunos de nuestros hábitos si estos comportamientos pueden hacer que gente (mucha gente) salve la vida, y sé que ante una cuestión de fuerza mayor pueden ser necesarias medidas excepcionales; lo único que pido es que se actué con cierta lógica, pero a la lógica, los que nos mandan, ni la conocen ni la esperan.

Y es que, en este punto, me parece un choteo inaceptable lo que están haciendo con nosotros. No tuve problema en que me obligasen a quedarme en mi casa para salvar del colapso el sistema sanitario en marzo del año pasado (abocados a ello por la falta de previsión de un Gobierno incompetente, por cierto) ni en que me obliguen ahora a usar mascarilla en sitios públicos, porque son cosas que tienen su sentido, pero ni entiendo ni me explica nadie el sentido de muchas de las otras medidas que se están tomando, que parece que están hechas para destrozar la economía de las familias y la salud mental de las personas más que para ayudar a superar la crisis sanitaria.

Un ejemplo rápido: todas las Comunidades Autónomas de España, con la excepción de Madrid, están cerradas perimetralmente, es decir, te pueden poner una multa si te mueves de una a otra. No voy a entrar en la validez jurídica de una multa de ese tipo, ya que seguramente bajo el paraguas del Estado de Excepción te podrán multar o encarcelar casi por cualquier cosa (menos por quemar Barcelona, por lo que parece), solo me planteo la lógica de algo así. ¿Para qué puñetas sirve eso? Supongo que para que parezca que 17 gobiernos autonómicos y uno central hacen algo, porque en un escenario en que el virus campa a sus anchas por todo el territorio una medida así es tratar de ponerle, literalmente, puertas al campo. Y no te digo ya intentar separar barrios de una ciudad por zonas sanitarias: surrealista, absurdo e ineficaz. Parece que está pensado solo para joder un poquito.

Ahora que todos, menos los que ponen las normas, tenemos conceptos avanzados de epidemiología, hasta Miguel Bosé sabe que las cuarentenas por zonas tienen sentido cuando no hay transmisión comunitaria, pero en un punto en que el que la Comunidad Autónoma que está mal tiene unos pocos casos más que la que está bien, si se limita el flujo de personas es por puro hobby, pero valer, lo que se dice valer, no vale para nada.

Pero claro, cuando un Gobierno que no tiene ni idea hace dejación de funciones en otros 17 que tampoco tienen ni idea, y cada uno cambia sus medidas y sus criterios según sople el viento y dependiendo de qué elecciones tenemos a la vista, pasan estas cosas; y no pasa nada si un señor infectado va en metro a votar a un colegio (donde al día siguiente dan clase un montón de niños, por cierto) donde tres pobres pringados tienen que pasar el día porque les ha tocado formar parte de una mesa electoral, pero ¡Ay de ti si te pillan paseando por una playa desierta en el municipio equivocado!: te va a caer una bien gorda.

Siempre hay prioridades para nuestros políticos: la propia Generalitat estimó, optimistamente, en 14.000 el número de infectados directamente por culpa de las elecciones autonómicas de hace unos días, lo que con la tasa actual de mortalidad del virus provocará, siendo aún más optimistas, un mínimo de 140 muertos: pobrecillos, héroes de la democracia a su pesar y nadie les va a poner una medalla (póstuma).

Porque hay cosas que claramente sirven: mantener la distancia social todos tenemos claro que tiene sentido y las aglomeraciones no ayudan mucho a parar el virus, y también es de utilidad hacer test, seguimiento de casos y monitorizar a los infectados, pero eso aquí no se estila, eso es cosa de chinos. Ninguna de las personas que conozco que han cogido el virus han sido sometidas a ningún tipo de seguimiento; quédate en tu casa diez días, les decían, y luego vuelve en autobús o metro al colegio o al hospital en que trabajas, y si allí sigues contagiando no pasa nada, limítate a no salir de tu Comunidad Autónoma, y si sales que sea para ir votar…

Y, por otro lado, lo que de verdad sirve, no solo no se potencia sino que se desincentiva: cada vez conozco más gente a la que se obliga a volver a sus puestos de trabajo presenciales después de meses trabajando desde casa sin ningún problema, obligándoles a entrar en transporte público atestado para llegar hasta oficinas llenas de gente, muchas veces en edificios “inteligentes” donde no se puede abrir una ventana.

Cuando esto empezó había que tomar unas medidas que habrían servido para algo y no se tomaron y ahora hay que dejar de tomar ciertas medidas, que se han seguido tomando por pura inercia, aun cuando ya no tienen ningún sentido.

Y por el camino negocios arruinados y gente hastiada en sus casas, con playas vacías y manifestaciones (las que vienen bien) llenas.

10 comentarios

10 Respuestas a “Esto es un choteo”

  1. O'farrill dice:

    Bienvenido Raúl al mundo racional de los llamados «negacionistas». Cuando se tiene una modesta preparación intelectual y una cierta experiencia humana, tendemos a cuestionar lo que se nos cuenta oficialmente, mucho más lo que se nos impone.
    Efectivamente todo lo que está ocurriendo podría calificarse de «choteo» o «surrealismo» zafio basado en la opinión que tienen quienes mandan de los ciudadanos como panda de ignorantes. Es más, llevan muchos años dedicados a hacer añicos la Historia y la Cultura que hemos conocido, en la que hemos creído y -bien o mal- nos ha hecho reconocernos como personas reales. ¿Para qué hablar de valores o principios morales que sustenten la convivencia desde el simple Derecho Natural? Nos los cambian según les convenga para conseguir los efectos contrarios: el enfrentamiento social permanente donde ellos salen ganando.
    Pretenden adoctrinarnos desde la enorme maquinaria mediática y, a ser posible, confundirnos desde ella («Si no los convences, confúndelos».-Truman).
    En el caso que comentas del Covid-19 y las supuestas medidas para su control y neutralización, han faltado siempre los elementos fundamentales: su origen inicial real, su identidad específica y su transmisión global inmediata. Eso que la OMS tenía que haber hecho desde el primer momento sin esperar a que se les autorizara para cumplir su cometido con un país que se negó a dar información a los muchos requerimientos del mundo científico (algo ocultado por el mundo mediático).
    Una crisis de este tipo puede y debe ser detectada a través de las muchas redes de alerta sanitaria existentes sí como por las vías de «inteligencia» y «seguridad» mundiales (sólo EE.UU., UK, Nueva Zelanda, Australia y creo que Francia, emitieron un informe denunciando la opacidad y el ocultamiento de información por parte de China).
    Una crisis de este tipo requiere poner a todas las instituciones (nacionales e internacionales) en alerta permanente. Aquí se cerró el Parlamento, los políticos se fueron a sus casas acompañados de buena parte del sector público y se encargó a un «cuentacuentos» que todos los días nos mandara a la cama tras sus esperpénticas explicaciones televisivas. Es más, se sacó a los mandos de las Fuerzas de Seguridad y del Ejército para apoyar el relato y advertir del control de toda opinión que lo cuestionase.
    Una crisis de este tipo requiere la presencia y existencia del debate científico permanente, sustituido por los «expertos» mediáticos convenientes, en un comité de emergencia nacional, pero eso supone -quizás- ir contra el relato oficial.
    Una crisis de este tipo no puede utilizarse a capricho o conveniencia política o electoral, haciendo dejación de responsabilidad o tomando el poder absoluto para colar legislación ajena a la crisis. Más aún, exige la responsabilidad política, penal o administrativa de quienes toman decisiones.
    En fin, ante tanto despropósito que resulta un atentado tras otro a la inteligencia, lo que debemos preguntarnos es porqué la gente sigue apoyando a sus responsables. Puede que lo merezcamos por habernos rendido a los cantos de sirena y a los juegos de manos de los trileros.
    Un saludo.

    1. Raúl Pérez Ponce dice:

      Señor O´farrill, aunque comparto alguno de sus argumentos, tengo que decirle que muy mal me he debido de explicar para que alguien me cuente entre las filas de los “negacionistas”.
      Sobre todo si tenemos en cuenta que, desde mi punto vista, los negacionistas de racionales tienen poco: lo racional es aplicar la navaja de Ockham y suponer que la explicación más sencilla es la más probable, y aquí la explicación más sencilla es que el virus mutó de forma natural y pasó a afectar a humanos, que los chinos primero trataron de ocultar la gravedad del asunto y luego aplicaron una serie de medidas draconianas de distanciamiento social y “control de plagas” ayudados por la tecnología que no serían posibles en una democracia occidental y que les han servido para contener el virus, que la OMS falló estrepitosamente en sus cometidos y que en el caso en particular de nuestro país se está realizando una gestión de la crisis lamentable, pero no porque sean gente malvada (que posiblemente muchos también lo sean) sino porque son una banda de inútiles interesados que prestan más atención a los estudios demoscópicos que a los que publica Nature.
      Yo soy de los que piensan que no hay que achacar a la malicia lo que puede explicarse por la simple estupidez, y francamente, no creo que haga falta ningún Fu Manchú dirigiendo SPECTRE para explicar este embrollo: basta con gobiernos que consideran oportuno dedicar 19 veces más dinero a publicidad institucional para decir que “salimos más fuertes” que al desarrollo de una vacuna.
      Un saludo.

      1. pasmao dice:

        Efectivamente Raúl

        El problema de la Navaja de Ockham es que se nos ha coartado el acceso a la información de una manera cada vez mas burda, luego saber que ha sido lo mas sencillo es de difícil aplicación.

        En mi opinión es mucho mas sencillo que en ese laboratorio de Wuhan estuvieran estudiando el virus del murciélago (que por lo visto habita en unas cuevas a 1.500 Km. de Wuhan) haciéndole perrerías varias (bajo supervisión internacional, no por simple iniciativa china) para ver que pasaba. Sin «animus jodiendi». Y se les escapó el bicho y se lió parda.

        Algo que por lo visto ya había ocurrido antes pero que no salio de allí pero que esta vez se salio de madre.

        Por lo visto si se promocionó ese laboratorio, bajo teórico control internacional, es porque en Fort Detrick (USA) si la cosa se salía de madre no se podía aplicar la manera China de controlar el desastre.

        Por eso mismo tampoco se pudo y se puede echar toda la culpa a China.

        Pero esa explicación, que entra mucho mas en la lógica de la Navaja de Ockham, es completamente inconveniente desde el punto de vista de tenernos que creer que nuestras autoridades mundiales velan por nosotros, y que somos una pandilla de desagradecidos.

        También entra dentro de esa explicación que los mandamases mas mandamases (recuerdo que se puede mandar en una multinacional de las gordas con una parte muy pequeña del capital) decidieran hacer de la «necesidad virtud» y puestos a que lo del virus y la pandemia no había quien lo parase; sacar un beneficio adicional de ello.

        Por ejemplo: Obligando a seguir una agenda que provocara tal crisis económica que dejara a precios de derribo numerosos activos (que se lo digan a los dueños de nuestros hoteles, por ejemplo), amen cómo a pasar por el aro de grandes concentraciones de capital economias de escala y ya puestos, hacer tragar con un tipo de vacunas a las que se les había puesto la proa desde tiempo atrás (es posible que hasta de manera irresponsable; de la misma manera que se le ha puesto la proa a la energía nuclear y cualquier día nos encontramos que todos los que la critican la santifican).

        Nos falta información.

        Y eso que no es casual, es lo que provoca que nos choteen. No por maldad. Si no porque faltan piezas del puzzle. Y no es por casualidad.

        Decir negacionista y venirnos a la cabeza Don Miguel Bosé en su pose mas delirante en vez de circunspectos científicos con amplias carreras y hasta premios Nobel no es casual.

        Un cordial saludo

        PS Por ejemplo, hoy 11M del 2021 hace 17 años del 11M del 2004. Cualquier aplicación de la Navaja de Ockham a ese terrible suceso no nos daría mas que mentiras. Que es lo que sabemos.

        1. pasmao dice:

          Completo mi post de entonces con dos links, uno en español y otro en inglés.

          Van mas o menos de lo mismo.

          Comentan un concepto muy interesante en la ciencia actual: LA GANANCIA DE FUNCIÓN

          Es muy reseñable la comparación que se hace entre lo de Chernobyl y lo de Wuhan.

          https://carmesi.wordpress.com/2021/03/19/el-pangolin-enmascarado/

          https://graymirror.substack.com/p/covid-is-sciences-chernobyl?token=eyJ1c2VyX2lkIjozMDY2NTMwNSwicG9zdF9pZCI6MzM2OTE0MDYsIl8iOiJzNE8rMCIsImlhdCI6MTYxNjE3ODk4MSwiZXhwIjoxNjE2MTgyNTgxLCJpc3MiOiJwdWItNDk3NjYiLCJzdWIiOiJwb3N0LXJlYWN0aW9uIn0.7knRz6yjfybgohhmKBR2MwGBshAFNB-nN_xWqFcfL9o

          Muy interesantes también los otros artículos.

          Un muy cordial saludo

      2. O'farrill dice:

        Mi comentario empezaba con un «bienvenido al mundo racional….» Un mundo que algunos peyorativamente pretenden tildar de «negacionistas» porque es crítico (como su artículo). Como verá se trata de eso: de una desconfianza no sólo intuitiva con los relatos o, por el contrario, una fe ciega en los mismos. Como decía Benedetti «al final hay que elegir».
        Si nos enredamos en el mundo del debate científico sobre el SARS CoV-2 (usted sabe que en eso consiste la Ciencia), su origen, transmisión, etc. nos encontramos con que ya hacia mediados del siglo pasado, se venía trabajando en la relación virus-bacterias y la explosiva y rápida reproducción de los primeros en el interior de la segunda que se ha intentado controlar por medio de isótopos radiactivos….etc.etc.
        Pero aquí la cuestión es la extraña aparición natural de una mutación que en muchos años no había afectado a los humanos en su totalidad mundial y ahora, vaya por Dios, sencillamente (porque lo sencillo es lo que vale y estoy de acuerdo) ha pasado a todo el planeta (incluyendo los muchos datos que tenemos de su expansión en Tombuctú o en el islote más aislado del Indico donde todavía (y con mucha razón) no quieren saber nada del «hombre blanco». Como verá la explicación sencilla y natural parece más complicada. Lo que ocurre es que usted entiende como «sencillo» algo que a otros les parece justo lo contrario. No entro en las conexiones políticas o geoestratégicas de la crisis que es otro debate. Ni en quienes se benefician.
        Mis modestos conocimientos sobre lo que algunos llaman «adenovirus» (en el Centro de Biotecnología del CSIC) se remontan a los trabajos realizados a mediados del siglo pasado ( y recogidos por Gunther S. Stent) por algunos centros de investigación como la Universidad Pensylvania (Anderson y Cohen), del Johns Hopkins (Herriot), el instituto de Genética de la Carnegie en Washington (Hershey y Chase), la universidad de Chicago (Putnam y Kozloff), el Instituto del Suero en Dinamarca (Maaloe y Watson), Cold Spring Harbor (Doermann), Instituto Tecnológico de California (Symons) o en la universidad de Washington ( Kamen, Gest y Kennedy) o, más cercanos como por ejemplo «Teoría de la interferencia inmunológica entre los polisorbatos parenterales y el SARS-CoV-2. Papel de las C-lectinas» del equipo del hospital de Huesca (Gastón Añanos, Sahún García y Martínez Jiménez) que dicen: «El Covid-19 grave podría ser consecuencia de un efecto adverso del polisorbato incluido como excipiente en la vacuna antigripal adyuvada, entre otros medicamentos, al interferir éste con la inmunidad humana innata frente a los virus». (fin de la cita).
        Con respecto a la gestión de la crisis ( que puede ser en lo usted dice coincidir, no en todo por supuesto) no voy a añadir más que algunos acostumbramos a cuestionar lo que se hace complejo cuando quizás es más sencillo.
        En cuanto su alusión a personajes de ficción que usted parece conocer bien, no tengo nada que decir porque no es mi mundo más allá de los cómics de cuando tenía 12 años (y ya ha pasado tiempo). Ahora estoy en la realidad de cada día procurando buscar racionalidad en lo que -según parece- es un mundo dogmático. Lo que usted llama «un choteo».
        Un cordial saludo.

  2. Manu Oquendo dice:

    Creo, queridos contertulios y querido Raúl, que esto es peor que un choteo. Bastante peor.

    Hoy ABC nos contaba que según la dictadura de Bruselas ni las vacunas Rusas ni las Chinas «valdrán» para el pasaporte fascista que la UE planea a pesar de que Macron, todavía lúcido, se opone. A pesar de que está la UE haciendo sus pruebas clínicas con nosotros en directo eximiendo a las Farmacéuticas de cualquier responsabilidad y a pesar de que lo prohíben nuestras propias leyes y de que ya quisiéramos tener los datos y las vacunas que Rusia y China han sido capaces de producir. Una de mis nueras, se vacunó ayer. Se fue a la cama con 38º y enferma. Hot lleva todo el día con 37.5ºC.
    América Hispana se está vacunando con todas las vacunas disponibles en el Mundo, también con Sinovac y Sputnik. Nosotros con las que manda el Imperio. Un familiar acaba de regresar de Chile. El PCR de regreso la ha costado 20$. El PCR del viaje de ida en Enero le costó en España 120€.
    Un continente de chorizos corruptos es lo que tenemos que propician el mercado negro y la corrupción con sus puñeteros y patológicos controles.

    Ahora mismo nos impiden viajar entre comunidades. A ver si alguien puede explicar por qué no pueden viajar los cuatro millones de personas que, al día de San José ya habrán pasado oficialmente la enfermedad y los dos millones y medio o tres que se habrán vacunado.
    Francamente, lo siento mucho pero esto da asco y preocupación con la catadura de quienes, en general, gobiernan. ¿Quién puede explicar este modelo de gestión propio de incompetentes el frente de un campo de prisioneros?
    Esa misma Europa sin liderazgo tecnológico ni moral, esa Europa colonial rendida al imperio y ya consciente de que al irse Merkel se queda con petimetres y cipayos a cargo de sus instituciones.
    Esto no es normal y tiene muy poco que ver con decisiones médicas sino pura coactividad para doblar la cerviz del rebaño en el que nos están convirtiendo. La misma casta que permitió encantada la difusión global del Sida –todavía 800,000 muertos al año y cerca de 40 millones de muertos desde que facilitaron su difusión hace 40 años.
    Francamente, esto se acaba. Y lo hace porque su desprestigio moral y su abyecto sometimiento es absoluto. Estoy harto de liderazgos low-cost de petimetres y petimetras.
    Necesitamos recuperar las mujeres y los hombres de siempre.

  3. Loli dice:

    No es por nada, pero lo cierto es nunca había visto que una vacuna tumbase con sus “efectos secundarios inmediatos” a un montón de población sana y adulta, e incluso joven, nada más ser administrada, hasta el punto de que esa misma población en edad de trabajar tuviese que darse de “baja médica” en sus respectivos empleos.

    Eso en la primera dosis, luego viene otra y ya está previsto que la enfermedad «Covid-19» sea estacional y sea también preciso, con ello, “administrar dosis de recuerdo cada año”, aunque no sé si se te tiene claro cuál será el reservorio animal que nos la traerá cada temporada, (no veo a los murciélagos iniciando una emigración masiva cada año), o si ya nos hemos convertido nosotros en ese reservorio…en fin, no sé mucho del tema, tampoco se explica demasiado, ni nadie parece hacerse tampoco demasiadas preguntas al respecto, al menos de forma que trascienda más allá de los insufribles programas televisivos y diarios de turno, o sea….nada.

    Y si es cierto que todo rezuma ya a un tufo de “choteo” bastante grande, me temo que no lo es menos la existencia de una gran masa dispuesta a ser objeto de dicha acción.

    Según una encuesta de no hace mucho, un 68% de la población española, no solo se pondría la vacuna que le dijeran, así sin más, sin plantearse si quiera si existen otras posibles opciones de vacunas o medicamentos distintos, sin pregunta alguna, si no que además está a favor de que “sea obligatoria”.

    En este orden de cosas, cualquier arbitrariedad y cualquier ignorante con cargo público, puede imponer su criterio….sin más.

    ¿Podemos extrañarnos de algo ya?.

    Creo que sí, sería sorprendente que pasara un día sin que una nueva ocurrencia o desatino no nos acercara cada vez más a evidenciar un problema económico y social que puede estallar en medio de los más vulnerables: prácticamente la mayor parte de la población, con una clase media pronto inexistente de seguir así.

  4. O'farrill dice:

    Esto, efectivamente, es un «choteo». Ahora el gobierno hace obligatorio el uso de mascarilla «aunque se mantengan distancias de seguridad» en todo el territorio nacional. Pero no explica porqué. Parece que asume otra vez la responsabilidad del control de la pandemia… ¿o no? porque la gente que fuma puede ir sin mascarilla (crecerá el número de fumadores). la gente que bebe y come en bares y restaurantes tanto en interior como exterior, no puede hacerlo con la mascarilla (crecerá el número de bebedores o se trata de asfixiar a la hostelería de Madrid). la gente que se ha comprado un bocata o el típico «croissant» y lo come por la calle, irá sin mascarilla como es lógico…. Llevar en la mano un cigarro, un bocata, un bollo, una lata de refresco o cerveza o comer en la vía pública como hacen muchos trabajadores…. ¿será objeto de sanción? Mientras tanto sólo un 2,7% de los turistas que vienen de fiesta es sometido a control en el aeropuerto aunque puedan traer nuevas cepas mutantes….
    La pregunta es: ¿se trata de evitar el contagio o se trata de hundir en este caso a la presidenta de la Comunidad de Madrid? El ministro del Interior ha ordenado no controlar las fiestas en domicilios particulares, mientras tanto en esos mismos domicilios no pueden reunirse más de 4/6 «allegados» (la cursilada es total). ¿se trata de nuevo de hacer naufragar al gobierno de la capital? ¿quienes son los expertos que aconsejan tales disparates?
    Un saludo.

  5. O'farrill dice:

    Una última cosa: ¿es admisible que mientras todo esto se produce la gente contemple en las pantallas de televisión cómo en los platós y espacios de grabación de programas, todos ellos cerrados, se prescinde de mascarilla? ¿cual es el ejemplo que se transmite a las audiencias?
    Por cierto, hay un video interesante de un tal Dr. Coleman sobre todo esto. Y no parece un despistado. Un saludo.

  6. R. Estévez dice:

    Hace unos días me llegó esto.
    https://rumble.com/vf048f-dr.-v-coleman-la-vacuna-pone-en-alto-riesgo-tu-vida.html Muy bien subtitulado

    Y poco después, esto
    https://rumble.com/vemxc1-el-gran-reseteo-documental-sin-censura-sobre-la-verdad-de-la-pandemia.html . Diálogos en español.

    Me temo que lo que está pasando es algo más que un choteo.
    Choteo es, por ejemplo, que Canadá ayer parase las vacunas de Astra Zéneca para menores de 55 mientras a nuestros mayores nos las ponen por orden directa de Pedro Sánchez y de Úrsula van der Leyden que nos niega las vacunas rusas y chinas.
    Canadá lo para porque la incidencia de coágulos es de 1/100,000 en vez de 1/Millón y de cada 100 incidencias muere el 40%.

    Y esta panda anda preocupada con el «pasaporte».

Responder a O'farrill Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies