La atenta mirada del observador contemplaba una desatada escena en la que todos los actores hacían un mismo juego. En un lado PIN, y en el otro PON, que con sus nombres rotulan el juego. Una mesa de madera servía de tablero para desarrollar las jugadas. Estas son más bien toscas, rudimentarias y carentes de la elegancia y destreza que caracteriza a los jugadores más avezados, o a los que se esfuerzan por conseguirlo.

Una pequeña pelota blanca, muy ligera, va atravesando el campo propio y el del contrario. Se la conoce como la “culpa”. Se juega con dos pequeñas paletas, llamadas argumentos, contra las que se estrella la pelota, y hay argumentos simples o los hay recubiertos de una película de goma que les imprime más efecto para dificultar los argumentos del otro. Si la pelota se estrella contra la red del sentido común pierdes el tanto, al igual que si se envía fuera sin tocar el campo del rival. En ese caso te sentirás culpable, y en la misma medida en la que tu oponente se sentirá inocente. La partida se llama El Primer Caso de contagio del Ébola fuera de África.

PIN y PON son dos adultos que, tras su aparente importancia, no superan el nivel mental necesario, ni siquiera el de los niños, para tratar las cuestiones con la seriedad y consistencia mínimas. Nerviosos y atacados con frecuencia, demuestran su incapacidad para ocuparse de los asuntos transcendentes con un mínimo rigor. Su afán por ganar al contrario y salvarse, les lleva a utilizar todo tipo de trucos y tretas en el juego. Su miedo a perder alcanza patéticos niveles de un pánico que sonrojaría hasta a sus propios hijos. La psicosis que padecen por contraer una enfermedad, que está antes que nada en sus cabecitas, nos conduce a todos a aguantar su circo permanente cuando cíclicamente se desata.

A PIN y a PON les ha importado un rábano que más allá de las cortinas de su confortable salón se estén muriendo a millares por el contagio del virus, pero se manifiestan con especial e inusitada “solidaridad” cuando ven que es el vecino el contagiado. Les importa más la vida de un perrito sospechoso que la de los niños lejanos retorcidos por el dolor producido por sus órganos vitales en descomposición.

Vociferan desesperados buscando culpabilidades en un ejercicio que asemeja sentido de la responsabilidad, cuando lo que están manifestando es la ira y la angustia porque el bicho se les puede meter en su inmaculado y funcional dormitorio del “a mí que me dejen en paz”. Casi siempre los culpables ya sabemos quienes van a ser: los empresarios, el gobierno, los ricos o los privilegiados. La envidia y la impotencia no les suele dejar ver más allá de esta argucia simplista.

Imprimirán camisetas mostrando estentóreamente su sentido de la compasión con diferentes víctimas, la enfermera, su familia, los sanitarios, el perro, el sistema de salud, el hospital, y la madre de Palito Ortega si se terciara. Lanzarán sus panfletos por las redes sociales mostrando la indignación por los fallos en la protección de los ciudadanos en general, y de la suya en particular. Tabularán el largo de las mangas de los chalecos de protección, medirán las palabras de los responsables políticos y sanitarios en busca de un desliz, juzgarán la ruta de la ambulancia para ver la distancia que hay desde sus casas y a sus responsables por imprudentes, y se alejarán de Alcorcón por si las moscas. Y es multitud porque son muchos los que han aprendido que lo importante son ellos, y en el mundo después no hay nada más. Son los nuevos misioneros cuya misión es lo suyo, y la sagrada tarea entregar su vida por lo propio. Nos quieren meter a todos en su nacional-socialismo, ahora sanitario de ONG, con la ayuda del morboso y macabro espectáculo de esos medios de comunicación aterrorizadores, cuyo norte siempre es el ¡Ay, ay, ay! O el ¡Huy, huy, huy!

A PIN y a PON no se les ve cuando hay que manifestarse contra las guerras ajenas, ni cuando tienen que moverse por una causa heroica como salvar vidas que no sean las suyas, ni aparecen en el momento en el que no son ellos los beneficiarios o perjudicados por el asunto en cuestión. Y es por eso, porque tienen muy claro lo que les es ajeno a base de solo considerar lo propio como suyo. Entonces además de egoístas se nos revelan como lo que son, miedosos con fundamento, cobardes razonables.

Estarán a favor del aborto si no son ellos los abortados, reivindicarán una eutanasia aplicable a los demás, se lavarán las manos con las infecciones cuando no sean ellos los infectados, no les importarán los recortes si no son ellos a quienes se les recorta, votarán a quienes les dé más a ellos que a otros más necesitados, guardarán a los bebés en los espacios protegidos y esconderán a sus viejos en las brumas de la serotonina, y verán desde el televisor como los inmigrantes se descarnan contra las vallas, sintiéndose importantes por estar en un mundo anhelado por los desheredados, que jamás compartirán.

El ping-pong es el juego que más practicantes tiene y más licenciados hay en el mundo occidental actual. El juego de los ateos infantiles con el que disimular la inescrutable sombra de La Canina.

12 comentarios

12 Respuestas a “Pin y Pon”

  1. Rafa dice:

    Voy a adjuntar un link del que tuve conocimiento, por una comentarista del blog de la
    aventura del pensamiento, en el que un agricultor catalán experto en plantas, explica cosas acerca de quienes se han erigido como presidente y secretarios de la Federacion de Pin Pon.

    https://www.youtube.com/watch?v=czBaB_XE72c

    Un saludo

    1. Mario Modugno dice:

      Creo que NO debería tomarse a la ligera un asunto tan serio como es el virus Ebola, y menos con elementos que pueden distorsionar y distraer el verdadero cariz de este brote,

  2. Alicia Bermúdez dice:

    Estaba leyendo el artículo, pero cuando he llegado a lo del “perrito” sospechoso lo he dejado.
    No entiendo por qué hay que contraponer personas y animales, como si el atender a los animales implicase el no atender a las personas.
    Al perro se le hubiera podido sencillamente poner en cuarentena.

    1. Mario Modugno dice:

      Pues hubieras seguido, parece que temías encajar en el perfil descrito, seamos consecuentes y prioricemos las cosas.

      En cuanto al artículo, me parece que describe muy bien el nivel de gran parte de la sociedad actual.

  3. Rafa dice:

    A María Modugno.

    Por favor, podrías explicarnos en alguna medida, cual es el verdadero caríz de este brote?.

    ( referido al virus Ebola).

    Gracias, un abrazo

    1. Mario Modugno dice:

      Hombre, te diré que me parece grave, muy grave, en cuanto empiecen a aparecer infectados por todos lados, no se descubra una vacuna, el pánico y la sicosis empiecen a brotar entre la población normal y corriente y la medidas de prevención afecten su vida diaria ya me contarás como lo ves tu.

      Pusiste el link del que lo “cura” con hierbas, lo que me parece un poco una burla a tantos que en este momento sufren o se mueren a causa del Ebola, por eso te comenté que me parecía que te lo tomabas a la ligera. Por ahí andan unos que lo “curan” con ozono……..

      Un abrazo a ti también

  4. Gema. dice:

    Ay ay ay….los hombres…que no piensan..o no leen, estoy leyendo Mario Modugno y no!..María Modugno…va por ti Rafa. Sí….algunas cosas se les escapan..cómo a to@s.

  5. Gema. dice:

    Desgranar este artículo tiene su “intriga”, de entrada cuesta comprender el “mensaje” si lo llevara, de entrada lo comparto sólo al 50%, y éstos son los que hay que leer por menos cuatro veces o aquí una es muy torpe…resumiendo muchísimo. .me recuerda a “no quieras para los demás lo que nunca querrías para tí” o lo que es una regla de oro en contextos humanistas, “trata a los demás en la forma en que deseas ser tratado”…regla y aspiración en el mundo humano que si se diera con frecuencia sin duda este mundo sería otro y las relaciones que establecemos en general tendrían otros contenidos y orientaciones. En el mundo religioso ahy algo parecido se “ama a tu prójimo como a tí mismo”…pero hay tanto ego instaladoque seguro emprender estas tareas están mal vistas.

  6. Rafa dice:

    Perdón por mi error. Mario Modugno

    Gracias Gema, me confieso despistado, pero rompo una lanza en favor del género masculino, aunque serlo ya no tenga la brillantez de antaño.

    Un abrazo

  7. José Maria Bravo dice:

    La verdad es que me encanta este artículo. Hasta dejas tu ropaje antes de entrar a la sala de la indiferencia. Esa es la verdadera politica y no la palida estatua del déficit y el aumento en 24 por ciento de los ricos en España.

    Un artículo que rezuma sensibilidad real y no pañitos de silencio y melifluas caricias de aficionado electorero.

    Enhorabuena Carlos. Le das otro cariz al Blog

  8. Rafa dice:

    En este momento, en el mundo , la malaria, para la cual existe vacuna, mata 1,24 millones de personas, sin contar otras enfermedades endémicas, se dá el caso de que por una mal llamada enfermedad, (porque esta si es solucionable), el hambre, mueren 2,6 millones solo de niños menores de 5 años.

    Pero hay un hecho, que me invita a la reflexión, del que me he enterado hace poco, por un comentarista de este blog, y es que en España, se producen al año, (1.700) suicidios, más muertes que por accidentes de tráfico en 2014, (1.300) y me invita a la reflexión sobre todo porque el gobierno, o la prensa, parece no hacerse eco de este hecho, pues hay pocas o ninguna noticia al respecto.

    El Ébola, como nó, es una enfermedad, relativamente desconocida, de la que hay que ocuparse, pero el caríz que está tomando, pasa por medidas que yá estan generando pingues beneficios a determinadas empresas, y además está siendo la primera página de diarios, y de altos porcentajes de audiencia en tv. y radio, etc, etc.

    Cuando uno recuerda, otros episodios similares, como los conflictos armados, de los que solo nos acordamos del último que se produce Por ejemplo Haití, que también fué primera plana en su día y que creo que todavía no se le ha condonado la deuda;

    La invasión de Irak, y que el pais no ha recuperado el pib de antes de producirse,te dá la sensación por la falta de noticias, que estos ya se han solucionado.

    Así que la impresión que me produce es que en este momento, el brote de Ebola, produce y producirá muertes e infecciónes, pero más que este hecho, parece que va a ser la enfermedad que por ser la última, mas miedo y catarsis social va a producir, y eso sí que mata.

    Un abrazo

  9. Martín dice:

    Pin y Pon, Yin y Yang, Agua y Fuego, Luna y Sol; y como tablero del juego, la vida misma.

    Creo que la Psicología, debería empezar a investigar en otros campos y buscar puntos de encuentro con la Biología y la Microbiología, y no dejar todo los problemas de la Psiquis a la esfera mental; la Psicología y la Microbiología tienen muchos puntos en común.

    Todos los microbios, Bacterias gram+ y gram -, todos los Virus ADN y ARN, todos los tenemos en nuestro cuerpo serrano. El virus del Vih, Ébola, Dengue, Rabia, Gripe… todos conviven con nosotros desde hace millones de años, no son nuevos, los que conocemos y los que existen y aún no están descubiertos.

    Me pregunto que factor hace que estos microbios se activen, entren en resonancia con otros u otras situaciones y den lugar a la aparición de la enfermedad.

    Ay la culpa, que culpa tengo yo de lo que le ocurra al vecino; pues si, todos tenemos parte directa o indirecta de lo que le pase al vecino aunque viva en La Malvinas o en La India. La emoción – estado CULPA esta directamente relacionada con enfermedades que van desde un simple catarro hasta las más temidas.

    La saga de la bacteria Proteus, desactivan los mecanismos de defensa y solo se activa en estados de descontrol, es decir, es el MIEDO lo que a esta bacteria le da alas.
    Lo mismo le pasa al la Bacteria Pasteurella, responsable de algún tipo de hepatitis, rinitis y problemas digestivos, entre otros, solo se activa en estados de preocupación y sufrimiento.

    El Dr. Richard Bach, conocido casi únicamente por sus esencias florales, ya trabajaba con sus Nosodes, (preparados de bacterias de la flora intestinal), con la que trataba distintas patologías digestivas y emocionales. Ahora, en EE.UU, utilizan un tipo de de bacterias de personas delgadas para inocularlas en personas obesas para que adelgacen y tratar algún tipo de bloqueos mentales, personas violentas y crisis de histeria.

    Y como no, los americanos, tratan con la B. Echerichia Colli el asma. Esta bacteria en su vertiente patógena, tiene efectos muy jodidos sobre el aparato digestivo y se activa cuando una persona se empecina en controlar todo lo que le rodea, y todo es todo.

    Y así podría seguir ejemplificando relación de – patógeno – emoción y enfermedad.

    Amigo Carlos un placer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies