La mujer del futuro

Antes de escuchar este programa te recomendamos que escuches primero el programa número 15, en el que hemos hecho un acercamiento al feminismo desde un punto de vista femenino.

Continuamos ahora en Otras Políticas, queriendo hacer un ejercicio de conformar un «Modelo de Mujer», es decir, que aspectos esenciales deberían contener los modelos referenciales sobre la mujer para una forma de contemplarla, entenderla y desarrollarla de manera más íntegra, completa y satisfactoria para ella misma, para los demás y para la sociedad en su conjunto.

Para lo cual hemos vuelto a invitar a:

Patricia Elias, psicoterapeuta psicoanalítica, 

Rocío Osuna, Actriz de la compañía Tribueñe  

Candela Perez, estudiantede  filosofía y musicología.

Y también ha vuelto Carlos Peiró.

Ir a descargar

3 comentarios

3 Respuestas a “La mujer del futuro”

  1. Manu Oquendo dice:

    Me ha asombrado que el tema fundamental de la discusión haya estado relacionado con el sexo, las relaciones en torno al sexo y las arcaicas dinámicas de la «posesión». Entre Adler y Freud vamos buenos. Sobre todo si no hemos hecho una lectura profunda de Maslow.

    Pero, vamos a ver, ¿el tema del podcast no era «La Mujer del Futuro»?¿Qué tiene que ver el sexo sobre la razón de ser y realizarnos como «personas» más allá de ser otra más de nuestras «circunstancias»? ¿Qué lavado de cerebro se ha hecho sobre las mujeres jóvenes que el 95% de una conversación de personas muy educadas se refiere al sexo y sus estereotipos y roles como el centro de sus preocupaciones vitales?

    Tengo la sensación de que las madres y abuelas de las señoras de este panel tenían arquetipos sociales que les proporcionaban más seguridad en si mismas, menos temores y una visión más clara de su papel y sus responsabilidades en la vida y su trascendencia.
    De hecho, un servidor que no cumplirá 70 años otra vez, recuerda perfectamente la cara que pondrían su madre y sus abuelas al escuchar el tamaño del sesgo vital que se ha imbuido a estas generaciones.
    Tal parece que esta juventud aspira a llegar a la amplitud del espectro vital que tuvieron y realizaron mis abuelas y mi madre sin plantearse nada raro. Hablando en plata, hubo abuelas que dirigieron sus organizaciones empresariales y educativas, sus familias y su vida de esposas. Siempre fueron lo más respetado de sus familias. Han muerto ya hace mucho y lo siguen siendo. Nunca se plantearon un conflicto por ello con sus hombres, etc, etc.
    Menudo lavado de cerebro que se les ha propinado a los jóvenes.
    Y menudo daño deliberado que se nos ha hecho como civilización. Asusta ver que las mujeres occidentales, la parte más importante de la especie y de nuestra civilización, están así de desnortadas.

    Mi hija, «pushing fifty», inmersa en el abanico completo de trabajo empresarial, hijos, casa, esposa, hobbies personales, etc. suele decirnos a su madre y a mi: «Nos habéis estafado. Esta vida que se nos ha vendido como progreso es un gran timo. Mamá, las abuelas y las bisabuelas nos dieron sopas con honda, vivieron mucho mejor que nosotras y con mucho más tiempo para ellas.» Esto último del tiempo, garantizo que no es cierto pero me lo callo.

    Si, por otra parte, tenemos en cuenta los esfuerzos de destrucción que sobre nuestra sociedad se vienen ejerciendo desde hace unos 50 años, quizás no debería de sorprenderme más allá de comprobar que dichos esfuerzos han tenido más éxito de lo que uno esperaba.

    Estoy de acuerdo con mi hija: nos hemos dejado estafar.

    Saludos y gracias

  2. O'farrill dice:

    Tengo que reconocer que me ha sorprendido el título: «La mujer del futuro»…. ¿de qué futuro hablamos? El futuro es mañana y probablemente pasado aunque yo no apostaría por el «futuro» de más allá de tres meses.
    El título me ha parecido como de «cómic» de ciencia ficción, esa que leíamos en nuestra juventud y que manifestaba una gran capacidad de fantasear y entretener. Al lado de los Flash Gordon, Superman o Batman, siempre hay una mujer…. ¿del futuro o con los mismos temas de siempre?
    Si se trata de «empoderarlas» frente a los hombres hay que tener en cuenta que será un empoderamiento impostado, ajeno a la justicia muchas veces y a los princios de «igualdad» constitucionales. El propio gobierno estaría actuando inconstitucionalmente al calificarse de «feminista» lo que supone la pérdida de la neutralidad e imparcialidad exigible a todo gobierno. Lo mismo en cuanto a los demás «poderes» que emanan de una soberanía nacional donde están presentes hombres y mujeres sin distinción (artº 14 de la C.E.).
    Si se trata del papel que tendría la mujer en una sociedad futura, podemos jugar a adivinar pero en ningún caso dejarnos llevar por las agendas infantiles (cartas a los Reyes Magos, cuando no simples cortinas de humo) que van creando adiciones nocivas, tendríamos en primer lugar la Biología: nacimiento, reproducción y muerte que acompaña a todos los seres vivos (a los «zombis» ya muertos es distinto). En cuanto a su parte espiritual (el alma) seguirá dotada de sentimientos naturales entre los que destacarán el amor/odio, tal como ocurre con el resto de los humanos. En lo que se refiere a sus actividades profesionales o laborales, dependerá de lo que ofrezca el mercado de trabajo y su libre decisión. En lo que respecta a aficiones y actividades lúdicas, el catálogo es amplio y de igual forma sometido a lo que cada cual prefiera al igual que los hombres.
    A lo largo de la Historia ha habido grandes mujeres igual que grandes hombres porque eso pertenece a los talentos y capacidades, pero sobre todo al deseo de construcción personal de cada cual.
    Lo que no cuela es la utilización grosera política de una parte de la sociedad con motivos electorales, presentándolas como estúpidas y débiles frente al varón. Todas las que he conocido (que son bastantes) han demostrado lo contrario: más inteligentes, más sensibles, más capaces y mucho más resistentes (el que resiste gana) que la mayor parte de los varones. Por eso han dominado siempre con astucia y habilidad a los hombres, les han superado en muchos aspectos y los han amado cuando son más vulnerables (más dependientes de ellas) Han conseguido lo que se han propuesto sin que nadie se percate de la mano real que ha mecido la cuna a lo largo de la Historia.
    En cuanto a la cuestión de su interés por el sexo o por la filatelia, me parece intrascendente.
    Un saludo.

  3. Ágamo dice:

    Pues vaya.

    Yo les recomiendo encarecidamente leer sobre Agamia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies