Después de las brutales experiencias que vivió Europa en el siglo pasado a costa de los nacionalismos, los optimistas pensaron que nunca volvería a cultivarse la exaltación nacional; sin embargo, los nacionalismos siguen brotando como en la hidra de mil cabezas. Y, ojo, todo nacionalismo (con o sin estado) es perverso: agita un sentimiento de trato desigual y de particularidades, reales o inventados, y, a partir de ahí, sacraliza la pertenencia al grupo. Quien está fuera es indigno de la misma consideración y derechos que la casta superior de nacionales.

Para entender mejor un fenómeno que seguro va seguir dando que hablar en los próximos tiempos os propongo los siguientes artículos:

NACIONALISMOS

NACIONALISMOS, ¿QUÉ HAY TRAS LA MÁSCARA?

Una de las curiosidades de los modernos nacionalismos europeos es que surgen en zonas con rentas altas y que no desean seguir “contribuyendo” al desarrollo de otras áreas del Estado, menos favorecidas. Los nacionalismos agitan así el “agravio comparativo”. ¿Hay algún fundamento sólido detrás de estas proclamas nacionalistas? Para acercarnos a las balanzas fiscales os propongo este artículo:

CATALUÑA Y EL EXPOLIO FISCAL

 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies