No aprenderemos nada

Mi amigo Enrique dejo escrito en este blog hace solo unos días un post con las cosas que nos está enseñando este maldito coronavirus. Hoy me gustaría seguir con un par de cosas que no vamos a aprender; puede que, porque en realidad no estemos preparados para aprender nada, y seguramente, como Homer Simpson seguiremos llevándonos el donut a la boca, aunque una y otra vez las descargas eléctricas nos atraviesen el cuerpo…

No vamos a aprender, por ejemplo, que todos los políticos son lo mismo: cortados por el mismo patrón de incompetencia y falta de altura moral; cuando esto pase, a los que queden en pie les tocara volver a ir a votar, y muchos sentirán simpatía por unos u otros, y ya habrán olvidado que si salimos de esta no será gracias a ellos, si no a pesar de ellos… a pesar de la de Podemos que fue a una manifestación cuando ya estaba claro que era un acto de absoluta irresponsabilidad hacerlo y a pesar del de Vox que montó un mitin en las mismas circunstancias: un individuo que estrecha manos mientras va tosiendo y estornudando y encima tiene los bemoles de echarle luego la culpa a los chinos y al Gobierno, por no prohibirle dar su mitincito, y una impresentable que cuando reaparece tras su convalecencia en su chalet le echa la culpa al machismo… no Irene, el virus no solo no es machista, sino que por lo poco que aún se sabe mata más a los hombres. ¡Gracias por compartirlo!

Miraremos atrás y diremos: “se hizo lo que se pudo con lo que se sabía en ese momento”, y será mentira porque, dejando a un lado que todo gobierno debería tener un plan preparado para un escenario parecido a este, al menos para no dar pasos de ciego, lo cierto es que no hemos sido los primeros en sufrir el ataque de este enemigo concreto. Un Gobierno que ya sabía lo que se nos venía encima y, viendo como estaba ya el patio, permite a unas y a otros reunirse en masa el 8-M, porque le da más miedo Irene Montero quemándose a lo bonzo a las puertas de la Moncloa si no le dejan ir a su manifestación favorita que un Apocalipsis Zombi, es un Gobierno irresponsable, o puede que criminalmente responsable: un grupo de inútiles asesorado por pusilánimes que nos trataba de convencer de que aquello no era más que una gripe, y que esa nueva costumbre de los chinos de levantar a toda prisa hospitales de miles de camas en días se debía solo a otra excentricidad suya, como lo de no hacer colas o empezar el año con mes y medio de retraso…

Los chinos cierran su país, sabiendo el impacto económico que sin duda iba a tener, los italianos cierran Lombardía (los italianos: ¡esa gente que vive tan lejos y son tan diferentes de nosotros…!) y aquí sale por la televisión Fernando Simón transmitiendo calma y diciendo que España saldrá de esto con un par de casos… el mismo que esta mañana anunció que en mi país ayer murieron 800 personas por culpa del virus. Y no dimite. Ni le cesan. Ni va a la cárcel.

Pero esto pasará, y para los que queden empezará una crisis económica que hará que recordemos la de 2008 como una orgía de despilfarro y buen vivir, y no habremos aprendido (lo decimos mucho, pero no lo tenemos interiorizado) que la clase política no vale y que, visto que todos son iguales, posiblemente no sea cuestión de las personas, que puede que sea cuestión del sistema que está claro que solo filtra a mediocres y pusilánimes para los puestos de alta responsabilidad política, que hay que buscar alternativas como estamos buscando una vacuna.

Y hablando de vacunas: dejemos a los malos de la película, a los que luego perdonaremos toda su incompetencia y seguiremos pagando magníficos sueldos y vamos con los héroes, a los que volveremos a olvidar en cuanto que esto se acabe… esos a los que ahora aplaudimos desde las ventanas a las 8 de la noche, y otros que también son heroicos pero no aplaudimos, pero que mal pagamos y tenemos con contratos precarios.

Empecemos con la Ciencia: si ahora, en lo peor de la crisis, nadie hace nada por los científicos, que son los que pueden ayudar a acabar con esta y otras amenazas ¿De verdad podemos esperar que en el futuro alguien se acuerde de los que investigan contra el Cáncer o el Alzheimer por mil quinientos euros al mes? Por poner un ejemplo: el mismo día que mi Gobierno, del que como podéis ver me siento tan orgulloso, movilizase cientos de miles de millones de euros para tratar de atajar las consecuencias de la epidemia, mi amado Presidente anunció una inversión de menos de 30 millones de euros para desarrollos científicos relacionados con la crisis, y lo hizo con el rosto serio del estadista que no es, pero lleno de orgullo, sintiéndose un Churchill de la vida: 30 millones de euros chichinabo para enfrentar el mayor desafío de una generación. Brillante una vez más señor Sánchez…

Si salimos de esta es gracias a los científicos: la comunidad científica se ha portado desde el primer momento con un sentido de la responsabilidad y una valentía que jamás veremos a los políticos. Desde el primer momento se compartieron los datos y grupos en todo el mundo comparten conocimientos para tratar de acabar con el enemigo común, pero aquí en España se les da 30 millones y luego ya veremos. Cada una de las veces que hemos ido a elecciones en los últimos años cuesta mucho más de 30 millones de euros, pero claro, las elecciones son el juego que da de comer a nuestra clase política, la Ciencia no le importa demasiado a gente cuya única referencia “científica” son las encuestas demoscópicas…

O hablemos de los sanitarios, esos a los que durante años no le han importado a nadie, con Comunidades Autónomas haciendo recortes en esa Sanidad de la que tan orgullosos nos sentimos, pero cuyos profesionales van, por norma, de contrato temporal en contrato temporal. Unos sanitarios que se enfrentan al enemigo invisible sin mascarillas ni batas, un poco como cuando en Stalingrado hacían desembarcar a los regimientos soviéticos para enfrentarse a los alemanes y a un soldado le daban el rifle y a otro las balas, con la orden de recoger el rifle de su compañero cuando le alcanzase una bala.

Mi mujer es enfermera, en una UCI, y confieso que antes de conocerla no tenía ni idea de lo que hace una enfermera: se la juegan cada día, no solo ahora ante la epidemia, también antes cuando después de estar tratando a un paciente durante días les llega el informe de que tenía una enfermedad muy grave y muy contagiosa, cuando ya llevaban días en contacto… y a cambio, muchas veces, en los hospitales tratábamos (y volveremos a tratar) sin respeto a muchos de esos sanitarios a los que ahora aplaudimos al ritmo del Resistiré del Dúo Dinámico.

Enfermeras, médicos, auxiliares, celadores: todos los que ahora están en primera línea, jugándose su vida, separados de sus familias en muchos casos para no contagiarlos; gente que ahora nos parecen tan necesarios y de los que seguro que volveremos a quejarnos mucho cuando todo esto pase y volvamos a urgencias a pasar el rato y a lo mejor no se nos trate como creemos merecer.

Kennedy dijo una vez que mucho se pide a quien mucho se da. En esta crisis estamos pidiendo mucho a gente a la que normalmente se le da muy poco, y dudo mucho de que cuando acabe esto alguien se acuerde de los sanitarios, pero menos aún de los que estaban detrás de los mostradores de las tiendas que seguían abiertas o de los que nos traían la compra a casa porque nos daba mucho miedo salir. No sigo porque me lleva la ira.

2 comentarios

2 Respuestas a “No aprenderemos nada”

  1. O'farrill dice:

    Totalmente de acuerdo Raul. Es el sistema lo que deberíamos revisar por obsoleto, ineficaz y caro. Además mentiroso. Parece que desde octubre de 2019 ya hay serios avisos de lo que venía, realizados desde el mundo científico básicamente, a través de la propia ONU. Tales avisos se supone que llegaron de una u otra forma no sólo a los dirigentes de cada nación, sino también a los centros de investigación y a sus responsables públicos (más «políticos» que científicos generalmente), por no hablar del mundo de la inteligencia militar y civil que ya estaban trabajando sobre el tema pero que, posiblemente, no supieron transmitir la gravedad de la situación o (me lo creo más) sus advertencias fueron desoídas……
    Claro que los virus de todo tipo han convivido con la Humanidad a lo largo del tiempo. Son parte de la Naturaleza como la propia especie humana, salvo que a nosotros se nos ha dado la posibilidad de estudiar, aprender, prever y neutralizar los daños, algo que en el mundo animal conocemos por instinto.
    Ahora nuestro instinto parece removerse por esto que alguien ha llamado «ineptocracia»: un numeroso consejo de ministros en el que pocos pueden acreditar experiencia humana y política para entender en qué consiste gobernar (recordarás aquel «Pedro… ¿pero tú sabes de verdad lo que es el Estado?» que soltó Pachi López a su competidor para la secretaría del partido). No digo nada si además tenemos un estado fragmentado bajo gobiernos más empeñados en la supervivencia en el cargo, que en conocer lo que significa «cargo» o responsabilidad que no es manejar miles de millones de euros para comprar votos o publicidad o, el colmo, para proclamar repúblicas mientras se sigue cobrando de todos nosotros.
    Pero, como tú dices, no aprenderemos. Estamos metidos en el bucle de lo «correcto» inmune a toda crítica, en unas nuevas religiones o dogmas que tratan de uniformizar el pensamiento y donde se vuelve a hablar de bandos enfrentados: «los miístas y los otristas» («Los caciques» de Muños Seca), los que proclaman el dogma como sumos sacerdotes y los que desconfiamos de cualquier imposición dogmática, los que no se cuestionan nada (sociedad anómica, según Dalmacio Negro) y los que tenemos la funesta manía de pensar y cuestionar por nuestra cuenta….. Ellos tienen el poder y el dinero, nosotros sólo buscamos la siempre escurridiza verdad….
    Un saludo.

  2. Manu Oquendo dice:

    Buen artículo. Enhorabuena.

    Nos quedan muchos meses por delante y vamos a tener que luchar mucho para reconstruir lo que esta tragedia ha producido y producirá en manos de un gobierno sobrado de egoísmo personal y de incompetencia en todos y cada uno de sus sillones. Auténtica plaga bíblica que ha caído sobre nosotros.
    Me permito recordar al foro que el Código Penal tiene los artículos 142 y 152. Imprudencia temeraria con resultado de muerte y lesiones.
    Un saludo

    PS. Entrevista con el Médico responsable de Referencia para epidemias en Corea.
    https://www.youtube.com/watch?v=gAk7aX5hksU
    Coreano subtitulado en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies