Se cree que el planeta Venus ya era conocido desde tiempos prehistóricos, por ser el más cercano a la Tierra y ser el objeto celeste más brillante, después del Sol y la Luna. Desde que se pudo observar con telescopios, los astrónomos habían tratado en multitud de ocasiones de calcular la duración de su día; es decir, del tiempo que tarda en dar una vuelta completa alrededor de su eje. Las conclusiones a las que uno tras otro fueron llegando, tras dedicarle mucho tiempo de observación, variaban algo entre sí pero poco. Sus estimaciones oscilaban entre 22 y 24 horas, con minutos y hasta segundos de diferencia (Cassini, en 1666; Bianchini, en 1726; Schroeter, en 1793; De Vico, en 1839; Trouvelot, en 1891; Brenner, en 1897; Fournier, en 1922; Kraus, en 1957, entre otros). Hasta que, el 14 de diciembre de 1962, con el vehículo espacial norteamericano Mariner 2, y los que le siguieron, se pudo empezar a estudiar de cerca este planeta. Fruto de ello se determinó con precisión la duración de su día y la sorpresa fue mayúscula: ni 22 ni 24 horas, su día equivalía a ¡243 días terrestres!

Ante tamaño error, la pregunta es inevitable: ¿cómo es posible que tantos científicos serios y rigurosos se equivocaran de ese modo tan coincidente durante cerca de 300 años? Caben dos explicaciones, que además se refuerzan. Por una parte, las limitaciones físicas: los telescopios tenían que mirar a través de la atmósfera terrestre y eso, junto con la densa capa de nubes que cubre a Venus, dificultaba técnicamente observarlo con suficiente claridad. Por otra parte, las ideas preconcebidas que dominaban en el mundo de la Astronomía, por aquél entonces, hicieron el resto: al considerar a Venus como un planeta gemelo del nuestro, se pensó que la duración de su día sería, aproximadamente, como el de la Tierra. Y esa idea condicionó decisivamente el trabajo de varias generaciones de astrónomos.

En realidad, este error de apreciación no es un caso aislado y tampoco debe sorprendernos, porque más allá de las limitaciones tecnológicas y de los prejuicios dominantes de cada época, tenemos una limitación estructural: y es que, lo que nuestros sentidos perciben es una parte muy reducida de la realidad existente. Y como la información que recibe del exterior y procesa nuestro cerebro es básicamente la que le suministran los sentidos, es obvio que nuestro modo de razonar está muy limitado por esa porción de la realidad que estos captan.

Sin embargo, también es sabido que cuando nuestra atención cognitiva y nuestro interés por saber nos lleva a buscar y explorar más allá de las fronteras de lo conocido, tenemos recursos para descubrir nuevos aspectos de la realidad que desconocíamos. De hecho, esta es la base de la investigación científica y es lo que permite seguir desvelando nuevos ámbitos que ignorábamos. Solo que esa capacidad no la tienen únicamente los científicos ni está limitada a sus campos de trabajo, sino que la podemos ejercer cualquiera y en muchas áreas de nuestra vida. Siempre y cuando, claro está, no nos conformemos con las ideas y visión de la realidad que tenemos en cada momento, y queramos indagar más.

Nada nuevo, en realidad, porque en esto es en lo que se basan desde hace mucho tiempo algunas corrientes pedagógicas que pugnan, precisamente, porque la educación en las escuelas se oriente a que los niños ejerciten y desarrollen, entre otras, las áreas cerebrales más asociadas con el afán de descubrir, con la capacidad para cuestionar las verdades asumidas y relativizar los dogmas y las ideas establecidas. Se trata de que ese proceso natural que lleva a cualquier niño desde que nace a ejercitar su curiosidad y a querer saber sobre todo lo que le rodea no se frene al cabo de unos años por los adultos, al transmitirles una visión del mundo, de la vida y de la realidad en la que se da por sentado que casi todo está ya descubierto y pensado. De acuerdo con esta visión, lo que los niños tienen que hacer es recibir, aprender y recopilar el saber y la experiencia de sus mayores, sin cuestionarla. Un freno que les imponemos y que lo que hace, en el fondo, es limitar la amplitud y variedad de las conexiones sinápticas entre sus neuronas, reduciéndoles las posibilidades de expansión de su capacidad cerebral.

Pero este freno no es importante solo en la etapa infantil, en realidad opera en todas las etapas de la vida. A fin de cuentas, los adultos también podemos ampliar nuestra capacidad de percepción y comprensión de la realidad, si no nos recluimos en la fortaleza de las verdades asumidas. Lo que pasa es que esto último lo hacemos con mucha más frecuencia de lo que imaginamos. Pensemos, sin ir más lejos, en lo bien que valoramos tener unos principios, unos valores e, incluso, una cierta ideología sobre cómo ver la vida, el mundo, la política, etc. Hasta se considera digno de admiración que alguien sea coherente con sus ideas, que las mantenga con el paso de los años y que, además, actúe de acuerdo con ellas. Y ese ideal es el que exigimos a nuestros políticos: que no cambien, que sigan defendiendo lo mismo que 5, 10 o 15 años antes. Y es cierto que, en determinados casos, esa continuidad es digna de aplauso. Pero, en otros muchos, solo significa que esas personas se han acorazado en sus respectivas ideas y no han permitido que nada ni nadie, en el transcurso de su vida, les haya aportado una luz nueva, una visión distinta de la realidad, que les hiciera cambiar. Eso, que a menudo se considera como una traición a sus ideales, en el fondo no es otra cosa que una bunquerización mental. Una forma de atrincherarse en unos cuantos conceptos, filtrando todo lo que de enriquecimiento tiene la vida para quedarse solo con lo que les refuerza en sus convicciones previas y desechando lo que podría cuestionarlas al incorporar nuevos enfoques.

Es, en definitiva, el efecto perverso de las ideologías y del adoctrinamiento, en sus diversas modalidades. Modalidades que van desde lo más burdo y descarado hasta lo más sutil, pero cuyo efecto se mide por la enorme cantidad de gente que piensa y opina prácticamente de la misma forma. Un tipo de aborregamiento que políticamente es muy rentable, porque permite un manejo más fácil de la ciudadanía. Solo así se explica el tipo de parlamentarismo que practica nuestra clase política, en el que nadie cambia su opinión tras haber escuchado los argumentos de sus adversarios, como si fuera imposible que estos tuvieran alguna vez algo de razón. No digamos ya las campañas electorales, destinadas a intentar ganar votos a base de repetir una y otra vez ideas muy simples, defendiendo machaconamente cada partido que todo lo que dice es verdad y, en cambio, lo que defienden los adversarios es siempre falso o malintencionado. ¿Cómo es posible que se haya instalado en la vida política semejante nivel de manipulación intelectual? Lo malo es que es muy posible que algunos de los políticos se lo crean de verdad (lo cual no deja de ser alarmante cuando pensamos en la clase de gobernantes que nos espera). Pero también es muy posible que para muchos de ellos ésta solo sea una forma de actuar  dentro de la actividad política; una especie de teatro necesario. Aunque tengan muy claro que luego las cosas no son ni blancas ni negras, sino de todo tipo de grises, y que una vez en el Gobierno todo se ve de muy distinta manera.

Pero lo que nadie parece querer advertir es que este modo de comportarse de nuestros políticos promueve y alimenta, entre los ciudadanos, actitudes y formas de ver la realidad tremendamente nocivas y tóxicas. Simplemente porque les induce a un reduccionismo neuronal que es exactamente lo opuesto a lo que necesitarían para su desarrollo personal. Es la anti educación. Quizás por eso sea una de las formas más dañinas de contaminar el medio ambiente social. En este contexto, resulta sorprendente que los periodistas e, incluso, en gran medida, los propios ciudadanos, acepten este juego como algo natural, en lugar de reprocharles a los políticos su falta de honestidad y de respeto a los ciudadanos. ¡Y luego hay quienes se sorprenden del distanciamiento de la política de amplios sectores de la sociedad!

Ahora, que oímos hablar tanto de la nueva política, en contraposición con la vieja, uno esperaría notar una sustancial diferencia en este sentido. Ver a los nuevos, que tanto pregonan la necesidad de regenerar la política, mostrándose en público como cualquier persona honesta. Esto es, reconociendo en algún momento que algunos de sus principios ideológicos o de sus propuestas estaban equivocadas, o que hay determinados problemas que no saben cómo se pueden resolver, o que en algunas cosas sus adversarios políticos les han convencido, o tantas y tantas cosas que a cualquier persona normal le pasarían por la cabeza. Lo paradójico del caso es que, si actuaran así, gran parte de la sociedad se lo reprocharía como falta de coherencia o de ideas claras.

Pero yendo mucho más allá de todo esto, y aunque sea soñar con otras políticasposibles, uno se pregunta: ¿será posible alguna vez que los políticos se den cuenta de su papel y asuman su responsabilidad de contribuir a que el grueso de la sociedad amplíe su visión de la realidad, su conciencia de lo que ignora y ejercite su búsqueda de nuevas verdades, sucesivamente más complejas y reales?

20 comentarios

20 Respuestas a “¿Inciden los políticos en nuestro desarrollo neuronal?”

  1. O'Farrill dice:

    Estimado Manuel: siguiendo tus reflexiones en otros ámbitos, tendríamos que definir en primer lugar qué es un “político”. Nos encontraríamos seguramente con que son un reflejo social de cada momento y que, su comportamiento, no es tan distinto al que pueden tener otras muchas personas. Los hay honestos y los hay corruptos. Los hay que creen sinceramente en un proyecto o en “su” lider y los hay (aunque menos) que se cuestionan el camino elegido como “profesión” en su fuero interno (como tantos otros “profesionales”) pero se sienten obligados a “vivir de ella”. En definitiva son personas como las demás, con sus virtudes y sus defectos. Lo que pasa es que les hemos dejado o delegado la responsabilidad de gobernar, el “poder” mal entendido y nos hemos situado en la posición cómoda de la crítica (merecida o no) sobre sus actos. Son niños con muchas más golosinas a su disposición de las que la talla moral de cada uno puede digerir. Halagos, adulaciones, protagonismos, privilegios…. Demasiado para quienes no están acostumbrados a ello. Por eso la necesidad de tutelar sus actos desde controles reales. Lo que ocurre es que esos controles los pueden organizar a su antojo y así vamos.
    Lo que está claro es que la pereza, la falta de ambición intelectual, la comodidad y sobre todo el MIEDO a perder algo de lo conseguido, les lleva a identificarse en forma gris y abúlica, antes que sobresalir o destacarse por nuevas ideas o proyectos. Aplíquese a cualquier sector social y veremos que las semejanzas son casi totales. La política del corto plazo se impone y nadie quiere ver más allá en el horizonte de un par de años o de lo que pueda durar un cargo o situación.
    Al margen (ese es el problema) se mueven personas inquietas, rebeldes ante los dogmas, que constantemente se hacen preguntas y buscan respuestas fiables, pero son pocos y están solos. Están marginados porque son incómodos, conflictivos, y transmiten incertidumbres cuando la sociedad quiere lo contrario, pero son las luces de faros que tratan de ayudar a una sociedad perdida y desnortada. Están fuera de las manadas que prefieren no preguntarse su sentido de rebaño, de caminar uno tras otro haciendo las mismas cosas, de comer las hierbas pisadas por sus compañeros y acabar muriendo en las fauces de los cocodrilos del río Mara. “Mal de muchos….” es su resignada respuesta.
    Hay una gran obra teatral de Henrik Ibsen “El enemigo del pueblo” que refleja todas esas miserias frente a la honestidad intelectual del protagonista que acabará la obra con una frase dirigida a su hija pequeña: “El precio de la independencia, es la soledad”. Un cordial saludo.

  2. RBCJ dice:

    Veo el comentario de O´Farril muy acertado.Los políticos representan una media de la propia sociedad que les ha otorgado la responsabilidad de legislar/gobernar.Por otro lado y transcribo “…MIEDO a perder algo de lo conseguido, les lleva a identificarse en forma gris y abúlica,antes que sobresalir o destacarse por nuevas ideas o proyectos. Aplíquese a cualquier sector social y veremos que las semejanzas son casi totales..”.Muy real miremos en nuestro entorno profesional quién es capaz de criticar y discutir, que no significa no cumplir, las ideas del “Jefe”. Quién además de la crítica se coloca los aparejos para llevar adelante las ideas que reflejan su crítica.No es sencillo ser honesto y congruente en el terreno de la práctica de las ideas.Todo esto partiendo de la base de que nuestra inteligencia y percepción de la realidad está por encima de media y es digamos correcta.Pudiera no serlo y entonces sólo queda que se defina un método para escoger los “mejores” políticos.Un dilema que no se si algún partido se lo plantea en serio pues significa simplificar los medios para llegar a la ciudadanía con igualdad de oportunidades, no porque La Sexta ,La 1 lo decidan o el presupuesto oficial a los partidos lo financie.Además siempre falta o resulta necesario que ese mejor esté dispuesto al sacrificio y al trabajo sin duda necesarios en la buena política de desarrollar y mejorar al prójimo.No es inmediato ser generoso.Habría que aprenderlo desde niño.EDUCACIÓN con mayúscula.
    Saludos

  3. Remedios dice:

    Estimados RBCJ y O´Farrill, ¿se han parado a pensar si la mejor democracia es la que los electores eligen a quienes los representan?

    ¿No será al contrario? Es decir, que el elector eligiera a quien considera que mejor capacitado está para gobernar, a quién tiene un programa más amplio, más profundo y más honesto con la sociedad.

    Si la doble acepción de “representación”, se utiliza en su peor término, o sea como que fuera una representación real como imagen del elector, ¿entonces para que tienen que gobernar los mejores? Que gobierne la mediocridad reinante. Si se escoge el otro sentido del término, es decir, como que represente los ideales del elector, será más fácil que gobiernen los idealistas.

    Digo yo…

    Saludos cordiales

    1. RBCJ dice:

      Pienso Remedios que los electores eligen a quiénes les representan , es un axioma, y con su mejor intención escogen a los que ellos creen que son los mejor capacitados para gobernar etc No hay incompatibilidad lógica en ambos argumentos. El déficit democrático tendría su origen en que pudieran existir mejores candidatos a los que el sistema electoral tal cual está diseñado no permite la entrada. Siempre suponiendo que quisieran dar el paso adelante , algo que es mucho suponer.En España se tiende a marcar con la cruz a cualquier candidato o eres de derechas o de izquierdas, conservador o progresista, capitalista o pro derechos sociales…palabras….hay que analizar las coyunturas , el entorno, la globalidad internacional del momento y posicionarse en las decisiones ..las simplificaciones son decepcionantes en el mundo real actual que disfrutamos o padecemos.Debe existir una estrategia de valores y conceptual pero hay que tomar decisiones todos los meses y todos los años ante un entorno competitivo y hostil .Y sin perder el hilo de Manuel Bautista que los políticos nos desarrollen , ojalá!!
      Saludos

      1. Remedios dice:

        Pues creo que no me ha entendido o yo no me he explicado bien.

        La mediocridad de los personajes reinante en la escena política es paralela al lento trasvase de la manrea en que se concibe el hecho de votar, desde planteamientos de liderazgo común, a la de similitudes personales. Desde la selección de una élite gobernante a ir a votar haciendose un “selfie”.

    2. O'Farrill dice:

      Estimada Remedios: la pregunta que hace tiene un gran calado y por ello necesitaría un debate amplio. En primer lugar sobre qué consideramos democracia real; en segundo lugar sobre lo que entendemos por “política”; en tercer lugar lo que entendemos por “ser ciudadano”, sus derechos y sus obligaciones; en cuarto lugar por si debería ser una ocupación abierta a todos o sólo a quienes se considere más aptos ¿en qué sentido? ¿eficaces, en qué sentido? Espero que todo ello podamos analizarlo y debatirlo con el tiempo que necesitaría porque, lo que parece claro es la necesidad de diseños alternativos a lo que ahora conocemos. Un saludo.

      1. Remedios dice:

        Bueno O´Farrill, podemos complejizarlo todo lo que queramos, y más. Pero que no, que no se trata de ir a votar como un gesto de autoafirmación personal eligiendo al que mas se me parece, sino como al que considero que mejor puede liderar a un colectivo hacia su mejor desarrollo… en el que caben todas las variantes posibles.

        Subjetividad NO ES autoreferencia.

        Personalidad NO ES egocentrismo.

        Así de complejo… y así de simple.

        1. Alicia dice:

          Observación muy bonita, Remedios. Ocurre, sin embargo, que es un poco inevitable pensar que el que más se me parece haría las cosas mejor porque (pienso) las haría como yo pienso es lo mejor.
          Es una especie de bucle sin fin; una especie de entrar en “metafísicas” en las que yo por lo menos me termino enredando…
          Pero, sí, en resumidas cuentas. No colocarse uno de guinda del merengue ni de ombligo del mundo.
          Sería lo ideal.

          1. Remedios dice:

            No, no querida Alicia. No solamente es evitable, sino necesario, luchar contra la idea de “que el que más se me parezca haga las cosas como yo pienso”.

            No solamente es evitable, sino necesario, no ya que la humildad que está a años luz de la mente de las gentes actuales, sino que la simple modestia actúe para aceptar nuestras palmarias limitaciones

  4. Martín dice:

    No es que incidan los políticos en nuestro desarrollo neuronal, es que se lo cargan literalmente, lo merman e impiden que este se desarrolle y expanda. La repetición de consignas y promesas, el instamiento al consumo y entretenimiento.

    Si en la dictadura pasada, el fútbol y los toros eran la vía de escape para controlar a un gran numero de la población, hoy son ciertas cadenas televisivas las que se encargan de hacernos saber que es lícito entrar en la vida privada de una persona y ser cómplices de su despellejamiento en público.

    Y me pregunto, que de bueno tiene todo esto para el ser humano, por que el poder tiene tanto interés en potenciar estas actitudes y sin embargo despotencia cosas tan importantes como el Arte.
    A ningún político se le ha escuchado mencionar en sus intervenciones pre-electorales, la palabra ARTE, el alimento espiritual de unos pocos y el alimento espiritual futuro de la humanidad.

    Esta claro que las fuerzas políticas de este país, de cualquier ideología, desde las añejas y aposentadas, hasta las emergentes, deseosas de aposentarse y añejarse, no han contado ni ofrecido al electorado nada nuevo.

    Tengo un amigo que en su día dijo, que España, funcionaría a las mil maravillas si la dirigiera una empresa privada; Y estoy muy de acuerdo con su planteamiento si esa imaginaria empresa solo se dedicase a dirigir la economía y las finanzas y no interviniese en la educación.

    Los niños desde la guardería, están controlados, modelados cual figurita de arcilla y amamantados a los pechos del poder hasta la edad de ocupar un puesto de trabajo, y los viejos que siguen siendo amamantados, controlados y no ya moldeados, sino desfigurados, no por ser viejos, si no por la vida que les ha quedado, ocupando su tiempo en los menesteres que desde las sociedad del consumo y bienestar les instan a realizar. Y todos, pequeños y viejos, aparcados por edades.

    Son, el nacimiento y la muerte, los dos pilares fundamentales e imprescindibles para que cualquier gobierno, tenga en jaque y el poder de toda la sociedad.

    1. Alicia dice:

      Estoy de acuerdo con usted, y con su amigo. Que gobernara una empresa privada. En este país se despotrica mucho contra el capitalismo y contra los empresarios; pero la empresa que funciona bien, por la que sus dirigentes y gestores se esfuerzan por que prospere es la privada.
      Y que se ocupase tan sólo de la economía y las finanzas.
      Haría falta, también, un mínimo de legislación para disuadir a los ciudadanos de sacarnos los ojos los unos a los otros… Pero poquito más.
      Que cuantas más atribuciones se toma el estado “por el bien de sus ciudadanos” más libertades les arrebata a cambio.
      Los viejos. Son tratados como minusválidos o necios a los que hay que organizarles su tiempo “empaquetándolos” en paquetes turísticos y, hala, a bailar a Benidorm.
      Claro, que la culpa la tienen los viejos por haberse doblegado en vez de, con el saber que se supone hubieran debido darles los años, dedicar el último tramo de la vida a algo que haga mejor el mundo que están a dos pasos de dejar.
      En fin…

  5. Remedios dice:

    Creemos ingenuamente que las cosas que pasan no tienen ninguna transcendencia. Pero fíjate como se deforma y deteriora lo importante. La forma de votar que se utiliza en ese espeluznante y deleznable programa llamado “Gran Hermano”, en el que con los votos de los espectadores se expulsa a los que no son como a mi me gusta que sean, o sea como yo, influye en la manera de elegir a nuestros políticos. Por ejemplo…

  6. Gabriel dice:

    Por lo que voy viendo, esta página está hecha para crear opinión, hacer ver a quien lee, nuevas perspectivas y otras maneras de abordar problemas socio-políticos-económicos y alentar a estos a participar con sus opiniones.

    La gente entramos y exponemos nuestras opiniones más o menos acertadas, más o menos lúcidas, otras, más o menos lucidas; las hay, que en su exposición del tema, no se entera ni dios por su rebuscamiento y sintaxis. Las hay que hacen una descripción del asunto de una manera brillante, unas con más o menos conocimiento de causa, otras, hablar por hablar y redundantes. La hay bravas, unas que no se mojan y otras, sin chicha ni limoná.

    Hay gentes que categorizan de tal manera los temas, que parece les vaya la vida en ello. Al final, hacemos lo que nunca se deberíamos hacer, que es, aplaudir la opinión que más resuena con nuestras creencias y gustos.
    Es como la persona que es del PP y solo ve Telemadrid, y la que es del PSOE, la Sexta;
    unos leen el Mundo y otros el País.

    Habrá otra manera donde nos olvidemos de nuestras preferencias y aunando ideas se llegue a mejor puerto?. Creo que se conseguiría, si dejáramos nuestras diferencias y aportáramos lo mejor y sincero que brota de nuestro interior. Vamos, de una manera más anarquista.

    Y cuando digo anarquista, no me refiero a lo que casi todo el mundo piensa que es esta forma de pensar y ser, asociada equivocadamente a desmadre y otras movidas que prefiero no plasmar aquí.

    Anarquismo con mayúsculas, pienso y creo que es, el aunamiento de las fuerzas individuales, donde están implícitas la fuerza física, emocional y mental de cada Ser, con con todo lo que ello implica; Esto es, el apoyar y elevar la idea y gesto más sublime en pos de la Evolución del Ser Humano.

    Saludos y Feliz Nuevo Ciclo

  7. Manu Oquendo dice:

    Feliz año nuevo.

    En la obra de David Bohm, “Totalidad y Orden Implicado” –“Wholeness and Implicate Order” 1980– (un físico de la reducida élite dedicada a la física de la relatividad, la cuántica y cuerdas) se expone la Realidad como la suma de lo Pensado y lo No-Pensado.
    Ni que decir tiene que “Lo Pensado” es infinitesimal en relación con lo No-Pensado.

    De ello Bohm deriva conclusiones relevantes.
    Entre ellas

    Que P (lo pensado) no es NP (lo no pensado)
    Que TODO es o P o NP Que es la Lógica aristotélica y por tanto dentro de un campo limitado en el cual las formas –cosas– se comportan de determinada manera.

    Dice Bohm que………..si en vez de centrarnos en “las cosas” –que realmente son un flujo–nos interesamos por la totalidad no condicionada –el fondo último de todas las cosas– se vienen abajo las reglas enunciadas por Aristóteles en el sentido de que no hay ni siquiera un campo limitado o condiciones bajo las que puedan aplicarse. Y, como adición a las normas aristotélicas, enuncia lo siguiente

    P es NP y………..NP es P. Es decir, Todo es al mismo tiempo Pensado y No Pensado.

    Ambos se mezclan y fluyen uno en el otro de modo recíproco en un proceso no fragmentado y en el cual, en última instancia, ambos son una unidad.

    Si Todo (“la totalidad”) es…. ni P ni NP………. resulta evidente que el Fondo último es Desconocido y por tanto no es posible dividirlo o especificarlo como P ni como NP.

    Lo cual ilustra que Don Manuel Bautista nos lleva, como de costumbre, por senderos poco frecuentados hacia “lo rara vez pensado” lo cual siempre nos ayuda a salir del hoyo de “lo habitualmente pensado”

    Feliz Año.

    PD. El líder político que hemos consagrado como la esperanza de seres humanos que se tienen por rebaño o colmena está académicamente descrito como un personaje psicopático con rasgos enfermizos.

    No es de sorprender que aquellos libros hayan desaparecido de la memoria colectiva…………… y de las librerías.

    “On Human Nature” Edward O. Wilson. 1978 Harvard University Press. Creo que FCE tiene una edición en español de 1983.

  8. Gema. dice:

    Decía Hegel: todo lo Real es Racional, por tanto todo lo Racional es Real…
    esto de “feliz año” era con segundas?-porque entre el Bohm, Aristoteles, el P-NP, la realidad- totalidad, lo conocido desconocido…vaya dolor de cabeza!!-
    No aludo al artículo, me sobrepasa la política y sus “representantes”..Van a lo que van..está claro!!- alguien duda?-..
    La vertiente filosófica religiosa..no está mal..
    conviene poner más corazón y bondad en este mundo, porque en el avance de la Guerra..y sus nefastos líderes, cuyos ejemplos..no sirven de NADA, no a mí al menos, un..día- apenas, podremos Pensar, que el derecho a Vivir de “otra manera”..no sólo se Tiene, también se Ejerce. Buenas tardes.

  9. Gema. dice:

    Se ruega no tomar a mal mi comentario, la vertiente religiosa filosófica mola un web, perdón, es estupenda..
    pero, que después del Empacho navideño, meterse esta empanada filosófica..aunque esté interesante, hombre!! Algo cuesta;
    Un saludo…hasta otra qualquier vez.

  10. Ariel dice:

    Hola a todos,
    Escribo en un tablet asi q me disculpo de antemano por los posibles errores.
    El articulo, muy bueno, nos invita a evaluar la posibilidad de que existan maneras de organizar la sociedad que de momento nos parezcan irreales. No es un secreto q nos han encerrado en una jaula intelectual desde la escuela y q los medios de comunicacion no hqcen sino reforzar los barrotes por activa o por pasiva. Ya sea infligiendo el panico ante cambios u omitiendo opiniones incomodas.
    Una de las grandes barreras que nos queda por superar es el pensar que las fuerzas politicas llevanen si mismas la capacidad del cambio. Si miramos la historia de la humanidad con detenimiento y sin ides preconcebidas afectando nuestro analisis veremos que solamente hay una fuerza capaz de revertrel orden establecido, y est es el, desarrollo tecnologico. Ninguna voluntad politica, corriente filosofica o religion ha podido nacer, crecer o expandirse sin el necesario marco material. Desde el simple punto en que para sentarse a pensar en como funciona el mundo es necesario tener tiempo ptara ello. Todos los cambios operados en la sociedad han sido el resultado de avances tecnologicos: la agricultura, la metalurgia, la manufactura, la imprenta, la electronica y, justo ahora, la era digital. La historia de la humanidad no es la historia de sus guerras sino la historia de sus conquistas tecnologicas. Las guerras las gana quien desarrolla mejores armas y medios. Pero el adoctrinamiento del que somos victimas en la educacion nos hace obviar tal cosa.
    Por ultimo recordar q las condiciones materiales de hoy nos permiten un mundo sin politicos. Pensar encualquier otra cosa nos es mas que patalear dentro de la jaula. Educacion relevante, responsabilidad idividual y colectiva, mnejo cientifico de los recursosy la satisfaccion de las necesidades basicas de todos los seres humanos para que todos nos podamos implicat enel desarrollo tecnoloico es el futuro de la humanidad. A estas alturas del juego pensar en capitalismo vs. Comunismo es una tonteria ya q ambos tienen mas en comhn q de diferente. Os recomendo aue busqueis a Jacques Fresco y escucheis sus charlas.

    Saludos a todos!

  11. O'Farrill dice:

    Estimado Ariel: dices que escribes en una “tablet” (en una pizarra electrónica para enterarnos) y supongo por ello que eres un amante de la tecnología, tal como dices en tu comentario. Hace ya tiempo se celebraban unas jornadas sobre “ciberpolítica” con amplia representación de “creyentes” en el dogma tecnológico ya que aseguraban que eso era libertad. Yo les previene de tal entusiasmo haciéndoles ver que no sólo eran un control añadido sobre las personas, sino que además nos lo hacían comprar con una publicidad nada inocente. Al poco tiempo se descubrió el espionaje de los teléfonos de los líderes europeos por parte de las agencias de seguridad americanas.Por ello, en esta etapa de desmitificaciones que por fin hemos comenzado, quizá sería conveniente madurar un poco y revisar las manipulaciones interesadas y las enormes burbujas sin contenido que nos han ido vendiendo. Bueno está reconocer su utilidad indudable en muchos casos; malo (porque es dependencia negativa) suponer que es la única forma de vivir. Por otra parte coincido contigo en que los viejos conceptos ideológicos están siendo superados, pero no por la tecnología, sino por nuestra propia evolución como seres humanos. Un saludo.

    1. ariel dice:

      Estimado O’Farril: Antes que nada aclarar, estaba tecleando en una pizarra electronica (o como quieras llamarle) porque ahi fue donde me pillo la lectura del articulo. No responde a mi amor por la tecnologia o no. Unas cuantas reflexiones para con tus temores acerca de la tecnologia. En priumer lugar la tecnologia no es ni buena ni mala. simplemente se desarrolla gracias a la inventiva de los seres humanos. La percepcion que se tiene de la misma depende del uso que se le de y por ende de lo responsables que seamos al utilizarla. recuerda que las computadoras por si solas no harian nada, son los seres humanos quienes las programan y ejecutan. Yo no se a que te refieres con el control anyadido porque este control no lo hace la tecnologia, el control lo ejercen los seres humanos. asi que tienes que empezar a diferenciar entre tecnologia y uso (o abuso) de la tecnologia. La historia de los terminators y demas cuestiones de ciencia ficcion es asunto de Hollywood y de los escritores de ciencia ficcion (por cierto me encantan P.K. Dick, R. Bradbury y K. Vonnegut).
      Volvamos al tema. Los historiadores, en general, tienden a obviar que sin el desarrollo de las condiciones materiales la sociedad no hubiese evolucionado mucho. y me explico en ejemplos: La agricultura permitio asentarse y formar ciudades. La metalurgia permitio construir armas y fundar imperios, la imprenta permitio la ilustracion y la difusion de ideas, la electricidad trajo consigo el mundo contemporaneo y la era digital, sumado a la impresion en 3D y algunas otras tecnologias, estan configurando hoy mismo el mundo del manyana.
      Pensar que los seres humanos evolucionan porque si, porque hay una voluntad innata en ellos de hacerlo o por cualquier otro principio determinista es un error de nuestra educacion. si la electricidad se hubiese descubierto y empezado a utilizar hace 5 siglos, hoy estariamos a otra cosa mariposa. en todos los ejemplos negativos que pones, se evidencia que aun confundes tecnologia con quien la usa. si alguien inventa el email y vienen algunos para espiar en tu buzon, creeme que no es nada nuevo. antes se abrian cartas o te mandaban un espia a tu casa. hoy ya no hace falta como mismo no hace falta que vayas a una tienda fisica para comprarte lo que quieras. es la misma tecnologia con dos usos diferentes.
      por otro lado, hay una cosa de la que no hable mucho en mi entrada anterior y es el sistema financiero. El dinero ya no cumple el rol social con el que fue creado. este era, nada mas y nada menos, que regular la escasez de bienes y servicios y permitir la acaparacion por parte de los sectores pudientes (es mas facil guardar oro que tomates en una caja fuere, verdad?) sin que se perdieran las propiedades de los productos o servicios y, ademas, para equiparar trabajos diversos los cuales no tendrian otra forma de ser equiparados. Hoy en dia, gracias al desarrollo tecnologico, hemos eliminado de manera tecnica la escasez en el mundo. para hacerlo de forma practica se necesita una educacion relevante que permita a los seres humanos entender que vivimos ya en un mundo donde no deberian existir personas muriendo de hambre o sin poder satisfacer sus necesidades basicas.
      Volviendo al sistema financiero, este ha pasado de ser un impulsor del desarrollo (permitiendole a personas con holgura economica desempenyar otras tareas como la ciencia y la investigacion, que casualidad que los cientificos provenian familias pudientes o tenian un mecenas) a convertirse en un obstaculo. si nos organizasemos mejor, de una manera eficiente, donde una educacion relevante (estudiar catecismo no ayuda mucho) y las necesidades materiales basicas de cada individuo estuviesen cubiertas, creeme que ninguno de los problemas que tenemos hoy en dia subsistirian. Una administracion politica de la sociedad y los recursos es un elemento del pasado que hoy por hoy debemos dejar atras para entrar en la nueva era de la humanidad. Esta sera, sin lugar a dudas, una socciedad post-capitalista que permita a todas las personas expresar su potencial y contribuir asi al desarrollo armonico de la humanidad. no se si la veremos, pero solo hay dos salidas: un nuevo modelo de sociedad o la extincion.
      en cuanto a los politicos, he visto mucho y de muchos colores, pero ninguno esta preparado para dirigir un pais porque nadie lo esta. hay muchas decisiones que se toman “politicamente” en lugar de cientificamente. y eso solo crea mas problemas. bueno me estoy extendiendo demasiado, asi que lo dejo aqui pero si queires debatir mas responde aqui y podemos intercambiar informacion. saludos…

      1. O'Farrill dice:

        Muchas gracias Ariel por tu amable comentario con el que coincido en el sentido de que somos los seres humanos los únicos responsables del uso de los avances científicos o tecnológicos. Evidentemente no culpo a la “tecnología” sino a la forma en que se nos impone y a la forma en que se ha creado un mito con respecto a la misma. Por algún sitio creo decir que es una herramienta muy útil, como lo es el átomo. La cuestión es quien la maneja y para qué se maneja. Podemos crear energía nuclear, pero también podemos utilizarla para destruir. Las armas son “tecnología” puestas al servicio del orden en unos casos, pero desgraciadamente en los más, son la causa de las guerras y conflictos que sólo producen sufrimiento y dolor. Por eso las cautelas lógicas hacia los avances en este sentido. A estas alturas seguimos siendo incapaces de resolver los problemas primarios: hambre, enfermedad, miseria y genocidios de poblaciones en gran parte del planeta. Eso que se resuelve con agricultura, agua potable, techos donde cobijarse de la intemperie, sanidad, educación y, sobre todo, respeto mutuo. Por eso, mucho cuidado con lo que nos venden como progreso, porque no sabemos donde nos quieren llevar. En cuanto a la supuesta “ficción” de algunas de estas cuestiones ya sabes que, muchas veces la realidad la supera. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies