“Qué desperdicio de talento. Él eligió el dinero en vez del poder, un error que en este pueblo casi todos cometen. Dinero es la gran mansión en Sarasota que empieza a caerse a pedazos luego de diez años. Poder es el viejo edificio de roca que resiste por siglos. No puedo respetar a alguien que no entienda la diferencia”.

Hoy he querido empezar el post dejando hablar a uno de los personajes míticos de la televisión contemporánea, alguien que entiende cómo funciona el ser humano y sabe cómo medrar en los vericuetos del poder. En esta escena particularmente ilustrativa de House of Cards el maquiavélico Frank Underwood nos presenta a uno de sus colaboradores, uno que se apartó del camino hacia el poder y lo cambió por el que llevaba al dinero; alguien que pertenece a un tipo de personas por el que Frank Underwood siente profundo desprecio, desprecio que, por cierto, comparto.

Porque yo creo que siendo simplistas (muy simplistas, lo advierto, no voy a entrar en disquisiciones psicológicas) hay tres motivos por los que la gente puede querer entrar en la vida pública: porque realmente tiene una vocación de servicio público, porque el poder tiene glamour o para hacerse rica.

Evidentemente, por los primeros siento el más profundo de los respetos, como no podía ser de otra manera. Me encantaría que todos nuestros líderes políticos pertenecieran a esta subcategoría y, aunque no creo que todo el mundo esté capacitado para gestionar un país (o un ayuntamiento) por muy buena que sea su intención, desde luego puestos a pescar en un nicho yo buscaría a nuestros gobernantes en este.

Respecto a los segundos, que creo sinceramente que es el fenotipo predominante en nuestra clase política -por encima incluso de los ladrones, aunque se lleven menos titulares- si bien sus motivos se me antojan un poco ridículos tiendo a perdonarles cuando recuerdo que, según la famosa pirámide de Maslow, el afán de notoriedad es una de las cosas que más nos mueve a los seres humanos. Si hacen bien su trabajo y no meten la mano donde no deben tampoco me voy a inmiscuir yo en sus motivaciones personales.

Respecto a los últimos, ¿qué puedo decir? Pues que a mí, como a ti, me parecen directamente despreciables, y creo que una de las misiones más importantes de una sociedad madura pasa por desarrollar los filtros que impidan a esta gentuza llegar a puestos de responsabilidad en la vida pública.

El problema de la corrupción en los escalones intermedios es que muchos de los que pertenecen a esas dos primeras categorías entran en política para mejorar las cosas y después se van “desviando”. Les tienta el “lado oscuro” y no tienen la templanza necesaria para resistirse a sus cantos de sirena, quizá porque a su falta de voluntad se une que el sistema político, las reglas de juego, llevan por ese camino.

Porque pongámonos en el lugar de un joven idealista que entra en la política lleno de ilusión y después de, digamos 15 años, deja la política: ¿En qué trabaja? ¿De qué le vale su experiencia política en términos laborales?. Generalmente de nada, lo que explica la superabundancia de funcionarios en la política y el afán de los partidos de recolocar a su gente y “no dejarla tirada”.

Para esta gente el sistema político tiene que contemplar alguna fórmula para que quien quiere entrar en la política no se vea condenado al paro cuando la abandone; y evitar, de paso, que ante esa perspectiva, empiece a preocuparse “por lo suyo”,  “buscándose una salida” .

Pero decir que tenemos un sistema político que estimula la corrupción entre los políticos, sea llevándose comisiones o haciendo los favores necesarios para que luego Telefónica, Gas Natural o Prisa te recoloque, no les hace menos culpables: ellos saben dónde se meten cuando se meten.

Como todo el mundo, tengo mis propias categorías mentales, y en cualquier discusión sobre el tema de la corrupción política siempre había tenido una idea muy clara; yo siempre había pensado que los cutres, que los casposos, los ladrones que llegaban a política por dinero se quedaban, como mucho, en los escalones intermedios: el Director General de no sé qué, el Delegado del Gobierno en no sé dónde o él no sé qué de tal o cual Diputación…

Mi teoría se veía refrendada por la mayor parte de los casos de corrupción destapados en nuestro país, pero en los últimos años se terminó de desatar la caja de los truenos y los implicados en los casos de corrupción empezaron a estar muy alto en el escalafón. Los que se pringaban, a veces por cantidades de dinero ridículas, los que además de inútiles y ladrones eran casposos, empezaron a aparecer en los más altos círculos del poder: estadistas míticos como Pujol, ministros como Matas o Mato, presidentes de Comunidades Autónomas… todos imputados, todos culpables en mayor o menor medida de la poca fe que ahora tenemos en la clase política.

Una frase particularmente estúpida que se utiliza muy a menudo dice que “la excepción confirma la regla”, pero cualquiera que sepa mínimamente cómo funciona el método científico entiende que es todo lo contrario, la excepción se carga totalmente la regla, y te obliga a buscar otra que la explique. Por eso todos estos casos me empezaron a hacer replantearme mi teoría de que solo robaban los escalones intermedios, que los que tienen el verdadero poder están por encima de todo eso.

Y mi particular esquema mental se terminó de desmoronar cuando Rodrigo Rato, de portada en todos los periódicos, me puso en la cara lo que más debería temer cualquiera con una teoría: ¡un maldito contraejemplo! Uno imposible de justificar, uno de libro.

Y mi teoría ya no se sostiene después de saber que el que fue el hombre más poderoso de España, todo un ex vicepresidente, ex gurú, ex Director Gerente del FMI y ex respetado economista renunciaba al glamour, al respeto y al poder y hacía parar a su chofer cada día para sacar dinero de un cajero con su tarjeta Black mientras perdía una parte muy importante de su tiempo tratando de pagar menos impuestos engañando a todos los que algún día trató de “guiar”.

Tenemos que dar con un sistema que detecte y expulse a los Ratos del futuro. Mientras tanto, yo, como Frank Underwood, no puedo respetar a alguien que cambia el poder por el dinero: le desprecio profundamente señor Rato.

 

10 comentarios

10 Respuestas a “No podemos respetar a alguien como Rato”

  1. V dice:

    Oh si… pobrecitos políticos:

    http://www.abc.es/20101217/economia/congreso-blinda-pensiones-doradas-20101217.html

    Esta es la categoría superior que no se priva de nada: viajes bussines a Bruxelas, sicav luxemburguesas, fines de semana gratis en Canarias, ipads de lujo, semanas caribeñas, etc. No me equivoco si digo que la mayoría no tiene ningún ‘glamour’, nada que ver con la austeridad miliciana del líder laboralista de UK, Corbyn creo que se llama.

    Si quiere vamos a la categoría intermedia que cita expresamente en su articulo, que puede incluir desde la finada I. Carrasco que acumulaba una docena de cargos remunerados con sus dietas correspondientes, hasta cualquier concejal de pueblo con dedicación plena. No veo que los partidos tengan dificultades en llenar las listas, me entiende?

    “Para esta gente el sistema político tiene que contemplar alguna fórmula para que quien quiere entrar en la política no se vea condenado al paro cuando la abandone;”

    Con formula se refiere a una agencia de colocación o ETT? No creo, probablemente usted se pueda referir a alguna formula para blanquear por ejemplo el nepotismo hereditario del cacique Baltar, a costa como siempre de las sufridas espaldas del contribuyente o esclavo tributario.

    Pero respóndame de todos modos, habiendo un veintitantos largo por ciento de paro, por que vamos a preocuparnos precisamente de esta casta:

    http://www.esferalibros.com/libro/mama-quiero-ser-politico/

    A otro perro con ese hueso.

  2. Anónima. dice:

    Y bueno, al leer el artículo se queda una algo chiripitiflautica!!, que es una palabra que no existe pero que a mí me vale, cómo les vale a ell@s (políticos)..entender la tarea pública para beneficio muy privativo (de ell@s y colegas), y “vender” o “malvender” todo loque es plúbico para “enriquecimiento” de unos pocos: es decir, lo contrario de lo que es la “Administración Plúbica” tal como queda indicado en la palabra;
    Y..pobres!, que al dejar el cargo NO tienen “pensiones vitalicias ricas ricas” o muy “Buenos contactos”..o no pudieron ahorrar como el obrerito de turno trabajando a “destajo” por unas miserables monedas, que..apenas le “alcanzaran” si en el Desempleo se viera..
    Sí, una pena, estos políticos que Nos lo han “vendido” todo!!- a un precio altísimo que Estamos Pagando, con sudores, caídas de pelo, depresiones y demás..
    Sí, una pena..que no legislen para “todos” y por el bien de “tod@s”..
    Porque…si robas por alimento, te enchironan; claro que, si desfalcas miles de millones de Euros..
    “Deberíamos Animarnos? “..sólo te Quitan el pasaporte y..oye, A Suiza todavía puedes viajar…
    Hombre!!!…cómo para no elegir “el dinero”…que le pregunten al Dioni!!!-

  3. Anónima. dice:

    Perdón algunas erratas o palabras juntas pero mi móvil es una Patata.

  4. Manu Oquendo dice:

    Quizás lo estemos haciendo mal. Quizás no todos los ciudadanos deberían poder entrar en política y es más que probable que muy pocos están cualificados para hacerlo.

    Estamos elevando a cargos críticos a personas de bajísima calidad, carentes de aptitudes, de actitudes y de valores. Como colectivo no goza precisamente de respeto en casi ningún lugar de Europa.

    Un amigo, militar de muy alta graduación, ya retirado y con amplia hoja de servicio dentro y fuera de España, siempre hacía a su equipo la siguiente pregunta con una sonrisa pícara pero de seria advertencia: ¿”Vienes a Servir o a Servir-te”?

    Las más antiguas instituciones genuinamente democráticas son las Órdenes Religiosas. Muchas tienen más de 500 años, algunas pasan de los 1,000 y hasta de 1,400.

    Estas organizaciones suelen incluir en sus “Constituciones” la siguiente regla para evaluar a los candidatos elegibles: “Si quiere serlo, no Sirve para ello”. Se aplica por los electores rigurosamente.

    Es decir, la antítesis de lo que hoy practicamos.

    La encuesta de Eurostat del año 2013 (última disponible al respecto y anterior a la apertura de ojos con lo sucedido en Kiev en 2014 y ahora mismo en Siria) trataba de medir el grado se aprobación/desaprobación de la Ciudadanía de 28 Países europeos de algunas cosas importantes. Muy importantes. Por ejemplo………………

    1. Confianza en el Sistema Político: 3.5 ……………sobre 10.
    2. Confianza en el Sistema Legal: 4.6 ………………sobre 10.

    Es decir nuestro “legado”, aquello de lo que presumimos Urbi et Orbe “ante Dios y ante la Historia”, recibe un sonoro suspenso.

    Si nos paramos a pensarlo un momento es tremendo.

    Lo estamos haciendo muy mal y la ciudadanía es consciente pero es igualmente evidente que el Sistema de Poder no tiene la menor intención de ni siquiera aceptar que hay problemas de naturaleza destructiva.

    Saludos

    1. Inés dice:

      “lo estamos haciendo muy mal y la ciudadanía es consciente”

  5. Loli dice:

    Me imagino una situación ficticia: todos los políticos de un país dimiten y se disuelven los partidos políticos…..no por ningún golpe de Estado, sino porque esos partidos admiten no reunir los requisitos de vocación y honradez necesarios para gestionar una sociedad.

    Entonces se plantea partir de “0”, y se piden candidatos “voluntarios”, que han demostrar y acreditar su formación y preparación, y además estar dispuestos ha no cobrar nada, o solo lo imprescindible para su subsistencia durante el tiempo en que ocupen el cargo público, y con dedicación exclusiva durante ese tiempo.

    Se requeriría una sociedad dispuesta y preparada, para provocar una actitud tan desinteresada y valiente en el suficiente número de personas necesarias en la gestión de un país.

    Me temo que no estamos en esa situación todavía.

    Imagino que de la noche a la mañana no se puede hacer “tabla rasa” y barrer todos vicios o deficiencias que un incipiente (no completo, ni maduro) funcionamiento democrático suscita.

    Aún estamos lejos de ser una ciudadanía con intención de análisis y reflexión de lo que nos atañe en el funcionamiento político….con una intención más allá de seguir sobreviviendo dentro de las fórmulas en las que hemos sido educados, y de las que nos da miedo “deseducarnos”.

    Como dice Raúl, en el método científico, la excepción se carga la regla, pero abre nuevos caminos, con nuevos datos…

    La construción de una sociedad más evolucionada, requiere, seguramente, paciencia y disposición de las gentes, sobretodo.

    Todos deberíamos asumir esa responsabilidad…nada fácil por cierto..,.pero a veces es demasiado sencillo cargar tintas (aunque sean justificadas) sobre la actitud de los políticos, y obviar continuamente que están ahí porque los elegimos nosotros.

    Igual es necesario que se empiece a producir un cambio dentro del funcionamiento de la sociedad civil, respecto a qué sociedad queremos, a qué estamos dispuesto ha hacer o renunciar para ello…a qué estamos dispuestos a cambiar en el ámbito educativo, económico, de relaciones sociales, en el ámbito de la reflexión personal…enfin… cosas que se han tocado muchas veces en los artículos y comentarios de este blog.

    Mientras…me da miedo pensar que no solo podemos tener los políticos que nos merecemos….sino que seguiremos teniéndolos.

    El tema no es tan fácil.

  6. Manu Oquendo dice:

    Los datos públicos –de Eurostat 2013– mencionados en un comentario anterior y resumidos aquí abajo– son importantes porque nos hablan de un sistema de Poder que está Divorciado de la Ciudadanía en 28 países Europeos.

    Recordemos.

    • Confianza en el Sistema Político……………………3.5 sobre 10.
    • Confianza en el Sistema Legal………………………4.6 sobre 10.

    Parece mucho más Grave el Segundo –el Suspenso del Sistema Legal– pero los dos indican que la Ciudadanía está perfectamente al tanto del Colapso y que los que no “parecen” caer en la cuenta son las “Instituciones Sistémicas”.
    Entre éstas incluyo, naturalmente, la Prensa y los Mass Media.

    Hay muy raras excepciones que cito al final (Nota 1) y que suelen durar como tales –es decir, excepciones visibles,– poco tiempo porque rápidamente se desvanecen…………”como lágrimas en la lluvia”.

    Cada vez es más evidente lo que unos pocos intelectuales dedicados a la reflexión política llevan décadas haciendo notar.

    1. La Ciudadanía en las Democracias Representativas es un concepto no operativo. Es “el Sujeto” en su originario significado de “objeto de sometimiento” manipulable a través de sus instintos gregarios y su emotividad más básica.

    2. Las Constituciones actuales, si algo garantizan de verdad, es la Captura del Constituyente –las ciudadanías o “preferiblemente” Pueblos— por el Constituido. (Pedro de Vega, 1985, en su obra sobre la Reforma Constitucional)

    3. El Problema se camufla en el Relato Histórico pero, si se estudian las interioridades de la Ilustración y de las revoluciones Americanas y Francesa, se percibe en la dinámica real de una pequeña pero extraordinariamente dotada élite, dedicada en cuerpo y alma a la conquista, incremento y preservación del Poder.

    4. Lo crucial de la Comunicación y la Emotividad en este proceso de Captura. A su vez esto exige una Ciudadanía en Regresión y a ello ayudan los mass media, el sistema educativo y el sistema de control.

    5. Hoy ya es evidente el frenazo evolutivo que la Humanidad –y los arquetipos humanos del sistema– han experimentado en cuanto esta forma de Poder consigue Consolidarse a la salida de la crisis del 29 y de la II Guerra Mundial.

    La gravedad de los Datos de Eurostat se acentúa porque son del 2013. Es decir, de cuando Europa aún no era consciente de cosas como, por ejemplo.

    • El golpe de Estado del Maidan en Kiev. Alguien en otro blog ha traído este fin de semana el recordatorio: http://www.tiemposcanallas.com/kiev-un-ano-despues-diario-de-paris-rafael-poch-la-vanguardia/

    • La peculiar integración en la UE de países que –¡por razones étnicas!– han negado la ciudadanía a gran parte de sus habitantes. Los Bálticos.

    • El fiasco de Siria donde ahora mismo varios gobiernos europeos parecen más preocupados por el bienestar de un Daesh que llevamos bombardeando un año sin ser capaces de detectar –ni mucho menos reducir– los 200 camiones cisterna diarios que les sirven de principal fuente de Financiación y que conocen perfectamente todos nuestros servicios de inteligencia.

    • La penosa e inexistente relación de “buena vecindad” con Rusia desde el fin de la URSS quebrando así un axioma diplomático centenario.

    • El cisma creciente entre la opinión ciudadana y las políticas gubernamentales como pone en evidencia, por ejemplo, la reciente encuesta de Le Figaro mostrando que el 89% apoya las políticas de Orban (Hungría) y que el Gobierno de Hollande critica y desoye.

    Esto es apenas una pequeña muestra que –por mucha sordina que ponga la prensa– está reventando en las neuronas de la ciudadanía y creando un caldo de cultivo en el cual, lo menos que puede suceder es la emergencia de los populismos y lo más (como vaticinaba Guglielmo Ferrero en su “Poder, los genios invisibles de la ciudad” de 1942) es un grave colapso sistémico. Obra disponible en reciente edición de Tecnos con un buen prólogo de Eloy García.

    —————————–

    Capturados en gran medida los recursos mediáticos y los procesos de comunicación del sistema está por ver si la ciudadanía puede en verdad hacer algo significativo en el proceso de creación y difusión de ideas. Muy dudoso pero plausible.

    Talento hay sobrado.

    Saludos

    Nota 1.

    Ya que he citado a la prensa, voy a citar también dos notabilísimas excepciones.

    De Prada: http://www.abc.es/historico-opinion/index.asp?ff=20151010&idn=1622177030742
    Rafael Poch: http://blogs.lavanguardia.com/paris-poch

  7. V dice:

    El día de la marmota:

    http://www.lamarea.com/2015/10/14/los-diputados-se-pasan-al-ipad-air-2/

    A pesar de lo que defienda gente con muy buena intención como Trevijano, el modelo de representatividad política a ambos lados del Atlantico esta agotado, hay que repensar el sistema de arriba a abajo,:

    http://www.le-message.org/?lang=es

    PD. estas en otra liga Manu, ☻

  8. V dice:

    De vez en cuando algún periodista se fija en lo importante:

    http://www.elmundo.es/internacional/2015/10/15/561e8e1c22601de9768b458f.html

    Esta claro que en un sistema mayoritario la oligarquía financiera también controla el sistema, incluso lo tiene mas fácil. Hasta Frank Underwood sabe que no se puede remar contracorriente.
    Esto en un sistema proporcional es mas difuso, la confusión privado-publico ayuda (la estatalización de los partidos), pero sin el apoyo de algún Botín lo llevas claro, que se lo digan a UPyD.

  9. Anónima. dice:

    En mi opinión nos han contado demasiadas películas en torno al eso llamado “dinero”;
    Esto se vé que está armado de arriba abajo, aunque creamos que es justo al revés; Imaginen de nuevo que mañana mismo se pone en circulación otra moneda con otro valor?-
    Nos han contado eso de comunismo Vs Capitalismo, eso de lo público y lo privado y…aquello de justo quién NO tiene Paga!!-
    Todo este tinglado en torno al mundo del dinero, al beneficio máximo de quienes lo Producen, Manejan y Poseen..y..por ahí la “particularidad” de cada cual..que las hay que ponen un grito en el cielo cuando se gasta la “chispa de un mechero” para encender una llama..sí!!! De todo pasa en relación al dinero y “exagerado” diría yo.
    Hacer pagar al quien no tiene como poco es deshonesto!! e inmoral;
    Qué todo haya que “comprarlo” y..no se ponga fácil el acceso al “dinero”??..
    Qué siempre las “cargas” caigan sobre los desposeídos y desheredados es “cruel”..e “inhumano”..
    Y…un largo etc// Para mí que todo se debe a alguna intencionalidad- clara, y forma mental de quienes poseen lo “dinerario”, qué claro está, no tiene porqué Coincidir con los que jamás vieron, eso llamado “dinero” o no han pensado demasiado en él?, y esto último yo creo que no! Tiene que ser Delito..
    pero?- allá cada cual con su sentir pensar y actuar en Relación a eso llamado “economía dinero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies