Seguramente hay pocas cosas tan abominables como las conductas violentas contra las mujeres. Además de ser crímenes y delitos, que las diferentes modificaciones de los códigos penales han ido introduciendo para actualizarse, frente a la realidad social circundante que quiere salir del silencio y el secretismo, también son especialmente dolorosos para todos aquellos que tengan un mínimo de sensibilidad.

A la mayoría de nosotros se nos produce una resistencia visceral cuando ante estos hechos toca hacer reflexiones y análisis. Es como si rechazáramos dar una explicación por si con ello se tuviera que dar una justificación de algo a lo que solo cabe el no más absoluto.

Pero partiendo de ahí, un problema de esta naturaleza, tanto por la amplísima extensión que adquiere como por el profundo dolor que produce a aquellas personas que se ven afectadas, requiere de ópticas diferentes con las que poder comprender los factores que intervienen en su génesis y su desarrollo, con la intención última de la búsqueda de su eliminación. Siempre serán pocas las manifestaciones colectivas, los gritos proclamados al unísono, las campañas en los medios de comunicación y de unos minutos de silencio que saben a poco porque deberían ser siglos. Por lo tanto, este post solo pretende aportar y complementar elementos a las visiones con las que habitualmente se tratan estos temas.

Una de las cuestiones que más llama la atención en una mirada inicial al problema, es lo generalizado que está en sociedades que podemos entender que, en otros terrenos, son las más avanzadas del planeta. Observando el mapa de las conductas violentas contra las mujeres, se percibe que aquellas sociedades que más lejos han llegado en la garantía de los derechos sociales y colectivos son simultáneamente en las que más conductas violentas se producen. Nadie diría que países como los escandinavos o los centroeuropeos lideran este ranking, países en los que en otros terrenos los derechos civiles son conquistas sociales de largo recorrido y solera. O que en los países con las mayores tradiciones democráticas del mundo son en los que más comportamientos violentos se recogen en sus estadísticas.

Seguramente porque hay más dispositivos públicos destinados a la recogida de estos hechos y más sensibilidad social al respecto, y por tanto las cifras recogen una realidad que otros no hacen, aún así  lo cierto es que la modernidad y el desarrollo social no está llegando ni de lejos a alcanzar el grado de “bienestar” con el que estas sociedades se han autodefinido. Porque una sociedad no puede arrogarse ese término cuando en su seno alberga millones de comportamientos de esta índole.

La naturaleza y el espacio en los que estos problemas y conflictos se desenvuelven, de carácter privado cuando no íntimo, y circunscritos a unos tipos de relación característicos de vínculos afectivo-emocionales, la mayoría de las veces se escapan de la mirada y el control públicos, dificultando su abordaje en cada una de las fases en las que se producen. El permanente debate entre los límites del espacio privado y el público es, en este terreno, de los más crudos en los que toparse.

Esta primera aproximación nos llevaría a plantearnos si los recursos y medidas públicas son la herramienta más adecuada para encarar problemas de esta naturaleza. Es decir, si las leyes y las normas que caracterizan la acción pública son la vía más idónea para tratar problemas que se desenvuelven en la parte más profunda del tejido social, o solo podrán intervenir en el problema cuando este alcanza cotas que difícilmente se pueden encubrir a la mirada externa. El problema, que ahora adopta la denominación de violencia de género, se asoma a la realidad actual de una forma distinta a como se ha mostrado hasta ahora, por efecto de los medios de comunicación y de la decisión colectiva de dejar de encubrirlos con el silencio y el secreto. Pero no solo no es un problema nuevo, sino que seguramente es el problema más antiguo de los que perviven en la especie humana. Un atavismo que nos retrotrae varios centenares, si no miles, de años, y que nos dice que seguramente con la ley no será suficiente si no acompañamos el problema con una perspectiva psicosocial. Su persistencia y pervivencia también nos revela el plano psíquico en el que se desenvuelve, que no es otro que el afectivo-emocional, es decir el más difícil, complejo y profundo de los que actúan en el ser humano, y del que se está más lejos de su conocimiento, envuelto aún en varias capas de incógnitas difíciles y desconcertantes.

Es habitual que en los foros dedicados a esta cuestión, se insista en la importancia de los factores educativos y pedagógicos para intervenir en los parámetros emocionales que estos conflictos conllevan, llevando al terreno de los centros y las escuelas la necesidad de una formación que favorezca una cultura de la comunicación y el entendimiento de los géneros. A muchos no nos cabe duda de que esto debe ser así, y que es el largo y lento camino en el que se debe avanzar para tender puentes de encuentro. Pero de serlo, se habrá de afinar mucho más en algunos paradigmas principales sobre los que se tejen las relaciones de género. Y dos de ellos parecen esenciales: la dependencia y la igualdad.

Sobre la primera sigue predominando un concepto de partida, desde el cual toda dependencia es negativa y el ideal es una autonomía que suena a alejamiento e independencia. Los expertos en la materia, a partir de las investigaciones y desarrollos de las últimas dos décadas, cuando J. Bowlby dio el pistoletazo de salida en el análisis de la relaciones de dependencia con sus teorías sobre apego, distan aún bastante de ofrecernos una base sólida sobre los fenómenos de los vínculos. Así M. Rutter sobre la génesis del problema en la ruptura de los vínculos y sus componentes ansiógenos, H. Kohut en relación con la necesidad de idealización y el impulso narcisista. El impresionante avance que supone la naturaleza del amor líquido de Zygmunt Bauman. Las investigaciones de D. Schaeffer sobre la evolución y el desarrollo  infantil y adulto de los vínculos. Todos ellos nos hablan de la enorme complejidad del tema, en los que el patrón de que la dependencia es de por si negativa, y su contrario es un ideal, es una visión burda y de trazo grueso que poco ayuda a trabajar e intervenir sobre ello. Amor y emoción son la energía y el nutriente del vínculo, sin los cuales, simplemente, no existe el problema.

No hay ninguna relación en la que la afectividad  y la “emocionalidad” no estén presentes, ni creo que nadie que se dedique con rigor al estudio del ser humano pueda decir lo contrario. El problema no es ese, sino que ciertas formas de interacción y de “entendimiento” del vínculo que se produce conducen a una dependencia insana hasta el punto de la anulación, la agresión o la aniquilación del otro. Al mismo tiempo que una percepción de si mismo puede ligar indeleblemente su destino a una interpretación alienada de que el propio vínculo es signo de amor, aceptación o pervivencia.

Llegar a entender de lo que están compuestas las relaciones, cuáles son sus principales fuentes de primas inmateriales y cómo componerlas para que sean altamente satisfactorias, y evitar el carácter contaminante y nocivo que muchas mezclas tienen en el devenir humano, parece bastante más que un anhelo reivindicativo; es todo un auténtico campo de conocimiento nuevo que está en ciernes. La naturaleza específica y diferencial de una relación afectivo-emocional radica tanto en el carácter “desnudo” en el que nos encontramos en ellas, como en el sustrato psíquico profundo en el que nos movemos cuando entramos a vivirlas o contemplarlas.

Todo ello nos llevaría a una ampliación del conocimiento del poder y el temor, desde el “desnudo emocional”, como características que se ponen en juego en las relaciones, y las variantes desviadas tanto en la búsqueda del ideal de la limpieza y lealtad emocionales  como en el coraje de transcender la individualidad en ellas.

El otro factor es el de la igualdad. Su relación con el tema proviene del desenvolvimiento histórico y su conexión con los movimientos para la igualdad de derechos y el sufragismo de principios del pasado siglo. Reclamar la participación activa en términos de igualdad con la de los hombres, y la afirmación de su potestad individual en todos los círculos sociales, rompiendo una relación de obediencia-sumisión no muy lejana a los términos de esclavitud, supuso un cambio básico en el acceso de la mujer a la totalidad de la realidad social, y el final de una concepción de superioridad-inferioridad propia del más rancio patriarcado. Los principios de la ideología machista ampliamente amparados por las religiones monoteístas se van rompiendo para empezar a dar lugar a una nueva realidad en la que la mujer ocupa una posición al mismo nivel que la de los hombres.

Sobre el cauce de la ruptura de una dependencia obediente y sumisa, se consigue una emancipación de la mujer basada en la consecución de los mismos derechos cívicos que los hombres. Prevalecen elementos de desigualdad social y se sigue reclamando una mayor equiparación, casi siempre en términos económicos o de presencia en el ámbito de las decisiones empresariales, pero quizá esto desvirtúe otro debate que pudiera tener mayor importancia. En ámbitos más internos y profundos que el rol social con el que se juega, ¿las mujeres y los hombres somos esencialmente iguales?

Este es otro terreno en el que lo científico y lo social encuentran importantes divergencias, pues al hilo de las investigaciones de lo primero, especialmente en el campo de la neurociencia y la biología, las diferencias contrastadas parecen que están hablando más de dos razas que componen una especie muy lejos de la igualdad que impera en los discursos del mundo social.

Quizás profundizar sobre ello, no sobre las diferencias comparativas, sino sobre los rasgos de identidad propios, alejando el espíritu discriminador que sigue presente en el ánimo de la mentalidad machista dominante, permitiría realizar un enfoque en el que se entendieran mejor las características y necesidades del otro, y condujera a puentes de encuentro que eliminaran los ancestrales anhelos de dominación de ambos.

La ardua y larga tarea de hacer un mundo mejor para todos, seguramente ha de pasar por la feminización del mundo en términos de darle un valor primordial al vínculo. El salto de la ética paternal a la estética femenina es un trabajo imprescindible para que se abra camino la aún tenue e inconsciente vocación de crear el universo del filiarcado anunciado milenariamente.

29 comentarios

29 Respuestas a “Violencia de género y el género de la violencia”

  1. Ines dice:

    Fantástico comentario y muy bien documentado. Como no podía ser de otra manera.

    Bauman jo…, a Bauman tendriamos que leerlo más, sigue con una lucidez impresionante:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/29/actualidad/1446143608_413979.html

    Solo quería apuntar alguna reflexion:
    1) Que la visión de los profesionales de la psicología, mediación de conflictos, agentes sociales a pie de calle- los que conocen por dentro los problemas- es esencial. Con ellos debería contarse para cualquier programa electoral que se precie.
    Los cambios en las leyes, deben basarse en la experiencia y la aportación, desde abajo, de los que conocen a fondo el problema de género que puede sobredimensionarse a nada más y nada menos que valorar de forma ética, cómo son los problemas de lo que uno se cree que es ( yo) y su relación con los demás seres, humanos y no humanos. Por tanto, con naturalezas más o menos afines, pues cómo nos tratamos o tramos a “lo otro” de eso depende el vector -” movimiento del mundo”.

    2.- ¿Crées Carlos que hemos alcanzado la igualdad social? No crees que volvemos – durante las épocas de crisis- a situaciones de desequilibrio que se cargan – pues eso- desequilibradamente en mujeres y en hombres? Las estadísticas de violencia, de salarios en igualdad del trabajo etc… no son halagadoras.

    3.- No somos iguales en esencia, pero eso es lo bello, deberíamos ser complementarios. Y quizás, si no somos tan iguales en esencia, ¿sería quizás porque ambos géneros tenemos que unificar más la relación cuerpo- cerebro y ser ” ambidiestros” …..”unir los puentes de ambos hemisferios” o figuradamente ser “hermafroditas” en esencia?

    Eso no significaría que no repartiéramos el trabajo y los dones que cada sexo evolutivamente ha adquirido. Significaría que trabajáramos ambos para poder sustituirnos y adquirir las habilidades potenciales que menos hemos desarrollado. Es decir, saber ponerse de veras, en el lugar del otro, si así lo requieren las circunstancias.

    Muchos animales lo hacen: Las palomas/os, ( pingüinos, y otras aves) por poner un ejemplo conocido, se turnan en el empolle y alimentación de las crías.
    En cuanto a lo de las razas diferentes, me he perdido un poco…
    Un abrazo

  2. Gema. dice:

    Este artículo son de esos que hay que leer unas cuantas veces.
    Intentaré brevedad, las relaciones humanas, personalmente las veo complicada y las de “pareja” más, aunque deberían ser menos (complicadas).
    En general hay mucha violencia “instalada” por así decirlo en todas partes y, en cualquier relación se da (esa violencia), incluida la relación de “pareja”.
    Para mí que influye mucho en una mala relación, los sentimientos de “superioridad”, excesiva dependencia del otro/a, los “miedos” personales en general,y la falta de “libertad” en la relación, (o, control de la persona).
    Todo eso unido a una sociedad bastante ajetreada o violenta, blanco y en botella:le che!!//las relaciones perfectas, amorosas cual película fueran, existen pero que duran?, lo que dura un amanecer?, quizás!!//Aún habiendo tenido muy malas relaciones no estoy muy a favor de esta ley de VdeGn!! Excepto Bien utilizada, (es añadir más violencia a procesos mal dados), no se entienda mal, no estoy a favor de su Mal-uso..o, cosa amenazante en una relación etc..
    Si algo no va, adiós!!- sencillo!!- que obligación hay de estar juntos sino se quiere?-
    Obligación porqué?..
    Yo creo, que nacemos “libres” y..una relación no es una cárcel, es un “compartir”..tiempo, sentimientos, vida etc..con vínculo- o sin él porque no siempre lo hay, priman más a veces intereses diversos quizás!!;
    Siempre he pensado que “ellos” son como una Tribu bien rara, con valores bien raros y con la “cabeza” llena de ideas-conceptos-palabrejas- objetivos-proyectos- etc..siempre, o casi siempre “alejados” del mundo de “ellas”..
    Cómo lo veo un tema muy complicado, y..sin menospreciar para nada toda lucha de la mujer en definitiva por su “libertad” de vivir- actuar- amar a Quien le parezca y como quiera.. (o así lo veo yo)
    Por cierto, no hace mucho le dije a un tipo que yo era una mujer “libre”, ignoro en que grado lo entendió..pero ahí se acabó la “conversa”…ufff menos mal!!!
    Si hubiera errores ortográficos, imposible revisión desde donde comento. .

  3. Sedente dice:

    No logro entender la intención de su última frase, Sr. Peiró.
    No logro comprender si lo que propone es que ese filiarcado al que alude debería ser el camino a seguir, dejando que los padres se adecuen por completo a las voluntades de los hijos o qué y cuál debería, si es así, ser el margen de edad para que ésto tenga lugar. Es decir, a partir de qué edad y hasta qué edad los padres deben adecuar, entiendo que un proceso de convivencia o enseñanzas, ese camino del que habla.

    Es evidente que ese proceso tiene lugar en algún momento, pero se entiende que ocurre cuando el desarrollo y los conocimientos de los hijos sobrepasan o igualan, de forma natural, a la de los padres.
    Como puede entender, ésto, aún produciéndose con naturalidad, tiene siempre flecos que hacen que aún siendo así la sabiduría de la experiencia tenga más valor, en algunos casos, que el conocimiento teórico de las cosas. No sé si me explico.

    Diciéndolo de otra forma y además, nunca nadie deja de aprender.

    Aún con esa duda, y sin perder el ánimo por otras cosas, me gustaría aportar un diferente punto de vista a todo éste tema y que considero no es menor.

    Existe una singularidad destacable entre el género femenino y masculino que parece pasar desapercibida y que creo que no debería ser así.
    La supuesta racionalidad con la que el ser humano percibe su entorno debe además tener, sin duda, algo que ver en todo esto, puesto que éste modo de comportamiento es único y exclusivo en humanos.

    Quizá de nuevo les parecerá que aporto un punto de vista descentrado, pero seguro tienen a bien encontrar la lógica en mis palabras.

    ¿A nadie le resulta extraño que el género más violento sea el que no sangra de forma natural y el que sí lo hace tenga, en general, una actitud menos violenta?

    A mí, la verdad, me parece algo significativo y digno de estudio.
    El color rojo no es un color demasiado extendido y profuso en nuestra naturaleza, en nuestro entorno quiero decir, y el hecho de que la mujer, en términos generales repito, conviva con él de forma natural me parece realmente significativo.

    La mayoría de actos violentos durante la larga historia de la humanidad se le confieren al hombre y es éste el que los lleva a cabo. No solo debe ser por que el género masculino tenga un mayor tamaño o un tono de voz diferente y mas ronco si no que además la relación que tiene el hombre con la sangre es completamente diferente al que tiene la mujer con la misma.

    De nuevo y como se apunta, la educación debe tener un peso muy específico a mi modo de ver en ésta singularidad diferenciadora. El hecho de que la mujer haya sido relegada durante siglos por su condición femenina a puestos de retaguardia debe tener alguna relación.
    Los hombres luchando y haciendo sangrar a sus enemigos, mientras las mujeres sangraban periódicamente en sus casas. Terrenos conquistados y mujeres conquistadas siempre han sido, incluso hoy en día, parte del “modus operandi” de las guerras.
    Rituales ancestrales con el vertido de sangre y otros hechos deberían hacernos recapacitar sobre todo esto como digo, digno de estudio.

    Por otro lado, me gustaría decir además que, el más desequilibrante factor de desigualdad en nuestra actual sociedad es que, a mismo trabajo se le dé un pago inferior a mujeres que a hombres, pues es éste el más humillante y grave perjuicio comparativo que se pueda ver en cuestiones laborales.
    Es decir, no es que la desigualdad se dé entre personas de distintos países regiones u empresas, si no que la diferencia existe en la misma empresa y en el mismo país.
    Como digo, humillante.

    Saludos.

    1. Carlos Peiró Ripoll dice:

      De la misma forma que el patriarcado es el reino del Padre y el matriarcado el reino de la Madre, que en términos mitológico-simbólicos dan lugar a diferentes cosmogonías, el filiarcado es el Reino del Hijo, no el reino de los hijos.

      Parece bastante claro que el futuro va en esa dirección, pues detrás todos los más importantes movimientos que llevamos viviendo en los últimos dos siglos no subyace sino una pugna por el hombre en pos por su propio desarrollo. Y a pesar de las resistencias patriarcales por evitarlo, se van abirendo camino las distintas formas en las que se va expresando. Es obvio en el mundo de la eduación y la política, aunque quizá no tanto en el de la sanidad y en el social. Me pregunto como se debe contemplar el aborto desde esta óptica.

      Su observación en relación con la sangre me parece muy sugerente. El Padre ha intentado siempre hacer valer su legado a través de ella, y de ahí la muerte del enemigo sanguíneo y la violación de la mujer del adversario como forma de hacer prevalecer su legado. La Madre, diferencialmente, no solo dona su sangre desde una generosidad biológica, sino que no tiene problema en que la descendencia sea para el más capacitado. Las distancias entre ambas perspectivas son espectaculares.

      Respecto a la relación del Hijo con la sangre se podrían suscitar diferentes interpretaciones dignas de mención. Antropolóciamente hablando, es muy interesante la relación del cristianismo primitivo entre la sangre y el vino, como síntesis de lo apolíneo y lo báquico. ¿Será el futuro un encuentro entre la racionalidad y la irracionalidad, evitando así los dos grandes errores de la humanidad como son la locura intemporal y la razón actual? No desdeñemos, por lo que nos toca en la actualidad, que el término razón tiene su raíz en el término raza, cuya práctica principal ha sido el exterminio de cualquier otra sangre que no sea la del propio pueblo “elegido”. Todos los genocidios han tenido ese propósito y todos los nacionalismos excluyentes persiguen ese mismo fin. ¿O es que tener la razón no es un rasgo autoafirmativo que en su extremo supone exclusión?

      Gracias por su participación y saludos cordiales.

      1. Sedente dice:

        Muchas gracias por su aclaración.

        Veo finalmente a qué se refiere con lo del filiarcado. Aún así creo no equivocarme al decirle que el ombligo está ahí y que él permanecerá ahí con todo lo que ésto supone.
        No podemos olvidar ni borrar el orden de las cosas, pues el orden está establecido, y gracias a Él somos lo que somos.
        Quiero aprovechar para dejarle aquí una frase de mi propio cuño por colorida, sintética y que seguro le hace pensar.
        La frase y pensamiento dice: “El que derrama blanco, la que derrama rojo, la que derrama blanco”.
        Así la vida.

        Bueno, supongo que ese es otro debate.

        Sobre lo del aborto, sobran los adjetivos pues se merece tal retahíla que resulta difícil saber por donde empezar y por dónde acabar.
        Sólo se me viene a la cabeza en pensar en Goya y su “Saturno devorando a su hijo”. Rubens también hizo el suyo, parece que el tema viene de lejos y con no pocos, vistosos y llamativos avisos.
        Y en cuanto a su última pregunta considero que si la razón es verdadera no es excluyente si no reveladora y por analogía integradora.
        Aún así, entiendo las múltiples y posibles disquisiciones que de ella se derivan.

        Saludos y gracias de nuevo.

  4. Gema. dice:

    Yo creo que esto de la “sangre” tiene poco o nada que ver en esto de VdeGn. Más bien los 2.000 años de imposición religiosa,con estas religiones monoteístas y enlazado con la era industrial y de capitalismo consumista en la que nos “metieron” desde finales del XIX- sigloXX; y en los que el medio televisivo hizo su “aporte”..diferenciando roles entre mujeres y hombres y haciendo creer cosas extrañas:”que un Hombre tenga un buen coche no es Garantía de conseguir el amor de una “mujer”-y que una mujer esté cañón no significa que vaya a ser “amada” por un H; (esto no va así, aunque nos lo hagan creer 1ymil veces).
    Naturalmente a “ellos” le suelen gustar casi”todas”..normal; y..lo del “maltrato” es algo aprendido;(Eva salió de la costilla de Adán..Según la Biblia..así poco menos que le “debe”la vida); La ley de VdeG viene, creo para “compensar” tanto tiempo de “machismo” implementado, y para quien necesite es útil, pero estaría mejor dar a la mujer el valor que Merece y los reconocimientos que nunca se le han dado: son las grandes cuidadoras de la “vida”en general, y con muy poco hacen “bastante”..esto no significa que “ellos” no valgan lo suyo, pero ya están sobrados de reconocimiento. etc;
    Para mí, ya lo dije en el fondo de todo, está el grado de “libertad” que cada uno/a tiene, si mayor es el grado, menor es el daño que pueden o pudieran hacer.

    1. Sedente dice:

      Hola Gema, no quiero importunarla ni contradecirla, pero ya que usted ha traido a debate lo de “Eva salió de la costilla de Adán..Según la Biblia..” me gustaría hacerle partícipe de una sorprendente e interesante comparación entre los cromosomas diferenciadores de uno y otro género.

      Mire si quiere aquí, en este enlace, una imagen: http://2.bp.blogspot.com/-58RQESA81TQ/VZMHGAdkSCI/AAAAAAAAa00/hlTPZmGRYBA/s1600/XX-XY.jpg

      Parece en verdad sorprendente que algo escrito hace tantos años y de forma tan extraña tenga una comparación real y física en cuanto a las proporciones de los cromosomas entre los distintos géneros.
      Viendo esta imágen, naturalmente simbólica, de los cromosomas XY del hombre y XX de la mujer, podríamos llegar a pensar que en cierta manera parece verdad que alguna parte se extrajo del hombre y de su cromosoma diferenciador XY para así dar forma a la mujer en su cromosoma XX puesto que el par primero es menor que el segundo.

      No pretendo convencerla de nada, solo aprovecho su comentario para aportar un punto de vista sobre su frase que siempre me ha parecido interesante y sorprendente.
      Espero que entienda la comparación y mi comentario.

      Aún con todo, estoy completamente de acuerdo con Usted cuando dice:”…pero estaría mejor dar a la mujer el valor que merece y los reconocimientos que nunca se le han dado: son las grandes cuidadoras de la “vida” en general, y con muy poco hacen “bastante”…”

      Saludos.

  5. Loli dice:

    El cromosoma X, es, al parecer, tres veces más grande que el cromosoma Y, además esa razón se manifiesta también en la cantidad de genes que codifican, pues el cromosoma X contiene 60 veces más genes que el Y.

    Es decir, la mujer tiene todos los genes del cromosoma X por duplicado. El hombre solo tiene una copia.

    Eso significa que la cantidad de “productos”, de “proteínas”, entiendo, que saldrían al espacio citoplasmático, sería el doble en las células femeninas que en las masculinas.

    Eso, parece también, que sería inviable, hoy por hoy, tanto para la actual estructura celular, como para el mantenimiento del actual equilibrio existente entre células masculinas y femeninas respecto a los productos génicos codificados por el cromosoma X, y existen mecanismos bioquímicos para que la expresión completa de esos genes no se produzca, al menos de uno de los X (a través de un ARN, el ARN XIST).

    Supongo que el relato bíblico, es, a pesar de su aparente sencillez, como relato…mitológico, si se quiere, sumamente complejo.
    ¿Quién viene de quién?, si es que esa “generación”, se puede deducir del texto.

    O, incluso, si en términos ancestrales, o a niveles ya físicos aún por descubrir, se puede hablar de “generar”….es que no sé si tenemos el lenguaje necesario todavía, para poder decribir estados de la materia que parece se van desvelando, dentro de la propia ciencia.

    Y quizás sea necesaria más profundidad en conocimientos de todo tipo, también en el científico, en el semántico….y en mucho más campos, para poder hacer aproximaciones correctas a las claves que tanto la Biblia, como otros libros antiguos, nos dan.

    Creo que si nos “ajustamos” al tema biológico, el asunto de “la costilla”, de ese “hombre y mujer que Dios crió”, antes de al propio Adán, da para mucha incógnitas…y también para mucha investigación.

    1. Sedente dice:

      Sí. ¡Excelente!

      Solo puedo añadir que en el tiempo que he destinado a intentar comprender esta similitud no he podido llegar a conclusión reafirmante mas que el seguir respetando el orden cronológico de lo dicho anteriormente por otros y de los (apreciables) hechos.

      Yo no tengo conocimientos sobre genética y mi única documentación es la que puedo leer básicamente en internet y hasta donde mis capacidades, incluyendo la paciencia, me dan. Pero podría decirse que, aparte del carácter “literario o simbólico” de lo escrito en la Biblia, resulta evidente que el cromosoma XY es suficiente como para conformar a un ser como es el hombre y que si atendemos a razones de crecimiento o continuación de las cosas, podríamos concluir que el cromosoma XX diferenciador en las mujeres parece una prolongada formación de añadidos genes.

      Puedo añadir que descubrí o pude saber que, la verdad es que no sé como decirlo, parece que existen energías primeras comunes tanto en mujeres como en hombres que conforman la base para que otras energías y de/con sentidos diferentes a las primeras tengan lugar. Es decir y en otras palabras, las energías aparentemente “despreciables” tanto por hombres y mujeres parece que hacen posible y son base y sin lugar a dudas coincidentes para que las referentes a sus distintos géneros tengan lugar. Sólo la periodicidad de las segundas, las referentes a los diferentes sexos, tienen un comportamiento y además sentido distinto entre ellas. Podríamos decir que las del hombre tienen una cadencia mayor y más continuada a la de las mujeres. Simplemente, la efectividad en la producción referente al sexo masculino es mayor y más continuada que la referente al femenino.

      Esto quizás parece difícil de entender, pero es muy sencillo cuando se ve gráficamente.

      Aún así considero que esto no es concluyente para determinar qué fue primero. Por eso tiendo a respetar lo escrito por otros y en un más avanzado análisis, lo que me indican el tamaño o complejidad de los cromosomas de ambos sexos.

      Espero que esto sirva para algo.

      Saludos.

    2. Ines dice:

      Uy estimada Loli, hay cosas que pones aquí que no son correctas…, aunque no puedo explayarme.

      Sólo te diré una cosa importante:
      Me puso tan contenta que por fin se demostrara!, pues siempre había pensado que a los hijos, las madres, de alguna manera seguimos teniéndolos dentro.

      Obviamente, este era un sentimiento mío, que no podía explicarme, como que…cuando llama mi madre se que va a llamar.. cómo ella llama cuando debe…y lo mismo con los míos
      ( aunque también con otros seres cercanos que no hemos parido).

      Pues Loli, se ha descubierto que hay fragmentos del cromosoma Y en el cerebro de mujeres mayores-ancianas- es decir que genes y/o células de nuestros embriones, se quedan con nosotros a lo largo de la vida. Maravilloso. ( no tengo ahora a mano el artículo, pero me lo descargué, si buscas lo encuentras.
      Además están las mitocondrias maternas que se quedan en exclusiva, con su DNA, en el embrión.

      1. Loli dice:

        Hola Inés….y encantada de saludarte de nuevo

        Claro que no deber estar bien expuesto lo que escribo en mi comentario…seguro, no soy biológa ni experta, como bien sabes, pero respecto al misterio de esa combinación de cromosomas X, incluyendo en él material genético…¿cómo decir, quizás completo…y con una situación celular aún no preparada para albergarlo?, y que ese cromosoma esté tan ligado a la mujer…no deja de ser significativo.

        ¿Cuál es la naturaleza de la materia en la que nos desenvolvermos, si es que se puede hablar en esos términos?.

        Otra cosa, un experto biólogo, conocido y amigo, comentó una vez lo de las Muñecas Matriuskas.

        Las mujeres antes de nacer, ya somos madres…la madre es madre y abuela a la vez (nacemos con ese rosario de óvulos…en un estadio determinado, sí, pero ya están ahí).

        Y las mito-condrias….se transmiten a través de esos óvulos.

        Maravilloso….

        Un saludo, y agradezco tus correcciones

        1. Ines dice:

          No querida Loli, no te corregía ( da igual que una sea Bióloga- ya sabes- hay muchos biólogos que saben menos que tú) lo importante es que una se interese por una determinada materia y la estudie, y tiene mucho más valor hacerlo por propio interés. Y yo se que tu trabajo de laboratorio en “cortes” es esencial.
          Sabes muchas más cosas porque las has visto con tus propios ojos a través del microscopio… así es que todo lo que escribes siempre es muy interesante.
          Y lo que dices,:
          Si cualquiera, lo miráramos sólo con la objetividad de lo desconocido, sin juzarlo, pero dada la evidencia de los cromosomas que nos componen como seres sexuados.. -que es así: se ven los cromosomas en cualquier célula, í también su estructura cuaternaria-…
          Entonces, lo que no tiene vuelta de hoja es ésto:
          Hembras : XX
          Varones: XY
          Cúal es la letra que se repite?
          ( y las trisomías producen seres a veces inviables, pero a veces maravillosos, véase la 21..)
          Un fuerte abrazo

          Mira: género masculino: XY

          1. Loli dice:

            Hola Inés

            Lo miraré

            Un abrazo.

            Si he mirado por el microscopio, muy normalito, y hace ya tiempo, pero tienes razón, es algo que deja “impronta”….aunque solo se trate de “cortes histológicos” y desde una preparación mecánica, para que otros puedan diagnosticar mejor.

            Agradezco al destino haberme facilitado, de algún modo, asomarme al mundo desconocido de la Biología, de la vida, aunque solo haya sido de soslayo. Agradezco toda la ignorancia que me ha proporcionado….todo lo que no sabemos….lo que queda por seguir fascinándonos, sorprendiéndonos.

  6. Alberto Donaire dice:

    En el abordaje de este asunto de la llamada violencia machista no se logrará dar un paso firme hasta que se empiecen a considerar dos necesidades: la de ofrecer asistencia al posible maltratador ANTES de que se rompa y la de también considerar como violencia de género las condiciones psíquicas y comportamentales que desembocan en la violencia física, tanto si la ejerce el hombre como si lo hace la mujer.

    1. Loli dice:

      Hola Alberto

      Es interesante lo que planteas sobre “ofrecer asistencia al posible maltratador ANTES de que se rompa”.

      ¿Qué se rompa el qué?

      Yo creo que sí que hay una tensión, la que se produce desde esa visión educativa, consensuada, pero que no responde a una realidad compleja.

      Esa visión que se empeña en formar “igualdades”, en todo.

      Una igualdad, necesita referentes, y modelos.

      En un funcionamiento social como el nuestro, que aún no asumimos que no es el mejor, ni el perfecto, que está en crecimiento, en desarrollo, esas igualdades se miran en estereotipos, con muy dudoso contenido esencial, porque la esencia no se contempla.

      Y Carlos da en el clavo al hablar de ello.

      La esencia abarca complejidad…y nuestro funcionamiento social…es aún muy patriarcal en ese aspecto, mucho más lineal.

      Establecer igualdades es establecer “ecuaciones” bilindadas que se implantan en la educación, a hombres y mujeres, y por eso, y tienes razón en ello, la violencia ….no tiene género, aunque sí que es cierto, que la mujer, en ese aspecto, lo tiene más crudo, y lleva las de perder….ahí están los datos.

      Sí que es interesante lo que planteas, porque supone, de algún modo, reconocer que esas tensiones existen, y que se pueden empezar a abordar desde el momento que se detectan….pero…con planteamientos más profundos.

      Y, en serio que lo veo complicado, porque, primero hay una educación detrás, que habría que desmantelar….o al menos reconocer que eso de las igualdades “per se”, no se corresponde a una realidad compleja.

      Y que esa realidad compleja afecta a la sensibilidad, a los sentimientos.

      La “igualdad”…nos lleva a reconocer las “diferencias” a “obviarlas”, y en última instancia a colocarlas en niveles jerárquicos…lo cual tampoco es real.

      Quizás trabajar desde la sensibilidad….en todos sus aspectos…sea algo indispensable, algo que ya estemos pidiendo a gritos.

      Pero ¿cómo hacerlo?.

      ¿Cómo prevenir la agresividad que se forja en la intimidad familiar?

  7. Gema. dice:

    Hola Sedente, respondo por alusión, aunque por tiempo, casi no lo haría. Cómo parece se puede pensar casi lo que convenga (a uno/a); de modo grueso parece más completo el código Genético de la mujer que del hombre; Sin conocimientos en tema, yo asimilo codGen a Información, así que la mujer maneja más infor Vital que ellos; (opino); Y si traemos la descendencia, la albergamos 9 meses, la amamantamos, la “cuidamos” etc..pues- en “algún lado” ha de estar esa “sabiduría” “genética” “heredada”; así lo veo yo;
    Lo de la costilla, el adan, la Eva, paraíso, serpiente y manzana..si alguien se atreve a decirnos algo..escucharemos atentamente; pero, quede claro que Eva, por bella que fuera o fuese, jamás pervitió al hombre; si “ellos” tienen algún problema con “ellas”- se lo miren..cómo hacemos Nosotras desde tiempos inmemoriales.

  8. Loli dice:

    Hola Gema,

    Un querido amigo me hizo notar, hace poco, que no había leído un texto del Génesis, que yo me empeñaba en “reproducir verbalmente”.

    Era algo tan escuchado, tan reproducido de forma coloquial, que tenía asumido que lo conocía.

    Pero no era así….El texo es mucho más complejo…misterioso y difícil de interpretar de lo siempre había creído.

    En ninguna parte del capítulo del Génesis que trata del episodio de la desobediencia del hombre en cuanto al mandato sobre el fruto del árbol de “en medio del huerto”, habla de “perversión” de Eva…respecto a Adán. En realidad, la mujer ni siquiera estaba “nombrada”…solo más tarde, cuando “Jehová Dios”, les hace “los cargos”, por así decirlo, al respecto de las consecuencias de su acción, solo entonces, Adán, llama el nombre de su mujer, Eva, “por cuanto ella era madre de todos los vivientes”.

    Curioso, muy curioso texo, que no guarda sincronicidad temporal, en cuanto a verbos se refiere, y donde la única seducción (que no perversión) ejercida es la de la que acusa la mujer a la “serpiente” al convencerla de romper la prohibición.

    Lo de la “perversión”, y el estereotipo de una “Eva seductora”, en el sentido peyorativo y negativo de la palabra, es algo que todos hemos dado por hecho, y que no responde más que a una “vulgarización” de unos textos, mal difundidos, y nada leídos.

  9. Gema. dice:

    Cómo ya dije que es un tema complicado intento brevedad;
    Vivimos en un sistema patriarcal de por sí violento, que se traduce en casi todos los aspectos de la vida; creo que “las religiones” y el sistema económico en general aportan también violencia generalizada en algunos aspectos vitales;
    Todo esto que vivimos a diario, tod@s recae sin duda, en cualquier relación incluida la de pareja, y en mi opinión si se está casado (atado)..yo creo, peor..

    Pero, si no se está bien con la pareja, si no hay alegría o una relación de amor o tranquila o de cierta complicidad..Por qué seguir?- se dice adiós y punto..Opino!
    Por qué estar en algo que claramente no funciona?-
    hay que “romper” esa relación (de pareja)..se puede pasar a otro plano relacional o no (amistad-conocidos), pero estar juntos para estar Mal?-
    No tiene ningún sentido..
    Y las denuncias?- por qué la mujer ha de ser quien denuncie?-..
    pudiera haber otros protocolos previos a tantísimo lio?-
    No estoy en contra de la Ley de VdeGn, pero..podríamos construir sociedades menos violentas?-
    Escuché una vez que, superar “la venganza” es superar la violencia de este “sistema”, y..en las relaciones, quizás las cosas se pudieran “resolver” de otras maneras..que con tanta denuncia policía etc..
    quizás hay otras maneras..ignoro cuales..
    pero, si 1relacion de Pareja No Funciona, básicamente..por qué estar en ella?-
    Por qué continuarla?- y, por supuesto, de maltratadores/as por desgracia, está el mundo lleno..y, en mi opinión, quién amenaza de muerte- o mata No es un maltratador, es un asesino o criminal- tal como la ley dice..y, las leyes, están para aplicarse y cumplirlas.

  10. Gema. dice:

    Gracias Loli por la aclaración, los textos religiosos, aún con datos históricos son bastante imaginativos y, la familia de Jesús es-era de lo más desesctruturado y excluido con los “baremos” de hoy día: porque de Madre Virgen, Padre Paloma, el niño semidesnudo en las pajas al calor de la mula y el buey, y el tío José Carpintero-precario, ya me dirás “que Estampa”..
    Por cierto la precariedad económica es “violencia económica” que, yo pienso, incide también sobre la VdeGn, y familiar entre otros muchísimos factores personales “que los hay”;
    Saludos al articulista, que con sus artículos y comentarios se “esclarecen” bastantes cosas. En general…a tod@s también.

  11. Sedente dice:

    Hola Gema y a los demás también. (Disculpe por la tardanza)

    Bueno, supongo que debido a la moderación de los mensajes no pudo leer mi anterior comentario antes de escribir el suyo.
    En lo que escribí en referencia a lo que decía Loli, dejo entender lo que Usted también comenta, algo así como que podríamos pensar que la información genética en los cromosomas XX de la mujer es más completa que en el hombre.
    Yo lo comenté como “una prolongada formación de añadidos genes” que me parece algo más acertado bajo mi ignorante punto de vista en este tema, algo así como “más abundante”, pues no podemos decir que el hombre sea incompleto por sus genes puesto que es completamente operativo en sus funciones biológicas del mismo modo que lo es la mujer.
    Es decir, la función de cada uno de ellos está bien completada y cada género tiene su función, uno generando esperma y el otro generando óvulos.

    Por lo tanto creo que lo único que podemos llegar a concluir como certeza en relación a sus genes es que, en verdad y como comentaba, existe una comparación más que vistosa entre ese par de genes y lo que se dice en la Biblia, siendo que además las fotografías más acertadas o realistas de dichos genes, asemejan por su forma a una especie de tubos ligeramente curvos.
    Es sorprendente como dije esta posible comparación, puesto que el hablar de cromosomas y genes en el periodo en el que se escribió la Biblia, en ese periodo en el tiempo me refiero, tal afirmación podría haber traído no pocos más problemas que su semejante comparación con la costilla.

    No dejan de ser, la costilla y la forma del gen, una especie de palitos ligeramente curvos, semejantes a una costilla.

    Pero aparte de esto me gustaría comentarle además que no quiero tomar como verdadero que actuamos pensando en lo que más convenga a cualquiera, como dice, aunque por naturaleza lo hagamos inevitablemente. Aún así, yo al menos, no lo pretendo. Creo que intentamos aportar experiencias, conocimientos o razones según nuestra propia y singular vida y que intentamos a su vez ser lo más honestos posible a la hora de exponerlos. A ver si me entiende, yo no vengo aquí con la intención de engañar a nadie, ni a mí mismo, lo cual sería más grave, si no más bien con la intención de aprender y compartir conocimientos.

    Con respecto a su último comentario sobre la “costilla, Adán, Eva, paraíso, serpiente y manzana”, quizás podría aportarle algún punto de vista más sobre todo ello, pero no sé porqué se me ocurre pensar que es Usted lectora y fan, por así llamarlo, de nuestro querido Forges y sus viñetas (consiéntame la broma y perdóneme si me equivoco) y creo que parte desde una posición preestablecida demasiado defensiva si me permite el término. En todos sus comentarios habla sobre “ellos” y “ellas” como si fuéramos antagónicos cuando en realidad somos complementarios. Supongo y entiendo perfectamente que sus motivos tendrá. (De todas formas no me haga mucho caso, solo intento hacer la conversación un poco más distendida y amigable). 🙂

    En mi opinión, todo el asunto de la creación del ser humano creo que ha sido durante el transcurso del tiempo muy vilipendiado e incluso tergiversado con intenciones no menos graves que de hacer fácil burla de todo ello, y que en mi modo de ver las cosas no tiene razón de ser y además es completamente desacertado.

    Yo no soy ningún exegeta y no me mueve en esto más que el afán (que he tenido que desentumecer) por saber y respetar lo que parece que algunos escribieron y que guardaron o han guardado durante siglos para todos los que les han seguido tuvieran como referencia.

    El comentario o aviso, según cuenta la Biblia en referencia a todo ésto y como muy bien apunta Loli, se lo hace saber a Adán y dice lo siguiente: “Puedes comer de todos los árboles del jardín; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás en modo alguno, porque, el día en que comieres, ciertamente morirás”.
    Más tarde “Yavé Dios hizo caer sobre el hombre un sueño letárgico” para “tomar una de sus costillas, reponiendo carne en su lugar” (hecho ciertamente sorprendente). Y sigue diciendo: “de la costilla al hombre tomada formó Yavé Dios a la mujer y se la presentó al hombre” quien exclama llamándole “varona” y denominándose a él mismo “varón” (nótese que no existe carácter peyorativo ninguno en estos términos si no más bien un claro afán del hombre por darle una denominación lo más igual y semejante posible a la suya).

    Mire, le diré que nunca he llegado a saber con certeza por qué se adjudicó una manzana al fruto comido y tampoco me ha importado mucho, quizás Steve Jobs sabía algo más sobre esto. Lo que encuentro verdaderamente relevante es el hecho de que comieron un fruto de un árbol que estaba situado en el medio del jardín.

    Al comer, el hecho de comer quiero decir, asimilamos algo en nuestro organismo, lo hacemos nuestro. Es decir, resulta evidente que llegamos a asimilar algo que no teníamos antes pues hasta entonces no lo habíamos “comido”. Al tratarse como se dice del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, claramente está haciendo una alusión al principal concepto que da razón y entidad al ser humano en general y esta es la conciencia. El poder distinguir de forma semejante a Dios lo que es bueno o malo, lo que está bien o está mal. Máxime cuando el árbol en cuestión estaba en medio del jardín, denotando así una clara alusión al equilibrio de las cosas, algo tan equilibrante como el fiel de una balanza, por ejemplo.

    Nada se dice con respecto a si actuaron hacia un lado u otro de la misma, es más, yo me inclino a pensar que lo que les llevó allí fue el afán por hacer el bien, pues esa era la intención con la que Eva comió y dio de comer, algo así como equipararse a la sabiduría divina. Parece pues que algo intentaron hacer, dado su poder de razonamiento adquirido sobre las cosas, que fuera en favor de ellos, naturalmente. No creo de ningún modo que actuaran en sentido contrario.

    Es así que todo este asunto es realmente razonable y explica el momento por el cual los seres humanos fueron considerados como tales y comenzaron a verse diferentes al resto de todo lo creado con todo el peso de conciencia que esto acarrea.
    Ya no estaban en el jardín del Edén. Ya no pertenecían a él puesto que cualquier decisión que tuvieran estaba sujeta a su propio raciocinio y concepción de lo bueno y lo malo. Así se ven y así se lo hace saber Yavé Dios expulsándolos.
    Y no es que salieran de ningún sitio, bueno sí, “salieron” (oníricamente hablando) de la libertad de poder vivir como lo hacen todos los otros seres vivos. Tenían entonces ellos (nosotros) conciencia de las cosas y, por decirlo de algún modo, “poder” sobre ellas.

    El hecho del “sueño letárgico” lo considero también muy relevante, pues es sin duda una referencia temporal de periodo incierto, algo así como un proceso evolutivo en el que se da lugar a la creación de uno y otro para ser considerados en su propia concepción de las cosas “varona” y “varón”. Podríamos decir que tienen pleno conocimiento de ser parte de lo mismo pero claramente diferentes en su forma de ser.

    Ya ve que si uno pone el ánimo apropiado puede encontrar gran similitud entre lo que nos cuentan unos y lo que nos cuentan otros. Distintas palabras explican muy parecidos o incluso exactos hechos.

    Ya puestos, me gustaría reiterarle que tenga a bien considerar su opinión sobre el hecho de la sangre pues no es menor, más bien es realmente relevante.
    Algunas personas se desmayan con solo verla, fíjese Usted bien hasta que punto es importante. La sangre es por similitud en muchas de sus cualidades similar al material que fluye por dentro de esta Tierra que pisamos y ella nos lo hace saber a través de sus volcanes. De allí dentro surgen rios de color rojo abrasador y caliente que acaban solidificándose de igual modo que lo hace la sangre cuando se coagula, formando así nuevas partes o configuraciones en todo lo creado. Unas cosas son vistas en minutos y otras a través de milenios.

    ———-

    Aprovechando e intentando volver a la base del artículo que nos une aquí, quisiera decir que hace falta hacer tantas cosas que parece imposible enderezar ya todo ésto, pues todos nosotros como árboles vivientes estamos ya más torcidos en nuestros razonamientos que la propia vid en sus extremos.
    Nos hemos compartimentado y nos hemos socialmente comunicado de forma tan errónea en todos los aspectos durante siglos permitiendo, consintiendo e incluso alentando la violencia como una parte natural o necesaria de nuestras vidas, que ya no sabemos tan siquiera diferenciar entre lo bueno y lo malo.

    Fíjense que la cosa comenzó con una ley, más tarde con diez y ahora tenemos cientos de miles por no decir millones de ellas.

    Matamos a unos y a otros sin ningún tipo de pudor y como ya he dicho varias veces incluso en nombre de la paz. Es asombroso.

    Matamos a nuestros hijos, los tiramos a la basura y luego nosotros mismos vamos a buscar a desconsolados niños a otras partes del mundo para cuidarles en nuestro seno como si fueran propios o nuestros. Tan locos y desvariados andamos que nuestro único consuelo debe ser el poder educar a nuestros hijos en una nueva concepción de las cosas.
    He ahí mi afán en la vida, el llegar a poner las cosas en su sitio al menos en sus conceptos y con el sentido para el que fueron en verdad hechas.
    Algo así como lo que intenta este pequeño “grupo de sabios” con sus artículos, enderezar todo esto.

    Saludos.

  12. Loli dice:

    Sí que es posible que no sepamos leer, que no leamos bien….

    Sí que es posible que gentes más antiguas, con conocimientos que solo consideramos actuales, en un alarde importante de empoderamiento…quizás…estuvieran relatando distintos estados de consciencia, distintas estados vibratorios, como los que se producen en nuestro necesario encuentro diario con el sueño.
    Diferentes longitudes de onda, que a nivel de sistema nervioso central, suben o bajan, para propiciar un funcionamiento distinto del organismo…..quizás velocidades distintas que de alguna forma también modifican espacios.

    ¿Recombinaciones genéticas, empaquetadas como cromosomas….”cuerpos de color”…?

    El lugar que tenía que ocupar la costilla rellenada con “carne”…¿con otros genes que codificaran otras proteínas?…

    Bueno es todo una especulación…no aporta nada.

    Solo que quizás haya también demasiado interés en propiciar un desconocimiento importante de lo todo lo que englobe el concepto “religioso”, apropiándose unos de su lectura e interpretación, y otros, ninguneándola “per se”…Ambas posturas doctrinarias y limitantes al máximo, me parece.

  13. Peter dice:

    Excelente y profundo artículo.

    En su 4° párrafo alude a los paises centroeuropeos y nórdicos, es cierto; cuando hablamos de sociedades organizadas nos olvidamos que conllevan un grado importante de represión, neurosis y violencia.

    En el 7º párrafo, apunta con precisión a los medios; estos, no solo no contribuyen a su solución, sólo amplifican y separan, “el por qué” nunca se analiza, la responsabilidad es siempre y 100% de un lado; esto es ingenuo, infantil y falso, la violencia psicológica la ejercemos todos, aunque seamos buenos observando y conscientes, ésta, se manifiesta hasta en las más mínimas y cotidianas elecciones.

    En el siguiente párrafo señala «componentes ansiogenos e impulso narcisista». Ridiculizar, insultar, desprestigiar, humillar, manipular… etc. Forman parte del día a día de cualquier relación íntima, nos guste o no, (aunque el individuo sea capaz de autoregularse) son pulsiones profundas e incomprensibles que, eso sí, podemos mover hacia el afecto, dulcificandolos con humor, comprensión y, comunicación.

    En el párrafo 13 habla usted de igualdad; en una sociedad actual, los cambios de todo tipo son vertiginosos y estos “comprimen” al individuo, le “quitan la alfombra de los pies” hasta que puede o no adaptarse a ellos, cuando esto ocurre se suceden ajustes continuos en una persona ‘normal’ y reacciones en otra que no sea lo suficientemente estable.

    Últimos párrafos, de acuerdo con usted, el machismo lo sufrimos ambos géneros y terminando: la mujer es esencial para cualquier avance social.

    Mis saludos

  14. Alicia dice:

    Tema este muy candente en estos días.
    Como soy mujer voy a, en nombre de esa estúpida e injusta discriminación positiva a la que por lo visto y por el sólo hecho de serlo tengo derecho, soltarme un poquito el pelo.
    Se trata el tema – no aquí en el blog, sino en los medios de comunicación y en las conversaciones en general – sin mencionar ni de refilón la posibilidad de que entre las mujeres maltratadas haya alguna, vamos a dejarlo sólo en alguna, que no sea un ser angelical.
    Las relaciones son malas, en principio, por algo tan simple como que en gran número de casos se establecen sin más base que la atracción sexual. Todo cuanto no tiene que ver con el sexo queda en un segundo plano, y cuando surgen los desacuerdos y desavenencias es cuando ya “somos pareja”; y cuando ya “somos pareja” el guantazo que me suelta “mi hombre” es “violencia de género” o “machista”. Si el mismo guantazo me lo da un tipo en un semáforo porque le he abollado el coche y encima lo he llamado hijo de su madre – que algunas mujeres somos así – la cosa queda en pelea callejera y no se encasilla (o se encasilla menos) como violencia de género.
    En los hogares, en el ámbito doméstico, sin dar un ruido y sin que la víctima salga a la calle con un ojo a la funerala, muchos (o pocos, no sé cuántos pero los hay) son constantemente humillados por mujeres machacándolos constantemente sólo con la mordacidad de la palabra.
    Por otra parte, y sería conveniente no obviarlo aunque resulte duro y duela, en muchísimas de esas malas relaciones de pareja, cuanto peor es la relación afectiva (o emocional o sentimental o como haya que llamarla) mejor, más satisfactoria y “apasionada” es la sexual ¿o vamos a negar que hay gentes, de ambos sexos, a quienes va la marcha?
    En fin, que el asunto tiene mucha tela y, entre tanto, me sale a mí no sé qué vena maternal del todo insólita porque jamás tuve hijos, que me impulsa a sentir algo así como piedad por tantos hombres como – en los medios de comunicación se aprecia mucho –, forzados quizás por las convenciones sociales del momento, se tienen que morder la lengua y no ya ni rechistar, sino asentir y transigir, con la sombra de culpabilidad que, por el por si acaso, planea sobre los hombres convirtiéndolos en posibles sospechosos. Que para eso son hombres.
    Y es que, lamento decirlo, hay mujeres muy pécoras.
    Que, mira, otra discriminación; que “pécoros” no hay.
    Si alguien – mujer, mayormente – quiere tirarme piedras que me pida cita.

  15. Loli dice:

    ¿Cómo llega un hombre a romperse, a quebrarse, a enloquecer y matar a su familia, a acabar con su vida?

    ¿Qué ocurre en la intimidad de una relación para que este quebrantamiento emocional se produzca?.

    La conversación de esta mañana, Alberto….me ha dado que pensar.

    El misterio que empuja la búsqueda, el amor, la fascinación entre el hombre y la mujer, demasiado pronto se tiñe de miedo, posesividad….y complicidad….entre ambos.

    El hombre tiene más fuerza física, las consecuencias de ese rompimiento psicológico son atroces.

    El hombre, puede que también sea más lineal en su razonamiento, que actúe más a “tiempo real”.

    Sí, pero es él el que abre caminos, el que prepara el terreno presente para la mujer, para la descendencia, el que ejerce la protección, en este tiempo, para que el futuro sea posible….es una sensación.

    Pero necesita detrás la fuerza de lo complejo, de lo intemporal, de quien guarda, sin ser muy consciente de ello, quizás nada conscientes, el misterio de la naturaleza.

    Y esa fuerza, indicada, quizás, en ese par XX de “cuerpos de color”, subyace en la naturaleza de la mujer. Y eso, también implica responsabilidad.

    ¿Porqué no se expresa toda la información de esos cromosomas?, ¿es algo que queda abosolutamente fuera de nuestra voluntad?….

    La renuncia, la entrega “generosa”…de “generar”…el cuidado, son cualidades del ser humano…pero quizás nosotras estemos más preparadas para que estos valores puedan ser descubiertos y cultivados por los hombres, que forma parte de su esencialidad, y a la que quizás ellos, de algún modo…genérico…y hasta mitológico…hayan renunciado…en pos de reconcentrar una fuerza necesaria…en un presente difícil y hóstil, para el desarrollo humano….no sé.

    ¿Qué procesos, presiones, intereses, inseguridades…egoísmos, se pueden ir gestando en el seno de una relación que la lleve a despeñarse de forma trágica?.

    ¿Nos vale con solo legislar según el “genero”?…¿responde ésto a la realidad?…o,…de algún modo contribuye a no profundizar en esa ella y mantener una dualidad catastrófica? .

    No te preocupes, Alicia, es posible que me tengas de acompañante en eso de dar “cita” …a posibles lapidaciones.

  16. Loli dice:

    Quise decir a “no profundizar en esa realidad”…aunque creo que se entiende.

  17. Sedente dice:

    (Profundizar…)

    Hola de nuevo.

    Miren, no dejo de pensar en todo esto, más en otras cosas, y no se me ocurre más que el llegar a la conclusión de que en verdad la sociedad, nuestro modo de vida y la forma en la que estamos planteando las cosas, nos lleva sin remedio a un problema de proporciones considerables, de hecho estamos en él.
    Hemos emprendido un camino de “tierra quemada” en el que resulta verdaderamente difícil volver la vista atrás sin afligirse, aunque sea por un momento, al pensar en todo nuestro modo de proceder.

    ¿Dónde estamos?
    ¿Qué hemos hecho?

    En varias ocasiones ha surgido el verbo “romper” en nuestra forma de hablar sobre todo esto.
    Ahora se me ocurre pensar que en verdad “hemos roto”. Lo hemos roto todo.

    ¿Cuáles son nuestros referentes? Nuestros modelos, quiero decir.

    Hemos roto todos nuestros referentes, esa es la verdad. Hemos colocado a la ciencia y a las leyes que dictamos, como guías o ídolos de nuestras vidas y ese me temo que es el error que estamos pagando, y además, muy duramente.

    En cierta ocasión, en la reciente historia de las cosas, hice notar a algunos en otros foros que a la humanidad o a la civilización, a nosotros, nos faltaban héroes. Eso fue hace ya algunos aunque pocos años.
    Más tarde algunos otros debieron llegar a pensar que en verdad hacían falta héroes y una amalgama de superhéroes al más puro estilo griego surgieron inundando las pantallas de nuestros cines, de nuestras visiones para concebir el futuro. Héroes apolíneos y musculados, con poderes hercúleos capaces de detener maquinarias y voluntades perversas, pero que a su vez y de forma más o menos moralizante, intentaban dar a conocer una voluntad de querer dejar de utilizar esa forma de proceder para conseguir el bien.

    Naturalmente todo ésto desemboca o arrastra un gran y confuso razonamiento interior, pues el intento de detener el mal con mal para conseguir el bien es un razonamiento del todo “estridente”, por llamarlo de alguna forma. Visualmente muy llamativo, sí, pero moralmente muy difícil de explicar.
    No se nos hace ya ajena la imagen de una bala que vuela a cámara lenta y es detenida con tal precisión por los poderes del héroe que es capaz de disparar otra en sentido opuesto para que impacten en el aire deteniendo así el trascurso de los acontecimientos.

    Fuego con fuego y agua con más agua. Ese parece el proceder al que nos ha llevado esta forma de querer solucionar las cosas.

    Es así que toda violencia creemos es detenida con más violencia pero en sentido opuesto, creando así una escalada de acontecimientos impredecibles y sujetos a toda concepción humana de las cosas.
    Los humanos seguimos creando. ¿Saben? Los humanos creamos a todas horas. Así nuestro pensamiento y raciocinio.

    Pero ¿Qué ocurre con toda esta forma de pensamiento o actuación? ¿Qué ocurre con la “honda” onda de choque que produce el impacto de los dos proyectiles?

    La “honda” y profunda onda de choque, queda instalada en nuestra mente generando un poso de confuso y equivocado razonamiento que nos lleva, más tarde, y sin pretenderlo tan siquiera a veces, a actuar en base a aquellos nuevos principios generados a raíz de todo lo roto anteriormente.

    Creemos entonces que aquella onda de choque, los muchas veces llamados daños colaterales, no hacen nada, pero en verdad hacen más de lo que creemos.
    Lo que hacen es destruir, romper (como muy bien decían), el verdadero modo en el que el ser humano debería comportarse.

    No somos becerros, ¿Saben Ustedes?
    Los seres humanos no son muflones, ni ciervos que chocan sus cornamentas con el ánimo de dirimir sus diferencias o derechos.

    Los seres humanos somos llamados así porque nos comportamos como tales. Porque tenemos voz y pensamiento, y memoria, y capacidades para disponer sobre las cosas presentes y venideras en base a nuestras voluntades.
    Porque somos capaces de disponer en base nuestro modo de querer Ser.

    ¿Qué queremos Ser pues si hemos roto con todas nuestras referencias aún estando ligados de forma determinante e irrevocable a ellas?

    Ahí lo vemos de igual modo en el proceder de toda actuación humana pues somos parte de todo lo creado.
    Queremos romper con el pasado y dejar la tierra quemada bajo nuestros pies pero seguimos intentando construir aquello que llevamos ligado a nuestra consciencia como parte de todo esto.
    Nos retorcemos en nuestro pensamiento para dar vida después de matar y romper y quemar como si fuéramos semidioses o héroes capaces de reescribir la historia de las cosas sin darnos cuenta que escribimos sobre la historia “día a día”, de igual modo que otro de esos héroes decía cuando terminaba su destrucción, su particular concepción del mal, para concebir el bien.
    Allí se alejaba desafiante hacia no sé sabe dónde mostrando la cruz de sus espaldas desnudas, sudadas, sucias y bien marcadas mientras sonaba la música y colocaban las palabras “El fin” a la particular mini-historia.

    Siempre con la mochila a cuestas…El Hombre.

    Todas nuestras referencias se han convertido en un Estado con gobiernos formados por personas, con ciencia estudiada y divulgada por personas, por leyes dictadas por personas.
    Todas esas personas llevan sus mochilas a cuestas.
    Cada uno de nosotros.

    Entonces ocurre algo, desavenencias y problemas y queremos o pretendemos arreglar las cosas con todos esos gobiernos y ciencia y leyes hechos por personas basados en lo roto y la tierra quemada de las cosas.

    Indudablemente aparece de nuevo el conflicto, pues cualquier procedimiento surgido de todo eso tiene una base incierta y tambaleante que no se sostiene por la pura lógica de las cosas.

    Vean Ustedes.

    ¿Cómo van Ustedes a decirme que no mate si Ustedes arreglan las cosas matando?¿Si son Ustedes los que consienten y propician las armas?
    ¿Qué moralidad puede exhibir incluso la ciencia cuando al menor objeto que es capaz de encontrar lo convierte en una bomba?
    ¿Cómo me quieren Ustedes enseñar sobre la delicadeza de las cosas si se lían a golpes con los átomos?
    ¿Cual es su ley?
    ¿Qué ley es esa que enseñan?
    Mataron a Dios con sus ideas y se creen por encima de Él.
    Se atreven a negar su existencia pidiendo una prueba.
    ¿Qué mayor prueba que todo lo creado?
    Insensatos.?!

    Faltos de sensatez…

    Sensatez (Nombre femenino) Cualidad que tienen las personas que muestran buen juicio, prudencia y madurez en sus actos y decisiones.

    Éste podría ser un ejemplo del juicio a los hombres que enjuician a los hombres.

    ¿Cómo detendremos pues la sangría en la que se ha convertido nuestra forma de vida si, y además, la naturaleza hace sangrar a las mujeres de forma natural?
    Cada mes en nuestras casas la sangre es derramada por las mujeres y somos incapaces de sentir ese llanto de la vida.
    De la vida y la muerte que supone eso.

    Ahí ladra el perro, con su matinal canto.
    Ahí la sensibilidad de las cosas.
    Su verdadera sensibilidad.
    Verdadera (simplemente) porque es Verdad.

    ———————-

    Yo les insto a que enseñen esto en las escuelas. A que enseñen a aquellos que están en ebullición en su interior el cómo la verdadera naturaleza de las cosas es.

    Son seres que sufren grandes desequilibrios hormonales y en los que la base de los conceptos que impulsaran sus vidas se irá afianzando.
    Allí corre la sangre bullendo por sus venas y se trasforman en muy poco tiempo de niños a adultos como aquellos volcanes de los que hablaba hacen con la Tierra que pisamos.
    Sus caras se llenan de granos que rezuman vida y crecimiento, impulsados por corazones vívidos y llenos de energía.

    No desaprovechen más generaciones.
    Son nuestros hijos.
    Sangre de nuestra sangre.

    (Con toda humildad y con un profundo grito interior)

    Y tantas otras cosas todavía pendientes…

  18. Gema. dice:

    Buenas tardes excedente, uy! Que lapsus!..Sedente..es que ante sus comentarios tan largos..quizás en algo se excede;
    Son varias cosas leídas de diferentes comentaristas que me llamaron la atención: en Sedente, esto de la sangre o menstruación, mejor dejarlo..no es “vida que se pierde” sino óvulos desechables no fecundados en su ciclo tal y cómo Natura Manda!!- estaría bien no darle ni una vuelta más; y, eso del par XY Y..que no se qué de la curvatura de la costilla, vamos a ver…un poco de reflexión?- nada que ver..sin insistir..que la Mujer no le ha quitado nada al varón!!!- a ver si va a ser lo contrario?-

    En el comentario de Peter, quedé “muerta” que..en las relaciones íntimas se ridiculiza, etc..de la pareja?-..
    Vaya relaciones!!- eso es una porquería en toda regla..porque otra cosa!!- y, de nuevo…que Nadie está quitando ni alfombras ni nada!!- que la mujer, no va a aguantar las tonterías y burradas que ya aguantó siglos atrás, sólo eso!!- quien quiera una “mujer” a su lado..o..es un “hombre”..y no, un pingajo o..se olvide de “Mujer”..cómo suena, tal cual!!

    Y del comentario de Alicia, en fin..se oyen cosas más raras..
    si una pareja no está bien, y es algo así cómo un procesión mortuoria en el día a dia- será mejor dejarlo??- será mejor??
    En desacuerdo total en esto de parejas al las que les va la marcha, quizás a ellos- pero menos a ellas, creo..a veces, se ignora Qué está pasando realmente y no se sabe cómo reaccionar ante determinadas situaciones desagradables que se viven..pudiera ocurrir así..
    hay mujeres que “mueren” porque la autoestima está tan “anulada” que no pueden o no saben “reaccionar” adecuadamente en lo que están viviendo..opino.
    Por otra parte, aclaro que, no tengo nada en contra de las “creencias religiosas”(del tipo que sean)- Sí estoy en contra de que se quieran Imponer- y además Cómo Verdades Absolutas Irrefutables, no discutibles..en mi “libertad” está el “creer o no creer ” en algo..y en lo que mejor me convenga..anda!! Faltaría más!!
    Creo que la Sociedad en conjunto es violenta y está llena de males (egoísmos, competitividad, envidias, codicia, virus de altura etc)..y..esto se traslada al ámbito de la pareja también; y, por último..si las parejas se “maltratan”..para mí que el vínculo (de amor)..no existe, habrá otros intereses en esa nefasta relación, pero vínculo de amor cariño..yo pienso que no!!
    Cada cual, comente si le parece, yo en este apartado ni uno más haya alusiones a mi persona o no!!-

    1. Sedente dice:

      Siento mucho que vea la vida así, señora.

      Saludos.

  19. Gema. dice:

    Mira que veo poco la TV, más que nada porque muy poco la entiendo.
    Esos anuncios de mujeres, sobre todo mujeres, de medidas “imposibles” y belleza sin Igual, perfumadas hasta la saciedad y exóticas-eróticas a tope!!-
    Bien!…hay “manipuleo” o no!!..
    Tenemos que ser así? , porque si lo dice la tele igual Sí.. (mejor será que NO!)..
    Y..ellos?- chico..abandona al esa que tienes al lado y engancha al “pivón”..aunque no siquiera “piense”..
    Que la tuya vale cuarto y mitad que el “pivón”…
    A ver esos mass-media si se “controlan” algo en los mensajes que “lanzan”..que aunque creativos y bonitos algunos anuncios..”generan”..sociedades de anorexicas- vigorexicos..perfeccionistas sin fin..etc..
    Qué…hay o no presión hacia la mujer de casi todos lados?-
    Cerrando tema//…buenas fiestas en general y, poca TV, quizás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies