Convivencia, tolerancia y emprendimiento

Además de bilingües y tecnológicos, los futuros alumnos de la Comunidad de Madrid también sabrán convivir y serán tolerantes, creativos y emprendedores. Para conseguirlo, en su diseño del ciudadano del futuro, los legisladores educativos regionales han introducido nuevas asignaturas en la Educación Primaria. Se llamarán Convivencia; Convivencia, respeto y tolerancia y Creatividad y emprendimiento.

Todavía no dispongo del currículo, pero un comunicado de prensa de la Comunidad de Madrid https://www.comunidad.madrid/noticias/2019/02/19/estrenamos-proximo-curso-asignaturas-primaria-convivencia-tolerancia-emprendimiento ya nos da una idea de su contenido:

En los contenidos se trabajará para que los alumnos conozcan los principales valores humanos, se les ayudará a comprender las emociones, empatizar y ser asertivos, y se les enseñará a convivir con los demás en una sociedad regida por el respeto y la paz. Además, los alumnos tendrán que estudiar la regulación de los derechos humanos, comprender la importancia de saber comunicarse en la vida social y aprender a identificar y distinguir el acoso escolar de otras situaciones que puedan presentarse en su entorno. También se trabaja el respeto a las víctimas del terrorismo y se apuesta por los valores del deporte, fomentando el juego limpio y respeto en los actos deportivos.

Una mezcla en la que no deja de sorprender que la referencia a las víctimas del terrorismo aparezca en el mismo párrafo en el que se citan los valores del deporte. Salvo que, tanto los atentados terroristas como el vandalismo de los hooligans y los ultras, son dos formas extremas de violencia. También sorprende que en esta relación se incluya el acoso escolar pero no se cite la violencia de género.

En realidad, estas nuevas materias que se pretenden implantar lo que hacen es reunir en un temario distintos contenidos transversales que ya aparecen en el currículo de Primaria; con lo cual les arrebatan su carácter transversal al convertirlos en asignaturas; con sus exámenes y calificaciones y su correspondiente profesor especialista. Profesor que, conociendo el funcionamiento de los colegios, particularmente si son bilingües, no será el profesor tutor sino cualquiera que tenga que completar su horario.

Es evidente que vivimos en una sociedad agresiva y, en algunos casos, violenta. Y la escuela no está exenta de ello. Lo propicia el modelo competitivo en el que vivimos. Y para cambiar esto no basta con incorporarlo en un currículo. Especialmente si, para que estas materias creadas ad hoc encuentren un hueco en el horario, hay que quitarle presencia a otras, como la Educación Artística, que no se consideran instrumentales. Al parecer, para desarrollar la creatividad y manejar las emociones, es más efectivo teorizar y examinar que expresarse mediante el Arte.

Y algo parecido podría decirse del deporte. Hay pocas ocasiones de practicar el juego limpio cuando solo se dedican dos sesiones semanales a la Educación Física; además del recreo, que es el momento en que cientos de escolares se dispersan, a su libre albedrío, por los patios y rincones del colegio. Y este tiempo, el tiempo de recreo, sería precisamente uno de los más adecuados para incidir en todos los aspectos que se citan; aunque no suele ser así, porque el recreo no se considera curricular ni evaluable. Se considera ocio, tiempo de entretenimiento, tiempo libre. Lo mismo que en el mundo laboral.

Hay una larga lista de problemas que afectan a nuestra sociedad: la soledad, la depresión, el paro, la corrupción, la trata de personas, los nacionalismos, la violencia doméstica, la contaminación, las desigualdades sociales, los inmigrantes, el fanatismo y la intransigencia religiosa o de cualquier otro tipo y así sucesivamente. Son evidencias de que el modelo social y económico en el que vivimos no es el mejor de los posibles.

Pero quieren hacernos creer que, además de con leyes y normas, muchos de estos problemas pueden remediarse en la escuela, educando. Porque, además de instruir, la escuela transmite valores; no solo imparte conocimientos sino también ideología; creencias además de ciencia. Pero es el legislador, el político, más que el educador, el que decide los valores y conocimientos que conviene transmitir. Y los profesores, los que teóricamente son los responsables de llevar a cabo esta labor, no son ética o moralmente superiores que el común de los ciudadanos; ni están al margen del modelo, en una burbuja.

Gran parte de los desacuerdos al elaborar una ley de educación residen en cuáles son las creencias y los valores que se deben enseñar. La inclusión de la religión en las enseñanzas escolares, si debe impartirse o no, y el trato académico que recibe, si es o no evaluable, es uno de los conflictos habituales cuando se tramita una nueva ley de educación. Como también lo es la incorporación de lo que podríamos llamar Educación en los valores democráticos.

Y por si estas nuevas materias pudieran recordar a la controvertida Educación para la Ciudadanía que implantó, con carácter obligatorio, la ley de educación del gobierno de Zapatero, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, no ha tenido reparo en decir que mientras que lo que esa asignatura pretendía era un adoctrinamiento, las aprobadas ahora “son de absoluto sentido común con unos contenidos fundamentales que emanan de la Constitución española”.

Siempre adoctrina el otro y la enseñanza reglamentada de valores, esté recogida en un catecismo o en un currículo, siempre es sospechosa. Ponga quien ponga el reglamento.

la enseñanza reglamentada de valores siempre es sospechosa.

Cada modelo de escuela lleva implícitos los valores que desarrolla. Y una escuela que separa los alumnos por edades, compartimenta los saberes en asignaturas, mide numéricamente los conocimientos, establece categorías entre lo que es importante y lo que es accesorio para el futuro, está educando en otro tipo de valores diferentes de los que se enumeran en un temario bienintencionado.

Un comentario

Una respuesta para “Convivencia, tolerancia y emprendimiento”

  1. O'farrill dice:

    Una nueva vuelta de tuerca «adoctrinadora» basada en lo «correcto» (o lo considerado por algunos como tal). Lo más grave es la impasibilidad con que se contempla este nuevo totalitarismo político que se implanta «sí o sí» por mucho que se escriba, argumente, razone o se denuncie en los foros sociales o políticos (como este «blog»). Están tranquilos porque, como comenta Oquendo en un artículo anterior de Isaac, son muchos más, están bien «engrasados» y se dedican «full time» a la tarea. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies