De los resultados de las recientes elecciones al Parlamento europeo yo destacaría, por el momento, cuatro aspectos que me parecen especialmente relevantes. En primer lugar, el elevadísimo nivel de abstención. Nos hemos acostumbrado a ello y casi no se le presta atención, pero el dato es demoledor: solo en España, 18,8 millones de personas decidieron no ir a votar, de los 34,7 millones con el derecho a hacerlo. Sí, ya sé que hay muchos motivos por los que la gente no va a votar, y que algunos no tienen nada que ver con la política. Pero quedarse en esa explicación, sin ahondar más, es como meter la cabeza debajo del ala hasta que pase el peligro.

En los 36 años de democracia que llevamos en nuestro país, seguramente las elecciones que suscitaron mayor interés e ilusión fueron las primeras que ganó el PSOE, con Felipe González al frente, en 1982. En esas elecciones la abstención fue del 20%, y esta cifra es la que se ha venido considerando por muchos como la abstención “estructural” de nuestra democracia ; esto es, la de quienes les resulta imposible ir a votar el día de las elecciones y la de aquellos que no piensan hacerlo nunca. Por encima de esta cifra, la abstención se debería a otras razones que, de un modo genérico y nada concluyente, podríamos atribuir a la “falta de motivación”. Si en estas elecciones quitásemos ese 20% de abstención estructural, tendríamos que los “desmotivados” serían… ¡casi 12 millones de personas!

La cuestión que hay que plantearse es: qué habría que cambiar en nuestro sistema político para que esa enorme cantidad de personas consideren que merece la pena votar en unas elecciones, que es, no lo olvidemos, la principal vía de participación que reserva una democracia a sus ciudadanos. Lo que nos conduce a otra cuestión, no por incómoda menos crucial: ¿hasta qué nivel puede llegar la abstención sin deslegitimar moralmente el tipo de democracia que tenemos?

Un segundo aspecto a destacar es el sorprendente resultado de Podemos, una formación constituida legalmente hace cuatro meses y que, con muy escasos medios, ha sido capaz de obtener 1,2 millones de votos. Aunque aún es pronto para valorar adecuadamente lo que puede significar este resultado para el futuro del sistema político español, sí se pueden hacer algunas consideraciones sobre ello.

En primer lugar, es una gran noticia para la democracia española que en esas condiciones una nueva organización política, con gente prácticamente desconocida  haya podido obtener esos resultados. Pocos negarán que el sistema político de este país necesita una profunda regeneración y, para ello, solo hay dos vías: que los dos grandes partidos, PP y PSOE, la lleven a cabo; o que surja algún partido nuevo capaz de impulsarla. Ambas opciones parecen remotas. La primera, por la enorme dificultad que tienen esos dos partidos para eliminar sus vicios (siendo la corrupción y el clientelismo los más visibles, pero no los únicos) y para encontrar entre sus filas a alguien que sepa, quiera y pueda, llevar a cabo esa regeneración, dentro de su propio partido y en el conjunto del sistema político. Y la segunda, por la también enorme dificultad que existe en nuestra democracia para que aparezcan nuevos partidos, debido al sistema electoral y a las escasas oportunidades para acceder a los grandes medios de comunicación y a una financiación suficiente.

El éxito de Podemos ha demostrado que es posible que pueda surgir “de repente” un nuevo partido. Cierto es que a su líder se le ha dado mucha cancha televisiva, pero cuesta creer que los demás personajes habituales de las tertulias televisivas hubieran podido hacer lo mismo. La explicación hay que buscarla, en mi opinión, en la capacidad para conectar su discurso con los sentimientos de esa parte de la población identificada con las reivindicaciones del movimiento 15M. Un discurso que recoge el rechazo de mucha gente a pagar las consecuencias de lo que perciben como una crisis provocada por la avaricia desmesurada de una gran parte del sistema financiero, unido a la desidia o complicidad de las instituciones públicas y poderes políticos que debían haberlo controlado y evitado.

Este éxito, sin embargo, no despeja las dudas sobre la viabilidad de que un partido así pueda llegar a convertirse en una auténtica alternativa de Gobierno y ganar unas elecciones generales; es decir, que pueda pasar desde el millón de votos que ha conseguido a los 6 o 7 millones que necesitaría. Teniendo en cuenta que, a partir de ahora, van a ser escrutados desde todos los ángulos, ese salto requerirá que los dirigentes de esta formación sean capaces de crear una organización coherente y, sobre todo, de transformar su programa actual hasta hacerlo creíble y viable. Muchas de sus propuestas actuales son tan inviables que asusta pensar en poner el país en sus manos. ¿Cabe imaginar que puedan hacer esa transformación? Es difícil, pero no imposible. Además, hay un precedente: cuando el PSOE empezó su andadura, allá por el año 1976, su programa estaba lleno de ensoñaciones inviables y, sin embargo, de la mano de un líder muy solvente, y de un equipo potente, ese programa fue transformado hasta convertirse en una oferta electoral capaz de atraer a 10 millones de votantes en 1982. Claro que las diferencias entre aquel Felipe González y el líder de Podemos, se ven abismales hoy por hoy. No solo eso: el ánimo de la España de entonces dista mucho del de la España actual.

El tercer aspecto que quería destacar es el del resultado obtenido en los otros grandes países europeos, sobre todo en Francia e Italia. Suele destacarse que ha habido 15 partidos anti UE de 13 países que han conseguido entrar en el Parlamento europeo, pero si solo fuera eso no serían más que 100 de los 751 escaños: un 13%. Mucho más significativo es que, en Francia, el Frente Nacional ha sido el partido más votado, pasando del 6% de votos, que obtuvo en las anteriores elecciones europeas, al 26% de estas. Paralelamente, el Partido Socialista, en el Gobierno desde hace un par de años, solo ha conseguido un 13,8% de los votos.

Más allá del impacto que hayan podido tener las promesas incumplidas y los recortes en el gasto social del presidente Hollande, por otra parte perfectamente previsibles, llama la atención cómo han calado entre la ciudadanía las propuestas del Frente Nacional para recuperar competencias cedidas a la UE y “cerrar” las fronteras frente a la globalización comercial y a la inmigración. Parece que buena parte de la sociedad francesa sueña con recuperar el bienestar perdido aislándose del resto del mundo. Un país que era visto como el campeón del europeísmo y de la madurez política y cultural, históricamente presentado como la vanguardia del pensamiento progresista, parece querer renunciar a ese papel por puro miedo ante las transformaciones que demandan los nuevos desafíos. Es como si la Francia, antaño revolucionaria, se hubiese convertido en un país asustado y envejecido (no solo en el sentido demográfico) que huye ante el futuro y añora su pasado. ¿Qué va a ser de la Unión Europea como Francia no sea capaz de superar esta tentación?

En cambio, los resultados de estas elecciones en Italia constituyen un toque de esperanza, dada la situación de este país. Su primer ministro, Mateo Renzi, al frente del Partido Democrático, ha obtenido un 40,8% de los votos, un porcentaje jamás alcanzado en Italia por la izquierda, arrinconando al partido de Berlusconi y desinflando al anti europeísta Movimiento 5 Estrellas. Diversos analistas coinciden en que la clave de este éxito es que, pese a que Renzi solo lleva 80 días gobernando, su voluntad de reformar a fondo el sistema político italiano es vista por la sociedad como la cirugía que necesita el país para sacarlo a flote. Cabría pensar que estamos ante un político que, pese a sus claroscuros, ha transmitido el mensaje de que, junto a las necesarias reformas económicas, también está dispuesto a sanear el corrupto sistema político italiano, cambiándolo de arriba abajo. Toda una lección a tener en cuenta en España: ¿habría tenido Rajoy el mismo resultado si, pese a las duras medidas económicas aplicadas, se hubiese empleado a fondo en renovar nuestro esclerotizado sistema político?

Por último, la elevada abstención, el éxito de Podemos y los resultados electorales en Francia, Italia y gran parte de Europa, tienen algo en común: que la población se siente desconcertada y desorientada; intuye la necesidad de que se lleven a cabo cambios importantes, aunque no sepa bien cuáles, pero ya no se fía de la clase política que le ha venido dirigiendo durante todo este tiempo y, en esta situación, optan entre la abstención y automarginación de la política, o la adhesión a quienes les prometan ensayar otra forma de hacer política radicalmente distinta a la conocida. Naturalmente, este ambiente es el caldo de cultivo en el que pueden germinar políticos populistas e irresponsables, pero también puede ser la oportunidad para que emerja una nueva forma de hacer política más genuinamente democrática. Dependerá del grado de participación y compromiso de la sociedad. ¿Asumirá la ciudadanía su responsabilidad ante este desafío?

21 comentarios

21 Respuestas a “SOBRE LAS PASADAS ELECCIONES EUROPEAS”

  1. Nina dice:

    A Pablo Iglesias se le ha dado cancha televisiva, pero es que además se mueve en las redes sociales como pez en el agua.

    Un aspecto sobre el resultado obtenido por esta formación, que no he leído en ningún sitio, es el hecho de que una gran parte de sus votos procede de gente muy joven en su primera oportunidad de ejercer su derecho al voto, especialmente en Madrid. Es un tipo de elector fácilmente manipulable por quienes parecen estar cerca de ellos. No hay más que decirles lo que quieren oir y establecer cuatro consignas del tipo “pásalo”, para que respondan a la llamada, sin pararse a analizar y conocer su procedencia ni los objetivos que se cuecen en la trastienda. No les importan.

    Hay una parte considerable de la sociedad que se está radicalizando en masa, con buena dosis de agresividad y sin razonamiento lógico. Muy preocupante.

    1. Marga dice:

      Nina – creo que podrías equivocarte – al menos yo leí que las estadísticas de los votantes de Podemos mostraron, curiosamente, que no eran jovenes, pero gente sobre todo de 30 y 40 años y con formación – osea, gente que lo han pensado, lo han sufrido, y quieren ver alguien con ganas de hacer algo, que con los partidos tradicionales ensimismados en sus batallas, no existen.

      Igual me equivoco.

  2. Ahora mismo se están negociando el tratado de “libre comercio” TTIP, entre EEUU y UE, que significa el fin de la soberanía nacional y la democracia y el comienzo de una dictadura corporativa del cual ni Podemos ni nadie siquiera menciona. Además, desde hoy hasta el domingo se reune en Copenhague el Club Bilderberg del cual tampoco nadie dice ni mú. ¿Por qué tanto secretismo y censura por parte de TODOS? Por cierto, el director ejecutivo de El País, Cebrián, y la Reina Sofía, también participan en la reunión Bilderberg sin que haya mención en este medio. Adjunto enlace a artículo en español sobre el acuerdo TTIP:
    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-05-23/el-acuerdo-secreto-que-se-negocia-en-washington-y-que-hara-inutil-tu-voto_134908/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

  3. Alicia Bermúdez dice:

    Anoche estaba en La Sexta Noche y escuchándolo (hasta que aterrada apagué la televisión) no me quedaba más remedio que reconocer que para desgracia de todos tiene madera y maneras de líder. Líder que puede llevar al desastre lo que caiga en sus manos, pero líder al fin.
    ¿Os imagináis a Rajoy, con esas mismas artes y ese mismo discurso tan hilado y cuidadosamente estructurado, con argumentos tan perfectamente ensamblados y expuestos con tanto aplomo y serenidad, explicando a todos los españoles los por qués y los para qués de la política que está practicando?
    Muy posiblemente nos hubiese convencido a todos.
    Pero no. Rajoy, que tras el resultado de las elecciones hubiese debido de salir en todas las televisiones lanzando todo tipo de arengas que devolvieran (aunque fuera todo mentira) la esperanza a tantos millones de desesperanzados, permanece según su costumbre encogidillo y arrinconado, mientras que personajes como Pablo Iglesias no se achantan, y no sólo no se achantan sino que con un cinismo y una desfachatez digna de encomio exhortan al que les rebate a “no te pongas nervioso” cuando, todo el mundo lo sabe, la manera más segura de poner nervioso al adversario es decirle “no te pongas nervioso”.
    Guste o no guste este tipo de personajes son capaces de arrastrar multitudes, hacia donde quieran o a ellos les convenga, pues con el mismo tono y forma de estructurar su discurso pueden afirmar y arrastrar tanto a lo uno como a lo contrario.
    Ojalá apareciera algún líder que fuese capaz de arrastrar hacia lo contrario de lo que este individuo propone.
    Pero tal y como está el panorama parece un sueño.

  4. Manu Oquendo dice:

    Antes de leer por segunda vez el artículo de Manuel Bautista quisiera hacer un par de comentarios previos.

    1. Entre las facultades de Sociología y Políticas de la Complutense, –entre otras pero esta muy activa en regímenes castro-bolivarianos–, hay docentes que desde hace muchos años trabajan en procesos electorales de América Latina así como en diseños de políticas públicas y en temas de redes sociales. Normal pero es bueno saberlo.

    De ahí que directa o indirectamente haya un flujo dinerario en ambas direcciones. Por un lado se dan escandalosas subvenciones –de cientos de millones de euros en la época de Zapatero por ejemplo– desde el gobierno de España y una parte de ellas regresa vía compra de productos culturales (libros de enseñanza, etc.) y servicios de todo tipo.

    En cuanto alguno de estos docentes pase a figurar políticamente, –caso de este chico, Iglesias–, se lo recordarán con pelos y señales porque todos tenemos pasado y algunos más que otros. Por ahí circulan hasta los detalles de los más de 300,000 euros cobrados por una fundación española desde la Venezuela del chavismo.

    2. El resultado de las Elecciones italianas está siendo usado, un tanto al menos, para disimular el terremoto europeo.

    Pero si se analiza en detalle es un seísmo más fuerte el de España. De hecho es como si el “Europeísmo de boquilla” hubiese sacado bastantes menos diputados que quienes plantean serios reparos a la UE y al Euro.
    Así el gobierno se lleva 31 diputados y el resto nada menos que 42. Desde Grillo y Berlusconi, a Lega Nord, Nuovo Centro Destra, el Volkspartei del Tirol sur y Lista Sipras.

    Algo ha pasado, es importante y merece atención.

    No porque nos vaya a ser beneficioso porque la ciudadanía sigue y seguirá sin pintar nada.

    Todos estos partidos aceptan el modelo de poder existente y sólo buscan apropiárselo todo o en parte.
    En esta situación tendremos lo de siempre:”Reunión de pastores, oveja muerta”.

    Saludos

  5. Loli dice:

    Primero, si todo el mundo sabe que la manera más segura de poner nervioso al “adversario” es decirle que no se ponga nervioso, ¿por qué políticos y periodistas tan avezados en debates como el de ayer en la sexta, (prácticamente son siempre los mismos), van y sí que se ponen nerviosos, ¿es que ellos no conocen ya esa “estratagema”, es que ellos no la han utilizado también en los debates alguna vez?.

    Segundo ¿Por qué se viene a decir que Pablo Iglesias utiliza algo así como “malas artes” ?(es lo que deduzco del comentario anterior, a lo mejor estoy equivocada), es un discurso, con el que se puede estar de acuerdo o no, desde luego) pero donde el contertulio demuestra conocimientos, y es capaz de estructurarlos y argumentarlos, dando , a su vez, la facilidad y la oportunidad a los demás de rebatirle, (cosa por cierto que también ponía nerviosos al resto, que alardeando de su falta de educación, le cortaban continuamente).

    Finalmente, de los comentarios anteriores deduzco (es una apreciación por supuesto absolutamente subjetiva) miedo porque nuestra sociedad se deja engañar fácilmente.

    Bueno,, pues a lo mejor es tiempo de que los que formamos esa sociedad empecemos a ejercer nuestra responsabilidad de formarnos y conocer el entorno en donde nos desarrollamos, nos cultivemos en él, sepamos delegar nuestras responsabilidades (es lo que se hace en la Democracia mediante el voto) en aquellos que sean los mejores preparados….y no nos debe dar miedo que lo estén o que lo sepan comunicar bien..nos debe dar miedo, me parece a mí.. que no lo estemos nosotros.

    Por último ¿por qué se puede pensar (lo siento, Alicia, pero esto también es lo que me ha parecido deducir de tu comentario, y repito que a lo mejor no es lo que has querido decir) que es mejor salir y lanzar “arengar mentirosas que ilusionen a los ciudadanos, siempre que estas arengas vengan de políticos y grupos ya conocidos o en Gobierno, con tal de contrarrestar liderazgos y movimientos nuevos que no sabemos ubicar al parecer muy bien?.

    No creo que esa sea la solución.

    Se podría sacar otra conclusión, si se quiere demostrar que las propuestas planteadas por la nueva formación política no son buenas o inviables, bien, pues demuéstrese con conocimientos, argumentos…, proponiendo alternativas., desde otras perspectivas…pero para ello hay que tener esos conocimientos y trabajar con ellos…no para mantenerse en el mismo sitio, sino para lo de se designa a un político, para trabajar para la sociedad que le ha elegido, que ha delegado en él.

    En el caso del debate de ayer, cuándo alguien te responde con tranquilidad y demostrando que se ha preparado para ello, habría que reconocer que eso al menos es una actitud positiva y yo diría que casi nueva en los debates (independientemente de se compartan o no los criterios defendidos) a los que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación que además de ser siempre los mismos, también son siempre los mismos los que debaten entre sí.

    No está mal savia nueva..Pero es que todo lo que parece que cambia …nos atemoriza.

    1. Alicia Bermúdez dice:

      Eso es lo que me aterra, la facilidad de palabra de esa persona y su habilidad para envolver a las masas (porque un millón de personas en cuatro meses es una masa) cuando el contenido de lo que dice es del todo espeluznante. Y su pericia en poner nerviosos a adversarios que con criterios más sensatos (o menos insensatos) que el suyo dejan que les coma su terreno.
      Tienes razón en que en lo referente a Rajoy me he expresado mal. Por supuesto que lo que quiero no es que mentiese, nada más que tuviera esa facilidad para comunicar y atraer a la gente, pues con todo lo que se le pueda reprochar pienso, sinceramente, que mal del todo no lo está haciendo, aunque sí bastante mal; pero no pintan por el horizonte, no importa de que banda, políticos que merezcan la confianza de llevarnos por mejor camino.
      Y, sí, pienso que las artes de Pablo Iglesias son malas.
      Y que lo que el promete alienta en los más desfavorecidos la ilusión malsana de, con alguien como él en el poder, tomarse la revancha y vengarse siendo peores que todos los ya conocidos.
      Cambios sí, pero depende de qué cambios.

      1. Marga dice:

        Alicia – como he comentado arriba, las investigaciones que yo sepa, han probado que los votantes de Podemos no son “las masas” pero gente preparada y madura.

        No veo “insensatos” las ideas de Iglesias, ni tacharía del America del Sur de hoy en día como inferior a nosotros en democracia. Este está cambiando, ellos han experimentado las dictaduras y los intentos de dominarlos de los neoliberales, pero se están renovando y ganando terreno para su gente.

        Aquí, estamos en franco retroceso. No capto tus razones para dudar del valor de una figura alternativa para equilibrar el balance, no entiendo la descripción “malas artes” y “malsanas” para llamar la cosa por su nombre – la situación actual en España es la violencia institucionalizada contra los intereses populares, y hace años que fuera de España, se han preguntado por qué no reaccionamos. Iglesias reacciona. Ya veremos que pasa, pero alguien para canalizar la voz del 15M iba a aparecer, y ahora está.

  6. Manuel Bautista dice:

    Yo creo que, como dice Manu, la proximidad de algunos de los cabecillas de Podemos al régimen venezolano va a ser muy utilizada en su contra, pero dudo que eso sea lo que frene el ascenso de esta formación.

    Supongo que lo que les perjudicará más es, por una parte, cuando se vaya viendo la inviabilidad económica y política (dentro de la UE) de muchas de sus propuestas; y si, ante las preguntas de los periodistas, otros representantes de Podemos demuestran pocas ideas sobre la naturaleza de los problemas que tenemos entre manos y cómo afrontarlos. Y que incluso afloren contradicciones notables entre ellos.

    Por ejemplo, ellos dicen en su programa que quieren hacer una “Auditoría ciudadana de la deuda”. Se supone que para no pagar aquella parte de la deuda pública de España que les parezca que “no está justificada”. Es obvio que, ante esta posibilidad, los inversores que prácticamente cada semana compran deuda española con intereses (ahora) muy razonables, para que el Gobierno pueda financiar ese exceso de gasto público que no cubren los impuestos, dejarán de comprar esa deuda o lo harán con intereses mucho mayores. En pocas semanas la situación se puede hacer insostenible. Qué solución proponen los dirigentes de Podemos a esta situación, perfectamente previsible? Es una pregunta muy concreta, y a la quinta o la sexta vez que se la hagan, tendrán que contestar algo. Y eso mismo pasa con otras muchas de sus propuestas.

    De todos modos, como dicen Nina y Alicia, hay un amplio sector de la sociedad que no decide su voto por este tipo de argumentos “sesudos”,sino por consideraciones de otro tipo, y es ahí donde habrá que ahondar.

    Un saludo

  7. Loli dice:

    En principio parece que caben pocas dudas sobre la inviabilidad económica “a priori” de las propuestas de la formación Podemos. También hay otras propuestas que adolecen de una profundización en otras áreas que no es exclusivamente la política, sino humanísticas, científicas y sociales.

    Por lo menos a mí me lo parece.

    Pero me llama poderosamente la atención que la crítica que parece desprenderse de algunos de los anteriores comentarios, vayan encaminadas hacia las formas y el modo de comunicar de su principal representante, cuando , creo , que esa es precisamente la parte nueva y positiva de la formación emergente.

    Y a esa comunicación, lo que hasta ahora parece aportar Pablo Iglesias, es que su discurso es capaz de empatizar con la ciudadanía y sus sentimientos, sin soliviantos o “arengas agresivas”, y aporta , al menos eso me parece hasta ahora, un nivel de “educación” y de “saber estar” a los debates ….que debería ser tomados en cuenta….como un avance.

  8. Loli dice:

    Perdón ..en el primer párrafo quise decir en “áreas” que no solo son exclusivas de la economía.

  9. Manu Oquendo dice:

    Entre los editores hay psicólogos profesionales y quizás en algún momento podrían explicarnos los mecanismos psicológicos del voto.

    Es un tema recurrente porque estamos abrumados por la facilidad de manipulación del ser humano a través de sus instintos y emociones y lo deficientes que somos como decisores en muchas situaciones. Es casi proverbial que “las mayorías”, como decisores, no damos pie con bola y sin embargo se nos llena la boca de frases como “lo decide la mayoría”. Somos manipulables y decidimos mal en grupo. Nos guste o no, esto no puede funcionar.

    Y no quiere ello decir que la solución tenga que ser que decidan por nosotros. Al contrario, la solución –o “la mejoría”– debería venir de una drástica reducción de las cosas que “otros” pueden decidir por nosotros, del correspondiente aumento del ámbito de lo que “cada uno de nosotros ha de decidir” y de que cuando las decisiones deban ser colectivas (sin ser de vida o muerte) lo sean tras un proceso deliberativo informado, racional y con limitaciones –que respeten el derecho a no ser “Incluido”– de posiciones discrepantes. Con cláusulas de salvaguarda para los que discrepen más allá de mínimos inexcusables vitales.

    En suma, un reequilibro importante de poderes en muchas esferas de la vida.

    Este sería el tránsito hacia una “Ciudadanía Adulta” que “Ya toca” históricamente. Todos estamos cansados de Pastores. Muy cansados.

    Hace unos años Drew Westen, un psiquiatra, neurólogo y asesor electoral del partido demócrata de EEUU, escribió “The Political Brain”. Un libro que fue un best-seller entre los políticos occidentales pero que se difundió poco entre el público votante que era quien realmente lo necesitaba.

    Según este autor, a efectos electorales, es un error plantearse los problemas y cuestiones políticas desde la perspectiva ilustrada y racional porque no es así como elige o decide el ser humano.
    Lo hacemos siguiendo indicaciones inconscientes de nuestra base instintiva, de nuestra conducta programada o refleja.

    Por lo tanto la acción electoral, al igual que sucede con la publicidad de consumo, se dirige a esta parte subliminal de nuestros procesos sensoriales y cognitivos.

    Por volver al caso de este personaje de “Podemos”, Iglesias.

    No sólo habla emocionado de su abuelo de UGT (soy fruto ancestral y por tanto auténtico, podéis confiar en mi por ello) sino que sus primeras apariciones postelectorales son con una “camisa blanca” que destaca en un entorno de colores pardos, grises, etc. Esto es de manual previo a las grandes “citas” porque instintivamente asociamos el blanco a lo bueno, limpio puro, auténtico, etc. Este de tonto tiene lo justo así que ya pueden irse preparando.

    También sucedió con Cospedal en aquella entrevista que le hizo Ana Pastor hace algún tiempo ( http://www.youtube.com/watch?v=6204Midwt1E ) .

    Mediáticamente Cospedal fue de “niña de primera comunión” mientras Ana, vestida de oscuro y bien maquillada quedaba relegada, instintivamente, al papel de “mujer de negro”. Cada una estaba hablando a los suyos con un disfraz mucho más eficaz de lo que nos gusta reconocer.

    Este tipo de cosas son fundamentales para la comunicación política y son objeto de estudio y análisis minucioso. El libro de Westen lo desmenuza y lo enfatiza.

    Al final nos quedan impresiones primarias en el subconsciente y nada de los contenidos. Es decir, opera, es eficaz y ni siquiera lo recordamos.

    De hecho los contenidos no es posible recordarlos por nuestros propios mecanismos de memoria.

    Para que algo pase de nuestra memoria sensorial (breve) a la memoria permanente hace falta un “trauma” o un “esfuerzo” consciente interno. Aquello de “la letra con sangre entra”(simbólica) entra se basa en último análisis en los procesos naturales de nuestro sistema nervioso.

    Por si fuera poco el ser humano tiene unos comportamientos individuales y grupales muy distintos. Uno de nuestros instintos más poderosos es el gregario –aunque no nos guste reconocerlo– y somos muy poco racionales en nuestros procesos decisorios.

    Nos han reducido el proceso político al proceso electoral (con los resultados que estamos palpando).

    No existe lo que Habermas y otros miembros de la Escuela de Frankfurt llamaron el Espacio Público Democrático. Un espacio, quizás algo utópico pero necesario, para la “discusión abierta y racional” entre “Ciudadanos” (es decir, sin políticos profesionales ni representantes del poder)

    Saludos

    1. Marga dice:

      Manu, no dudo que lo que dices es verdad, pero soy escocesa, y sigo con interés el cambio en la sociedad escocesa promovido por el debate, ya largo, sobre la independencia del país.

      Más y más cada día, la gente se va informando, hay docenas de reuniones públicas cada día, grupos de apoyo, hasta una batalla en los medios de comunicación.

      De ser una sociedad pasiva y sin mucha vida asociativa, muchas zonas de Escocia se han convertido en hervideros de acción civica, y auto-aprendizaje, y el nivel de conocimiento de la gente sobre la política y cómo se gobierna el país crece cada día.

      Un movimiento popular promovido en sus inicios por políticos fuertes no ha sido más que una mecha, para re-conectar una sociedad con sus raices comunitarias. Ya no se puede manipular tan facilmente, la gente aprende de defenderse y tomar sus propias decisiones.

      Los movimientos “extraños”, para algunos “extremistas”, sean lo que sean sus raices, no tienen por qué ser negativos, si lo son, probablemente murirán. Como en Escocia, pueden ser positivos y profundamente democráticos, pasados por el filtro de la actividad cívica y responsable, donde la gente toma como suyo la ambición de intentar cambiar el sistema.

      Todo el mundo lo dice, sea lo que sea el resultado del referendum sobre la independencia, Escocia no volverá a ser el mismo.

      1. Manu Oquendo dice:

        Estimada Marga.

        El comentario mío al que se refiere es básicamente la recensión del libro de Drew Westen, “The political brain”. Por lo tanto mi papel no es más que el de divulgador lo que hago con sumo gusto.

        Una posible interpretación de su post se recoge en dicho libro y en muchos otros. Por ejemplo los excelentes de Jon Juaristi.
        Las maravillosas sensaciones del retorno al seno primigenio, a la casa del padre, al amor del hogar y los brazos de la madre, los juegos de la infancia a la sombra del roble, etc.
        Es una de las poderosas fuerzas que fomentan los nacionalismos desde su origen hace un par de siglos.

        Por otra parte hemos de recordar que el Romanticismo, aquella explosión sensorial y de emociones –el “Sturm und Drang” es por algo– nace entonces y hay quien piensa que el proceso de comunicación fue al revés, es decir se promueve el nacionalismo como resistencia a aquella “globalización revolucionaria francesa” que descabezaba élites sin pensárselo dos veces.

        La Comunicación es según Luhmann una de las bases más importantes del Poder y solemos olvidarlo.

        Al mismo tiempo creo que en este momento hay algo más y que lo que usted apunta tiene explicaciones adicionales.

        Por ejemplo, el “Derecho de Exclusión”.
        Un nuevo derecho pero en realidad muy viejo.

        El derecho a estar solo, a no ser afectado por los problemas que otros nos causan.
        El derecho a elegir con quién nos queremos asociar en un mundo que nos fuerza –a veces con tácticas manifiestamente perversas– a ser meros componentes descartables en un conjunto que somos incapaces de abarcar, de entender y de reconocer.

        Este derecho es simétrico al que practican los navegantes de Lampedusa, los escaladores de Vallas Melillenses o los bravos argonautas del Kayuko Atlántico.

        Sería el de ciudadanos de Occidente que no quieren ser parte de un proceso Globalizador que en absoluto controlan, que se les impone como si fuera una obligación religiosa a pesar de que sólo les produce problemas.
        No quieren y huyen, tratan de aislarse. De protegerse.

        Ellos, los inmigrantes exteriores, eligen “Excluirse” de su África natal y otros, los “emigrantes interiores del Reino”, los viejos-nuevos “Pilgrims” que tantos escoceses alimentaron, eligen igualmente “Excluirse”.

        Dos caras de la misma moneda.

        La pregunta que hemos de hacernos es por qué los africanos que se juegan su vida en el paso tienen razón y no la tendrían los occidentales que tratan de hacer lo mismo.

        Hacer esto en un mundo que no reconoce criterios absolutos del bien y del mal no es nada fácil.

        Creo que está renaciendo el derecho a la Auto Exclusión y que esto explica una parte no banal del renacimiento nacionalista que ya es epidemia.

        A sort of…… Leave me, leave us alone, please!

        Buenos días y gracias por su nota.

  10. Carlos Peiró Ripoll dice:

    Estimado Manu, por interpelaciones directas, y a falta de un próximo comentario/artículo al respecto, te remito a uno de mis artículos publicados tiempo atrás, que pese al tono irónico y socarrón sobre el electorado, responde en parte a alguna de las cuestiones que suscitas en tus comentarios. El gregarismo, el sentido de cohesión grupal, y la identificación tanto proyectiva como introyectiva, están en la base de las decisiones del voto del electorado sobre los candidatos. Espero poder desarrollarlo en una próxima ocasión, de momento:
    http://www.otraspoliticas.com/politica/%C2%A1no-no-nos-representan.

    Un saludo

    1. Manu Oquendo dice:

      Muchas gracias, Carlos.
      Un saludo cordial

  11. Gulliver dice:

    ANÁLISIS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS 2014
    Voy a tratar de exponer en forma de racionalidad pura el comportamiento gregario de las personas, que yo atribuyo a la influencia determinante del instinto.
    Dado que las acciones y los comportamientos, que disfrutan de un marcado carácter de derechas, son más ventajosos, útiles y provechosos, que los de izquierdas, es por lo que el ser humano, en general, es por naturaleza de derechas.
    Consecuentemente, el sistema social, económico y político de las sociedades más desarrolladas, más ricas y opulentas, es sustancialmente de derechas.
    Cualquier política de izquierdas, que pretenda modificar o sustituir algún elemento esencial de la estructura del sistema, viene a suponer la introducción de una estaca en los engranajes del mecanismo.
    En épocas de estabilidad y prosperidad, es, pues, reducido el número de personas que respalda a partidos de izquierdas, que propugnan un modelo radical de políticas. Sin embargo, resulta bastante numeroso el grupo de electores, que apoya políticas de corte social, siempre que no amenacen con atentar contra la estabilidad y la bonanza.
    Cuando se produce una crisis como la actual, en la que se combinan dos graves fallos estructurales (el mal funcionamiento del sistema económico y político), la consecuencia viene a ser: la desafección por parte de aquellos votantes, que no han sido gravemente afectados por la crisis, y la indignación y la beligerancia de todos aquellos que sí lo han sido, y cuya vida se ha convertido en un rosario de penalidades o frustraciones.
    La desafección ha alentado a no votar a todos aquellos que, desilusionados, no ven ante sí ninguna alternativa.
    La indignación ha animado a todos aquellos, que tienen poco o nada que perder, a votar a aquellos grupos, que reprueban y desacreditan al sistema, y que aseguran que ellos están capacitados para cambiarlo y mejorarlo.
    Los más afines a los postulados de derechas han seguido manteniendo su convicción de que, bien con la implementación de políticas puras de derechas (PP), o bien poniendo el acento en políticas sociales (PSOE) es como se ha de logra salir de la crisis y volver a la senda del crecimiento.
    Estos últimos han sido mayoría, y es previsible que sigan siéndolo.
    Saber más: http://gulliverlavoz.es/pagina%202.htm

    1. colapso2015 dice:

      Si no me censuran* el comentario,….

      En general lo de derechas o izquierdas (no exactamente según Hegel), es una distinción, desde mi punto de vista, entre supervivencia (A) y civilización(B) .

      Esto es — la izquierda siempre es revolucionaria** – y la derecha se asimila a un orden de cosas apto para la supervivencia (el instinto, lo probado, orden público, “status quo”, doméstico …).
      Siendo simples e imprecisos una disquisición entre principio de “realidad“ y utopía (todas las representaciones de sistemas formales son utópicas o ideales, es decir aproximaciones).

      No tengo claro que las sociedades más desarrolladas sean menos utópicas,…, ni que el ser humano sea por naturaleza de derechas.

      En España todas las sectas políticas que conozco son de derechas. La asimilación entre izquierdas y social (distribución , reparto), no me parece correcta. Es más, con el paso del tiempo acciones de izquierda pueden pasar a ser de derecha, o uno de derechas puede promulgar acciones de izquierdas, …, la clasificación de las personas es fácil pero no necesariamente precisa.

      Un ejemplo actual, la izquierda es necesariamente republicana porque es racionalmente coherente con la democracia, la república es la democracia. Sin embargo a los de derechas les vale igual un rey aunque tal figura sea anti-democrática y trastoque todo el entramado racional que sustenta la democracia, digamos porque “funciona”.

      Solamente los adocenados votan en este sistema. Incluso afecta a la -dignidad- del votante, personas de escasa o nula información sobre el tema (el partido) , y el asunto (la política) votan por instinto de manada; sin saber ni que votan -literal-. En esos casos lo mejor es no votar, en países con voto forzoso (pasa de derecho político a obligación “civil”) no se puede decir exista una democracia.
      La razón principal de ello, creo, voto no informado, –es el sistema de listas proporcional–. Al estilo acérrimos de fútbol,…,Igualmente carece de retorno, el votante no percibe los retornos positivos y negativos de forma clara, por la disipación en un grupo de proporciones no conmensurables desde un punto de vista social (miles, millones).

      No es necesario recurrir al voto censitario, pero desde luego el votante no puede ser una especie de chimpancé entre SI o NO. Cuando la votación es tan fácil no hay democracia (C),…,azules o rojos, democracia 0%. Que menos que saber y buscar el nombre del representante,…

      Mientras esto no cambie,…,

      *: Dado esto es un poco vago: http://www.otraspoliticas.com/politica-de-los-comentarios
      **: No revolución, no izquierda. Humanidad => Revolución permanente.
      (A): la moral pública, se suele asimilar a supervivencia y “lo correcto”.
      (B): socio-cultura racional, es decir técnica y ciencia. Recordemos no es ni mucho menos infalible, por lo tanto, la aplicación a lo social requiere mucha prudencia. El cientificismo es un peligro total. En general el sistema democrático ya permite insuflar el conocimiento de la sociedad (cierto o falso) de forma transparente en el sistema.
      (C): la democracia se asimila, asimilaba y asimilará a la civilización (B) . No es sólo votar, los que dicen esto no tienen la más mínima idea. La opción a votar debe ser sometida al escrutinio y discusión pública, ajustado al desarrollo racional vigente (B); esa es la democracia (fuerza-poder con-ciudadano).

    2. José Maria Bravo dice:

      Gulliver, me parece acertado tu comentario. La pregunta , caso reciente, que pasa en Francia?

      Podra uno decir: “extrema derecha”
      Lo complejo es que sus votantes son obreros y hasta multiraciales.

      Para mi el análisis es el por qué esa desafeccion a un sistema tan aparentemente democratico.

      Los gritos en España eran por una Democracia Real. Hubo burlas, hubo juicios de manipulación

      Y yo me pregunto, quizas, tanto tu como yo, creemos que esto es Democracia? . Esto es una Democracia representativa? .

      Yo se que esta Democracia , la de ahora, es puro mercadeo, es una técnica de venta. Poca gente vota a consciencia. Quien lee los programas de los partidos?, quien los cree?

      Entonces a que se debe la crítica a Podemos? Porque nos cuestiona??

  12. Asesor dice:

    De la plaza pública a la urna. Fuimos pocos en un momento de nuestra Historia y nos uníamos reconociendo nuestra vulnerabilidad. La ciencia (método), la conciencia, el conocimiento, el saber y la tecnología nos hicieron crecer y ser más, muchos más. Hubo zonas del mundo en las que perdimos por este motivo el control absolutamente a manejar, equilibrar y decidir la Historia. En su lugar, el desarrollo capitalista (consumismo) y las religiones dieron al traste con cualquier futuro terrenal imaginado. Allí apostamos decididamente por la ignorancia y ahí nos puedes ver, cómo las moscas comen de nuestras bocas, de nuestros ojos y de nuestra infancia.

    Ahora somos muchos y crecemos en algunas zonas conquistadas a las moscas y a la ignorancia (las religiones se resisten a ser abandonadas). Pero de la plaza pública nadie habla o se acuerda. Importamos a cambio la urna, la televisión, las ligas europeas de fútbol y las evidencias o llamadas crisis del sistema (en realidad, desajustes limpios de cualquier ética, entre gastos que hay que evitar a toda costa y beneficios que hay que lograr a toda costa).

    Tantas cajas tontas con las que decimos que decidimos este Estado de cosas nos han hecho imaginar una sociedad o una realidad solo al alcance de las moscas. La plaza pública, que no es importable ni exportable, no nos representa: es lo que somos (lo que queramos o podemos ser) y es lo que (nos) puede decidir (método, medio, herramienta)…

  13. José María Bravo Borda dice:

    A bote pronto, sin leer los comentarios. Siento la necesidad de expresar cosas sencillas, ajenas a las ideologias.

    Siento que los ciudadanos de a pie no entienden “el mando único”, “las decisiones las toma la Merckel”. Entonces ese “hipercentralismo” no tiene nada que ver con la Europa diversa soñada por los europeistas. Es paradojico, la Europa plural y pacifica, que hizo ilusionar a sus “romanticos”. Es ahora una Europa de “militancia economica”. Una Europa de “Bota Financiera”. Hoy se ha vuelto ser anti-europeista ser progresista. No nos confundamos, no creamos que la gente común siente aprecio por esta UE que nos lleva a abandonar “nuestras parcelas”, “nuestras lenguas”, “nuestras costumbres”, etc.

    No pensemos que el “Centralismo” es la panacea. No. Es tambien nuestra falta de motivación, nuestra apatia, nuestro desencanto, nuestra desdicha personal.

    Se construye la idea que el Centralismo ajusta presupuestos. Valdría la pena recordar los vicios centralistas. Recordar la “Cortina de Hierro”, el “Imperio Americano”. Es este modelo el de nuestra UE. Quizas, dirán los ideologos que no. Lo evidente es que el pueblo si lo cree. El pueblo no entiende las multinacionales, los “Bancos Centrales”, los “Parlamentos Europeos”. Todos esas instituciones gobernadas por “neoliberales”.

    No será, entonces, el fracaso del Neoliberalismo?. Quizas no es el fracaso de Europa sino de sus instituciones y de su organización. A veces, para sentir alivio y quimera, mirar al municipalismo, a nuestro jardin, a nuestro sueño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies