PARÍS

7 diciembre, 2014 /Raúl Pérez Ponce
Ha habido fraudes mayores en lo que a cantidad de dinero se refiere –basta con abrir un periódico para encontrarlos–, pero pocos han sido tan audaces como este, con el que voy a empezar el post. En mayo de 1925, los cinco mayores comerciantes de chatarra de Francia fueron citados a una reunión oficial con el Director General del Ministerio de Correos y Telégrafos en el hotel Crillon, por aquel entonces el más lujoso de París, y fueron recibidos por el Director General, un tal Mounsieur Lustig en una elegante suite. El señor Lustig, después de exigir a los asistentes la…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies