Big data

14 diciembre, 2016 /Raúl Pérez Ponce
En los años cuarenta del siglo pasado, el Buen Doctor Asimov imaginó, en su serie de la Fundación, un futuro en el que Hari Seldon, un prodigioso científico, desarrolla la psicohistoria, una rama de la Ciencia que, combinando las matemáticas y el conocimiento de la psicología humana, permite a adivinar el curso futuro de la historia. Asimov, como buen racionalista, humanista y liberal, creía en el libre albedrío y no podía admitir que los actos de un individuo fueran previsibles, como si en vez de mente y corazón nos guiase un complicado algoritmo, por eso la psicohistoria no funcionaba…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies