Departamento de atención al cliente, ley de la autoridad del profesorado, organización de consumidores y usuarios, subvenciones del Ministerio de Cultura, ley de igualdad, memoria histórica, salud pública, actividades extraescolares, mediadores sociales, organización del ocio y el tiempo libre, comunicación no verbal, estimulación precoz,…

Por desgraciada fallecí en el año 1896 al atropellarme un carro en el centro de la ciudad, a los 46 años, en un descuido mortal. No me pregunten cómo, pues no lo sé, revivo misteriosamente con esa misma edad en lo que me dicen son los comienzos del año 2012, ¡y no doy crédito!

Además del impresionante impacto que tiene cerciorarse de lo que se ha avanzado en este algo más de un siglo de desaparición, me llama la atención la utilización de algunos términos desconocidos para mí, y lo que es más, que todo el mundo se los crea sin expresar reparo. No entiendo nada.

¿Cómo es posible que haya un departamento de atención a los clientes? ¿Es que no se les atiende cuando hacen las gestiones que corresponden? ¿No son recibidos, escuchados y respondidos con atención, y tienen que ir a otro “sitio” con otros empleados que lo hagan correctamente? Quien atiende a ese cliente ¿ha olvidado el sentido de responsabilidad que le obliga a despacharle adecuadamente? ¿Por qué se crea una estructura específica para parapetar estas actitudes, convirtiéndose al instante en cómplice de ellas?

Díganme si es verdad que los profesores han de tener autoridad a partir de la ejecución de una ley que les protege y califica las situaciones, episodios y hechos que se dan en su ejercicio profesional y en su medio. ¿Es verdad que un padre y un alumno pueden llegar a pegar a un profesor y que no salte todo el colegio al unísono contra ellos? ¿Por qué se hace una ley, para que no intervengan los demás y se queden pasivamente contemplando cómo lo arreglan las instancias competentes?

Estoy perplejo porque en las relaciones humanas, personales y sociales se están interponiendo diferentes “agentes” (por determinar un nombre), que con distintos motivos y razones, a saber, la protección del débil, salvaguardar los derechos, cumplimiento de las obligaciones, etc., condicionan unos vínculos más fluidos y responsables entre las personas, y, por tanto, actúan de manera que estas están más pendientes de cumplir con unos preceptos, que de ejercer con responsabilidad como individuos en la mayor dimensión posible.

En las semanas que llevo en este siglo, que tan inaudito me resulta por tantas cosas modernas, he observado el curso que estas relaciones van adoptando y veo un descenso significativo y considerable de la presencia de las personas como sujetos, me explico: miden lo que dicen, se protegen de lo que les puedan hacer, actúan en defensa de sus intereses y tienen especialmente presente su beneficio personal por encima de cualquier otro valor a tener en cuenta. Me parece curioso que los avances hayan ido por ese lado.

Las cosas que tanto esperaba por escasas y admirables, como el buen hacer de algunas personas de buena fe cuando todo se ponía feo, ¿dónde están? ¿Qué ha sido de ese estilo noble, desinteresado y amable? ¿En qué se han convertido las relaciones entre las personas?

Hace poco asistí a la separación de mi tataranieta en los juzgados, que me tiene por un amigo excéntrico de la familia, aunque también he vivido todo el proceso de cerca, y no acababa de dar crédito a lo que pasaba y me sirve de ejemplo para explicar esta extraña sensación que siento. Tienen dos preciosos chicos y no paran de pelearse para ver quién se queda con ellos. ¡Inaudito! Sus abogados, gente de bien y estudiada sin duda, no paran de dar ideas y recabar pesquisas para deslegitimar la potestad del otro, que, a su vez, hace lo mismo con el uno. ¡Vergonzoso! Buscan y rebuscan en el pasado todas las miserias, que cómo no las va a haber, para atacarse mutuamente con una fiereza propia de la selva más cruel. ¡Esperpéntico! Y sus familiares, amigos y asesores, participan en este festín aportando odio, inquina y todo el veneno que pueden. ¡Vomitivo! A veces estas cosas hasta se retrasmiten por eso que llamáis televisión. Me pregunto como dos personas que se han querido, no pueden ni quieren resolver su conflicto como adultos responsables que son, con dignidad. Y como los que están a su lado no intentan hacerles entrar en razón cuando se obcecan, sublevan y tienen malos momentos en los que ayudarles. ¿Es que no están viendo el sufrimiento de esos niños, al ver como las personas que más quieren, ya no van a volver a vivir juntas? Y nadie hace nada, porque, dicen, están en su derecho.

¡Con lo bien que pintaban las cosas de cara al futuro cuando tuve el accidente mortal! Pese a los desastres, se iban amagando auténticos cambios en la forma de entender la condición humana. Yo imaginaba, que más de un siglo después, me encontraría con que al ser humano y a todo ser humano se le tendría un profundo respeto, que se tradujera en un medio social para favorecer su desarrollo y no su sometimiento a unas normas, ver una educación para el conocimiento como base para la libertad y no una carrera alocada para un desarrollo profesional y laboral de estatus y dinero; esperé hallar en el aprovechamiento de la tecnología además de cómo liberación de las tareas más duras, como reparto social más justo y equitativo, y no el paro y la precariedad en las clases menos privilegiadas, mientras unos cuántos las utilizan para generar negocios lucrativos de productos que se ve uno obligado a consumir, y, tengo que decirlo, un Estado, el de todos, concebido para impulsar la justicia y la creatividad, y no una maraña inacabable de burócratas departamentados, ¡y unos medios de comunicación destinados a la búsqueda de las múltiples caras que tiene la verdad!, y me he encontrado unos poderosos agentes empeñados en mostrarnos la cara más soez y mediocre de los seres humanos.

Y, ¿Alguien me puede decir qué fue de los librepensadores?

 

7 comentarios

7 Respuestas a “ESTRUCTURA SOCIAL VERSUS RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL”

  1. José María Bravo dice:

    El interesante articulo , sobre la estructura social y el individuo, de Peiro, tiene además un tono jocoso que es de agradecer. Que haríamos sin la risa en estas épocas?. Quizás lo mejor, para esto, cuando entremos a un banco, en vez de preguntar por el cajero,preguntar por Atención al cliente. A ver si nos presta dinero.

    Pero la última pregunta de Peiro es muy sería. Donde están los librepensadores?. Una pregunta que, también se torna divertida, al hacerse en democracia. Sr. Peiro usted acaba de resucitar, le voy a informar, el último librepensador murió en 1994 y se llamaba Karl Popper. Bueno de los conocidos. Sabe usted, las ideologías, se veía venir, se volvieron partidos políticos. A su vez, esos partidos políticos, prohibieron las teorías. Las consideran conspirativas. Y ni hablar de la Cosmología, ni pregunte por eso. Ahora se habla del Tarot, algo así como un juego de cartas. Del horóscopo, para comprobar si ese día nos toca la lotería o cosas parecidas.

    Sr. Peiro, cuando se habla de ciencia se habla de tecnología. Cuando se habla de la posibilidad no se es eficiente. Cuando se habla de la falsabilidad no se comprende. Como puede haber falsabilidad en la posibilidad?. Pues si señor, puede ser, acaso usted no ha resucitado?

  2. Gema dice:

    me gustaría no pesonalizar pero igual lo hago: no tuve ningún accidente, mira que bién!..sin embargo, estuve como secuestrada durante 20años de mi vida en lo que llaman Instituciones, la primera vez que ví la TV fué con 17 años, me quedé espantada!!-estuve todo el año con deperesión y no es broma, esa cosa llamada “dinero”..me costó mucho saber que era, aún hoy día no consigo entenderla bién, la palabra en sí misma ya me huele a “estafa”, y cuando vas a un banco o caja a INGRESAR el dinero propio ya te dicen o hablan de transacción IMPOSITIVA..no es por nada, pero impositiva me suena cerca de impostor..asíque cuando se quiere recuperar lo INGRESADO ya se puede esperar lo que sea; así siguiendo, empiezas a ver un mundo y unas personas..que casi que por lo único que se “mueven”..es por eso llamado dinero??, y en algún momento ves a un Padre como le pone mala cara a un hijo o le insulta por haber perdido los 5 o 10 céntimos que le dió para la chuche..pues..no lo consigo entender, y ahora nos quieren colar una crisis económica a pagar por toda la ciudadanía que poco o nada tiene que ver con ella, y así las cosas..pues..veo muy normal que estalle un 15M y otros movimientos afines, un poco de aire por favor para estas sociedades tan financieramente ORGANIZADAS..todo al sErvicio del capital-parece que no quieren decir..y de esto se puede ESPERAR DE TODO..sobre librepensadores no digo nada que aunque con estudios..quedé a medias-bién harta de leer y sentir que no aprendía..imagino..que opinar es librepensar también..y que tod@s podemos aportar desde lo aprendido experiencialmente MUCHO.

  3. Jordi dice:

    En esto, como en muchos problemas del mundo el tema está en como somos las personas, y poco se puede hacer para cambiar la sociedad más que cambiar uno mismo.

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      Uno puede hacer bastante más de lo que hace, en general, y si no se hace es por falta de compromiso, falta de espíritu crítico, falta de afán de dar la batalla y miedo a plantarle cara a los abusos constantes del poder. Para cualquier observador, es fácil comprobar que el nivel de las instituciones está muy por debajo de la mayoría de las personas que componemos esta sociedad, que está así no por falta de capacidad, ni mucho menos, sino por pasividad y miedo.

  4. Jordi dice:

    La mayoría de veces si intentamos plantar cara a los abusos de poder el que saldrá perjudicado será quien plante cara al poder, sin sacar ningún beneficio.
    Plantar cara al poder y salir beneficiado es poco probable, por eso se llama poder.
    Por otra parte es complicado avanzar en la vida si en cada abuso de autoridad que nos encontramos le plantamos cara, una y otra vez, con malos resultados en la mayoría de casos.

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      Cuando hacemos referencia a los abusos de poder, no es enfrentarte a un ejército, ni al Estado entero, ni a todo el poder político, ese es el camino que lleva a la impotencia que expresas. Hay esferas de poder mucho más cercanas y cotidianas, como un funcionario que no trabaja pero se queja ante un desalentador panorama laboral, una complicidad estática entre compañeros de trabajo para encubrir su pasividad o enfilar a alguien, callar ante manifestaciones y pensamientos preestablecidos e injustos que damos por buenos por repetidos, son abusos más al alcance que tampoco encuentran réplica alguna, y cuya enorme suma posibilita que los “grandes” hagan lo que siempre han hecho y de lo único que están pendientes: su perpetuación.

  5. Gema dice:

    creo, que frente a los abusos de poder,al menos acogernos a la const.española cual biblia fuera, que, aunque van camino de cargarséla todavía se está a tiempo de agarrarse a ella, cómo un naufrágo a una tabla en medio del mar, al menos, es lo que queda, leer las leyes vigentes y clavar los ojos donde vemos que nos permiten como respirar..que en nada, todas estas leyes serán para sentirnos pero que bién ahogad@s; en mi particular opinión creo que vivimos en un mundo que es una gran mentira, y que la leyes las hicieron áquellos que se las saltan olímpicamente mientras que se hacen cumplir al resto, asíque si he de cumplir alguna ley que vaya en mi beneficio, por supuesto, lo demás estaría por ver; y cómo la ley de leyes por ahora es esa cosa llamada constitución española..pues con ella bajo el brazo para cuando haga falta, y con leyes o sin ellas, o se me trata con un minímo de dignidad humana o pueda ser que mis oídos no “escuchen” nada!!/c´est la vie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies