¿Un nuevo orden internacional?

Hace unos días Bárbara Alpuente publicaba en este blog un artículo (muy divertido, si no lo has leído, léelo) sobre cómo esta pandemia no nos hace mejores que antes.

Creo que Bárbara tiene razón y me preocupa el panorama internacional que nos deja ese virus de extraño nombre (SARS-CoV-19).

Después de las dos grandes guerras, se soñó con una suerte de gobierno mundial que pusiera fin a los conflictos bélicos y que nos permitiera abordar los retos, cada vez más globales, que se iban planteando en un mundo interconectado. El sonoro fracaso de las Naciones Unidas dejó el sueño en una vía muerta, habiéndose convertido esa organización en un mecanismo de justificación de las actuaciones de los verdaderos poderes que mueven los hilos.

En este sentido, desde la caída del Muro de Berlín, los EE. UU. han ejercido, con mayor o menor intensidad en función de los gobiernos, un liderazgo mundial, que, ciertamente ha perseguido la realización de sus propios intereses nacionales, pero también (aunque fuese de refilón) el mantenimiento de un orden basado en los principios que inspiran las llamadas democracias occidentales.

Sin embargo, hace tiempo que se viene palpando un cierto agotamiento por parte de los EE. UU. en el ejercicio de ese liderazgo mundial. Esa disposición a recogerse sobre sí mismo -que siempre ha estado más o menos presente en el panorama político estadounidense- parece haberse desatado tras el triunfo de Donald Trump con el eslogan America first.

La crisis del COVID-19 ha generalizado la tendencia a un mayor nacionalismo de fronteras en una especie de sálvese quien pueda. Y esto, sin duda, ha contribuido a acentuar la política de Trump orientada a mirar hacia dentro y no ejercer un liderazgo mundial frente a la crisis.

Obviamente, no creo que se pueda hacer ningún reproche a que un gobernante anteponga los intereses de su nación sobre los de otros Estados. En eso están todos.

No obstante, con esta actitud es posible que los EE. UU. estén cediendo un espacio en los foros internacionales que podría ser aprovechado por otros poderes, que no estén sujetos -al menos formalmente- a los principios en que se basan las modernas democracias.

Y una vez se cede ese espacio y resulta ocupado por otro poder, es difícil volver a recuperarlo (aunque posteriores gobiernos estadounidenses optaran por una visión más internacional).

En este sentido, parece preocupante la política estadounidense en relación con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Probablemente, todos los países miembros de la Organización -salvo quizá China- estén legitimados para dirigir serios reproches a su gestión de la crisis del coronavirus: el principal es que no se enteró de la verdadera dimensión que el problema tenía en China y de la potencialidad de expandirse a todo el mundo, hasta que ya era demasiado tarde.

Por supuesto, esto tiene mucho que ver con la falta de transparencia de China y con las dificultades que toda organización internacional tiene para inspeccionar en dictaduras la situación sobre el terreno. Si un organismo de NN. UU. quiere visitar un hospital o, por poner un ejemplo, una cárcel española, no tiene más que concertar una visita. No ocurre así con las dictaduras. Y China lo es.

El enfado que los EE. UU. han manifestado con una supuesta actitud indulgente de la OMS frente a China ha desembocado en que este país haya decidido suspender la financiación de la Organización. Por supuesto, China se ha apresurado a ocupar ese espacio de poder vacante. Obviamente, de este movimiento de fuerzas resulta un mayor poder de influencia de China sobre la Organización y un correlativo menor poder de los EE. UU.

Y este desplazamiento de poder resulta preocupante en cuanto hace tiempo que se desvaneció la ilusión de la llamada convergencia de China, entendida como que la aceptación de esta como miembro de pleno derecho de la comunidad internacional la iría convirtiendo gradualmente a nuestros valores democráticos. Nada de eso ha ocurrido y el gobierno chino se desempeña cada vez de manera más autoritaria.

China no actúa sujeta a los límites propios de las democracias, en las que los checks and balances hacen que nadie actúe con un poder absoluto. El gobierno chino no está constreñido por un Estado de Derecho en el que el poder judicial ejerce como garante independiente del respeto a una Constitución y unas leyes. Y en el ámbito internacional la obsesión de China es poder seguir expandiendo su negocio económico ultracapitalista, sin que ninguna organización internacional o Estado le ponga límites. Esta es la finalidad que tiene su ocupación de las instituciones internacionales.

La desconfianza hacia el régimen chino hace que EE. UU. -y más recientemente también Europa- esté tratando de disminuir su dependencia de China como proveedora de bienes y servicios esenciales.

Ante un gigante como China, que puede imponernos una verdadera tiranía económica, sólo grandes potencias pueden aspirar a entrar en una negociación en términos de una cierta justicia. Los tradicionales Estados nación europeos son todos ellos como mosquitos alrededor de la bestia. Es verdad que la construcción europea está siendo lenta, difícil y llena de obstáculos. El Brexit ha sido una verdadera tragedia para el proyecto. Pero en la dinámica de bloques que se nos presenta, sólo una Europa fuerte y unida puede hacer frente a los retos que se avecinan. Y probablemente la Europa actual no sea suficiente.

Cualquiera que haya estudiado la historia previa a la catástrofe soviética, sabe que Rusia, con su doble alma occidental y oriental, ha sido protagonista de la vida de nuestro continente. Ciertamente, se hace difícil el acercamiento a la Rusia de Putin. Pero tanto a Rusia -que no le interesa someterse al colonialismo económico de China- como sobre todo a Europa les conviene empezar a entenderse y a tender puentes. Hemos hecho un esfuerzo titánico para integrar a la Europa del este y, sin embargo, sin duda por la influencia de EE. UU. como aliado prioritario, no terminamos de atrevernos a mirar a Rusia; a pesar de que esta es miembro del Consejo de Europa y está sometida al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Creo que Europa no terminará de estar completa mientras no realice ese acercamiento a Rusia. El mundo que tenemos por delante está lleno de enormes retos, que van a exigir inteligencia y valentía en nuestros líderes y responsabilidad y formación en la ciudadanía.

17 comentarios

17 Respuestas a “¿Un nuevo orden internacional?”

  1. Manu Oquendo dice:

    Me ha parecido un artículo importante que describe la situación imperial de modo equilibrado y plantea muy correctamente la disyuntiva Europea en su dificilísimo tránsito desde la actual situación colonial de hecho a un polo de la Gran Masa Terrestre Euroasiática capaz de establecer una relación fructífera y positiva con Rusia. Una gran nación Europea y el mayor espacio, en gran parte vacío, del globo.
    Hacer este tránsito de forma equilibrada y positiva creo que es en este momento impensable hasta como sugerencia a pesar de que es una idea más extendida de lo que pudiera parecer. Entre otras razones porque es el único movimiento que abriría horizontes para ambos La «Europa Sin Rusia» y «Rusia» provocando al tiempo un terremoto global ya que, de ser irrelevantes en el gran tablero mundial, la nueva e hipotética realidad geopolítica pasaría a ser la segunda gran potencia y, en no pocos aspectos, la primera.
    Cuestión de Actitudes, claro.

    En otro momento me gustaría matizar el anterior resumen y especificar las cuestiones que resultan más problemáticas.

    En principio dos.

    1. El primero es la degradación moral de la sociedad occidental que, no se sorprendan, es bastante superior a la de la nación Rusa. En el caso de los EEUU lo fundamental, a mi modo de ver, es la inmensa diferencia moral entre la generación de la 2ª Guerra mundial y las que vinieron después que han destrozado los ideales y la realidad de una gran nación.

    2. El segundo es que el Imperio ha venido haciendo en términos geopolíticos y políticos todo lo posible para que la UE tuviese dentro la semilla de la discordia y que en cincuenta años no se haya dado un paso para la creación eficaz de una Identidad Europea mientra la propia UE ha hecho todo lo posible para romper por dentro algunas de las grandes naciones que la forman. Por ejemplo, nosotros. Hoy lo probable es la ruptura de la UE hacia 2040.

    Dos lecturas imprescindibles para visualizar con amplitud y profundidad esta cuestión.

    1. «The Grand Chessboard». De Z. Brzezinski. 1997.
    2. «El desarrollo sustentable». De Juan Claudio Sanahuja. 2003. Vortice.
    Dos grandísimas obras.

    No son libros fáciles de encontrar. El primero está intencionalmente o por «casualidad» mal traducido al español y del segundo han desaparecido todos los ejemplares. La familia Sanahuja facilita copias libres. Ambos autores ha fallecido.
    Si tienen verdadero interés en cualquiera de ellos háganmelo saber.

    Un saludo cordial y gracias

    1. Julio dice:

      Hola Manu,
      Gracias por tu comentario.
      Me interesaría revisar las obras que citas.
      COmo las puedo conseguir?
      Gracias

  2. O'farrill dice:

    Efectivamente, en el gran tablero mundial se están produciendo situaciones novedosas que conviene tener en cuenta. la primera de ellas es que EE.UU. con Trump deja de ser el «gendarme» mundial, desviándose de las políticas intervencionistas y a veces mesiánicas de sus antecesores. Repliegue de tropas, repliegue de subvenciones a fondo perdido y centralización en el pueblo estadounidense y sus problemas. China quiere aprovechar ese repliegue USA para hacer un amplio despliegue territorial y económico, una vez que se le ha dejado la primacía industrial y tecnológica y la ha sabido aprovechar… ¡Chapeau…!
    ¿Y Europa…? La UE sigue empantanada en la jungla burocrática institucional y jurídica que supone la adhesión de estados-miembros que han sido naciones e incluso imperios, cuya soberanía se resiste a las imposiciones de un grupos de burócratas «partidistas» (no elegidos por los europeos, sino por los gobiernos de cada momento) que, son simplemente «mandados» desde intereses concretos. La idea inicial romántica se ha ido pervirtiendo en un pragmatismo personal de forma de vida y han desaparecido los «grandes»estadistas para ser sustituidos por pequeños mandados de élites financieras y organizaciones escasamente filantrópicas que, por cierto, no tienen ninguna influencia en el gobierno ruso. Todavía hay clases.
    La idea de una Europa sin Rusia fue la de los gobiernos intervencionistas de EE.UU. Es más, el pulso ideológico de la «guerra fría» significaba en su momento un cierto equilibrio de poderes. Pero cayó el muro de Berlín, se disgregó la gigantesca URSS y Rusia aceptaba valores occidentales. Una rendición ante la evidencia del anacronismo ideológico soviético en el siglo XX. Fronteras abiertas, manos tendidas y un enorme potencial de recursos en sus territorios que todos los presidentes de EE.UU. y sus aliados filantrópicos veían con preocupación y que debía neutralizarse. La UE se plegaba a los intereses americanos y hasta apoyaba sus embargos económicos… y hasta se creía sus relatos.
    Pero todo eso está cambiando por mucho que las llamadas «izquierdas» pretendan continuar con rancios mensajes ideológicos en connivencia con el capitalismo «neoliberal» más salvaje que dicen denostar. Europa tiene la oportunidad de incorporar como miembro a la gran nación rusa. Primero con fórmulas de colaboración múltiples en los ámbitos de cooperación comerciales y culturales. Más tarde y en forma gradual con invitación a las instituciones europeas que, para entonces, deben despojarse de los partidos y su influencia, para llegar en su momento a una verdadera Constitución Europea donde se respete por encima de todo las soberanías nacionales.
    El camino será igual para las demás organizaciones continentales existentes o que se puedan constituir. Mientras tanto NN.UU y sus agencias no pueden seguir siendo sociedades por acciones cuyo voto dependa del engrase económico de unas u otras naciones o, lo que es peor, estén al servicio de intereses particulares legítimos en lo privado, pero ilegítimos desde lo institucional.
    Por ahí vendrán los futuros debates, no por los «inventos» ideológicos de quienes pretenden el poder mundial desde nuevos dogmas y religiones.
    Un saludo.

  3. Sedente dice:

    mmmmm…

    ¿No queremos para nuestro futuro algo mejor?

    El juego de las banderitas no me lo parece.
    Ya hemos sufrido ese juego demasiadas veces. En el pasado y en el presente. No hace falta arrastrarlo hacia el futuro.

    Sin embargo, el de los inventos sí me lo parece. Así se creó el primer sofá.

    1. O'farrill dice:

      Amigo Sedente: No me refiero por supuesto a los inventos (sin comillas) que nos ayudan a vivir mejor, sino a los que nos pueden llevar a vivir peor. porque implican confrontaciones sociales por otras banderas (éstas falsas). Como ya nos hemos referido a ellas en varias ocasiones, no quiero ponerme pesado…. Un saludo.

      1. Sedente dice:

        Hace días escuché una metáfora que me pareció muy sustanciosa e inteligente y me gustaría compartirla con ustedes.
        Es una metáfora que sirve para multitud de asuntos y en multitud de ocasiones pues encierra, a mi parecer, una sabiduría especial.
        La escuché en una charla entre dos físicos y un matemático, todos ellos divulgadores científicos y el físico que hablaba dedicado también a la docencia.

        He transcrito la metáfora y decía así:

        Profesor de física.
        «Si uno describe el Quijote y yo les digo:

        El Quijote es… medio kilo de papel con cien gramos de tinta, con 85.000 palabras, 37.000 las cuales contienen una «a». No estoy mintiendo y puedo hacer una descripción muy extensa del Quijote en esos términos.
        Ahora… nada tiene que ver,…,si bien no estoy mintiendo, de hecho, quizás si yo comparo un análisis de ese tipo, con una interpretación, con una crítica literaria del Quijote, quizás la descripción que estoy diciendo yo es mucho más cierta que la crítica literaria, pero tiene un valor nulo.
        Es lo que pasa a veces cuando.., con muchas de las actividades,…, en particular con actividades del ser humano. El lenguaje de la ciencia es pobre para las actividades del ser humano. Es muy bueno para otras cosas, para montar una red de telefonía móvil sin duda, no hay ninguna discusión, es un problema técnico y la ciencia lo responde muy bien, ahora, para entender la angustia existencial no estoy tan seguro…»

        Matemático: «Para generarla sí, para generarla si.» -agregó con ironía.

        (Hablaba de una posible Teoría del Todo)

        Esta metáfora es extrapolable a muchas de las cosas que pasan cotidianamente. Una de ellas, me temo, son estas reuniones entre mandatarios al más alto nivel.
        Llega un momento en la conversación que todos comienzan a hablar del Quijote en términos absolutamente nulos para la verdadera comprensión del libro.
        Todos son números y cifras y datos y compras y ventas y adquisiciones y un sinfín de cosas que nada tienen que ver con la «angustia existencial» de los seres humanos a los que representan.

        Creo no equivocarme mucho si digo que la vida de las gentes a las que representan es mucho más que todo aquello.
        Muchos desearían que las cosas no fueran como son. Puede ser verdad que el Quijote tenga ese número de palabras y es importante, sin duda, pero ¿a quién le importa?

        ¿Creen que si se hiciera una encuesta en las zonas más dispares del planeta la mayoría se opondría a una unión Mundial?
        De cooperación, de ayuda, de intercambio, de comercio, de lugares a visitar. ¿De poder disfrutar del planeta que tenemos?

        Hay que pensar en la meta.

        En cuanto al tema de los inventos, incluso los entrecomillados, me temo que será para otro día.

        Saludos.

  4. pasmao dice:

    Cómo una brisa de aire fresco, dentro de esta especie de mito del eterno retorno de lo políticamente correcto, he disfrutado del artículo de Isaac y del ponderado comentario de MANU, y del resto.

    Conviene recordar que en esto de la geopolítica mandan los intereses, y no los afectos, al menos con los países serios, algo que por desgracia (desde que empezamos con eso de la Alianza de las Civilizaciones, aunque podamos retrotraernos hasta el XVI) en España hemos olvidado.

    Conviene además ir hasta por lo menos el XIX para entender algunas de las cosas de la cosa USA/UK, China y Rusia, dado que los intereses permanecen aunque cambien los gobiernos y las regímenes políticos. Algo sobre lo que muchos procuran echar un tupido velo, cosas de la memoria histórica a la carta.

    Al respecto conviene recordar que la enemistad UK y Rusia con el mar Negro y la salida al Mediterráneo y la salida de Rusia al norte por San Petersburgo (sobre todo la primera) han sido una constante desde antes de la carga de la Brigada de la Caballería Ligera hasta los últimos acontecimientos en Ucrania o los penúltimos de aceptar a Grecia cómo animal de compañía en el Euro… la idea de saqueo del Imperio Ruso, de la misma manera que se hizo con el español en Latinoamérica es un caramelo muy deseado en la angloesfera desde hace mucho tiempo.

    Y el que no se lo quiera creer, pues que se vaya a trabajar a think tanks cómo Elcano, donde encontrará buen acomodo.

    Conviene recordar también una guerra que ahora resulta mas que incómoda. La Guerra del Opio. Donde las potencias occidentales lideradas por Gran Bretaña, pero con el apoyo inestimable de USA, Holanda, Portugal… España estuvo de miranda. De eso no nos pueden echar la culpa.

    De esa guerra, de esa alianza, de esa destrucción de una élite vía el opio, para poder disponer de un imperio milenario a su libre disposición vienen los lodos de éste nacionalismo chino que ahora tanto nos preocupa y que tan bien ha descrito Isaac.

    Nosotros lo habremos olvidado, no creo que haya muchas becas del HSBC dedicadas a que los estudiantes investiguen que es lo que pasó. Pero los chinos no lo han olvidado en absoluto.

    En España, dado que fuimos de las naciones que menos tuvimos que ver con aquello, podríamos intentar sacar algún rédito; pero con estos ganapanes que tenemos desde comienzos del XXI a los mandos da la nave lo veo imposible.

    La NATO fue concebida para «mantener a la Unión Soviética fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo», dijo Lord Hastings Ismay, el primer secretario general de la NATO. La NATO fue una idea británica para que ese imperio que sabían que se vendría abajo tras la IIGM se pudiera amortizar durante mas tiempo gracias al primo zumosol de los USA.

    Churchill eligió a la Unión Soviética como compañero de viaje en la IIGM porque le horrorizaba una Europa Unida y armada al otro lado del canal, si además era bajo el mano de un psicópata como Hitler peor. Pero lo de unida y armada era su mayor dolor de cabeza.

    Una vez ganada la guerra y regresando a los intereses de siempre, contra esa Rusia tan odiada (pese a haber familias reales emparentadas), esos intereses geopolíticos Mackinderianos, necesitaba de un músculo militar suficiente para poder enfrentar a Stalin mientras se veía que pasaba con su Imperio Colonial. Es así y sólo así cómo se puede entender a esa NATO creada mucho antes del Pacto Varsovia.

    El famoso Complejo Militar Industrial .. y sus conexiones con la NATO el Estado profundo USA, las fundaciones Ford, Rockefeller de entonces y las actuales de Soros, Gates, etc.. y toda esa apuesta por el globalismo no son una casualidad.

    “Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana” David Rockefeller, “From a China Traveler”, en el The New York Times, el 10 de agosto de 1973.

    Habría que esperar a que el muro cayese del todo, pero Bill Clinton y el cómo entró China en la OMC y bajo que condiciones merecerían muchas páginas incómodas. Simplemente merece la pena recordar a que es Clinton, de los Clinton de toda la vida, de Hillary, Obama, Soros, Gates… todo ese grupo, acompañado de mucha prensa, que detesta a Trump.

    Que en su despedida, ya cómo pato cojo, Obama se auto organizó una visita a China (por que yo lo valgo) y que algo que no nos han contado debió pasar para que Obama, el de los Obama de toda la vida, tuviera que bajar del avión presidencial por la escalera de emergencia (en la cola) y para que sus guardaespaldas tuvieran un encuentro «poco amistoso» con la policía China.

    Y si lo sabemos es gracias a rusos e iraníes, si fuera por las agencias de noticias occidentales no sabríamos nada.

    Por concluir:

    1/Los intereses de una «Uropa» continental unida, con Rusia en el club; tienen mucha lógica. Pero no tienen nada que ver, es mas son antitéticos con los de la angloesfera USA-UK. Y eso ha sido así desde hace mas de 200 años.

    2/Los intereses de China y su patriotismo están mucho mas alineados con esa Uropa continental unida, alejada de la angloesfera que tan malos le trae, de lo que creemos.

    Sin entender estos dos puntos y todo lo que arrastran, incluido que pasa con una NATO con UK fuera de la UE, es no querer entender nada.

    Un cordial saludo

  5. Manu Oquendo dice:

    La idea de un gobierno mundial está siendo promovida por:

    1. En primer lugar el Imperio y –hasta Trump– núcleo ideológico más o menos discreto que podemos sintetizar en los clanes del NWO.
    2. La Izquierda clásica casi difunta y hoy exacerbada por la Neo-Izquierda Post Marxista que aglutina todos los movimientos de Iberoamérica coeligados por Castro y otros tras la caída del muro de Berlín y el colapso temporal y ruptura de la URSS. Es la Izquierda que venía implantando los dictados de Gramsci revitalizada desde finales de los 80 por Laclau y Mouffe.
    Los dos grupos anteriores hoy actúan coordinados en las mismas causas. Ambas han colonizado y las agencias internacionales del Imperio. ONU, FMI, etc.
    Son causas que tienen el denominador común de tener un gobierno global como objetivo. En sus manos, evidentemente. Esto debería bastar para oponerse a ellos

    3. Á cierta prudente distancia hay segmentos muy importantes de la Iglesia Católica. Grupos internos «capturados» por las ideas e intereses anteriores, hasta el miedo o prudencia existencial que 200 años de ataques han producido en la jerarquía hasta convertirla en un agente dedicado casi exclusivamente a «paliar» la pobreza SISTÉMICA sin enfrentar seriamente sus causas estructurales. El relevo de Benedicto XVI en mi opinión se produce por este evidente conflicto agravado por el hecho de que los primeros muertos de todas las guerras de Oriente Medio eran cristianos aunque Occidente, sospechosamente, nunca pareciera preocupado por ello.

    Creo sinceramente que lo anterior es poco discutible para cualquier observador cuidadoso y no voy a profundizar en ello.

    Sin embargo creo que la idea de un Gobierno Global es una grave amenaza para todos porque inevitablemente conduce a mayor miseria, menor libertad y un concepto del ser humano nihilista y puramente material. Y ello a pesar de que para sostener esta concepción cosmológica y antropológica se han visto obligados a prescindir de la Física de los últimos 110 años y de lo mejor de nuestras raíces que buen se han ido ocupando de cercenar.

    Sobre todo ello ondea un Neurólogo: Ashby cuya ley es bien conocida por todos los que enfocan el estudio de la realidad como lo que es: un sistema de fuerzas. Sobre ello hemos hablado aquí desde hace años pero voy a resumirlo una vez más.

    El Poder se establece y desarrolla disminuyendo los grados de libertad de los entes controlados. Solo se justifica si produce más prosperidad. La función de Control es enormemente cara en si misma y en sus resultados. Tanto que, a partir de un punto, estos sistemas de poder entran en rendimientos decrecientes y rápidamente en rendimientos negativos por el simple coste de los Controles y su efecto Paralizador.
    El resultado empírico es el conocido y al cual estamos asistiendo: Empobrecimiento progresivo y limitación totalitaria de Libertades. Un Círculo Vicioso presidido por la ingeniería social, aborto masivo y muerte protocolizada de sobrantes. Ahora mismo en el Congreso, por cierto.

    Saludos cordiales

    PS. Para Julio. Mi email manuoquendo@yahoo.es

    1. Sedente dice:

      Estimado Manu, me apena sinceramente ver que tiene esa visión tan férrea y negativa sobre lo que podría ser un «Gobierno Global».
      ¿En serio no ve Usted ninguna posible variante que no condujera a lo que vaticina? ¿Qué le hace ser tan derrotista?

      H.G. Wells creó una «máquina del tiempo» para poder retroceder primero al pasado y más tarde proyectarse al futuro.
      Después de darse cuenta de que el pasado no podía cambiarlo viajó hasta el futuro durante cuanto hizo falta hasta alcanzar un momento que consideró tranquilo, apacible y de clima benévolo. Allí descubrió que también el futuro tenía su afán, pero pudo solventar los problemas que encontró.

      Todo esto es literatura. Una simple forma de ordenar las palabras y el concepto de las cosas que nos permite pensar sobre asuntos hasta ahora desconocidos.

      Todos sabemos que existen siempre elementos ajenos a los sistemas que hacen que lo ideado se balancee de forma insospechada. Muy a menudo ocurre eso.
      Subestimamos a la «Naturaleza» y de sopetón nos sorprende como quien oye que llaman a la puerta sin esperarlo.

      Si lo actualmente establecido nos lleva al fracaso, deberíamos pensar en lo necesario para que eso tuviera éxito.
      No veo por qué tiene que aparecer siempre esa palabra, «nihilismo», llegado cierto punto en el avance hacia algo. Carmen Laforet nos mostró a su tía Angustias y todo lo que aquella rancia visión mostraba. Desde entonces se han construido puentes incluso de cristal.

      Insisto, si todo lo que Usted plantea nos lleva inevitablemente hacia lo que pronostica, deberíamos buscar un planteamiento diferente que nos lleve a otro destino.

      ¿En serio ven al ser humano dentro de los años que sea de igual forma que ahora?
      ¿Metido en asuntos tan desagradables?

      ¿Qué sentido tiene pues todo?

      Debemos pasar página como sea. Aunque la página pese toneladas.

      Si nos encontramos la nada, crearemos de la nada.

      Saludos.

      1. pasmao dice:

        Apreciado Sedente

        No hay duda de que sus reflexiones, abiertas, parten de una bondad natural indudable.

        Por desgracia quienes son los mayores promotores del globalismo, ese mundo sin fronteras donde se impondrán las economías de escala, los oligopolios y un nuevo Estado Feudal, esta vez global; son esos que se reúnen en secreto en esos Bilderberg, Davos,… y a saber donde mas.

        Si cree que esa gente, que no son precisamente pobrecitos, que se reúnen de manera discreta para tener conversaciones muy privadas, y luego nos vienen (rodeados de una amplia panoplia de medios comunicación) con esos mensajes de paz y amor universal porque han perdido el sueño por los pobres y desheredados del mundo.. pues en fin. Usted verá. Yo no me creo nada.

        Sólo se que si la desaparición de fronteras, y el hundimiento de los estados nación no les conviniera, ni de lejos se habría producido.

        Una gran ventaja de que existan los estados nación es que se compartimenta el riesgo, el que sea. En un mundo global tenga usted la seguridad de que el riesgo (de lo que sea) se multiplicará exponencialmente.

        Y las consecuencias de ese riesgo las pagaremos los de siempre.

        Los cortafuegos existen por algo.

        Un cordial saludo

  6. Manu Oquendo dice:

    Estimado Sr. Sedente.

    De entre las muchas respuestas posibles a sus preguntas voy a ofrecerle una.
    Hace unos posts usted pregunta al Sr, O’Farrill: ¿No queremos para nuestro futuro algo mejor?
    Una pregunta que se parece mucho a la que cierra su último comentario: ¿Qué sentido tiene pues todo?

    La respuesta a ambas preguntas –que, efectivamente, son importantes– pasa por tener unos criterios claros de las Ideas de Bien y de Mal. Dos conceptos cuya inexistencia propugna el actual Paradigma Social que a su vez es el paradigma Globalizador.
    Responder nos exige tener una Antropología clara dentro de una Cosmología también clara.
    Es decir, deberíamos ser capaces de decir: ¿Qué es un ser humano? ¿Qué razón tiene su existencia? ¿Tiene su vida individual y colectiva un sentido? Yo creo que nuestra actual Estructura del Poder Social actual no tiene respuesta a ninguna de ellas. Solo pueden decir lo siguiente:

    ¿Qué es un ser humano? «Un ser humano es un ser vivo que nace si se le permite y muere cuando establezcamos. En el Interregno es un instrumento del Estado al cual está sometido. El Estado tratará de que pueda tener una vida biológica aceptable dentro de los parámetros que el estado establezca para todos. El Estado no aceptará otros criterios y luchará contra quienes pretendan tener criterios distintos».

    ¿Qué razón tiene su existencia? «Ninguna más que proveer al funcionamiento del Estado y procurar disfrutar de sus sentidos que ya procuraremos ir dirigiendo. Su comportamiento estará moralmente dirigido por la moral que el Estado establezca. Todo el resto está subordinado a las decisiones del Poder que ostenta la representación del Estado».

    ¿Tiene su vida individual y colectiva un sentido? Ya respondido en la pregunta anterior.

    Nuestra civilización, desde hace 2,500 años, tiene unas respuestas a estas preguntas que, con los trompicones propios de la evolución de nuestro Conocimiento y de nuestros Instrumentos de Adquisición de Conocimiento –sentidos y razón–, se rompen hace unos 200 años y siguen rotas.

    En ese momento el Sistema de Poder Social que emerge decide que el ser humano tiene unos derechos –y pierde otros– pero su vida no tiene más razón ni más sentido que el disfrute mientras viva. Ese modelo social es absolutamente Nihilista e incapaz de Teleología alguna –digo Teleología, no Teología–. En ese momento comienza el declive Civilizatorio de una de las dos Civilizaciones más longevas de la historia conocida. La otra es China.
    Pasamos así de una idea trascendente del Ser Humano, que culmina en Kant, y del Cosmos, que culmina en 1910 en la apertura de Horizontes iniciada por Einstein, Planck y otros y que hoy se manifiesta en los Multiversos y en los Campos de fuerzas inmateriales colapsables en partículas temporales, al actual nihilismo ochocentista.

    Habrá usted observado que Kant sigue siendo un enemigo a batir y que los sistemas educativos Occidentales –hoy en notorio declive científico y moral– siguen anclados en los paradigmas físicos previos al siglo XX. Esto es perceptible incluso en las llamadas «Humanidades».

    Los Leviatanes que hoy existen son pues fruto de todo lo viejo desprovisto de su trascendencia. Lo cual explica unas sociedades en las cuales más del 40% de la población circula drogada entre droga psicotrópica con receta y «sustancias» sin receta. Ambas sustancias promocionadas activamente por el Leviatán.
    La última idea de los Globalistas –Bill Gates– de la que bien poco se habla es la inserción masiva de chips.
    ¿No estamos ya en la imposición de la Mística del Hormiguero?
    ¿Es esto un ser humano?

    Un saludo cordial

    PS. Detalles menores que, salvo excepciones raras, no salen en medios de masas https://www.youtube.com/watch?v=XI8FFeIzbR4

  7. Sedente dice:

    (Al ver la primera imagen del video ese mi reacción: ¡El capitán Harlock!– para que sepan cómo funciona la asociación de ideas en mi mente-

    No sé por qué pero me da la sensación que este no va a ser un post precisamente corto.

    Hay que coger fuerzas.

    Es todo esto muy inusual, lo sé. Lo siento.)

    ————–

    Quiero agradecer profunda y sinceramente sus contestaciones e invitaciones al diálogo y la réplica. Quiero agradecerles también su tono.
    Se lo agradezco profundamente.

    A continuación decirles que la contestación me temo no va a ser breve.

    ¿Por dónde seguir?
    Es todo este un viaje comparable al del imaginado para Ulises. Me atrevo a decir que incluso aún mayor.

    Me presentan un mundo al más puro estilo Matrix y en este caso yo me siento como la «anomalía».
    Nada más enlacé el vídeo para verlo, me vino a la mente el capitán Harlock. Otro imaginado espécie de héroe semejante al anteriormente mencionado.
    Como ven mis fuentes son variadas y algunas, se lo aseguro, sorprendentes.
    Todos tenemos fuentes sorprendentes. Manantiales diversos que nos sacian pero a menudo creemos que no tienen valor alguno.
    Los despreciamos por no estar catalogados entre las exquisiteces consensuadas o popularizadas.
    Ver la televisión se ha convertido para muchos en un acto cotidiano. Miramos allí la luz de las imágenes de las sombras proyectadas.
    Ocurre allí que a menudo perdemos de foco la cueva.

    La cueva donde todo aquello se produce. En toda esta metáfora platoniana olvidamos la cueva.

    Allí estamos todos nosotros.

    Nos negamos a salir a la luz. Y si alguien lo hace y vuelve contando sus aventuras, le decimos calla y siéntate.
    Así estoy yo. Sentado. Sedente.

    Yo desvié la mirada y miré la cueva.
    Salí a ver la luz, volví y desde entonces no he parado de intentar contar lo que ví.
    Nadie me acompaña…

    Nadie me ha acompañado en ese viaje.

    De la nada y del nadie. Desde la más profunda soledad les hablo.
    Desde la soledad y el silencio de mis ideas y mi mente les hablo. Solo leves susurros durante todo este tiempo.
    Alguna mirada. Un solo gracias.

    ¿Y qué?

    ¿A quién le importa la vida del descalzo?
    ¿La vida del encorvado a quién le importa?

    Encontré respuesta para todas esas preguntas.
    Para todas ellas.

    Y no solo respuesta sino Verdad y Esperanza.

    Encontré la palabra dada cumplida.

    La Palabra Dada Cumplida.

    Quedé petrificado.
    No porque hubiera dudado de ella, si no por serme dada la respuesta.
    Por saberla nada más verla.
    ¡Por hacerla!

    —–

    Es toda esta una mañana muy lluviosa aunque luce el sol y pocas nubes blancas decoran el cielo.
    Todas estas cosas me traen siempre la lluvia y la limpieza del alma.
    Son las aguas de arriba que brotan como lluvia que limpia y riega.
    Son aguas cargadas de cosas. No solo de sales.
    Van todas ellas cargadas de cosas históricas.
    Históricas de las historias que llevan. Además de todas sus sales.

    Pesos imposibles. Balances y fluíres.

    —-

    Es necesario que se pregunten en qué creen.
    ¿Creen en las cosas?¿Creen en los sentimientos?
    ¿Creen en una promesa?

    —–

    Soy consciente de todas esas cosas de las que me hablan. Como les digo mis fuentes son variadas y no carecen de la imaginación o perspicacia para leer entre líneas cuantas veces haga falta.

    ¿Los renglones están torcidos?
    ¿Están rectos?
    ¿Están seguros?

    ¿No son sus ojos curvos?
    ¿No son nuestros ojos como esferas?
    ¿Dónde está lo recto?

    Es lo recto una imagen deseada, una simple añoranza. Un deseo.
    Deseo de lo recto. La virtud de la balanza.
    El fiel más fiel.
    El Ángel.
    El santo es un deseo.

    La virtud de lo recto.

    En el Mundo de lo torcido.

    ¿Dónde hallarlo?

    Solo en su espíritu encontrarán lo recto.
    Solo en el espíritu se encuentra lo recto. El fiel de la balanza.
    Allí pierden sentido los platos y sus pesos.
    Es el fiel una lanza infinita hacia el cielo.
    El fiel fiel a la palabra dada.

    —-

    Todas estas cosas que nos congregan ¿qué son?
    Parecen palabras.
    Palabras que componen ideas y pensamientos y pareceres sobre las cosas que conocemos.
    Son las palabras nexos gráficos entre nosotros y los otros.
    Fonéticas y sonidos. Gritos melodiosos.
    Expresiones acostumbradas que nos permiten expresarnos y conocernos.
    Nos permiten explicarnos.
    Creer en estos nexos es esencial.
    La variedad de las verdades verbalizadas.
    La variedad de los juegos mentales. De los sueños, de los pensamientos, de los sentimientos, de las cosas percibidas.
    El gruñido de las bestias congregadas.

    Podemos con ellas engañar o decir verdad, o al menos intentarlo.
    Son todas las palabras nexos unitivos por su significado. Símbolos.
    Dibujitos.
    Garabatos.
    Movimientos explicativos.
    Tal que un gesto.

    ¿Creen en los gestos?¿En los garabatos?

    Decía al principio que yo era como aquella anomalía. Nunca soñé en estar aquí.
    Ni lo pensé ni lo pretendía.
    Si estoy aquí es porque al salir de aquella cueva en la que estamos todos nosotros me encontré con la palabra dada.
    La encontré o me fue dada.

    Es mi tarea desde entonces darla a conocer.
    Tarea inmensa.
    Así me ven gritando o garabateando, si es que recuerdan algo de lo que he escrito por aquí, ¡giren el planeta!

    Hay allí un mensaje sobre la promesa de un concepto superlativo en todas sus concepciones.
    Hay allí respuesta a dudas arrastradas desde hace miles de años.

    Siento toda esta literatura. Siento martillearles, si así lo piensan, con palabras y sentidos y cosas que quizá creen innecesarias.
    Siento ser como un loco contando lo visto fuera de la cueva, pero no voy a dejarles sujetos a esas cadenas.
    Eso sería una mala jugada y no es mi intención.
    Les doy la posibilidad de desatarse de tales cadenas y ver la luz. Les doy la posibilidad de emprender un viaje tan alucinante como el de Ulises.
    Les invito a sentarse en otra silla de una máquina viajera.
    Una máquina que inventé juntando algunas cosas de por aquí y por allá. Todo ello en un viaje increíble. Contado en tiempo real.

    La llamé la «silla de transmisiones» porque servía para transmitir sensaciones o pensamientos sobre conceptos vistos a través de una esfera.
    Una gota de agua.
    Ya sé que no está bien auto nombrarse o auto citarse, pero la mejor respuesta a todas estas cosas está ahí.

    Si no saben de ello, ya llegan tarde. Otros ya están al tanto.
    Hace ya seis años. Seis años dan para mucho. Aunque todo empezó hace mucho más tiempo.
    Un consejo me permito incluirles: No olviden la imaginación para este viaje.
    Bob Esponja, el amigo de Patricio, decía: «La imaginacióóóóónnnn…» con su característica voz y su amplia sonrisa mientras extendía sus brazos por encima de su cabeza a la par que aparecía un arco iris.
    Este es el frasco de todas las cosas que unen. La luz en donde leen.

    https://patricio-esteve-garcia.blogspot.com/2014/05/funcionamiento-de-la-silla-de.html

    1. O'farrill dice:

      Estimado Sedente: gracias por su enlace al blog de Patricio Esteve que me recuerda en sus textos poemáticos a una buena amiga que trabaja de igual forma, dibuja de igual forma y se expresa de igual forma (el mundo es un pañuelo).
      La cuestión es que el tema propuesto por Isaac va por otros derroteros (o al menos así me lo parece). Como jurista habla de «orden» una cuestión que se traslada al Derecho desde el poder, sea éste el que sea. Por eso hay Derecho injusto y cruel con las personas y Derecho justo y sabio que ayuda a la convivencia y a la armonía social. Por experiencia propia sé que ese orden es más fácil lograr desde la cercanía social y cultural, desde la complicidad y desde los afectos compartidos.
      Cuando trasladamos la cuestión a la esfera mundial, con culturas diferentes, tradiciones distintas y sin complicidades espontáneas, hay que forzar los sistemas y a las personas para que acepten un modelo común. Forzar es imponer y la imposición externa no suele gustar a la natural rebeldía del ser humano. Para eso hay que lograr mediante la propaganda o la coerción (ambas cosas son caras de la misma moneda) «modelar» las conciencias (como decía Mao), reeducar a conveniencia de intereses (generalmente económicos escondidos en la política) y, si es preciso, utilizar las armas que dobleguen voluntades de los más rebeldes.
      Manu le dice que sus textos manifiestan una buena persona. Ahí es nada en estos tiempos que corren. Tienen ese trasfondo entre onírico y seráfico de las imaginaciones fantásticas. Muy parecidos por cierto a los de Patricio Esteve y a los de la amiga de que le hablo. Siempre aportan una visión enriquecedora a estos debates. Un punto de vista inusual pero interesante sobre la Humanidad y su pregunta clave: ¿Qué coj….hacemos aquí?
      Un saludo.

      1. Sedente dice:

        Estimado O,farrill.
        Gracias por el tiempo utilizado en leer todas estas cosas.
        Patricio Esteve García soy yo. Hola. Toda aclaración se la puedo dar de primera mano. Sería un placer.

        No sé si leyó la totalidad de la entrada a la que hago referencia pero no se trata simplemente de algo onírico estimado O’farrill. Ha habido un singular camino hasta allí. Todo está explicado. Una ardua búsqueda. Es solo eso la punta del iceberg.

        Estoy seguro de que su prolífica lectura y conocimientos le hacen saber sobre cosas escritas en libros sagrados que explican de forma sencilla cómo el hombre fue creado. Existe un relato determinado para lo que es conocido como «segundo relato de la creación» donde se dice cosa escrita hace miles de años: «…,le insufló en sus narices un hálito de vida y así llegó a ser el hombre un ser viviente.»

        Entiendo que todas estas cosas le pueden resultar harto chocantes. Incluso insultantes o fuera de lugar.
        Se habla aquí de un Nuevo Orden Internacional y se plantean formas de gobierno y la utilización de las personas como meros instrumentos para los poderes vistos u ocultos.

        Partimos de hechos en los que el ser humano queda relegado a una mera concatenación de hechos fortuitos como en una suerte de lotería continua donde el universo se da vida y ojos a si mismo para verse y contemplarse. En el peor de los casos para que muchos sean esclavos de unos pocos.
        ¿Manda el árbol?¿Manda la piedra?¿Manda el agua?¿Quién manda?¿Le suena?
        ¿Quién tiene el poder de subyugar a los otros?

        Mire que nos han hecho creer que el hombre es un simio evolucionado y que esta es la ley del más fuerte, pero todo eso es mentira.
        Es una falsedad inculcada desde la ignorancia, aprovechada por algunos en detrimento de otros.
        ¿Qué hacemos aquí? pregunta sabiamente.

        Glorificar lo creado querido amigo.
        Glorificar lo creado.
        Esa es nuestra labor.

        Adecentar la casa y cuidar de los que más lo necesitan.
        ¿Qué se le ocurre?

        Es todo esto un paso de un algo más grande. No lo dude.

        En esa especie de máquina a la que les he invitado a sentarse y en todos esos gráficos quedan explicadas incógnitas sobresalientes sobre la simetría humana. Sobre el por qué de la duplicidad de órganos y la unicidad de otros. Toda forma de vida es semejante y pareja y parte de una semilla impulsante que concuerda en forma y posición con el lugar donde aquello escrito hace miles de años dijo que estaba. Allí donde se insufló el hálito de vida.
        Dice el islam, así creo haberlo leído o escuchado, quizá usted o alguien pueda ayudarme, que el hombre es vertical y la mujer horizontal. Allí queda expuesto también.

        Es todo esto, lo intenté explicar el día en el que Manuel Bautista presentó su libro (llevo un pesar…), un algo que se corresponde con fuerzas que circundan el planeta, le envuelven y protegen desde hace millones de años. Fuerzas electromagnéticas. Fuerzas que hacen que los átomos se unan y formen armoniosas y estables mezclas. Las leyes de Maxwell lo explican. La ley de Gauss concretamente.

        Es todo un largo camino imposible de condensar. Es una verdad revelada. No importa cuántas veces intente reproducir el «experimento». El resultado siempre será el mismo.
        Las nubes sobre la semilla, sus rayos y sus aguas, son como el cerebro con sus corrientes y sus giros y retorcimientos son como los que se forman en esas fuerzas electromagnéticas que surgen de un planeta que gira por el espacio. Son estos giros semejantes en uno y otro extremo del hombre. Todo coincide. Todo se explica. Todo se une.

        Si todas estas cosas no son importantes en un nuevo orden internacional entonces apaga y vámonos.
        Si todas estas cosas no merecen ser sabidas y explicadas entonces es que hemos perdido la razón por completo.

        Pregúntese cómo esquematizaría un algo que surge y retorna hacia el punto de donde sale.
        Dice el diccionario que surgir es en referencia al agua surtir y brotar hacia arriba. Siempre es hacia arriba. Surgir, brotar, surtir. Todo es hacia arriba.
        Han colocado las fuerzas que brotan y surgen del planeta desde hace millones de años hacia abajo.
        Aparecen así todos los países predominantes arriba. Subyugando a los de abajo.
        Esa es nuestra concepción de las cosas. Errónea y equivocada. Engañosa y falsa.

        Si el nuevo Orden Internacional piensa seguir como está, será a costa del engaño y la mentira.
        ¿Lo debemos permitir?
        Es el orden la colocación de las cosas en el lugar que les corresponde.
        Va siendo hora de poner las cosas en orden. De poner las cosas en el lugar que le corresponde.
        Lo que está arriba debe estarlo y lo que está abajo debe estarlo.
        Así todos se enterarán, también, que aquella palabra escrita hace miles de años llevaba razón.

        Saludos.

        1. O'farrill dice:

          Amigo Sedente: ha sido interesante el vistazo al blog donde, como le decía, he podido ver algunas de sus obras que me parecen están entre Chirico y los demás surrealistas, con un toque de buen dibujo en la ilustración. En todo caso me han gustado. Me ha llamado la atención el tratamiento de la figura femenina del futuro, sobre todo la que aparece sobre un fondo de ciudad distópica con nubes. Me ha hecho preguntarme si las hembras transhumanas tendrán el mismo patrón de belleza y si para entonces, habrá incluso nubes…… Un saludo.

  8. Manu Oquendo dice:

    Un personaje bien conocido en España y hoy en una especie de exilio voluntario trata esta y otras cuestiones en bastante profundidad y con datos muy concretos.
    Un saludo

    https://www.youtube.com/watch?v=VOdgMFz3Tzc

  9. Sedente dice:

    Dice un libro que algunos ondea como bandera que, al darse cuenta Dios que los hombres podían alcanzar cuanto quisieran estando unidos, los sometió a una especie de lucha de lenguas en donde ninguno era capaz de reconocerse en lo que el otro hablaba.

    Esa historia conocida como la «torre de Babel» es en mis palabras un recuerdo de lo allí narrado explicado con brevedad.

    Parece que el hombre, aún así, consiguió construir una «torre» tan alta con la que consiguió pisar la Luna. Parece que existen otros lenguajes comunes que algunos perdieron de vista en toda esta carrera.

    Sea como fuere, siguen arrastrando sus banderitas más allá de toda idea natural de frontera o linde o cambio de materia, sea mar o tierra, espacio o satélite yermo.

    Cruzan la nada y colocan su bandera y su lengua y arrastran sus falsas diferencias hasta límites insospechados y ridículos, aunque tengan la opción de ser perdonados de todos esos males.

    Datos muy concretos.
    https://www.lavanguardia.com/vida/20200614/481605206246/luna-carrera-conquista-colonizacion-salvaje-oeste-trump-china-rusia-europa.html

    Comienzan una nueva guerra de banderas más allá de la Tierra y pretenden perpetuarla como auténticos insensatos enloquecidos arrastrando a todos los demás en sus absurdas guerras.

    Mucha tripa que necesita ser urgentemente vaciada. Así es el ego de los hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies