Artículos del autor | Carlos Peiró Ripoll

Seguro que alguien podrá descifrarnos el motivo por el cual a la climatología se le denomina “el tiempo”, cuando la mención clásica siempre hace referencia a los únicos tres momentos posibles incluidos en la mayoría de los lenguajes modernos: pasado, presente y futuro, y esenciales para la estructuración de lo que conocemos como realidad. Un magnífico profesor de psicopatología nos indicaba en los tiempos de universidad, que las enfermedades en realidad deberían describirse no como un conjunto de conductas que se agrupan en una categoría, sino como las deficiencias psíquicas derivadas de la forma en que el curso del tiempo…

Sumo

7 mayo, 2017 /Carlos Peiró Ripoll
Si fuéramos realmente solidarios, como presumimos de serlo, la riqueza no debería revertir sobre las entidades o personas que la generan. Excepto el caso en el que sea necesaria para reinvertir en investigación y desarrollo en nuevas áreas, simplemente no se debería permitir porque redunda inevitablemente en el mantenimiento y aumento de la brecha entre la riqueza y pobreza, o lo que es lo mismo, la relación entre la deuda y el deudor. Cierto es que esa brecha, ni mucho menos, es consecuencia en exclusiva del control de la producción, las materias primas y los bienes por parte de…
No se sabe a ciencia cierta la influencia del libro de Jonathan Swift en el pensamiento inicial de Freud, pero algunos investigadores aseveran que sin su principal y más conocido libro: «Viajes a varias naciones remotas del mundo, en cuatro partes.” Subtitulado: Por Lemuel Gulliver, primero médico y cirujano, y luego capitán de varias naves«, el pionero austriaco no hubiera podido estructurar su teoría psicoanalítica. Estas mismas fuentes indican que los viajes narrados en primera persona por el protagonista del relato, son en realidad episodios relacionados con su propio desarrollo personal, e identifican los momentos en los que se va…
Inversamente a lo que relatan los cuentacuentos actuales, fantaseaban los antiguos trovadores que un buen día de invierno una madre se pinchó la yema de un dedo con la aguja con la que estaba cosiendo. Tres gotas de sangre cayeron en la nieve el día en que a su hija le sobrevino la menstruación por vez primera. La inicial era la gota que venía con el rocío, la segunda la que traía el viento del oeste, y la tercera la dejó caer el tiempo. El ángel de la sangre le susurró al azogue del espejo en el que ambas…
Miles de millones de años son los que parece ser que tiene la vida en la Tierra, según las investigaciones de hace bien pocas décadas. Es una cifra tan abrumadora que difícilmente nos es posible concebirla mentalmente, y que evidencia el brutal abismo que se nos abre al plantar nuestros pies sobre el suelo que nos sustenta. Dicho sin más, estamos pisando una incalculable sucesión de capas de muertos. Organismos vegetales y animales, que alguna vez estuvieron vivos y que ya no lo están, conforman la plataforma desde la cual se escenifica nuestra vida. ¿Qué cifra podríamos dar del número…
En 1840 sale a la luz por primera vez el Calendario Zaragozano, en el que se hacen predicciones del tiempo meteorológico para toda España a través de un pequeño boletín anual, que se distribuye en librerías y que alcanza enorme popularidad entre la población rural por su alto porcentaje de acierto, convirtiéndose rápidamente en un clásico para todos aquellos que quieren conocer el futuro atmosférico. En diciembre de 2014, en unos de los rituales litúrgicos anuales más importantes como es la retransmisión de las doce campanadas de final de año en la Sexta, nuestra estrella televisiva Cristina Pedroche luce un…
No ha sido suficientemente analizada la desaparición de las beatas del panorama social; que con su minúsculo monedero, el negro brillante de las cuentas del rosario y las zapatillas en modo “andar por casa”, solían mirar recelosas alrededor al entrar en misa, y salían de ella con un sutil brillo en sus ojos. Los amigos malpensados de la juventud decían que ese comportamiento obedecía al miedo a que ocurriera un suceso definitivo para sus vidas antes de redimir sus pecados mortales en la eucaristía, y con ello perder el prometido paraíso bien merecido…
Hace ya algún tiempo que un buen amigo psicólogo me indicaba la forma en que estaba encarando formativamente la adolescencia de sus hijos. Según la lectura que hacía de la realidad social que nos circundaba entonces, decía que habían desaparecido algunos de los hitos y rituales clásicos que favorecían el paso de la infancia a la edad adulta, e indicaba el importante déficit con el que los adolescentes de entonces debían realizar esa andadura sin esos referentes de apoyo. Los derroteros por los que desde hace décadas se sumergen los niños que se van haciendo mayores, con los coqueteos…

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies