Votar es una manera rápida de zanjar una discusión cuando no se llega a un consenso. Pero, claro, esto suele perjudicar a las minorías. Los pactos y las votaciones se llevan mal. Y esto es lo que parece que está sucediendo en la subcomisión del Pacto de Estado por la Educación.
Se está negociando sobre quince bloques temáticos (financiación, equidad e inclusión educativa, la profesión docente, currículo escolar y metodologías; sistema educativo y modelo territorial; evaluación y calidad del sistema educativo; investigación, y enseñanza de las religiones, entre otros) y, claro está, en algunos puntos, como el de los conciertos educativos, la enseñanza de la religión o la lengua en la que se imparten las enseñanzas, algunos consideran que están en minoría.
Pero en esto consiste pactar, en acordar algo, no simplemente en imponerlo. En las negociaciones se da y se recibe. Mal empezamos cuando se cuestiona lo que ya se había acordado porque no nos conviene.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies