La historia te la sabes: el 15 de mayo de 2011 una convocatoria menor para manifestarse por las calles de Madrid tuvo una acogida inusitada gracias al uso de las redes sociales, y acabó convirtiéndose en una concentración masiva que sorprendió a todos, organizadores de la marcha incluidos.

Dos días después, en una reedición de la concentración, una torpeza de la “autoridad”, impidiendo que unos cuantos miembros del movimiento pasasen la noche en la Puerta del Sol terminó de despertar a un gran número de personas que sentían afinidad por las eclécticas reivindicaciones de los manifestantes y atrajo, en los días siguientes, a miles de personas al centro de Madrid. Espontáneamente, la gente que pasaba por allí empezó a organizarse en grupos de trabajo y asambleas populares y, poco a poco, lo que había comenzado como una marcha de protesta se transformó en un movimiento social que, para muchos, amenazaba los pilares del Sistema.

Yo estuve alguno de esos días en Sol y, pese a quien pese, el espíritu que se vivió allí en los momentos iniciales del movimiento es de lo más bonito que yo he visto fuera de un musical de Hollywood: jubilados hablando de educación con adolescentes y jóvenes de colegio de pago intercambiando ideas (y también bebidas, ¿por qué no?) con anarquistas. Había parroquias enteras sentadas al lado de equipos de rugby; señoras en zapatillas tomaban la palabra en las asambleas para contestar a lo que antes había dicho un profesor de universidad, que a su vez acababa de replicar a un punki. Paseabas por Sol y veías a niñas con uniforme de colegios de monja, a ejecutivos trajeados, a parados con carteles… aquello parecía una canción de Sabina; estaban todos menos el Enemigo Común: los políticos, los sindicalistas, los que habían pervertido el Sistema hasta convertirlo en su campo de juego privado. Esos no se atrevieron a acercarse, incluso alguno que lo intentó para tratar de sacarle rédito al movimiento social tuvo que desistir cuando se dio cuenta de que corría serio riesgo de que le saliera el tiro por la culata.

Lemas como “no nos representan” o “no hay pan para tanto chorizo” reflejaban el sentir de una sociedad hastiada, pero la enorme variedad de las gentes que apoyaron el 15M en un primer momento se convirtió en su mayor enemigo: la jubilada que estaba de acuerdo con el punki en que había que colgar a todos nuestros políticos de los pies, a ser posible dentro de una cárcel, no opinaba como él en nada más, y cuando el antiguo sindicalista de la CNT tomaba la palabra para pedir la nacionalización de las Cajas, el estudiante de economía que intervenía después le replicaba que con eso lo único que hacía era salvar, con el dinero de los contribuyentes, a los que las habían llevado a la ruina.

Además, desde mi punto de vista, lo que impidió al 15M como movimiento dar un salto importante en esos días fue precisamente su concepción “romántica” de lo que debería ser un movimiento asambleario. Aunque no cambió mi percepción de que el ambiente de inquietud intelectual que había en Sol y el espíritu de unidad para tratar de regenerar el Sistema era fascinante, mi fe en que de allí surgieran cambios palpables se desmoronó cuando asistí a una de las Asambleas Generales de las que tenían que salir las propuestas y los siguientes pasos a dar.

Sé que esto que voy a decir no le va a gustar a mucha gente, pero cuando has visto una asamblea realmente igualitaria, como eran las del 15M, en acción, una asamblea en la que cualquiera puede tomar la palabra y hablar de cualquier cosa, te das cuenta de que la mayor parte de la gente que toma el micrófono tiene poco que decir, que solo quieren vivir su momento de gloria, mientras que los que sí decían cosas con sentido pasaban desapercibidos entre la maraña de frases hechas y lugares comunes que poblaban los debates. Aguanté una hora en la asamblea: primero habló una chica, que analizó de forma brillante lo que deberían ser los siguientes pasos a seguir por el movimiento, fijando objetivos claros respecto a las cuatro cosas en las que todos, de un lado a otro del espectro, estábamos de acuerdo. Lo que decía era muy interesante, pero se expresaba fatal y era insegura hablando. La gente movió las manos y sus propuestas fueron rechazadas. El siguiente en hablar fue un chico que propuso la creación de un grupo para analizar la situación de los animales en las granjas (o algo así). El chico era guapete y se expresaba bien. Su propuesta fue aprobada: democracia en acción.

Ese día yo perdí la fe en los procesos asamblearios, pero no la he perdido aún en lo que significó el 15M como revulsivo para una sociedad adormecida, que es lo que somos. Lo que pasó en las calles de Madrid se extendió luego a muchas otras ciudades en todo el mundo y aunque a simple vista nada ha cambiado, lo cierto es que después de aquello ya nada será igual.

Empezando por los partidos políticos. Unos, los de izquierdas, intentaron unirse a la marea, o al menos atraer a parte de esa marea, para darse luego cuenta de que la gente de lo que de verdad está harta es de ellos. En el otro extremo, los de derechas, que desde el primer momento trataron de retratar el movimiento como una banda de radicales perroflautas manipulados por sus rivales políticos, aunque sabían que lo que de verdad se cuestionaba no era el bando del político de turno, sino algo más profundo: la clase política en sí misma, sin diferenciar colores. Unos y otros con miedo, porque tenían miedo. Y entonces, como no pudieron manipularlo a su antojo, y una vez quedó claro que un movimiento como este, sin líderes y con una variedad tan grande de grupos e intereses contrapuestos en su seno estaba destinado a apagarse solo, lo que los poderes hicieron fue dar tiempo: tiempo para que la gente de dentro se cansase y para que los de fuera, que lo veían con simpatía, empezasen a considéralo como algo vacío.

Dicen que las estrellas que lucen más intensamente son las que menos duran y así, después de una aparición fulgurante, el 15M pareció perderse como lágrimas en la lluvia; pero lo cierto es que, si rascas un poco en la superficie de hastío que nos entierra, muchas cosas están cambiando gracias a esos días de primavera de 2011. La clase política empezó a darse cuenta de que la línea que separa a una multitud indignada de una turba cabreada es muy fina, que la sociedad, aunque dormida, podía despertar de un momento a otro y, como Gulliver en Liliput, aplastar a todos los enanos que tratan de atarla con hilos al suelo; y aunque parece que siguen haciendo lo que les da la gana, lo cierto es que ahora tienen más cuidado: el mero hecho de que una ley hipotecaria de iniciativa popular haya llegado al trámite parlamentario, aunque luego haya sido desvirtuada en las Cámaras, es una muestra de ello.

Por otro lado, la propia sociedad se empezó a dar cuenta de que es posible cambiar las cosas. La transformación será inevitablemente lenta y difícil, pero si nos concienciamos podemos conseguir que esto se mueva… ¿Hacia dónde? Para saberlo habrá que esperar al próximo 15M.

4 comentarios

4 Respuestas a “EL PRÓXIMO 15 M”

  1. José María Bravo dice:

    Es interesante lo que dices, Raúl, porque hablas con una voz joven. Esa voz joven, tiene a veces, el problema del juicio. Se atiene a los valores, es, quizás lo que tu criticas, romántica.

    Cuando vienen las experiencias y los años nos terminamos dando cuenta que nada es banal. Que no es banal que haya gente que se una a la exigencia de que los perros ” puedan ladrar”. La soledad, la frustración, la desventura, son móviles de la transformación.

    En una sociedad silenciada la muchedumbre es una luz de alegría. Al 15 M lo ha apagado la razón, la lógica, la contumacia de lo que llamamos realidad. El hombre sueña con fantasear y esta sociedad, esta ética, solo sabe despertar.

    El 15 M fue un movimiento espontaneo que perdió la ilusión cuando se manipulo.

  2. iiiiiniiiii dice:

    Me ha gustado tu reflexión. Yo ya estaba fuera de España cuando empezó el 15m. Reconozco que esperaba que salieran más medidas concretas para solucionar nuestros problemas, al estar fuera para mi es más difícil contribuir, así que cree mi blog.
    Viendo que hay muchas protestas en España y que no se atienden las reivindicaciones por parte de los políticos para mi el primer paso es conseguir que la sociedad sea escuchada por los políticos. Para ello tengo mis propuestas para la democracia 2.0 como un primer paso para que la sociedad pueda tener un contacto constante y directo con sus representantes y ellos se vean obligados a interactuar y votar lo que sus votantes quieren. Asi no tendriamos que fiarnos de que el partido que votamos vaya a hacer lo que prometió para ganar sus elecciones, podremos hacer presión directa como pasa en otros países. Además se inclueyen medidas para garantizar regeneración política.
    http://tangledpolitics.wordpress.com/una-democracia-mas-social-democracia-2-0/

    Aparte en el blog doy ideas concretas por ejemplo dónde encontrar dinero para invertir en la economía y en que invertirlo http://tangledpolitics.wordpress.com/2013/05/02/proyecto-salir-de-la-crisis/
    y también cosas que debemos reconocer y cambiar de nuestra cultura, por ejemplo el hecho de que la corrupción está extendida en la sociedad
    http://tangledpolitics.wordpress.com/2013/04/05/al-ladron-al-ladron-pero-todos-somos-corrupcion/
    O esta costumbre de ser más fieles al partido que a la pareja
    http://tangledpolitics.wordpress.com/2013/05/05/mas-fieles-al-partido-que-a-la-pareja/

    Agradecería mucho vuestras opiniones y comentarios
    Un saludo

  3. Mar dice:

    Raul, yo tuve ocasión por mi trabajo de comprobar la inquietud y la incertidumbre que todo este movimiento provocó dentro de determinados ámbitos politicos, y me llamó la atención la reacción tan descalificadora y la cantidad de ocasiones en las que se hizo referencia al 15-M; señal de que inquietaba. Hasta el punto de que una veterana dirigente, primero del Partido Comunista y posteriormente militante en las filas socialistas, Isabel Villalonga, empleó todo su discurso de despedida de la política en echar abajo y casi ridiculizar las manifestaciones que en Sol por entonces se producían. Me resultó curiosísimo que una persona tan curtida y después de tantos años fuera presa de tal indignación: algo se está moviendo, me dije.

    Seguramente, como todo, hará falta un proceso de maduración y un recorrido que todavía no hay, pero la semilla está sembrada. ¡Ojalá lo veamos!

  4. Anduve por ahí en la plaza cuando se levantó el campamento-miniciudad 15M, en ese 2011, yo ví guarderías, bibliotecas, salas de dibujo, salas de baile, en cada lugar buzones de sugerencias para dar la opinión de lo que nos pareciera..

    Estuve en una asamblea de las muchísimas que se han hecho en Sol, la tarde antes de las últimas elecciones, la gente que ahí daba su opinión micrófono en mano..
    así que aquí una cortada hasta las trancas decide arrancar y hablar para dar su opinión ante las personas que por allí estaban, sin preparación de oratoria- etc..creo recordar que me temblaban hasta las piernas, e incluso el micrófono temblaba el solito..es que estas cosas tienen su estudio creo, pero mi opinión la dí..y punto.

    También estuve en el hotel madrid..de visita, claro..los fines de semana..y venían a verlo de todas partes del mundo, ( y no estoy de coña)..

    el 15M..es algo más profundo de lo que nadie imagina, para la brutalidad de mundo que nos desean preparar,
    el 15M es consciencia colectiva al servicio de la humanidad entera, o yo así lo entiendo al menos, el 15M, tiene un recorrido subterráneo que no demasiada gente puede ver, ni de derechas ni de izquierdas, para mí..
    es una forma de sentir la sociedad que se quisiera, de vivir con otras cosas..
    el 15M en estado puro, es el futuro humano que nos merecemos, y no! el que estamos viviendo, el 15M…para mí…es lo que cada uno quiera para su vida, siempre y cuando no amenace la vida de otros, el 15M..es cambio de era-querer vivir de otra manera-y..avanzar en un mundo atascado por la ingeniería financiera que construye un mundo a su imagen y semejanza donde casi todo cuenta–y claro que cuenta!!!..menos una cosa:”las personas”….ay!!!, las personas!!!…no le importamos a nadie!!, yo lo tengo claro!!!———-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies