Artículos del autor | Manuel Bautista Pérez

En España muchos miramos con reprobación a los nacionalismos vasco y catalán. Les reprochamos que quieran construir sus señas de identidad mediante la confrontación y separación con las que nos configuran al conjunto del país; y, sobre todo, nos irrita su egoísmo e insolidaridad, porque entendemos que quieren quedarse para ellos su mayor riqueza, desentendiéndose […]

Desde sus orígenes quienes han apostado por los partidos de izquierdas lo han hecho, entre otras razones, convencidos de que eran el auténtico motor de transformación y progreso de la sociedad. Tras la Segunda Guerra Mundial, con la construcción del Estado de Bienestar vino una larga etapa dorada para la socialdemocracia europea que reforzó en muchos esa idea. En las circunstancias actuales no es nada evidente para la mayoría de los ciudadanos que la izquierda tenga las ideas, la capacidad y la voluntad para transformar la sociedad y, además, hacerlo hacia un modelo cada vez mejor. Naturalmente habría mucho que…
Los recortes presupuestarios en la sanidad pública han colocado en primera línea el debate sobre su sostenibilidad y, al hilo de ello, el dilema de si puede seguir siendo pública o debe privatizarse de alguna manera. ¿Por qué se dice que la sanidad pública va a ser insostenible? Veamos unos datos. El gasto sanitario está creciendo mucho y además muy deprisa. En el año 2000 equivalía al 7,2% del PIB y diez años después, en 2009, ya es el 9,6%. Aunque según la OCDE, el gasto medio por habitante en España es menor al…
En los tiempos que corren el mantenimiento del Estado de Bienestar se ha convertido en la seña de identidad política para mucha gente. Se da por sentado que su diseño actual es básicamente correcto y que lo único que hay que hacer es preservarlo. Sin embargo, tiene fallos o carencias muy graves. Tomemos como ejemplo el caso de la salud. En España hay un elevado grado de satisfacción con el sistema de atención hospitalaria, pero el cuidado de la salud implica muchas más cosas. Hace un par de meses, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS)…
Con la reciente imputación a la Infanta Cristina por el juez Castro se ha dado un paso más en el desapego que empieza a sentir una parte de la sociedad hacia la monarquía. Los sucesivos escándalos que han afectado a la Familia Real han roto el consenso social que existía en apoyo de esta institución. En este contexto vuelve a ponerse sobre el tapete el debate Monarquía-República con los argumentos habituales a favor o en contra. No obstante, este debate nos ofrece también la oportunidad de reflexionar sobre cuestiones de fondo que rara vez salen a la palestra.
El pasado 23 de enero, David Cameron, primer ministro británico, anunció su intención de convocar un referéndum, antes de 2017, para que sus compatriotas decidan si quieren, o no, que el Reino Unido siga siendo miembro de la Unión Europea. Pese al revuelo que se organizó en las principales capitales europeas, desde mi punto de vista es una magnífica oportunidad para que todos, británicos y no británicos, reflexionemos sobre el tipo de unión europea que queremos construir. Uno de los principales rasgos de esta crisis es la fenomenal deuda, pública y privada, que tienen muchos países europeos…
Cada dos por tres nos desayunamos con la noticia de un nuevo recorte en derechos que creíamos poco menos que sagrados. Un día nos dicen que hay que pagar más por los medicamentos, otro día son las tasas judiciales, otro las universitarias, otro el paro o las pensiones… y así suma y sigue. Es lógico, por tanto, que cada vez haya más gente indignada y que no esté el patio para muchas bromas.  Sin embargo es precisamente ahora, cuando hay señales de que nuestro modelo se está derrumbando y es, por tanto, el momento de repensarlo, cuando nos conviene alzar…
La marea de la corrupción amenaza con convertirse en un auténtico tsunami. Decir que la corrupción es un mal endémico que se extiende por casi todos los rincones de la sociedad, es una obviedad. No añade nada nuevo. Pero, cuando el país está como está: en medio de una profunda crisis económica a la que no se le ve salida y con una valoración de los políticos bajo mínimos, esta acumulación de escándalos de corrupción salpicando de lleno a las principales instituciones y partidos, convierte el desánimo colectivo en un cabreo mayúsculo. Personalmente no soy nada proclive a…
Pocos habrá en España que no se hayan enterado de que estamos en crisis. Pero las cifras son bien crudas y elocuentes: si 2007 terminó con casi 2 millones de parados hoy son 6; y si, entonces, el número de hogares con todos sus miembros en paro no llegaba a 450.000, hoy superan el 1.800.000. A eso habría que añadir los recortes salariales de quienes trabajan, los aumentos de impuestos, etc. Motivos de sobra para que cunda la sensación de que nos estamos empobreciendo. Y no cabe duda de que, si nos fijamos en estos cinco últimos años, eso…
Según el Banco Mundial, la economía ha crecido enormemente en las últimas décadas. Solo entre 1992 y 2011 el PIB mundial, es decir el conjunto de bienes y servicios producidos en todo el mundo, se ha multiplicado casi por tres, al pasar de 24 billones de dólares a 70. Sin embargo, lo que de verdad ha crecido vertiginosamente ha sido la especulación financiera: si en 1980 el mercado mundial de divisas registraba diariamente operaciones por valor de 60.000 millones de dólares, hoy en día, y según el Banco Internacional de Pagos, esa cifra se eleva a 4 billones diarios,…
Se dice que para cambiar la realidad un Gobierno tiene, básicamente, dos instrumentos: el presupuesto y las leyes. Del primero se habla mucho pero del segundo no se dice casi nada. Y, aunque no lo parezca, es tan importante o más que el primero. Por leyes me estoy refiriendo al conjunto de normas de distinto rango que son de obligado cumplimiento. Las de rango superior, las leyes, las aprueba el Parlamento, pero luego están los reales decretos, que solo dependen de la decisión del Gobierno; las órdenes ministeriales, que aprueba cada Ministro, las normas de cada Comunidad Autónoma,…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies