Inicialmente el Estado de Derecho surgió por oposición al Estado absolutista, donde el poder del Rey no tenía ninguna limitación, salvo la de la ley divina. Posteriormente fue evolucionando con la maduración de las democracias constitucionales, la división de poderes (Legislativo, Judicial y Ejecutivo) y el desarrollo de un ordenamiento jurídico capaz de asegurar que toda persona sería tratada por igual ante la justicia. Fue, por tanto, un avance histórico que protegió los derechos de los ciudadanos frente a las arbitrariedades del gobierno. Desde este punto de vista pocos peros habría que ponerle al Estado de Derecho.
En ocasiones, los planteamientos libertarios o anarquistas y los planteamientos liberales pueden llegar a ser tan similares que se podría llegar a pensar que el anarquismo es una forma de liberalismo sin propiedad privada. Aunque el liberal no solo vela por sus posesiones, sino también por su intimidad, su pensamiento y cualquier otro ámbito de su individualidad. Pero esto es una simplificación y hay diferencias significativas. Mientras que el liberalismo no niega la necesidad del Estado, aunque sí cuestiona algunas de sus funciones y pretende limitarlas, el anarquismo postula que el Estado no se necesita y rechaza cualquier forma de…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies