No cabe duda que el independentismo catalán ha sido muy eficaz convenciendo a mucha gente de que una Cataluña independiente, liberada del “lastre de España”, sería perfectamente capaz de hacer frente a la crisis. En la lógica victimista que ha nutrido machaconamente su discurso desde hace décadas, España tiene la culpa de todo. Así que, muerto el perro se acabó la rabia. Pero, a poco que esa gente se parara a pensarlo tendría que cuestionar si esto es cierto. Entre otras cosas porque cuando hablamos de “la crisis”, en singular, nos estamos refiriendo en realidad a varias crisis de naturaleza…
La crisis económica ha producido tal impacto en la sociedad que es completamente lógico que, en la búsqueda de causas y responsables, se hagan todo tipo de razonamientos, desde los más lúcidos a los más disparatados. En este totum revolutum hay muchos que señalan a la globalización como la gran culpable. Para unos por haber amparado la excesiva libertad de movimientos del mundo financiero. Para otros por haber posibilitado que las empresas cierren sus fábricas para llevarse su producción a otros países con menores costes. Y para otros porque la vinculan con la inmigración, causa, según ellos, de todas nuestras…
¿Quién manda en el mundo?

Para los que creen en las Teorías de la Conspiración, el mundo está gobernado por personajes y organizaciones que operan en secreto, se infiltran en las instituciones, las empresas y los gobiernos, influyen en sus decisiones, manipulan la información, para ocultar o falsear los hechos, e intentan provocar o reconducir los acontecimientos siguiendo un plan […]

¿Qué ha pasado para que, en cuestión de unos meses, personajes como Donald Trump, en Estados Unidos, o Nigel Farage y Boris Johnson, en el Reino Unido, se hayan alzado con la victoria en sus respectivos países ante la incredulidad de todo el mundo? ¿O que Marine Le Pen y Geert Wilders puedan llegar a hacer otro tanto en Francia y en Holanda? Como sucede en cualquier fenómeno social de envergadura, en la génesis de estos movimientos, identificados como populismos, han debido intervenir muchos y variados factores. Centrándonos en los europeos, creo que en su gestación se distinguen dos etapas:…
  “Para crear algo nuevo, es necesario cuestionar todo lo anterior.” Estas palabras, atribuidas a la diseñadora y arquitecta irlandesa Eileen Gray, bien podrían ser el punto de partida de este nuevo año 2017, ante las tendencias a mantener y santificar todo lo anterior o actualizarlo conforme a las necesidades impuestas por la globalización y los nuevos modelos de vida en todo el mundo. A lo largo de 2016 hemos visto como siguen derrumbándose los paradigmas de otras épocas y otras gentes, anclados aún en la supuesta seguridad que ofrecen: desde los vetustos y respetables textos constitucionales de origen liberal (pero transformados…
Tendríamos que remontarnos a 1979 para recordar una crisis en el PSOE parecida a la que se produjo el pasado 1 de octubre. Entonces, en plena pugna por convertir un partido anclado en la mentalidad del exilio a otro más digerible por la sociedad española, Felipe González dimitió como secretario general cuando el 28 Congreso rechazó su propuesta de abandono del marxismo. Tras cuatro meses con una gestora, un congreso extraordinario aprobó sus propuestas y Felipe González volvió a dirigir el partido. Pero esta crisis solo se parece a aquella en la sensación de fractura y de desorientación que…
Tenemos que construir una especie de Estados Unidos de Europa, y solo de esta manera cientos de millones de trabajadores serán capaces de recuperar las sencillas alegrías y esperanzas que hacen que la vida merezca la pena. El proceso es sencillo. Todo lo que se necesita es el propósito de cientos de millones de hombres y mujeres, de hacer el bien en lugar de hacer el mal y obtener como recompensa bendiciones en lugar de maldiciones. En pocos meses se cumplirán 70 años desde que, un 19 de septiembre de 1946, W. Churchill pronunciase su famoso discurso en la Universidad…
En España muchos miramos con reprobación a los nacionalismos vasco y catalán. Les reprochamos que quieran construir sus señas de identidad mediante la confrontación y separación con las que nos configuran al conjunto del país; y, sobre todo, nos irrita su egoísmo e insolidaridad, porque entendemos que quieren quedarse para ellos su mayor riqueza, desentendiéndose del resto del Estado español. Pero, más allá de los aspectos puramente económicos y de los culturales, da la impresión de que estos procesos hacia la independencia a veces incluyen, como trasfondo, un contencioso entre un nacionalismo presentado como “liberador” y hasta…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies