Sin una divina Providencia a la que confiar nuestro destino y sin un Estado capaz de asegurar nuestro bienestar y nuestro porvenir, ¿en qué podremos basar nuestra confianza en el futuro?   En el mundo del Medievo el orden establecido giraba en torno a Dios. Era una sociedad rural y la vida, muy dependiente de las incertidumbres del clima y la naturaleza, que influían decisivamente sobre sus cosechas o su ganado, estimulaba una entrega a la divina Providencia. Las personas de entonces no veían ninguna posibilidad de configurar su propia vida y encontraban natural poner su destino…
Pocos animales reúnen en sí mismos tantos atributos negativos como la cabra (Capra aegagrus hircus). Porque se puede ser un cabrón, estar como una cabra, resultar ser un chivato, o ser el chivo expiatorio de un colectivo. Y en lo gráfico, también encontramos referencias negativas, pues se le identificará con el demonio, que es poco menos que el peor de lo peor en el judaísmo hebreo y en el cristianismo ortodoxo, al igual que se le ha pintado con frecuencia en cuadros y estampas representativas del Aquelarre pagano.
Calvino tenía una profunda desconfianza hacia la música. Entre otras lindezas afirmó: “Al igual que el vino se vierte con el embudo en el barril, con la melodía se filtran el veneno y la corrupción hasta las mayores profundidades del corazón. ¿Qué hemos de hacer, entonces? Tendremos que conseguir canciones que sean no solo rectas, sino santas, que nos inciten a rezar a Dios y alabarlo, meditar sobre sus obras, temerlo, honrarlo y glorificarlo”. Sin embargo, para Lutero, la música tenía la máxima importancia. La consideraba un regalo de Dios y, por ello, todos los que fueran ordenados debían saber…
Desde la decadencia del férreo sistema de control del pensamiento que se estableció por la Iglesia tras la primera cruzada, con un cuerpo institucionalizado plenipotenciario, que velaba por la ortodoxia doctrinal y era llamado Inquisición, el curso de pensamiento del mundo occidental ha dado tantos frutos como para situarse indudablemente a la cabeza de las civilizaciones. No es la primera vez que, a la larga, las estrategias represivas consiguen que prolifere exactamente aquello que es perseguido. La torpeza mayúscula de estas formas de tratar los problemas sociales y de conciencia logra resultados inmediatos, pero deja tan clara evidencia de que…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies