¿Cuánto nos cuestan los Presupuestos de Sánchez?

Por desgracia, en nuestra democracia ha sido relativamente frecuente asistir a negociaciones presupuestarias bastante obscenas, en las que un Gobierno sin mayoría absoluta debía mendigar el apoyo de las minorías nacionalistas. Pero lo habitual es que ese mercadeo se mantuviera en los términos de “tú me das tanto para mi Comunidad y yo te voto los presupuestos”.

Nadie había llegado -hasta ahora- tan lejos como este Presidente del Gobierno, que, para mantenerse un tiempo más en la Moncloa, está dispuesto a poner en cuestión el modelo de Estado, la credibilidad internacional de España o lo que haga falta. La aceptación, con cierto disimulo, por parte del presidente Sánchez de la imposición de los partidos separatistas de, nada menos, que un relator para supervisar unas negociaciones bilaterales con el Gobierno central ha sido lamentable, por decirlo suavemente.

Aunque para el Diccionario un relator es el que, en una asamblea, hace relación de los asuntos tratados; en el ámbito internacional de las Naciones Unidas tiene el significado preciso de una persona a la que se le otorga un mandato para que supervise una situación problemática respecto de la protección de los derechos humanos. En el ideario nacionalista, las palabras no son inocuas. Y ya sabemos perfectamente que sus dos obsesiones son, primero, la negociación bilateral en la que aparece, de un lado, el Estado español y, de otro, los representantes de una parte de la sociedad catalana, es decir, los partidos separatistas. Como si fuera una negociación de igual a igual entre dos sujetos de Derecho Internacional Público.

La otra obsesión del separatismo es la internacionalización del conflicto, falseando, con un intolerable descaro, para crear artificialmente la imagen de que España es un Estado fallido en el que no se respetan las garantías y derechos fundamentales.

Con la negociación de presupuestos, el Presidente del Gobierno está dando oxígeno al separatismo en un momento delicadísimo en el que España debe celebrar uno de los juicios más importantes de su historia, lanzando, una vez más, el mensaje de que la justicia está sola en la defensa de la Constitución y de la soberanía nacional.

Y de este modo la consigna separatista, mil veces repetida, va adquiriendo cuerpo en una opinión pública perezosa y poco formada. Desde las instituciones, con el Gobierno a la cabeza, se deberían estar cada día contradiciendo las burdas falsedades de aquel mensaje. Y si no lo hacen ya sabemos lo que ocurre: miente que algo queda.

El ideario nacionalista repite sin pudor que el derecho de autodeterminación de los pueblos es un derecho fundamental y que, por tanto, una Constitución que no lo reconozca es antidemocrática. Sin duda, dos de los referentes entre las democracias más respetadas son probablemente Francia y Alemania. Pues bien, habría que repetir cada día que esas dos democracias no es que no reconozcan el derecho de autodeterminación de una parte frente al todo; sino que expresamente prohíben que se plantee cualquier reforma constitucional que pueda afectar a su modelo de Estado o a su integridad territorial. También convendría repetirnos cada día que ningún país de nuestro entorno reconoce el derecho de una parte del territorio a separarse.

Hay más. El Tribunal Constitucional italiano declaró en 2015 que no era posible una reforma constitucional para permitir un referéndum que pudiera afectar a la indivisibilidad del Estado. El Tribunal Constitucional alemán en 2017 dijo que la Constitución no permitía ni siquiera admitir a trámite peticiones que pudieran romper la unidad territorial. O, en fin, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos (que en ese país hace las veces de Tribunal Constitucional) ha rechazado tajantemente el derecho de separación hablando de “una Unión indestructible de Estados indestructibles”.

¿Serán todos estos Estados regímenes antidemocráticos y poco respetuosos con los derechos humanos? ¿No será más bien que los nacionalistas no dejan de engañar, sin que se les esté dando respuesta alguna?

El discurso separatista no se amilana ante estos obstáculos y nos dice que por encima de las Constituciones están los Convenios de Naciones Unidas y que el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos -ratificado por España- reconoce que “todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación”. Por tanto, ese derecho podría exigirse por cualquier pueblo por encima de la Constitución que rija el Estado. Es decir, aunque las Constituciones alemana o francesa digan lo que dicen, Baviera o Córcega podrían ejercer su derecho a la libre determinación quebrantando aquellas Constituciones.

Este es un disparate de tal calibre que el Estado español no puede dejar de contestarlo continuamente y con la mayor firmeza. Las Naciones Unidas han repetido que el derecho a la libre determinación no permite la ruptura de Estados soberanos. Así, la resolución 2625 de la ONU señala que el supuesto derecho de autodeterminación no autoriza “a quebrantar o menospreciar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes (…) dotados de un gobierno que representa a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivo de raza, credo o color”. El derecho a la libre determinación solo surge cuando una parte de la población es excluida por razones de raza, etnia o religión de los procesos políticos, y lo hace como un derecho, no a romper la integridad territorial, sino a participar en las elecciones internas mediante las que se forma la voluntad social.

La Corte Internacional de Justicia de la ONU ha señalado que esta resolución 2625 tiene el máximo rango como norma obligatoria universal, aplicable a todos, a diferencia de los Convenios que sólo se aplican a los firmantes.

A pesar de lo expuesto, los nacionalistas nos contestarán con el famoso dictamen de Kosovo de 2010 de la Corte Internacional de Justicia. Pues bien, al margen de la grave crisis humanitaria que se produjo con la ruptura de Yugoslavia -nada que ver con nuestro caso- ese dictamen reiteró que la resolución 2625 era la norma central de Derecho Internacional y dijo lo de siempre: no existe un Derecho Internacional a crear un nuevo Estado, si bien la declaración unilateral de independencia no supone una infracción del Derecho Internacional Público, sino que debe tratarse desde la perspectiva del Derecho Interno. Es decir, dijo lo que es evidente para cualquiera que sepa algo del tema: el Derecho Internacional no se mete en las cuestiones internas de los Estados y, por tanto, nada legisla sobre eventuales declaraciones unilaterales o levantamientos; pero lo que sí deja claro es que nunca puede invocarse una disposición de Derecho Internacional para menoscabar la soberanía de un Estado o su responsabilidad para defender la unidad nacional y la integridad territorial.

En fin, el “monstruo” del separatismo radical ha ido creciendo ante la dejadez de muchos Gobiernos. Pero en estos momentos ha adquirido tal tamaño que o le hacemos frente con decisión o nos vamos preparando para una ruptura traumática que dejara el Brexit en un verdadero juego de niños. Y me temo que, sin una continua presión ciudadana, el Gobierno no va a estar a la altura.

10 comentarios

10 Respuestas a “¿Cuánto nos cuestan los Presupuestos de Sánchez?”

  1. EB dice:

    Isaac, no hay que decirlo suavemente, hay que dejar bien claro la podredumbre de Pedro Sánchez, antes de su gobierno y ahora durante su gobierno, algo que no cambiará después de su gobierno.Típica traición socialista porque siempre han estado dispuestos a cualquier cosa para conseguir el poder: si a veces parece que rechazan el recurso a la violencia no nos confudamos, es simple mentira e hipocresía. Hoy, más que nunca antes, en todas partes la posición socialista queda definida por la toma del poder coercitivo legítimo del estado-nación a cualquier precio y cualquier posición sobre asuntos específicos debe analizarse en términos de si ayuda o no a tomar el poder –una cosa es ser ambicioso, otra es ser tonto.

    1. EB dice:

      Celebre Isaac. Se terrmina algo que nunca debió ocurrir: el asalto al poder a partir de la traición. Recomiendo leer

      https://www.elmundo.es/espana/2019/02/13/5c641ba221efa015528b45e8.html

  2. O'farrill dice:

    Esperemos estar cerca del final de este esperpento. No por la voluntad del interesado en mantenerse en Moncloa, sino por la presión del propio PSOE abochornado por todo lo ocurrido. No olvidemos que ya lo echaron de la sede de Ferraz y hubo que crear una coordinadora… El panorama no apunta precisamente a elecciones, sino a un nuevo número de prestidigitación avalado por su «gurú» personal Iván Redondo. Un tertuliano hecho experto en los canales de TV de la «derecha».
    De todas formas habría que pedir al PSOE que aclare si continúa en vigor la resolución de Suresnes de 1974 sobre «la autodeterminación de los pueblos de España», porque todo lo ocurrido tiene un «tufillo» extraño, como sus propuestas de «federalismo» por decreto. Valencia y Baleares están ya en la misma senda pseudonacionalista y no es de extrañar que otras CC.AA. se apunten a lo mismo. El proyecto de disgregación, fragmentación y, en definitiva debilitamiento del estado-nación no es nuevo y está hábilmente pilotado desde más allá de nuestras fronteras. Por cierto ¿se sabe de qué quería hablar el Sr. Soros con el Sr. Sánchez en su entrevista en Moncloa? Ahí parece que existe un silencio sospechoso.
    En el panorama que se presenta a todos los Sánchez y acólitos les interesa la continuidad sea como sea (antes le decían «continuismo» con intención peyorativa). Puede hacer mangas y capirotes con los presupuestos a través de modificaciones presupuestarias que se autorice él mismo. Puede seguir manejando la bolita escondida bajo los vasos y seguir «pagando con moneda falsa» (palabras del Sr. Tardá) sus apoyos de una parte u otra. Puede seguir entreteniendo y distrayendo con Franco y la mal llamada «memoria histórica» (son buenos comodines cuando no se tiene proyecto definido). Puede dedicarse a trufar de «incondicionales» o «familiares» los cargos públicos y semipúblicos. Puede seguir ejerciendo clientelismo político a través de las bien engrasadas subvenciones asociativas que, a su vez, le necesitan para sobrevivir. Puede amagar y no dar con el 155 si le interesa (palo). Puede llenar el BOE de decretos/leyes con los temas que le parezca a él o a sus acólitos. Puede llegar a entregar dinero y competencias allí donde crea oportuno, así como finalmente indultar a los que le interese (zanahoria)…. «El Estado soy yo» decía Luis XIV. Ahora estamos asistiendo a otra versión de la célebre frase con un presidente de gobierno que se cree poseído por los dioses y oráculo de sus designios.
    Por cierto, mientras la representación política se base en la ley D’Hont, seguiremos con sistemas que no responden a la realidad democrática. Por eso unas nuevas elecciones con las mismas reglas de juego no cambiarán demasiado las cosas.
    Un saludo.

  3. loli dice:

    Durante los años en que se mantuvo activo el terrorismo de ETA en el País Vasco, todos los gobiernos de turno trataron de atajarlo desde todas las formas posibles, incluidas aquéllas mismas que debían combatir.

    Además, y muchas veces, a la par, se intentaron “negociaciones”.

    Lo entiendo desde el aspecto en que una “sociedad” no puede vivir bajo la amenaza constante de la violencia ciega y salvaje.

    Parece que esas “negociaciones”, siempre y hasta que salieron a la luz, fueron mantenidas ocultas y “bajo manta”, y también lo entiendo, porque un Estado de Derecho no se puede permitir llevar a cabo tales acciones de “negociar” con el que comete el “delito”, y de esas características.

    Todos los países europeos…y no…, con situaciones similares han recurrido a la misma doble estrategia, me parece.

    En el caso de España, y hasta el último momento y también desde el gobierno más “conservador”, estas negociaciones se llevaron a cabo, y se buscaron figuras “mediadoras”.

    Estas figuras no solo se encontraban dentro de la nación (Iglesia y representantes de otras comunidades, como Urkullu), sino que también fuera, manteniéndose encuentros en otros países, con lo que hay que suponer que, aunque fuera bajo carácter secreto, la mediación internacional facilitó esos momentos.

    A mí me parece, y puede que esté equivocada, que esto mismo se ha intentado hacer con el Gobierno de Torra en Cataluña, pero manteniéndolo fuera de “luz y taquígrafos”, y también pienso, e insisto que solo es una especulación, que a lo mejor quiénes se han negado a no publicitar esas “mediaciones”, han podido ser los propios “independentistas”, pues al hacer público la misma exigencia de un “relator”, que se quiera o no, es una figura mediadora entre “dos iguales”, planteaban a nivel internacional un conflicto y unas reivindicaciones soberanistas que todavía no tienen el peso ni la entidad suficiente en la propia sociedad catalana, pero que vista la «pericia» de nuestros políticos y aspirantes…todo se andará.

    Llegados a este punto, y como se ha planteado otras veces en este blog, habría que mirar, o más bien, los gobiernos de turno de este país se lo tendrían que “haber hecho mirar”, cómo han dejado a toda una población, la educación de sus hijos, en manos de la clase más rica, aburguesada e independentista del territorio, prácticamente desde la transición.

    Y todo ello porque eran el comodín perfecto para “compañeros de viaje” en pos de mayorías más o menos amplias en un Parlamento hiperinflado de legisladores.

    Ahora se plantea aplicar la legitimidad con todo su peso, y es lícito, pero….¿sin tener en cuenta el conflicto y la crisis social y emocional, ante todo, que todos estos años ha ido gestando?.

    Personalmente creo que no es posible y que esa actitud sigue demostrando la incapacidad de nuestros políticos, y de la sociedad civil también, de abordar y entender lo qué pasa.

    En Cataluña, históricamente, y probablemente por sus características orográficas y fronterizas, entre otras causas, ha vivido la paradoja de que sus habitantes buscaran la protección de los “nobles”, de los dueños de las tierras, frente a administraciones reales, más poderosas, de los territorios que les rodeaban.

    El porqué de esta adherencia a un pasado feudal en ese aspecto habría que buscarlo en su Historia, en lo que supone para las gentes de un espacio fronterizo, ser un continuo objeto de posibles saqueos y “moneda de cambio” en los conflictos entre las naciones circundantes.

    Habría, también, que echar un vistazo a las formas de sociedad que han conformado esas gentes, el por qué de la importancia de la figura campesina del “payés”, y también la gran influencia de la Iglesia en ese tipo de organización rural.

    Puede resultar curioso que, las complejas y extendidas “guerras carlistas” aquí en España, tuvieran una importancia y repercusión tan grande como las que, seguramente, aún se estén dando, y nadie parece querer bucear un poco en ello.

    El “conservador y monárquico carlismo” del siglo XIX, tuvo en el territorio catalán su más férreo reducto, y entre las clases más empobrecidas, entre payeses y aquellos ciudadanos a los que el progresista y brutal liberalismo en ciernes estaba desposeyendo de sus medios de vida.

    Y es curioso, o quizás no si nos abrimos a no etiquetarlo todo, que en este contexto los conceptos tan “retrógrados” para la época se convirtieran en elementos defensores de los más débiles.

    La lectura que, al parecer se realizaba de los principios carlistas desde los púlpitos catalanes, asignaba a la nobleza y a la cabeza de la misma, el Rey, el deber ineludible de la defensa de los débiles, deber de trascendencia tal que debía ser acompañada y bendecida por los representantes de la Iglesia.

    De este modo, y en aquellos escenarios, la Iglesia se colocó del lado del campesino y de la población que más sufría con la llegada del liberalismo económico, y recordaba al “carlista” el deber del aspirante a Rey para con el pueblo.

    Como bien dice O´farrill, puede que vayamos a otras elecciones, y que se componga otro gobierno, vale, pero ¿qué margen de acción va a tener ante lo que ya, guste o no, está asentado y ha arraigado en toda una generación educada por “los señores” de la burguesía catalana”?, ¿se va a aplicar el 155 de forma contundente, cuando el anterior gobierno conservador no se atrevió a hacerlo?¿qué medidas se van a tomar para tratar de solucionar un conflicto al que se ha ayudado a existir? ¿se va a derogar la Ley de Hont, tan injusta? ¿se intentará entender por qué está tan dividida emocionalmente la sociedad catalana, o simplemente pasaremos la pelota de la demonización al son del gobierno que, con nuestra escasa preparación política, elijamos?.

    1. pasmao dice:

      Apreciada Loli

      No voté a Aznar, y lo que me horrorizó mas de sus legislaturas fue el famoso bodorrio del Escorial, que me parece que sintetizó muy a las claras de que fue aquello (sus 2 legislaturas). Suceso, que no se por qué, ha sido eclipsado por lo del Prestige e Irak, que fueron asuntos mucho mas anécdoticos. Y si medito porque fue eclipsado, pues aún peor.

      Te lo comento porque has una afirmaciñon que NO es cierta.

      «Durante los años en que se mantuvo activo el terrorismo de ETA en el País Vasco, todos los gobiernos de turno trataron de atajarlo desde todas las formas posibles, incluidas aquéllas mismas que debían combatir.»

      NO todos los gobiernos combatieron a ETA como sugieres. Porque en mi opinión en lo que mas acertó el gobierno de Aznar (que ya sabes, no tiene mis simpatías) es que se basó en el uso de la Ley hasta su extenuación, incluyendo leyes nuevas cómo la de Partidos, que Zapatero se apresuró a derogar y que Rajoy jamás reinstauró; para combatir a ETA.

      Y lo hizo muy bien. También ayudó la red de apoyos que tuvo fuera, precisamente porque se basó en la Ley, que acabaron asfixiando a ETA de tal manera que esta no se podía ni mover.

      Que alguna especie de negociación hubo.. pues puede, pero mas para ver por donde flaqueaba el enemigo para poder apretar mejor.

      Y con ETA, así, sin ninguna negociación posterior, con algún asesinato esporádico, me temo, y sin que fuera necesaria ninguna paz vergonzante (o rendición ante ETA) de Loyola; se podía haber acabado. No era necesario negociar con ETA para acabr con ella, como no se hizo ni con el GRAPO, ni con el FRAP…)

      A ETA se la resucitó, y lo hizo Zapatero, para poder tener él la foto de la «paz». Triste es decirlo pero así fue. Y contó para ello con el ok del PP de Rajoy. Si no, no se hubiera hecho.

      El por qué se hizo así y por qué nadie quiere remover «eso» daría para mucho. Basta con recordar que ni PP y ni PSOE quieren que se publiquen las actas de aquello. Y me huelo que Ciudadanos (que no estuvo en ese ajo) si algún día tiene potestad de hacerlo, tampoco lo hará, aunque su silencio será a cambio de algo.

      También Zapatero, previas varias metidas de pata de Aznar, contribuyó de manera principal, alentando ese Estatut que ni siquiera CiU quería, a ese problema catalánque ahora nos ha explotado.

      Perdona pero conozco y bien, tengo mucha familia allí, el tema catalán; y por desgracia te han vendido mercancia averiada.

      El problema catalán es simplemente el problema de un niño mimado de una familia rica que un día ya no es tan rica, y además con el niño crecido, y sin privilegios.

      Si ha habido partes de España privilegiadas desde hace mucho tiempo, una de ellas, si no la que mas, es Cataluña.

      La represión en la España de Franco, la de verdad, no se dió en Cataluña.

      A un niño mimado, que ha crecido, y que quiere seguir siendo mimado, cuando además la familia ha dejado de tener posibles, no se le debe pedir su opinón.

      La complejidad del problema catalán es que no es el único niño mimado, en parecidas circunstacias hay 16 mas.

      Y a ninguno se le debe pedir su opinión.

      Esa burguesía catalana de la que hablas no ha vivido en una nube. Ha vivido y muy bien relacionada con otras del resto de España, porque esas burguesias si han vivido tan bien es de robar a España y a los españoles.

      Francamete me da igual la depresión o el mal royo que les pueda dar a aquellos que confiaron en el modelo de las 17 casas de Srta Pepis, porque el dinero se acabó. A ellos nunca les preocupó cómo han dejado nuestra nación tras tantos años de saqueo.

      No entienden (aunque intuyen) que se está dando un cambio de paradigma que los va a arrojar, por fin, al bando de los perdedores. Y toda la prisa que tienen es para hecerse la ilusión de que su final no está tan cerca cómo creen.

      Por fin.

      Un muy cordial saludo

  4. loli dice:

    Estimado Pasmao

    Verá, sigo pensando que nos falta voluntad para observar y contemplar lo que nos rodea desde todas las partes a las que tenemos acceso.

    El gobierno de Aznar, como el resto, trató de atajar y resolver el problema del terrorismo de ETA, tanto desde la Ley vigente, como de las negociaciones, el Sr. Mayor Oreja, ministro de entonces, aplicó todos los medios legales y a su alcance para ello, y también se reunió con todos los grupos implicados, por orden, al parecer, primero los más moderados, y después por último, pues así era la estrategia, si no había acuerdos que se considerasen suficientes, estaba pensado hacerse con los más cercanos al independentismo vasco.

    El sr. Aznar, llegó a calificar como «patriotas vascos» o algo parecido a los partidos que, entonces, apoyaban abiertamente a las acciones salvajes de ETA, durante las etapas de esas negociaciones.

    A nadie se le escapaba, como seguramente ocurría en países con similares dramas, como el Reino Unido y el conflicto con el Ulster, que el gobierno que consiguiese acabar con la violencia y el terrorismo, sería un gobierno, con el partido que tuviese detrás, que se apuntaría una importantísima victoria y credibilidad, además de conseguir un necesario estado de sosiego y paz para las gentes.

    Combinar eso, con la aplicación de la ley y con la garantía de que vencía el Estado de Derecho, entiendo que ha sido complicado para cualquier gobierno del signo que fuere.

    Y entiendo que todos, de una manera u otra…lo han intentado.

    Claro que la burguesía catalana ha estado interrelacionada con el resto de los poderes y clanes económicos del país, lo sigue estando y seguramente ahora sus objetivos estén también en establecer esos lazos con países europeos.

    Pero yo me refería a tratar de entender por qué, un partido tan de derechas y conservador como Convergencia y Unió, logró, primero arrancar al Gobierno Central unas competencias que en ningún otro país europeo con una estructura, oficialmente, más «federalista» se le ocurrió otorgar a sus territorios, y luego ir ligando sistemáticamente y desde viejos estados emocionales de la población, la idea de la independencia junto con sus políticas cuasi, me atrevería a decir, oligarcas…(véase por ejemplo la «familia Pujol», o ¿es que nadie conocía sus manipulaciones para conseguir un capital que avalase y financiase la futura «república catalana?…yo creo que aquello era bien conocido por todos, el Estado Central también).

    Y pienso que, a lo mejor, quedándonos solo y únicamente en discurso de que todo el mundo, o una buena parte, en Cataluña es egoísta, y que lo único que quieren es seguir siendo unos privilegiados, seguramente nos estamos equivocando, aunque desde esa elaboración nos sea mucho más fácil formar opiniones simples y aglutinadoras, esto no va a ayudar, en el actual estado de cosas, a encontrar una solución, a un conflicto, queramos o no, que ya se ha instituido, gracias a las desastrosas políticas de nuestros gobernantes, y estimado Sr. Pasmao…también yo tengo familia catalana.

    Un saludo

    1. pasmao dice:

      Apreciada Loli

      En lo de Aznar y ETA me refería básicamente a que a Aznar no se le ocurrió jamás montar o promocionar un GAL. No se si por convicción o porque sabía que siendo de los «otros» si le pillaban lo crucifiacaban y el riesgo no merecía la pena.

      El hecho es que no lo hizo. Y Gonzaléz si, y Zapatero la resucitó cando estaba agonizante.

      Respecto al tema catalán has reflejado un hecho muy interesante:

      «a tratar de entender por qué, un partido tan de derechas y conservador como Convergencia y Unió, logró, primero arrancar al Gobierno Central unas competencias que en ningún otro país europeo con una estructura, oficialmente, más “federalista” se le ocurrió otorgar a sus territorios, y luego ir ligando sistemáticamente y desde viejos estados emocionales de la población, la idea de la independencia junto con sus políticas cuasi, me atrevería a decir, oligarcas…(véase por ejemplo la “familia Pujol”, o ¿es que nadie conocía sus manipulaciones para conseguir un capital que avalase y financiase la futura “república catalana?…yo creo que aquello era bien conocido por todos, el Estado Central también).»

      Por el particular del hecho en si y porque su casuistica explica tambien muchos otros.

      En mi opinión Pujol siempre soñó con la independencia, y nunca tuvo suficiente con nada, pero conoce la realidad que pisa (bastante mejor que los Puigdemont actuales) y sabía muy bien cuando tocaba y cuando no.

      Hay dos aspectos (además de envolverse en la bandera para tapar la corrupción esa corrupción compartida con PPSOE hasta las cachas) a considerar:

      1/ El aspecto mas «racial». Es decir, la pérdida de control que tenía y tiene la oligarquía catalana, de su área de influencia. Sobre todo desde la muerte de Franco, aunque la cosa viniera de antes. La emigracion a Cataluña y el grado cada vez mayor de integración de España en la economía global, incluso con la autarquía, les ha hecho ver que cada vez mandan menos.

      Y eso era necesario «compensarlo» dándoles prerrogativas que antes ni hubieran considerado, pero que les dan la sensción de que siguen estando a los mandos del machito.

      2/ Con la entrada de España en la CEE esto se acentuó mucho mas. Las empresas catalanas muchas desaparecieron, cómo las motos, y otras el sector químico y farmaceútico, textil, el agroalimentario.. pasaron a depender de multinacionales a las que únicamente interesa la red de distribución.. y no los productos de siempre de la casa.

      Para colmo las dos únicas empresas de verdad españolas que han aparecido con peso y mando desde 1980 son una gallega y la otra valenciana. Inditex y Mercadona.

      Por lo que la necesidad de ocultar su peso cada vez menor industrial y cultural (lo de marginar el español/castellano les ha acabado de rematar) con la necesidad de aparentar que la catalanidad iba para arriba han condicionado muy gravemente esa carrera de pedigueños de competencias.. donde ni siquiera la independencia les saciaría porque después vendrían los paisos catalans y después a saber que mas.

      Pero todo eso forma parte de una oligarquía que necesita seguir aparentando ante loss de abajo para seguir siendo oligarquía.

      De ninguna manera está basado en una demanda que venga de abajo. Lo de abajo cómo mucho si existe, lo es amparado en una subvención o en que es la única manera de prosperar en una sociedad tan estratificada cómo la catalana.

      Por eso pienso que el verdero trauma de los de abajo puede ser el de ver que sus «señoritos» en realidad son unos tirados, unos maulas, y que al reflexionar sobre todo lo que han tragado por su culpa la frustración se traduzca en culpar a los verderos culpables en vez de a esa España que no les ha robado jamás.

      Lo peor es que dicho problema, aunque no tan agravado, se da de la misma manera en cada una de las otras 16 Taifas. El Estado Central, como dices muy bien, lo conocía de sobras. Porque ese Estado Central comandado por PPSOE es el mismo que tiene el poder en las otras Taifas (en esta caso 15 porque en la otra manda el PNV) .

      La red clientelar de esos PPSOE en las otras Taifas ha bebido del Know How de los CiU y PNV en las suyas.

      Un caso de libro ha sido ver cómo el PP en las otras Taifas bilingües (Galicia, Valencia y Baleares) ha copiado el modelo educativo y lingüistico de CiU. Lo hizo con la delirante idea de ser ellos las CiU de esas Taifas, en Navarra con UPN ya lo eran, y todos sabemos cómo ha acabdo el invento.

      Jamás de los jamases habría podido el PP hacer eso si no se hubiera puesto en el rebufo o en la huella de CiU. Y por eso desde el Estado central se dejó hacer, en lo que al PP respecta.

      Con el PSOE, convertido en el partido del sistema en Andalucía (su CiU con su centralismo sevillano) hasta hace poco, pasó lo mismo. Teniendo el PSOE el esquema andaluz en mente para exportarlo a Castilla y Extremadura.

      El sistema «petó» en 2011, en Cataluña, con el moviento 15M y las revueltas de plaza Cataluña y el bloqueo del Parlament por una muchedumbre que «parlaba castellá», o mas bien les insultaba en español.

      https://www.youtube.com/watch?v=qKNLtauggpA

      Esa fue la señal de alarma que decía que habían perdido el control de manera clara.

      Y cuando en la primavera del 2012 vieron, todas esas empresas de la oligarquia catalana, que nuestra prima de riesgo se disparaba y que era muy posible una intervanción del BCE a sangre y a fuego (algo que no ocurrió porque Dragui no quiso), decidieron que entonces o nunca, y le djeron a Mas que adelante con esa Independencia, haber si así conseguian recuperar la iniciativa.

      Recuerda que la Diada 2012 fue la primera de la serie .. donde hasta se asistir vio a un ridículo Duran i Lleida.. que no sabía que se le habia perdido a allí.

      Empresas que cuando vieron que se habían pasado de listas salieron corriendo fuera de Cataluña la semana posterior al 1-O.

      como ves hay cosas en las que hasta coincidimos

      un muy cordial saludo

  5. loli dice:

    Efectivamente, estimado Pasmao, el análisis del origen economicista del independentismo en Cataluña es muy interesante, yo no abarco esos conocimientos, aunque supongo que no son difíciles de encontrar y seguir.

    También, sigo pensando, que es solo una de las «patas» de esta situación, y creo que las estrategias oligarcas de los partidos que han gobernado en la Generalitat, aunque hubiese una mayoría de izquierdas, siempre han mantenido criterios «feudalistas» y se han basado en los sentimientos heredados por la población catalana de su Historia, de esa «extraña», o no tanto, alianza de aquélla población, campesina y fronteriza, con sus «señores» y con la propia Iglesia autóctona, para asegurarse una necesaria protección.

    Es posible que para intentar entender cualquier circunstancia o conflicto, sea necesario abordarlo desde aspectos muy diversos, algo que «chirria» y mucho, cualquier tipo de adoctrinamiento…y de populismo, sea cual sea el signo político con que se presente.

    Un cordial saludo

  6. Manu Oquendo dice:

    Menciona el Autor, Sr. Salama, el hecho de que el Derecho de Autodeterminación se limita, a efectos prácticos, a los pueblos en situación colonial. Por este motivo el Nacionalismo Catalán se Inventa hace seis o siete años el llamado «Dret a decidir». Porque saben que la Autodeterminación no es jurídicamente viable en el Mundo.

    Esto lo sabe cualquier jurista y sin embargo son muy pocos los rastros de que el Estado –sus autoridades– hayan dicho alto y claro algo tan obvio en estos años de Constitución democrática. Ni siquiera lo han musitado en público Sánchez ni sus Ministros.

    Que no lo haga un personaje como Sánchez, abstraído con el «yo-mi-me-conmigo», es perfectamente comprensible porque ya el PSOE de FG y Alfonso Guerra estableció en el Congreso de Suresnes 1974,. en su Resolución 2ª, el Derecho de Autodeterminación para nuestras «nacionalidades y regiones». A sabiendas de que contradecía cualquier texto de la ONU o del Derecho Internacional.

    El PSOE se desdice de dicha resolución cuando les conviene y especula con ella siempre que lo necesita.

    Es incalculable el daño objetivo que el PSOE nos ha causado impidiendo de hecho el combate eficaz contra el Mal Objetivo del Nacionalismo Fragmentador. Este problema existe como problema no `por el PNV o Convergencia o ETA, subsiste porque al PSOE interesa que subsista.

    El texto de esta Resolución, que durante el mandato de Sánchez HA SIDO EXPURGADO de Wikipedia, decía así.

    Guárdenla porque ya están Reescribiendo la Historia en la mejor tradición de todos los Totalitarios.

    Resolución Segunda.
    Cita.
    (2) Además, el PSOE aprueba una segunda resolución que define y remarca su posición respecto al problema nacional y la organización territorial del estado:
    Resolución sobre Nacionalidades y Regiones
    Ante la configuración del Estado español, integrado por diversas nacionalidades y regiones marcadamente diferenciadas, el PSOE manifiesta que:

    1) La definitiva solución del problema de las nacionalidades que integran el Estado español parte indefectiblemente del pleno reconocimiento del derecho de autodeterminación de las mismas que comporta la facultad de que cada nacionalidad pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de los pueblos que integran el Estado español.

    2) Al analizar el problema de las diversas nacionalidades el PSOE no lo hace desde una perspectiva interclasista del conjunto de la población de cada nacionalidad sino desde una formulación de estrategia de clase, que implica que el ejercicio especifico del derecho de autodeterminación para el PSOE se enmarca dentro del contexto de la lucha de clases y del proceso histórico de la clase trabajadora en lucha por su completa emancipación.

    3) El PSOE se pronuncia por la constitución de una República Federal de las nacionalidades que integran el Estado español por considerar que este estructura estatal permite el pleno reconocimiento de las peculiaridades de cada nacionalidad y su autogobierno a la vez que salvaguarda la unidad de la clase trabajadora de los diversos pueblos que integran el Estado español.

    4) El PSOE reconoce igualmente la existencia de otras regiones diferenciadas que por sus especiales características podrán establecer órganos e instituciones adecuadas a sus peculiaridades.

    Fin de cita.

    Esta posición sobre las nacionalidades y regiones seguiría siendo defendida y ampliamente argumentada en el congreso de 1976, postura que el PSOE mantendría hasta el año 1977 cuando comienza a disimular por conveniencia.

    Si alguien desea la versión completa de la anterior Wikipedia sobre el Congreso de Suresnes de 1974 puede pedirla vía los editores del Blog o directamente a manuoquendo@yahoo.es

    Un saludo cordial

  7. EB dice:

    Isaac, leyendo hoy la columna de FJS sobre lo que ha sido el gobierno de PS

    https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/pedro-sanchez-sin-verguenza-87223/

    uno se ríe para no indignarse. Pero FJS se queda corto porque ignora lo que ha empezado a hacer PS desde ayer y hasta el día de la elección: cualquier cosa con tal de mantenerse en el poder –sí, cualquier cosa. Por supuesto, PS seguirá gastando para su reelección a manos llenas porque para un socialista robar es algo natural y jamás le incomodará –todo sea por salvar a los oprimidos. Pero a veces la plata no es suficiente para conseguir lo que un socialista quiere y entonces uno debe preocuparse por las otras que hará para conseguirlo. Sí, demos por descontado que seguirá colocando a miles de votantes en empleos falsos y que intentará algún fraude electoral. Pero nada de eso le asegura mantenerse en el poder. Habrá que esperar entonces una acción sorpresiva, «justificada» como respuesta a algún suceso menor (si es mayor más fácil).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies