Centro de Acopio Punto Verde

Reciclar supone un esfuerzo, no excesivo pero incómodo; además de tener la cocina de nuestra casa poblada de cubos, bolsas y cajas en las que ir separando las mondas de patata, las latas de atún, los tarros de conserva, las pilas gastadas, los catálogos de Makro y un sinfín de restos de dudosa clasificación.
Conviene hacerlo, para recordarnos el tipo de sociedad en la que vivimos y la cantidad de basura que genera; y para que nuestro planeta no se degrade todavía más de lo que lo hace.
En nuestra ignorancia, imaginamos, por ejemplo, que la montaña de plásticos que desechamos va a parar a la fábrica más cercana, donde se reutilizan, en vez de acabar en el vertedero o en una incineradora. Bendita ignorancia.
https://elpais.com/elpais/2018/01/04/planeta_futuro/1515083240_343230.html

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies