Probablemente uno de los encuentros más desagradables que podamos tener es con el temido Inspector de Hacienda. Cuando te cruzas con él, pocas cosas buenas pueden ocurrir. Aunque pienses eso de yo soy un buen ciudadano que cumple con la ley y con sus obligaciones… sabes que no te puedes confiar. No las tienes todas contigo. Si eres un asalariado o pensionista y sólo percibes rentas del trabajo, normalmente es difícil que te pillen en un requiebro, dado que tus obligaciones tributarias están bastante tasadas. Mayores problemas se plantean si eres autónomo o has tenido la osadía de crear una empresa….

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies