Artículos del autor | Carlos Peiró Ripoll

¿BIENESTAR?

No hay comunicador que lo cuestione, ni dirigente que no esté dispuesto a pronunciarlo en cuanto pueda. Se ha convertido en un sello que resume convincentemente un propósito hacia el bien común, y que salvaguarda a quien lo maneja de sospecha alguna ante los demás. Basta mencionarlo para despejar las dudas y que una digna […]

ENFERMA

1 agosto, 2012 /Carlos Peiró Ripoll
Últimamente, me sentía preocupada, me decían que estaba abstraída y me sentía sola. Mi expresión, al mirarme al espejo, denotaba infelicidad y malestar. Inquieta, echaba de menos esa alegría que llegué a creer que era innata, y cuando me llamaban para salir a los fiestones de mis amigos, los largos fines de semana, no tenía ni un ápice de ganas de quedar con ellos. Soy la sociedad, y he decidido ir al médico para contarle lo que me pasa, por si pudiera haber algún remedio, pero sobre todo para que me diga por qué estoy sintiendo todo esto: “Doctor, me siento…
“Dicen que el que no llora no mama, pero yo creo que el que no mama no llora” (Anónimo s. III). Qué poco caso se ha hecho al anónimo pensador, porque lo que se ha instalado en nuestro medio es más lo concerniente a la primera parte de la afirmación, que la sabiduría que envuelve a la segunda. Y es que lo de la queja, el lamento y la demanda de ayuda parece un ejercicio cotidiano, aunque quizá de tanto oírlo ya no nos percatemos de lo presente que está en nuestras vidas. “El que no llora no mama”. Pues todos…
“No hay nada más fácil que el autoengaño. Ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree.” (Demóstenes s. III a.C.) Si algo hubiera que destacar del entorno que rodea a la infancia actual, respecto de anteriores épocas, dos aspectos son los que marcarían la mayor distinción. En primer lugar, la abismal diferencia en el caudal de estímulos a los que los niños están expuestos, siendo en estos momentos varios miles de veces más los que se presencian. Y, en segundo lugar, la dificultad que se observa en relación con los lenguajes. Esta última, que…
Y yo… ¿de dónde soy? ¿de dónde vengo y adónde voy?, sería un buen aderezo de las tribulaciones atormentadas de un joven educado en los jesuitas, que mezcla la retórica, la pedantería y ese sentimiento de importarse mucho a sí mismo, si no fuera porque es algo que cada vez cobra más fuerza en nuestras sociedades y colectividades, y que no encuentra una adecuada respuesta. Siglos atrás la mayoría fuimos solamente campesinos, labradores, pastores, y sólo nos distinguía nuestro nombre, el de nuestro lugar de origen, nuestra procedencia, el ser hijo de alguno o alguna, o algún rasgo destacado de…
“Cada uno en su casa y Hacienda en la de todos”. Como tantas otras cosas, la relación que establecen las generaciones entre si, más allá de eruditos, universitarios y expertos, no suele ser objeto del interés común. En cambio, es una de la claves que mejor indica el estado de salud de eso que llamamos sociedad. Dicen los antropólogos y sociólogos que en cada momento histórico de un pueblo, sociedad, tribu o colectivo, coinciden por definición tres generaciones de personas: los recién llegados, los que están en edades más activas y productivas, y los que estando retirados están más próximos…
¡Menudo tomate se ha liado! El padre le encuentra una piedra de hachís entre sus ropas a su hija adolescente. La castiga sin salir durante el fin de semana. La encierra bajo llave en un chalet cercano. Ella le denuncia. La Guardia Civil mete en el calabozo al padre dos días. El juez de guardia le imputa unos cargos por detención ilegal y le suelta. Las autoridades autonómicas tutelan a la joven en uno de sus centros. Esta le pega una patada a otro interno al día siguiente de llegar y se marcha haciendo autostop con otra amiga por esos…
Un grupo de población que aglutina en torno a él un gran número de noticias es el de nuestros jóvenes y adolescentes. Y son tantas que podrían recogerse en ese saco tan actual de “alarma social”, característico de aquellas cosas que nos preocupan y que urge hacer algo con ellas para poder seguir durmiendo la siesta. Lo que está ocurriendo con ellos no es propio de nuestro país, sino de todo el mundo desarrollado, con sus matices, grados de intensidad y peculiaridades. Y en boca de todos se van diciendo esos estereotipos sobre el consumo de sustancias placenteras, sobre las…
Nos es habitual a los adultos recordar la infancia como ese espacio dilatado en el tiempo en el que fuimos felices, pese a algunas cosas, y vivimos la vida con marcada intensidad entre juegos, colegios, hermanos, deberes y divertidas peleas. Podría haber sido mejor, sin duda, pero no suele haber mucha gente disconforme absolutamente con esa etapa, que deja un recuerdo imborrable en la percepción histórica que se tiene de uno mismo. Nunca tiempos pasados fueron mejores, y algunos de los que lo afirman suelen padecer de cierta aversión a los progresos. Pero tampoco los tiempos presentes son lo más…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies