Suele decirse que un especialista es aquel que sabe todo acerca de casi nada, mientras que un generalista es el que no sabe nada acerca de casi todo. Es una comparación parecida a la que puede establecerse entre un microscopio y un telescopio. Entre ambos extremos, cuando lo que se prima es la utilidad, lo habitual es que, tras un breve comienzo global, los esfuerzos educativos se encaminen a la formación de especialistas, de personas capaces de responder a cuestiones concretas y necesidades específicas, de técnicos o profesionales capaces de hacer eficientemente siempre la misma cosa. Se olvida, sin embargo, que…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies