En el siglo XVII, cuando los portugueses empezaron a comerciar con China, se dieron cuenta de que había algunas personas que tenían más influencia que las demás. Eran los que mandaban: los mandarines. El imperio chino estaba administrado por altos funcionarios, que actuaban en nombre del emperador. Mientras que en Europa eran los monarcas los que elegían a las personas que formaban la corte y gobernaban el reino, para ser magistrado en China había que superar un proceso extremadamente duro de selección. Se podría decir que fueron los chinos los que inventaron las oposiciones, la selección por meritocracia. Cualquiera, desde los…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies