“Para crear algo nuevo, es necesario cuestionar todo lo anterior.”

Estas palabras, atribuidas a la diseñadora y arquitecta irlandesa Eileen Gray, bien podrían ser el punto de partida de este nuevo año 2017, ante las tendencias a mantener y santificar todo lo anterior o actualizarlo conforme a las necesidades impuestas por la globalización y los nuevos modelos de vida en todo el mundo.

A lo largo de 2016 hemos visto como siguen derrumbándose los paradigmas de otras épocas y otras gentes, anclados aún en la supuesta seguridad que ofrecen: desde los vetustos y respetables textos constitucionales de origen liberal (pero transformados en textos de pensamiento único), hasta las estructuras institucionales que ya no dan respuesta a los problemas que presenta un futuro incierto para la Humanidad.

Las construcciones clásicas van cediendo paso a las “propuestas” emergentes en diferentes ámbitos sociales, sobre todo en la cultura masificada, donde el predominio de las dependencias tecnológicas tiene ya carácter casi universal. Si nos damos cuenta, en muchos pueblos todavía estancados en lo que se entiende como “primitivo”, existen las comunicaciones móviles y audiovisuales a pesar de la miseria, la pobreza, el hambre y la enfermedad. La desigualdad existe cada vez más agudizada por esa falsa imagen de las tecnologías al servicio de las sociedades, donde quien gana son siempre los mismos. Mientras tanto, solo con las cosechas potenciales de un país como Uganda, se podría alimentar a todo el continente, según los expertos.

Los movimientos de grandes masas de población por unos u otros motivos se han hecho habituales, así como el mestizaje cultural nacido solo de artilugios como móviles, tabletas, consolas, etcétera, que “uniformizan” a las nuevas (y no tan nuevas) generaciones. Las distintas versiones de los primeros, con sus muchas -y a veces inútiles- aplicaciones, aparecen indefectiblemente en las manos de una amplia mayoría de usuarios, hasta formar parte de su cuerpo como una prolongación. Unas manos que se van tornando cada vez menos eficaces en la realización de las tareas y oficios anteriores y, como resultado, la soberanía de las neuronas parece transferirse a la soberanía de los “chips”.

Las ideologías políticas históricas solo quedan para explicar lo que ha sido un motivo más de enfrentamientos entre los seres humanos, donde en el fondo se enmascaraban simples ambiciones de poder. En consecuencia, los mensajes derivados de las mismas, así como sus organizaciones, han quedado obsoletos, como demuestra el rechazo general que provocan ya los términos “derechas” o “izquierdas” en la mayor parte de los países del mundo. El apoyo a los partidos políticos se mide en puro “clientelismo”, comprado desde los presupuestos públicos y la corrupción. La abstención o el rechazo frontal de la mayor parte de la población a una política pervertida  es un hecho incuestionable y ya sólo se espera de los gobernantes que “gobiernen” mucho menos.

Las creencias y religiones en general presentan el mismo panorama, por mucho que se las intente involucrar en conflictos bélicos cual nuevas cruzadas. Las personas empiezan a preguntarse demasiadas cosas sobre qué son y para qué están en el mundo, fuera de las explicaciones convencionales que desde púlpitos de todo el mundo reciban. En todo caso corresponden a la intimidad de cada uno y no deben ser moneda de cambio o menos aún pretextos políticos.

La formación personal o lo que conocemos como “educación” está resultando ser más compleja de lo que una regulación administrativa pueda establecer. Las materias clásicas, que conformaban la base sobre la que construir nuestra propia vida, han sido arrojadas a la basura para imponer unos modelos mucho más prácticos, al servicio de las grandes corporaciones e intereses. Aquellas preparaciones, de maestro a aprendiz, para el ejercicio de actividades profesionales han sido barridas de un plumazo y sustituidas por otras (o ningunas) adocenadas y banales.

Las enfermedades comunes han dado paso a otro tipo de problemas psíquicos y físicos en lo que se conoce como “mundo civilizado”, cuyo diagnóstico resulta complicado y que, muchas veces, lo que provocan es una proliferación de gente medicamentada o intervenida sin ninguna justificación razonable. El mundo de la sanidad es un mundo de consumo más y, por tanto, no obedece a pautas humanísticas sino a pautas económicas (por cierto, cada vez más inciertas en sus pronósticos y realidades) cuestionables.

Por último y para no hacer más extenso este repaso de donde estamos, hemos tenido que fabricar “enemigos” que justifiquen la proliferación y venta de armas en todo el mundo. El negocio es lo primero. En lugar de orientar la investigación  a mejorar las condiciones de nuestra vida y la de nuestros semejantes, nos empeñamos en mantener los enfrentamientos de cualquier tipo basados sólo en modelos arcaicos, como los “imperios” o la lucha de géneros. Es la “industria de la política” que muy bien calificaban hace un par de días los periodistas Javier Benegas y Juan M. Blanco (Vozpópuli) en un formidable artículo.

Ante este panorama y de cara al presente año la pregunta es: ¿qué le espera a esta sociedad mundial, más allá de vivir en el miedo y el sometimiento? La obvia respuesta sería: la resignación y la aceptación de esclavitud derivada de su falta de coraje y de su exceso de comodidad. Un mundo “orwelliano” tutelado por quienes se han erigido en “poderes” de todo tipo; por los que han sabido aprovechar la dejación de los demás para establecer sus propios intereses.

Otra cuestión sería si, con todo lo ocurrido hasta el momento, es capaz de generar nuevos impulsos de construcción social diferente. Sobre todo en los que tienen una mayor preparación y capacidad para colocar las primeras piedras de otros edificios más acordes con las aspiraciones humanas. Generosidad, altruismo y honestidad son los valores a recuperar en un mundo podrido, abocado a sufrir en sus gentes quizás la simple supervivencia. No es un trabajo fácil ni cómodo. Al contrario. Es un trabajo para “aguafiestas” responsables que prefieran vivir la verdad a la hipocresía. En esa verdad estará su libertad verdadera. Hay que ponerse manos a la obra. ¡Ojalá seamos capaces de hacer realidad esos buenos propósitos anuales a partir de 2017!

 

 

16 comentarios

16 Respuestas a “¡Manos a la obra!”

  1. EB dice:

    Aunque me gustaría crea muchas cosas, no voy a cuestionar todo (algo absurdo) y mucho menos su post que francamente me decepciona no por su pesimismo sino por su falta de argumentos. Le recomiendo leer esta columna de hoy jueves 5

    http://www.usatoday.com/story/opinion/2017/01/05/gentry-liberals-trump-college-campuses-elite-glenn-reynolds-column/96155458/

    Se refiere sólo a EEUU pero en realidad fácilmente se puede extender a España y otros países europeos. En el caso español, el lamento porque no ha habido “cambios profundos” luego de la crisis de 2008-2011 marca a todos los socialdemócratas (el equivalente a los gentry liberals de EEUU) porque han sido desplazados del poder y si este desplazamiento ha sido menos melodramático que en EEUU es sólo porque España es un país de viejos. Conozco muchos que en EEUU y otros países se sienten parte de los gentry liberals y hoy me causan risa (aunque me lo tengo que aguantar porque esos muchos incluyen parientes muy cercanos).

    1. Juan Laguna dice:

      Estimado EB, lamento la falta de argumentos que encuentra en mis reflexiones y que éstas le parezcan “pesimistas”. Lo siento y espero que, en otra ocasión, pueda haber más sintonía. En todo caso le agradezco su comentario que, como siempre, mejora mi modesta aportación personal a este blog.

  2. Loli dice:

    Es posible que España se esté convirtiendo en un “país de viejos”.

    El tema es que, no solo España, Europa entera se está convirtiendo en un lugar de personas envejecidas y miedosas, aunque tengan veinte años.

    EEUU, es un país de “gente joven”….pero puede estar acelerando su proceso de “envejecimiento”, en el momento en que perciba que “tiene mucho que perder” en su línea de “bienestar”, y eso es algo que hace tiempo viene sospechando, y todas sus políticas desde el marco económico, se han venido desplegando, parece, en base a bloquear procesos que les pudiese hacer “sombra” en ese aspecto, como por ejemplo el proyecto de “Unión Europea”, y de la moneda única de esa “Unión”.

    La supervivencia, en los “países desarrollados”, va unida, como concepto, a un mínimo de “comodidades”, sin las cuales no reconocemos, parece, existan unas condiciones “mínimas” para la “existencia”.

    Además, esos márgenes, esas condiciones de bienestar básicas demandadas, suelen estar delimitadas por parámetros distintos según el nivel de riqueza o posibilidades de crearla de cada país, que establecen unos criterios mínimos e incuestionables para definir su propio “status de supervivencia”.

    Curiosamente, en esos niveles o proyectos de riqueza, el arte y la cultura están supeditados a la prosperidad económica, y nunca se contemplan como “necesidades básicas”.

    ¿Cómo pueden, los seres humanos, las personas, las gentes que viven y se desarrollan en un determinado modelo social, no envejecer rápidamente, si la sensibilidad, las fuentes que alimentan la capacidad sensorial, sensitiva y emocional del hombre, se “secan”?.

  3. Manu Oquendo dice:

    Como tantos pensadores hoy proscritos por el sistema, Arnold Toynbee también dedica unas páginas de su ingente obra a estudiar el declive y el colapso de las civilizaciones.

    Es un declive lento, de siglos, pero antes o después parece que llega a todas porque todas caen en la misma problemática derivada, en último análisis, de las rigideces impuestas por los “Modos del Poder” que adoptan para regirse.

    La obra en cuestión son los doce o trece volúmenes titulados “Un tratado sobre la historia” o “A study of history”.

    La Wiki trae una explicación superficial pero aceptable.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Estudio_de_la_Historia_(Arnold_J._Toynbee)

    Una de las claves, para Toynbee, es que exista algo parecido a lo que mueve al Sr. Laguna a escribir su artículo: Las Minorías Creativas.

    Solo se puede ser creativo en libertad y todos vemos que nuestro sistema cada vez da menos, la restringe más, controla como un paranoico patético y se mueve en el sentido del Despotismo Agónico que caracteriza las etapas previas al colapso.

    Las sociedades democráticas, si de verdad son libres, tienen alguna posibilidad de evitarlo porque, al ser libres, es más fácil que en ellas surjan dichas vanguardias y sean aceptadas.
    Lo normal es que evolucionen hacia el totalitarismo porque totalitaria es la Regla Ciega de las Mayorías. Niega la libertad de las Minorías y terminan en el Despotismo Democrático que predijo acertadamente Tocqueville.

    Más allá de la Wiki les invito a hacerse con la versión resumida de la obra, 2 Volúmenes, y a leerla despacio porque es muy instructiva en muchos sentidos. Especialmente beneficiosa para quienes a lo largo de la vida hemos tenido poco contacto con buenos libros de historia.

    Precisamente anoche leía por la página 246 del primer volumen en su versión original lo siguiente traducido con lealtad.

    “Cuando en la historia una Minoría Creativa degenera en Minoría Dominante que intenta retener coactivamente una posición que ha dejado de merecer, este cambio…………………..produce la secesión de la mayoría empobrecida que deja de considerar como ejemplar e imitable a dicha minoría para revolverse contra su servidumbre”.

    El paralelismo con lo que hoy está sucediendo en la Civilización Occidental es escalofriante.

    Especialmente en una Europa que va de forma acelerada y bajo el manto engañoso del “buenismo” hacia un Sistema Social Sovietizado (SSS).

    Un estado policial que está destrozando cualquier posibilidad de libertad individual sin la cual nunca podrán surgir ni florecer verdaderas Minorías Creativas.

    Lo que surge, como estamos viendo, son Minorías que solo aspiran a detentar el poder total que el sistema ha ido construyendo. Algunos ni siquiera disimulan sus ansias totalitarias.
    Se ser humano solo es humano si es libre.

    Como vengo dando la tabarra con estos temas del Poder, del Control Paranoico y de la Ley de Ashby, espero comprendan que esta lectura de Toynbee me reafirme en que estamos andando por el buen camino.

    Saludos y enhorabuena por seguir pensando de modo libre y creativo.

    1. EB dice:

      Hola Manu, aprecio su intento de recurrir a “autoridades intelectuales” para explicar qué está pasando pero francamente no creo que Toynbee u otro ayude en algo. Vivimos en un mundo que ha cambiado mucho en poco tiempo –peor en nuestro tiempo, a vista nuestra– y por mucho que busquemos en bibliotecas y museos no vamos a encontrar allí las respuestas (con suerte y habilidad quizás encontremos algunas pistas). Peor, la confusión ha despertado a los monstruos que tratan de aprovechar el momento y simultáneamente escuchamos el ruido de un coro inmenso de lamentos que nada aporta. Se hace muy difícil luchar contra los monstruos cuando se está confundido y frustrado.

  4. Manu Oquendo dice:

    No le falta razón, estimado EB.

    Tampoco estamos sobrados de autoridades intelectuales y, por tanto, cuando alguien se sale de la normalidad, como creo que es el caso del análisis histórico de Toynbee, tampoco está de mas recordar algunas de sus ideas en momentos parecidos.

    Ciertamente en otras circunstancias pero que no dejan de guardar algún paralelismo con la situación actual.

    Lo que encuentro interesante es que no solo se trata de Toynbee sino que desde ingenieros como Wiener o Beer, neurólogos como Ashby o Trotter, sociólogos actuales como Rodrik, historiadores como James o incluso Hobsbawm y antropólogos sociales como Tainter u Olson coinciden en líneas generales en que lo que estamos observando con tanta preocupación era predecible y sus causas identificables a pesar de ser casi imposible evitarlas.

    En este momento mi conclusión es que no se puede influir en el curso de los acontecimientos desde los mecanismos sociales habituales sino que hay que hacerlo desde la base ciudadana y en eso estamos trabajando. En formar estados de opinión algo más independientes de lo que resulta con los oligopolios mediáticos. No es mucho, pero es algo y resulta en este momento factible.

    Por cierto, esta tarde he escuchado a Trump en directo y me ha causado una impresión muy diferente de la que nos transmiten los medios. El grado de distorsión que se imprime al discurso de este hombre es tremendo.
    ¿Lo ha escuchado usted?
    Un saludo

    1. EB dice:

      No, no escucho discursos políticos; a veces los leo. Aunque pienso que Trump ha sido maltratado grotescamente por progresistas y otros enemigos, comparto muy poco de lo que ha estado diciendo y me reservo un juicio sobre él hasta ver qué hace (recuerde que no puede hacer “lo que él quiere” porque necesita trabajar con congresistas republicanos, varios de los cuales son enemigos de él, comenzando por McCain). En todo caso, sí se debería estar juzgando a Obama por lo que ha hecho y no por sus intenciones como pretenden algunos progresistas (son los mismos que aplaudieron el Premio Nobel por su promesa de paz). Ninguno de estos progresistas habla de cómo el Partido Republicano barrió con Obama, evidencia clara de su fracaso (pocos españoles se deben haber enterado de que el triunfo de Trump fue acompañado de un triunfo amplio del Partido Republicano y eso a pesar de que la mayoría de los puestos de senadores que se renovaron estaban en manos de republicanos, algo muy distinto de lo que ocurrirá en la renovación parcial de noviembre 2019).

      Me alegro que usted se informe a través de medios de EEUU porque los medios españoles causan risa.

      1. EB dice:

        Hoy el mejor espectáculo es ver a tantos progresistas llorando, revolcados en su podredumbre. No pensé primero que Trump ganaría la elección y segundo que llegaría en pié al viernes 20 porque sus enemigos están y siguen estando bien financiados (Soros y otros aportan mucho a ese financiamiento) y además están bien metidos en la burocracia del gobierno federal (como lo atestiguan el Departamento de Justicia, FBI y CIA) y nunca les ha faltado la voluntad de jugar sucio e incluso recurrir a amenazas de violencia (todavía lo siguen haciendo y prometen que el viernes 20 harán mucho ruido y que Trump no podrá gobernar tranquilo). Pero son cobardes y patéticos y la juventud no los acompaña (aunque los jóvenes no apoyen a Trump tampoco apoyan a los Obama, los Clinton u otros y no se jugarán por ellos). En todo caso, siguen estirando la cuerda y quizás se rompa: la historia nos enseña que cuánto más idiotas, mayor probabilidad de que lo logren.

        Mientras tanto El País y otros medios españoles serviles al socialismo, desde el democrático al genocida, siguen contando las hazañas de Obama, insultando a Trump y especialmente riéndose de todos los españoles que los toman en serio.

  5. Loli dice:

    Leo, en alguna parte, que de cada estudioso se espera que aporte una “novedad”.

    No solo repeticiones de otros, aunque se les atribuya sabiduría, no solo la argumentación de respuestas ya establecidas por otros, o inclusive por uno mismo, pero sin cambiar sustancialmente nada del contenido:….ser capaz de aportar una “idea nueva”.

    Es un reto precioso y creo que necesario….

    Estimado EB….no seamos tan cansinos en nuestros “calificativos”, por favor….que no es nada “original”, y sí …agotador en su lectura, la reiteración continuada de una determinada adjetivación, referida, además casi siempre, a los mismos actores y los mismos escenarios.

    Creo, de verdad, que resta, finalmente, intencionalidad de lectura, en otros comentarios, donde sí es capaz de aportar más novedades de su, parece, dilatada experiencia.

    1. EB dice:

      Loli, de igual manera que hoy celebro el menor recurso a la violencia en la política, lamento el mayor recurso a la mentira y la hipocresía. Algunos crecimos en tiempos de guerras calientes y frías contra quienes incitaban abiertamente a la violencia para tomar y gozar el poder para beneficio personal y tribal y hoy vemos que los herederos de nuestros enemigos de antes recurren a la mentira y la hipocresía para conseguir lo que antes no pudieron. Sí, nos alegramos de sus derrotas pero sabemos que volverán una y mil veces porque el botín es grande y por lo tanto hay que denunciarlos continuamente.

      La guerra contra nuestros enemigos de siempre no significa ignorar cuánto mejor podrían y deberían ser nuestras “sociedades” y “organizaciones”, y más importante cuánto mejor podríamos y deberíamos ser cada uno de nosotros. Pero ese potencial jamás podrá desarrollarse si nos dejamos engañar y acobardar por quiénes dicen saberlo todo y estar dispuestos a sacrificarse por nosotros si les entregamos nuestra libertad. Ya no nos engañan con promesas de paraísos terrenales y celestiales, hoy nos quieren engañar con promesas de protección contra peligros terminales porque saben de nuestro temor a la muerte y la miseria. Este cambio de estrategia no se debe sólo al fracaso de los genocidas del cambio durante el siglo 20 sino también al cambio demográfico donde los viejos somos parte importante en relación a los jóvenes. Guste o no, este es el mundo en que vivimos y en que o nos callamos o peleamos. Y si uno decide pelear, mejor que sepa contra quiénes está peleando y qué se requiere para ganar.

      No sorprende que los europeos en general, y los españoles en particular, quieran ignorar su propia historia de siglos de violencia y el alto precio pagado para disfrutar de la poca libertad que hoy tienen. No sorprende porque las amenazas de quienes ambicionan poder siempre se han reconocido tarde, hoy más por los miedos de los viejos. Pero no tenga dudas sobre quiénes son los que siguen limitando su libertad. En todo caso, si usted prefiere vivir sumisa nada puedo y quiero hacer por liberarla y sólo me queda desearle que disfrute su situación. Lamento haberla molestado con mis calificativos reiterados.

      1. EB dice:

        Loli, si su situación lo permite, prepárese para una semana muy movida. Los progres no han renunciado a la violencia y ya hoy se están movilizando para atacar la inauguración de Trump este viernes 20. No son demócratas que aceptan el Estado de Derecho, son los mismos falsos de siempre listos para recurrir a la violencia cuando no pueden acceder al poder a través del sistema vigente. Pero sus amenazas no quedarán sin respuesta y ojalá que sea una respuesta contundente, acorde a sus amenazas.

        1. Loli dice:

          Si mal no recuerdo, en el transcurso de las pasadas elecciones en EEUU, el actual presidente electo, reiteró, cuando las encuestas daba todavía ventaja a Hillary Clinton, que no admitiría el resultado de los comicios si no le eran favorables.

          Parece que de ninguna manera, se tenga, en general, aún claro, cuáles son las características que deberían presidir el concepto “democracia” y “demócrata”, todavía y a estas alturas del tiempo que, como modelo, lleva funcionando en los gobiernos del “mundo desarrollado”.

          A lo mejor, porque, esa educación profunda, que debería ser consecuencia de ese forma de organización social, no se lleva a cabo, y se limita a términos de supervivencia….en el sentido de mantener los niveles que pensamos son los más aseguradores de un más o menos “bienestar”, sin tener en cuenta que cualquier modelo social, es solamente una plataforma, en mi opinión, hacia formas que vayan siendo capaces de conformar entornos más favorecedores de impulsos de desarrollo integral, y global, del hombre.

          Quizás, por eso, entonces, el término “demócrata”, cogido con hilos y oscilante como un “péndulo”, cambie tanto en los criterios que deberían definirlo…. según sople “el viento” .

          Así, por ese lado, no sé lo que debiera inquietarme más, Sr. EB, si lo que Ud. augura para, ya esta semana, al otro lado del océano, o las apocalípticas previsiones de “frío polar” emanadas de todos los medios de comunicación en esta tierra.

          Porque, la verdad, así como, ya casi no me llega a sorprender que uno sea demócrata un día, al siguiente ya no, y luego resulta que sí, sin casi despeinarse, estoy empezando a acostumbrarme a que este planeta se esté calentando irremisiblemente, mientras retomo toda la ropa de más abrigo que encuentro en el armario.

          Y eso sí, pienso en mi tremenda candidez de cuando era niña, y salir a la calle, en invierno, como ahora, y buscar enseguida los charcos helados para ir a romperlos, era sumamente divertido, sin tener en cuenta de que, al parecer, que en esa época del año hiciera frío y las temperaturas se colocaran por debajo del cero…..no era normal.

          Un saludo

          1. O'farrill dice:

            Estimada Loli: lo que llamamos “democracia” no es algo que se pueda imponer, sino que hay que llevarla en los genes. Es sólo respeto por los demás.
            Sobre el significado del concepto, sobre todo en el mundo de la actual política, hay mucho que hablar. Todavía estamos en “pañales”.
            Lo que ha ocurrido y todavía puede ocurrir en USA es una muestra de lo que cada uno entiende por “democracia”. Y encima quieren exportarla y dar lecciones…..
            Un saludo.

  6. Manu Oquendo dice:

    Al socaire de los últimos y excelentes comentarios de Loli, EB, O’Farrill simplemente recordar que la palabra Democracia es un significante vacío.

    No significa nada y usted puede poner dentro de la caja de cartón lo que quiera. Lo que la gente ve es la etiqueta, no el contenido. Esta etiqueta se Sacraliza y hay gente que se lo cree. Bombardeamos por ella.

    Dalmacio Negro cuenta en su último libro –“La ley de Hierro de la Oligarquía”– que hay registradas 650 definiciones de la palabrita. Imaginen.

    Es evidente que la Unión Europea no vive en Democracias vive en un entorno de instituciones Aristocráticas Electivas Indirectas en la mejor de las hipótesis.

    Cada 4 años la gente puede expresar con su voto si les parece bien lo que hace esta Aristocracia (lo cual no es malo) pero lo hace, también de modo muy indirecto, a través de Partidos Homologados que forman parte del Establishment con mucho poder concentrado en sus cúpulas.

    Del poder real imperial no se habla porque queda feo ver el papel real de nuestros capitostes.

    Todo ello mediado por partidos políticos sin “Responsabilidad”” para con el “Pueblo Soberano”. Sí, digan “Pueblo” porque Ciudadanía Soberana no existe.

    Recuerden que este sistema es Representativo en sucesivas derivadas que de hecho llegan a la 4ª, 5ª, 6ª…etc.

    Y de remate está prohibido en todas las constituciones continentales de la UE el mandato Imperativo.
    Es decir, es el perfecto entramado para un conjunto de Regímenes………. coloniales con “ciudadanos subprime”

    Por esto está tan revuelto el gallinero:……………… Cambia el Emperador en USA y de repente los Cipayos de este lado del Atlántico caen en la cuenta de que los que decían “¡Señor, sí, Señor!!!” al anterior emperador no van a ser del agrado del nuevo.

    ¡Es Terrible! ¡Vamos a tener que valernos por nosotros mismos! ¿A dónde hemos llegado?

    Es cierto que hay cosas peores por el mundo pero esto no funciona como debe y además nos está empobreciendo rápidamente y negando vías decentes de futuro a nuestros hijos y nietos.

    Todos ganaríamos llamando a las cosas por su nombre y si el de esto No es Democracia.

    ¿Qué es?

    Puede describirse así: Un régimen Mixto (muchas Dictaduras también lo son) en el cual predominan los agentes Oligopólicos y Aristocráticos sometidos –de forma muy indirecta y fundamentalmente ineficaz– a un proceso refrendario indirecto cada X años.

    Este último y no muy importante factor es lo que se usa para llamar “democracia” a algo que en modo alguno lo es.

    ¿Es malo reconocerlo? Creo que no, que es muy bueno, que es mucho mejor que engañarse y sacralizar una falsa divinidad.

    Sabiendo lo que somos y lo que queremos ser es posible apuntar hacia posiciones de mejora. Las élites (Aristocracia) en absoluto son malas. Son buenísimas y pobre de la Sociedad que carezca de ellas.

    Imaginen estar gobernados por los mas tontos de cada casa (que es lo que ya nos está pasando)

    Pero si esa “Aristocracia” es Aceptada, Valorada y Reconocida será posible ejercer escrutinio sobre ella y mejorarla en servicio público. Porque es parte crucial del Capital Humano de Toda Sociedad. ¿O no?

    Si se piensa que dicha “Aristocracia” ni existe ni opera fuera del proceso del voto “popular” y que se oculta tras el “Ropaje Democrático” de una etiqueta, todo se degrada.

    Una de las experiencias que más abren los ojos en la vida es ver qué hacen “las masas” cuando compra películas por televisión de Pago.

    Es tremendo el 90% es Porno y Fútbol a partes iguales. El 10% restante es……….todo lo demás. Pongan “eso” a decidir y verán qué sucede en un pispas.

    Es mejor Saber para poder mejorar que vivir en la Inopia.

  7. EB dice:

    La semana empezó bien. Ayer fue feriado en EEUU pero Trump siguió hablando y sus palabras molestan y mucho a quienes por años han estado gozando del poder para beneficio personal. A nivel internacional las palabras de Trump despertaron a la Sra. Merkel que ha tomado el liderazgo de la UE frente a las “amenazas” de Trump, algo que por supuesto causa mucha risa por varios motivos que ningún español informado por El País y demás medios locales jamás se enterará (para quienes quieren tener alguna idea de algunos de esos motivos, les recomiendo leer
    http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2017/01/bit-context-trump-nato.html ).
    No hablo de motivos personales de la Sra. Merkel porque siempre me cayó bien aunque estos dos últimos años ha quedado claro que ni ella ni nadie salva a la UE a pesar de que sea la única que sigue en pié (por suerte Hollande y todos los demás líderes falsos han ido cayendo en su infinita incapacidad).

    A nivel interno de EEUU, las palabras de Trump han sido manipuladas para enfrentarlo con los afroamericanos aprovechando que ayer se celebraba el día de MLK. Pero los líderes de los movimientos afroamericanos son más falsos que Obama y lo han probado por más de 50 años porque son los mismos. Hoy, como bien lo prueba lo que está sucediendo en Chicago, los afroamericanos de las ciudades principales poco o nada se han beneficiado de lo mucho conseguido por esos líderes para beneficio personal. Sí, ojalá Obama pueda cumplir con sus deseos e irse a jugar al golf y dejar de cacarear (RAE #2), mientras que los otros líderes piden su jubilación (quizás debieran radicarse en Andalucía donde serían bienvenidos como Mr. Marshall).

    Respecto a la respuesta de Loli a un comentario anterior, uno siempre debe preguntarse que está dispuesto a sacrificar por saber “la verdad” y por ser “más libre”. Si la respuesta es que no se está dispuesto a sacrificar algo, entonces como decíamos en el Buenos Aires de mi juventud, a llorar a la iglesia.

    Respecto al significado de democracia, aunque como dice Manu Oquendo, se puede definir de mil maneras (lo mismo sucede con muchos otros términos que se manipulan para conveniencia del orador o escritor), siempre prefiero ir a la idea central que en principio nadie podría cuestionar. En este caso, la participación popular en la elección del gobernante. Por eso no existe la democracia sin calificativo como forma de gobierno. Siempre hay que agregarle un calificativo y mi preferencia es por la democracia constitucional, es decir, aquella en que la constitución intenta limitar el poder legítimo del gobierno (aunque bien sabemos lo difícil que es asegurar la eficacia de estos límites).

  8. EB dice:

    Juan, hoy muchos ponen sus manos a la obra. Primero, a la obra de desmantelar la obra falsa de Obama, Hillary y sus muchos cómplices. Segundo, intentando construir algo nuevo que yo anticipo no será de mi agrado pero en todo caso preferible a la obra falsa que se desmantela. Sí, la vida nos fuerza muchas veces a tener que elegir o juzgar entre alternativas que no son de nuestro agrado, pero si tenemos claros nuestros valores y la capacidad para evaluar lo que cada alternativa implica a corto y largo plazo, el problema se vuelve sencillo. Por supuesto, nos podemos equivocar en esa evaluación, en particular por confiar en personas que luego nos engañan o por no anticipar algo que luego nos sorprende, pero nadie ni nada puede darnos certezas, muchos menos quienes se disfrazan de oráculos o de poetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies