La manipulación del ánimo

Desde hace semanas, la descripción minuciosa de la erupción de un volcán, minuto a minuto, copa los informativos. Lo mismo que sucedía hace un año con la evolución de la pandemia, que ahora ha pasado a segundo plano sin que todavía se haya detenido. A efectos de audiencia, es tanto o más dramático el avance de la lava engullendo una casa que los esfuerzos de una enfermera protegida precariamente con bolsas de basura. Y más seguro para el espectador, porque el peligro lo sufren otros.

Compitiendo por la audiencia, priman las noticias que tienen algo de espectáculo. Insultos entre políticos, peleas ente vecinos, coches arrastrados por las aguas, contenedores ardiendo… Desgracias, peligros y calamidades transmitidos una y otra vez por millones de pantallas. Una difusión sistemática del miedo.

Y aunque estemos avisados, aunque seamos conscientes de ello, este goteo continuo afecta nuestro ánimo. Está en el sentir colectivo, en esos campos mórficos que la ciencia niega. A pesar de las pretensiones de la Ilustración, de construir una sociedad sustentada sobre la razón, las emociones siguen prevaleciendo sobre los razonamientos. Y esto, fría y racionalmente, se sabe y se utiliza para dominar.

Parece bastante evidente que el virus del covid es un virus manipulado; ya es más discutible si su difusión fue accidental o intencionada. Lo que está claro es que la gestión de lo que ha sucedido después ha beneficiado a los poderes. En este momento, las masas, los miles de millones de personas que pueblan el planeta, son mucho más sumisas y manejables de lo que eran antes.

Sin apenas resistirse, casi con agradecimiento, han aceptado los toques de queda, las normativas absurdas y contradictorias, la distancia social y el aislamiento. Han admitido la omnipresencia de las comunicaciones a distancia, de los chats y las videoconferencias, como sucedáneos de la presencia humana y sin notar la diferencia. Creyéndonos en compañía, resulta que estamos apartados, cada cual en su refugio, en su casa.

Y se ha impuesto y celebrado el teletrabajo. El trabajo sin fronteras. Un paso más en la globalización; en ese mercado mundial que compra y fabrica en donde resulta más barato. Y las empresas descubrirán pronto, si no lo han hecho ya, que con lo que pagan por un programador en Alemania pueden contratar dos o tres en Méjico o en Pakistán.

Se habla repetidamente del Nuevo Orden Mundial y suele asociarse con teorías conspirativas; un saco en el que caben tanto los antivacunas y terraplanistas como los que elucubran sobre la acción en la sombra de rosacruces, iluminati, sionistas y masones. La Wikipedia contiene un anexo en el que se enumeran algunas de las teorías de la conspiración más populares; y describe el Nuevo Orden Mundial como la existencia de un plan diseñado con el fin de imponer un gobierno mundial único, diseñado y controlado por las élites: los más ricos del planeta, las familias prominentes, los grandes maestres masónicos…

Lo cierto es que la difusión de este tipo de teorías no es gratuita, sino que viene avalada por una creciente desconfianza en las explicaciones oficiales. Además de por múltiples hechos aislados aparentemente inconexos; como el deterioro progresivo de la democracia representativa, el escaso o nulo conocimiento y difusión de los temas que se tratan en la reunión anual del club Bilderberg o el desmedido impacto mediático que supuso Greta Thunberg.

La creación de un orden nuevo conlleva, necesariamente, la desaparición del antiguo; la sustitución o reemplazo de sus creencias, prácticas y valores por otros más convenientes a lo que se pretende. Una nueva ideología acorde con el gobierno de las 10.000 millones de personas, o más, que habitarán la Tierra en el 2100.  Y sería necesario un debate y un análisis profundo acerca de si este cambio de un orden a otro (como el que hubo al pasar del Antiguo Régimen al Nuevo) se está produciendo por evolución natural o está siendo provocado. Porque también hay que decir que la supuesta destrucción sistemática y planificada de la cultura y los valores tradicionales es utilizada por todo tipo de populismos y fundamentalismos para reforzarse.

A lo largo de la historia se han descrito diferentes utopías, como la república de Platón, la Utopía de Tomas Moro, la Nueva Atlántida de Francis Bacon o las promesas de un mundo mejor de los primeros socialistas y anarquistas. Ahora la utopía dominante es la de una humanidad cada vez más rica y longeva gracias al soporte y el desarrollo exponencial de la tecnología.

Si bien hay que decir que las noticias, la literatura y las películas no transmiten esta impresión sino más bien la contraria: la de que nos encaminamos hacia una distopía. Y no puedo resistirme a citar los ejemplos tópicos de Un mundo feliz, 1984, Fahrenheit 451, Blade Runner, Matrix y tantos otros.

En los relatos de ciencia ficción siempre que nos invade una especie extraterrestre lo hace con intenciones dominadoras o destructoras, nunca se trata de una civilización más desarrollada o avanzada que quiere compartir sus logros con otra más primitiva. Quizás porque es muy difícil describir cómo sería este otro mundo más feliz y evolucionado.

Se ha escrito mucho más y con más detalle sobre el infierno que sobre el cielo.

5 comentarios

5 Respuestas a “La manipulación del ánimo”

  1. Manu Oquendo dice:

    Creo que es verdad todo lo apuntado por el artículo. Pero salvo la novedad de que, como me confirmó mi internista hace unos días, el virus es fruto de eso que se conoce como «mejora de función» de laboratorio, el resto viene a ser lo de siempre pero aumentado.

    Es decir, el Poder tiende a ser Absoluto y lo hemos visto en los instintos absolutistas del Gobierno de Sánchez que nos encierra durante seis meses sin dar cuentas al Parlamento, incumpliendo la ley y con la abstención de Casado que se cubre de gloria cada vez que obedece al Elysium Davos y hace de menos a grandes mujeres.

    Nosotros, en lo tocante a docilidad ante la Izquierda somos un ejemplo de ciudadanía dócil y sometida. Esto no es el caso ni en Francia ni en Italia a pesar de que la prensa apenas ha hablado de las innumerables protestas en ambos países que, por cierto, están siendo reprimidas con dureza a pesar de ser fundamentalmente pacíficas.

    Quizás deberíamos reflexionar más acerca de nuestra tolerancia con respecto al poder. ¿Quién, de verdad, se cree que los ciudadanos somos «soberanos»?. Que la «soberanía» reside en nosotros.

    Durante esta pandemia sin embargo, hay algunas luces encendidas. Se han mantenido y revitalizado muchos foros gracias a las plataformas virtuales. Hay que multiplicar por diez su número, pero no se ha retrocedido y en muchos sentidos se ha avanzado.

    En este blog, que tanto valoramos, ha habido la iniciativa de la retransmisión de tertulias de voz. En otros foros en los que participo se han mantenido o incrementado ligeramente las audiencias y en mi ámbito han nacido dos nuevos grupos de estudio, reflexión colectiva y comunicación también gracias a plataformas virtuales. Los dos tienen miembros desvinculados de territorios concretos y de vez en cuanto hay conferenciantes y contertulios desde otros países de Europa o de América. Tenemos un idioma que nos permite salir de nuestros corralitos sin el menor problema y con muchas ventajas.
    Hay un nuevo periódico digital, El Debate, que se había cerrado en 1936. Es un diario electrónico cristiano. Es decir, con ideas de todos los colores y ese rasgo cristiano de, al menos, la intención de mirar al prójimo con afecto. Es decir, gente que habla sin odio y sin agredirte. Una rareza. Una voz que faltaba en la prensa desde la desaparición del Ya. Es abierto y permite comentar a todos los lectores que se den de alta. Al contrario del resto de la gran prensa. Aquí: https://www.eldebate.com/economia/

    Esto de permitir que comenten los lectores me parece una buena señal. De hecho yo hace muchos años que dejé de leer en lugares y a personas a las que no puedo responder del mismo modo. Se acabó el Broadcast. De «Uno» a «muchos». Estamos en Red ¿No?. Pues eso.

    Porque también es responsabilidad personal de cada uno hacer lo que podamos para avanzar nuestra forma de ver las cosas. Y se pueden hacer muchas cosas para, por ejemplo, discernir mejor lo que pasa y lo que nos hacen pasar.
    Buenos días y muchas gracias por el artículo.

  2. O'farrill dice:

    Todo lo apuntado por el artículo (incluso lo que puede resultar un tanto exagerado y peligroso en cuanto a una supuesta clasificación de los seres humanos como si fuésemos animales de granja convenientemente estabulados) parece que va concordando con algunas de las teorías «conspiranoicas» o «negacionistas» rechazadas no hace mucho. La luz al final se abre paso en la oscuridad de la caverna.
    Que estamos ante un período nuevo en la historia de la Humanidad parece indiscutible. Que ese Nuevo Orden pretenda hacerse apoyado en tecnologías más o menos interesantes, es evidente a la vista de quien domina la escena. Que nos utilizan como cobayas humanos para experimentos de ingeniería social por supuestos «científicos», no cabe la menor duda. Que se ha instalado una casta de personajes endiosados que no se sonrojan con teorías aberrantes y acientíficas, es normal pues tienen el dinero, los medios, la intención y mucho tiempo libre (son ricos) para dedicarse a jugar con nosotros.
    En un blog anterior de OP y algún artículo de hace tiempo, se habla de transhumanidad: sustitución de lo orgánico por lo protésico para crear una raza inmortal pero sometida a los diseñadores (si esto no es nazismo puro….).
    Lo más sorprendente desde el punto de vista sociológico es cómo personas con formación intelectual, profesional o personal, se hayan convertido en sacerdotes y monaguillos de unas religiones abstrusas, simplonas y falsas. Pero dicen que el dinero todo lo puede y parece cierto: puede imponer relatos, teorías, propaganda y, llegado el caso, conflictos políticos y bélicos allí donde reina la paz y la armonía. Luego sus ONGs nos solicitan ayuda para los refugiados.
    Mientras no tengamos claro como sociedad en la que dicen las constituciones democráticas «reside la soberanía nacional de la que dependen los poderes del Estado», seremos simples marionetas en manos de hábiles impostores que harán lo que les parezca conveniente para no aburrirse.
    Un saludo.

  3. Ligur dice:

    Enhorabuena Enrique por tu artículo;
    Has nombrado y como bien dices, la gran mayoría de la ciencia ignora y lo que es peor, niega, la existencia de los Campos Mórficos. O como los llama un amigo, la Comunión de los Santos.
    Un espacio donde todos los seres estamos interconectados. Donde el miedo, la incertidumbre y la duda, corre y más en estos tiempos, como un reguero de pólvora y nos impregna a todos, así como la Fe, la Alegría la Valentía y el Amor.

    Muy buenos los comentarios de Manu y O’farrill
    Saludos a todos

    Ligur

  4. pasmao dice:

    Buenos días Don Enrique

    Mas claro agua.

    Como dice Ligur me alegra la referencia a los campos morfogenéticos. Y mas en una persona con formación científica.

    Respecto al bicho es mas que obvio que vino de un experimento de ganancia de función. La pregunta es si se les salio de madre o si fue a ex profeso… Respecto lo primero mi gran duda es porque ponen un laboratorio de esos en una ciudad con esa población en vez de en el desierto de Gobi, por ejemplo. Pareciera que se hubiera buscado lo que dice el refrán de tanto «ir el cántaro a la fuente…. » Por algo sacaron ese tipo de experimentos de USA, Fort Detrick, y se los llevaron donde fuera mas complicado meter las narices si la cosa se iba de las manos. Así que saquen sus propias conclusiones.

    Es muy importante lo que comenta respecto esa nueva visión del mundo … A mi (que soy católico) lo que mas me preocupa es ver cómo desde las instancias oficiales del catolicismo no sólo se ha aceptado si no que se ha sumado a ella de una manera que causa mas horror que vergüenza ajena.

    Lo que podían haber sido contrapoderes en esa deriva (donde también habría que añadir todo ese mundo de cabezas de huevo muy listos en lo suyo pero muy cobardes para mirar fuera de sus anteojeras) se han unido a quienes deberían vigilar. Sabían de los Caballos de Troya y han jugado a su aceptación inocente por el personal.

    La manipulación del ánimo ha sido a través del miedo. Y con el miedo se ha fomentado esa división en la sociedad, donde la parte mas miedosa y mas necesitada de buscar culpables se enfrenta a la otra de manera inmisericorde. Lo de Austria con la obligatoriedad de la vacuna es algo que muchos no quieren valorar por lo espeluznante del tema. Y es un ejemplo claro de como a través de esa manipulación del ánimo vemos que lo que nos hubiera parecido imposible hace 3 años ahora sea hasta «normal».

    Que los partidarios de la vacuna obligatoria estén mas ocupados en la caza del disidente y del no vacunado, que de saber de donde vino el bicho y de exigir responsabilidades al respecto, es un signo de nuestros tiempos que resulta desesperanzador.

    Por fortuna, como dice MANU, aún se puede comentar en algunos sitios, cómo éste o el que linka (me daré una vuelta por él).

    Es sintomático que en lugares como Disidentia, Voz Pópuli o Libertad Digital ya no se pueda (en éste último si se puede, pero sólo de futbol en la columna de un periodista, lo que tiene aún mas bemoles).

    Un cordial saludo

  5. Manu Oquendo dice:

    Es una pena que la Psicología Oficial, Académica por entendernos, haya olvidado a Wilfred Trotter centrándose más en dos tipologías humanas. Dos antroplogías.

    Por un lado, el ser humano Racional dotado de Alma trascendente y cuyo crecimiento personal instaba al dominio de las emociones y, por otro, un ser humano de limitada Racionalidad, no dotado de Alma trascendente, gestionable a través de su educación y cautivo acomodaticio de sus Emociones.
    Trotter, el neurólogo inglés, muy inglés, por cierto, sostenía que el hombre es un animal gregario cuya conducta está poderosísimamente dirigida por el Instinto de la Manada. El más poderoso de todos nuestros instintos.
    Y es verdad. Basta comprobar que, en grupo, nos comportamos de forma muy distinta a cuando estamos aislados y predomina nuestra individualidad.

    La Psicología Social, casi siempre discretamente oculta del gran público, ha salido algo más a la luz gracias a Pedro Baños –su último libro «El dominio mental»– que en muy poco tiempo ha conseguido cotas de difusión cultural muy superiores a las alcanzadas por 120 años de Academia.

    No cabe duda de que hay fuerzas muy poderosas que creen en un Gobierno Mundial y que lo hacen a sabiendas de que tal gobierno es incompatible con el concepto del Ser Humano propio de la civilización Occidental (Racional, Individual antes que gregario, libre y dotado de Alma trascendente). Por eso son las propias Élites Occidentales las que lo están destruyendo deliberadamente y paso a paso desde hace ya cincuenta años. Las élites orientales ni siquiera entienden el concepto de ser humano libre.

    Entre esas fuerzas poderosas están hoy día en primer lugar las élites Occidentales Imperiales (básicamente el mundo Anglo bajo la égida decadente de los EEUU) la Izquierda y, sorprendentemente para algunos, una parte muy importante de la Iglesia Católica (el significado de católico (katholou) es «universal»).

    Esto augura un futuro negro en lo referente a la libertad porque nos hemos dado cuenta del complot quizás demasiado tarde.

    Es por tanto imperativo organizar la resistencia y hacerlo desde cada individualidad. Y por supuesto también los micronacionalismos del PNV y Bildu tendrán que decir de qué lado están. ¿O vamos a tener que adivinarlo por sus actos?

    Saludos

Responder a O'farrill Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies