La demencia es la pérdida progresiva de las funciones cognitivas, debida a daños o desórdenes cerebrales. Entre sus síntomas, provoca pérdida de memoria, desorientación, deterioro intelectual y trastornos en el lenguaje, que vienen acompañados de alteraciones en la conducta, como la desinhibición o el deambular errático. La probabilidad de desarrollarla aumenta con la edad, aunque no solo afecta a los ancianos. Según cuales sean nuestros hábitos o nuestra trayectoria vital todos podemos padecer algún tipo de demencia, algún tipo de disminución de nuestra capacidad mental. Hace años, antes de la llegada de los teléfonos móviles, recordábamos sin dificultad los números…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies