“Ahora es todo tuyo” Con esas palabras, pronunciadas en el momento en que se levantaba para ir al baño, el comandante del vuelo 9525 de Germanwings selló su destino y el de otras 149 personas. El mando lo tomó Andreas Lubitz, dando así el paso necesario para conseguir lo que se proponía: suicidarse llevándose todo por delante y que, durante unos días, todo el mundo hablara de él. Era un loco que decidió acabar con su vida, y lo hizo acabando al mismo tiempo con el futuro de toda la tripulación y de los viajeros del vuelo. Este trágico suceso puede…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies