Seguramente hay pocas cosas tan abominables como las conductas violentas contra las mujeres. Además de ser crímenes y delitos, que las diferentes modificaciones de los códigos penales han ido introduciendo para actualizarse, frente a la realidad social circundante que quiere salir del silencio y el secretismo, también son especialmente dolorosos para todos aquellos que tengan un mínimo de sensibilidad. A la mayoría de nosotros se nos produce una resistencia visceral cuando ante estos hechos toca hacer reflexiones y análisis. Es como si rechazáramos dar una explicación por si con ello se tuviera…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies