El expresidente Felipe González dice que le cuesta ver el delito de rebelión en la actuación de los políticos catalanes investigados por el procés catalán. En Europa parece que España tiene dificultades para explicar por qué hay políticos catalanes en prisión provisional.

La justicia penal tiene sus ritmos y todavía estamos en la 1ª fase del proceso, consistente en la investigación, en la que se debe decidir si existen indicios suficientes para acusar a determinada persona por ciertos delitos y para abrir juicio contra ella. Por tanto, los pronunciamientos del Tribunal Supremo (TS) sobre la prisión provisional de Junqueras y otros políticos implicados tienen un carácter absolutamente preliminar, pero en los mismos se explica por qué ese Tribunal entiende que puede haber indicios de rebelión. Y lo hace de forma bastante clara.

El delito de rebelión se castiga con penas de cárcel de 15 a 25 años y consiste en un alzamiento público y violento, entre otros fines, para declarar la independencia de una parte del territorio nacional y suspender o modificar la Constitución. A algunos les cuesta ver la violencia en las conductas de los políticos investigados. El TS contesta que los políticos implicados elaboraron un plan para lograr la independencia por la vía de los hechos, expulsando a las autoridades españolas de ese territorio. Para ello era elemento imprescindible fomentar y organizar grandes movilizaciones ciudadanas. A partir de ahí el TS dice que resultaba inconcebible que los investigados no previeran que el Estado no permitiría que lo echarán sin más de Cataluña y que para evitarlo utilizaría la fuerza, monopolio exclusivo del poder constitucional. En este contexto, por muchos llamamientos que aparentemente se hicieran a la manifestación pacífica, los políticos debieron asumir como un resultado previsible los enfrentamientos de la ciudadanía con las fuerzas de seguridad que trataban de imponer el orden constitucional. Por tanto, entraba dentro del ámbito de la voluntad y conocimiento de tales políticos la violencia que efectivamente se produjo y puede considerárselos cabecillas y por ello culpables de los delitos cometidos. Recordemos que, entre otros actos de violencia, en el registro judicial de la Consejería de Economía de la Generalitat, la secretaria judicial tuvo que salir por la azotea dado que no se podía garantizar su seguridad, ante el gentío convocado por ANC y Òmnium que destrozaron coches de la guardia civil y se apoderaron de las armas de alguno de los guardias.

Por otro lado, los Autos del TS recuerdan que más claros aún son los delitos de sedición (también sancionado con duras penas de cárcel), malversación de caudales públicos y desobediencia. Estos dos últimos ni siquiera los cuestionaron los investigados en los escritos presentados ante el TS. Por tanto, que no nos tomen el pelo con eso de los presos políticos. Están investigados por los graves actos cometidos, no por sus ideas.

En fin, es de esperar que los responsables reciban el castigo legalmente previsto por las conductas realizadas. Igual que los votos al PP no legitiman su corrupción, tampoco los votos a los separatistas legalizan los delitos que hayan cometido los políticos en cuestión.

9 comentarios

9 Respuestas a “Puigdemont y el delito de rebelión”

  1. José María Bravo dice:

    No solamente a Felipe González le cuesta ver delito de rebelión. Les cuesta a entidades internacionales.

    Hubo manifestaciones enfrentadas y violencia del Estado. Y la pregunta, quizás pacífica. Meter a la carcel a los políticos ganadores ,en conjunto, de las elecciones. Traerá paz y normalidad? Que la prensa se dedique a burlarse, a desprestigiar desde a al más pacífico nacionalista hasta al equipo de fútbol asentado allí, es el camino para La Paz y el futuro de la convivencia?

    1. Estimado José María, le recuerdo que en una democracia el monopolio de la fuerza la tiene el Estado. La fuerza del Estado para imponer la ley es legítima. Eso también es democracia, a ver si lo entendemos de una vez. Si hubo excesos policiales, que se denuncien y se depuren. Pero aplicar la ley, siempre trae la normalidad a una democracia. Ignorarla y pisotearla, como se ha hecho en Cataluña desde 2015 en que, unos políticos enloquecidos, abiertamente aprobaron en el Parlamento regional su “desconexión” de toda la legalidad que no proviniera de ellos mismos, es una auténtica aberración democrática. Dante decía que la ley es la proporción real y personal del hombre hacia el hombre que observada por este preserva la sociedad e ignorada la corrompe. Hemos vivido en una sociedad absolutamente corrupta en la que la más aberrante anormalidad -que políticos se saltaran la Constitución y la ley deliberadamente- nos parecía normal. Todo esto tiene consecuencias y que se impongan me parece bien. Recuerde que casi no se discute que los políticos separatistas investigados cometieron, al menos, tres graves delitos: sedición, malversación de caudales públicos y desobediencia. Y la cuestión está en si cometieron o no delito de rebelión.
      Ganar unas elecciones no supone el indulto de los delitos, en su caso, cometidos. En cuanto al fútbol, me parece ridículo meterlo en liza y le diré que no sigo la prensa deportiva. Para manipulación en los medios le recomiendo escuchar de vez en cuando la radio pública catalana en la que, antes de las elecciones, se denominaba con asiduidad a Ciudadanos, PSC y PP como el “bloque monárquico-fascista”. Saludos

      1. José María Bravo dice:

        La Ley siempre tiene interpretaciones. No es un aserto. De cualquier manera tiene una interpretación política. El asunto está en los tribunales y por lo tanto esta en esas instancias. Yo tampoco leo la prensa deportiva pero también en eso hay politización y manipulación de la opinión pública. Su afirmación tajante puede tener una razón constitucional, si es el caso, pero la razón penal está en las estancias judiciales.
        Y cuál es el debate de fondo, cuál es la razón del debate? La corrupción? Habríamos de debatir en términos generales, en todos los ámbitos. El asunto es político y la manipulación de todos los bandos es política

    2. Juan Teruel dice:

      En la historia ya ha habido varios ejemplos de países en los que algunos han aprovechado las debilidades del sistema -y Rajoy y los anteriores son debilidades-, para hacer valer sus alucinaciones y delirios. Resultado: millones de muertos.

      En Cataluña llevan 40 años de autonomía y de gobiernos catalanistas, con la mayor amplitud que pueda imaginarse en cuanto a competencias. Resultado: una sociedad fracturada, un odio manifiesto entre las facciones, relaciones y familias rotas, conflictos permanentes, corrupción en la élite del partido gobernante, medios de comunicación falseando lo que sucede, escuelas que enseñan mentiras a los niños, empresarios que no aguantan más, técnicos y profesionales que buscan sus oportunidades en otros lugares, éxodo de las instituciones privadas más representativas, etc.

      ¡¡¡Qué coño nos está contando!!!

      1. José María Bravo dice:

        Quizás de lo que le hablo es de los muchos años que los catalanes hicieron viable la gobernalidad y El Progreso de España.

        La expresión última que usted usa parece desacreditar su argumento.

        Cordialmente

  2. Manu Oquendo dice:

    No me sorprende que Felipe González no vea el delito de rebelión. D. Felipe González siempre fue un lince para ver lo que le interesaba e ignorar lo que no le aportaba.
    Tampoco vio el choriceo de Pujol, ni la ley de Inmersión lingüística, ni el doble % de fracaso escolar de los niños de familias hispanoparlantes que son la mayoría de los hogares de Cataluña.
    Mientras no veía nada de eso se dedicó durante 12 años, de 1984 a 1996, a Desmontar todos los Controles Administrativos Internos del Estado para prevenir la corrupción y degradó la función de los Interventores del Estado en la monitorización del proceso presupuestario, en la justificación y en la ejecución correcta y honesta del Gasto.
    Todo ello y más está muy detallado en “España, democracia y futuro” 2017, Tirant Lo Blanch. Y por supuesto, en el Diario de Sesiones de las Cortes.

    Felipe González fue el que ganó en Suresnes 74 aquel cónclave del PSOE y en cuyas Resoluciones Congresuales dejó grabada a fuego su resolución segunda.
    Aquella que en contra de toda la legislación Internacional garantizaba …………..la “autodeterminación de nacionalidades y regiones”.
    Aquí https://es.wikipedia.org/wiki/Congreso_de_Suresnes#Resoluciones_adoptadas.

    Es decir, sin Felipe González probablemente nos habrían salido las cosas mucho mejor.

    Quiero decir con ello que lo que diga Felipe González, hombre virtuoso y bien intencionado sin duda, hay que analizarlo con lupa porque fue él –en compañía de otros– quien dio el visto bueno a la entrega de la competencia educativa a Vascongadas, Tarraconensis y a lo que queda de la romana Gallaetia antes de la Constitución del 78 de la que aún hoy falta en sus artículos competenciales del Título VIII.

    La clave del delito de Rebelión, no tengo a mano el código penal, la buscan algunos en el término violencia. Hay quien supone que se refiere al alzamiento en armas pero esto no es así. También la psicológica es violencia, también las amenazas –de estar bajo vigilancia reiteradas tantas veces por altos cargos de la Generalitat– , también el espionaje político por parte de los Mozos que ya se han cubierto varias veces de oprobio en muy poco tiempo. También en las trampas desleales de Forn y de Trapero cuando crearon las condiciones para azuzar a la muchedumbre y a los Cuperos entre ellos a agredir a la Policía Nacional y a la GC.

    Hay muchas formas de violencia –y clara jurisprudencia al respecto– y para quien no lo sepa todavía la Generalitat ha estado comprando armamento susceptible de doble uso y hecho pedidos por millones y millones de cartuchos de munición que han sido bloqueados por el ministerio de Interior como pudimos ver en la prensa no hace tantas semanas.

    Poco de esto ha trascendido como debía pero es como tener dentro un nido de víboras y pretender que no pasa nada.

    Si alguien quiere tener una Organización Criminal dentro del Estado debería decirlo así y no usar subterfugios para tratar de blanquear criminales. Ni siquiera el PNV se ha atrevido a tanto porque sabe perfectamente que ellos serían la siguiente víctima.

    Es cierto que fuerzas importantes de España pugnan por blanquear a esta mafia y si no andamos muy, pero que muy finos, terminarán por hacerlo.

    Lo bueno de esto es que ya no cabe engañarse acerca de esta gente y, afortunadamente, el Rey sí sabe el terreno que pisa.

    Un último punto, por favor, no digamos nunca más “los catalanes”. No es cierto. Por Dios se imaginan si cuando hay un atentado en las Ramblas nos ponemos a decir……Los Musulmanes….

    No, hombre, eso es caer en la semántica del enemigo. No hay “catalanes” hay ciudadanos de uno u otro partido. Lo que hoy sabemos es que hay “indepes” y gente “normal” quizás un poco acojonadita por 35 años de violencia Institucional tolerada por Felipe González y sus Sucesores.
    Chamberlain no fue Churchill. Afortunadamente.

    1. José María Bravo dice:

      Estimado Manu Oquendo, de acuerdo al ex magistrado Prego en 1995 , bajo el gobierno Aznar , se suprimió el artículo 214 de secesión impropia al proclamar la independencia sin violencia. Por lo que la cuestión penal contra Puigdemont tiene vericuetos jurídicos.

      Y por el resto de su comentario prefiero, por respeto a esta web, no meterme en el trivial.,.. de los buenos y los malos. Cuestión que llega a límites insospechados. Y como vengo sosteniendo en mis comentarios, no ayuda a la convivencia tan necesaria en este momento delicado y de larga data

      Cordialmente

  3. Manu Oquendo dice:

    Muy estimado Sr. Bravo.

    El criterio sobre qué constituye violencia, expuesto en mi comentario, tiene sustancial apoyo en el cuerpo de Abogados de Estado y en Magistrados del TS todos ellos en ejercicio y si no recuerdo mal publicados hace ya tres años. Por no citar al recientemente fallecido Fiscal General del Estado o la abundante jurisprudencia que aborda desde el acoso al bullying o a la violencia doméstica y a la de cualquier actor, representantes electos incluidos, que la practique. Hay numerosas formas de violencia.

    La pregunta esencial es si el tipo penal exige el levantamiento armado con armas de guerra y la respuesta es negativa.

    ¿Que hay opiniones en contra? Por supuesto. También hay gente que encontraba justificados los asesinatos de ETA y el señalamiento de personas para forzar su exilio. Para dirimir esto están los tribunales.

    El caso es que el ex FGE José Manuel Maza, que en paz descanse, y el Magistrado Llarena no comparten su opinión y se han explicado en sendos autos que deben ser leídos y que a un servidor convencen porque, entre otras cosas, ya hace tres años largos que analizamos este asunto y el consenso del cuerpo letrado fue el que he señalado.

    Los tribunales decidirán porque ni el fiscal ni el instructor sentencian.

    Ambos sabemos que nuestras discrepancias en este asunto son bastante claras. No pasa nada. Yo no siento el menor deseo de congraciarme con esta forma de Nacionalismo que ayer en Dinamarca fue calificado por la profesora que interpeló a Puigdemont muy claramente: “Lo que dice este Sr. no se escuchaba en Europa desde que Hitler estaba en el poder”. Es decir, lo mismo que vengo sosteniendo desde hace décadas porque conozco desde dentro el paisanaje en cuestión.

    No se qué nos sucede en España que nos cuesta tanto reconocer al totalitarismo Nacionalista. Incluso cuando, como es el caso, copia literalmente los comportamientos de Hitler en el año 33 con su putsch en el Bundestag.

    Un cordial saludo

  4. José María Bravo dice:

    Estimado Sr. Oquendo

    La primera aclaración es que lo que dice la profesora en Dinamarca, sobre Hitler, era en referencia en lo que dijo Puigdemont en 2017 con relación a la imposibilidad de hacer un referéndum y adujó que como en las épocas de Hitler.

    Con relación a los delitos de Puigdemont, lo que yo traje a colación ha sido la afirmación del ex- magistrado Prego, que no esconde el ser un abogado conservador, que afirma que se derogó el artículo 214 con relación a la proclamación de la República sin violencia. Y dije que el proceso está en los tribunales. Puede que haya interpretaciones ajustadas a Derecho que digan lo contrario.

    Simplemente que la causa está en los tribunales. Por lo que una cosa es la legitimidad política y otra la legalidad. Y es cuestión de votos, de mayorías con las que uno este de acuerdo o no. Para eso está el Parlamento y las alianzas.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies