En muchos comercios antiguos, este cartel presidia la exposición de artículos destinados a la venta. De esta forma el propietario trataba de proteger aquellos productos susceptibles de perder calidad por el continuo contacto con el que los potenciales compradores trataban la mercancía en cuestión. Una situación muy distinta se da en la actualidad, cuando el género hace mención a lo relativo a la cualidad subjetiva de los individuos.

Leer todo el artículo.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies